Skip to main content

Full text of "Obras de Don Francisco de Quevedo Villegas: Coleccion completa, Corr ..."

See other formats


This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to disco ver. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : / /books . google . com 











1 "■-,* 







zít\{'. 



'.r. 



:- !■ 



'^j é K L* K .' ^^ J* K J K J K ^* K J K J^ K 3 K J \ J K J ^^ ^* \ 

•' • • í ' ■ ' ' ' ' ' í í \ f ', f *. í ' ' ■ • í ' ■ ' i 

.' . ,' . .' '. »' . . I . '. .' \ ,' V . •< ,' . , '. .' . ,' \ í , ,' 

,' \ í , / \ f \ f K í \ { V ,' V f \ { \ í \ i \ í \ / . .' 

4! !' •' « í • •' í ' ' ►' :■ í '- ►! !' •' I' í í ■ :- •' < • ' ' ' • 



í \ } V .' V / '. í 

4 * t í \ 1 4 ' 4 



f! !' >' :« •' :- '¡ :■ < ■ '. í- í :■ í :* ►' :* -: :• •: 5- í :• ' :- í :■ »! :• •: !- »! i- < i- í :* í :« 

V '. f \ í *4 í C .* '. ,' \ í '4 f \ í \ ,' \ ►' *. / •. I," \ ,' \ 1' C / '. í '4 i* \ í \ f \ 

t . o o: , . ío . >: o: 



•::+: 



4 1 1 



iíiS'o'ííií 



í- .* K J K .' K A / \ i' ^ .* *, ^ ^ .' ^ .' \ ^* \ / *. .* k l^ ^ ^* ^ 

;o::o::o:v.:;o¡;o::o:í:;o:;o:;o::o::o:;-/:,íí 

' ' • i í í ' í • V ' ' ' ' { • ' '4 f \ í • • * i í í • \ ' 

.' V .' '. 1" *4 1' 'i ►' '4 í '4 i V í '4 f V » *. .' '. í 4 i 4 { \ t' \ f 4 »* '4 T« ' 

f '. .' '. i' \ / '. í '4 í \ i *. f '4 i \ í *4 í \ i \ i '4 í '4 í ', f • .' *. ,f í / 
V / '< I \ i \ i \ } 4 i 4 { 4 í \ f < / \ i \ í \ { \ / V I 4 * '4 í *4 t V 

.' í .' V ►' V .' V f V t \ f \ i '4 f :- .* í i \ í : .* \ í : .• v ^ \ .- \ / c 
:o:;o :o¡;o::o::o;;o:;o;v/ ojjro:;.. :o:;o::o :..;;o ¡. 

i > i í 4 í I I 4 í \ í 4 l á í 4 k * I 4 I 4 í t I J I 4 I 1 I 4 f é « 1 
1 4 í m í i I I I 4 í 4 > 1 • 4 » 4 I 4 í 4 í 4 t t i 1 í 4 • • í 4 í 4 I 
4 í \ I I f 4 * 4 f i » 4 f I > I . í ' I I i f 4 i 4 { 4 . 4 » *4 4 \ / \ 

' ' ' ' ' ' ' ' \ ' ' " ' " í • i f '. f ' ' í ' * * '4 f '. f ' ' ' * ' • ' 

f \ í \ f \ f \ í \ } \ i \ t ) í \ f :. ►' '. i v f \ í ) í V ►• '. ; V >r. f 

f \ i \ t \ f \ ,' \ í V .* •. .* '1 í \ f \ f *, i \ / '. 1 1 .' V .• 1 í \ « .' 

1 I 4 I 4 f 4 . I { 4 » 4 I I I 4 { 4 I i I 4 t 4 . 4 { 4 t 4 . 4 > J » 4 

y\y4y4>wVíV,'V/Vfiy.)iHy4)ir.:'Ví\k'f 

4 111 i I i fc I i . i * lí * < b 4 r 4 * 4 I , I I , 4 I i > i I í Ir i fc 1 I 4 I 

I / Jl í *l í y I* -É I 4 I Jl í ^4 í V b' 'é Í i ►* \ i 4 f 4 l' 4 / 4 í. \ I , < * i I 

*i i* *M .* *- É* *- .* *- / *- / •- i.' \ *■* *i ^* K É* í. .* '- / *i É* *i .' K ^* K / \ fc' K u* *á ; 

II II i I i I I I i I i I i I i I i I ■ k, i I, t I J I < I 1 1 I I I » , 1 I 
I ^ \ .* K u' K J K / K é K J K J ' .* "j .* K J I ^* *j J K 3 K l' K J ' .■ ^ .^ 'L J 
I* '- I *< í *i 1^ *i / \ í \ í "- / *É i' \ 1^ V í *i í \ I* *i I* \ f \ ¿ ^ i' Íí i* \ f 

4 I 4 I I í 4 i 4 I i I 4 I J í 4 I i I 4 í ■ f I í 4 I í I 4 I 4 í | i á i 

O O -.;.--. .1 roí. .1 

I o ii o o Éio o o ii -. -I o o o o -íoj. 

C-í-í^r -V-íí'í^ -ííC-í^íí^ 

• ' ' ' ' \* í ' ' * í " í ' ' ' ' ' " f ' ' í ' í " " ' ' • í ' ' ' ' * 

>' V { \ 1 V >' \ { \ t \ t 'i í \ í \ í V í '* í V i \ í *4 { i>T*t*i4Ti 

'V \ ¿ \ t \ í '« / \ t \ í \ ¿ '« í 'i Í \ í '4 t 4 f 4 í '4 í \ 

•4 ' V * ' ' V • ' • " ' V ' ' * ' ' ' / V ' í ' V * ' ' ' ' ' 

-^ -* '' -'^í •* -í -^ "í 'í-í ^í -í -í --* - 

\ t \ k* \ 1' \ k \ í ** í \ f \ k \ í \ í '1 í \ í \ f \ í \ iT, 

^ t' \ J K íT 'j J K J K 3 K 3 *j J K / 'j 3 *j J K .' K 3 K J 'WT^ 

1.^ K ." '- / *é k* \ M* \ k \ k \ / *á k* K k* \ k* \ k* K k* \ k* K ¿ti i* 

.' '. f \ ¡' í !' í ¿ í i \ í i í í f i ,' \ i '4 í i í ', t i f \ í 

f *i k \ k V k \ k \ k \ k \ I* *4 í *á / íí / \ k \ í \ k ^ / *á í 
4 * \ i* 4 í 4 * 4 1' 4 r 4 t 4 t i I* 4 { 4 I 4 í 4 % 4 I *4 í 4 
i i I i i. ■ t i I i ■ M k i I i k I I j I i I i k • I i I i I 

' ' ' i í '. í ' ■ ' ' ' ' • " '. í ■ • í • ' ' í • ' ■ í " 
,' i ' • ' í ' ' í ' ' í ' í ' í f \ ' í ' í \ f i t ' f \ 

,' í " ' ' ' • '. f i í '. • í * í 5 í • ' • í * » rlww 

* 4 I I I ^ í i I I * i I 4 • I I i ► I I I 
I I 4 I I i i I 1 I i I 4 I í I i I I I 4 / 

^ I* K í 'i i" ^ / *< í \ í \ ** \ i \ í \ { \ í \ i \ í 

r I I i I 1 1 i t i I 4 ► i I I í i I \ i 4Í\ I I 

*- / \ k* K k* \ I.* *é k* K k* K í *i í K k \ k* K í í k* \ / 

. , oo.íwovroo o . ► 

i L J L i ¿ J t < I o 4 í 4r tf 41 \ tH^H 

■a fin ' ' ' ' ' ' /w' ^H 

^^m .' V k< w w 'o< w i 1 ih 



^ i;. 



^ 



I 





^ 



BIBLIOTECA 



AUTORES ESPAÑOLES. 



BIBLIOTECA 



AUTORES ESPAÑOLES, 

DESDE LA FORMAQON DEL LENGUAJE HASTA NUESTROS DÍAS. 



OBRAS 



DON FRANCISCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. 



COLECCIÓN COMPLETA, 

COMMII)!, «KOnUDA i llOSTUBA 

POR DON AVREUANO FERNANDEZ -GUERRA Y ORRE. 



TOMO SEGUNDO. 




MADRID. 

M. RIVADENEYRA— IMPRESOR — EDITOR, 

CiLU M LA ■AkUÁ. 8. 



4859. 



í 



^/^^^^eV 



»^& 








/iVEH* 



AL ILUSTRISIMO SEÑOR DON JUAN DE CUETO Y HERRERA, 

GAmMnGO DEL SACROMORTB OB GRANADA, COMSBlBRO REAL DE IlfSTRüCCIOTl PÚBLIGA, HIDlVIDüO DE NÚ- 
■SAO DE LAS REALES ACADEMIAS DE U HISTORU, Y DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS, JUEZ AUDITOR 
SUPERNUMERARIO DEL SUPREMO TRIBUNAL DE LA ROTA. 



Hacb veinte y siete años que, macbacho yo, escolar en el Sacromonle de Granada, 
recibía consejos, dirección y doctrina de un sacerdote, canónigo de aquella colegiata, 
DO menos venerable por sos costumbres que por su saber y prudencia. Éranle ocu- 
pación continua y virtuosa el confesonario y el coro, la enseñanza de la juventud y 
¡as misiones. Levantábase antes de rayar el dia, pasaba las primeras horas en el 
templo, y la mañana en las cátedras del Seminario explicando lenguas sabias, fi- 
loscrfia ciará y útil, derecho canónico, y la que llamaba Cervantes reina de todas 
las ciencias. Luego servíale de descanso y esparcimiento el cultivo de un huerto 
plantado por su mano, el asistir y consolar á los enfermos de aquellos contornos; y 
á la tarde , el recorrer los cármenes deliciosísimos de las orillas de Darro en amena 
conversación con algunos discípulos , ya sobre literatura, antigtledades é historia, ya 
sobre ciencias físicas y naturales. La noche pertenecia al estudio. Mas holgadamente 
daba lugar para todo la tranquilidad del espíritu , el buen orden y concierto del trabajo 
y la oportuna distribución del tiempo á toque de campana. Cada año en Adviento y 
Cuaresma salia con otros misioneros á predicar la palabra de Dios por los más aparta- 
dos confines de aquel antiguo reino, á enjugar lágrimas y socorrer miserias, á cortar 
Ktigios y poner en paz familias desavenidas. Ni los cargos y vanidades por quien la 
amlHcion se desvive le inquietaron jamás , ni en rehusarlos se detuvo cuantas veces le 
faeron á buscar en su retiro. Allí escribía con lucidez y concisión una Historia lileraria 
(fe España , no ceñida á las bellas letras únicamente , sino abarcando todos los conoci- 
mientos que desde las edades más remotas se han cultivado en nuestro suelo; allí ud 
Dicámario geográfico de la España antigua, sin los delirios de caprichosos etimologistas 
6 de personas interesadas; allí con preciosos documentos la Historia de los dos FeK- 
pes ni y IVy de Carlos 11; y allí, en fin , metódicos tratados de química y física , de 
teología y cánones, para la mayor enseñanza de sus discípulos. Por aquellos días jun- 
taba lindas pinturas de las escuelas sevillana y granadina , y algunos centenares de 
libros doctos y de honesto deleite, gustando de conocerlos por de dentro más que por 
defuera, y prefiriendo los de su profesión á los de vano y estéril pasatiempo. Jamás 
dio entrada en su corazón á la soberbia ni á la envidia ; jamás dejaron de morar en él 
la gratitud y la liberalidad. Sencillo en su porte, y discreto y afable en el trato, aquél 
natural indulgente, aquel juicio maduro, alma limpia, vasta instrucdon y entendi- 
nüento clarísimo , hacíase querer y amar de los niños , de los mancebos y de los anda-» 



r^ 4- I '^ ^ 



TI DISCURSO PRELmHfAR. 

nos. A este amé desde mi primera juvealud, á este oí:, á este tuve por guia, y con 
él he compartido siempre el cariño de mis padres. Honre, pues, su nombre 9I fruto de 
mis largas tareas, y venga á realzar el tomo 11 de las Obras de don FRANCtsco de Qdb— 
vedo: este tomo, donde están juntos y limpios de errores y descuidos los discursos 
más graves en que el escritor político nos presentó modelos de cómo ha de ser el 
hombre de bien, el filósofo, el cristiano, el sacerdotei, el párroco, el obispo, que do 
parecQ sino que para formarlos conoció y trató al señor don Juan de Cueto (1). 

Y ah(mi , señor don Juan, voy á decir qué contiene y cómo ra dispnésto el preseate 
volumen. 

Únicamente esos ánimos ligeros, para quien tanto significa la historia como la fábula; 
esos, que con hojear un libro piensan ya que lo conocen ; que aspiran á plaza de eru- 
ditos y prudentes, habiendo disputa sobre si dos y dos son cuatro ó seis, con decir 
muy serios que son cinco; esos, que de todo hablan y de todo escriben;— esos no más, 
digo, pueden suscitar dudas y reparos sobre el hecho seguro de que en la vida y es- 
critos del autor de la PolUica de Dios domina él más generoso y moralizador penMi- 
miento político* 

Quien habia encontrado en las acciones del divino Redentor dd mundo el dechado 
perfectísimo á que deben ajustar las suyas reyes y pqeblos.; y quien ponia de mani- 
fiesto y censuraba con dureza los engaños, vicios y abusos que desdoran las diversas 
clases déla sociedad malogrando sus benéficos fines, ¿cómo dejaría tampoco de se- 
ñalar el solo j eficaz remedio á Ío& males públicos, y de ofrecer modelos que imitar 
á las personas que pueden salvarla del abismo? En vano se diotarán sabias leyes y 
castigos para los crímenes , y se pondrá un vigilante en cada esquina : la sagacidad y 
perfidia huqianas se burlarán de todo. En vano el intento de alentar con insignes re- 
compensas y distinciones á los beneméritos y virtuosos : de ellas se apoderará siempre 
la ambición, el entremetimiento y la soberbia. Inútil el querer remediar con guerras» 
usurpaciones y despojos la miseria' de los pobres : muy viejo es el refrán que dice : 
f De cien en cien años los villanos, ricos; los ricos, villapos.» Pero adonde no al-* 
canza ni la fuerza, ni la demostración rigurosa «de las leyes, ni. la previsión de los 
gobiernos , llegan el remordimiento y las voces nersua^ivas de la conciencia y de la 
verdad; los males que bandos, decretos y pragmáticas no curan, se dulcifican ea 
¿razos de lá religión, y aun logran convertirle en bieáes. Sin fe, sin caridad, sin es- 
peranza de dichas imperecederas, no hay sociedad y nb hay salvación posible, 

A robustecer, pues, tan admirables y fecundas Virtudes en el obispo y en el por- 
i^pco, en el bueno y temeroso de Dios; á despertarlas en el tibio ú descuidado; y á 
infundirlas en el incrédulo y en el interesable, va encaminada la primera parte de las 
tres en que se divide este tomo. El cual abraza los Discmrsos ascéiicos y plosóficos; ios 
critico-Uterarios, y el Episíolaria y documentos relativos ó la vida delatiior. 

Aquí es donde hace Qubvbdo ostentación de sus nobles y civilizadores propósitos, y 
desbarata los de sus enemigos; que no eran o^ros sino tomar pié de los jSuefo^ y del 
I^scurso de todos ios diablos, del Buscón, de los rasgos festivos , y de las jácaras y ro-- 
Juanees , para aventurar calumnias y presentarle como un bufón de comedia , un payaso 
ridiculo , vejete verde de entremés , parásito decidor , medio lacayo y naozo de entreteni- 

(1) Don Juan de Cueto nació en Colmenar, provincia de Málaga, el día 18 de febrero de 1793; y en mí propia 
casa tuve el desconsuelo de verle esperar á 17 de enero del año'próximo pasado de f85S« Desde la niñez él y mi 
piKlie UwQn ifesepanbles aaiigos, sin que duIm ninguna turbaae jamás tan dulce y verdadero aféelo. 



BI8GURS0 PRELniQfAft vii 

ntiisiito. Por desgracia el vulgo de plazas y corrillos mordió el cebo y cayó en el lazo» 
y despaes el otro peor vulgo de escritores de taravilla, eonvirtieodo al insigne repá- 
bKco, y (como dicen gracejando) al apóstol moralista y protesta viviente contra los 
desmanes de su tiempo, en mito de todas las bajezas animadas por el mayor talento 
y desenfado. A unir ala doctrina ei ejemplo de una vida irreprensible, ya estaría en 
el catálogo de los bienaventurados quien , si como hombre pagó tributo á las pasiones 
y tuvo que arrepentirse de mucho, no está mandiado'con acción fea ó deshonrosa 
ninguna. Confieso que en prosa y verso celebró nombres que vino á deprimir después, 
y que deseó no pocas veces haber antes roto la lira. \ Triste privilegio- de los años : 
ocmocer que los déspotas y ambiciosos, mintiendo hambre y sed de justicia, halagan 
á la virtud y al talento para abrirse por ellos paso y escalar el poder, desde el cual, 
ingratos y envidiosos, los desprecian y persiguen! Séneca dedica á Nerón su Kbro de 
Clemmícia, como sí ella f^ese ingénita en et príncipe ; y luego perece en el estrago de 
cuantos pretendieron contrariar sus brutales instintos. 

Sí ha de aprécíarae debidamente á Qubvbdo, es fuerza leer y desenti^ñar sus Vidas 
de san Pabla y santo Tomás de VUUmueva , La cuna y la sopullura , Las cuatro pestes del 
mund^y las cuatro fantasmas de lavtíUí, y los inapreciables tratados sobre la Providen-- 
cío dé Dios^Á que sirve de marco y guirnalda la Introducción á la vida devola, com- 
puesta por san Francisco de Sales, y vertida con sumo acierto al castellano. En todos 
ellos am admira el político rompiendo soberanamente los diques del zelo que le abrasa 
por doctrinar al clérigo y al lego; á quien debe mandar y á quien toca obedecer; al 
padre y alhyode ftimilias; al de sana índole y al de conclicion rebelde. Aquí descon- 
cierta la presunción y o^poedad del indiferente y ateísta, mostrándole la luz de la verdad 
cristiana y el tesoro de los Santos Padres, y probándole con las mismas sombras de la 
razón natural y de la humana filosofia la inmortalidad de nmsíra ahna y la divina pro- 
videncia en los sucesos prósperos á adversos que en el mundo llamamos bienes de 
fortuna* Ahora desracanta los que se dicen males, y son bienes, de la pobreza y del 
desprecio, de la enfermedad y de la muerte. Y ahora valientemente aspira á reconstruir 
la sociedad , aplicando por medicina el cauterio á los vicios que la tienen cancerada; á 
la envidia^ á la soberbia 9 á la ingratitud y aimrieia. ¡Lfíi envidia, per quien se juntan 
en cuadrilla los desalmados para calumniar y saltear al probo, entendido y laborioso 
que iHt)cura con bien compuestas acciones el aprecio de los buenos y honrados; la 
soberbia, cercada de sangre y de lágrimas, soñando en bastones y armiños, presu- 
miendo haber tapado la boca al fsu^ineroso con sumir en la mendiguez al benemérito; 
la baja ingraUlud, que hizo rebeldes á Dios todas sus hechuras, al mayor ángel, al 
primer hombre, al primer hermano, que pide con importunidad el beneficio, y en 
recibiéndola aborrece al bienhechor; la avaricia , como la arena estéril , como el infierno 
insaciable, trayendo al traficante Calón, holgazán y zolocho, á derribar al sabio y 
puDdpQoroso, y dar así mejor paja á su caballo I Nunca el político se cansa de comba- 
tir esta peste» descubriendo su horrible deformidad y encareciendo la hermosura de 
las virtudes á ella contrarias ; nunca de procurar é instar porque la atajen príncipes y 
prelados, supuesto que para conseguirio ofrece la religión cristiana jseguro y eficací- 
siifio remedio. 

Con la Vida de san Pablo recuerda nuestro ^utor cómo ha de ser el varón apostólico, 
el mártir, el testigo; el que recibe la envidiable misión de difundir por toda la haz de 
la tierra el Evangelio ^ de avivar el fu^o de la fe y de la esperansa» y desatar los 



Tin OiSGURSO PREUMUtAR. 

purísimos raudales de la caridad. Ed esa Vida apr^Klerá á llenar sus saetas obligacioH 
nes el párroco que , cuando venimos al mundo» sobre nuestra cabeza derrama el agu^ 
del bautismo, y nos guia después por el camino de la virtud. Suyo es el aair al varoil 
y á la mujer en vínculo indisoluble y bendito « y desalar nuestras colpas, y adÉninisI 
tramos el pan de vida eterna. Él nos socorre y consuela; jamás nos abandona ei{ 
temibles enfermedades y desgracias; acompaña nuestros áltimos instantes, y noa abr^ 
las puerta del cielo. 

Asunto hermoso el de este libro : la redención del género humano ; la obra de io^ 
apóstoles después que sobre ellos bajó en lenguas de fuego el Espíritu Santo ; la lu^ 
de la fe desvaneciendo las tinieblas del error ; pescadores rudos é idiotas , escK^idod 
para ensenar y persuadir, para humillar la altivez de Roma y la sabiduría de Atenas^ 
hecho amparo y defensa el perseguidor ; afilado el hierro que asolará á Jerusalen ; pró^ 
xima la dispersión eterna del pueblo hebreo ; cumplidas las profecías v corriendo é río^ 
la sangre de los mártires. San Pablo, primero feríseo y perseguidor, y despees apds^ 
tol, maestro y defensa, en solos 34 años de vida desde su convermon, peregrÍBa el| 
antiguQ mundo, navega largos mares, atraviesa inmensas regiones ,' predica á roma«l 
nos y persas , á indios y escitas, á ettopes y sarracenos, ensraa á todas las geotes.1 
I Cuánto para vencer la dureza de los judíos y la ceguedad de los idólatras , el poderl 
de los príncipes , la contradicción de los tribunales, la furia de los elementos! En mo- 
chos trabajos y afrentas , en muchas n^ prisiones ; ocho veces azotado , una ape- 
dreado, gustando á cada paso la muerte ; náufrago en el mar, ¿ puntó de pm^oer en 
los caminos y en los torrentes; desnudo, hambriento, con el cuidado congojoso por 
todas las iglesias ; con riesgo en las ciudades, en la soledad y en los fakK)8 hermanos. 
Nunca rehusó penalidad ni molestia alguna por cumplir con el oficio que de Dios ie es- 
tuvo encomendado ; el trabajo de sus manos le suministró las cosas necesarias para él 
y los que con él estuvieron ; no se manchó jamás con sangre de otro ; ni tuvo en más 
precio su vida que su alma, ni codició oro, plata, ni vestido ninguno. Sin el aparato 
de la gentileza y fuerzas corporales, sin las bravatas del aspecto , que los varones de 
Dios no lo necesitan , sino con lo hazañoso del espíritu y lo recto de la intención sus- 
pendía y abrasaba de amor á las turbas este hombre de estatura digna de desprecio, 
jiboso, con el talle torcido, calvo, pero de espesa barba y muy encanecida, y sus 
cejas haciéndole sombra á los ojos. Conocióle Epicteto, filósofo estoico; disparáronse 
conlra él las envidiosas burlas del descarado ateísta Luciano ; trató á Séneca , el más 
sabio de los latinos , y asistió al emperador Nerón, á aquella humana fiera que, tem* 
blándole la mano en los principios de su grandeza al firmar una sentencia de muerte, 
después no se satisfizo con menos que despedazar y reconocer las entrañas de su pro- 
pia madre : | Nerón, de quien fué maestro el mejor hombre de la gentUidad , y asis- 
tente el apóstol escogido desde el cielo ! 

¡Oh, cuánto exalta la imaginación ardorosa del cristiano filósofo , del historiador y 
del poeta contemplar aquella ciudad á quien obedecía esclavo todo el mundo I Allí, 
á sus plazas y pórticos, á sus escuelas y altares trajo los monumentos de los Faraones, 
las obras de Fidias y Praxiteles, la riqueza y sabiduría de Oriente y Occidente, los 
dioses y delirios de todos los pueblos. Y cuando se llama depositarla del fuego sagra* 
do de la libertad y de la justicia , admite por amos y señores á los más exeaables 
monstruos de la tierra. ¡Qué espectáculo ver á Nerón, despojado de la clámide impe- 
ratoria, representar en público teatro; vivir acompañado siempre de titereros, traba- 



DiaGtmSO mELOnNAR. IX 

n^ y gladiatores ; gozarse en derramar sio descanso la sangre hamana, en alumbrar 
auB jardines encendiendo por laminarias los cuerpos vivos de cristianos , en poner fue- 
go á Boma, y cantar en sn lira la voracidad de las llamas! En un mismo día hace mo- 
rir á los dos príncipes de los apóstoles san Pedro y san Pablo, y fecundiza el suelo 
donde después habrá de alzarse el Vaticano y glorioso y triunfante el signo de la hu- 
mana redención. 

Materia sobrada había con esto, no solo para escribir una profunda historia, sino el 
mejor poema. Sin embargo , na aspiraba Qubvedo ni á los laureles de épico ni á la au- 
reola de historiador, atento siempre al oficio de repáblico. Puso la mira, al bosquejar la 
Vida de san Pabto, en no llegar vacío despoes de tantos escritores ilustres y Santos Padres 
como la esclarecieron ; y empeñar al sacerdote, al párroco, al prelado, en el más ce- 
loso cumplimiento de su sagrado ministerio, en quien la menor falta es gravísimo de- 
lito. Deda que c los demás hombres para ser ladrones han menester hurtar la plata 
y el oro que tiene otro ; los prelados pueden serio no dando lo que tienen. » Ni perdo- 
na á los predicadores que estudian más lo que han de callar que. lo que se debe decir, 
mostrándose cortesanos en el pulpito donde habrian de ser ap<^oles : parécete que di- 
simalan el Evangelio y no le declaran, y que pierden con sus palabras poéticamente 
lasoivas el respeto á la palabra de Dios, pretendiendo que tenga respeto á los pecados 
bien vestidos. Ni olvida el amonestar nuevamente á los príncipes descuidados, de ame- 
nazar con seguros castigos al valido tíranizador, al mal ministro, á los jueces preva-* 
ricadores, á las comunidades y juntas que se tapan los oidos por no escuchar la ver- 
dad; á las facciones políticas, ufanas de levantar ídolos que, como hechuras suyas, les 
sean óbedimites ; dioses caseros , que les agradezcan haberlos hecho y teman que los 
deshagan. Pero nuestro gran moraUzador cuida por extremo en este discurso , para 
que se haga lo que conviene, alabar antes lo que se debe hacer, que renür ni repren- 
der lo que se hace. 

QuBveno, en fin, eminentemente español y católico, no podia desaprovechar oca- 
sión tan propicia como la que este libro le ofreda , para explicar y defender ja pura y 
limpia concq)oion de la Santísima Virgen María , examinando las palabras del Apóstol 
que, durante el siglo xvii, ocasionaren duda, fértil en cuestiones y controversias. 

Bien escogido el asunto, dispuesto con tino el plan de la obra , rica toda ella en so- 
beranas máximas y rasgos felices , ¿cómo, sin embaído, deja mucho que desear en su 
desemptíio? ¿Porqué la afean á cada paso erudición impertinente, frios retruécanos, 
frases culteranas, gerundlsmo extravagante? Porque el entendimiento del hombre 
abandonado á sí propio se enmohece como el acero ; porque cuatro años de encierro 
y soledad en el más húmedo y lóbrego calabozo, enfermando el cuerpo y comba- 
tiendo el espíritu , privándole del comercio fecundo de la sociedad y la naturaleza , ha- 
bían agostado aquella imaginación amena y regocijada ; porque á Don Francisco faltaba 
aHi un amigo discreto y docto que le alentase á resistir la invasión del mal gusto, 
cuyo contagio, envenenada la atmósfera, se entraba á toda prisa por los resquicios 
del calabozo y se cebaba en el mdefenso prisionero. La cárcel , que inflamó su estro en 
un principto y redobló las fuerzas de su entendimiento colosal , acabó por ofuscarle 
con las más desatinadas extravagancias de los gongorinos, á quien cupo la triste glo- 
ria de corromper la hermosa lengua castellana , las letras y las artes. 

Bl orden lógico y natural de las materias de este tomo exige que tras la Vida de san 
Mto vaya la de sanio Tomás de Vükumeva : aquella , lo último importante que com- 



X HSCiniSO PRELUffifáR* 

poso QuEVBDo; esta, lo prioiero que dio á la estampa. Jautas I0 una y la oUtrn^ escui 
rioso reparar cómo ea el espacio de veii^te y cuatro anos , si el Qstilo y la forma cedei{ 
á la accioQ destructora del tiempo ; el vigoroso espíritu político del autor permtiieG^ 
inalterable* I 

En la Vida del caritativo arzobispo retrata con pincel prodigioso at limoutero po^ 
ex:celencia, al padre de los pobres, consuelo de los miserables, guia solícito da sij 
rebano ; al reformador de las costumbres, al guardián de la*dísciplina y redo juez dé 
clero ; al prelado virtuoso , cuya lengua está pronta á evangelizar la paz y loa bene^ 
ficios de Dios ; cuyas manos suplen las tardías lluvias, y su celo abarata el año malo 
á quien vivo ama el pueblo , y después de muerto le venera en los altares. . 

Nada más sencillo, más interesante, más tierno, más bien escrito que este libro, A 
pocas hojas, pero de mucha doctrina y ensenan^, fin él con mano maestra piola 
VEDO el carácter y accionen de acpiel varoa de Dios, modelo de un prelado perfi 
de un fiel administrador de los bienes de la Iglesia , la cual por administradores y 
por señores de ellos. reconoce á los obispos, f IKos nos ha de pedir muy estreci 
cuenta (decia san Gregorio) de la hacienda de la Iglesia : como de encoDiQíidadai 
para que la distribuyamos eatre pobres; y como de hurtada á su dueño , si en otiv 
que en socorrerlos se empleare.» Pero ni hace del todo bien quien espera que el po^ 
bre le importune, pues paga y no da; ni consiste en solo dar limosna el ser Kinosne- 
ro, sino en saberla dar, en sacar de necesidad al necesitado, en dirigir toda la aotivi* 
dad de la inteligencia á dulcificar los infortunios del pobre, para quien apenas el bu«| 
ano es bueno. Beaíus^, qui itUeUigit super egemm^ el pauperem^ cantó David ; y JM 
mándese en la Sagrada Escritura bmuUdones á las grandes limosnas, < venid , benditoi^ 
de mi Padre, > dirá Dios á los limosneros. 

Demostrar el atractivo de esta y de todas las virtudes que han de realzar al preladfli 
y cómo andará siempre eur lo justo , hablando verdad sin humanos respetos, deseca» 
do la avaricia, teniendo las manos limpias de soborno, dando á los pueblos su amof 
y al cielo toda su voluntad, es el gran fin que nuestro autor se propuso. A e^mpk 
del obispo^ cabeza en el orden eclesiástico, se compone todo el clero, á quien únicat 
mente, por el influjo que ejerce en las conciencias, está reservado el remedio de lol, 
males públicos. Por eso la grande obra de los reyes consiste en saber elegir obispos; 
si aciertan á escogerlos, han salvado la sociedad. No elijan á quien busque tales dignii 
dades : la ambición de solicitarlas hace incapaz al sujeto, por la culpa de presumir sú** ^ 
ficiencia para tan difíciles cargos. ¡Cuánto pone sobre sí quien los admite, y cuánta^ 
arriesga quien los pretende! cLas iglesias, como dice san Bernardo, no babiaa dA 
darse por ruegos y recomendaciones de parientes poderosos, sino proveerse con ro* ^ 
gativas públicas. > De la mano de Dios han de venir los obreros para su heredad. | Dii 
choso reinado el de los Reyes Católicos , en que las mitras se daban á quien no lai^ 
apetecía , y hubo que impetrar breve del Romano Pontífice para compeler á los ecle^, 
siásticos á que las aceptasen ! 

Y si, como hombres , están expuestos á errar , á olvidarse de sus mayores ddieres» 
á convertir en oficio mecánico lo que debe ser ministerio; á codiciar, no la Satiga y d 
trabajo, sino los bienes temporales ; á creer regalo, comodidad y riqueza lo que es peso 
gravísimo ; á temar, en fin , por término y corona de^na carrera literaria lo que debe^ 
ser principio de otra muy diversa erizada de espinas y dolores , pero que tiene al cielo < 
por término seguro y corona inmarcesible^ ¿qué extraño que no se detenga Qubt0^ 



^ 



nseDilM PUBLOUNAfl. XI 

en desconcertar al prelado qoe coosieQte la veola de cargos ectediásticod, y destina á 
fioes perversos los bienes de tos pobres^ y se desrive por enriquecer á su parentela y 
llenarla de estériles Tanictades? ^Qaé exlrafio que dé voces á quien castiga á los eoie'- 
siástícos con cárceles y grillos, y no con su ejemplo ; á qoien pecó en obispar y peca 
en los deseos de mejorar de obispado; -á quien (lo que no permita Dios) con el dote de 
la esposa pobre granjee medios de conseguir la rica? 

QoKVMo liiao ver en la Vida del admirable anobíspo de Valencia que poseia exce^ 
^lentes prendas de faistoriador; y más, qne sabia convertirlas discretamente á explicar y 
ponderar los hechos gloriosos de los santos varones, donde se aumenta el espíritu en 
cosas importmles á la república. 

No pueden ser ni bnen sacerdote nc mediano repúblico el avaro > el ingrato » el so- 
berbio y envidíoeo; ni quien cede á los miedos de la pobreza y del despreoiO) de la 
enfennedad y la moerte. Es, pues, digna ocupación del político moralicador combatir es- 
tos flatasAas y baoer «aborrecibles aqueUos vicios en dos magistrales obras : la Vittud 
miiitanteY La ctmá y lasepuUura. Haciendo laios su doctrina, sus pensamientos, las 
mismas palabras del autor, aon cuando con ajenas piumas baya de engalanar mi dís- 
corso, le autorizaré así , á fin de que no se malogren la advertencia y enseñanza , si de 
otro q^ de tan esclarecido ingenio procediesen. 

Oigámosle coa vivísimos colores retratar al avaro: «Su fin es (dice) tener; no por 
leoer, sino porque otros no tengan. Al avaro tanto le faUa lo qoe t^e como lo que 
DO time. Gasta so .vida en juntar hacienda , y no grata un cuarto en mantener su vida. 
Adquiere sin saber para quién, y sabiendo que no es para él. Tiene frío, y« no se abri^ 
ga; tiene hambre, y no come; tiene enfermedad , y no se cura ; tiene hijos , y no los 
^ústo ; tiene muger i y la desampara. Adquiere oro para ser pobre, no para ser neo. 
No vtv^ para sí ni p«^ nadie. Guarda lo que tiene « tanto de sí como de todos. Junta en 
808 tesoros deseos de su muerte, no socorros de su vida. Niégase á sí propio lo que 
niega al pobre y al amigo 4 No saben su cuerpo ni su alma nada de sus riquezas ; ni las 
gota ni las lleva ; ni las deja , porque las más veces se las quitan. Ni estima el avariento 
8Q vida ni cree que ha de morir ; ni hace cosa buena sino coando se muere. No hhso 
Dios criatura tan vil ni produjo la naturalera sabandya tan abatida ; no crió animal que 
Dofaeae bueno para algo y para otros, y para quien no críase muchas cosas buenas; 
sqIo el ayaro no es bueno para sí, ni para otro, ni paro nadie, ni para nada.» ¿Qué de 
Diafes no padecerá, pues , la sodedad cuando estos egoístas , estos móimtruos vistan las 
gsraadias, ó empuñen ios bastones, ó representen los intereses comunes , ó sean pas^ 
lores de la Iglesia ? La avaricia envilece y seca bajo distintas formas el coraron del hom- 
bre, y por ella se gobiernan los demás pecados. Con el interés y las galas atrepella la 
castidad y la bonra ; de la fe conyugal hace mercancía; con la e^eranza de medro al- 
qoitate conciencias; por ed temor de perder algo, ó de no ganar lo que imagina, sacri* 
ficaal harSMMK) y al amigo ; ambicionando el puesto preferido, y el poder y la opulen^ 
cía, GMiita los mayores crímenes. Por ella el juez tomf^ la entidad de sus deberes; 
por fila hosca compradores y no beneméritos el mal ministro ; ella disfraza con bandas 
Y^¡B6máoún vanidosas al que debía profesar humildad y enseñarla , y le trae á im- 
P^wáeateree por los prímeros logarM en los festines, por los primeros asientos en los 
*^>tplos, por cortesías y rendimientos en las calles. Ella puede quiaá endurecer los oi^ 
<los del prelado, y para que no le faMe lo que lé sobra , consentir se escatime lo que ba 
i^Miester al neoeaítado y solo* Bita puede , en fia , derribarle á granjear con dádivas las 



xu DISCURSO PREUMINAIL 

cátedras de la vendad ^ y sí se consigaieseo coa dinero, ¿ qué lugar entoDces habría seguro 
sobre la tierra » iumacuiado é incorruptible? c La avaricia y la envidia (afirma uo profeta] 
juntó' muchas veces á ios hombres para codiciar los campos y tomarlos coa yioleociavy 
arrebatar las casas, y calumniar al varón y su heredad. » < Los enriquecidos así (añade 
san Juan Crisóstomo) tuvieron dinero, riquezas y poder ; pero los pobres alcanzaron 
armas más fuertes : gemidos y lamentaciones y el mismo padecer iiquria,coo que atra- 
jeron el socorro del cielo. Estas armas asuelan las casas, derriban los fundameatos, ar- 
ruinan las ciudades, y con furiosas avenidas han trastornado todas las naciones.» Tales 
son los frutos de la avaricia. 

No menos amargos los produce la ingratitud , por quien el hombre se a^ja del cielo, 
poniendo olvido en los beneficios que de Dios incesantemente recibe, y negándose á 
corresponder á ellos con amarle sobre todas las cosas, t Hijos [de la ingiatilud (dice 
QuBVBDo) son aquellas pestes racionales de Mahoma, Arrio, Pelagio, EcolaoifMidio, 
Meláncton, Lutero y Galvino, tósigos de Alemania y Frauda; y cada dia, fiecooda de 
muertes y contagios, está engendrando cismáticos y novatores.» La ingratitud per- 
suade á los padres á cuidar de que sus hijos queden antes ricos que virtuosos; yak» 
hijos, á que por la herencia aborrezcan la vida de sus padres. Empeña al potealaito en 
agraciar con el oficio de justicia al importuno codicioso y vengativo, y da medióse este 
para que se vuelva contra él ; provee puestos eclesiásticos en el indigno, y logra que 
la conciencia mandada y el alma venal los desautoricen. « QuevsDO, volviendo los ojos 
á los sucesos de su tiempo, y reparando que los jueces y verdugos de don Rodrigo Cal- 
derón fueron hechuras suyas; que al duque de Lerma derrocó del valim^ntosu propio 
hijo el duque de Uceda ; que luego á este y al confesor Aliaga y al gran Tellez Girón 
persiguieron hasta arrancarles la vida las propias gentes que ellos habían colmado de 
honores y riquezas , — no puede contenerse, y prorumpe en estas sentidas y eojérgicas 
palabras : c Más son los que hacemos ingratos con nuestros beneficios, que los que lo 
son á nuestros beneficios. Quien me da lo que me faltaba para ser ruin , y lo que yo 
deseaba para poder ser ladrón , ó lo que echaba menos para ser tirano , este no me hace 
beneficio, sino ruin, tirano y ladrón. Muchos grandes ministros he visto yoeanúsdias 
condenados por los que pusieron en puestos y por las mismas cosas que los acoosqa- 
ron que hiciesen. El que á estos tales hubiera antes negado lo que entonces le pedían, 
habría sido liberal con lo que les negaba. » 

Pero está la desgracia del bienhechor en que apenas puede librarse de caer en ma* 
nos de ingratos. Recibir mercedes, beneficios y finezas, y ser enemigo del que los bizo, 
es pretender, es negociar, es ser cortesano, es ser hombre. Si el docto olvidado ú el 
benemérito aplaudido alcanzan premio y cargos del ministro, dicen que tuvo necesidad 
de ellos, y que obró así por conveniencia propia, y que aun les da menos de lo que 
merecen y de lo que tienen otros ineptos ó malvados. Si el pretendiente importuno ó 
el amigo de conveniencia consiguen lo que apetecían , afirman que aquello fué paga y 
no dádiva, buscan achaques gara no agradecer, se quejan de que seles hizo desear el 
despacho y de que vino á lograrse á no poder más, gracias á otros empeños y recomen' 
daciones más altos. Los ministros de los reyes pasan sin saber qué es agradecimieato. 
Hé aquí ahora las señas que nos da el Espíritu Santo para conocer á los desagradecí- 
dos: c Besan la mano del que da , mientras reciben; humillan su voz en los prometí-* 
mientes, ofreciendo con humildad para recibir con soberbia ; piden tiempo cuando llega 
el de la paga ; hablan entonces palabras de enfado, murmuran, trompean las ofertas, 



DBCDRSO PRELIMINAR. xni 

niegao eo fin, y se declaran enemigos.! El ingrato desea panei si toda la riqueza y 
boora qoe ve en los demás hombres , y en alcanzándola tiene por inramia el agrade- 
cerla; no conoce el beneficio que recibe, le desprecia, le olvida, le acusa... Majs, ¡ay, 
del ladrón se guardan todos en el mundo, y del ingrato nadie se guarda ! 

Compañera inseparable de la ingratitud es la soberbia, que agita en perenne desa- 
sosiego el corazón humano. Aliméntase de vanidad el soberbio; el afán y el ansia de 
mando le acongojan ; no se satisface con tener mucho, mientras ve algo en otro; la ira 
ieeíega, le desatina la venganza. Gain primogénito no se contentó con ser primero ; 
quiso ser solo. Pero si la soberbia no pusiese en donmocion al mundo ; si encaramán- 
dose por los puestos que adquiere la maña , no codiciase desde alli los mayores á que 
sabe trepar la Violencia,— antes que de universal desprecio, sería digna de compasión 
y de láMima. ¿Dónde igual desdicha que la del poderoso endiosado , á quien nadie con- 
tradice ni se atreve (ni él lo consintiera); con lo cual no puede arrojar de sí la igno- 
rancia, ni pisar la senda de la sabiduría y de la virtud , que están en la humildad y en 
la contradicción? ¿Qué desatino comparable al de desvivirse por la privanza de los re- 
yes, olvidando cómo lo han pasado otros que en el mundo han privado? Envídianle 
coaatos son vanos y desean lo mismo ; aborrecido de los buenos si es malo , y de los 
malos sí es bueno , desamparante todos en el postrero dia ; los más fuérzanle casi 
áempreádar el cargo al indigno, con lo que á sí propio se ofende por el mal nombre 
qae cobra , y al cai^ con el mal servidor que le da , y á Dios con la sinrazón que hace. 
¿Qoé aer más ridículo que el ambicioso? Glotón de alabanzas , lisonjas y adulaciones, 
nxléase del astuto que le adula , del cauteloso que lo lisonjea , del embustero que lo 
alaba, agradeciéndoles el envanecimiento y el engaño, recompensándoles el falso tes- 
timonio, pagándoles la perdición. ¿Quién más miserable que el que, teniendo los píes 
de barro, mira por debajo de) hombro á los demás, ufano de mostrar de oro la cabeza 
y de plata los pechos, y ha de caer comp la estatua de Nabuco al golpe de una piedre- 
cüIaT ¿Dónde loco más rematado que aquel que, erguido el cuello , medido el paso, 
bvoi solemne, severo y grave el semblante, haciendo caudal de cosas pequeñas, 
d»do resoplidos de grandeza y riqueza y sabiduría, vive lleno de sí mismo y satisfecho 
fc 80 necedad ? Vedle despreciar el estudio y al estudioso, creer que todo lo sabe y que 
^por intoieion lo adivina, que no necesita aprender nada ni oír á nadie; impacien- 
l'wá la menor contradicción , sonreírse cuando el adulador le aplaude. Las vulgarí- 
<^ en su boca parecen oráculos ; impone silencio con las manos , arquea las cejas, 
fnmce y saca el hocico, imagina que el orbe de la tierra tiene clavados en él los ojos, 
^ea la maravilla de la creación, y que cuarenta siglos la han estado elaborando. 

¡Oh, cuánto yerra quien se ensoberbece con el oro que debió al cielo para socorro 
^desvaido, y no para propio regalo! {Cómo está engañado quien se hincha con 
^ poco de ciencia , tasando á bajo precio la de los demás, cuando en el mundo todas 
l^coaaslas sabemos entre todos! ¡Oh, cuánto se equivoca el engreído con el poder 
<pe le dio el Altísimo para alivio y amparo de los menores, y piensa que para oprímir- 
l^^ y acabarlos ! En fin, ¡cuan descaminado va quien hace majestad de la ajena mi- 
^ftf porque desde los tribunales y consejos puede destruir y quitar la hacienda y 
íoilar la vida ; ignorando que lo mismo hace una bala, un incendio, un ladrón, un 
^^aeno, ooa víbora, y que desde allí para común castigo sirve de instrumento y azo- 
^f deaigoado por la Divina Providencia , que en semejante oficio le permite ! El sober- 
bio es el áoieo que no sabe que lo es, ni qoiere escarmentar en los otros : habitando 



XIV DISCURSO raSUIONAR. 

entre el todo^ mira lo alto en las estrellas para competido > y 6ñ la tierra para tiraai^ 
zarlo. De ángeles hizo demonios la soberbia; la soberbia empefió al hombre , aceo 
■ merecer, sino en escalar el cielo. 

La envidia , tristeza de la ajena felicidad y alaría de la ajena nuseria, es la base y el 
alimeqto de todos los anteriores vicios , es el vicio más exten<fido sobre la tierra ^ que 
nace con el hombre desde el vientre de su madre , que niño le mata , y mancebo y 
anciano le tiene muriendo siempre. La envidia (afirma Qobvbdo} eaiá amarilla y flaca, 
porque muerde y no come. En los palacios anda desconocida coa nombre de alabanj», 
en los tribunales y consejos con nombre de interpretación» en las cortes ooq el de oon* 
veniencia y bí^i público, en los periódicos con el de imparcialidad y aaaa crítica , en 
las amistades xxm el de celo. ¿Cómo no se i^gttará fieramente en la arena donde ciegas 
luchan la avaricia y la ingraUtud, la ambición y la soberbia , cuando infierna el cora- 
zón del discípulo costra el maestro, del amigo contra el amigo? Judas se eotristeoe 
mirando á la Magdalena ungir con bálsamo y enjugar con sus cabellos los pies del Re- 
dentor, y acababa de verle resucitar á Lázaro , muerto de cuatro dias! < Atíende abora 
(exclama Qcjevboo) á la sagacidad hipócrita con que el invidioso, emnascarado de pie- 
dad , contemplando á su amigo en trabajo y pobreza , comi^isa la launiiaraeiQO íavt- 
diosa por la aparente misericordia , diciendo : El corazón me lastima ver á falaoo po- 
bre ó preso ; porque , acuque es verdad que se ha bebido su hacienda ó cemelido 
grandes delüos viviendo perdidamente , es lástima mirarle en tanta desventura y aprie- 
to, y que no se haya sabido gobernar.» Y sí ve en honra y prosperidad al qtw codo- 
ció en miseria, arrebozándose de alabanzas caritativas, le lima la prosperidad y le 
mancha la honra, diciendo : c Grande virtud es la deste buen hombre que, siendo bvo 
de gente baja y vil, y no ayudado de partes personales, se ha hecho tan baeo lugar con 
su industria.» Pocos llevan bien que se les adelante en aplauso y eagrandecioHento y 
honras el amigo ; y para ellos es de abrojos la corona de laurel que este eiSe^ Ni suele 
tampoco el sabio librarse de tan asquerosa pestilenda : c No hay modestia que baste á 
confesar que otro sabe más; y si alguno confiesa que otro sabe tanto, es solo adonde, 
á él le parece que no le creerán y que le tendrán , en decirlo i, por huaiiide y no por 
veidadero. » 

Pero ¡ locura inconcebible ! no solo se envidian los bienes, sino ios males; no solo te 
honras, sino las afrentas ; no solainente la prosperidad , sino las persecQokmes y BMe- 
ría. Mas no se envidia en el virtuoso la virtud , sino la alabanza que por ella le rindeo^ 
la tranquilidad de espíritu que por ella goza , el crédito y respeto que por eUa adqaie*- 
re entre las gentes : vicio ruin y execrable , cuando nada es más 6til y hacedero que 
tener contento cada cual en lo que posee y en lo que gozan los demás. La caridad, 
virtud opuesta á la envidia, es h^a y testimonio insigne de noblesa del aloia ; y por 
eso hermosamente cantó el Jurado de Córdoba : 

Holgar con el bien ajeno 
Es ser pártieipe del : 
Piedra de toque fíel 
En que se conoce al bueno. 

Ui rosa de suyo exhala suavísima fragancia ; el boano, sin poder otra cosa, hace na*- 
turalmente el bien, porque es bendecido. Pero, semejante al inmmido sapo, el envidioso 
escupe veneno sobre cuanto le sodea ; aliméntase de curiosidad y murmmnaciaa, de 
maledicencia y calumaia ; estéril para sí , jamás coaaigae sino lo coatrario qoe se pfx^- 



DISCURSO ^ELIMINAR. xt 

pcme: antes fecdndtza y realza , sin querer , al mismo qne intenta destruir y esterilizar; 
pretende desbaratar las grandes empresas , y conítra su anhelo contribuye á que se lo* 
gren ; trata de impedir la fama del benemérito , y le fuerza á que aspire á mayor co- 
rona ; vire 3in amar á nadie y sin ser amado de nadie ; muere con la infamia del que 
^leaAraye, y le ea negada la gloría inmortal del qne edifica. 

Los Discursos ascéiieas y filosóficos son un tesoro de enseñanza moral y poKlica^ un 
ameno verjel de anécdotas y sucesos de la vida y del tiempo del autor ; una lastimosa 
galería de retratos de magnates y palaciegos > de predicadores afamados, de jueces, 
crcmistas y poetas déla primera mitad del siglo xvii. ¡ Qué destreza en el retratar, cfué 
sagacidad para sorprender los secretos del corazón humano ! Con tales discursos, dan- 
do voces QuBvioo á los hombres para qne vuelvan de su letargo y se aparten del abis- 
mo á qne las pasiones los arrastran, procura que escarmienten en las turbas, imposi- 
bles de reducir á número » de los que hubo de ahogar la gula, ó aniquilar la pereza^ 
ó convertir en podredumbre la lujuria ; de los que atosiga la ira y Iq soberbia despeña, 
de los qne emponzoña la avaricia y la envidia consume» Muestra, en el principio dificH^ 
mas tnego frauoa y deliciosa^ la senda por que puede el discreto huir estos vicios , y la 
sociedad regenerarse. < ¿Quién inventó los ladrones (grita) sino la codicia de lo aje^ 
no ; quién los traidores ^ sino querer el vasallo ser rey ; quién los tiranos, sino el que- 
rerser Dios y que él no lo sea? > La dicha y la ventura se reservan para aquella so- 
ciedad en qne se halle arraigada y robusta la idea del deber ; donde esté puesto en el 
oomplimiento áA deber el punto de honra; donde cada cual viva contento y satisfecho 
con su estado « Ueao de resignación el pobre, rico de caridad el poderoso , todos con 
la esperann y seguridad de alcanzar el lauro y palma de futuros bienes inmortales. 

Pero como (ya se ba dicho) sin fe no hay esperanza ; como la fílosoña sin la reli- 
gión es una primavera sin flores, unotcmosin frutos,— á infundir en el endurecido pecho 
la fe consagra el autor los últimos Discursos ascéticos : nada tan útil y fg^fundo salió 
de la pluma de Quavaoo. Ya esgrime las^ más bien templadas armas que suministra la 
sola razón natural , ya la sátira, el sarcasmo y la burla descarada contra los ateos que 
nunca dicen ni quieren confesar que viven como las bestias, y siempre afirman que 
mneren como eHas. Ahora escartaece al rico soberbio, que se afrenta de que el pobre 
le diga qne es su igual y tan boeno como él , cuando él blasona que es igual á los per- 
ros y que no es meyor que los lobos. Ahora desconcierta y deja corridos á los herejes, 
que no niegan á Dios el ser, pero que no quieren que él sea cual es , ni quieren ser 
ellos cual él quiere que sean ; que le ponen nombres, mas no le niegan ; que le llaman 
como quieren, no como deben. Y ya, en fin, desarreboza á los que en la profesión 
aparentan ser cristianos , y en el corazón y en las obras son desalmados ateístas. La 
ingratitud» la soberbia , la envidia de los impíos los ciega hasta el punto de no reparar 
que hacen hoy por instinto los animales lo mismo que hacían desde el principio del 
mundo. Y ¿hay grande algo, magnífico y glorioso que no hayan obrado y obren los 
hombres por ser 90 alma distinta de la de los brutos y por creer ellos que es inmortal? 
De cuantos lo dudaron (asegora Qchsvbdo) ni se lee ni se oyó decir » en obras ó en pa- 
labras, cosa que no sea vil , infame, injuriosa, nefanda y detestable. 

El hombre , á pesar de la aitm-a y profundidad , ha medido los astros y las sendas 
por donde calladamente se deslizan ; desenvuelve las entrañas de la tierra , pisa los 
abismos det gotfb, y espera caminar por Ja más alta región del aire. Con un leño juntó 
los apartados contineatesque el ancho mar separa. De él conoce las invisibles veredas, 



xn DISCURSO PHELIMINAR. 

valiéndose de un pedacUlo de hierro imantado. No le asustan las áinenazas de las tem- 
pestades ; y sirviénJose de las iras del viento, le detiene en las velas, y de su eocgoy 
desesperación se vale para cruzar velozmente el piélago embravecicb. I^s espantosas 
calmas del Océano burla con el vapor ; y con él , venciendo el vuelo de los pegaros, 
atraviesa inmensas llanuras, valles profundos é intratables montañas. Ni las aves, 
remontándose á las nubes , ni tos peces en sus hondas cavernas, ni los reptiles en las 
grietas y simas de los montes, ni las fieras horribles, armadas de fuerza y ligereza, 
pueden huir el vasallaje del entendimiento humano. A la humana razón sirre esclava 
y pechera la tierra, tributándole ya el fruto de continuas labores, ó ya sostenieodo el 
peso de innumerables ciudades, para cuya fábrica ve en pedazos navegar los cerros, 
y en cuyo ornamento el mármol hecho estatuas parece que tiene vida. Las aguas se 
ocupan en oficios mecáaicos, moliendo semillas, aserrando árboles, llevando made- 
ras sobre sus espaldas, labrando telas, subiendo á fertilizar elevados terrenos, apren- 
diendo siempre á servir por albedrío del hombre. Él mandó al aire trabajar en las 
bombas, y le enseñó á sacar tras sí las aguas sin sentir el peso. Él le aprisionó ea los 
fuelles para crecer el fuega y levantar de una chispa una hoguera. Él disirouló en negro 
polvo la cólera del aire y le oprimió en cañones de metal , para tener -como las nnbes 
truenos y relámpagos que espanten, y rayos que destruyan : asi burló diestro las de- 
fensas de las armas y de las murallas, hizo que los ojos alcanzasen mayor poder que 
las manos, y al sagaz y certero pasó la gloria del valiente. Halló escondido el fuego en 
las entrañas del pedernal , y dispuso que de él concibiese llamas la yesi^ ; sorprendió- 
las también en los huesos inanimados, y de repente con el fósforo tuvo luz en las ti- 
nieblas de la noche. Unió estrechamente el azogue y el crista] para que copiasen cuanto 
les rodea , con mayor perfección que las fuentes y los lagos. Dio á la luz oficios de pin- 
tor, forzándola á fijar en el papel el fiel retrato de todo objeto y los fugaces movimien- 
tos de los animales y la gente. Adivina con el barómetro los cambios atmosEérioos; no 
envidia la vista del lince, siéndole fácil por virtud del microscopio abultar á su antc^o 
hasta la exageración los más imperceptibles seres. Con férreas puntas magnetizadas 
desarma del rayo destructor á las tempestades ; por el cloroformo hace insensible al 
dolor el cuerpo humano ; con un alambro extiende de polo á polo instantánctjameote 
su palabra; y en láminas de mármol y bronce, y en un retacillo de despreciable 
lino , con los movibles caracteres de la imprenta logra que hablen los siglos á los siglos, 
que se trasmita o unos á otros las facciones y los pensamientos de sas varones ilustra; 
carniza la memoria de ellos ; salva del olvido y la muerte los frutos de la experiencia, 
ioiposibilita el largo imperio de la barbarie, y mantiene vivo el sagrado fnego de la 
"verdad y de la fe. 

Gallardamente nuestro autor examina la naturaleza y los esfuerzos del entendimien- 
to del hombre, á quien llama el valentón del mundo (vátgomecasi siempre de sus mis- 
mas palabras); y luego que ha sacado de bruto á su pesar al impío , acude á una se- 
rie de sólidos raciocinios, expuestos con amena claridad y lindo. arte, para probar al 
ateo, al incrédulo y al desatinado filósofo estas tres verdades : que hay Kos, que su 
providencia gobierna el mundo , y que las almas son inmortales. 

¡Oh maldito veneno de la envidia! ¡Oh locura de la soberbia y de la ingratitud! 
i Que Dios haya tenido que mandar al hombre que le conozca y le ame sobre todas tas 
cosas ; y que el hombre haya aguardado á que sea precepto lo que debiera ser agra- 
decimiento! ¡Que no dqemos á Dios el cuidado de lo que nos conviene (á Dioa, qt^ 



DISCORSO PRELIMINAR. xm 

mandó- le Hamáseinos padre, y qae nos mirará coibo á bijos); y necios» tengamos á los. 
trabi^os por solo trabajos y desdichas» y no por advertencias y maestros! ¡Que dode- 
moa de que la moerte nos renueva, y no nos aniquila ; de que se siembran estos nues- 
tros cuerpos en la tierra flacos, ignominiosos y corruptibles, no para que renazcan y 
resuciten coa la misma miseria, sino para que los propios se levanten nobles, incor- 
rnptibles y espirituales! i Y nos resistimos á esta verdad, á este artículo de la catóKca 
fe» cuando nos le enseñan á toda hora en las hazas los gañanes ; cuando vemos que el 
labrador no siembra el grano y lo entierra para que vuelva á renacer el propio grano, 
sino para que con su corrupción y muerte resucite en espiga vivificante! ¡Oh inte- 
resable ceguedad de los entendimientos sensuales y distraídos! Se dejan convencer del 
pecado , y se aprovechan de las dudas de los sentidos para desencadenar sus apeti- 
tos y gustos. Pero nunca nos aflija ni desespere nuestra incredulidad, que puede fá^ 
oUmente ser vencida. «Dios, dice el Apóstol, encerró en incredulidad todas las co- 
sas, para desatar así los raudales de su misericordia con todos.» Quien siendo Dios 
se hiio hombre y quiso padecer muerte de cruz por redimirnos; quien, si lo pe- 
dimos , nos da su sacratísi^io cuerpo y sangre por alimento en el duro y forzoso trance 
de la muerte , habiéndole nosotros dado hiél cuando tuvo sed al espirar ; y qqien es la 
bondad snma, se apiadará de nuestra flaqueza, y á los regenerados por el arr^nti- 
miento abrirá las puertas del paraíso. 

Nombre de teótogo, filósofo y polltíoo admirable conquistan á QuevBao los discur- 
sos que forman la primera sección de este segundo tomo de sus obras. M^or empleo 
no pudo hacer de su grap ingenio y erudición vastísima que ocuparlos en mejorar al 
bombre^ en hacer bien á la sociedad y al estado. Cuando tropecéis con escritorzuelos 
que, sin haberle leido sino á sobrepeine, se erigen en jueces de escritor tan sobera- 
no, enseñadles adonde asegura que van encaminados sus intentos , con qué libros 
alimentaba su espíritu, cuáles prefería, cuáles cita y con cuáles se autoriza á cada 
paso, cuáles acensúa que no suelten de la mano el estudioso honrado, el de noble 
corazón, el de pensamientos hidalgos. Decidles que al satirizador de las costumbres . 
romanas llama siempre mi JmeneUy porque tiene su misma valentía y dureza para 
combatir los vidos que iban socavando un colosal imperio: mt Séneca ^ á quien (como 
él) se empeñaba en librar de charlatanes la filosofía , en sacarla de ser un juego de 
cubiletes y embeleco odoso de las academias, hacerla útil y fecunda ; á quien , siendo 
gentS , deoia que c no hay varón bueno sin Dios» ; mi Santo , al gran Crisólogo, incan- 
sable en mostrar los prodigios de la fe cristiana y la hermosura y eficacia de la cari- 
dad y la limosna. Repetidles, en fin , cuál era la predicación constante de Qubvbdo; y 
no altereb una sola de sus palabras : c Sea (dice) tu estudio, si deseas merecer ver- 
dadero nombre de sabio, cerca de las cosas espirituales y eternas. Trata con los afli- 
gidos y estudia con dios ; comunica á los solos; oye á los muertos, por quien hablan 
el escarmiento y el desengaño; ten por sospechosas tus alabanzas, y cree apenas á tus 
sentidos; precíate de humano y misericordioso; conténtale con lo que tuvieres, y no 
de suerte que te aflijas si te faltare ; oye á todos , y sabrás mas. En los libros imita lo 
bueno y guárdalo en la memoria ; y lo que no te pareciere tal, no lo repruebes : dis- 
eálpaio si sabes, disimúlalo sí puedes; que no sé yo que haya más desdichado ni 
Blas ignorante género de gente, que aquel qne muestra su estudio en advertir -des- 
cuidos y yerros ajenos, que las más veces los haceo ellos no entendiendo lo escrito. 
Comparo yo á estos censores ceñudos, que se precian de severos siendo envidiosos. 



xvm DiaOOlSO raUlMIMAR. 

á los gtt99QQ9, pues DO están sino doode hay algo podrido : gente quBae hÉoe y se 
alUtteota de la corrupcioa. Sin duda es más íácil advertir fatias ea los más dodoa^ q«e 
escribir sifx ellas. No dejes de la maoo los sapiencialea de Salomón » la doolrioa de 
Epicleto, el conmonitorio de Fooüides y Tbéógnis, los escritos de Séneca; y parMoi- 
larmeatd pon tu cuidado en leer los libros de Job; que auttqae le parece que te 
sobrará tiempo por ser pequeños volúmenes, yo te digo que si repartía ta vida en 
leerlos y en entenderlos y en obrarlos, imitaack) loa unos y obedeciendo los otroe, qoe 
la bas gastado bien y lográdola mejor, y que no te ha de sobrar tiempo. Serás estu- 
diante y bueno si la leccioB de san Pablo fuere tu ocopactoii, y el eatqdio de los 
SaQtos tu tarea. > 

Parecía que el hombre, cuyo entendimirato volaba tan alto, debiera sea impecable, 
componíetqdo sus pasiones con su doctrina. Pero si alguna vés dormitan el -dtacrelo y 
entendido, ¿cómo no caerá alguna vez en tentación el boeno? Hombres soinoa, no 
somos ángeles. La senda satírica fácilmente resbala al libela; natorateam irritelile »b 
poderse ir á la mano cupo en suerte al gremio de los poetas; y son leetaderes ei 
diablo de la rivalidad literaria y el de la soberbia política. 

Defiende Qubveoo pbr solo y único patrón de las Espanaa al apóstol Santiago, eoh 
pleando con sagacidad é ingenio argumentos de profunda teología, reglas da estríela 
y severa disciplina , agudas razones de conveniencia péblica. Pernea viéndose ooetra- 
ríado por la opinión de lodo el reino junto en Cortes y por el piadoso eatueiasflio de 
los dqvotos de santa Teresa de lesus , la soberbia le despena , pretende que su voto 
prevalezca sobre el de los demás, se cree más competente qoe todos, y ooo pea-* 
«antes sátiras mortifica á sus adversarios. Ya está franca la puerta al inselto egraMW, 
á la vil personalidad; ya empelazgados brusca, descortés y lastimosameate Ocrvaao 
y el doctor Balboa, Juan Pablo Mártir Rizo con McHrovelli de Podóla, fray tíaaper de 
Saiita María y cien otros, cuáles partidarios del Apóstol, y cuáles de la Simta. 

Si aquí Qo procedió con humildad, olvidando la conveniencia como político ^foitó 
á la caridad como cristiano en la P^wa/a, mostrándose iracundo y fomentador de Is 
calumnia ; en Las necedades y locuras de Orlando el enamorado se diaponia á dar rienda 
suelta á la venganza. Es innegable que hizo bien en perseguir y vencer ante lea Iri^ 
bunalas de justicia, por falsificador, al librero Alonso Peree deMontalban, padre del 
poeta ; y que habría estado en su derecho al desaprobar los yerros literarios de ciertos 
autores sabiendo encerrarse en los límites de la indulgente y discreta cenanra. Pero 
si por uaa y otra causa le ofendieron y ultrajaron, desalalentades é inteeoa, dee lun 
d^ Jáuregui, el padre Niseoo, el doctor Pérez de Montalban, el saviUaBO Morovelli, 
dan José de Pellicer, el diestix) Pacheco de Narvaez y Andrés de Tamnyo, oiédíco y 
cirujano del monarca, ya difomando á cada triquete sus m^pea obras, ya detton-^ 
ciáodolas con perfidia al tribunal de la Inquisición, ya oalumniándolft con ke nooobres 
de sodomita , hereje, borracho, ladrón y mal nacido, y sie«»pre tirando la piedra y 
cobarda escondiendo la mano, ¿por qué no acudió á su gran enteedimiento , i su 
maoba sabiduría y fe, á su piedad cristiana para olvidar y perdonar? ¿Por i^ne puso 
por obra lo que babia estampado en La cma (^ la ^eptUima? AUí d^o de molde : «No 
sólo es m^or perdonar al enemigo que vengarse» sino más Cáoii y ftiás aeonacdado. Así 
lo mandó Cristo : Amd á vuestros enesaigos.. figurosa y desabrida cosa fuera y llena 
de peligros, si te mandara vengar de tus enemigos, salir á inedia nocbe ó solo cnr** 
gado d» armaa» ó acompasado de amigos, á aceobarlej y al cabo proourerau 



DI9GUIIS0 PBBLMmAR. xtx 

¿Coiiito oMjor es perdonarle, cosa qne paedes haoer cenando, y en tu casa* y acos- 
lado» y eoo lodo tu descanso?» L^s de esto, volvió insollo por insaUo, calumnia 
por calomnia, oiénsa por ofensa : desenliara los abuelos á Montalban, ríese de las 
desgracias domésticas de Pacheoo, aviva la calnmnia que soplaba contra Tamdyo, 
pragosa ios viebs de Peilicer; pero desprecia á Muregui y á Niseno. Todos con el 
exceso de su vanidad y ánimo vengativo le habían exasperado y traido á esgrimir 
coatra alkis envenenadas saetas ; ék pudo exclamar con Lncano : 

Jusquc datum sceleri canimus; 

él seria absuelto.en el tribunal de los hombres; pero lo mal hecho, sea por la causa 
cffiefbcre, no tiene jamtfs disculpa* Sírvate, sin embaído, de alabanza haberse abste- 
nido de ñar ¿ la imprenta los rasgos dictados por el enojo , cuando de sus adversarios 
fatigaban sin cesar los moldes asquerosas diatribas. En lucha con sus inclinaciones y 
apetitos, cayendo para levantarse purificado, capaz de arrepentimiento, amando la 
virtud y evidando de practicarla , siempre que ponia en olvido que era poeta,— la figura 
de QisvEDo se levanta humana y beHa en todos sus escritos y acciones. Si no es grande 
k hormiga por verse encaramaída sobre la veleta de una torre, no será pequeño un 
gigante porque bretes minutos se atoMe eñ un pantano. 

Golooo después de los Discursos a&tátieos y filosóficos los crítico^ literarios , ya para es* 
parctffiiento y descanso del lector (que no despiaced nunca las sazonadas burlas á costa 
del prójimo), ya para que resalte á qné desmanes y violencias no se habría podido «r- 
ragar Qosvcoo, f&eíl de apasionarse , vivo en el genio, en sus opiniones vehemente, 
aaímoso de corazón , diestro en las armas, resuelto en el peligro , impetuoso para aco-^ 
meter y firane en perseverar, « no te hubiesen refrenado (trayéndole siempre al buen 
eamtno) la «rtigua honradez castellana y la más acendrada fe católica, ^us mal inclina*^ 
dos hiatiotoa regeneré la oristima verdad ; y por ella fué espejo y luz de repábliras y 
caballeros: 

Táchense da sos Discursos órtíieos las desvergonzadas personalidades, ó niegúeseles 
el oeédito, y en ellos se racontrará siempre un inagotable raudal de contentamiento y. 
eesenanza. Tales peiBonalidades hoy no tienen fuerza ninguna , despuntadas ya las iras, 
y ya deaapastonadamenle juzgados los hombres de aquel siglo ante el severo tribunal 
da la historia. En cambio , i cuánto la críiúsa histórica adelanta con los juicios del señor 
de Juan-Abad, bien trate de vindicar la memoria de Felipe II , ultrajada por la sanndn 
envidia de nactonea extrajeras; ahora vuehra per los monarcas aragoneses, calumnia- 
dos da algaa cronista ftaacés ; ahora se eoorgnllesea defendiendo á los Juanes, Pedros 
y Altoaes, queá la sazos vivian en España, hijos y nietos de los que echaron de Italia 
á loa Atojandroa, Hércules y Bsdpioaeal ] Co^^ valen sus censuras políticas, ya se 
qucge de qne las riquezaa de las faidias , ganadas con increíble valor de los españoles, 
ni bagan lertilea nuestras campiñas , ni canalicen nuestros rica, ai enriquezcan nuestros 
puertos ; ya. gríle á los príncipes y ministros, de parte de la justicia de Dios , < que el 
oro y la pkrtaque se trae de Oriente y Oqcidente no ba de servhr de otra cosa que de 
oonpramos afrentas y pérdidas y enemigos; y qae á poder de riqueza hemos de ser 
pobnaa de todo, porque sea nuestro verdugo noestra ambición, y los tesm^os arrebatad- 
dos se iníiuDen con nuestra- desolación por nuestras culpas ! > | Y qué precio no tiene 
80 crítica literaria i fit rinde tributo de admiración á las comedias de Lope de Vega 
Carpió, t tan dignas (dice) de alaboiza en el estilo y daizum , afectos y aemencia , co^ 



XX DTSCtniSO PRCUMINAR* 

mo de espanto por el número ; demasiado para un siglo de ingenios, cuanto más para 
uno solo.» Muéstrase añcionado á Fernando de Herrera , tesoro de la cultura española; 
pero sin aprobar que usase de voces peregrinas , ásperas , con el contagio de bastardía 
mendigada en otras lenguas. Aplaude con entusiasmo á Gaccilaso y Francisco de la 
Torre ; y en estas materias la posteridad no ha dictado fallo que no confirme la aagaci- 
dad crítica , el buen gusto y recto juicio de nuertro autor* 

Nadie como él vibró mejores armas oonlra el gongorismo, ni expHcó sos cauaas , ni 
le historió en menos espacio ; probando que es enrermedad tan antigua como el hom- 
bre, avaro por naturaleza de singularizarse entre los demás, amante de extrañas no- 
vedades, premioso y torpe en saber decir con hermosa propiedad las cosas cuotidia- 
nas y comunes. No querer hablar á lo humano, y mezclar bárbaramente voces de di- 
versos idiomas; ignorar que la creación poética ha de costar grande Irabigo á quien la 
escribe, muy poco á quien la lea; buscar en la exageradon el estro que no ha oenoe- 
dido el cielo, y amontonar metáforas en el discurso haciendo enigmas y gerogttficos 
indescirrables ; lobreguecer el estilo basta el punto de que por él no se poeda camioar sin 
linterna ; é hincharse, en ñn , con la algaravía de palabras murciélagas y razÓBamientos 
lechuzas , — es pretender plaza de sábioi de filósofo á par de las nubes, de poeta á me* 
dida de los abismos; eso es ser culto; ese el lenguaje broma « la música del cieno de 
que se enfadó Aristófanes, tomándola por regocijado asunto de su comedia de Lm ráe- 
nos. En los tiempos de la sencillez griega abundaban los escritoces hinchados y nebo- 
losos, y los poetas enyedrados, fontanos y floridos, sin faltar los nocturnos y estrelle- 
ros ; revolviendo los cantos y números con nombres vacíos y altisonantes, diciendo pc»r 
circunloquios lo que sencilla y galanamente puede decirse. Al siglo de Augusto no al- 
taron culteranos : lo eran Mecenas y Tiberio, y aun más el triunviro Marco Antonio, 
ambicioso de escribir lo que admirasen los demás y no lo que entendiesen. Inútiles 
fueron los consejos y avisos de Propercio y Horacio; en vano, en la edad de Claudio y 
de Nerón, sacaba Petronio á la vergüenza al doctor umbrático, sombrío y tenebroso, 
que esterilizaba los romanos ingenios extendido la enorme y ftmfiírrona palabrería 
.venida no hacia mucho de Asia, por quien no habia quedado de buen color verso ni 
escrito alguno. Y ¿por qué no se pudo atajar el mal? ¿Por qué? Óigase de la boca de 
san Jerónimo : « Nada tan fácil como á la vil plebe é indocto vulgo deslumhrar con la 
taravilla de la lengua ; porque la gente ignorante^ baja admira y aplaude más lo que 
menos entiende.! 

Algunos críticos de valía, modernos y antiguos, ponen en las escnehis, atentas por 
lo común á fórmulas y cuestiones metefísicas , el germen y raíz del e^o afisotado, y 
suponen que de ellas ha partido siempre. Epicteto dijo que « el escolástico es animal de 
quien todos se ríen. » Y diez y seis siglos después, Quevedo prorumpe ea estas desabri- 
das palabras : c ¡Qué ocupadas están las escuelas en enseñar lo que no saben , lo qoe á 
los discípulos no les importa aprender, lo que para nada sirve! Las canas hallan tan 
inocente el juicio como el primer cabello ; la vejez se conoce más en las enfermedades 
y arrugas , que en el seso y prudencki. ¿De qué te aprovecha saber si la generación es 
alteración, y si á la alteración se da movimiento? ¿ De qoósiia materia prima puedeestar 
sin forma ó no? ¿De qué toda la confusa cuestión de los indivisibles , entes de raxon y 
universales, siendo cosas imaginarías, y fuera del uso de las cosas tocantes á las cos- 
tumbres y república interíor ni exteríor ; y que cuando las sepas no sabes nada qne á tí 
ai á otro importe á las mejoras déla vída.i ...?>< De buena gana lloro la satisfiaocion con 



DISCURSO PRELlMIIfJin. n\ 

que dlgtmos hoy se llaman cultos , siendo tenaerarios y monstruosos ; y presumen de 
que hoy se sabe hablar lengua castellana , cuando no se sabe dónde se habla. Los cor- 
rillos de legos parecen junta de diferentes naciones , desde que algunos hipócritas de 
DomiDativos empezaron á salpicar de latines nuestra lengua, que enriqueció á todo el 
mondo con esclare^dísimos escritores en prosa y verso.» — Un excelente crflico, exa- 
minando las circunstancias en que se ha desarrollado y tomado vuelo el culteranismo, 
observa que no le entronizaron jamás los esfuerzos de un solo hombre , que su elabo- 
raéíon ha sido lenta , y su crecimiento compañero mseparable de la decadencia de ia« 
naciones. «Las sociedades corrompidas (dice), como los hombres estragados, nosesa- 
lisfccen con lo natural y sencillo ; necesitan , en lo extraordinario y nuevo , pábulo á su 
grosero deleite. Para los que saben leer en el corazón de los tiempos , la aduladora 
elegancia de Policiano predice desde un siglo antes la corrupdon de Marino ; la pompa 
excesiva de Herrera anuncia ya las hinchadas nebulosidades de Góngora {<). » 

Lo propio que en la antigua Roma hubo de staceder entre nosotros. Ya en los tiem- 
pos de don Joan el II los poetas pretendieron españolizar muchas voces latinas, y tras- 
ibroiar nuestra ihise con el hipérbaton del Idioma del Lacio. Se opuso á que estas se- 
millas por entonces germinasen el feliz renacimiento de las artes y letras , gloria del 
ponUfii^Mlo de León X y del imperio de Carlos ¥• Pero brotaron y difundieron su ve- 
neno mortífero tan pronto como logró en Italia hacerse caudillo de las turbas de escri- 
tores afectados el caballero Marino , y encender el entusiasmo y cautivar la admiración 
de los franceses. En esto ^ an gran poeta español , desnudándose locamente de las her- 
mosas galas con qoe resjdandecia en el Parnaso , erígese en campeón del nuevo estilo, 
y leMtoriza, y da (| miserabte'^ suerte I ) su nombre á la más espantosa anarquía lite- 
raria, á la total depravación del buen gusto. ¡Y halló séquito y aplauso y adulación 
ana escuela , cuya más ciego partidario terminaba con las siguientes palabras el co- 
mento que hizo á las obras de Góngora ! t Esto es cuanto he podido adivinar en la ex- 
plioadon de tan dificil^ períodos. > 

Famoso vejamen da el sartfríco á los gongorinos con La Ckdia himiparla y con la 
Perinola; documentos inapreciables ofrece á la historia Uteraria en el Juicio de las poe- 
m de fray Luis de León , dffigido al conde-duque de Olivares ; y sabrosamente ridi- 
oolin en d Cuento de cuentos las ídióticas frases del vulgo, las hipérboles y sonsonetes 
extravagantes, los inútiles bordoncillos que embrollan la conversación y el estilo de 
escribir cartas, viciando la buena prosa y teniendo enfadado el mundo. Hasta hoy se 
apreciaba y extractaba la Perinola como un tesoro de noticias bibliográficas; pero nada 
nenas q«e eso : mis investigaciones sobre este ponto creo han de ser de alguna uti- 
lidad á la bíbliografia española. En fin, esiM Discursos cfüico^üerarios se oomfúetan coo 
jmos, prólogos y advertencias que puso Qurveoo en libros ajenos, y oún las censuras 
y aprobaciones que se le encomendaron. 

Al fyisíolario y documenlios relativos á la vida dd autor se consagra la sección últí- 
ns del presente volumen. Ciento sesenta y nueve cartas, de ellas ciento quince iné- 
ditas; f ciento sesenta y dos documentos , de ios cuales noventa y nueve por vez pri- 
ñera salen á pública luz , esclarecen todos los sucesos prósperos y adversos de la vida 

(i) Mi eatrambla migo el docto acvléinico y bízano poeU don Monuel Cañete , en su Diíownoeriiico acerca 
Í€ In cbroi de don Luis de Góngora y Argote, y en otro Sobre el origen , carácter é importancia del cultera' 
"^. Tratando después que él la materia , es Imposible dejar de repetir sus fundadas y juiciosas obserracio- 
M^i m coa lat miamai piiabiaf eoo qW'iaiBi|ot«blineiita k)« Garnuila. 



xxn DMURSO PRBUailNAR. 

del seSor de Juan Abad ; sorpréndenle en el secteto y Itberlad del hogar dom^tico, 
robostecen la opioioD qoe de su índole y carácter han formado los doctos, y ultiman 
el proceso donde el escritor, á más de sabio y de espíritu valiente , aparece Kmpio de 
nota que le inferné. Pero no solo esta seocioo , todo el tomo brinda con preciosos da- 
tos al biógrafo de Que vedo. Hállanse, dignos de estudio, en la ViM de san Pablo y en 
la Virtud militante ; en sus Epistolae á imitación de las de Séneca los hay de sumo 
interés para conocer á fondo las últimas persecuciones del autor. Además , el Efisto^ 
lorio y documentos corrigen algunos yerros y descuidos en que, al bosquejar la vida 
del escritor, colocada al frente del primer tomo , hube de incurrir siguiendo los pasos 
de mis predecesores. Ful el último en repetir sus asertos; sea el primero en.énmendar- 
los. ¿No añrmé yo con buenas y valederas autoridades que, á los diez y seis años, re- 
cibió DON Francisco el grado de Licencia en Teología? Habiendo parecido los libros 
académicos de la Complutense, resulta que precisamente al cumplir aquella edad, po* 
nia término al estudio de las lenguas griega y latina, y empezaba á conocer los rudi- 
mentos filosóficos. ¿Se sabia por qué se intituló señor de la Torre de Joan Abad? Ya, 
con las antigüedades del campo de Montiel, he podido averiguarlo hasta laa semini- 
mas. Lea con espacio esta última sección el curioso; y unas veces, en compañía de 
nuestro autor por Sierra-^Morena y la Mancha, hará la vida del hidalgo de aldea eo 
los tiempos de don Quijote ; otras , le seguirá por el intrincado laberinto de la corte 
y á las arriesgadas empresas de Italia ; y finalmente, se enterará de lo que se trate 
con más reserva en las secretarías y consejos, viendo al monarca extender de su puño 
las órdenes para desterrarle, y oyendo de los poderosos el concepto en que le toikin« 

Para fijar el texto de este segundo tomo he confrontado cuatrocientos maouacritos 
y veinte y ocho ediciones, cuyas más principales variantes jastífican al pié de cada 
página mi ímproba y fatigosa tarea. AUf no escaseo tampoco las notas literarias é his- 
tóricas para que resalte la época y el espíritu é intento del autor , y se desvanezca la 
oscuridad de los pasajes difíciles. Ni trabajo ni diligencia perdoné para ello ; y cuan- 
do mis estudios aparecian inferiores á los de algún amigo que me coamnioaba^on des- 
prendimiento los suyos, estos y no los mies en seguida fueron coa sa nombre á la 
imprenta. Por áltimo, las antiguas aprobadones y elogios que á estas obras correspon-* 
den , y un copioso índice de los manuscritos consultados, con expresión de sus dueiost 
forman los principios del Kbro. 

Y ahora le aseguro á usted, señor don Juan, que más de cuatro buenas tentaciones 
me han dado de acompañar tales alabanzas con las que por el Uxno primero, y para que 
yo no desmayase, merecí á ingenios esclarecidos : sáficos latinos del sabio y virtuoso don 
Jaan María Capitán; versos castellanos délos excelentes poetas don Joaquín José Cer« 
vino y don José González de Tejada ; juicios críticos llenos de erudición é indulgencia, 
debidos á la autorizada pluma de los señores den £duardo González de Pedroso, don 
Rafael María Bárait, don Agustín Darán^ don Manuel Cañete, don José María de Ala - 
va y monsieur Philaréte Chasles. Pero si en un libro que censura la raaidad esto pu**- 
diera parecério , porque ea él se condeaa también la ingratitud» estoy i^ obligación 
de dar aquí públicas gracias á tan generosos escritores. Ríndolas igualotente al sefior 
don Pascual de Gayangos, siempre anheloso de facilitarme raras, ediciones y códi- 
ces, buscándolos de intento en sus frecuentes viajes por Inglaterra y Francia. Recíbalas 
asimismo el señor don Cayetano Alberto de la Barrera, que sin ponocerme, luego que 
publiqué el tomo primero, puso á disposímoa aiia todos sus libros y papeles, írato <te 



DISCURSO PRELIMINAR. nm 

largas vigilias y sacrificios, y en el retiro de mi casa, con moderación indecible me 
advírlió de los descuidos que en mi trabajo habia notado. Pero semejantes finezas y 
otras muchas de que soy deudor á diferentes personas, tienen su lugar propio algunas 
planas adelante , y en los sitios donde es de interés la referencia. ¡Dichoso yo, que 
merced á tan hidalgos espíritus vi florido y ameno el desierto de las investigaciones 
eruditas , y alcancé premios de corporaciones insignes y la estimación de los hombres 
honrados ! ¡ Venturoso yo, que tuve á usted por guia solícito al acometer mi empre- 
sa ; más venturoso mil veces si usted hoy me anima á continuarla! 

Madrid, i2 de febrero de 1859. 

AURBLIANO FeRNANDRZ-GoBRBA Y OrBG. 



APROBACIONES 

A LAS OBRAS DE DON FRANOSCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. 



VIDA DE SANTO TOMAS DE VILLANUEVA. 

Aprobación del reverenáimw padre maestro 
fray Juan de San Agu$Unf protmeial de ¡a 
provincia de Ca$tüla^ de la observancia de la 
orden de San Agustín^ y consultor de la su- 
prema Inquisición. 

Por mandado del serenísimo señor infante de 
España don Femando de Austria, etc., y su 
vicario, tie visto el Epítome que ha compuesto 
don Francisco de Quevedo ViUegas de la Uislo^ 
ría de la vida y muerte del beato fray Tomás de 
Villanueva, reli^^ioso de la orden de nuestro 
padre San Agustm, hijo desta provincia en el 
convento de Salamanca , y después arzobispo de 
Valencia. Y asi por la verdad y puntualidad de 
la Historia^ por la edificación ejemplar que 
contiene para los fieles, y en particular para 

(arelados, y por la gravedad y agudeza del esti- 
o, como también por la devoción que en este 
trabajo ha mostrado el autor, se le puede y debe 
dar Ucencia para que lo iropriraa. Y lo firmo en 
el convento de San Felipe de Madrid, á 28 de 
Agosto de 620.— M* fray Juan de San Agustín. 
(En la edición prtocipe.) 



Aprobaeian del padre presentado fray Jacinto 
de Colmenares, de la orden de Sanio Domingo. 

Por mandado de los señores del consejo real 
de su majestad vi el Epítome de la vida del santo 
fra¡i Tomás de Villanueva^ religioso de nue^o 
padre san AgusHn^ compuesto por don Fran- 
cisco de Quevedo , caballero del hábito de San- 
tiago. Y no hav en él cosa que contradiga á 
nuestra fe, ni a las buenas costumbres, antes 
está lleno de celo devoto, y muestra (en suma 
breve) parte de la erudición de su autor, dejando 
á todos con deseo de ver la Historia que pro- 
mete para servicio del Santo y honra de nuestra 
nación y lengua. Y asi, me pÍEirece se le puede 
dar licencia para que le imprima, siendo su 
majestad servido. Fecha en el colegio de Santo 
Tomás de Madrid , 30 de agosto de 620.— El 
presentado fray Jacinto da Colmenares. 

(Bn la Biisma.) 



Censura del doctor Francisco Sanehe% de Vüla^ 
nueva 9 capellán y predicador de su majestad. 

Lei este Epitome de la vida del bienaventurado 
santo fray Tomás de Villanueva^ arzobispo de 
Valencia^ escrito por don Francisco de Quevedo 
Villegas, caballero del hábito de Santiago, gran- 
de ingenio y adornado de lo recóndito de todas 
buenas letras. En estos breves cuadernos se co- 
noce esta verdad, como en la linea Apeles. 
Esperamos con afecto el cuerpo grande dé la 
Historia, donde se verá que como este santísimo 
varón, digno de honrar el lado á los Ambro- 
sios y Paulinos, fué idea de prelados, asi su 
historiador es ejemplar del acierto en escribir 
semejantes materias: trabajo tan mal logrado 
como intentado de muchos; aquí felizmente 
conseguido , por el merecimiento del asunto lo 
primero, en tiempos que les parece á algunos 
carecerán de nombre famoso si no consagran 
á vanidades del siglo sus plumas ( — pero como 
dice san Severo Sulpicio, escribiendo la vida de 
san Martin : Quid posteris emolumenti itdit te- 
gendo Hectorem pugnantem, aút Socratemphi^ 
losophantem? cum eos non solumimitari stultltia 
sit, sed non acerrimé impugnare demerUia : gtiíp- 
pe humanam vitam praesentibus tantum actibus 
aestimantesspessuasfabulis^ animas suas sepul^ 
chro dederunt)\ lo segundo, por la ventaja con 

3ue discurre: seguro testimonio de que no pu- 
iera encargarse esta empresa á persona ingC" 
nium cui sil, cui mens divimor, calificado abono 
del aue asi lo juzgare. En Madrid, agosto 30: 620. 
—El doctor Francisco Sánchez de Villanueva. 
(Eo la roisma edición.) 



El presentado fray Lamberto Novella, pre- 
dicador general de la orden de Predicadores, 
de comisión del muy ilustre señor el doctor 
Pedro Garcés , prior díe Ruesta, oficial y vicario 

Eneral del arzobispado de Valencia, por el 
strisimo y reverendísimo señor don fray Id- 
doro Aliaga, arzobispo de la misma ciudad, he 
visto y con atención leido el Epítome á la his^ 
toria de la vida qemplar y gloriosa muerte del 
beato don Tomás de Villanueva, religioso de la 
orden de nuestro padre San Augustin arzobispo 
que fué desta ciudad de Valencia, por don Fran- 



xxTi DON FRANCISCO DE 

cisco de Quevedo Villegas, caballero del hábito 
de Santiago; y no be bailado en él cosa alguna 
contraria á nuestra santa fe ni á las buenas 
costumbres, antes está Heno de grandes ejem- 
plos para prelados y subditos , con mucha ver- 
dad oe historia y devoción traídos. Y asi, jutgo 
se le debe dar licencia j^ra (jue se imprima. En 
este real convento de Predicadores de Valen- 
cia, en 14 da noviembre 1627.^ El presentado, 
fray Lamberto Novella. 

(Eo la iropresioo de Valencia de ieS7.) 



Por la obligación de mi oficio he visto el libro 
intitulado Epitome á la historia de la vida qem" 

Ílar , y gloriosa muerte del btenaoentm-ado /hi|f 
'omás de Vülanueva, de la arden de San Augus- 
tín, arzobispo aue fué de este arzobispado de 
Valencia, con la aprobación del Ordinario. Y 
porque no hallo en él cosa por la cual no se deba 
Imprimir , antes es digno que los cristianos le 
vean para instrucción, dechado v ejemplo de 
lodos; por tanto , en razón de mi oficio doy per- 
misión y facultad para que se pueda impnmir 
en este reino. Y ordeno que antes que se saque 
á luz ni se pueda dar ni vender, se traiga ante 
m\ para que le examine si concuerda con el 
original que he visto. Dada en Valencia, á 1 8 dias 
del mes de noviembre de 1627 años.— El doc- 
tor Guillen Ramón Mora, abogado fiscal de su 

majestad. 

(En la misma edidon ) 



LA CUNA Y LA SEPULTURA. 

La Dotrina moral de don Francisco de Que- 
vedo y Villegas he visto y leido con atención; y 
la merece de la mayor curiosidad, que con esta 
enseñanza se verá defendida para que no pue- 
da parecer mal el cuidado de su ocupación : no 
dejará de hallarse mejorada en esta escuela, 
gracias al autor, que ha sabido con lo dulce de 
otras leciones mezclar lo provechoso de una 
cristiana filosofía , sin que ofenda en nada á la 
religión y buenas costumbres. Este es mi pa- 
recer. En Zaragoza» á 29 de abril de 1630.—EI 
doctor Virio de Vera. 

(En la primera edidon ; Zaragoza , 1620.) 



Aprobación del padre Juan Eusebio, de la Com- 
pañía de Jesús (a). 

Con gusto be leido una obra de don Fraikcis- 
CQ áñ Quevedo intitulada Cuna y Sepultura, de 
cuya úíúñm me mandó el señor Vicario le in- 
tbrmaBii. Está llena de desengaños, para loa 
dtalfíft es acomodado argumento su título; son 
verdades las que dice. V asi nada tiene contra la 
fé ni contra las buenas costumbres ; contra las 
Inalas muclio, ti e) ánimo de los lectores bua-^ 

\a^ Impreio ^i f1 lexto de este segundo tomo de Us Okrát de 
% b« pirf Hdo U nrisima edlefon de L» cano f ñt »qm/ilf- 
H «• máríá tSo «f ieu. hú 4a« dio é ki pAllaa TS, 



QÜEVEDO VILLEGAS. 

care menos entretenimiento que desengaño. Re- 
preséntanos en ella los sentimientos estoicos de 
más vivo color á luz cristiana. El ingenio del 
autor (aunque siempre por si feliz, ahora dicho- 
so por su asunto) me admira verse igual aqui y 
uno mismo ; ai bien, al paso de la ventaja dá 
argumento, aventajado aun á si mismo. Parece 
que Epicteto se nos ha vuelto español , que Cri- 
sipo claro , que Seaon Iraiable , qoe Aiití|>a- 
tro breve, que Cleantes vivo, que Séneca cris- 
tiano. 
En este imperial colegio de la Compañía de Je- 

respecto de la dedicaiorii, enmiéBdese, y en el haeeo qoe apirece 
lili pdngiM U slfuiente : 

Al aeffon IK>^ Joan ms Chaves t MKtvoozA , eabaUéro dtí 
kábUé dé SáiUiage, prnideMe M Cúwútio ég tas Or- 
deneSr^ M Céiuejú ifcéwmradi m M^f^MBd^ Cúnáe 
de la Caliadüt Seier de la eUta de Santa Cruz de U 

' Sierra, 

EsU dedicatoria, SeSor. en vaeaeftorüi ae enoblece 
eo el oficio antiguo, añadiendo al ser reconocida el ser 
fiel; poes no lleta á sos manos esta obra mía por elección, 
aifto por deoda. Menos es de mi estudio que de vnese- 
fioria; poes siendo arte 4e adquirir las virtudes y des- 
preciar hit victos, le doy ttu traslado de sas gloriosai 
acciofies. Secretos son «le la verdad , que buscan ea 
voeaeitoría voi vivaque los deelare; paes ba sido y es 
original qna los eoaefia ttinistf o uui graude* qse aa sai 
manos ba visto siempre la juaUcia que sus batanzas baa 
gobernado su espada ; no la espada sus balaaaas. Por 
esto las aaisteooias inameMblea ¿ la couaervacioo del bisa 
público, en t» mismo tiempo ae kan valido de voesefioria 
cono si fuera multiplicado en personas. Y cou esto con- 
fesaran cuanto cebaran monos que no fuese mucbos, si 
solo, no experimentaran que valia por todos, repariiéo- 
deseen cuidado infatigable por tantos tribunales, juntas 
y presidencia; baeiendo en lodos , con las costumbres de 
lu£, oHcio de dia. Vistiéronse en vuesefioria las letras de 
púrpura en la gran sangre de sus venas , derivada de ta 
esclarecitia casa de Chafes ; cuya ilustrisima memoria 
está bien poblada de tantos ricos hombres y señores, 
pues sin sus blasones no se lee corónica desde la primera 
antigüedad de i£spaaa , ni privHegió dosde no seaa blaadn 
los señores deUa. Por otra parte la casa de Mendosa (por 
tantos lados real , siempre grande , de quien se inundan 
todos los reinos de granéeaas y seiorlés) se aAadc por 
prerogstlva los méritos de las letras y integridad oeo 
qoe vuesefioria , en tao grandes cargos , hace amable su 
veieraeion • y doou sa admirada yespléadida gloria. Y lo 
que miase debe estimar es que , por todas escás raaones, 
es vueseñoriaoon toda su sangre y su casa una viva ala- 
baau y una ardiente aclamacioa de las sumamente pro- 
videntes elecciones de la miyestad soberana dd Bey 
nuestro sefior don Felipe el Grande , cuarto deste nom^ 
bre, que Continuando y creciendo las de su santo padre, 
ha dado i vuesefioria aquellos puestos qoe necesitaban 
d« ministro tan digno. Vo, Señor, por desquitar la culpa 
que tiene quien escribe lo que no obra , lo dedico á vue- 
señoHa que lo obra y no lo escribe. K\ utulo deste libro 
es , Conocimiento propio, y desengaño de lat cotaingenat. 
^ como le ^é dedicar, le he sabido escribir, será dlgpfio de 
la protección de viieseiM>Ha, k quien lestfcHsto nuestro 
Señor dé su gritia y larga vida con buena salud , como 
deseo. — Madrid , M de mayo de 1033. — Don Frandteo 
de Quevedo Villegas, 



APROBACIONES Á SUS OBRAS. 

I^Sus, á 19 de junio de 1633.-^uaD Eusebío Hie- 
rre mberg. 



lí 



• ( K» U eükioo principe: Madrid , ld34.) 



rsj 

'3c. 

- 3i Este librito de la Cuna y Sepultura , por don 
'ÍSíFrancij'CO Que vedo Ville^, no tiene cosa al- 
^' if^una por la cual se deba impedir nueva ímpre- 
w? ^ion; y contiene muchas, muy buenas, y de gran- 
de inffenio» muy parecidas a las demás que su 
Coautor ha comunicado á los doctos. Y es mi pa- 
recer, que el señof vicario general de Barcelona 
°* pueda con seguridad conceder licencia , para 
que se imprima y publique. En testimonio firmé 
a I la presente cédula de mi mano en el Convento 
f^ de santa.Catarína martvr de Barcelona en 90 de 
10 Febrero, 16SS;— Fr. f bomas Roca. 
^ ( Én It impresión de Barcelona de i 635.) 



Aprobación del maestro frau Lamberto Novella, 
de la orden de Predicadores ^ hijo del real 
convento de Valencia. 



El maestro firay Lamberlo Novella , de la or- 
den de Pr^cadores, di^o que, de comisión 
del muy ilustre seik)r don Martin Dolz del Cas- 
tellar , canónico de la santa iglesia de Zaragoza, 
oñcial y vicario general del arzobispado de la 
ciudad de Valencia , por el ilustrísimo y reve- 
rendisiilno señor don fray Isidoro Aliaga , arzo- 
bispo de dicha ciudad , he leído con cuidado 
este libro, intitulado La cuna y la sepultura ^ cora- 
puesto por don Francisco de Quevedo, caballe- 
ro del hábito de Santiago, señor de la villa de 
la Torre de Juan Abad. Y no he hallado en él 
cosa alguna contra nuestra santa fe católica 
ni contra las buenas costumbres ; antes es libro 
digno del ingenio de su autor, lleno de verdades 
y desengaños, bien acomodados al titulo que 
le da. Y creo que los que le leyeren verán como 
en espejo claro su miseria, que comenzó en la 
cuna y acaba en la sepultura : grande desenga- 
ño de la soberbia y altivez de los hombres. Y 
asi, juzgo se le puede dar la licencia que pide 
para imprimirle. En este real convento de Pre- 
dicadores de Valencia, en 22 de febrero 1635. 
— El maestro fray Lamberto Novella. 

( En la de Valencia del mismo afio.) 



US CUATRO PESTES Y LAS CUATRO 
FANTASMAS. 

Por comisión del excelentisimo señor conde 
de Lemos , virey y capitán general deste reino 
de Aragón, he visto el libro intitulado Virtud mi- 
litante contra las cuatro pestes del mundo, envi-- 
dia^ ingratitud^ soberbm^ avaricia, compuesto 
por don Francisco de Quevedo. Y habiéndolo 
leido de verbo ad verbum con el cuidado y aten- 
ción que he podido, no he hallado en él cosa que 
Q.-n. 



XXVít 

contravenga á nuestra saut^ fe católica, ni á las 
buenas costumbres, ni á la dotrina de los santos 
padres de la Iglesia, ni á las reglas del Índice 
expurgatorio, ni digna de censura teológica, ni 
en agravio de las regalías de su majestad. Antes 
bien he notado, como digno de toda alabanza, 
que siendo el autor caballero secular, de capa 
y espada , se muestra muy versado en la Sagra- 
da Escritura y leido en las dotrinas de los san- 
tos Padres de la Iglesia , y discurre en las mate- 
rias de su asunto altamente con estilo grave y 
agudo. Por lo cual siento que su excelencia 
debe dar licencia para que se imprima, por la 
utilidad que de su leyenda se puede seguir al 
pueblo cristiano. Asi lo siento. Y lo firmé de 
mi mano en esle convento de San Francisco de 
Zaragoza, en 16 de mayo de 1651. —Fray Bar- 
tolomé Foyas. 

(En la edición principe; Zaragoza , 1681.) 



PROVIDENCIA DE DIOS. 

Aprobación del padre maestro fray Antonio Iri* 
barren , catedrático de Escritura en la univer-- 
sidad de Zaragoza, y examinador sinodal de 
stt arzobispado. 

Solamente por obedecer al ilustrísimo señor 
don Lorenzo Ármengual del Pino, obispo auxi- 
liar de este arzobispado, diré brevemente rai 
sentir; porque juzgo que las obras del admira- 
ble ingenio de don Franciscb de Quevedo ha- 
bían de estar dispensadas de aprobaciones, po- 
niendo solamente en la frente de ellas aquella 
inscripción del Evangelio : Operíbus creaite. Y 
asi digo que este libro, siendo como los demás 
de este autor, es como ninguno de ellos, por dos 
singularidades : la primera , porque hasta ahora 
no se habia visto en el mundo; la segunda, 
porque su materia es tan sumamente prove- 
chosa, como constará á quien lo lea. Este es mi 
sentir, en el colegio de San Vicente Ferrer de 
Zaragoza: julio á 27 de 4700. -íFray Antonio 
Iribarren. 

(Edición principe.) 



Aprobación del doctor don FeHpe Gradan Ser- 
ranOy asesor de la bailia general de Aragón 
y de la ciudad de Zaragoza. 

De orden del muy ilustre señor doctor don 
Antonio Blanco, del consejo de su majestad en 
el supremo de Aragón, y regente de la real 
chancilleria de este reino, he visto con mucho 
gusto estfi obra de don Francisco de Quevedo; 
y no be hallado en ella cosa alguna que se opon- 
ga á las regalias de su majestad , antes bien ¡a 
juzgo dignísima de que se dé á la luz pública, 
por la materia v por el estilo. Zaragoza y julio 
29 de 1700.— Don Felipe Gracián Serrano. 
(En el miaño ejemplar.) 



kxvm 



DON FtUNaSCÓ DB 



JOB. 



Censura, de comiáon del ordinario^ dada por 
el muy reverendo padre fray Francisco Palan- 
co, lector jubilado, calificador deUanto Oficio 
y de sus juntas secretas^ revisor de libros, exa- 
minador sinodal de este arzobispado de Tole- 
do, electo obispo de Panamá, antes vicario gú- 
neial y al presente provincial de los mínimos 
de San Francisco de Paula en esta de las dos 
Castillas, etc. 

Por coifilsion del senor don Isidro de Porras 

IMontú&r, tenrente de vicario de esta villa de 
adrid y su partido, be visto este libro, cuya 
asunto es d^ender la divina Providencia contra 
el ateísmo, en cuyo apoyo se expone el IM>ro de 
Job; su autor don Francisco de Quevedo, caba* 
llero del babito de Santiago, etc. Y aunque el 
celebrado talento y siempre vivo ingenio del 
autor, tan notorio al mundo en sus mucbas 
obras, ya aligadas-á metro , ya suelta» en elo- 
cuente prosa , nos proaietía (en esta) parte no 
menos eiegante,~he hallado que es muóbb más 
de lo que prometía la esperanza; porque se 
aventaja á si mismo en tanto grado, que se pu- 
diera desconocer si el estilo y caracteres no le 
manifestaran proprio. Excede á las demás obras 
en la causa, en la erudición, en la solidez, ver- 
dad y desengaño, y sobre todo en la utilidad pa* 
ra los lectores. En la causa, porque en ninguno 
de sus escritos la toma tan alta- como defender 
la Providencia divina contra el ateismo insi- 
piente, que es el asunto de este libro. En la 
erudición, poraue. aunque siempre la obstentó 
ceneraU aqui la manifiesta surada y divina; 
bebida no solo de los libros divinos y sagrados 
intérpretes (en cuyo coro benemérito se intro- 
duce), si también aprendida por experiencia pro- 
pria en semejante escuela que la de el pacienti- 
símo Job; cuyo libro expone con luces tan so- 
beranas de la más alta razón de estado de la 
Providencia de Dios :— que se puede creer piado- 
samente quisoi«l Altísimo ilustrar á lo divino, en 
los trabajosps y penados fines de su vida, aquel 
grande entendimiento, que en sus principios ba- 
bia sido tan humano; y oue la elocuencia con que 
tanto habia deleitado á los humanos genios entre 
la lisonja de sus aplausos, puesta en el tormento 
de tantos trabajos y adversidades, cantase con 
más soberanos primores al placer de Dios en- 
dechas divinas y grandezas de su Providencia. 
Se excede también en lo sólido y serio de la 
verdad que trata ; porque quitando á los huma- 
nos sucesos la máscara de prósperos ó adversos 
con que, ó lisonjean ó atemorizan á los morta- 
les, descubre el verdadero veneno que ocultan 
aquellos, ó la verdadera triaca que envuelven 
estos, para que nadie se engañe con la super- 
ficial apariencia de los unos ni de los otros. De 
aqui innero la mayor utilidad de esta obra sobre 
las demás; porque aunque el autor siempre se 
mostró desengañado , aun en los asuntos joco- 
sos; pero allí el desengaño es como juego de 



QOEVEOO VILLEGAS. 

cañas, en que las lanzas más divierten que pe- 
netran; aquí las tira de veras , y tan aceradas, 
que paletean ^aata lo íotiaio del corazón que 
las atiende, sin lisonjear al gusto. 

Conócese en esta obra cuan verdadera es la 
sentencia del Sabio : Vexatio dat intellectum; por- 
que aunque el del autor fué siempre grande,— 
la o()inion en ique le pusieron aua trabajos le des- 
pabiló tanto de los achaques de humano, que pa- 
rece le transformó en divino. Quisiera serle se- 
mejante en la facundia y elocuencia, para decir 
todo lo que siento de esta obra; pero me acorta 
la falta ce frases para explicarme. Y m)1o digo, 
cumpliendo con el oficio de censor, que no be 
hallado en este libro cosa alguna que desdiga 
de nuestra santa fe ni de las buenas costum- 
bres; y qué merece la licencia que se le^solicita, 
para que este tesoro, hasta ahora escondido, 
utilice pl público. Asi lo siento en este de nues- 
tra Señora de la Victoria de Madrid, en 17 de 
noviembre de 1713.-^ Fray Francisco Palanco. 

(Obras Postumas, pujilicadas por los herederos de Ga- 
briel de LeM; «adrid, 17iS.) 



INTRODÜCaON A LA VIDA DEVOTA. 

Por remisión del señor licenciado 2Urate, cu* 
ra propio de la iglesia parroquial de San Salvador 
y vicario teniente de^ villa de Madrid, be visto 
el libro intitulado Introducción i la nidia devota, 
que escribió en lengua francesa q1 bienaventu- 
rado Francisco de Sales, obispo y príncipe ea 
Aurelia de los Alóbrojes ; traducido en castella- 
no por don Francisco de Quevedo Villegas, ca- 
ballero deja orden de Santiago .Y en él no hallo 
nada contra nuestra sagrada religión ni buenas 
costumbres, sino antes que toda la dotrina que 
contiene es pia y católica, y de univei'sal prove- 
cho para los fieles que en todos estados buscan 
camino verdadero para la virtud , y medras en 
el servicio de nuestro Señor, y cumplimiento de 
su santa ley. Hallo también la versión ajustada 
con su original, reparada, añadida de mucbas 
faltas y muy correcta de los errores que tenia 
la que se imprimió en Flándes. Y asi, por esto, 

Ír por el útil que ha de resultar de tan santa y pia 
eccion, me parece que se debe dar la licencia 
que se pide. En Maarid, á6 de enero de 1634 
años. — El licenciado Blasco. 

(Edición principe.) 



Censura ddmdrt frau MaUo de la Natividad, 
lector de Teología de la provincia de San Pablo 
de descahos franciscos. 

Por mandado de vuestra alteza he visto un 
libro intitulado Introducción i la vida devota, 
compuesto por el reverendísimo Francisco de 
Sales, obispo de Colonia de los Alóbroies, y tra- 
ducido en castellano de francés por don Fran- 
cisco de Quevedo y Villecas, cabañero del órdea 
de Santiago y se&or de la vUla de la Torre de 



At>ROBACIONES 

lan Abad. En el cual he hallado sana doctrina 
en nada ajena de nuestra santa fe y buenas 
»stua)bres, y de quien se puede esperar pa- 
lca utilidad en las personas que con devota 
encion le leyeren. Y asi, juzgo podrá vuestra 
tezli dar la licencia que se pide para la im- 
resion. Fecha en este convento de. San Gil el 
eal de descalzos de nuestro padre san Fran- 
sco , en 3 de febrero de 1654. — Fray Mateo 
e la Natividad. 

(De U misma edición.) 



iprobacion de don Pedro de VEscoUe, doctor de 
la sagrada facuUad de Paris y examinador 
real. 

Pop orden de su excelencia el señor Chanci- 
ler, he leido un libro intitulado Introducción i 



A 5US OBRAá. kti£ 

la vida devota^ en el cual, thüy lejos dé haber 
reparado cosa alguna que se oponga á nuestra 
santa fe y buenas costumbres, antes he hallado, . 
con grandísimo ^usto y consuelo, que todo lo 
que puede conducir un* alma á la suma perfecion 
resplandece desde el principio hasta á el ñu. Esto 
es lo que el papa Alejanoro YII há expresado 
sensiblemente en dos cartas, que van traducidas 
al principio de esta obra, á cuya letura remito 
el devoto que quisiere enterarse del mérito de 
ella; contentándome con decir que de todos los 
libros espirituales que he leido, ninguno me ha 
parecido más digno de los aplausos de los fieles 
ni más piovechoso para los que. aspiran á la 
gloria eterna. Esto es mi >sentir , $mo meliO' 
ri. París y noviembre á 30 de i712.— De l'Es* 
coUe. 

(Bn el ejemplar de Ambére^, de 1726, en 8,®) 



ELOGIOS 

DE LAS OBRAS PE DON FRANGSCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



M señor don Gregoriú de Tapia y Salcedo, ca- 
ballero del orden de Sani-lago y fiscal de $u 
arden» 

Habiendo tenido la diciía de que llegase á 
mis manos una de las obras más dignas de la 
pluma del insigne don Francisco de Quevedo, 
intitulada Las cuatro pestes y las cuatro fantas- 
mas del mundo ; y viendo que faltaba esta pie- 
dra, la noás preciosa , de la arquitectura de sus 
escritos que corren impresos en un volumen, — 
determiné hacer este beneficio ¿España, dando 
¿ la estampa este , no sé si último pensamiento 
pcSstumo suyo. Y necesitando para sacarle á luz, 
de protección, igualo (siendo vuesamerced tan 
conocido y estimado por su sangre) sus letras, y 
todas las demás prendas que hacen á vuesa- 
merced caballero bien visto y bienquisto. Be 
querido poner debajo de su nombre de vuesa* 
merced este volumen, para oue conozca el mun- 
do que méritos de Castilla saben gozar los aplau- 
sos deludos en Aragón. Y asi, no he menester 
añadir súplicas para que vuesamerced le reciba 
con bene^-olencia , pues en sus singulares par- 
tes es esta virtud la que más resplandece; y yo 
fuera digno de reprensión si juzfpBira que escn- 
to6 de don Francisco de Quevedo no llevaban 
consigo toda la recomendación en su afecto de 
vuesamerced : cuya vida guarde Dios para lus- 
tre de las buenas letras. Zaragoza y julio 42 
de Í6S1. — Humilde criado de vuesamerced. 
Roberto Duport. 

(El merctder de libros, an la edición prineipe; Zara* 
goxa, 1651.) 



Al mun ilustre señor don Juan Luis López, del 
eons^ desunuriestad, y su regente en el sa- 
cro y supremo de los reinos de la corona de 
Aragón, etc. 

Siendo los libros el espíritu de los autores en- 
camado en letras, son también los que en la 
duración de los siglos eternizan su memoria; 
pero esto no es quedándose escondidos como 
escrito privado, sino cuando con la pública 
luz se manifiestan para la enseñanza del mundo; 
porque la sabiduría oculta es como el tesoro 
cerrado en la mina , que no sirve á la común 



utilidad: Sapientia absconsa, el thesaurusin- 
visuB, quae utilitas in utrisquef Todas las obras 
del incomparable ingenio de don Francisco de 
Quevedo le han m^ecido la universal aclama- 
ción de el mundo ; y esta, que hasta ahora no 
había Uegado á la noticia pública , no habia te- 
nido los aplausos que merece, siendo entre to- 
das singularísima. Pero habiendo venido á mi 
mano con gran fortuna mia, y sabier.do que su 
restauración y recobro es único efecto del estu* 
dioso desvelo de vueseñoría, — me ha parecido 
deuda de justicia volverle á su mano, {Mra resti- 
tuirá vueseñoría lo oue debeá su vigilancia el 
orbe literario.Unade las maravillas de Oíos en el 
principio del mundo fué hacer que se manifes- 
tase la tierra que estaba oculta y sin poderse ver, 
porque le faltaba la luz, como dice el señor san- 
to Tomás : y esta noble operación de Dios imita 
vueseñoría 'habiendo procurado que se descu- 
briese y manifestase esta insigne obra. Tanta fa- 
ma y aclamación mereció Josias por haber res- 
taurado y descubierto el libro de la ley, oculto y 
casi perdido entre el polvo y ruinas del Templo, 
como por sus hechos esclarecidos. Y juzgo que 
aunque vueseñoría está justamente venerado de 
todos por sus rectísimos dictámenes y cristianas 
o{>eraciones, le ha de aumentará sus méritos el 
juicio de los doctos un nuevo gradade aprecio, 
por deber á su cuidado el hallazgo de este pre- 
cioso tesoro. Dios guarde á vueseñoría muctios 
agos, como deseo. Zaragoza, agosto 9 de 1700. 
— Besa la mano á vueseñoría su más reconocido 
servidor, Pascual Bueno. 
(En la edición principe de It Prwineia de Diot; Zarago- 

la.noo.) 



El impresor al que leyere. 

Aunque á la mayor parte de las prensas de 
España, y á muchas de las estranjeras, han 
debido las obras del incomparable ingenio de 
don Francisco de Quevedo la gloriosa fatiga 
con que se han empleado en divulgarlas, no se 
dejarán nunca exceder de btras algjunas las de 
Zaragoza en esta tan loable emulación ; siendo 
constante que muchas, y las más principales 
obras suvas. les deben el haber visto ei^elbssu 
primera luz, así en wdade don Francisco como 



XXXII 



ELOGIOS m LAS OBRAS DE DON FRANCISCO DÉ QUEVEDO VILLEGAS. 



(Jespués de ella : según lo atestiguan la primera 
parte de la PolUica de Dios. e\Memorial por el 
Patronato de Santiago'^ la Virtud Militante con- 
tra las cuatro Pestes del Mundo^ la Fortuna con 
seso y hora de todos, sin otras menores, que omi- 
timos. 

Esta misma, pues, feliz tarea continúa hoy 
nuesira oficina, dando la primera vez á la luz 
pública esta sini[ular obra de don Francisco (el 
tratada de Providencia de Dios) , después de 
mis de medio siglo que la escribió, y de ha- 
ber andado oculta todo este tiempo entre envi- 
diosas manos, ó (al menos) negligentes, con da- 
ño común del teatro literario, y particular de 
el crédito que tan lucido parto de su ingenio 
puede aumentarle (aunque lo tenga tan ade-» 
íantado)á su autor. 

La estioNtcion que él mismo bizo de ella (no 
siendo muchas veces los peores censores de sus 
obras sus autores , si es que son de la medi- 
da denuestro don Francisco) , se conoce en la 
memoria que se conserva de su propria mano (de 
qué hablaremos más adelante), en que tareco- 
iioce» ó llora perdida con otras muchas que se 
le desaparecieron entre sus amigos (ó enemigos); 
consolándose como pudo, de no tenerla en su 
• uoder, con dejar firmado de su mano que la ha- 
pia escrito. 

Si has leido los renglones que preceden á 
esta advertencia, ya te Hallarás mformado de á 
(juién se debe el que tan escogida, obra llegase 
a mis manos para pasarla á las tuyas; no vi- 
ciada ni adulterada, como de ordinario sucede, 
sino copiada con puntual fidelidad de el mismo 
oóginal , escrito y enmendado de mano de su 
autor; con que no podrás dudar que esta obra 
sea parto legitimo de el fecundísimo ingenio de 
don Francisco, auíi cuando su mismo carácter, 
estilo y frase, tan particularmente suya, no lo 
dijeran á voces ; como lo reconocerá por si mis- 
mo cualquiera que con menos nue mediana 
. reflexión, hubiere empleado bien algunas horas 
en la lectura de las demás obras suyas. 

El padre jfaurícto de Atlodo, de la sagrada 
teligion de la compañía de Jesús, á quien don 
Francisco dirigió esta obra, con la carta que \b, 
por cabeza de ella, íúé natural de Toloseta , en 
la provincia de Guipúzcoa, y el año de 1641 
be hallaba leyendo cátedra de teología moral 
en su colero de la ciudad de León. 

En* el original de mano de su autor dice la 
firgoa de esta carta Fray Thomás de ViUanueva, 
estilo usado de don francisco con los que tra- 
taba con intimidad, por la gran devoción que 
aiampre tuvo al santo arxobispo de Valencia, 
QÓVQO kxmanifestó en el epitome (que corre im- 
preso) déla Hitíoria de su admirable vida y he^ 
riiQOS virtudes^ que escribió con particular di- 
ligencia , aunque hasta ahora no se ha publi- 
caido. Hame parecido advertirlo aquí , omitiendo 
el poner esta firma al fin de la misma carta, 
oomo jutigo que lo hidera la advertida modestia 
de el mi^mo don Francisco, si la escribiera ó 
^'*bl¡cara ea este tiempo» en que la suprema 



autoridad de la Iglesia le tiene ya puesto en el 
número de los santos. 

De la importancia de esta obra , de la solidei 
de sus dbcursos, del convencimiento de sos 
pruebas te informará ella misma. De las demás 
que escribió don Francisco , y de sus estudios 
y fortuna, el catálogo que se sigue; que aun- 
que no las comprehenda todas, será por lo roe- 
nos el más lleno y apurado de lodos \q% que 
hasta aquí habrás visto. SS le ftieres aficionado 
(pero ¿quién después de casi un siglo de in- 
mortal fama no ha de serlo?), estimarás el ofre- 
cértelo ; que jo, contento con ponerlo en tus 
manos, no qmero exceder en nada de los lími- 
tes de mi instituto. 

(En la propia edicioq.) 

A la feliz memoria del imigne español^ /IMx de 
los ingenios y principe de la erudición^ don 
Francisco dej^uevedo y Villegas, caballero dd 
orden de Santiago^ secretario de su majestad 
y señor de la viUa de la Torre de. Juan Abad, 

' Pocas veces se habrá visto dedicar las obras 
de un autor al autor mismo que las compuso; y 
estas Obras postumas de don Francisco de Que- 
vedo, como singulares en todo, es preciso que 
lo sean hasta en la dedicatoria; por dos razones, 
que ambas tiran las lüieas á un centro provecho- 
so y útilísimo, al desengaño, asi en el autor como 
en ellas mismas. £1 autor es difunto, y sus c^ras 
son las que viven y vivirán á la eternidad ; el 
autores muerto al mundo, y piadosamente cree- 
mos que vive en el cielo. Las obras que acom- 
pañan á sus dueños van siguiendo » por eten^ 
felicidad ó desgracia eterna, á quien ks hizo : 
Opera enim iUorum sequuntur illos (Apoc., 14.); 
y obras tan provechosas como estas, no nos po- 
demos perauadir que no hayan sido muy biai vis- 
tas en aquel tremendo tribunal de Pios, cuando 
dejan tanta enseñanza á los que vivimos en el 
mundo. Todo el desenoaño del autor nació del 
que lo dio el santo Job en sus trabajos, como 
lo confiesa en estas obras , sirviéndole de maes* 
tro y de guia á don Francisco en los suyos; y 
quiso pagarte la buena obra de* su doctrimí ex*- 
tendiéndola, porque otros gozasen de ells : 

guis mihi trihuat ut scribantur sermones meil 
uis mihi det lU exarentur in libro stylo férreo, 
etplumbi lamina y vd ulte sculpantur in siUceJ 
¿Quién me concederá, decia el santo Job, que mis 
palabras se escriban? Seribmtinr; poco le pa- 
reció, escribirse con pluma, sino que con el l>u* 
ril, con el cincel en láminas de bronce, en 
pedernales : Stylo férreo, etplumbi lamina^ vel 
celte sculpantur in süice, Decia bien, porque 
no queriendo sus escritos por su gloria j aplau- 
so popular, sino por una gloria y eternidad di- 
chosa de los que le leyeren, caiga esta obra en 
la mano de don Francisco de Quevedo, que ha 
sabido eternizar los desengttnos de Job. — José 
de Horta. 

(En la Parte tercera de las obru de Qokvido.; JUárid, 
4715.) 



nOGIOS DE LAS OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



Ál lector. 

Las Obras postumas de don Francisco dp 
Qaevedo salen á luz como resucitadas; paes ha- 
biendo estado tantos años en el infeliz sepulcro 
de muchos codiciosos de ajenos tfabajos, ya se 
arrancaron de su corazón como tesoro que se 
pueda repartir á todos/y goce la república cris- 
tiana una riqueza para el cielo que no se en- 
caentra en los minerales de la tierra. 

Ponderar su utilidad es ocioso á quien tiene 
tan inmediato el desengaño ; porque si ha leido 
otras obras del autor, conocerá su punto en las 
cláu<iulas aque) ardor bizarro de su elocuencia, 
aquella fuerza tan poderosa 7 tan dulce de sus 
ratones, que para dech* lo que los demás, lo 
(fice como ninguno, porque lo dice como él solo. 
Las materias que trata son las que le trajo el 
desengaño de sus trabajos en los áltimos años 
de su vida; y son la Inmortalidad del alma^ la 
Proíndeneia dMna y la hweneible paciencia de 
Job. Brinda el gustó el haber de leer á Quevedo 
en tan útiles y provechosos asuntos. Los más 
buscan sus obras por lo que deleitan , pero los 
cnerdamente cristianos busquen lo que deleita 
por lo que aprovecha; que es lo que clamaba 
san Bnodio en los escritos de Fausto : Quaerant 
Qüi quod delectel... Mihi non tám delitias verba 
suaparhmt quám sálutem. Faltan de imprimirse 
los Trenos He Jeremías, que fueran buenos com - 
pañero^ de los trabajos de Job; pero es tal el 
deseo de los eruditos y tal el ansia de sus apa- 
fionados por estas obras, que por satisfacer á 
unos y otros se dan estos tratados luego á la 
prensa; y se pide á los otros y á los unos que si 
saben que alguno tiene algunas obras del autor 
aue (con no pequeña probabilidad y mayor queja 
oe la codicia de los que esconden este bien pu- 
blico) los delaten como á delincuentes en el orbe 
político y cristiano, y restituyan lo que no es 
soyo. Vale. 

(En el mismo cjeflaplar.) 



AltOor don Pedro Pacheco Girón, de el consejó 
de su majestad en los dos supremos de Cas- 
tíBa y de la general Inquisición, etc. 

A la adversa fortuna me han corrido las obras 
de don Francisco de Ouevedo después de su 
moerte, si no se hubiera opuesto la fortuna pro- 
pica del favor y patrocinio de voeseftoria para 
restaurar en alguna parte su pérdida, — macho se 
hibiera malogrado del honor sujro y de Espa- 
ña, faltándole lo lucido y más estimable de tan 
RTtade ingenio. Murió en VUtanueva de los In- 
fantes; y de papeles muchos originales de sus 
ttcrítos, que siempre traia conrigo, se echaron 
entoDoes menos gran suma. De manera que de 
sospoeatas, lo que yo pude alcanzar con todo 
gmro de negociación no fné de veinte partes 
ttna, según aseguraron los mismos que en aque- 



xxxm 

lia ocasión las vieron. Vueseñoría, SeBor, cpn 
su benigno ánimo y inclinado siempre á/avore- 
cer los hombres beneméritos, procuró la resti- 
tución de lo que tan injustamente le habian 
usurpado, aunque hasta agora sin algún efecto. 
Pero por otros medios, con la autoridad grande 
de vueseñoria se ha podido conseguir que mur^ 
cho se repare deaquella ofensa, imprimiéndose 
estos dias á mis expensas una buena cantidad de 
suspoesias, y connopequefkoadorno, entre tanto 

3ue se descubren las otras, que serian de gran - 
e lucimiento. Y a^ora , para entretener con 
más alivio esa dilación , he dispuesto salgan á 
luz juntas todas sus obras de prosa antes im- 
presas , y comprehendidas en un tomo; á quien 
seguirá otro tomo segundo^ donde se conten- 
gan las que, también de prosa , hasta agora no 
se hayan estampado. 

Pero injusta y desagradecidamente procedie- 
ra yo si faltara a tanta deuda de reconocimien- 
to, y no dedicara á vueseñoria esta itjnpresion, 
cuando este español famoso deberá á vueseño- 
ria principalmente su memoria ; y siendo ansí 
que, poniendo su ihistrisimo nombre en su 
principio, tendrá la protección toda que puede 
necesitar, y juntamente honor summo y califi- 
cación, con que quede estimable en el concepto 
común de los naturales y de los extranjeros; 
dando ansi mismo occasion á que todo$ cetebren 
que, cuando los sugetos mayores de 1& monar- 
quía parece que olvidan el aprecio de los inge- 
nios aventajados, hay uno tan superior, que 
los honra y anima. Nuestro Señor guarde la 
muy ilustre persona de vueseñoria edad muy 
larga, como sus criados deseamos y habernos 
menester.-^El menor criado de vueseñoria, Pe- 
dro Coelk). 

(Dedicatoria del mercader de libros al frente de la Ensg' 
ñama entretenida, i imairota moraHúad,tic. ; Madrid, 
por Diego Dias de la Carrera , i648.) 



A don Pedro Sarmiento de Mendoza, conde de 
Bivadavia, adelantado de Galicia, del orden 
de Calatraia. 

Si las relevantes prendas, amables partes y es- 
clarecida nobleza de vueseñoria necesitaran del 
esfberzo de mis elogios, las ensalzara con tan 
asombrosas hipérboles, que tocando en lo legí- 
timo de la venlad , no se rozara con lo bastardo 
déla lisonja. Pero si el manifestar lo que todos 
con tan plausibles aclamaciones confiesan, no 
es festejarle y servirle; y ponderar lo que otros 
aplauden, no es raza de gloriosa fineza, —tuve 
por más acertado dictamen y más bien adverti- 
da economía hacer, en esta carta, pública confe- 
sión de los infinitos empeños en que vueseñoria 
me tiene constituido: que nunca biensatisfaciera 
yo á mí oficio si con tan ingenua declaración no 
mtimara al orbe que cbien podrán reducir á nú- 
mero los diamantes que en el cielo brillan ; pero 
no estrechar á guarismo los beneficios que á vue- 
séñoriamis afectuososrendimientos reconocen» ¿ 



XXXIV ELOGIOS DE LAS OBRAS DE DON 

Y para pagar alguna (aunque pequeña) parte, de- 
terminé estampar á mis expensas las obras de 
4iquel insigne varón que ea el templo de la Fama 
se ha construido en elevado solio' tan inmortal 
memoria : don Francisco, digo, de ftuevedo, 
que solo con haberle mentado, en breve esfera 
de palabras dilaté anchurosísimas campañas de 
encomios y panegíricos. Es de las festivas sazo- 
nes y sazonadas seriedades de tan heroico su- 
geto el delicado plato que a vueseñoría presen- 
to; que el mañosp artificio de un pobre no pudo 
inventar para el gusto de vueseñoría, tan hecho 
a lo primoroso de las mejores letras, más sabro- 
sa lisonja que hacerle ni más apropositado pre- 
sente con que obligarle. Guarde Dios á vueseño- 
ría las edades que merecen sus esclarecientes 
virtudes y los años^ue piden mis humildes ren- 
dimientos: que con eso en lo cordial de mi afec- 
to le erijo obeliscos de inmortales duraciones.— 
De vue.<eñoria el más postrado siervo y reconoci- 
do criado^ Tomás Altai. 

( t)€(Jicalor¡a del mercader de libros gue publicó Todas 
las obras en prosa úe don Francisco de Quevedo ; Madrid, 
()or Diego Díaz de la Carrera , i650.) « 



Al exeelenttsmo señor don Antonio Juan Luis de 
la Cerda, duque de Medina-Celi y de Alcalá, 
conde de la ciudad y gran Puerto de Santa Ma- 
ría, marqués de Alcalá y Cogolludo, señor de 
Lobón, Deza y Enciso, capitán general del mar 

» Océano y cofitas de Andalucia, comendador de 
la Morulla , del hábito de Alcántara, etc. 

Las obras poéticas de don Francisco de Que * 
vedo Vill^as se dedicaron una y otra vez al 
nombre de vu celencia, para que lograsen , á la 
sombra de su protección , los aplausos mayores 
que español ingenio ha conseguido; por ser este 
ingenio español igual , y aun superior, á muchos 
que (ilustradas sus frentes de laurel inmortal) 
son adorno de nuestro floridísimo siglo. 

Y si murió don Francisco, su gratitud á los fa- 
vores que vuecelencia le hizo no murió, pues 
aun sus cenizaá son perpetua confesión de sus 
beneficios y aclamación de su grandeza. 

En cada una de sus obras renace su memo- 
ria, para que la posteridad venere una atención 
que compite en eternidades con su fama; pues, 
faltando el autor, aquella permanece inviolable 
al tiempo y al sepulcro. 

£sta manifestación de su ánimo (tanto venero 
aun sus más retiradas insinuaciones) no me 
deja arbitrar en la dirección deste libro; pues 
nadie dudará que á vuecelencia solo consagrara 
aquel gran varón sus escritos, si viviera cuando 
se publicaron. Suya es, Señor, no mía, esta 
elección. Y así vuecelencia la admita , por ser su 
autor el^ que afecta consagrar sus obras al nom- 
bre esclarecido de vuecelencia, que yo me con- 
teuto-con el peqqeño mérito de ejecutar sus de- 
seos; si es acaso mérito pequeño tributar a vue- 
celencia este. volumen de sus obras en prosa, 
que, llenas de errores y divididas en cortos vo- 



FRANCISCO DE QüBVEDO VILLEGAS, 
lúmenes, peregrinaban por Europa, ocupando 
también las imprentas forasteras. Pero ahora 
que juntas» enmendadas y añadidas por sus mis- 
mos origínales llegan á los pies de vuecelencia, 
lograrán todas nuevos y mayores aplausos, que 
excedan á los que han conseguido en todas (as 
naciones , con el apoyo de protección tan so- 
berana. Dios guarde á vuecelencia. — Pedro 
Coello. 

(Dedicatoria de la edición de las Olfre» en prosa dg 
Quevedo, impresas en Madrid, Diego Díaz de la Carre- 
ra, 1653.— 4.«) • 



Al excelentísimo señor don Anlonio Juan Luis de 
la Cerda, duque de Medina-Celi y de Alcalá, 
conde de la ciudad y gran Puerto de Santa 
María, marqués de Alcalá y CogoUudo, señor 
de Lobón, Déza y Enciso, capitán general del 
mar Océano y costas de Andalucía, comenda- 
dor de la Moraleja, del hábito de Atcánta" 
ra , etc. 

Es tan notoria á todos la obligación que vi- 
viendo profesó á vuecelencia don Francisco de 
Quevedo Villegas, y tan públicos los aplausos 
y beneficios con que vuecelencia honró aquel 
gran varón, que aun después de su muerte , no 
osaron los que repitieron la impresión de sus es- 
critos ya publicados, ó publicaron- los suyos 
postumos , quitar del frontispicio el nombre y 
reales armas de vuecelencia. Vióse esto en la im- 
presión repetida de sus obras poéticas, que, con 
nombre de Parnaso español, se consagraron 
una y otra vez á la protección heroica de vuece- 
lencia ; y también se vio en la edición primera 
de las suyas en prosa, que asimismo se ilustra 
con ella; y últimamente, cuando salió á luz, en- 
mendada la primera , y añadida la segunda par- 
te de su Política, en que cuarta vez se lee y ve 
repetido el nombre y blasón de vuecelencia. 

Yo, pues, que no me precio menos del título 
de criado de vuecelencia que quien supo y pudo 
lograr tantas veces esta buena suerte , he que- 
rido también entrar á la parte desté obsequio 
que se hace á vuecelencia en la dedicación de 
4as obras deste admirable ingenio , ahora que 
repito la impresión de las suyas en prosa , au- 
mentadas con la adición de^trasmucliasque no 
se comprenden en aquella primera edición de- 
llas. Y aunque lo que ofrezco á vuecelencia en 
gran parte es suyo (pues no pudiera de otra 
suerte mi pequenez atreverse á tanto), con lodo 
eso es considerable el aumento, pues ha obli- 
gado lo añadido á ocupar dos volúmenes estas 
obras que antes solo llevaban uno. Estilo es usa- 
do en las dedicatorias detenerse á referir elogios 
difusos del sugeto á quien las obras se dirigen ; 
pero yo esta vez no he de seguir este rumbo, 
pues para que se conozca á quién consagro e^ta 
ofrenda, basta que se lea esa lista de los títulos 
que acompañan el nombre de vuecelencia, si no 
sobra que sé vean uiJdas en su escudo las rea- 
les armas de España y Francia , que mudamente 



ELOGIOS DB US OBRAS DE DON 

pregonan á vnecelencia descendiente benemé- 
rito de tantos eatólicos y cri^tiBoisinios reyes. 

Y no busco el patrocinio de vuecelencia como 
de quien mucho puede « sino como de quien 
sabe mucho* Y si bien este motivo bastaba á ca- 
liflcar de acertada mi elección ( si puede llamar* 
se asi aquella en ()ue nq hay arbitrio), baste el 

Íue fuera impropio buscar á las obras de don 
rancisco otro patrón ui otro dueño, después 
de su muerte , que á .vuecelencia , que lo fué 
suyo siempre mientras vivió, paVa ilustrar con 
sus escritos á España. Vuecelencia, Señor, por 
este , por aquel, ó por ambos motivos, admita 
con la benignidad propia de su grandeza la pe- 
quenez ditsU^ don , que siendo por tantas razo- 
nes estimable ; no le desluce quien le ofrece^ 
cuando todo lo que se pone ¿ la sombra de vue- 
celencia resulta más esclarecido Guarde Dios 
á vuecelencia. — Su menor criado, Mateo de la 
Bastida* 

( DedieaCofia dH mercader de Ubros . al frente de l.i 
Parte primera ée las o^ai en prosa deQuevedo; Ma* 
drid , por Melchor S;iucl>ez, 1058.) 



Al excelentísimo señor dmi Luis da Benavides 
Carrillo y Toledo ^marqués de Fromista, mar- 
qués de Caracena , conde de Pinto , señor de 
las villas de Inés^ Sanmuñoz y Malilla ^ ca- 
ballero de la orden de Santiago^ gentilhombre 
de la cámara de su majestad^ de su consejo 
supremo de Estado , yobeinador y capitán ge^ 
neral en sus Países Bajos y Borgoña y Cha- 

rolois. 

* • 

Excelentísimo señor: Dedicando el gran Cirilo 
los libros que escribió contra Juliano apóstata, 
al católico emperador Teodosio, me dio estas pa- 
labras para decírselas á vuestra excelencia : Dum 
vobis atii exhibeni victorias , coronas, grattUatO' 

riasque voces nostri muneris eritof ferré (t- 

brosj etc. cMieutras otros ofrecen á vuestra exce- 
lencia laureles, coronas y aclamaciones triunfa- 
les, yo le dedico libros, i contribuyendo al común 
aplauso con las alhajas de mi profesión particu - 
lar. Es vuestra excelencia esfnñol ahora, como 
Teodosio lo fué antes ; y después lo desearán ser 
muchos, como vuestra excelencia lo es ahora. 
Aquel principe ffobernó el mundo con piedad y 
justicia inseparables; y vuestra excelencia , en- 
lazando en un vinculo las dos virtudes, gobier- 
na la más hermosa parte de Europa sin tenor 
quejosa alguna ley. No hubo corona de cuantas 
tejióla industria romana para engalanar la am- 
bición, que no la tuviese de trepar por verse en 
lo más alto á las sienes de Teodosio; y no ha 
habido laurel en esta edad, <\ue por verse más 
ufano no haya aspirado á abrazarse con las sie- 
nes de vuestra excelencia, en donde aunque 
estén cortadas sus ramas, vienen siempre como 
nacidas. La hoja déla espada de aqueV caudillo 
augusto era tan victoriosa, ^ue parecía hoja de 
laurel; y vuestra excelencia ha sido tan au- 
gustamente victorioso, que la hoja del laurel 



FRANCISCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. xxxv 

parece la de su espada : no son menos naturales 
en esta que en aquella los frutos de pelear y de 
vencer, y en vuestra excelencia todo es uno. Si 
tal vez su ardimiento le ha esmaltado él pecho 
con heridas, estas son como las oue se| nacen 
en el árbol del bálsadio, que por ellas sé cono- 
ce su valor, ó como las oue recibe el guante 
para descubrir la fineza del rubí por la cuchi- 
llada. La mayor fortuna del arte militar fué to^ 
par en Teodosio un áuimo y una condición idó- 
nea á3us designios; y esta misma dicha tuvo 
Harte en elegir á vuestra excelencia no sé si 
por maestro o por dicipulo: porque no sé si la 
escuela que le aió Flándes á vuestra excelencia 
se la dio vuestra excelencia á Flándes , donde 
terció la pica con méritos del bastón , empuñan- 
do después el bastón como si ñiera la pica. Para 
sus ejercicios le dio el cielo á vuestra excelen- 
cia una complexión robusta, paciente y cons- 
tante , un ingenio prooto , una memoria fácil, y 
una voluntad enamorada de la gloria licita; 
prendas une cultivadas con la dicipliua del 
tiempo le nan connaturalizado á vuestra exce- 
lencia tanto en los trabajos de la guerra, que 
solo los siente en el ocio y solo los alivia en la 
ocupación. ¡Qué bien se oyen aqui las voces de 
Glaudiano , aunque há muchos siglos que se 
dieron : 

NoH ÜH ieHeiat moUet, neewíúrddñ hxn 
Otis , me tamnós Gemtor permisil inerUt, 
Sed »é99 ftréktot inttntxU membrt lákoret. 



Venció el gran Teodosio con astucia y valentía 
la bravura de los godos, cuando con el fuego y 
el humo de sus armas amenazaban con el ocaso 
al imperio del Oriente : providencia misteriosa' 
que fuesen primero vencidos de un español los 
que habían de vencer después á los españoles, 
para que reconociesen de superior mano la vic- 
toria que tiene reservada Dios para si en esta 
belicosa nación. Emulo vuestra excelencia de 
aquella imperial virtud, detuvo con la de su 

Erudencia el fuego con que la nación francesa 
ajó en avenidas por los Alpes ; y al quo no pu- 
dieron templar sus nieves, no solo le templó 
sino que le apagó tan del todo, que no dejó 
ceniza del en itaJia, siho la que fué menester 
para ponérsela á los franceses en Casal , plaza 
que, a la vista de vuestra excelencia, perdió el 
crédito de inexpugnable. Dudóse en Teodosio 
cuál ñié mayor hazaña, si el vencer peleando 
arriscadamente , ó de vencer con la opinión sin 
pelear; y siendo lo más^sto segundo, vuestra 
excelencia renovó la duda y la solución , socor- 
riendo á Pavía con la nueva y fama del socorro. 
Bastóles á los enemigos saber que vuestra exce- 
lencia venía, para que se fuesen confusamente; 
f)oraue no les repasase en el sitio la lición que 
es aió de su coraje el marqués de Pescara en 
el Parque* 

Consagren otros lauros y blasones á tan in • 
mortales proezas ; que yo lo más que puedo con- 
sagrar á vuestra excelencia son los libros de un 
autor, cuyas letras merecen el patrocinio de 



ELOGIOS DB LAS OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEYEDO VELLBGAS. 



m?i 

las armas por haber defendido ÍDgeníosamentd 
las armas con sus letras. Ninguno más versado 
en las divinas y humanas que don Francisco de 
Quevedo , varón incomparable en ciencias y no* 
ticias , señor absoluto de la len^a castellana y 
digno de que vuestra excelencia emplee en su 
lectura aquel afecto con que dice Lucano de 
Augusto César , que peleaba de dia y estudiaba 
de noche : 

Medit inier praeUñ semper 

SUUarvm , eoeUque pUffU , tuperitqtu vacúbái. 

La mayor parte de la vida la ha empleado 
vuestra excelencia en ios cuidados del arnés; dé 
vuestra excelencia ahora la que le dejaren los 
de la paz al estudio de estos escritos ; que aun- 
que es tan precioso el tiempo en tan importan- 
tes ocupaciones, ellos le pagarán á vuestra exce- 
lencia con erudición , enseñanza y gusto el que 
empleare en leerlos y admirarlos. Úl luz á que 
salen hoy les nace del amparo de vuestra exce- 
lencia; y á ello veo yo mi trabajo lucido y la 
ganancia más cierta, que es servir á vuestra ex- 
celencia, cuya vida guarde Dios, como importa 
á la monarquía, y sus criados hemos menester. 
De Bruselas y diciembre 7 de 1660.— Excelen- 
tísimo señor. — Su más humilde criado de vues- 
tra excelencia, Francisco Fóppens, impresor 
y mercader de libros* 

(Francisco Póppens, en la edición de las Obr§t de Que- 
pedo, hecha en Éraselas, año 1660.) 



Prólogo del impresor al curioso. 

No extrañes, o letor, ver las obras de don 
Francisco de Quevedo impresas en Bruselas, 
corte de los Paises-Bajos; pues, fuera de que á 
sus naturales con la anciana y frecuente comu- 
nicación de los españoles se les ha hecho muy 
fomíliar su lenguaie, en mí se añade el uso y 
hábito de él, por haber dado en él en mi ofi- 



•ina diversas obras á la estampa , sin pecar gro- 
seramente en la Iwgua, ni orender su ele^o- 
cia con solicismos. jSq esta, por el ráspelo que 
se debe á su esclarecido autor, desconfié de mi 
cuidado (aunque le puse particular); j busqué 

Ersonas de toda erudición exx el estilo ctste- 
no , por cuya mapo y estudio corría U 
emienda de los yerros. Todos son inevitables; ; 
más los de la ortografía, y aqOellos que se co- 
metieron en la primera impresión del original 
manuscrito, q\ie han dejado en todas las si- 
guientes tal ó cual veft el sentido confuso y im- 
perfeto. Para corregir estos es menester adi* 
vinar lo que quiso decir el autor; y habiendo 
sido tan peregrinos los pasos de su discurso, no 
es fácil distinguirlos ni alcanzarlos coando que- 
da la señal mal estampada». El mayor lo^ de 
mi trabajo le busqué (y le hallo) en la utilidad 
pública, pues reduje á tres cuerpos iguales los 
escritos que andaban derramados en muchos ds 
talle , letra y papel diferente. En el orden de 
las obras le observé de recoger las más selectas 
en lo grave y lo jocoso al primer tonno; aftadiea- 
do á La Fortuna con seso algunos fra^entos 
manu escritos que me suministró un cunoso.Eo 
el segundo las más piadosas; y atounas postu- 
mas , indiciadaá de no ser hijas de la, misma plu- 
ma , pero que por el aire de sus frases y concep- 
tos merecen volar con el mismo aplauso. En el 
tercero van las Poesías. Y al primero precede 
una verdadera efigie del autor ; la de su inge- 
nio está grabada al vivo en tantas láminas como 
tienen letras sus libros. Hoy salen á luz dándo- 
sela inmortal á la nación española en los aplau- 
sos de toda Europa. Con sus desees condesceo* 
di en esta edición ; pero como no es posible 
satbfacer á todos con ella, apenas la he acaba- 
do, cuando me veo en empeño de dar principio 
á otra, en que ofrezco la emienda de lo que 
en esta solo pudo pecar la inadvertencia. 

(En el propio ejemphr.) 



REGISTRO DE LOS MANUSCRITOS 



QOE 8E HAN GONFROIITADO 



PARA LA IMPRESIÓN DE ESTE SEGUNDO TOMO 

DE LA5 OBRAS DE DON FRANQSCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. 



DISCÜASOS ASCÉTICOS Y FILO- 
SÓFICOS. 

I. Copla de tas quairo hojas piime- 
m del borrador original de la vipa m 
üof Pablo.— Nüm. it9. 

MS. del sif lo pasado . letia del amanoease 
de don Tomas Anlonio Sánchez. 

Pertenece al seflur don Agastin Dnríin. 

(4 fojas útiles en A.% j U cubierta con el 
apígrare anterior.) 



1. El maktirio pbetbiisoi obl mak- 

TIB» BL OKICO T SlStCOUR HAftTtB SOLICI- 
TADO pon BL HARTIBIO , TBNBJIABLK APOS- 
TÓLICO r R0T1LI8I1I0 PADRE MaRCBLO 

Francisco Mastrili.— N.* 70. 

Copia del original autógrafo hecha por don 
Tomas Antonio Sanebes, 4 mediados del si- 
fk» anterior. ^ ^ 

Pertenece al sefior don Agnstin Dar4n« 
(6 fojas en A.*, j nna papeleta snella dan- 
do raion del original.) 

8. Otra oray buena copla del mismo tlem* 
po f del propio daefto. 
(iboJaseaO 

4. Otra , en la colección que formd don 
Juan Isidro Fsiardo, afto de ITfA. — Blblio- 
taea Nacional, II Vlé, folio Sl« melto. 

'5. Otra de igual tiempo, que posee mi 
amigo el selior don Cayetano Alberto de la 
Barrara. 



6, La CIRA T lA SIPOLTOM. 

Han sido ranas todas mis dílltenclas para 
entelar este opdscnlo con un US. del si- 
glo xtli, que "niorpe compró en Londres por 
seis peniques el alio de 18S6 en la slmone- 
da de Ricardo Hebert Se inütulaba Seerúk>i 
de h 9fré94, Doetrin» wt^ral déi c on o d u i ento 
propio y det detenf§ño de Ais cotai ^femu. 
AMt0f ion Frtmciico Gomet de Quevedo-Yh 
UegM, 

7. Providbih^ia m Oíos |>adeoida de 
los que la niegao. . Y . Goxada de los 
que la Coofiesa». Ooctrioa estadlada 
eo los Gvsanos, y Persecofionee de 
Job. Al Padre Mauricio de Attodo de 
la Sagrada Relixioo de la CompaAia de 
Josus^ T Lector de Theologia en el Co- 
1^1 (mO de la Ciodad de León. 

HS. autógrafo. Puso en limnio el discurso 
Qaevedo en el estío de 1641, para que lo 
etaaiinaM d obispo de León , don Bartolo- 



mé Santos de Risoba ; y tan preciosa reliquia 
del Job de nuestros poetas , perteneciente á 
la época de sus mayores persecuciones, exis- 
te en la Biblioteca Nacional, esUnte V, có- 
dice i&i. 

Este primero de los tres discoraos que 
constituyen toda la obra, es un cuaderno 
en 8.*, de 7i fojas y 3 papelillos sueltos; y 
precisamente el mismo que asf describe don 
Nicolás Antonio en su BiiUothecu : M<mu 
exaratm iiber aliut cxM $ic imeriptus 

8. Proaidencía De Dios. Padecida De 
los que U oiegan. Gomada de los q. la 
coDuesan. Dottrina estudiada en los 
Gusanos y persecución de Job. 

MS. de mediados del siglo ivii, en la Bi- 
blioteca Nacional , H 43. 

No contiene sino la primera parte refe- 
rida. 

(75 fojas en 4.*) 

0. Prouidencia de Dios padecida de 
los q. la niegan y gozada de los que la 
conOesao. Doctrina estudiada En los 
Gusanos , y pcrsecudones de Job. 

MS. de la biblioteca del señor duque de 
Frias. Letra y papel de la última década del 
siglo Xfll. 

No «omprtnde mis que lo anterior. 

(111 fojas ea 4.*) 



10. Lo Q. PRBTB9D10 El SPIRrTÜ SARC- 

TO, co!f EL Libro de la sabiduría , t el 
Methodo con que lo Coüsigue. Discur- 
so. De D. Francisco de Queoedo y Vi- 
llegas. 

Colección de don Juan Isidro Fsjardo, be- 
eba en 17S4, y que existe en la Biblioteca 
Nacional, eódice M 277, folio 817. 

(7 fojas ea 4.*) 

11. Lo que pretendió el Spiritu Sáne- 
lo con el Libro de la Sabiduría , y el 
methodo con que lo consigue. Discur- 
so de Du. Fran.code Quebedo Villegas. 

Biblioteca de la Real Academia de 1| His- 
toria, esUnte %S, grada 3.*, C. número 36. 

(6 hojas en folio» letra de dnes del siglo 
anterior.) 

42. SoBBB LAS Palabras, Qijb mxo 
Christo, á so Sattíssiva Madre, en las 
Bodas de CanA. db Galilea. Discurre. 
Don Francisco de Queuedo y Villegas. 

Colecion de Fajardo .tomo ii , fólto 905. 
Biblioteca Nacional , M «77. 
(IS fojas, en 4.*) 



13. Explicación de aquel lucar del 
capitulo 2." de san Joan que dice : et 
die tfrtia factm tunt nupticB in Cana 
G alinea: : eterat Mater Jeíu ibi, etc. 
Número S6. 

Copia del original (que poseyó don Benito 
Martines Gomes Gayoso á medisdos del si- 
glo snteríor) hecha por don Tomás Antonio 
Sanchei. Pertenece hoy al sefior don AguHin 
Duran. 

(8 fojas útiles en 4.*, y la portada.) 

14. Sobre Las palabras que dixo 
Christo á su Santíssima Madre en las 
Bodas d. Canil de Galilea, discurre Dn. 
Fran.co de Quebedo Villegas. 

Biblioteca de la Real Academia de la His- 
toria, esunte S5, grada 3.', C, número 36. 

(10 hojas, en folio, letra de fines del si- 
glo anterior.) 



15. HomLiA A LA Sanctissiiia Trini- 
dad. Daiaesímihi... 

Autógrafo que poseo. Comienza el discur- 
so con el folio 7, y al fin sigue la numera- 
ción en las dos ultimas hojas , que estSn en 
blanco. Es pues de inferir , ó que precedió 
otra bosaiiia al mismo asunto , de qde se 
conserva el exordio , ó cualquier trabajo as- 
cético análogo. 

(24 hojas uUles en 4.*, foliadas.) 

16. Hornilla de la Santíssima Trini- 
dad. Las palabras que la Iglesia... 

Copia del amanuense de don Tomis Anto- 
nio Sanchei. Es una salutación ú exordio 
distinto del que Uene el MS. anterior. Si 
QüivEPO escribió la homilía pata que otro 
la predicase , pudo muy l)ien bosquejar dos 
salutaciones i fin de qn^ el predicador esco- 

Siese, ó imacinar sobre na mismo punto dos 
iscursos diferentes. _ ^ 

De este MS. es duefio el sefior Duran. 
(4 fojas, en 4.*) 

17. Homília De la Santíssima Trini- 
dad. Por Don Francisco de Queuedo j 
Villegas. 

Colección de don Jun Isidro Fajardo, en 
la Biblioteca Nacional , M t77, folio tt4. C<h 
mienza al 2t5 por «Las palabras qoe la Tgle- 
sia*... Y esta salutaelon concluye con la úl- 
tima Knea del folio ^7 vuelto. El ttSempIeza 
asi : •HomiHñ A U SontUsima Trinidad. Data 
eMtmiki omnU polMlet...» Resulta pues que 
el exordio suelto de que se hizo roeudoa 
en los dos números anteriores , se ha ante- 
puesto y unido en este códice A la otra homi- 
lía |formando un solo cuerpo^ 

(35 fojas en A") 



íJíxvni OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEYEDO VILLEGAS. 

i8. DcclavacióOkJksü-Ciiristo Hi- 
jo DE Dios á so ETERifo Padhb eíf el 
HoERTo. Á QOiE?r GoNsoEi'A Euuoo Por 



EL Padhe Etemo , vn Ángel. 

Tomo II de li Colecdon de Fajardo , fo- 
lio 184, qae se ffoarda en la Biblioteca Na- 
cional, estante Bl , códice i77. 

<il rojas en é.') 

19. Copia del sido anterior, ai principio de 
nn códice en A.* intitulado Obrat en Frota. 
y Veno. M. SS. De D. Freneiteo de Quepedo, 
y Vitle$at; de qoe es dnefio el Sr. D. Cayeta- 
no AllMrto de la Barrera. 

SO. La Primera Y has insimulada per- 

SEGUCIÓ DE LOS lUDIOS CONTRA ChRIS.^ 

Iksus, y contra la Yolbssia en paoor 
DE LA Sinagoga. 

Tomo II de la colección de Fajardo, fo- 
lio 259, códice Bl 2T7 de la Biblioteca Na- 
cional. 

(U fojas en A.*) 

2i . U primera y mas disimulada per- 
secuzion de los judíos contra Cliristo 
jesús Y Contra la Yglesia en &vor de la 
Siuagoffa.— Consideración literal-Avc^ 
tnr E\ Maestro Torivio de Armuelles 
Natural de la Villa de Naval PiloQa Be- 
neficiado Kn S.n joan del Hoio. 

MS. de los primeros afios del síkIo ante- 
rior, may estragado y de escaso mérito. 
trtrteoece ai seflor Oorftn. 
1 fojas en A.*) , 



ti. t Los Remedios de qual qoier 

rORTO.XA QUE CONSUELA QOE VEDO. 

Concluye : 

c Aquí en diez y siete capítulos acabo 
D. Prao.co de queuedo io$ remedios 
de qualqufer desdicha^ adiciones i 
Séneca. Finis, 

•Cnanto menos tarieres, 
OesarmarAs la mano i los placeres; 
U malicia itainvidia, 
A la vida el cuidado , 
A la bermosura lazos , 
A la muerte embarazos . 
Y en los trances postreros 
Solicitud de amicos y berederos. 
Deja en Tidales bienes, 
Que te tienen , y picosas que ios Uenes. 

QOIVBDO.» 

MS. contemporáneo, qie fué de don Bar- 
tolomé José Gallardo , y boy lo posee sn so- 
brino don Juan Antonio. 

(4 fojas en A.*) 



ise- 



93. Emstous DE Séneca tradvcida» 
POR Don Francisco de Queued^ t Vi- 
llegas. 

Tomo II de la colección becba por Fajardo 
en ITti, fólioHl. BibUoteca Nacional, Nt77. 
(40 fojas en 4.*) 



DISCURSOS crítico -LITERARIOS. 

24. D. fran.co qaebedo Villegas a 
D. Antonio de Messa y Lelba. 

La feeba de esta dedicatoria es 19 de mar- 
so tfe 1626. Sigue él • 

«gUENTO DE gUENTOS.» 

Acaba: «el padre que daba gracias i Dios de 
ber acabada la boda. Es como te lo quen- 
to, bermanode la vida.* Al fin se lee de lá- 
piz : *N'B. Desgloso esta copia del Cuento 



de Cueniot ie na Inmo MS. de Papeles vi- 
rios , que nerieneció i D. Andrés González 
de Barcia Canralledo el afio de 1695.— B. J. 
Galterdo.» ^ 

Copia de 16S7, de que boy es dnefio el 
fior don Joan Antonio Gallardo. 

(5 fojas dtiles en,4.*) 

25. Don Fran.co de queuedo alle- 
gas, á don Antonio de Mesay leiua 

MS. eontemporilDeo.de la biblioteca de 
Salazar, L 69, en ia Real Academia de la His- 
tffia. Incompleto y de escaso mérito. 

17 fojas en 4.*') 



t9. Otra copia del vIsbio tfempa , qu 
posee D. Cayetano Alberto de la Barrera. 

30. Otra igaal , del biMIoteeario Siacbfz, 
propia boy del seflor Darin. 
ill fojas dilles en 4.«) 



96. Sv ESPADA roR S. Tuco solo , y 
unico^palroD d las Españas Con elCav- 
terio de la Uerdad, y la Respvesu del 
D.or Balboa d Morgouejo del Año pas- 
sado al Dator Balboa de Morgobejo d 
este año. 

Por Don Francisco de Qvevedo Ville- 
gas Cavallero professo en la orden de 
San Tiago. 

Acciogere gladio tuo super fémur 
tuum potentissime. 

{—Escudo de armas del Conde Duque 
de OHvares,) 

Oinnia sub correctione Sanctse ma- 
iris Ecciesiae. 

« Al excelentisslmo Seflor Conde Drqné 
Gran CSciller.— Coqflesso 

{^Concluye el o^cnio:) B. L. R. P. i ma- 
nos. De. V. Mg.d Su Basalto. Don francisco, 
de Queuedo. Villegas.» (— F<mi«io. E$to$ 
renglones t énicemente, ton euiógrofot.) 

Precioso manuscrito , de gallarda letra ; el 
propio original qoe remitió nuestro autor al 
valido de Felipe IV para que lo pusiese en 
manos del monarca. Ocupa, desde el folio 76, 
gran parte del tobo xxvii de Mitceláneat, 
aue en el afio de 1677 pertenecía i la Bi- 
hUoteca de el Exento. Señor Don Pedro Nuñet 
de Guzmon, Marquét de Montealegre, según 
su Índice Imnreso. Fué luego del cronista 
don Luís de áalazary Castro; y hoy se guar- 
da en la Real Academia de la Historia, se- 
ftalado con la marca N 27. 

El borrador autógrafo de la carta nuncupa- 
toria al Conde-Duque, que es medio pliego 
doblado, ocupa los folios 37 r 38. 

A mi amigo y dulce compafiero de Acade- 
mia el seflor don José Amador de los Rios 
debi la primer noticia del códice, i la sazón 
de bailarse en mi casa cierto censor ^ que 
se aprovechó de ello para hacerme después 
grave é injusto cargo por no haber yo inser- 
tado este opiisculo en el primer tomo, ruan- 
do su propio lugar es entre los diteurtot eri- 
tíco-Hieroriot, 

(39 hojas útiles en folio, y una blanca al fin.) 



27. Zensora del papel que escrioió 
0. Fran.co de Morodelli de Poerla, 
defendiendo el Patronato de Santa The- 
resa de Jbs., y respondiendo á D.n 
Fran.co de Queuedo Villegas. Cau.ro 
del Orden de S.n Tiago. A D.n Fran.co 
de Melgar, Canónigo de la doctoral de 
Seuilla y á otros que han escrito con* 
traéi. 

MS.. Biblioteca Nacional, H 43. siglo zviu. 
(11 fojas en 4.*) 

28. Censura. Contra Don Francisco 
de Morovellí de la Puebla, en la defen- 
sa del Patronato de SanU Tfaercsa de 
Jesús, en respuesu de lo que escriuio 
contra Don Francisco de Quevedo, v 
Don Francisco de Melgar, Canónigo 
de la Doctoral de Seuilla* y otros. 

Biblioteca Nacional , Colección de Fajar- 
do, hecha en 1724; códice MS76, fóUo 301 
vuelto. 



3i. La perinou Al D.or Joan perot 
de raontnuanco graduado no se sabe 
donde , en que ni se saue , ni el sane.— 
Perinola.— Estando... 

MS. coateaporéneo,a«y apraciable,ea 
nn códice que guarda el seflor don SenÉa 
Estébanes Calderón. 

El códice contiene 1 1.*, et reaMnee «Ma- 
chos dicen mal de mf»;^\L« PorintU; 
3.*, Censura coetáneo, manaserita , del Dr. 
Gerónimo de Vera contra el Pam itdot, fe- 
cha en Salamanca A 8 de jallo de iSSi; y 
4.*, impresa, la Apologín por et J>. Jnnn Pe- 
res de Moniah&n eontrn D. Luzero de CU- 
rUtnn : folleto suscrito por Pedro Rifara. 

(«3 fojas útiles en 4.-) 

32. La Perinola Discurso o«e Escri- 
bió Don Francisco de QuebedoTillegas 
Caballero De ia Horden de Santiago, T 
Señor de la Torre de Juan Abbad. 

En las MiteeUneat de don Amonio de ie- 
Uno y Ugaide, etbñUero de io áráendeSot^ 
tiago. Cuarto pari^.— Bibliateca de la Real 
Academia de la Historia ; adiciones á la de 
Salaiar , número 35 , folio tt4 al SSi indi- 
sive. 

(98 hojas en 4.*, letra del segiuide terrio 
del siglo xvii; copia esmerada y de origiial 
apreciable.) 

33. Otra copia becba con m«cbo desaliie, 
pero de buen original ,. á mediados del si- 
glo XTii. Fftlianle de veinte fojas las aaeie 
primeras , comenzando : 

Solamente a de saberíe 
Dios el galao y la dama 
Que callan cuando \t ofrece; 

y asimismo se echa de menos la hoja 16. 

Biblioteca Nacional, códice M 7, (óUos 
desde el 17 al 96 inclusive. 

34. La Perinola , al Doctor Juan Pé- 
rez de Mootalban graduado no s6 saoe 
donde , en uue , ni se saue , ni el aaue. 
— Contrae! Libro yutitulado para to* 
dos. 

Biblioteca Nacional, Mm. 
Buena copia del segando tercio del si- 
glo tvu. 
(21 fojas en 4.*) 

35. Laperi no la. zeosnra A las obras 
del doctor Mootalban. De un muy su 
Amigo , Servidor y Aficionado. 

Biblioteca Maeioaal, H 40, folio 111 i IM- 
Copiada en 1679. 

36. La Perinola Al Dr. Juan Peres de 
Montalvan el escorpión de Don Blas. 

MS. del último tercio del siglo xvn. Bi- 
bHoteca Nacional , H 43. 
(30 fojas en 4.*) 

37. La Perinola. Discurso q.e escrí- 
oló D. Fran.co de Queuedo contra el 
Para todos del Doctor Juan Pérez de 
Montalvan. 

Biblioteca Nacional, H 43, folio 1 i 16 
vuelto, letra de los primeros dias del si- 
glo xviu. 

(18 fojas en 4.*) 

38. Perinola De Don Francisco, de 
Queu.* y Villegas. Contra El Doctor 
luán Pereide Montalvan. 

Biblioteca Nacional, coleecioB dedos Jau 



hfaGlSTRO DE MANUSCRltOS CONFBDNTADOS. 



Itltfro PiitrAa, H m, étU» ri folio 85 ti 
110; tüfiBUilU. 

39. Oirt copiA ie la nUsma ¿poea , tn la 
colf ceioD que poue el Sr. 0. Cajetaao Al- 
berto de la Barren. 

40. La PerínoU. Al Doctor hao Pe- 
res (lo MoiitalTan. Graduado no se 9abe 
donde en Lo ene no »e aabe , ni el Lo 
sabe. DeD. mn*€0 de Qf eb.do. 

Biblioteca Ifaciosal« Q tU, copla del úl- 
tlaio tercio del slalo xvn. El cddlce peitene- 
cid á D. iaan laidro Fajardo. 

(S5 fiúaa en 4.*) 

41. Perinola. Al Doctor Joan Perex 
de lloi4alban Graduado, no le aabe en 
qooj en donde , ni el aabe ni ae aabe. 

Corioaa aaaaierito de la Biblioteca Nacio- 
nal , T fO, letra del sitio pasado, en fttUo. 
ilt «/t bojai,'desdo el (éOo ttS al fi5 voel- 

41 La Perinola de D. franjeo de qae- 
vedo. 

Biblioteca Nadonal , Ce SO, cddke en fo- 
lio, deade el 7 al 16 Ucluifo, letra del di- 
tiBO lerdo del siglo xfn. 

4S. Otra copia, del sitio pasado, e« la 

biblioteca del daqoe de Osut. 
^ foju ea 4.*) 

44. Perinola de D. FranciKO de Qne- 
bedo VUlegaa. 

Tomo II de fartm dd BieaM. Sr. D. Aato- 
alo Lopes de Córdoba, deede d fúlio »6 
hasu dSIS. 

(18 hojas ea folio.) 

45 y 48. Dos coplas dd siglo anterior, oae 
ptrteaederoB i don Bartolomé iosé Gallardo, 
y hoj posee sa sobrino don Jaan Antonio. 

47. El baen Entendedor al acauar de 
leer: Dice. 

MS. de la BibUoteca Nadoaal *, H 4.\ le- 
tra dd dgto anterior. 

Ea ana ad? erteoda qoe paso Qaetedo al 
ia de la obra de Valderrama, ioUtalada Don 
ñ Éfmu t é t ei €ñírmiHlkiQ , que parece le fo¿ 



d hQjaea4.*) 



48. CsnsoáA na El Culto Sivillaüo. 

Orlgtaal aaldfrafa eiiste en Sevilla , en 
la btbUoleea Colombina , EZ , tabla 133, ná- 
,en4.* 



49. Rnoaco na apoiitabikmtos ao- 
TóoaAPoa. 

Coplu de loa oritlnalea . sacadas por di- 
ligencia dd conde oe SKeda , qalea las eo- 
■aaicd al bibliotecario don Tooiis Anlonlo 
Sancbes,7 boy las posee d oxcdentUino se- 
ftor doa AgutlnOarin. 

80. Alanau qae gnarda d Sr. D. Cayeu- 
no Alberto de la Barrara. 

51. Alfanas, ea la colecdoa de Fajardo, 
BlbiloItcaHaclond^line. 



EPISTOLARIO. 

81 Colecdoa doCertcf de aoa raAKisco 
aa Opavaao, becba por los ortglBalco qae en 
d siglo aattriorposeyd doa Bealto Martiafs 
CotMi Gayoso , archivero de la secreurta 
id despacho aniversal de Safado. Saeárua- 
se esmeradas coplas para d blbUoteearto 
doa Jaan Aaioalo Sanehct ¡ naitroa catu ft 



parar d manos de don Benito Maeatre , y hoy 

pertenecen d mi entrafiable amigo el exce- 
íeatlsimo seftor don Agostin Dardo, director 
de la Biblioteca Nacional , tan sabio como 
bneno y geairoso ; por qaiea he podido dis- 
frotarlas con toda holgara. 

Pertenecen d esU Colección las cartas : ni 
(tres copias distintas); vi (tres ejemplares), 
VIH Idos copias), UXfl, ux, lxi, txii, liv, 
ULVí; desde la lxviii á la Lxxii ; lxxiv (dos co- 
pias) ; deade la lxxvui d la lxxxii ; desde la 
Lxsxiv d la xci; xoiii, cvii (doa tradadoa , d 
primero tiene ndmero 61); cxix; deade la 
axiv d la cxl. 



53. Colección de la Biblioteca NadonaL 
Poaoe aquel ealabledmiento algnna caru aa- 
tóipafa de QoiviDo, y varias copias coatem- 
porineu. H¿ aqoi lo mds apredable: 

CARTA Ul. Códice M 276, fdlio 319: copia 
ddafioind. 
CARTA VI. En d mUmo, folio 318. 
CARTA Vlll. Alli fóUo 319. 

CARTA XXI. CarU k un Gran seftor 
desde la torre de Joan Abad. 

Copia dd dglo aaterior, códice T 153» fo- 
lio 172. 

CARTA XXIV. Códice M276, folio 291 
vadlo. 

CARTA XXXII. Códice M 278, fdlio «6. 

CARTA XXXlll. Joannl Jacobo Cbif- 
fletio Patritfo Conaolari Archiatro 
Civi Romano Sereníss. Isabelte Cla- 
re Engeniae Hispaoiarum Infanüs et 
Philip, fin bispaníaram Rexis Medi- 
co Cnbicolario Viro Docto, et Aniico 
DomlDOs frandscQS a Qoeoedo, Ville- 
aas eqoes Militie Divi Jacobi Dóminos 
Ville que vulgo vocalur de Juan Abad. 
S. P.D. 

De letra del amanaense de Qüivido (me- 
aos la cabeía, que estd escrita por dom Faia* 
CISCO). Códice R 27 : 4 hojas dtiles, folio. 

CARTA LfX. Códice Mr6| folio 288. U 
fecha en eau copla es 7 de diciembre de 
1850. 

CARTA LXIV. Códice T1S5. 

CARTAS LXX, LXXI. Códice H 276, folio 
263. 

CARTA LXXIV. El mismo, fóUo 278 vudto. 

CARTA LXX VIL Códice H 43, copia contem- 
poránea ; 2 hojaa dUlea ea 4.' 

— Copla en el miamo, dd dglo anterior; 
5 hojas 4.* 

—Obi del segondo terdo del siglo xvii en 
d códice M 6, folio 190 d 192 indusive, en4.* 

— Otra de 1724, en d tomo M 278, folio T7. 

— OUa dd propio tiemno, en d legajo T 
lS3,fóUo77;3hoJaaenMtio. 

CARTA CV. Memorial de Don fran- 
cisco de Quebedo y Villegas al Conde 
Duque, D.o Gaspar de Guxman, supli- 
cándole que le mandase salir de su 
larga y miaerable prisión. 

Códice T1B8, fdlio 55: ti/t b^u en fdUo. 

Memorial de D.n flranciaco Qoedeuo 
y Villegas al Conde Duque. 

Maaaserlto dd dlUmo aiglo. H 43, 4 fojas 
eo4.* 

-Otra copia en d códice M 276, folio 264 
vadlo. 

CARTA CVU. Códice II 276, fóUo 967. 

CARTA ex. Códice T15S, folio 248. copla 
del dglo paaado, en 21 pllegoa. 

CARTA CXXII. Copia de una caru 
de D. Fran.co de Queuedo para D. Die- 
go Villagomet natural de León , q. vi- 
niendo de ser Capitán de cauailoa de 



xxxix 

Plandes se entro en la Comp.a á 8 de 
Junio de 1642. 

Códice H 6, folio 179, letra de 8nea dd 
dglo XVII. 

— Otn copia becba eal724. Códice M 278, 
folio 82. 

Carta de D n Pranclaco de Quevedo 
Villegas, á D. Diego dé Villa-Gomez, 
natural de León, dándole el parabiien 

Íor aver entrado en la compaftla de 
esus. 

Leg«|oT183,fóUo210. 

CARTA CXXIIL CarU de D. Pran.co 
de Queoedo escriu desde Cogollodo 
lugar, y habíucion del Dnq.e de Me- 
diua CeU á Madrid al Duq.e del in- 
fantado en borabuena de la sent^ 
q.e tubo sobre el eaUdo de Zea y Ler- 
ma. 

Itaaaacrito del aetaado tercio dd d- 
glo xva, ea d códice fl 6, folio 178. 

-otra copia de 1724, códice M 278, fo- 
lio 81. 

CarU de D.n ftrandaoo de Queuedo 
Villegas , señor de la Torre de Juan 
Abad, á D.n Rodrigo de Silva y Men- 
doxa... 

Copia despreciable del sido aoterior. Le- 
gajo? 153, fólio 210. 



SI. Colecdoa del Sr. D. Cayetaao Alberto 
de I i Barrera y Letrado. Entre difereatea 
opdscdoa de Quavaao, qae fonaaa doa lo- 
mea ea 4.* escritos i priadpios dd siglo an- 
terior, ae hdlaa laa cartas iii, vi, viii, xxiv, 

ux, LXX, LXXI, LXXUI, CV,CVU, CXXIl J CXXIU. 



8S. Colecdoa del sefior doa Basilio Sebas- 
tian Castdlaaos, director de la Eacada Nor- 
mal, qaiea ha tenido la bondad de franquear- 
me trasladoa de ad mismo pnfio. Está forma- 
da, segon me dice, teniendo d la vista no anti- 
So códice qne perteneció d don Antonio de 
ndamo, y parece qne hoy le posee sa «^o- 
brino don Lais María do Candamo y Konh, 
reaidente en Lóndrea; de cayo libro se ha 
hecho mendon en la página xa del tomo 
primero. Disfmtó aaimiamo otro códice de 
princlpioa del siglo xviii, de qoe era dnefto 
don Pedro Gniltén de Borres, y qoe el sefior 
Culeilaaoa dta ea el tomo ii, pdgina 386 de 
aa edidon de Queweéo. En fin, para eateca- 
rloao epiatolario facilitó al aefior don Baai- 
lio alguna copia don Pedro de Castafieda, 
aaniiafnista, conventaalde Uclés. 

Habiendo aalldo de Banafia tales papeles, 
ao paedo desvanecer la dada -que sobre sa 
legiUmidad me ofrecen alganaa cartas don- 
de hay vialambres ¿ indidos de haber ddo 
adereíadas en el siglo anterior: los hechos 
y personas qne contienen , verdaderos ; el 
estilo, sospechoso. Si se fddficaron en tiem- 
poa de don Diego de Torrea v VUlarod , fOd 
coa grande conocimiento de loa aaceaoa bls- 
tórícoa. 

Son de esta colección dempre tnteresaa- 
te las cartu iv, v, vii, xxx, xxxn, lvii, lvui, 

XCIX,CVL 



86. Cdecdon del archivo reservado del sa- 
primido Consejo de Caatilla, cayos papelea, 
pan an mejor colocación y daalflcacion, han 
sido tndadadoa al ministerio de Grada y 
Justicia. A la caasa fulminada contra loa da- 
qnea de Osnaa y de Ueeda, y en que ftté en- 
vuelto QoBvtao , ae Uijeron las cartas ix, i« 

XII, XVI, XVII, XVIll, xix,xx. 



87. Predosa colección de aatógrafoa y co- 
plaa coatcmpordaeu ea la Red Academia da 



la Historia. Pettenecen ft ella las Gartoi ai- 
gaientes : ' 

CARTA XIV. Discurso del Cap.n 
Camilo Caiizoii sobre la buepa ordeo de 
la Milicia deste Reyno. 

Al fólio 143 del tomo nvii, MS., de Mit- 
etiáneas, N 27 (biblioteca que fué de don 
Lais de Sabzar j Castro), existe original este 
papel , en cinco bojas útiles en folio : el mis- 
mo que poseyó, Mcia el último tercio del 
siglo XVII, el exeelentisímo señor don Pedro 
Nuñez de Gazman, marqués de Montealegre 
y de Quintana, conde de Viilaumbrosa , de 
los consejos de Estado y Guerra y prasideate 
del Supremo de Castilla. Asi aparece del Ín- 
dice impreso de so « Unteo ó Bikíutic* se- 
lecta... eacríta por el Uceiteiadé Üom Jatepk 
Maidonadow Pardo , Abofado dalos Reales 
Consejas : Madrid, 1677, por Julián de Part- 
des;» página 183. 

CARTA XV. Autógrafa, en el mismo có- 
dice, folio 306. 

. CARt A XXUI. Carta que (D. Frtn.co 
de quebedo cauallero del auitodeSaa» 
Uago sefiorde la torre de Ja.o abad) 
escriaio at^n pde Deespaña Dándole 
cuenta del viaje que biyocon el rey de- 
españa dende m.d al$e;i^ illa— Por el 
mes de febrero de . 16Íi. años. 

Cdpia contemporánea. En los papeles de 
la biblioteca de $alazar,F 3, fólio 138 al 141. 
(4 fojas en 4.*) 

Carta XXIV. Respuesta A la carta 
de don fran.co de quebedo de la xor- 
nada que bi^o su mag.d A la ^iudad de 
Sevilla Por el marq.s de Velada. 

AHÍ, fólio 143 al 144 inolttsWe. 

CARTA XXVI. Que se de^e excusar 
la publicidad eo los castigos de los que 
por vanidad los apetecen. 

Entre los papeles de la misma biblioteca 
de Salazar, L ^ : copia contemporánea. 
(10 fojas en 4.*) 

CARTAS XXXV hasU la LVI inclusive; LX, 
LXIII yLXXIII. Los mismos originales autó- 
grafos, que se hallan , con poco orden en- 
cuadernados, en el referido códice N 27, 
donde respectivamente ocupan los folios 30, 
23, ÍO, 25, 39, 82, 24, 19, íS, 21, 28, 26, 35, 
22, 53, 40, 27, 34, 31 , 33, 32, 36, 42, 55, y an- 
tes del 1. 

CARTA LXXIV. Carla A Don Amonio 
de mendosa. 

MS. que foé de la biblioteca de don Luis 
de Salazar y luego de las Cortes . boy exia- 
iente en la Academia : L 31, desde la pági- 
na 102 basta la 120. 

(9 fojas en 4.*) 

•^ Carta tiue eseríulo Don Fran.co 
de Quebedo a Don Antonio de Mendo- 
ca Cano del hauito de Calatraba ayuda 
de Cámara de la Mag.d del Rey Pbeli- 
pe quarlo nro. Señor. 

Aconsexa en ella que el bombre sa- 
uio Bo deue temer lo for^osso del iik>* 
rir, antes si, despreciar sus miedos' y 
borrores. 

Estante 26, grada 7.', Ü, número 174, folio 
90. . 

(5 bojas en 4.*, letra del último tercio del 
siglo ivu.) 

CARTA LXXVll. CarU de D.n Fran- 
eo de Queuedo en RespuesU de Una 
míe le escriuió mi S.ra la Condesa de 
óliuares, diciendo que le quería éasar. 
Pinta las Partes que a de tener quien 
se Casare con el. 

En los tomos de Misceláneas de D. Antonio 
de Cetina y ligarte, adiciones á la biblioteca 
de$alaxar,N55, fóIlol22. 



OBRAS DE fi^N FRANaSGO DE QUEVEDO VILLEGAS. 

letra de mediados del si- 



(5 bQtiasen4.' 
gloxvii.) 



— Memorial de Don fran.co de que- 
bedo ¿ La condessa dnque«sa, de San- 
kicar. 

Entre los HSS. en 4/ que fueron de la bi- 
blioteca de don Luis de Salatary Castro, y 
luego de las Cortes: L 31, página821S ft 216. 

— Otra copia antigua, en los papeles qne 
pertenecieron i la Biblioteca de los jesattas. 



58. Colección del excelentísimo é llnstri- 
simo sefior don Antonio Lopes de Córdoba, 
fbnnada en. dos tomos, i mitad del siglo an- 
terior, por el alcalde de corle D. Lorenxe 
Folch de Cardona. Maestra los niñeros xxt, 
Lxxvn,cf,cixuy cxxui. 



59. XXV. Copla qae poeee el selor don 
Jorge Diez, director del real colegio de San 
Diego de Sevilla. 



60. XXVI. Papel De D.n Fran.co 

Buevedo. Sobre Que se deven escusar 
is publicidades en los castigos de los 
aue por vanidad los apetecen en de- 
tos de Religión. 

En un grteso tomo MS. de Ones del siglo 
anterior , intitulado OH'os Inéditas da Qne- 
vedo y Adagios y Proverbios Castellanos, de 
que es dueño el señor don Severo Catalina, 
catedrático de la Universidad Central. 



61. Colección del exeelenUsimo sellor don 
Serafln Estébanez Calderón, consejero de 
Estado. A ella corresponden las cartas si- 
guientes : 

CARTA XXXI. Relación de la inun- 
dación de Sevilla del afio 16¿6. del 
Licenciado Rodrigo Caro á Don Fran- 
co de Quevedo. 

6 hojas en 4.*, al folio 222 de un precioso 
códice dispuesto por el pintor Francisco Pa- 
checo. De su pincel es la portada, con ador- 
nos caprielíDsos, formando un escude ó tar- 
jeton, en cuyo centro dice: •Tratados de eru- 
dicion, de varios autores.» Al pié: •Año 1631.» 

CARTA LIX. Copia hecha en 1630. 

CARTA LXXVll. U S.* Condesa de 
Olivares quiere casará D. fr.oo queve- 
do ; y pídele qne le escriva las calida- 
des que á de tener la muger: ¿ quien 
responde la carta siguiente. 

No mis qne los cuatro primeros renglones 
de ella. MS. del propio afto, en n códice 
intitulado Obras varías poéticas. 

CARTA CVir. Otro Memorial al Con- 
de Duque (— Nota 4e b. Juan IHáro 
Fajardo). = 3 (— Borrado un 4 que $e* 
ñalaba ante» el número deldoeummto). 

Minuta de pufte y letra de QotviDo. Al res- 

Saldo de la hoja blanca , y en sentido inverso 
la minnu, se lee porepigrafe: «Memorial 
de (—dado por, tachado) D.n Fran.co de 
Quevedo al Conde Üugue.» 

De tan preciosa reliquia se ha sacado un 
facsímile con el mayor esmero. 

CARTAS CXLI á CLXIX. Veinte y 
Duete cartas de Don Francisco de Que- 
vedo ¿Don Francisco de Oviedo desde 
8 de enero basta 5 de Setiembre, y mu* 
rió Qu^edo el dia 8del mismo de 1645. 
y una carta de Don Florencio de Vera 
Chacón, testamentario nombrado por 
Quevedo^eo que da cuenta á Don Fran- 



cisco de Oviedo del peligro en €ue ha- 
bía estado de morirse l>. Francisco de 
Quevedoeldia 24de Abril.— Num. 118. 

Coniai hechas esmeradamente, enel shdo 
anterior, para el archivero de Estado 0. Be- 
nito Martínez Gómez Gayóse. 



6i. Coleceiea qne poseen los liijot del 
ilustrisimo seflor don Antonio Alonso y Lo- 

f»ez-Novés . becba en el siglo pasado por 
os originales que tuvo Cayoso.yen la cual 
existe algnn autógrafo. S0ñ de ella las car- 
tas xxxii , Lxvii ( el mimo original , cuja 
úlUma miud es autógrafa ; scOBpéflale noi 
copia del siglo pasado); lxxyui, lzxix, un, 
LXUI, Lxixn, uxxv, cv. 



63. Colección del seff ordos loan Antoaio 
Gallardo, formada con los uta raros papeles 
de su Oo , el célebre* MbliOilo des Barto- 
lomé. A ella corresponden las cartas que si* 
fuen: 

CARTA XXIII. Carta de DonFrasxo 
de Queuedo escrita al naarques de Ve- 
lada , en la jornada q.e Uco el rey á 
seuillá en de Hebrero de i€24. 

Copia de entonces, que ocnpa las hojas 
13 y 44 de sn libro muy carioso, ei enye te- 
juelo se lee Úa ^ncpoda MS, 

CARTA LXXVll, f esta es vna mem." 
que dio don fran.co de queuedo a la 
condesa de olibares q. le queti casar 
de como auiade ser la nottie y sos par- 
tes y condídoo* — 97. 

Concluye: «con la sueession q. stt casa? 
grande^ a menester. =: £xma. sra. Besa A 
Vex." la mano su Criado — Dom frasLoa de 
queuedo y VWegas.* Fhma y rúbrica del co- 
piante. 

Traslado del mismo afio de 1635. 



64. CARTA LXXVIL Carta de Don 
Fran.co de Quevedo i la Condesa de 
san lucar ofreciéndole mía daoH soia 
por muger. 

Copia contemporánea en tres hojas de a 
precioso tomo de poesias y oaéscslnst da 
Quevedo los mis , qne se Intitnla Miscelania 
de principes. En la biblioteca del excelentísi- 
mo señor general don Eduardo Femandei da 
San Román. 



65. Colección del insigne autor de Í)m 
Alvaro, el sefior duque de Rivas. Copias ke- 
chas i mediadbs del siglo anterior ; compo- 
nen un precioso tomo las epístolas sigaiea- 
tee: 

CARTA CIX. Carta Moral, é Instfoe- 
tlva Con que Adán de ia Parra Satisfi- 
xo A desque le remitió so Amigo D.a 
Fran.co de Quevedo y Villegas, denle 
su prisión de Sao Marcos de León. 

(13 fojas en 4.") 

CARTA ex. 
53 bojas en 4.* 

CARTA CXi Carta Moral, é Vos* 
tructiva de D. Fran.co de Quevedo, Y 
Villegas, escrita Desde S.n Marcos de 
León-, A su Amigo Adam de la Parra. 
Pintándole por ñoras su Prisión, y la 
vida que en elkpasa. 

m lejas.) 



66. Colección en la biblioteca parttetUtr 
de su majestad la Reina. Autorizado el se- 
fior marqués de Pidal para disfrutar los t^ 



De igaal andgiedad y eea 



hBSISmO DE MANUSCRITOS CONFR(»rrADOS. 



tor«s litenriot del real aldünr, pode eoie- 
Jar.coa )o ja eaoocUa wU y Us cartas ai- 
Caieotes : 

CARTA ex. Carta ^ralé iostnic- 
tiv« De D.Q Prto.eo üe Quetedo, Bs- 
eriu desde S.n Marcos de Leoo & ao 
Amigo 8ujo,eD nae le partizipa qae 
la causa cSe su prlsioa no et U que le 
aconiulan, aino oira peor. 

Copia dd siglo aateiior. Sabu, estante G, 
plateo 6. 
(61 rojas ea 4.*) 

CARTA CXI. Copla incompleta, en 41 
fojas. 

CARTA CXII. CarU Moral éYosiruc- 
tíva De un Aniso de Dn. Fran.co de 
Quevedo, Dirigidfa& esle.en respuesu 
de dos» óue le escribió desde su pri- 
sioQ de Sao Míreos de Leoo. 

(89 rojas.) 



67. Colección de coplas sacadas en el dl- 
timo sillo, qae posee lii biblioteca del seflor 
daqae de HedlAaceli. Compreade lu cartas 
ex, cu, cxii. 

68. ColeccIOB qne conserra mi amigo y 
compañero don Francisco Cavada / Zarraci- 
na, ollcial de secretaría en el minfsterío de 
Fomento. Le forman las cartas ex (14 bolas 
eo 4.*), exacto bojas), y cxu, incompleta 
(7 hojas). 



DOCUMENTOS. 

89. AuténUcot en poder de don José 
Heriberto Garda de Qneredo : El I. 

CLYII y CLvm. Traslados a oténtlcos, be- 
cboa en 170S, 4e las coplas del testamento 
j codlcilo sacadas en l6Gi ; cayo pié dice de 
esu manera : 

• Yo García Yaftex, escribano del Rey 
N. 8. f del Aynnum.to de esU villa nueva 
de los Inbnies, este traslado bise sacar del 
protocolo y registro de escrltaras qoe pasa- 
ron ante Alonso Pereí, escribano pob.co 
qae foé deala villa el aflo de mil seiscientos 
y caareota y cinco , qoe está en el arcbivo 
del dicho Ayantamleoto^ Y va cierto y ver- 
dadero, i qae me remito. Y faeroo testigos 
á lo ver sacar .corregir f concertar Pedro 
de Cootreras, Feniaado Martines y Joan de 
Aasifla, vecinos desta villa nneva de los In- 
fantes .en ella a 7 días del mes de Octnbre 
de M9i aAos. Y llevé de derechos i 15 ma 
vedises por foja y no mas : y lo signé en tes- 
timonio de verdad.=G«rd« Kei#s.=Va este 
traslado en 7 fojaa el primero pliego del se- 
llo primero, y los deroas Intermedios del co- 
man.» 



70. Estudios hechos por mi con pre 
seneit de datos curiosos é inéditos , ó 
de inpresos en que nadie babii repa* 
rado bastí abori. Los números u, xcn. 



71. Originales en el tribunal espe- 
dí! de lis Ordenas militires : if , lxi. 



71 Auténtico en li pirroquii de 
san Gioés de Madrid : t. 



79. En li Unif ersidid Central : fi y 

Til. 



74. ColeeeiondedonBirtoloinéJosé 
Gallirdo, existente boyen manos de su 
sobrino don Jum Antonio: vui. 



75 Coleceion de luiógníos y eo- 

f^iía intiKttis y* lulénlicaa. que posee 
a Real Academia de ii Historia. Con- 
tiene los documentos qne siguen : ix, 

XI , I.XXIX, CXI , CXI.. 

(XVII. Copia aaténtica del tesUmento de 
(ioevedo: faé remitida i la Real Acsdemi» de 
la Historia, con oficio Ue 10 de jonio de 1835, 
por el doctor don José Cándido de Pefiafiel, 
cora párroco de Albambra , individuo corres- 
ponsal del mismo caerpo. Sacóse del proto- 
colo de escrituras públicas otorgadas ante 
Alonso Peres, escribano qne faé de Víila- 
nneva de los Infantes en el afio de 1645, 
donde se baila al félio 155. Aatorizó la co- 
is don Casimiro Antonio Boniempo , escri- 
jano dd número y ayontamiento de la re- 
ferida Villa, é 5de janio de 1835; legaliián- 
dola en 6 del propio mes los escribanos 
Jnsn Francisco Morcillo y Jq^ Jimeoei. del 
número y juzgado de la villa de Albambra. 



76. Colección de traslados hechos 
por el señor don Bai;ilío Sebastian Cas- 
tellanos, director de la Escuela Normal, 
en tista de códices que ya boy no exis- 
ten en España; x, xii, xiu, xi?, 

XXXV, €XVn, CXLVlll. 



77. Originales en el archivo general 
de Simancas : los documenloa desde 
el XXII al XXVI ; xxxiii, xxxiv« xxxvu, 
xu, XLii,xLvii; desde el xlix al un; lv, 
LVi, Lxiii, Lxiv, Lxvii; desdo el lxxi 
al Lxxvn; desde el Lxxxn al lxxxv; 
Lxxxvm , cxxxviii. 



78 En la biblioteca del señor du- 
que de Osuna existen los documentos 
XXIX XXX, XXXI, xxxn, xxxvi, xl, xuu, 

LXV, LXVUI. 

79. Colección de la Biblioteca Na- 
cional. Comprende los números xxn, 
XXX. XXXI, ixxii, xxxvi, xl, xuii, xlvu 
(copia), ¡«XXXI, xciv, cxxxTi, cxltu,. 

CL, CLI. 

CXUl. Memorial de D. Francisco 
de Qoevedo: suplicando su soltura de 
la prisión que padecía en S.n Marcos 
de León : consulta s.re el del Presi- 
dente de Castilla D.n Juan de Chuma- 
cero y Carnllo. Decreto de S. Mag.d a 
la Consulta : otra del mismo Presid.te 
y Segundo Decreto de S. M. todo ori- 
ginal que conserva en un tomo destos 
Documentos el Marques de los Llanos 
Alcalde de Hijosdalgo de la R.l chan- 
cill.a de Granada. 

Cddlce T 153 . folio SIS vuelto , letra del 
siglo anterior. Es cariosa la noticia qoe se 
estampa aqoi, sobre la procedencia del tomo 

3ae guarda boy el Ministerio de Estado, y 
e que se ba hecha mérito al pié del docu- 
mento cxux. 

80. Originales en el archivo secreio 
del suprimido consejo de Castilla, que 
se custodia actualmente en el del mi- 
nisterio de Gracia y Justicia: xlviii 
UV, LXXVl, LXIVII, LXIZIX, xc, xci; 



desde el tcf ti cr, ex, cu, cxu , cxm, 

CXXI. 



81. Entre los papeles de las escriba- 
nias de cámara del tribunal supremo 
de Justicia : cvu, cviu, cix. 



82. De la coleccíoo del señor doO' 
Agustín 'Doran, citada al n6m. 46: 
cxxiv, cxxv, cxxvi, cxxvii, cxxxi, 
cxxxm, cxxxiv. cxlv, cxlvi (tres co- 
pias); tiXLVll(d08). 



83. De la del Sr. Estébanez Calde- 
rón, citada al número 61:cxxiv, cxxvi, 
cxxvu, cxxxm, cxxxiv, cxlvu. 



84. De la colección del ilustrisimo 
señor don Antonio Alonso y Lopez- 
Novés, citada al núm 53: cxxvi, cxxvu. 

CLVI! 7 CLVIII. Copia excelente , en 10 
fojas en 4.* y la portada, hecha i mediados 
del siglo snteríor para don Benito Gomes 
Gayoso. La cabeza V el pié dicen asi : 

•Mignel de Moya Carnicero, notario apostó- 
lico por autoridad apostólica , yecino de esta 
villa , doy fe y verdadero testimonio cómo 
Mignel Marín de Moya, escribano del Rey 
nuestro sefior, del ndmero , gobernación y 
aynnumiento de esta dicha villa y Umbien 
vecino de ella, exhibió ante mi cierto testa- 
mento y un codicilo, otorgado todo por Don 
Francisco de Quevedo Villegas, caballero qne 
fué del orden de Santiago, bajo cuya dis- 
posición murió; qoe para qae coste sa te- 
nor de nno y otro, sacados i la letra, es el 
siguiente: (-CopíAiue.) 

•Que dicho testamento y codicilo prein- 
sertos concordan con sus originales, qne 
volvi al citado Miguel Mario de Nova, y ¿ ellos 
me remito. Y para que conste oonde con- 
venga . doy el presente, que signo y Armo 
en Villanneva de los Infantes, en 3 de fe- 
brero de 1747 afios.— En testimonio de ver- 
dad. Miguel de Mof Carnicero ^ notario 
apostólico.» 



85. Colección del señor don Caveta^ 
no Alberto de la Barrera , citada al 
número 54: comprende el documento 

CXLVIl. 



86 Colección del se5or López de 
Córdoba, ya citada al número 58. Rá- 
Ilanse en ella los documentos cxlix, 

CL y CLI. 

87. Colección de documentos origi- 
nales, en el arcbivo de la primera se- 
cretaria de Estado. El número cu. 



88. En la biblioteca del sefior conde 
de San Luis: 

CLVII. El mismo protocolo n registro, 
compuesto de tres pliegos del sello 4.*, colo- 
cados ono dentro de otro. 

Conienu al folio 15S: Uene 32 renglones 
la primera plana , y al mirgen (en 31» cua- 
tro asientos de los traslados que se sacaron 
durante el afio de 1645.— CuenU la plana de 
la vuelta 38 renglones , y ( en. IB ) dos notas 
de las copias hechas en Ices y 1713. 

Al (olio 156 corresponden también 38 ren- 
glones.— Pero i la vnelu solos 35, por can- 
sa del sello. 

En el 157, por igual rason, no hay sino 37; 
mu voalto, maestra en caaabio H renglonea. 



ILU 

El Itttde^nti 43 ;f al respaldo, fraeUt 
»1 sello , no mU que 38. 

El roiio 159 poede deeiree que consta de 
35 renglones, si se com potan tomo dos los 
en qoe fe difideo am^as Armas, la del testa- 
dor y la del escribano Jontamente. — Está la 
melta» en blanco, tachada con cinco rayas. 

Carece.de fnliacion la dlHma hoja, j con 
igaal ndmero de rayas por cada parte se ve 
inoUlixada. 

Al fln de las planas ona raya evita que se 
pnéda afiadir otro renglón; y es ocioso na- 



OBRAS DE DOiN FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 

90. Aatéotico 



nlfestar que eitendldo el pliego, i nn hai 
resoltan ambos sellos , porque entonces se 
estaafpaban de esta manera. 



89. De la colección del lefior don 
Juan Cortada , citcdrático e» el insti- 
lólo de Barcelona , ei nüinero ci.vii. 



en la parroquial de 
San Andrea, de VtllanaeTa de los la- 
fanteft : clii. 

Manilestan poet estos fO artieolos fie, 

Sara lijar el texto del presente ii tome ée las 
^kru de Dm Prmeiico ie QmtUe^ le hit 
cotejado 400 mannscrltos, y disfntadott 
preciosas coleccioues. 

Las Tariantes de todos ellos van al pié di 
cada docvmento d discurso. 



DISCURSOS ASCÉTICOS 

Y FILOSÓFICOS. 



lA caída para levantarse, el ciego para DAll VISTA. 

EL MONTANTE DE L\ IGLESIA, 

BtlU 

VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL, 



ESCRIBE 



DON FBANaSGO DE QUEVEDO VILLEGAS, 

CABALLERO DÉ U ORDEN DE SANTIAGO, SEROR DE LA VILLA DE LA TORRE DE JUAN ARAD (1) [ü). 



AL excelentísimo SEÑOR DON JUAN CHUMACERO, CARRILLO Y SOTOMAYOR, 

prcfideate de CattilU. 

Para reconocer la vida que á vuecelencia debo, busqué vida en mi persona, y no la ha-* 
lié» porque eo mí solo ha quedado aquel horror que sobró á los trabajosos, do asco, no de har- 
tos. Recurrí á la vida de san Pablo, que fecunda lo fué de las gentes y de las sinagogas. Escri- 
blla el cuarto a&o de mi prisión , para consolar mi cárcel, en que cobré mi estipeiidip de otros 
pecados. Dedico á vuecelencia en voto esta obra, que me atreví á disponer viéüdom^ discípu- 
lo de las persecuciones y calamidades mas ultimadas. Es el padecer tan soberano inajsiro, que 
dice san Pablo i los hebreos: (2) t Siendo Cristo Jesús hijo de Dios, aprendió'de lo que pade- 
ció.» Los teólogos dicen, fué la ciencia experimental. Fieme eil que maestro de quiea tuvo que 
aprender la Sabiduría eterna, vencería en mí la rudeza de la ignorancia humana. Sobrescribo 
mi estudio con el nombre esclarecido de vuecelencia, cuyas virtudes, con la aspereza, que 
siempre es disposición á sus premios, igualmente ejercitan y exaltan su persona ; con ios ilus- 
irisimos ascendientes de vuecelencia, para mayor gloria suya, me atrevo á hacerle cargo con 
las letras y las armas, y lo alto y generoso del esplendor de la sangre. Es vuecelencia hijo del 
señor Francisco Chumacero, del consejo Real y de la Cámara, varón, por su integridad y le- 
tras, escogido para visitador del consejo de Hacienda , y de la señora dona Catalina Carrillo de 

(i) Adviértase qae todas las auloHdades de latió per- F. La de Brusi'Ias, hecha por Foppons en 1G60. 

tenecieotes á este tratado Tan traducidus en romance 5. La de Ma^drid, por don Antonio de Sancha en 1790, 

consecutivamente. (Edieton de Sancha ^ copiando $in que se recomienda sumamente pur lener al principio la 

duda la primera de 1644). dedicatoria y la advertencia, que no se liallan en ningu- 

(a) Escrita eo los primeros meses de i643, fué la últi- na de las reimpresiones de la Vida de sau Pablo, inclu- 

ma obra que dio k la estampa nuestro autor. sa la elej^ante de dun Joaquín de Ibana. ¡ Lástima que 

Publicóse en Madrid al año siguiente de 1611, y áprin- no se hubiese tomado el editor la molestia de confron- 
cipio del otofto, según sospecho, pues no he llegado á tar el texto con el de la edición príncipe, ya que la tuvo 
ver ningún ejemplar de esta edición prinrera. Suplo su á roano! Mi diligencia por lograr esta i'oriuna ha sido es- 
falta con un esmerado cotejo de cuatro reimpresiones téril. 

apreciables, cuyas dífereocias vaa de esta manera seña- La puntuación es fatal en los cuatro ejemplares ([ue 

iHdas : cito , y los textos latinos en su ma}or parte se hallan es- 

Á. Colecdon de Madrid, costeada por Tomás Alfay tragados laslimosisimatnente. Hoy ya deben inspirar 

euittJO. * conQanza al lector en mí publicación. 

JV. La de la misma población, que sacó & luz Mateo de (2) Cbristus Jesús cum esset Fiiius Dei , didicit ex iíS| 

la Bastida eniCt^. quaepassus est. (Ad hcb., v. ^^.) 



4 * OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEVEDO VILLEGAS, 

la Vega, nieta legítima de varón de Hernán Carrillo de la Vega, á quien los señores Reyes Cató- 
licos heredaron en Málaga con repartimientos iguales á Garci Fernandez Manrique y á otros 
grandes caballeros que la poblaron. Casó Hernán Carrillo con doña Leonor do Córdoba y Goz- 
man, hija de don Luis de Córdoba, cuarto hijo legítimo del primer conde de Cabra, y de dona 
Constanza de Guzman , hij^ de don Perafan de Ribera y de doña Leonor de Guzm'an , hija de 
Luis de Guzman, señor de la Algava, y de doña Inés Ponce de León , hija del conde de Arcos don 
Juan , y de la condesa doña Leonor Nuñez. Fué el señor Francisco Chumacero y Sotomayor des- 
cendiente legítimo de Vasco Chumacero, hijo de hermano legitimo de don Martin Y^ñez de h 
Barbuda, maestre de Alcántara en tiempo del señor rey don Enrique HI, á quien por sus gran- 
des hazañas llamaron Alcides extremeño, que tan valerosamente defendió y restauró de los por- 
tugueses á Valencia de Alcántara. Su sepulcro se ve hoy en la iglesia de Santiago, la mas anti- j 
gua de aquella villa. Está en la casa de vuecelencia la alcaidía perpetua de aquel lugar, tan 
importante á la raya de Castilla. De tres hijos que tuvo su gran padre de vuecelencia, fué 
vuecelencia el mayor y el heredero, hasta en ser colegial, conio lo fué en Salamanca, dei 
insigne colegio de San Bartolomé, llamado el Viejo. El segundo, el señor don Fernando Chuma- 
cero y Carrillo, del insigne colegio del Arzobispo, y oidor de la real chancillería de Valladolid, 
sugeto que la muerte envidió al lustre y aplauso de las letras. Fué el tercero el señor don Au- < 
Ionio Chumacero, colegial en el insigne de Cuenca. Tuvo tres cátedras, la de instituía, la de có- 
digo y volumen ; fué oidor de Galicia y de la real chancillería de Valladolid, gobernador y ca- 
pitán general del principado de Asturias, alcalde de Corte, del consejo Real y Supremo de Cas- 
tilla, presidente de la sala, con titulo del Consejo. Su memoria no se enjuga de lágrimas délos 
, que gobernó. Murió, mejor diré, pasó á mejor \ida ; que en los ministros que vivieron en la ley 
de Dios y justificados en sus cargos, y espiraron sin dejarlo de ser, tiene mas corteses y conso- 
lados nombres la muerte. No sé que sobre otros hombros hayan cargado tan grave peso de 
obligaciones como sobre los de vuecelencia el esplendor de la sangre , la gloria militar y la 
eminencia de las letras. Imitar tales virtudes heredadas, obligación es de tanta fatiga como glo- 
ria ; continuarlas en su dignidad, muy difícil; crecerlas y aumentarlas es acción que confina con 
el imposible. Esto facilitó vuecelencia desde Salamanca, llevando en oposición victoriosa, des- 
pués de otras dos cátedras, la de vísperas de leyes á los dos mayores sugetos que fueron acla- 
mación de aquella grande universidad, y después fueron admirados en el tribunal supremo del 
consejo real de Justicia en esta corle. Fué vuecelencia consejero en la real chancilleria de 
Granada , vino por fiscal al real consejo de las Ordenes, donde fué consejero. Ascendió al Su- 
premo de Castilla y de la Cámara. Hasta aquí, por tantos puestos y tránsitos meritorios, aun no 
parece se contentaba vuecelencia de continuar con igualdad los blasones de tantos acreedo- 
res á su obligación. Necesitaron las inquietudes de Europa á la majestad de don Felipe IV el 
Grande, nuestro señor, á buscar persona de calidad, letras, inteligencia y virtud, que en la corte 
romana asistiese, haciendo oficio de triaca en oposición al veneno que contra España respiraba 
Francia. Para estos fines, tan diiíciles como importantes, envió á vuecelencia por su emba- 
jador en aquella corte, de donde , reverenciado por sus costumbres y estimado por sus letras en 
espacio de nueve años, cojí logro y utilidad del real servicio, aprobación de su santidad y de 
toda la sagrada congregación de cardenales, habiendo padecido vuecelencia su celo, volvió á 
España ; el grande monarca de ella, en llegando á su corte, premió á vuecelencia con la presi- 
dencia de Castilla, á que precedió en diferentes ministros alguna limitación. Ya, Señor, exce- 
dido está el cargo que de tan grandes méritos de padres, abuelos y hermanos hice á vuecelencia. 
Esta verdad no puede alguno enfermarla con achaque de lisonja; califícala la soberana elección 
del Rey nútístro señor, que viva muchos y bienaventurados años. Sé que estos renglones mios se- 
rán carga pesada á la modestia de vuecelencia ; séame disculpa que sin delito no pudiera rehu- 
sarlos, pues mi obligación es tal, que puedo y debo valerme para con vuecelencia de las pala' 
bras con que san Pablo se mostró reconocido á Onesíforo (2epíst. á Timotheo) : Det misericor' 
diam Doininns Onesiphori domui: quia saepé me refrigeravity et catenam meam non erubuit: Detüli 
Dominus invenire misericoidiam á Domino in illa die. Fui preso con tan grande rigor á las once de 
la noche, 7 de diciembre, y llevado con tal desabrigo en mi edad, que, de lástima, ei ministro que 
me llevaba, tan piadoso como recto, me dio un ferreruelo de bayeta y dos camisas de'h'mosaa» 
y uno de los alguaciles de corte, unas medias de paño. Estuve preso cuatro años, los dos como 
fiera, cerrado solo en un aposento, sin comercio humano, donde muriera de hambre y desnudezt 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 5 

si la earidad y grandeza del duque de Medinaceli » mi señor, no roe fuera seguro y largo patri* 
monio hasta el dia de hoy. De esta dura cadena de eslabonadas calamidades me desató la jus« 
tiGcada misericordia de su majestad por el medio é informe de vuecelencia, á quien remitió 
mí causa, en la cual nunca se me hizo cargo ni tomó confesión, ni después, al tiempo de mi sol- 
tura, se halló alguna cosa escrita jurídicamente. Y me atrevo á dar á su nombre, en la fatiga do 
mi pobre ingenio, reconocimiento indigno de su esplendor. Empero mayor atrevimiento fuera 
presumir por mi parte el poder enviarle obra digna de su atención. Dios nuestro Señor déi 
vuecelencia su gracia, larga vida con buena salud, como deseo y he menester. Madrid, 26 de 
agosto de 1644 años. 

Don Fbancisco di Qc&vsdo Vxlligas; 



ADVERTENCIA MUY IMPORTANTE 

PABA INFORMAR AL QUE LEYERE ESTA HISTORIA, 

. Tienen en este tiempo mucho de enfermedades agudas los libros que se imprimen, por haber 
hombres críticos como dias ; éntrase en ellos con miedo, sálese del uno con trabajo, y pásase al 
otro con susto^ y es1abónanse*c6n prolijidad. Ninguno destos que se precian de setenes, cator- 
cenos y veintiuno, discurriendo adelante, ha escrito alguna cosa, y como ingenios estériles, que 
no tienen parto en público, despiadados, aborrecen el ajeno, compran los libros para hacerlos 
esclavos y ponerles los yerros que no traen. Esta persecución, graduada por si misma, me obliga 
é dar razón destos escrúpulos, no por evitarla, que es imposible, sino por asistirme como mas 
honestamente puedo. No digo que san Pablo cayó del caballo, como se ve en todas las pinturas 
y estampas de la conversión y caida del Apóstol. Movióme el no hacer mención del el texto sa- 
grado y las razones y autoridades que da y refiere el reverendo padre Masucio, y se verán en su 
libro, y lo que mas fuerza hace, las palabras con que Cristo le mandó levantar, y como ades- 
trándole, asido de la mano, le llevaron á Damasco. 

En el contexto desta historia muestro alguna duda, empero, reverente á Santiago, de que san 
Pablo no vino á España, sin nota della y con gloria del mismo Apóstol ; y si bien me rindo á tan- 
tas autoridades de santos y padres, he querido acordar que hubo quien citó un decreto de Ge- 
. lasio, papa segundo de este nombre^ en que niega la venida de san Pablo á España, y unas pala- 
bras de san Jerónimo la ponen en duda sobre la epístola á los efesios, capitulo 3, y otra dispu- 
tando contra Helvidio, hereje. A entrambos procuraron responder Ambrosio de Morales, en su 
Primera parie de las antigüedades de España, y el señor Gregorio López Madera, del supremo 
consejo de Castilla y caballero del hábito dé Santiago, en el libro del Monte Sanio ; varones en- 
trambos doctísimos. Los curiosos podrán reconocer la fuerza de sus razones. Alégase por la ve- 
nida del Apóstol el milagro de Probo y Xantipe, su mujer; este se refiere con variedad. Ambro- 
sio de Morales, en el libro citado, dice sucedió en Ecija, y que en memoria se celebra en aquella 
ciudad solemne.fiésta á san Pablo el dia de su conversión, y añade : ¿Yo, con haber visto la es- 
crhura auténtica en pública forma, que la ciudad tiene de lo que entonces pasó, no veo cosa por 
donde se pueda fundar ni tomar ocasión de creer que san Pablo hut)iese allí predicado.» Es- 
cribió este suceso dé Probo y Xantipe, Simeón Mctafrastes, empero sin decir el nombro de la 
ciudad ó provincia donde sucedió. 

El doctor Juan Rodríguez de Léon, canónigo de la santa iglesia (i) taxcalense de la Puebla de 
los AngJBlés, en Nueva España, bien conocido en la corte por su predicación y letras, en su libro, 
cuyo título es : El Predicador de las gentes, san Pabla (a), lib. 1 , cap. 19, refiere el suceso de 
Probo y Xantipe, de Plavio Doxtro y Metafrasles, y quiere sucediese en Laminio, qufe Aoy se 
dice Campo de MontieL Y advierto que en muchas piedras é inscripciones que, de tiempo de ro- 
manos, de pocos año^acá se han^ hallado en Villanueva de los Infantes, y yo he visto, se llama 

(1) ttescalense (Todoi I09 ejemplgrei.) 

(0) liapreso en MadrKf por Marli de Qaíftonef , |Bo de 1038, 



6 OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. ^ 

Ager Laminitanus, de que se reconoce que siempre aquella tierra se llamó Campo, como hoy. El 
doclor Juan de León consecutivamente pasa al Apóstol desde Laminio á Madrid, y dice (palabras 
suyas son ) : « Que pisó la orilla de Manzanares y bebia sus cristales. » A los doctos reservo el 
juicio de esUis cosas, á cuya enseñanza estoy dispuesto con docilidad. 

No refiero en la historia si san Pablo peleó con las bestias. La historia de san Pablo condenado 
á las bestias solo la escribió Nicéroro, y debió de hallarla en libros apócrifos, pues san Lúeas 
nó hace mención de cosa semejante, ni el mismo Apóstol en la primera y segunda epístola ¿ los 
corintios , donde refiere lodos sus trabajos y persecuciones. Tertuliano, en el libro De resurrec- 
tione carnis, entiende por esta pelea con las bestias, las aflicciones que en Asia padeció sao Pa- 
blo , las cuales fueron tan terribles, que en la epíst. 2 á los de Corinto, cap. 1, vers. 8, dice (1): 
c No queremos que ignoréis, hermanos, la tribulación que padecimos en Asia, pues sobre todo 
encarecimiento fuimos agravados con ella, de tal manera, que excedía nuestras fuerzas; tanto, 
que nos pesaba de vivir. > Para exagerar el horror de esta tribulación Nicéforo, ó el escritora 
quien siguió, debió dé llamar á los judíos ó gentiles que-la causaroD> alegóricamente fieras. En 
este sentido parece habló san Juan Crisóstomo ; el cardenal Baronio libra á san Pablo de esta 
pelea con las bestias. Y el glorioso mártir san Ignacio, cuando dice peleó con fieras y leones par- 
dos, juntamente declaró que por estas bestias entendía hombres, cuya fiereza y crueldad era de 
leones y tigres. Por estas razones , y otras que miran al decoro del Apóstol, no hago mención de 
este suceso. Es cosa detestable creer que san Pablo voluntariamente se ofreciese espectáculo en 
el teatro con las fieras, y contra toda razón que, siendo noble y ciudadano romano, le conde- 
nasen á las bestias. Repara Dausquio en que la palabra OrjptoiJLa^lcv (2) no puede ser entendida por 
translación, porque en sus epístolas san Pablo no usó de translación alguna, no siendo inconve- 
niente que aquí usase de ella, cuando Cristo nuestro Señor llamó raposo á Heródcs. 

Sea la última advertencia, que la sagrada religión del glorioso patriarca santo Domingo de 
Guzman, que por excelencia se llama orden de predicadores, para mostrar tienen por idea de 
su predicación á san Pablo, han fabricado á su nombre, por padrones de su apostólico afecto, 
los mas suntuosos conventos que tienen en España, como son San Pablo de Valladolid, de 
Burgos, de Córdoba, de Sevilla, de Cuenca, de Peñafiel, de Palencia. Y para recuerdo de que 
han de predicar, como lo hizo san Pablo, á Cristo crucificado, acompañan el Evangelio con uaa 
cruz. 

Doy á leer mi devoción, no mi ingenio, y deseo defenderme en el sagrado de tan soberano 
sugeto. 

Seráme consuelo, contra los que no aprobaren mis escritos, Marcial en el libro 6, con el epi- 
grama 66; habla de Geliano, pregonero sucio : 

Famae non ñimium bonae puellam , 
Quales in media sedent Suburraf 
Vendebat modo praeco Gellianus» 
Parvo cum pretio diu Ikeret, 
Dum puram cupit approbare cüncHSf 
Atlraxit prope se matiu negantem, 
Et bis terque quaterque basiavit. 
Quid profecerit ósculo , requiris? • 
Sexcentos modo qui dabat, negavit. 

í Ay de estas bocns, que cuantas m<is caricias hacen por aprobar una cosa, con su asco, no solo 
desacreditan, sino que, si tenia algún valor, la dejan sin precio alguno! 

(1) Non enimvolumus ignorare vos, fratres, de iribulatio- vati sumas supra Tírtutero, lia tittaederetnosetiainviTere' 
ne Doslra quae facta cst ia Asia; quoDÍam supra uioduoi gra- {i) Tberiomachein (A. Af. F, 5.) 



VIDA 



OB 



SAN PABLO APÓSTOL (.,. 



^ PftCDicARif en san Pablo el predicador de las gentes^ 
y en un hombre que nació y fué escogido para todos 
los mortales^ dos vidas diferentes : primero fariseo y 
perseguidor « y después sípóstol , defensa y maestro. 
Escribiré de aquella pluma que , si no volaron con 
elia los serafines, voló encima dellos; aue si en sus 
alas no cubrió el arca, en la mano de Pablo descerrajó 

^ {a) El señor don Agustín Duran me ha facilitado copia 
de las cuatro primeras hojas del primer borrador origi- 
nal, de las cuales era dueño ¿ fines del siglo anterior don 
Behito Martínez Gómez Gajoso, archivero de la secreta- 
rla del despacho universal de Estado, en cuya depen- 
dencia se custodiaban de antiguo preciosísimos papeles 
de nuestro Que\'edo. Los doctos sabrán agradecerme que 
no les prive de conocer este curioso rasgo. Helo aqui : 

ffVU>A DE SAN PABLO. 

' Predicaré en Pablo el predicador de las gentes. En 
tin hombre que nació j fué escogido para todos, dos vi- 
das diferentes. Primero fariseo y perseguidor, después 
apóstol , defensa y maestro. Hablaré de una boca bas^ 
tante á la enseñanza del orbe , de una caridad que in- 
mensa se explayó apenas en treinta años por los roma- 
nos, persas, partos, medos, indios, scythas, ethiopes, 
sauromausy sarracenos; apostando las diligencias de 
h tarea del sol, con mas esclarecidas influencias y mas 
precioso fruto; sazonando para la troj de la Iglesia en 
grano las semillas que el Judaismo y la gentilidad fer- 
dllzabao zizaña; y conduciendo al yugo de la ley de 
gracia, que antes carona que oprime, casi todo el gé- 
nero humano. Predicaré aquel héroe náufrago en todos 
bs mares, peregrino en toda la Uerra; tan glorioso, que 
ni en esta hubo cárcel, prisión ni castigo que ignorase. 
Di en ellos borrasca ni tormenta que no padeciese. Se- 
ria congoja de la aritmética hallar números para contar 
las leguas de sos caminos y rumbos. Inumerables veces 
repitió aquel mar empedrado de reinos , en tantas islas 
que á pesar del mar son tíerra; en tanto mar que, á 
pesar de la tierra que se hurta á sus golfos , es archi- 
piélago. Basu decir que pareció aquel espíritu que el 
gentil dijo ulteriormente discurría por toda esta má- 
quina del mundo, haciendo ofldo de alma vivificante. 
Coo moeres, si menos palabras, lo dijo san Crisóstomo 
éoaodo, sobre te epístola atf ^lefot, le llamó cor mundi, 
corazón del mando. Fué (según san'Blerónimo) de Gis- 
cal, pueblo de Judea, del cuali luego qne le tomaron 



los misterios y descubrió los sacramentos qne cerraba. 
Escribiré de aquel serafin Iiumano que á la mano 
derecha del que tiene las llaves del cielo abre con su 
espada el paso, que con otra de fuego estorbó al paraíso 
el serafin que con cuchilla ardiente por tantos siglos 
amenazó á todos la entrada. Hablaré de una boca bas- 
tante á la enseñanza del orbe; de una caridad que in« 

los romanos, con sus padres se retiró á Tarso de Sili- 
cía. Fué enviado por ellos á Jerusalen á estudiar la ley,, 
de Gamaliel, varón doctísimo. San Crisóstomo , en la 
homilía iv, le llama homo ignobilis, abjectui^ etcircum^ 
foraneug, qui autem exercebatin peltibus; c hombre or- 
dinario, que vivía de aderezar pieles.» Era del tribu de 
Benjamín, su nombre fué Saulo cuando persiguió á 
Cristo, como San! á David; luego que fué otro por la 
vocación, se llamó Pablo. Demos lugar á que la curiosi- 
dad solicita halle misterio en el nombre de Giscal (patria 
de los padres de san Pablo, de donde huyeron á Tarso), 
donde nació, y en el oficio de aderezar píeles, que fué el 
suyo. Giscal se deriva de M^U^A gasease ^ que significa 
palpar como ciego: Isaías, lix« iO, Palpavimm tanquam 
eaeci parietem. San Pablo, qne había de salir de ciego, á la 
luz, salió de Giscal, que significa palpar como ciego, á 
la vista mas perspicaz de la doctrina de Cristo. Salió á 
ser discípulo de Gamaliel en la doctrina de la ley do 
Moísen, enseñanza con que después á los hebreos conven- 
ció de que en Jesús se había cumplido. Salió de Giscal, 
que es palpar y tentar como ciego, á Tarso, que signi- 
fica joya y piedra preciosa. Eso es Társis en la lengua 
sancta. A Tarso dieron Augusto y Julio el privilegio de 
la ciudad, porque los de Tarso los sirvieron en las guer- 
ras civiles con valor ; de aqui se llamó Juliópolis, según 
Díon Casio. 

Fué Pablo el solo apóstol prometido en el Testamento 
viejo ; y dióse tanta prisa Moisen á figurarle , que en el 
Génesis (reparo es de Tertuliano contra Marcíon, al prin- 
cipio del lib. v) d¡ce : Paulum mihi etiam Génesis olim re- 
promisiL ínter illas, enim, figuras, et propheticas super 
fllios suos benedictiones, Jacob cum ad Benjamín dlrexis^ 
sei : Benjamín, inquit, lupus rapaz ad matutinum come" 
dei adhue , et ad vesperam dabit escam. Ex tribu enim 
Benjamín orUurum Paulum providebat, lupum rapacem 
ad matutinum comedentem , id est , prima aetatem vasta' 
turumpeeoraDominÍ,ut persecutor em Ecclesiarum; de- 
hine ad vesperam escam daturum, id est, devergente jam 
aeíate, oves Christi educaturum , ut Doctorem nationum, 

c Para mi , dice, también el Génesis prometió á Pablo. 



j§ OBRAS DE DON FRANCISCO 

men^a «c e!cp1ay6, apenas en treinta años, por los roma- 
nos, persas, partos, medos, indios, scitas, etíopes, san* 
rofnatas y sarracenos; apostando las diligencias de la 
tarea del sol con mas esclarecidas influencias y mas 
precioso fruto; sazonando parala trojde la Iglesia en 
grano las semillas que el judaismo y la gentilidad de- 
generaban en zizaOii ; conduciendo al yugo de ía ley de 
gracia, que antes corona que oprime, casi todo el gé- 
nero humano. Abreviaré la liistoria de üqucl Léroo, 
náufrago en todos los mares, peregrino en toda lá tier* 
ra; tan glorioso, que ni en esta liubo cárcel, prisión uí 
castigo que ignorase, ni en eltoi borrasca ni tormenta 
que no padeciese. Seria congoja de la aritmética hallar 



Entre aquellas figuras y proféticfts bendiciones á sus hi- 
jos, Jacob llegando á Benjamio, dijo : Benjamin, á la ma- 
fiana lobo hambriento ano comeri, y i la tarde dará de 
comer. Antevia que Pablo habia de nacer del tñbu de 
Benjamín, lobo hambriento al amanecer de su edad, 
despedazadur quiere decir. En sus primeros afios. cu- 
chillo de tas ovejas del Señor, como perseguidor de las 
iglesias. Después á la larde, dispensador de su alimento; ' 
como si dijera : llegando á mayor edad apacentará las 
orejas do Cr¡.<t3 , como doctor de las gentes, i Es tan 
literal esta consideración de Tertuliano, que san Agustín 
la siguió sobre los Psalmos, y, saboreando con ««lia sn 
pluma, la repito en el sermón i4 De SauctUf que es el 
primero de la Conversión de tan Pablo, 

Nvta. Pasemos al oticio que tuvo de aderexar pie1es.y 
ba^'.ur de ellas obras. Mas prisa se dio el Génesiieü califi- 
car éste oficio qne en prometernos al Apóstol , en el 
cap. 49 citado, pues en el cap. 3, t..2í, dice : Fecit quo^ 
9V6 Dominui Deus Adue, el uxori ejut tunUai pelliceas, et 
induil eos, « Hizo el Señor Dios á Adán y á su mujer tú- 
nicas de pieles, y vistiólos.! Mirad si de las manos de Dios 
se derivan esclarecidamente ilustradas las pieles á las 
de Pablo. Vistió Dios á los primeros padres de pieles de 
animales muertos, porque el vestido antes les fuese re- 
cnerdo de la mortalidad (que haciéndose por el pecado 
aemejantes á las bestias, habían adquirido), que cu- 
bierta ni gala. Por eso en Pablo el aderezar pieles fué 
mas misterio y enseñanza que oficio, flabia de aderezar 
los muertos para el uso de los vivos en la ley de gra- 
cia. Habiase de vestir de las pieles del Judaismo difun- 
to, cuando, como él dijo: • Ya no vivo yo , sino en mi 
Cristo.» Ensayó el soberano Señor 4 P^blo en adere- 
zar pieles de animales muertos, para artífice de la gala 
y hermosura de las cortinas de Salomón, que llamó pie- 
les la Esposa cuando dijo : Ñigra «tm, sed fórmosa, 
iicul lábernacula Cedar, siculpelles Salomonii. Fué Pa- 
blo el Salomón del Testamento nuevo, y por eso, contra- 
puesto al del viejo Testamento. Aquel tuvo el principio 
en majestad, santidad y sabiduría, y los fines en igno- 
rancia , prevaricación y esclavitud á las concubinas. Este 
empezó en vileza , abatimiento , error y ignorancia , y 
acabó en santidad, sabiduría y magisterio de las gentes. 
Admiró á Salomón la reina Sabá ; á Pablo san Joan Cri- 
sóstomo, pronunciando su boca palabras de oro y dan- 
' ^0 á su pluma metal , para que con letras de oro escri- 
biese del panegírico tan soberanamente esclarecido, 
como se lee en la homilía vni. De lauaibusdivi Pauli. Oid 
los mas felices esfuerzos de la idea de la mc^or y mayor 
elocuencia; oíd al Olimpo de los oradores griegos y la- 
tinos , debajo de cuya cumbre , que confina con el cielo, 
se oyen tronar inferiores sus voces. c^A cuál, oh biena- 
teuturado Pablo, me atreveré á compararte de los justos 



DE QÜEVEDO VILLEGAS. 
número para contar las leguas de -^y caminos y nm* 
bos. Innumerables Teces rej^itió aquel mar empedrado 
de reinos « en tantas islas que á pesar del agua son 
tierra ; en tanto mar qne, á pesar de la tierra que hurta 
ú sus olas, es archipiélago. 

Dos caídas se leen en la sagrada E«cf ¡tara : la do 
Luzbel para escarmiento, la de san Pablo para ajcinpk). 
Aquel subió para caer, siendo (I) el primero inventor 
de las caídas eu las privanzas; este cayó para subir. El 
serafin comunero, en el principio de la creación; el 
apóstol, en §1 de la Iglesia. La soberbia IropieA volan- 
do, la Inimildad voBla cayendo. Derriba Dios Ü^ablo, 
y edifícale ; quiere el lucero amotinado derribar á Oíos, 



del viejo y nuevo Testamento , pues tú encerraste en tf. 
como en depósito, las virtudes de todos, empero en ma« 
cbo mayor cúmulo? Finalmente, si alguno eu tu compa- 
ración pondera uno por uno el coro de los Jusios, ha- 
llará la balanza de tu parte, con el peso de las virtudes 
vencida. Es Pablo el segundo Abel ; empero no una vez 
sacrificado, sino todos los di^s. Pablo, otro fCoé; mas sin 
arca navrgó las borrascas y diluvios contra él amotina- 
dos. Pablo, otro Abraham, no solo arrancado de su pa- 
tria y de sus parientes, sino, después de la vocación, do 
80 misma vida. Pablo, otro Isaac, maniatado volootaria* 
mente en víctima. Pablo» otro Jacob, vigilante guarda, 
como de un reba&o, de todo el mundo. Pablo, otro Joseí; 
distribuyó el alimento de la verdad al orbe de la tierra, 
que de hambre espiritual feliecia. Pablo , otro Moisés, 
que redujo todas las gentes de la Urania del infierno á 
Cristo. Pablo , otro Aaron , ungido sacerdote á los pue- 
blos de todo el mundo. Pablo, otro Finees, con solo el 
puñal déla fe dio muerte 4 la impiedad de los judíos j 
gentiles, que era como adulterio de sus entendimieutoi. 
Pablo, otro David, provoca á singular batalla al demo- 
nio, como él á GoliaL Pablo , otro filias, mas gloriosa- 
mente arrebatado al cielo. Pablo, otro Elíseo, limpió lai 
gentes 'del contagio de la interior lepra. Pablo, otro Cze- 
quías, convirtiendo diferentes pueblos á la aolamento 
verdadera fe de Jesucristo. Pablo, otro Josias, disipando 
y destruyendo laa abominaciones de loa idólatras. Pablo, 
otro Joan, degollado por Cristo. Pablo, otro Pedro, no 
llamado, como él á creer, en la tierra, sino de los cielos. 
Pablo, otro Gabriel, anunció á todas las gentes el naci- 
miento de Cristo. Pablo, otro Blichael , 4 qaien copo en 
suerte ser caudillo de los cristianos. Y también, si ro- 
deare los coros do los angeles y de los varones santos, 
no hallaré comparación 4 que no se oponga Pablo, espíen* 
didísimo con tesoros de todos los méritos. La aclama- 
ción del pueblo , y después de ella, aun muerto Pablo, 
nos muestra ardientes teatros de piedad.! 

Ningún gran padre y doctor de la Iglesia habla de saa 
Pablo con orilla; todos ansiosos rematan Jos alientos do 
su voz. San Híerónimo á Pamaquio, contra los errores do 
Joan Hierosolimitano, dice : c¿Adónde está el vaso deeleo- 
clon, el darin del Evangelio, el bramido de nuestro 
león, el trueno de las gentes, el rio de la elocuencia 
cristiana ; qne el misterio aotlgnameojle oculto 4 las ge- 
neraciones de la sabiduría y sdencia de Dios , maa se ad- 
mira que se pronuncia?! Y eu la apología 4 Pamaquio, 
pro H^rii adversui /9daiaa|f ü, exclama : tTodaa las ve- 
ces que leo 4 Pablo me parece oigo troenoa. y ae pala- 
bras.» El gran padre Agustino, en competeocia de los 
dos, desaparece el vuelo de »u pluma por arribar ii<* 
cumbres de Pablo.a 

(i)el9riaori«.) 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



f «milfiase; apaga en tizones los hervores de la luz á 
qut se víó amanecido. La pacieocia de Cristo, de mu- 
chos hombres que han perseguido su Iglesia^ ha heclio 
ángeles; y su justicia, de los úngeles que le compitie- 
ron istt afiento, hizo demonios. Esto sucedió á los que 
fueron cómplices con el lucero, que madrugó con la 
primera luz á borrarse con las postreras sombras ; y lo 
ülro á Pablo, que á mediodía se daba priesa para apa- 
gar los rayos del Evangelio en su oriente* 

Társis de Cilicia, igualmente célebre, antigua y no- 
bilísima ciudad (siguiendo á Josefoen su primero li- 
bro), nmchos graves autores aGrman derivó estB nom- 
bre de un nieto de iaret que se llamó Társis, (t) ha- 
biendo llamádose asi primero toda la provincia de Ci- 
licia en h Asia menor, que hace vecindad á la Siria, 
tiendo su principal ciudad y la (2) metrópolis Tsirsis, 
á quien Solino llama madre de las ciudades, y Plinio 
ciudad libre. {^) Fertilízala y hermoséala caudaloso y 
ameno el rio Cídno, insigne otro tiempo por la seguri- 
dad de su puerto famoso, (4) por el concurso de naves 
y mercaderes que le hicieran emporio del mundo. Es 
el mas precioso realce el decir Estrabon que en estu- 
dios y letras excedió á Alejandría y Atenas. Para teslt- 
fto desta verdad cita á la misma Roma, pues se (5) via 
floreciente y adornada de doctísimos hijos de la ciudad 
de Társis, como fueron los Antípatros, Arquidemos, 
Diógenes, Néstores, Diodoros y los dos Atenodoros, de 
los cuales el uno estuvo, vivió y murió con Catón, que 
snlqdoen la gentilidad y su coniunicacion caliGcaban 
en todas las virtudes morales á los que le trataron. El 
otix) fué maestro de César Augusto y de Marcelo, hijo 
de Octavia, su hermana. 

Fué la ciudad de Társis en las guerras civiles tan 
devota do las partes que siguieron Julio César y Octa- 
tiano Augusto, que dice Üion Casio que hubo tiempo 
en que por esto se llamó iuliópolis; y porque siguió la 
parcialidad ecsariana contra Bruto y Casio, afirma Dion 
Crisóstomo le fueron concedidos los privilegios todos 
de que (6) gozan los ciudadanos de Roma, con que para 
granjear otros premiaban á los Rueños amigos y leales 
confederados. Estos se gozaban en tierras, leyes, hon- 
ras, ezenciones y podei io en rios y mares. 

En esta ciudad, por tantas prerogativas esclarecida, 
nació para blasón de todas sus glorias el apóstol san Pa- 
blo, teniendo el señorío de Roma César Augusto, el añcv 
cuarenta y uno ó dos de su imperio, uno y otro año 
después del nacimiento de Cristo. No sin misterio pre- 
cedió á Cristo poco tiempo el nacimiento de san Juan 
Bautista, su precursor, que se llamó voz que clamaba 
m el desierto ; y se siguió poco después el de san Pablo, 
que como vaso de eíeecton clamó en todas las poblacio- 
nes del mundo. A entrambos acalló el martirio como 
á voces^ cortando (7) sus gargantas. Juan le enseñó con 
el dedo á los judíos ; Pablo, escribiendo, le enseñó con 
toda la mano á los judies y á las gentes. El Bautista pre- 
vino los caminos del Señor ; y el Señor previno y dispu- 
so los de Pablo. 



d) babléodo'se ntmado ni (JT. T 5^ 
W nvcrdpou {$.) 
(S) rtrtUiíalt j h^rmosM (f .) 
(i) y p«r el conearso (5.) 

(5) veU i/tf.i 

(6) lOUbiB (/rf.) 

(T) firiutis. UO 



San Jerónimo, en el libro de los Vatmes ihutu^ 
dice que san Pablo fué natural de un pueblo de Judea 
que so llama Gisclial; (8) que cuando se apoden ron 
del las armas de los romanos, fué llevado á Tar^ de Ci- 
licia por sus padres. Reconociendo Beda en sus Comen- 
tarios sobre los actos, que el mismo Apóstol Jecia da 
si que era tarsense, concilía con estas palabras las do 
san Jerónimo, diciendo : «No es de^ admirar quo sun 
Pablo diga es de Társis, y no de Gischal, pues Cristo, na- 
cido en Betlehem, no se llama betlehemita, sino na- 
zareo.» 

Lo que es de admirar es, que habiendo san Jeróni- 
mo escrito antes del libro de los Varones^ ilustres sus 
Comentarios á la epístola á Filemon, y habiendo di- 
cho en ellos era fabuloso lo que algunos dijeron que 
san Pablo era de Gischal , lo afirma después en el lugar 
citado; y que anduviese tan vario, que después en 1 1 
epístola á Algasia, respondiendo á algunas cuestiones 
que se le propusieron en las epistolas del Apóstol, di ,o 
por expresas palabras que san Pablo fué nacido y cria- 
do en Társis de Cilicia, y que poroso habia conservado 
la locución, \9) frasi y proprtedad y dialectos de la 
lengua griega, de que entonces los tarsenses usaban : y 
esta fué sin duda la postrera opinión del santísimo d.«c- 
tor. Ni se puede dudar que san Pablo nació en Társis, 
pues de su boca se lee eu el eap. 22 de los victos, vers. i : 
aVarones hermanos, oid 1} razón que de mi os doy uho« 
ra. Yo soy varón judío, nacido en Tarso de Cilicia.» 

Es verdad que de la expugnación de Giscbal por los 
romanos hace mención Josefo Hebreo en el lib. 4 
de la Guerra de los judíos ; empero esto sucedió algu- 
nos años después de la muerte del Apóstol. Solo se 
puede permitir por conjetura que algunos de tos ante* 
pasados de san Pablo fuesen naturales de Gischal. 

De sus padres ni se lee el nombre, niel hace men- 
ción dellos. Persuádeme eran muertos antes de sn 
conversión, pues si vivieran, sin duda empezara el 
fruto de su dotrina por elk)s. Lo que no puede dudar- 
se es que fueron del tribu de Benjamín, de que el Após* 
tql se preció tanto. Los que tienen que san Pablo no fué 
noble, sino hombre vil y bajo y mecánico, se fundan en 
las palabras de san Juan Crisóstomo en la homilía iv 
de las alabanzas de san Pablo, de quien trata con 
estas palabras: (IO)«Hombre ignoblc y vil, de oficio me- 
cánico en hacer tiendas de pieles. » Esto dice san Juan 
Crisóstomo del Apóstol en la homilía que dedicó á sus 
iilabanzas. ¡Qué diferentes luces de elocuencia usan 
los santos en los panegíricos que hacen á los que lo son, 
tan limpios (11) del polvo vanaglorioso y de la inmun- 
dicia lisonjera, que á los oidos que aun están cerriles y 
no domados á la verdad parecen oprobrios, y tienen en 
el sonido resabios de afrenta! Puede uno ser noble y no 
vivir como tal, por haber descendido él ó sus padres, de 
una en otra calamidad, á vivir por el arbitrio de la po- 
breza. Esto sucedió ¿ san Pablo que, siendo nobilisuno, 
encomendó su alimen to á ejercicio bajo. Colí gelo ( i 2) san 
Agustín en el sermón 15 de las palabras suyas á los fili- 
penses , cap. 3 , vers. 3 : «Gloriémonos en Cristo Jesns, 

<a) y qtfe eoMiito (S.) 

(9) frasl 7 propiedad (M. F.)— fraft, propiedad (5.) 
(10} Homo enim ignobilit, «bjeclus, et eircomforaBSOS, qatir* 
tem exereebit üi pellibns. 
Ut) de polvo (5.) 
(ti) Afiutm {144 



ÍO 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



no haciendo caudal de la carne, siendo asi que pudiera 
confiar en ella tanto como otro de los ftiortales.» A esto 
^ñade el santo doctor : «Eran los fariseos los mas prin- 
cipales^ segregados de la plebe, como la mayor nobleza 
de los judíos.» San Ambrosio, en eV comentario á la 
segunda epístola á Timoteo, no solo dice era noble, 
sino del orden senatorio; y lo prueba* con que usaba 
de la vestidura de los senadores, que llamaban p^u- 
la: {i) cita las palabras de san Pablo á Timoteo, en que 
le ordena le traiga á Roma «la pénula que dejó en Troa- 
deen poder de Carpo». Puede dudarse si san Pablo, 
cuando dijo |)^t4/a, entendió vestidura senatoria, em- 
pero no que fuese noble ; y por ser del tribu de Benja- 
mín, que dio á toda Israel bl primero rey en Saúl, no- 
bilísimo. 

En detenerme para averiguar que el Apóstol por 
sus ascendientes fué de sangre ilustre, doy á la verdad 
déla historia lo que se le debe; empero á san Pablo lo 
que despreció con silencio providente, teniendo por 
solar de su nobleza su caída , y por nacimiento su con- 
versión. 

A los ocho días después que nació le circuncidaron. 
Dícelo de sí á los filipenses, cap. 8, vers. 5 : «Yo, cir- 
cuncidado el día octave, del género de Israel, del tribu 
de Benjamín, hebreo, no solo por la ley sino por des- 
cendiente de hebreos. » Diéronle por nombre Saulo, á 
quien después leímos con nombre de Pablo. Orígenes, 
en la prefación á la epístola S los romanos, afirma que 
juntos le fueron dados estos dos nombres : Saulo, por 
serjudíodel tribu de Benjamin; Pablo, por ser ciuda- 
dano de Roma por el privilegio de Társis, Joque pa- 
rece se colige del cap. i 3, vers. 9 de los Actos, en estas 
palabras : Saulus autem, qui et Paulm; «Saulo y Pablo,» 
sin decir; «Sanio, que después fué Pablo.» Esta opinión 
tiene san Anselmo por mas probable en el cap. 1 de la 
epístola (2)á los romanos. San Agustín, atendiendo so- 
bre la misma epístola á la significación de los dos nom- 
bres, dice que antes de su conversión se llamó Saulo, 
que se ínterpretdso6er6io, inquieto y perseguidor, por- 
que satos en griego signifíca inquiettMl ; y después de 
apóstol se llamó Pablo,poco, pequeño, humilde y sose- 
gado. Sigue Beda estadotrina. San Ambrosio, siguiendo 
ebte seqtir, le diferencia diciendo que , como se llamó 
Saulo en la circuncisión, en el bautismo se llamó Pablo. 
San Jerónimo quiere que de Sergio Paulo procónsul de 
Cipro,áquienconvirtíóel Apóstol, por trofeodesu triun- 
fo alcanzado para el nombre de Jesús, se llamó Paulo ; 
y recuerda con su erudición (3) de Scipion y Metello, 
que se añadieron los nombres de las provincias por su 
valor vencidas, llamándose eluno Africano y el otro Cré- 
tico. Y añade que Pablo en hebreo significa admirable, 
obra maravillosa, obrador de maravillas: (4) alega que 
dijo de sí, aludiendo á esta etimología, cap. 2, á los gála- 
tas, vers. 8: «Quien obró á Pedro en el apostolado de la 
circuncisión, obró en mí entre las gentes.» El doctísimo 
cardenal Baronio, y otros que le sigifen, extrañan para la 
humildad de san Pablo y su modestia despreciadora de 
si mismo , que afectase á imitación de los gentiles 
esta pompa de su vitoriosa predicación ; y quiere por 
mas decente que el Procónsul , en agradecimiento re- 
tí) y clU (5.) 
{% de los romanos {!d.) 
($) i Scipion y Mételo (id,) 
^) y slef a {id.) 



verente, quiso ennoblecer á san Pablo con el cognoni- 
bre de su familia, y haberlo sido de los Emilios : cos- 
tumbre (5) de la liberalidad y cortesía de los romanos 
con los libertos, familiares ó huéspedes mas aceptos por 
sus asistencias. Este sentir adolece de la misma noUt 
que opone por otro camino, aun menos á propósito, á la 
dignidad y profesión del apostolado. Los padres grie- 
gos san Crisóstomo, Ecumenio, Teodoreto y otros atir- 
man que el nombre de Pablo no fué dado por los hom* 
bres sino por Dio^, como antiguamente á los patriarcas, 
y para que Saulo tuviese esta igualdad con san Pedro, i 
quien Cristo llamó Ce fas, y á Jacobo y Juan Boanerges. 
Yañade Crisóstomo que el Espíritu Santo le llauíó Pablo 
luego que le hizo su siervo, para que conociese era su 
Señor (6) ; siendo así que la imposición del nombre es 
señal de dominio. El muy docto, muy erudito reveren- 
do padre Tomás (7) Massutio Recinetense, en su libro 
que intitula Paulus ÁpostoUts, sive Vita Sancti Pan- 
li Apostoli (a), tiene por mejor la séptima opinión, que 
concilla todas las referidas. Por esto dice no la opone á 
ellas sino que la antepone , por ser pacifica concordia de 
todas ; empero, reverenciando su piadoso sentir , juzgo 
que las palabras expresas de san Jerónimo y tas del 
eminentísimo en doctrina y púrpura cardenal Baronio 
se apartan de la unidad que las demás reciben. Admí- 
tese la opinión de Orígenes por verdadera , que se lia- . 
mó siempre Saulo y (8) Paulo, por hebreo y nacido en 
Tarso, ciudad que gozaba del privilegio ^e los ciuda- 
danos de Roma. Hace con esto armonía lo que dice san 
Agustín, que después de su conversión empezó á lla- 
marse solamente Paulo ; en que no con menos fueiia 
conviene san Ambrosio, diciendo que, como (9) los de 
dos nombres (que así puede entenderse), usó del de 
Saulo en la circuncisión, reservando el de Paulo al 
bautismo. San Crisóstomo y con él ios padres griegos 
no solo concuerdan sino confirman la explicación de 
Orígenes, pues afirman que el nombre de Paulo fué 
puesto por Dios» no por los hombres ; palabras que ad- 
miten menos la opinión del doctísimo Baronio que la 
de san Jerónimo, que ¿1 excluye. 

Yo me persuado que el decir por san Lúeas d Espí- 
ritu Santo : (40) «Apartad por mi elección para mí á 
Paulo y (4 1 ) Bernabé,» que mostró manifiestamente que 
nsaba del nombre de Paulo, de que era su voluntad que 
usase después de ministro suyo; que no que le nom- 
brase así , ó porque el Apóstol le escogió por trofeo del 
Procónsul , ó por haberle recibido el maestro del cate- 
cúmeno por caricia cortesana. Y el usar del san Lúeas 
la primera vez después de la conversión de Sergio Pau- 
lo, y no de la del mismo Sanio, fué advertencia miste- 
riosa para enseñar que el Apóstol, á persuasión de la 
caridad en que ardía, antes empezaba á ser otro en la ley 
de gracia convirtiendo otros á ella que convirtiéndose; 
pues lo opuesto á perseguidor de la Iglesia era el adqui- 
rirla hijos, y al haber hecho blasfemar á los que creían 
en las cárceles, el hacer ci'eer á los que blasfemaban. 

(5) de la libertad y cortesU (5.) 

(6) Volens ostendere se esse Dominna (alif terrl. 

(7) Masaeio iS.) 

(a) El Ululo está cqoíTOcido en todos los ojeaplares qaeUBfO 
á la mano. 

(8) Pablo (S.> 

(9) de dos nombres, (Id.) 

(10) SefH'ogate mlhi Saulum, et Daraibam;(iel., xin, 8) 

(11) i Bernabé, -mostró (S.) 



VÍDA DE SAN PADLO APÓSTOL. 



H 



SáiHo, hijo de padres nobles, arrinconado en pobre- 
za, natural de Tarso, del tribu de Benjamín, se puede 
asegurar estudió la gramática griega y las buenas le- . 
tras, retórica y filosofía en Tarso, donde como hemos 
visto florecia estadio (i) famoso (donde todo esto se 
enseñaba, lo que afirma Eslrabon en el lib. 14). Y se 
prueba de sns Epístolas que vio los poetas griegos, 
pues en ellas reGere palabras y versos de Epiméni- 
des, (2) Arato, de Menandro ó Calimaco, autores qne 
no es creíble los leyó siendo en Jerusalen discípulo de 
Gamaliel ^ ni después, por el desprecio que los hebreos 
badán de los delirios y vanidad de los griegos. Parece 
que á esto se oponen claramente san Jerónimo y san 
Crisóstomo,este gran padre con mayor eficacia, per- 
suadiendo que el Apóstol fué idiota y rudo. Sus pala- 
bras son estas, en la liomil. iv ¿ la segunda á Timoteo: 
Erat üte homo Cilix, coriarins, inops, imperitus exter- 
naedisciplinae; Hebraicam tantum noverat linguam, 
quaecaeterisgentibus,sed Romanis máxime contemp- 
ttd erat, Y el mismo santo, en la homil. m, sobre la pri- 
mera i los corintios, dice : «Oí cierto cristiano que dis- 
potaba ridiculamente con un gentil. Como en la contro- 
versia los dos se impugnasen las opiniones, afirmaba el 
idólatra lo que babia de afirmar el cristiano, y esle do- 
fendia lo que habla de defender el, gentil. Trataban de 
Pablo y de Platón. El idólatra decia que Pablo era rudo 
y sin letras; el cristiano temerariamente se esforzaba á 
probar que Pablo era mas elocuente que Platón. Dosta 
manera el gentil quedó vítorioso siguiendo tal opinión : 
porque si Pablo era mas elocuente que Platón, muchos 
coa razón pudieran afirmar qne Pablo no habia venci- 
do con la gracia, sino con la facundia.)» San Jerónimo, 
éuhqnsUda á Algasia, que se numera 151, no con- 
fieoe en todo con san Juan Crisóstomo ; empero dice 
gne no hablaba ni escribía la lengua griega con pura 
(3) elegancia. Tratando de que el Apóstol dijo do si 
•Aonque ignorante en la habla, mas no en la ciencia,» 
dice estas palabras : «Otras veces lo hemos repelido; 
DO dijo Pablo que aunque era ignorante en la habla 
que no lo era en la ciencia, por humildad ; antes apro- 
bamos lo dijo por ser verdaderamente así.» Persuáde- 
me qne el santo doctor, con este sentir, respondió á 
san Agqstin que, en el lib.4 de Doctrinachristiana, afir- 
ma que «donde san Pablo dice que aunque es igno- 
mteenel hablar no lo es en la ciencia, lo dice como 
coocedieodo á los detractores lo que mormuraban del; 
no confesando que por ser verdad lo decia.» Y en esta 
misma epístola muestra que «el Apóstol fué sonfiamonte 
elegantísimo; no de aquel género de elocuencia que 
presuntuosa precede á la sabiduría, sino de aquella 
que como sierva fiel aun no llamada, la sigue. » Cono- 
cerá el bien atento que san Agu^tin concurre con los 
dos, pues siendo así que san Pablo era muy elocuente 
y elegante, se desacompañó en sus escritos y (4) predi- 
cación de ostentarlas, por desembarazar de galas pro- 
fanas la eficacia del espirita y la alteza sacrosanta de 
los misterios. No de otra suerte la majestad severa des- 
precia las joyas y dijes con que la travesura popular 
Immanameate se enj^rie. Lóense en las epístolas y ora- 

it; famoso, en qne todo esto se ensefíaba. Lo qne aflrma Strabon 
es el libro 14, y se prueba de sns episiolas, es qae vio {S.) 
t|} de Arato, {Id.) 
[Z) elegancia ; y tra lando (id.) 
'4) predicción U.) 



cienes del Apóstol aquellas luces retóricas que de- 
centes acompañan su dignidad y no la adelgazan. Asi 
los monarcas usan galas de que solamente son capaces 
las coronas. Los adornos de la elocuencia asisten á los 
divinos misterios y á los razonamientos temporales, con 
la diferencia que los diamantes y el oro á la doncella 
hermosa y á la deforme. En 'esta ellas solas lucen y so 
atienden ; en aquella les falta el reparo de los ojos, que 
asisten á la admiración de la belleza que se sirve dcllas 
con desprecio, que las muestra peso y ilo gala. Con esta 
santa y eficaz mortificación asiste la retórica y buenas 
letras á f an Pablo en sus epístolas y oraciones, no por- 
que el Apóstol quisiese ostentarlas, sino porque ellas 
ostentaron mostrarse bien logradas, tomando las luces 
del ardor inflamado de su doctrina. 

Destos estudios fué llevado á Jerusalen para quo 
aprendiese la ley y los profetas, do Gamaliel varón en- 
tre todos los fariseos doctiijimo. Que fué discípulo do 
Gamaliel, de sí lo dice en los Actos, cap. 22 : «Yo soy 
varón judío, nacido en Tarso de Cilicía, criado en esta 
ciudad (eiítiéndese Jerusalen), á los pies de Gamaliel, 
donde fui ensenado según la verdad de la ley paterna.» 
Declara estas palabras de san Pablo el reverendo padi o 
Massutio (a), por las pnlabras de Filón en el libro cu- 
yo lílulo es Todos los buenos son Ubres, donde ensena 
que los maestros leian desde cátedra eminente, (5) y 
los discípulos oian én lugares inferiores, y los nuevos 
mas abajo que los antiguos; y que por eso dijo (6) apren- 
dió á los pies de Gamaliel. Siempre qne hallare cosa 
mas digna del afecto del Apóstol, tendré por piedud 
disentir del parecer de otro. Mi sentir es que, ya con- 
vertido y vaso de elección y maestro de las gentes, 
para enseñar el respeto con qne se debe hablar de los 
mr.esti'os, dijo por humildad reconocida que habia es- 
tudiado ¿ los pies de Gamaliel. Esto confirma san Juan 
Crisóstomo, homil. XLvn, sobre los Actos, Los rabíes, en 
el Talmud, capítulo (7) Tefilot, falsamente afirman quo 
Gamaliel siempre impugnó la doctrina de Cristo, á qne 
añaden otros sueños y di 11 nos de su frenética maligni- 
dad; empero, tegun se colige de los Actos, cap. l>, 
este (8) Gamaliel fué aquel grande doctor en la ley, su- 
mamente reverenciado de la plebe, como lo refiere el 
Evangelisti, y el mismo qne con larga oración en el 
concilio de los judíos amparó á los apóstoles cuando los 
príncipes de los sacerdotes y los magistrados trataban 
de darlos muerte. Alirma esto son Juan Crisóstomo y 
Clemente Romano ; y después del añade Boda que Ga- 
maliel fué cristiano y compañero de los ap<\stoles; (9) 
que con su orden vivia oculto entre los judíos, para 
que así pudiese mejor asistir á los aumentos de la Igle- 
sia recién nacida. Léese en Gennadio, de los Varones 
ilustres, cap. 46 y 47, una epístola de Gamaliel, á quien 
los padres antiguos danautoridad. En ella refiero de si 
que por la reverencia y amor de Jesucristo dio sepultu- 
ra en su granja al protoraártir Esteban, á quien los ju- 
díos apedrearon ; y que hospedó, dándole el sustento, 
á Nicodérans, á quien desterraron de Jeruaalen. Y lo 
que con ma¿ fuerza desmiente las fábulas de los rabíes^ 

(a) Página 19 de la edición de León de Francia de 1(S3. 

(5) ios diselpnlos (5.) 

(6) que aprendió (/</.) 

(7) Teptjilolh. (W.) 

(8) fué Gauíalicl ¿'\üc\. 'A. U. f.) 
^9) y que iá>.) 



OBRAS DE DON FRAaNCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



it 

es el libro de Luciano, presbítero, el cual escribió en 
griego (1) Oo La invención del cuerpo de san Esteban, 
á ruego de Ávito, presbítero español, que luego la iúzo 
latina, siendo vivo san Agustin, que por (2) esto hace 
mención repetida de tan célebre y piadosa historia, que 
sumariamente referiré. De la misma suerte que Gama- 



que porto menos tuvo notícíadesudotrínay inilagroB,y 
de las juntas contra su enseñanza y vida que se bicie- 
¡. ron entre los escribas y fariseos, pues él era de aquella 
secta y discípulo del mas venerable y docto en la ley, 
preferido á todos. ¿Cómo pues aquellos hervores celo- 
sos de la religión de los hebreos no encendieron aquel 
íiel cuidó de sepultar contoda veneración el cuerpo de espíritu valiente, mezclándole en los (9) rumores y 



san Esteban, asi después de muerto Gamaliel fué se- 
pultado con el protomártir ; lo que fué descubierto cou 
muchos milagros, según testifican todos los martirolo- 
gios, donde tratan de la invención del cuerpo de san 
Esteban en (3) el tercero dia del mes de agosto. Refié- 
relo todo con santa fidelidad Luciano; testifica le fué 
revelado en tiempo de Teodosio emperador, en el año 
del Señor 415, apareciéndole en sueños á Luciano Ga- 
maliel en la forma de viejo venerable, adornado con 
sacerdotales vestiduras, la estola blanca, el palio en- 
cendido enjoyas, que juntando su riqueza con el oro, 
le sembraban de constelaciones hermosamente cente- 
llantes, sellando de gloria sus resplandores la cruz, que 
del fondo de todas (4) resaltaba con majestad soberana. 
Con las dos manos traia un cetro de oro, y con (5) él, 
tocando la mano del presbítero Luciano, le despertó; 
y llamándole tres veces en griego con su nombre, le 
dijo fuese al Obispo, y en su nombre le dijese que sin 
dilación fuese á la villa Cafargamalen (que se interpre- 
ta Villa de Gamaliel, distante veinte millas de la ciu- 
dad de Jerusalen) ; que allí buscase en el monumento 
anti¿;uo los cuerpos sagrados, y los trauFfiriese á Itigar 
mas decente. Oyendo estas palabras Luciano, le supli- 
có dijese quién era y de quién eran los cuerpos sagra- 
dos ; respondió el anciano venerable : «Soy Gamaliel, 
el que á los pechos de su doctrina crió á Pablo en Jeru- 
salen, apóGlol do Cristo, y le enseñó la ley.» Luego de- 
claró que las reliquias y cuerpos eran el de Esteban, el 
de Nicodémus, el de Abbibon , ó Abbiba, su hijo, que 
con él recibió el bautismo, y el suyo. Conócese cuidnba 
la (6) providencia de nuestro Dios de dar tal maestro á 
Pablo, que hasta en dar sepultura á Esteban se mo&lró 
maestro, emendando el yerro de su discípulo, que so- 
licitó su muerte y fué en ella cómplice. Tan preferida 
honra fué á Gamaliel tener tal discípulo, que descen- 
diendo, en la revelación referida, del cielo y casi trayéii- 
dole vestido con tantas luces, al decir quién es, blaso- 
na que crió con su doctrina á Pablo y le fué maestro en 
la ley. i Qué mucho que aprendiendo á los pies de tan. 
alto varón, saliese (7) tan buen discípulo de los pasos 
de sus pies ! Ofréceseme una consideración que no me 
consiento dejarla por mia : la acogida que en todos pro- 
mete á la piedad la devoción que á san Pablo tienen to- 
dos. Abrigaré mi discurso con las acciones del Apóstol. 
Parece que con buena razón no puede dudarse que san 
Pablo, que se crió en Jerusalen y se halló en el martirio 
de san Esteban, que se siguió á la muerte de Cristo, (8) 
dejase de ver los tres años de su predicación, y de ha- 
llarse presente cuando le prendieron y crucificaron, y 

(1) la IiTencion (S.) 
(í) eso (W.) * 

(3) icrcCiO (W.) 

(4) resttUaba {A.) — resaltaba {It. F.) 

(5) ella (A. M. F.) 

(6) presciencia de Dios (A. M,) — presencia doDloi (F.) 

(7) también discípolo (A.) 
(B) qoe dejase (A. IT. F.) 



persecuciones del Hijo de Dios; ni aquel Saulo que po- 
co después se precipitó terremoto y borrasca de los 
discípulos, ardiendo en amenazas, asistió á todo con 
muda y pacífica atención? No descubro otra causí^ sino 
que (10) con el ejemplo de su maestro Gamaliel, que in- 
teriormente reconocía la verdad y la vida que pronun- 
ciaban las palabras de Cristo, y como discípulo tan rea« 
di^o á su enseñanza, que aprendía postrado á sas pies, 
se (1 i) abstuvo d» las calumnias, contradicciones y tn« 
multes en que toda la ciudad de Jerusalen S6 mezcló. 
No tuvo Saulo voz contra su vida, doctrina ni muerta; 
empero, luego que vio que después de muerto y sepul- 
tado se afirmaba su resurrección al tercero dia, y quo 
era numeroso el concurso de los que creían era hijo de 
Dios, y Dios y hombre verdadero, y que el bautismo 
excluía por inútil la circuncisión, entonces, irritado 
por la defensa de su ley, con indignación contumaz se ar- 
rojó á la persecución de los cristianos, hasta que, como 
veremos, yendo sediento de la sangre de todos los nue- 
vamente fieles en la ley de gracia, el mismo Cñsto Je- 
sús, á quien perseguía en sus discípulos, derribándola 
ciego en el espanto resplandeciente con que le habló, 
le redujo de los despeñaderos al camino de la salud 
eterna para sí y para todos. 

No soto cuidó el Señor de que Pablo tuviese tal 
maestro, sino de que.no solo fuese soltero, sino v¡r< 
gen. Esta es la mas común opinión de los santos y 
padres. Pretendieron, no solo obscurecer esta verdad, 
sino disfamarla los herejes ebionitas con fabulosa di- 
solución, como se lee en san Epifanio, á quienes con di- 
ferente fin siguieron en estos tiemposLutero (12) y Cal- 
vino y Pedro Mártir y sus secuaces, por acreditar para 
su disolución y vicio los m&tcinreniosen los sacerdotes. 
Ni fallan autores católicos que, persuadidos de las pa- 
labras del mismo Apóstol á los filipenses, cap. 4; cea 
la autoridad de san. Ignacio, discípulo de los«apósto- 
les, afirman que fué casado.' Las palabras de san Ig- 
nacio, devotísimo de san Pablo, en la epístola que se 
ve con su iiomhre á los de (13) Filadelfia, después de 
muchas alabanzas á la virginidad, sonestaé: oNo pongo 
nota á los demás, bienaventurados que con mujeres 
fueron juntos en matrimonio; antes deseo ser algo i 
sus pies y siguiendo sus pasos en el reino de Dios, 
como fueron Ahrahan, Isaac y JacÓb, Josef, Isaías y 
los demás profetas, como Pedro (44) y Pablo y los 
demás apóstoles, que no por deleite camal, sino por 
la legítima sucesión , tuvieron mujeres.» A esto añade 
Erasmo la autoridad de Clemente, á quien llama 
compañero de san Pedro, siendo así que las palabras 
que cita no son de Clemente Romano, sino de ü^ 
mente Alejandrino, en el lib. 3 Stromatum. No M 

(9) tamoreí {A. M. F.) 

(10) el ejemplo (S.) 

(11) obtavo (id.) 

(12) Calvino, Pedro Mártir (».)- 
(15) Fnadelfo,(i4. JÍ.F.) 

(14) Pablo (5.) 



VIDA DE SAN 
ignorancia dA Erasmo, sino malicia ; mas fdcilmentp 
se presume del esta que la otra : quiso que la menti- 
ra diese antigüedad mas reverente á la opinión que 
scgnia. Lo mbmo afíi rao de Clemente Ensebio, y des- 
pués Nicéroro Calixto; empero todo sin fundamento 
de que se pueda hacer caudal : lo uno por aGrmar lo 
contmrio muchos mas padres y el mismo Apóstol por 
bI mismo; lo otro, porque los escritos de Clemente y 
de Eusebio los numera Gelasio papa entre los apócri- 
fos. No tiene mas fuerza el testimonio que citan de 
León nono, samo pontíQcc, como le cita Graciano en 
los Decreios, pues el Pontifico no lo afirma, antes lo 
deja dudoso. El argumento que quieren esforzar con la 
autoridad de san Ignacio padece grave excepción con 
el engaño que han descubierto muchos graves varo- 
nes, que, revolviendo varios ejemplares griegos y la- 
tinos de las obras del Santo en las bibliotecas mas 
ilustres. Vaticana, Esforciana, Florentina, Oxoniensc, 
y en la que antes que los turcos desolasen á Hungría 
estaba en Buda, en el original que en ella reconocie- 
ron , no hallaron en la epístola citada el nombre de 
Pablo entre los que refiere casados : de que se colige 
que le añadió antes la malignidad de sacerdotes fea- 
mente ansiosos de las delicias del matrimonio, que el 
df^scuído de impresores ó amanuenses. La contraria 
opinión, do que fué casto, (I) que no se casó, la afir- 
man y aseguran Tertuliano, casi concurrente de los 
apóstoles, De Monogamia; san Epifanio, lib. 2, 
haer. 58; san Jerónimo, cpist. 22 á (2) Eustoquio y 
en el líb. 1 contra ioviniano ; san Agustín y san Am- 
brosio. San Hilario, sobre el psalm. i27, dice fué vir- 
gen. San Gregorio Niseno, homil. xiv in Cantic, sobre 
aquellas palabras : Labia ejus stillantia myrrham 
jw^mom, dice que fué virgen. Por esto seria mas que 
descortés arrojamiento el seguir la opinión contraria, 
pnes tiene fe ó parentesco con los ebionitas, calvinistas 
y luteranos. 

He litigado la castidad y virginidad de san Pablo, no 
por rescatarle de nota, pues el matrimonio (3) es sanio 
y sacramento, y bendito de Dios, y canonizado en los 
profetas, patriarcas y algunos de los apóstoles ; sino por 
ser perfección preeminente que tuvo, y á que' tan repe- 
tidamente esJiortó en sus epístolas. 

Inquiere el reverendo padre Massutio cnáles fueron 
después del estudio, los ejercicios y costumbres de su 
mocedad , y da (4) noticia de lo que en sus epístolas 
dice de sf, acusándose rigorosamente de blasfemo y 
perseguidor de los santos y do la 4g1esia ; que vivia sin 
ley, siguiendo los dictámenes de la carne, y otras mu- 
chas cosas qne suenan oprobríos. fiché menee que el 
doctísimo escritor no advirtiese que todo esto fué (5) y 
hizo siendo SqoIo; después de la muerte, resurrección 
y ascensión de Cristo, por la razón que di. ¿Qué fin 
pues tuvo Dios en permitir que Pablo cometiese tan 
grandes ^pecados , habiéndole escogido para vaso de 
elección y doctor de laü gentes , defensorde su nombre 
y propagador del Evangelio en todo el orbe ? 

Eita tnateria de estado previno el Espíritu Santo por 



(1) y qne no (1) 

(f) EQttoqaio i£m ^empiaret imprnot, f4«9,) 

(3j ei Moio, Meraoieoto, (S.) 

U) so notlrla iÁ,\ 

(S) # hito itcndo Stnlo, f dftpaat (J.) 



PABLO APOSTOt. i% 

David , cuando dijo : (6>«La salud peí mano de nues- 
tros enemigos y do todos aquellos que nos aborrecen.» 
Hacer del mayor enemigo la mayor defensa es obra de 
Dios para (7) la enseñanza de los hombres. Dijopruden- 
tísimamente Plutarco que entonces llegaría la ciencia 
de la medicina á suma perfección, cuando hiciese del 
veneno medicina. Esto en la dolencia mortal de La 
idolatría y judaismo hizo Cristo nuestro Sefior, confe- 
cionando de las víboras ponzoñosas que vibraba Sanio 
perseguidor, la tríaca que cerró en el vaso do elección 
Pablo. Aquella actividad varonil, aquella solicitud fer- 
vorosa, aquel celo de la ley de sus padres ardiente y 
siempre desvelado, aquella hidropesía de sangre de los 
crístianos, halló el Hijo de Dios necesarias para la de- 
fensa de los suyos que la padecían. Labróle para peto 
fuerte de su Iglesia , y antes de vestírsele le probó con 
la munición de sus rayos y golpe de su caída. De per- 
seguidor de Cristo ascendió á ser perseguido por él. Si 
la ignorancia roas perniciosa es liacer de los amigos 
enemigos , la mas bien atenta y útil prudencia será for- 
zosamente hacer délos enemigos amigos. El principe 
ó ministro que sabe obrar esta arte química en lo pdilí- 
co, halló el secreto de la piedra filosofal de la materia 
de estado. Así lo juzga Séneca , en los libros de los Be^ 
neficm, de Augusto, cuando por consejo de Livia, de la 
peste de Cinna, traidor, hizo la medicina do su perpetua 
seguridad. No persuaden las apariencias humanas ¿ 
Dios las elecciones. Para persuadir y enseñar escogió 
pescadores rudos y idiotas ; para defender, al persegui- 
dor ; para tan altas empresas, tan largas peregrinacio- 
nes ; (lara tan ultimados naufragios, un hombre como 
Pablo, de estatura digna de desprecio, el talle torcido y 
jiboso. Nolson aparato de Dios gentileza y fuerzas cor- 
porales ni las bravatas del aspecto, sino lo hazañoso del 
I espíritu y lo recto de la intención. Alistó una guija con- 
tra; una estatua que desde el oro al hierro fortalecían 
lodos los metilos ; otra contra el Filisteo, que se osten- 
tó promontorio humano. La una tuvo vítoria por \o% 
pies, la otra por la cabeza, para advertir que de pies á 
cabeza acaba con las amenazas de la soberbia una chi- 
na. Desta casta de munición fué en mayores trofeos la 
pequenez de san Pablo. 

Claudio Dausquio Sanctomario , canónigo tornacen- 
se, varón doctísimo en las divinas y humanas letras, en 
su libro cuyo titulo es : Sancti Pauli Apostoli sanctf- 
ludo in útero, extra^ in solo, in coelo (a), empieza 
tratando por cuestión si fué santificado antes de nacer; 
cosa que nadie pudo pensar leyendo en el texto sagra- 
do tan graves culpas y crímenes contra la Iglesia, del 
Apóstol ; (8) y confesados por su boca y firmados de su 
mano en sus Episídas, Obligóle á tratar que debia 
excusarse el error de algunos herejes ó la devoción 
mal encaminada de otro predicador semejante al que 
refiere Pcdco Galatino (6) , que por mostrarse propicio 
á san Pedro, en la capilla del Pontífice dijo que san 
Pedro no habia negado á Crísto cuando dijo : ^on novi 

(6) SalBt«mex ¡Dímieis nostriStetdenioaomBinmqai oderoat 
■os. 

(7) eflsf fianza (S,) 
{») Inprtao en Parif afio de t627. 
($) confesados (S.) 
\b) El erndUisfmo franelscano y diMtro en lengtaa orientales* 

fray Pedro Galatino, profeaorde sagrada teolof is, publicd eo 1510 
una obra Dé Érem» eatk^licM weriMtt, dedicada al emperador 
Ma&loUiano, lU>ro hoy d« extraQrdínarít rtrtsa. 



í% 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS, 



hominem ; lo qne interpretó : «Como le conozco Dios, 
no le cunozco liombre ; » como si no fuera error en la 
fe no conocer á Cristo por hombre y Dios ; y no menor, 
porque san Pedro no hubiese negado, querer que fal- 
tase la verdad á la presciencia del Hijo do Dios, que 
dijo le negaría tres veces. Tan cuerdamente es piadoso 
quien á san Pablo no le concede la prerogattva de la 
santificación, como el que aürma que uegó sau Pedro. 
Desquitare esta prerogativa, que le anadian contra 
todu razón , qon otra que se adelanta á su concepción y 
nacimiento. 

Fué Pablo el solo apóstol prometido en el Testamcn* 
to Viejo. Dióse priesa Moisen á figurarle en el Génesis, 
cap. 49. El reparo es de Tertuliano coutm Marcion (1). 
, En español dice asi el grande Africano : a Para mi tam- 
bién el Génesis pro'metió á Pablo. Entre aquellas Ggu- 
ras y proféticas bendiciones á sus hijos, Jacob, lle- 
gando á Benjamin, dijo : Benjamín, ala mañana lobo 
hambriento aun comerá , á la tarde dará de comer. — 
(2) Antevia que Pablo liabia de nacer del tribu de Ben- 
jamín, lobo hambriento al amanecer de su edad, dcs- 
pedazador quiere decir. En sus primeros años será 
cuchillo de las ovejas del Señor, como perseguidor de 
las iglesias. Después, á la tarde , las repartirá el ali- 
mento; como si dijera : llegando á mayor edad apa- 
centará las ovejas de Cristo como doctor de las nacio- 
nes.» Es tan literal esta consideración de Tertuliano, 
que san Agustín la siguió sobre los salmos ; y sabo- 
reando con ella su pluma, la repite en el sermón 14, 
Di sanctiSf que es el primero de la conversión del 
Apóstol. 

Fué san Agustín el segundo Pablo del Testamento 
Nuevo; escogido por Dios, de acérrimo enemigo (3) y 
pertinaz y sutil contradicción de la fe católica , para 
amigo y defensa incontrastable de la verdad sacrosanta. 
No fueron menos formidables á la Iglesia sus silogis- 
mos que las provisiones de Pablo, ui menos admirable 
y costosa su conversión. No intervino el fuego en ella, 
sino el agua, con el sudor de Ambrosio y las lágrimas 
de Ménica, su madre. Así el grande doctor se explayó 
por los dos Testamentos, como océano de la teología 
escolástica y expositiva , que san Pablo como, incen- 
dio celestial ilustró de luces. 

Pasemos al oficio que tuvo de aderezar pieles, por 
lo cual san Juan Crisostomo, en la homilía de sus ala- 
banzas, le llama homo abjectus , et circumforaneus, 
qui artem exercebat in feliibus, Mas piiesa se dio el 
Génesis en calificar este oficio del Apóstol que en pro* 
molerle. Esto hizo on el c»p. 49 , y esotro en el 3, 
versf. 2! : (1) «Hizo ti Señor Dios á Adán y á su mu- 
jer túnicas de pieles, y vistiólos.» Esclarecidamente se 
derivan, ilustradas de las manos de Dios, las pieles á 

(1) al principio del lib. .1 ron estas palabras: «MihiPaulam 
rUam ^riicsi» olint rcpromisü. Inlcr íIIas ciiiin figuras, etpropbe- 
ticas super Olios suos benedictiones, Jacob «'.am ad Beojamin di- 
rcxissc! : Dcnjamin, ioquit, lupus rapax ad matttUnnm comedet 
ailbac, ct ad Tcspcram dabitescam. Ex tribu enim Benjamín orí- 
turuní Paulum provídebat , lupum rapacem, ad matutinum come> 
deniem, id est, prima aetale Tastaturum pécora Domini, utperse- 
cutorem Rcclesiarnm; dcbincad vesperam escam<latnniiD,lde8t, 
dovergentc Jan a«ute, oves Cbristi edacaturom, al doctorem oa- 
tionum.» 

(t) Anteveía (S.) 

(3) pertinaz, y sotíl eontradictor (Id.) 

{A) Peclt queque Dominas Deus Adíe, et oxori ejos tanicaí 
pcUlceai, el iadott eoi« 



las de Pablo. Vistió Diosa los primeros podres de pie* 
les de animales muertos, porque el vestido autes que 
cubierta ni a^Iorno, les fuese recuerdo de la mortali- 
dad que habían atesorado, haciéndose por la culpa se- 
mejan tes á las bestias : por eso en Pablo el aderezar 
pieles fué mas misterio y enseñanza que oficio. Había 
de aderezar los muertos para el uso de los vivos en la 
ley de gracia ; habíase de vestir de las píeles de) juduis- 
mo difunto, cuando (como él dijo) ya no vivía sino 
Cristo en él. Ensayóle el soberano Señor á Pablo ea 
aderezar pieles de animales muertos para artífice de 
la gala y hermosura de las cortinas de Salomo», qne 
llamó pieles la Esposa, cuando dijo : Nigra sum , sti 
formosa sicut tabcrnacula Cedar, sicut pdles Sal(h 
monis ; «Soy negra , mas hermosa como los taberuá- 
culos de Cedar, como las pieles de Salomón.» 

Fué el Apóstol el Salomón del Nuevo Testamento, y 
por eso contrapuesto al del Testamentó Viejo. Aquel 
tuvo el principio en majestad, santidad y sabiduría, y 
los fines en ignorancia, prevaricación y esclavitud idó- 
latra alas concubinas. Este empezó en vileza, abatí* 
miento, error y ignorancia, y acabó en santidad , sabi- 
duría y magisterio de las gentes. Admiró á Salomón la 
reina Sabá; á Pablo san Juan Crisostomo, pronun- 
ciando su boca palabras de oro y dando su pluma le- 
tras del mismo metal, que escriben con estrellas pa- 
negírico tan soberano como se lee en la homilía vm de 
sus alabanzas (a). Oíd los mas felices esfuerzos de U 
idea de la mejor y mayor elocuencia; oíd al Olimpo 
de los oradores griegos y latinos, debajo de cuya cum- 
bre, que hace souora vecindad al cielo ^ se oyen tro- 
nar inferiores Démostenos y (6) Tulios. 

«¿A cuál , oh bienaventurado Pablo, me atreveré á 
compararte de los justos del Viejo y Nuevo Testa- 
mento, pues cerraste en ti como en depósito las vir- 
tudes de todos, empero en mucho mayor cúmulo! 
Finalmente, si alguno en tu comparación pondera nno 
por uno el coro de los justos, hallará la balanza de la 
parte con el peso de las virtudes vencida. Es Pablo 
el segundo Abel ; empero no una vez sacrificado, sino 
todos los días. Pablo otro Noé ; mas tal, qué sin ar- 
ca naveg'ó las borrascas turbulentas, los diluvios con-* 
Ira su vida amotinados. Pablo otro Abrahan, no solo 
arrancado de su patria, de sus parientes, sino, des- 
pués de la vocación , de.su propia vi^a. Pablo otro Is- 
rael, maniatado voluntariamente en víctima ; Pablo 
otro Jacob, vigilante guarda, como él de un rebaño, 
de todo el mundo; Pablo, como otro Jo.scf,distriboy6 
el alimento de la verdad al orbe de la tierra, que do 
hambre espiritual fallecía ; Pablo, otro Moisés, que 
redujo todas las gentes de la tiranía del infierno á 
Cristo ; Pablo, otro Aaron, ungido sacerdote á los pue- 
blos del universo ; Pablo, otro Finees, f ues con solo el 
puñal de la fe di5 muerte á la envidia de los judíos y 
gentiles , que era como adulterio de sus entendimien- 
tos ; Pablo, otro David , (6) provoca á singyRir batalla 
al demonio, como él á Goliat; Pablo, otro Elias, nías 
gloriosamente arrebatado al cíelo ; Pablo, otro Elíseo, 
limpió las gentes del contagio de la interior lepra; P¿~ 
blo^ otro Exequias^ convirtió diferentes pueblos á la so- 

(«) No : en la primera. 
(¡i) Tullo. (S.) 
(6) provoco W 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



15 



Iioeott Terdadera fe de Jesacrísto; Pablo, otro Jo- 
líis, (i) asolando y destruyendo las abominaciones de 
los idólatras; Pablo, otro Juan, degollado por Cristo; 
Pablo, otro Pedro, no llamado á creer, como él , des- 
de la tierra, sino desde la gloria de los cielos; Pablo, 
otro Gabriel, anunció á todas las gentes el nacimiento 
de Cristo; Pablo, otro (2) BItcael.á quien cupo en 
SMfte ser caudillo de los cristianos. Y también si ro- 
deare los coros do loá ángeles y de loa varones santos, 
DO bailaré comparación ¿ que no se oponga Pablo, 
espleodiüísimo con tesoros de innumerables méritos. 
La aclamación de ios pueblos los testificó, y después 
dtlla,aQQ muerto Pablo, nos muestra ardientes tea- 
tn)sile8u piedad.» 

Ningoo (3) grande padre y doctor de la Iglesia habla 
de san Pablo con orilla ; todos ansiosos rf'matan en sus 
ilabanus los alientos de su voz. San Jerónimo á Pama- 
quio, contra los errores de Juan Jerosolimitano, dice : 
«¿Adóode está el vaso de elección, el clarín del Evan- 
gelio, el bramido de nuestro león, el trueno de las gen- 
tes, el rio de la elocuencia cristiana; que el misterio 
aniiguamente oculto á las generaciones de la sabiduría 
y ciencia de Dios, (4) más se admira que se pronun- 
cia (a) ? » 

T en la apología á Pamaquio, pro ¡ibris advenus Jo» 
nnioflum, exclama : «Todas las veces que leo á Pablo 
me parece que oigo truenos, y no palabras.» El gran pa- 
dre Agustino, en competencia de los dos, desaparece el 
né) de su pluma por arríbar á la alteza de Pablo. So- 
bre el salmo 49, en aquel verso : Ignis in conspectu 
fjm tíeardescet; et in circuUu ejus tempestas valida, 
traía de cuando Cristo vendrá á juzgar el mundo, y en- 
tena le juzgarán otros con él : (5) «Tenemos muy claro 
teslimoQio que habrá doce que juzguen con el Señor: 
Sentaréisos sobre las doce sillas, juzgando los doce tri- 
bus de Israel. Empero dirá alguno : Allí se, han de sen- 
Iv loi doce apóstoles, ¿dónde pues estará Pablo? 
íAcasoserá apartado de aquel tribunal? ¡Oh ! no diga- 
lAQstalco!^; ¡oh ! no lo imaginemos aun en el silencio 
del pensamíeiito. 4 Podrá ser (6) ocupe la silla que to- 
Qbaá Jadas? No, que manifestó la Escritura sagrada 
quién sacedlo en el lugar de Judas : expresamente fué 
sQstiUiido en los Actos de los apóstoles Matías, de tal 
soerte, que no podemos dudarlo. Cayendo Judas, se lle- 
nó el Dúmero de doce. Pues, como aquellos doce ha- 

ii) ieMlaii4o(S.) 
|t) liful ilé.) 

(}^ ms (¡i.) 

*4) MI le admira que le proBandt ? {A. M. F. 8.) 

W Qií «jsieriam retro fenerationibas ignoratom, et profon- 
Jas diviUaniffl upieoUae el scieoüM Del magís miralar, qaim 
pillar? 

•5) Kan ^la ennit qoidam jndfcaotes com Domino, babemns 
JKrtittwom tesUmoolam, qiiod modo eonmemoravi : Sedebi- 
J*«Ptr duodeeim sedea, jodicantea doodecim tribas laracl. Sed 
«'«janiioU: Doodedm üHc Aposioli consedebunl, non ampUus. 
*W erio erit apostólos Paulos? ¿Namquíd inde separalus erll? 
««irtboe dicanos, absítot hoc vel tacUé cogitemos. ¿Qnld si 
«K» « Iwo Jadae ipse resídebU ? Sed manifestavit $críptura di- 
|°n, ^t IB loco Jadae sil ordinatos : MatUiias eoim est ex- 
JwnoaUoatBS in Aeíikut Apotioiorum, ot de illo dabiiare oon 
'*'*«■««. Cadente ergo Jada, impletos est numeras daodena- 
"V- iCsB ergo ille nomeros doodeoariol occupaverit doodecim 
¡^ei,BoajttdIcabil Paolos Apostólos ?¿An forte sAsJodicabU? 
tíJL*?^'' ■"" ^**^** ^^^ >**« jflsUtiae retributor; noa Ofluilnd 
«Wioiieabít, qoi píos omnibos ilUí laboravit. 

(•' \K ocope \J$). 



\ yan de ocupar las doce sillas, ¿no juzgará el apóstol Vá- 
blo? O si juzga, ¿será en pi«^, y no sentado? No es asi, 
no; no lo consentirá aquel soberano distribuidor de la 
justicia. De ninguna manera juzgará en pié el que tra- 
bajó mas que todos ellos.» Y mas abajo, determinando 
la duda, cita estas palabras del Apóstol en lai, á los 
de Corinto, 6: (7) «¿Ignoráis que juzgaremos á los án- 
geles?» Y añade el santo doctor : (8) a Mirad de la ma- 
nera que se hizo juez, no solo á si, sino á todos los que 
juzgan rectamente en la Iglesia.» 

Añadir admiraciones á la vida de san Pablo no es in- 
genio, sin9 atención. La riqueza está en ella, no en 
quien la considera; como el oro en lamina, no en quien 
la cava. No me contento con haberle mostrado prome- 
tido en el Génesis; quiero enseñar dónde y cuándo. En 
el Test<\pento Nuevo Cristo le hizo lugar entre los do- 
ce, á que después le añadió apóstol trece; número en 
que le nombra en el lugar citado san Agustín. Nace le- 
gítimo este discurso mió destas grandes palabras de 
Tertuliano, lib. 5 citado, contra Harcion : (9) 

«Por esto, según el orden de la obra, deseo también 
saber del apóstol Pablo el origen. ¿Es algún nuevoapós- 
tol? no oigo á otro alguno : en tanto creeré nada, sino es 
creyendo nada temerariamente; demás desto, temera- 
riamente se cree cualquier cosa que se cree sin conoci- 
miento de su origen. Justísimamente pues con toda so- 
licitud inquiero esto, cuando se me afirma que aquel 
es apóstol, al cual acerca de los evangelistas no hallo 
en el catálogo de los apóstoles. Finalmente, oyendo 
después que fué escogido por el Señor, estando ya en la 
gloria y quietud del cielo, casi juzgara por improviden- 
cia si antes Cristo no supo que le era necesario, sino 
que, ordenado el ministerio del apostolado^ acaso, no de 
propósito juzgó se habia de añadir; necesariamente, di- 
gámoslo así, y no de voluntad.» Claro está que Cristo 
antes que estando en el cielo viese á Pablo en el cami- 
no llevahdo cartas contra su Iglesia, supo habia de ser 
su ministro y apóstol, á cuyo ministerio su presciencia 
le tenia destinado. 

Veamos cuándo le empezó 6 hacer lugar, y en qué 
dia y misterio de su vida. Persuádeme que en su trans- 
figuración. Da autoridad y fundamento á mi conjetura 
el propio Tertuliano, lib. 4 contra Marcion, cap. 22, 
con estas palabras : (iO) «De lo que mas debiste aver- 
gonzarte es, de que permites que le vean entreMoiseny 
Elias, á quien vino á destruir en el apartamiento del mon- 

{T) ¿NeseiUs qüJa angelos Jodieablmos? 

(8) Vldete qoemadmodom jodlcem se fecit; non solüm se, 
sed et omnes, qoi recté jodícant in Ecclesla. 

(9) Et ided ex oposcoli ordine ad banc materlam dcvolutos, 
Apostoli qooqoe PauU orlginem k Marcione desidero ; novos ali- 
quis dfseípolos. nec ollios alterios aoditor, qui nibU interlm ere- 
dam, nisi nibü temeré credendom, temeré porro credi quod- 
comqoe, sineoriginis agnitioni creditur, quiqoe diguissimé ad 
sollicitadinem redlgam istam inqoisiUonem, com is roihi adflr- 
mainr Apostólos, qoem in albo Apostolorom apud Evangelíom 
non deprehendo. Deníqae aodiens poslcii cum ^ Domino alie- 
riam, jam in coelis qaiescente,qaasi improvidentiam existimo, si 
non ante scivit illam sibi neccesariom Christus, sed jam ordíoato 
ofücio ApostolaiDS, et in saa opera dimisso, ex íncorso , non ex 
prospecto adjieiendom existimavit, necessitate, ot ita dixcrim, 
non rolantate. 

(10) Nam et boc vel máxime ernbescere debnlsU, qood lllum com 
Moyse, et Helia in secesso monMs conspici pateris, quuram de- 
stroctor advenerat. Hoc scilicet intelllgi Toiait vox illa de coeio : 
Hic est filias neos dilectas, bono audite : id est, 00a Moyseo jam, 
et HeUtm. 



L 



«« OBRAS DE DON FRANaSCO 

te. £so quiso qne se entendiese (1) aquella voz de! cíe- , 
lo : Este es mi hijoaroado ; oídle á él. Como si dijera : j 
No ya áUoisen y Elias.» Aquí pues, despidiendo á Elias 
y Moisen en sus oGcios y cargos que vacaron» Iiizo^á 
Pablo Ipgar, renovando la conducción de su pueblo y 
el sacarle de cautividad y las peregrinaciones de Mol- 
sen en Pablo; y el celo de Elias y el rapto al cielo, ha- 
ciéndole, capaz del grande espíritu y obras y maravi- 
llus de dos tan santísimos y soberanamente Imzaiiosos 
criados. Que en la transfiguración le dio (2) á Cristo su 
Padre discípulos nuevos, dícelo pocos renglones mas 
abüjo Tertuliano : (3) «Dio pues el Padre al, Hijo discí- 
pulos nuevos, habiendo primero manifestado con él, en 
prerogativa de claridad, á Moisen y á Elias, y de tal 
manera despedidos, que casi lo fueron del oQcio y del 
honor.» 

Eotos discípulos nuevos que dio su Padre á Cristo en 
el monte con prerogativa de claridad, no fueron los que 
refieren los evangelistas, pues mucho antes los había 
elegido Cristo, y eran de aquel número Pedro, Juan y 
Jacobo, que con él subieron al monte. 

Oso decir que Pablo y sus discípulos fueron los dis- 
cípulos que en la transfiguración dio el Padre al Hijo, 
pues estos %olos pudieron ser nuevos; y que Pablo, 
siendo uno, se pudo llamar discípulos en plural, como 
en quien se juntaban los oficios y espíritus de dos tan 
soberanos ministros como Moisen y Elias, con las ven- 
tajas que señala aquella palabra, en prerogativa de cla~ 
ridad, que fué decir : No como ellos en las sombras del 
Testamento Viejo, sino en la luz y resplandor del Nue- 
vo. No solamente fué san Pablo preferido en esto á 
Moisen y Elias, sino i los doce apóstoles ; á ellos los eli- 
gió Cristo antes de acabar de cumplir el Testamento 
Viejo y de legalizar el Nuevo con su sangre en su muer- 
te, pues él mismo, espirando, dijo : Consummatumest; 
€Todo se ha cumplido.» Y por eso san Pablo (4) á los 
hebreos: (5) «Porque donde hay testamento, nece- 
saríameifte se ha de seguir njuerte del testador, por- 
que en los muertos se confirma el testamento ; de otra 
manera, aun no es válido en tanto que vive el que 
testó.» ¿Quién pues negará que, habiendo sido de- 
cretado apóstol y discípulo nuevo san Pablo*en pre- 
rogativa de claridad , y electo por Cristo después de 
su muerte y resurrección, que él es el solo apóstol y 
discípulo que eligió en la plenitud de la luz, cumpli- 
do ya todo el Testamento Viejo, y legalizado el Nuevo 
con la muerte del testador? Esta singularidad parece 
la coligió la atención doctísima de Tertuliano, viendo 
que en sus epístolas canónicas los demás apóstoles (en 
que están las del príncipe del apostolado san Pedro), Ja- 
cobo solo dice : (6) a Jacobo, siervo de Dios y del señor 
Jesucristo.» San Pedro : (7) «Pedro, apóstol de Jesu- 
cristo;» y en la segunda y postrera : (8) «Sirpon Pedro, 
siervo y apóstol de Jesucristo.» San Juan callando €u 

(1) en aqiiella (S.) 

(2) Cristo i 80 Padre (Af.) 
(?) Tradldit igitnr Pater Filio dfseipolos notos, osteasls prias 

eam illo Moyse, et Helia in claritatis praerogatiTi, ttqae ita di- 
Bissis, qoasi Jam et oUlcio et honore disponeUf, 

(4) escribe ft loi hebreos, (S.) 

di) cap. 9, vert. 16 : Ubi enim testamentan! est, mon neeesM 
est intercedat testatorls. Testan\entnm enim In mortals confirma* 
tnm est; aUoqoln nondom valet, dam tivlt, qnl tettitos csC 

(6) Dei et Domini nostri Jesa Clirtstt sertas. 

(7) Petras, Apostólas iesn Christi. 
(?) Simoa Petras, servas et Apostólos Jesn CbrlstL 



DE QÜEVEDO VILLEGAS, 
nombre dice quién es, estilo cotí que en sn Cv»i^di9 
trató de sí. San Judas dice solamente ; (9) tJúJas, 
siervo de Jesucristo, bermano de Jacobo.» 

S.m Pablo á los romanos, y casi en todas las epísto- 
las (menos en la que escribió á los hebreos, en que iio 
escribió su nombre), siempre en memoria do babor sido 
electo en prerogativa de luz, habiendo sido acérríiao 
perseguidor de cristianos, para mayor gloria de Cristo 
acompailaba el título de apóstol con otras prcrogati* 
vas: (10) aPublo, siervo de Jesucristo, ll:in ido apóstol, 
apartado para el Evangelio de Dios.» En la. primen i 
los corintios : (H) Pablo, llamado apóstol de Jesucristo 
por la voluntad de Dios.» Las mismas palabras en U 
segunda. (12) En la epístola á los gálatas : (13) «Pablo, 
apóstol, no de los hom'ires ni por hombre, sino por Je- 
«^ncristo y Dios Padre, que le resucitó de los muertos.» 
Llámase apóstol de Cristo y de Dios Padre; de doade 
literalmente colijo yo que fué san Pablo por quien dijo 
Tertuliano que en el Tabor habia dado el Padre al Uijo 
nuevos discípulos, pues él soto entre todos, dice que lo 
fué por Cristo y por Dios Padre. A los efesios : tPablo, 
apóstol de Jesucristo por la voluntad de Diqs;» á los 
colosenses, lo mismo ; en la primera á Timoteo : (14) 
« Pablo , apóstol de Jesucristo según el imperio do 
Dios, nuestro salvador, y de Cristo Jesús, nuestra espe- 
ranza;» y en la segunda á Timoteo : «Pablo, apóstol 
de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la proroe- 
sa de vida, que es en (Cristo Jesús;» y á Tito : «Pablo, 
siervo de Dios, apóstol de Jesucristo, según U fe de los 
electos deDios y el conocimiento de la verdad, que es 
conforme á la piedad.» 

De haber llegado tarde á las alabanzas de san Pablo 
después de tantos santos padres y escritores, me será 
consuelo no haber llegado vacío. Fué tan prodigioso, 
que aun en mi ignorancia halla que añadir á susgloiias 
mi devoción. No solo fué apóstol en prerogativa dccla« 
ridad, sino, digámoslo asi, fué apóstol en cuyo minis- 
terio intervino la Santísima Trinidad. (15) Dióseleel Pa- 
dre al Hijo por discípulo nuevo, y con él á (16) Bernabé 
y Lúeas y Dionisio Areopagita y otros muclios,yc5to 
estando el Hijo transfigurado y glorioso, y el cielo ar- 
diendo en nube de resplandor. Eligióle el Hijo, ya glo* 
rioso en el descanso del cielo, tan acompaúado de lux 
y claridad, que le cegó. Escogióle el Espíritu Santo» 
como se lee en el cap. 13 de los Actos de los apóstoles, 
vers.2: (17) «Y ayunando, les dijo á ellos el Espíritu 
Santo : Apartad para mí á Saulo y á Bernabé^ en la obrs 
para que los escogí.» 

Veamos este apóstol en quien todas tres Percas 
quisieron tener parte , cómo sirvió á todas tres, y qu^ 
Ones tuvo la divina Providencia en tantas demonstra- 
cienes prevenidas desde el Génesis, y por qué pasos li 

(9) iadss» iesn Cbristí serms, firater Jaeobl. 
jlO) Paalos, servas Jesn CbrisU, vocatas Apostólos, sefregiw 
in Evangelinm Dci. 
(ti ) Paoius, tocatas Apostólas Jesa Christi per foloaUtett oei. 
(IS) eplstoU « los RálaUs í (lí. F. S.) 

(13) Paalas Apostólas, non ab bonlnibu, aeqie perbowaeoí 
sed per Jesom Cbrislom, et Deom Pairen, qal soseiUTitenAi 
"ortnis. ^^ ft-i 

(14) Paulos, Apostólos ieso Chrisü seraodAní impeñm »« 
Saltatoria Mtri, et Christt Jesa spel oosicae. 

(15) Otósllb (S.) 

(16) Bernabé, Léeat, INmiisio (M.) ^^«im 

(17) Btjeianantíbas,dlxítillis8piritosSaactos:Se|f«|l«"»» 
Saolom, et Bariiabaaa la opos ad qaod assompst eos. 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



trafo de perseguidor ¿ gola, doctor y maestro; y de 
martirizar, al martirio. 

En el cap. 6 de I s Actos de los apóstoles se lee que 
Esteban, varón lleno de fe y de Espíritu Santo, fué, con 
otrps, electo para cuidar dtl socorro délos creyentes 
en Jesucristo. . 

AOCÍ KMPIBUTI LOS ACTOS DB LOS APÓSTOLES. 

Esteban, Heno de gracia y fortaleza, obraba prodi* 
gíos y milagros grandes en el pueblo. T porque su 
fasion tuviese el origen que tuvo la de Cristo (que fué 
decir en el concilio : (1) «¿Qué hacemos? que este 
hombre hace muchos milagros 9 ), luego que le vieron 
obrar tantas maravillas , (2) se amotinaron contra él 
algunos de la sinagoga. Y no pudiendo resistir á su sa- 
biduría y espíritu, se valieron de testigos falsos que 
dijesen le hablan oido blasfemias contra Moisen y con- 
tra Dios , y que Jesús Naza^^no destruiría aquel kgar 
y mudaría las tradiciones que Moisen les habia dejado. 
Y porqne no faltase literalmente el nombre de concilio 
á esta muerte, dice el propio capitulo : (3) « Y^ mirán- 
dole todos los que estaban sentados en el concilio, vie- 
ron su cara como de ángel.i» Preguntóle el príncipe de 
los sacerdotes lo mismo que á Cristo , (4) si era asi lo 
que le acosaban. Responde el Salito en todo el cap. 7, 
no á la pregunta, en s» defensa, sino á la ignorancia que 
se la dictaba, por ensefiaríe. Repitióles la historía sa- 
grada desdeAbrahan, y los beneficios y milagros de que 
fueron deudores á Dios, y las idolatrías y prevarícacio- 
nes con que habían provocado sus castigos ; que habían 
perseguido todos los profetas y muerto los que anun- 
ciaban la venida del Justo, al cual habían sido traido- 
res y homicidas ; que habían recibido (5) ley por dis- 
posición de los ángeles, y no la guardaron. Oyéndole 
estas jlalabras, tan estrechos venían á su rabia sus co- 
razones, que se los despedazaban pjr salir y ensangren- 
taríes con crueldad las manos, tocándoles al arma con 
el rechinar de los dientes, ^as , como Esteban estaba 
lleno de Espíritu Santo como ellos de furor, fijan/lo 
los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios y á Jesús 
sentado á la diestra del Padre, y dijo : «Veo los cie- 
los abiertos.» En oyéndole, á grandes gritos exclama- 
ron tapándose las orejas, y juntos le embistieron ; y 
arrojándole fuera de la ciudad, le apedreaban; y para 
darle muerte con mas desembarazo, los testigos falsos 
que habían jurado contra él, desnudándose las capas 
las pusieron junto á los pies de un mancebo que so 
llamaba Sanio. 

No es nuevo ser verdugos los testigos falsos, ni 
menos infame oficio levantar testimonios que piedras. 
Esteban, á cada pedrada que recibía, decía al Señor 
que Yecibiese su espíritu (señor que en premio re- 
cibe la alma del que por él recibe martirio). Y porque, 
ya que su muerte se trató en concilio, como la de 
Cristo, por la misma envidia de que hacia muchos 
milagros y con la misma acusación de afirmar que 
Cristo habia de asolar la ciudad y borrar las iradicio- 

(I) Qtifd faeinas, qnU ble bono molto sigoa Ci^lT 
(9) Scrrfitront qaldan do lynagoga. 

(3) El iDtoeiUes eum onnea, qal sedebaot lo concHIo, tldenint 
Cadeinejas taaiquam faciem aogeU. 

(4) Si baec iu se bab«iit. 
(W la ley (S,) 

Qhi. 



17 

nes de Moisen , y esto con testigos falsos , — para que 
espirase Esteban como Cristo (con voz grr^ndé, cía" 
mavit voce magna dicen los Evangelistas, y regando 
por sus enemigos), se lee en M texto sagrado: (6) 
«Las rodillas en el suelo, clamó con voz grande y dijo : 
Señor, no les imputes este pecado. Y dicieiído estas pa- 
labras, durmió en el Señor. Saulo, empero, habia con- 
sentido y era cómplice en su muerte.» Así lo (7) exa- 
gera la versión sira : Schovol autem conseniiebat, com'* 
munioabatque in caedem ejus. 

En esta crueldad y delito atro^ es donde primero se 
lee el nombre de Saulo ; y4B primera ofensa s^narienta 
contra Cristo resucitado nos da noticia de Pablo. ¡Gran« 
de y alto secreto de la Providencia ! Oblígame á excla- 
mar por él con sus mismas palabras : (8) «¿Quién co-> 
noce los secretos de la mente de. Dios, ó quién fué su 
consejero?» ¡Cuál principio tan contrario para ser el 
apóstol por excelencia, ser por excelencia el persegui- 
dor ! Oyó Pablo á Esteban el doctísimo sermón en qno 
les hizo cargo con el Testamento Nuc o y Viejo; oyó- 
le decir que via los cielos abiertos y á Jesús á la dies- > 
tra de su Padre ; (9) viole mo^ir rogando fuesen per- 
donados los que le dabín muerte : y no solo no so 
apiada, sino le ve con tan dure corazón , que pudo 
tirársele por piedra entre las que le arrojaban aque- 
llos cuyas capas guardó; y aumentando contra Cristo 
y sns discípulos la stfña, se dedick todo á su perse- 
cución, como se lee en el cap. 9. (10) aSaulo, aun ful- 
minando amenazas y sediento de sangre y muertes 
contra los discípulos del Señor, llegando al príncipe 
de los sacerdotes le pidió cartas para las sinagogas de , 
Damasco, con orden que cualesquier hombres y mu- 
jeres (I i) que encontrase creyeutes en el nombre, los 
trajese maniatados á Jerusalen.» 

¿(}uién lee esta obslioacion, que no juzgue á Pablo 
por no comprehendido en el perdón que Esteban pidió 
á Cristo, cuando espiraba (viéndole en su gloria), para 
sns enemigos, y no le juzga dejado en mano de sus 
iras? No tiraron á Esteban piedras los tesftgos falsos, 
que Pablo no se las tirase guardándoles las capas para 
que con mas fuerza y mas certeros pudiesen apedrear- 
le. Fué aquel lugar teatro digno de que se rompie- 
sen los cielos para tan maravilloso espectáculo, don- 
de por Cristo, de quien se dice era (12) piedra Este- 
ban (que era piedra (13) así en sufrir), sufría jas heri- 
das de las piedras que le tiraban los que eran piedras 
en la dureza , siendo la piedra angular premio de la 
piedra que se coronaba con las heridas de las piedras 
que le arrojaban los hombres: enjoyándole con loqué 
le daban muerte; y baciéndole, con las piedras, trillo 
para disponer la mies de la Iglesia. Este laberinto de 



(6) vers.iiS. Posíüs autem genibas.claoiavii toce magna dleena: 
OoBtne ne sUituas illis hoc peccatom. Kt rom hoc dixUset, otH 
dvmivit in Domino. Saolas autem erat cooscnUens neci ejos. • 

(7) expresa la lerslon siria : [S.) 

(8) Qais eoim cognovíMieDSUffl DomiAi ? Aat qais coo^iliarías. 
ejasfuit? 

l9) vióio (S.) 

(10) Saalus aoten adhao spirans minarum, et caedls la disclpa- 
lot ÜomiDl, accésit ad PriDcipem saccrUotom, et peUit al> co 
«pistolas in Damascom ad synaiiogas : n! si qnos Invenisset bajos 
Ylae Tiros, ae molieres, vinctos perdoceret m Jemsalem. 

(11) los trajese manlaudos [A. M. F.) 
(li) piedras (Jí.) 

(15) en sufrir (^) 

a 



i» 



OBRAS DE DOiN FRANaSCO DE QoEVEDO VILLEGAS. 



piedras, mas t¡«ic de misterio que de ingenio (a). No 
quedaron sin gloria las piedras: permilió Dios que ea 
sa muerte y pasión, como fueron capaces demueslia 
de sentimiento, (t) cpielo fuesen de envidia. Hablan 
los judíos intentado dar muerte 6 Cristo con piedras 
dos Teces; y (2) despareciéndose, burló sus iiUentos. 
Pues viendo las piedras la adoración y gloria á que 
ascendía la cruz, por ser inslrumenlo de la muerte de 
Cristo , se rompieron de envidia de que hubiese pre- 
ferido á ellas el madero. Deste sentimiento las desqui- 
ta en algnna manera Cristo, liacióndolas instrumento 
not^olo M primero quemunó por él , siiio del qliefué 
epítome de su pasión; con que ascendieron á la digni- 
dad sn^mnla de reliquias. ¿Cómo pues , pidiendo Es- 
teban á Cristo que perdonase á los que le daban muer- 
te, espirando, no habia de ser oido su ruego? 

Oigamos el suceso, déla liisloria canónica: (3) «Y 
como fuQse Pablo caminando para acercai^e á Damas- 
co, de rrpente, anegado en resplandor de luz que 
déR'cndló del cielo, cayó en tierra ; y oyó una voz que 
•le decia : Sanio, Saulo, ¿por queme persigues?» 

Muchos .edilicios de Dios empiezan siendo derriba- 
dos, y tienen por fundamento la ruina. El mundo le- 
vanta para derribar , Dios para levantar derriba. Solo 

* Pablo tropezó en abundancia de liiz;'y ciego, fué inun- 
dado de claridad: promesa esclarecida de quedar con 
caudal para discurrir por el mundo, día y espléndido 
sustituto del sol para alumbrar las gentes. Oyó una 
▼oz que le nombró dos veces : esta repetición coando 
le atropella suena caricia. «Saulo, Saulo, ¿por qué 
mé persigues? (4) El respondió: ¿Quién eres. Se- 
ñor? Y díjote : Yo soy Jesús, á quien tú persigues ; en 
vsmo te resistes á mis llamamientos. El, temblando y 
absorto, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga ?» Re- 
paro en que le pregunta Cri^o por qué le persigue, 
sabiendo que por ser el mismo Jesús (que es y se 
nombra), y porque como fariseo no cree que es e] un- 
gido ni el Mesías, que se llama Cristo. No os esta la 
causa: legal y misteriosa fue la pregunta ; fué jnu- 
tamente pregunta y cargo. Dios, que io sabe todo, no 
pregunta por saber lo que/pregunta, sino porque lo 

* sepa el hombre : asi en Adán y Cain. Descifraré un 
proceso en la fn>egunta. Hubia Pablo oido t]ue Cristo' 
al (5) tercer dia habia resucitado; acababa de oirá 
Esteban (¡né le via en la gloria al lado de su Padre ; 
ydícele: Sanio', ¿porqué roe persigues, donde ya no 
puedes poner Jai manos en 4ní, donde no alcanzan los 



• («) Muy del ifasfo de'Qucvroa desdA sos mas lozanniR dias, ro- 
mo psrtce de un n^drigál.suj'o qte en 16M poso el maestro Jí- 
mfBei Patón eii so libro de Etocuendá españoía. Léese allí: 

' «Tél, pnes qoe las aguarda de rodillas, 
- Es piedra en el safrílla^. 
I«a8 Bmcbaf que te tiran tantea tiombre». 
' . pe piedra tienen la ilorexa y nombres; * * '• 

Y Dios, si Ürme piedra y esto mirS, 
Por piedra , piedra i piedra , piedra tlM<« 

* (i) lo -fuesen (S.) * 
(t) desapareciéndose (Id.) 

(3) El com iter facereí, conUgit, ut tpproplnquarel n^Aasco : 
et 8ubit6 circumfalsit eum lux de coelo. Kt cadens lo terram, ao. 
divitvocem dicentem sibi: Sanie, Saule. quid mepersequeris ?' 

(i) Qni diiit: ¿Qois es, Domine? Et Ule: Ego som iesns, quém 
tn perseqoeris : dornm est tíbi contra stirouluo cnkitrare. El 
tremcos, ic stnpens, disit: Domine, qnid me vis faeeret 
' 15) tercero ^5.) 



clavos y los martiHos, donde las afrentas de Ik tnyos 
reinan con majestad, y las heridas s^n resplande- 
cientes constelaciones que centellean tuces en la hu- 
manidad de mi cuerpo? Debes á mi .gracia el haberte 
reservado de jser artífice dt mi pusúin, que para re- 
ducirte he hecho la veas resumida en mi primem i¿s- 
^•8^* (6) ®so es, prolom^rlir.* Oí-tele rogarme por lí 
entre los que le apotlrearon , y d»»rríhole para qw veaj 
que en tu favor le he oido. ¿Porqué, pues, obstina- 
do á tantos llamamientos y desconocido á tantos be- 
neGcíos,y á favor tan preferido como llarnart»* ú rai 
servicio desde la gloria de los cielos y ludo dercclio 
lie mi Padre, me persigues? — parece que Pablo cayó 
juntamente en el ^uelo y en lo que le dij«) Cn^to, 
pues temblando y absorto respondió: aSefior, ¿qué 
quieres que yo haga?» Temblar es rec^mocer culpa; 
llamar señor al que* le den iba y le ciega es rendir- 
se <^n reverencia á la justiücacion del castigo. Grao- 
de cnseunnza nos dejó Patito p^ira lo que debemos lia- 
cét cuando el Señor ños tidvierte c<m .trabajos.. ^No 
aguardó á levantarse ni á cobrar la vista, ciiaalo 
empezó á enseñar y ser maestro : señor llama al qoe 
le precipita y le anochece el ver; no le pide qué (o 
vuelva el uso de sus ojos, ni que le levante de la tierra 
' y le quite el temor; solo pide le dig^ qué ha de liacer 
conforme á su volimtad. Esto fué olvidar la suya por 
la de DÍQ$: nunca se vio la retórica divina ábrevia<la 
cu mehos palabras. Solo Pablo oró en upa cláusula ; 
ad virtiéndonos que cuando Dios con trabajos nos re- 
cuerda, es por lo que hacemos por nuestra voluntad, 
y que el remedio es pedirle nos enseñe lo que hemos 
de hacer por la suya. Lo que alcanzó con esto fué que 
le dijo el Señor: «Levántate y entra en la ciudad , y 
allí te será dicho lo que conviene que tú hagas. Los 
varones que estaban con él y caminaban en su^om- 
pañia quedaron admirados oyendo la voz> sin ver al 
que la pronunció tñ á otro alguno.» 

Manda al caído y atónito que se levante , pudiendo 
mandar á los que le asistían que le ayudasen á levan- 
tar. Cególe^ y ordénale entre en \¡i ciudad al que no ve 
el camino. «Pablo se Io\antó de la tierra luego, y 
abiertos los ojos, no (7) via. » 
. Desta suerte y con esta prontitud y fi ojos ciegoi, 
como dicen, ha de obedecerse la.voz de Dios, sin re- 
parar en el impedimento corporal ni á loqiiejallí^l 
liombre fu sí mismo, esptírJndolo todo del mandato de 
Dios. « Adostrñndole con la mano los compañeros lo 
entraron en Damasco, donde estuvo tres dias ciego» 
sin comer ni beber.» Llevan á Damasco temblando 
y preso de la ceguera, por salud^ do la mano al qn^ 
iba atraer de Damasco temblando y maniatados á los 
cristianos, que le han de dar vista, á Jerusalcn-paní 
darlos muerte. Sin duda ponderó las circunstancias 
deste suceso lan diferente de su intención Pablo* 
pues en lugar de asistir (8) sus ojos con médicos, eli- 
gió la penitencia por colirio, y ayunó traspffso de tres 
dias. «Estaba en Damasco cierto discípulo llamado 
Ananías, y díjole el Señor en visión : Ananías (9). Res- 
pondió él : Señor, vesmeaquí. Volvió á decirle olSe- 



(6) qne eso es (5.) 

(7) veis. (F. S.) 

(8) á sus ojus iS.) 
(0} 7 respoadid (M.) 



VIDA DE 6AM PABLO APÓSTOL. 



« 



r^r:D=ránh1o yv(5»l birpfl qnc 50 llama R»^c!o, y 
LíM:.Tpa!,i <-usa tle JúJ.i úS.küd l'irsiMi^e; que rJior:* 
f>'an¡l.i oü orii-¡»;ii vii> al v;in»n lluiiiwtío AuíuiíjS, (¡ua 
Oiífdln:'; éLy ia fofíba coa [as uiHiios para que recl- 
uí' o (a vi.:a.» Oüilü Cristo la vista á Pablo, ináuda* 
U ,qi(4 se kvaiKe el qjie \e derriba ; y pudienüo restl- 
tutrie los ojos, le remite al latió de Ananíds m simo, 
llxe prhnero que Rublo orando vea en visión que 
Anonías le saat ; despnes dicele ó Aoanías la visión de 
Püblo^ y que vaya y le dé vista. Este , que ¡tarece ro- 
deo, es doiriná y. compendio de multiplicadas misg: 
riconllas. ¿Qué otra cosa podia suceder á Pablo , que 
ti) el castigo de Dios se da al ayuno y se entrega á 
boracíon: en que se conoce que quien le cegó los ojos 
(lelcaerpo, yaque (i) remitió que se los restituyese 
^Ananias^él le abiió y dio vista ü los del alma? Qul- 
i> e Dios muchos milagros y déjalus ú sus siervos que 

^ obren , para honrarlos y que eon ellos le glorifi* 

r, iKi. Reciba Pablala sali^^el que aguardaba de su 

' rccucion la muerto; vJ|Pin lamen lo, x^uando vea, 

, ( T)o los discípulos de J^us cumplen su precepto de 

' ir los enemigos V 'en éí que era el mayor. Este ^- 
' nli empezó á oir en Esteban cuando con las ul- 
I ■ s palabras y la postrer sangro lo pidió lo pr>xdo- 
eiilr^ los quo le apedreaban ; y.véla practicada cu 
:ías á quien venia á preq^er, y \lf\ cuyo nombre 
I . .iba r con todos los cristianos de Damasco. Cuúu 
i 1 losos.artilicps.son el ayuno y la oración para' 
< 'jará Cristo vasoi escogidos, lo veriíicaré.en 

Ti!*. • 

' '' pondió Ananías : Senor, \w oido muchas cosas 
'' ; i.aibre, y cuánto mal ha hecho en Jrrnsalen á 
' .' ís; y esle tiene potestad do los pr ucipes de 
! ;<. r.lot^s para prender á lodos l«»s que iuvocaji 

■ -ú \ Respondióle el Señor: Vé, porque est^ 
, f i\i ' s vaso dtí elección para llevar mi nombre 
' 1 ;;: i! las gentes y do los reyes y hijos de Israel; 

Vr;:^. Taré á él cuanto convieiteque padezca por 

'!'!i:>».ílebc huir la opinión de perseguidor de la 
^ '!J. >*' i »noceen que, dicleiado á Anauías Cristo 
V I' 'm ' i üba ep oración y que lo habia revelado 
' ^ I *' ; luia, y mandádolo que fuese y le resti- 

f" 1 1 \i 1 1 , replica diciendo que ha oido los'males 
'1»!j hi iiecho persiguiendo' susr san tos en Jeru- 
) 'I « ? \ienecon láconmion de perseguir áto« 

t-r • i n t^aii su nombre. Obliga el ju^lo temor 

>ii¡ s ; líos á que le afiance con decir. que Pa- 
'¡'.qio i'i;i uiMKi ofensiva contra él (eso es vaso en 
l' *^<i...:i i: uiiira) , habia de sef'anna de su eicc- 
■■ 1 i^y.-i ií-r:i I de su'Iey ; y que lliv^aria su noni- 
l^'' '1"' \'.Au\ p.Tseguido, á todas las gentes, picdi- 
' " ''lie á !»^ r yo3 y hijos de Israel. Porque en hacerle 

de efeccioii le llamó arma electa , le pintan siem- 
K** oín U c>pnja desnuda; mas no por eso le muda 
"' f>í¡' i) qr»n umií.i ile correo , llevando partas para la 
'"^•'icioü «io sns creyentes: pues si con las carias 
f*rjiiíaliz;iba, eseri hiendo cartas hade .enseñar; y si 
cctielLí^ pcrsiyiiii), 'con ellas defiende. Padezca con lo 
1' ' lacia padecer ; di vida con las opísiolas quien con 



P) líC/ii * ^ •* ^* rcttlUi|ijÉ Amias , {í.) 



i.\.', 



'i 'Ai. 



K' 



ellas dio muerto: sj!o Dios sabo liacAr do los venenos 
reincilio. 

Veamos qué promio señala ú PaUlo porque ha de 
ser vaso de elección y llevar trimifanle su nomiwe por 
todas las gentes, y hacer qnt se humillen á ti la.; ma- 
jeiistades de los rayes y que le alaben los hijOs do 
Israel. Las palabras de Cristo mas suenan amenu/.a do 
severo castigo que de galardón: «Yo le ensenaré á 
él cnanto conviene que padezca por mi nombre. » 
* ¿Quién no dirá que justiciero quiere Dios destpitaN 
se con los trabajos que deslina á Pablo, de loque hizo 
en la muerte del Protomi^rtir.en que fue cómplice, y 
de la saña que mostró contra su Iglesia? Es tan dife^ 
^rcnte el lenguaje de Dios del nnestro, que don<le en- 
tendemos castigo, su sabiduría eterna razona premio. 
¿Cuál otro mayor que <!legir á uno para que puikzca 
por su nombre ? Si este .solo es el camino de- merecer, 
¿quién negará que lo es de medrar? 4)oirina es suya 
en el discípulo querido y en su hermano (a). Pídenle 
en SH reino la$ dos sillas, la precedencia£ire1 descanso 
de su gloria; y dales la amargura de su cáliz : al uno 
el cuchillo adelantado & los demás apóstoles , al otro 
el veneno en el vaso., el fuego en la tina, el destierro 
en Palhmos. Esto fué decirles que el favor que le ha- 
bían de pedir y el premio que les habia de dar, eran 
ocasiones de padecer por él. Dice que á Pablo cn^^íia 
cuánto conviene que padezca por él: dotrinatan re- 
montada á nuestro 'sentir, que si Dios no^nseñaal 
hombrecuánto importa que pailezca por él, no. solo no 
la alcanza la fragilidad humana, sino que la huye.' Asi 
lo entendió san Pablo, pues en la epístola 2.* á los 
de (3) Coriuto, xi , vers. 22, tratando de las cosas con 
quetotros se ilustran, dice: (4)« a Hebreos son , y y^; 
son israelitas , y yo lo soy; son descendientes de Abra- 
han, y ya también. » En esto se iguala con ellos. Pro- 
sigue: (5) «Ministros de Cristo son (hablo como menos 
sabio); yo mas.» 

Aqui se deaiguBla y prefiere á todos ; veamos con 
qué. Él lo dice consecutivamente (6). 

•«En muchos trabajos, en muchas mas prisiones, en 
azotes innumerables, en muertes continuas y frccuenr 
tes. Cinco veces me dieron los judíos cuarenta azo- 
tes , uno meno¿ que me excusó el privilegio de ciu- 
dadano de Roma^ Tres veces fui azotado con varas, 
una apedreado, tres corji borrascas deshechas y nau- 
fragué. Un día y una noche estuve sumergido en lo 
profundo del mar,, padecí muchas veces en los cami- 
nos, en los rios, peligros de ladrones, de los de mi nar- 
iz»^ JacoboyJutñ. . * 

(3) Corintio , {A. M. F.)' 

i4) ttebnei soot, et cgo : IsrtcUtae tnnt, et ego : sejnen Abn<* 
bae soiH , tt ego. ' 

(S) Mínistri ChrisU sunt lUt minqs sapiens dieo) : pías ego. 

(6 In labohbas piurimis, iu carceriba» abtjiidantius, ip plagia 
iopra modain,ÍD mortibus frequenter. A Jodacis quinqaies, qua- 
dragenas, una minas, accepi. Tefvirgis cae%at sum, aemci lapi* 
dalos sum , ter óaafragium fcci ; irocte; et die in profundo maris 
fui. Id lUncribas saepó p4>rirot.is fluminam, perícaUs Ijtronum, 
perlculiseí genere, pcricolls eigcntíbas» peiicttlis in civíute, 
periciilis in sulitudine, periculis in mari, perlculM io falsis fra- 
tribus. In labora» et aeruinna/in vigiliis níuiUs, in fame, et sui, 
in jejQoiis multis, In frigura, et nuditate: praeter illa , qoiie ex- 
trinsecús sunt, instanUa mes quoUdlana solicitudo omnium 
Ecdesiarom. ¿Quis inSmitar, et ego non inrirmor? Quis-sfan- 
4aliiatiir, e( ego npn uror! Si gloriarl opidrtet, quae inaimiíalis 
lDea«sant,glorlabor« 



20 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEYEDO VILLEGAS. 



cion, (1) de las gentes. Tuve riesgos en las ciudades 
y en la soledad, en el mar y en los falsos hermanos. 
Viví en trabajo y afrenta , en desvelo porfiado , en 
hambre y sed, en muclios ayunos, en frío y desnudez ; 
y fuera de todo esto, con el cuidado ansioso que me 
insta de todas las iglesias. ¿Quién padece enfermedad, 
que yo no la padezca? Quién es de todos escandali- 
zado, que yo no me abrase? Si ello es lícito gloriarse, 
yo tendré por glorias mis calamidades.» 
Según sus palabras, por haber padecido todo este in- 
. mensurable cúmulo de afrentas, miserias, peligros, 
calamidades, naufragios y prisiones, excede en ser mi* 
nistro del Hijo de Dios á todos los demás. Y él declara 



que son beneficios, con las últimas palabras; pues dice ^ ' tesa (2) la humana. Los hombres para cegar á otro le 



que si se hade gloriar, ha de ser por ellas, y que cuando 
dijo Cmio : Yo le haré á étque sepa cuánto conviene 
que padezca por mi nombre, no fué decir á Ananías: 
Yo le castigaré ese rencor y enojo con que dices ha per- 
seguido y persigue á mis santos; — sino : Premiaréle el 
servase de elección y llevar á todas partes mi nom- 
bre, con hacer que lo mas que padecerá por mí le exal- 
te iser mas ministro mió que los demás, y que en eso 
no se le iguale alguno, cuando él iguale en lo demás 
á todos. 

Veis aquí un Job, tantas veces multiplicado en Pa- 
blo cuantos pasos dio rodeando la tierra, cuantas le- 
guas anduvo navegando los mares; á quien contrastan 
todos los elementos, todas las ciudades y pueblos, no 
solo tres amigos, sino todas Jas gentes ; combatido y 
robado de los suyos propios, de falsos hermanos, del 
poblado y déla soledad. Pondérese cuánto mas hor- 
rible estancia es para una vida estaren el profundo 
del mar un dia y una noche , que en el muladar. Si 
os acordáis de que Satanás perseguía á Job, no os olvi- 
déis queá Pablóle era tan doméstico verdugo, que 
hiriéndole continuamente ( lo que él exprime con la 
palabra colafizar), le obligó á pedir al Señor le librase 
de tan fiero y cotidiano verdugo avecindado en su 
carne; y que este alivio se le negó Cristo, habieni^ 
para contra Job atádole la majio y limitádole el poder. 
Acordaos que á Job con tan valerosa paciencia le saca- 
' ban las persecuciones quejas y lamentos; y ved que 
Pablo las celebra y las blasona , poniendo en ellas 
todo el precio de sus ventajas y todo el premio de sus 
servicios, haciendo pompa de las afrentas. 

Ananías, que había al mandato de Cristo detenido la 
obediencia en el temor que tenia del nombre de Pablo, 
luego que oyó decir al Señor que había de padecer por 
su nombre, asegurado en que había de padecer traba- 
jos por él, fué ; y hallándole, acaricióle con nombre do 
hermano, tocóle, y cayéndosele de los ojos á manera de 
escamas el humor que le coció en cataratas la fuerza 
de aquel rayo (domesticado para solo cegarlo con ex- 
ceso dé luz, cortesía con que el sol anega las estrellas), 
quedó con la vista recobrada. Y como se lee en el ca- 
pítij^lo 22, vers. 14 de los Actos, le dijo Ananías: «Dios 
de nuestros padres te preordinó para que conocieses 
su voluntad y vieses al Justo, y oyeses la voz de su 
boca ; porque serás testigo suyo á todas las gentes de 
lo que viste y has oído. ¿Qué, pues, aguardas? Le- 
vántate y bautízate y lava tus pecados, invocando su 

(l)ydelMgenle8. (SJ ,. 



nombre.D Bautizóse Pablo, pasando de on extretto á 
otro, del fuego al agua, de perseguidora defensa, de 
fariseo á apóstol; y después que renovó la ahna coa el 
bautismo, comiendo satisfizo el largo ayuno. 

Extrañará quien detuviere la atención en la letra, 
que Ananías diga á Pablo, cuando está ciego y él 1^ (la 
la vista, que vio al Justo y que predicará loque tío 
y oyó. Nunca tuvo Pablo mas vista que cuando la per- 
dió, viendo era su señor al que perseguía por enemigo, 
y que debía obedecer al que contradecía en los que le 
eran obedientes. Todo esto vio en cayendo ycegando, 
cuando dijo : «Señor, ¿qué quieres que yo haga?» Son 
los aforismos de la medicina de Dios en todo diferen- 



echan tierra y lodo en los ojos; Cristo con lodo en los 
ojos da vista al ciego. Yace el |iaralítico en la cama con 
mas señales de muerto que de vivo ; dícele Criólo: 
«Échate á cuestas tu cama y vete.» ¡Extraña cosa! Al 
que está en el lecho poijAg no puede estar por si eo 
pié, le manda que acuestSobre sus hombros su cama, 
y que sea cama de su lecho y que camine : médico 
diwno, pues haciendo del descanso humano carga, al 
que reposa en él le da salud y aliento para caminar. 
Segmido ejemplo desta cura milagrosa fué Pablo. Está 
derribado y ciego /y dícele que se levante ; y que car- 
gando sobre sí su nomUre , le lleve á todas las gentes. 
Cuanta mayor carga dio á Pablo en su nombre que al 
paralítico en su cama, es inmensurable exceso : yo os 
lo probaré. Pesa tanto el nomftft'e de Jesús , que todos, 
en el cielo, en la tierra y en el infierno (3) arrodillan 
con él (4). • 

Veamos cómo recibe Pablo esta inmen?a carga. Lue- 
go que cobró la vista y recibió el bautismo , después 
de haber conversado algunos días con los discípulos 
ffue estaban en Damasco (5), «perpetuamente en la:^ 
sinagogas predicaba á Jesús , diciendo : Este es el bijo 
de Dios. Admirábanse todos los que le oiari, diciendo: 
¿No es este el que en Jerusalen perseguía á los que in- 
vocaban este nombre, y vino aquí para llevarlos aherro- 
jados á los príncipes de los sacerdotes?» 

Mirad si en esta nota de los judíos empieza con la 
persecución á mostrarse sobre Pablo el peso del nom- 
bre de- Jesús. El no solo se vence del, antes cobra de 
la misma carga mas ^liento y fuerza ; díceloel texto sa- 
grado: (6) «Empero Pablo mas convalecía confun- 
diendo á los judíos con afirmar que Jesús era Cristo, el 
Mesías, el ungido y prometido en los profetas.» Es dig- 
na de reparo la palabra (cenvalescebat) convalecía, que 
la versión sira dice (ro6ora6aíur) se esforzaba. Elp^ 
so, como iba agravándose, le multiplicaba.la fuerza; 
y convalecía de*la dolencia con el aumento della. Lue- 
go que oyeron que afirmaba ser Jesús el Mesías, q«e 
es Cristo, «después de muchos diaslos judíos hicie- 
ron concilio contra él para darle muerte : » de que se 
colige que tos judíos se indignaron mas de que dijese 



(2) los de la humana. (S,) 

(3) se arrodillan {¡d.} 

(A) In nomine Jesu omnegenn Oectatnr coelestiam «terrestHooi. 
et inremomm. 

(5) conUDa6 in STnagogis praedieabat Jesom , qaoniam hM ti* 
Fllios Del. . 

(6) Sanlnsaotem mnltó magis eonvalesceliat , et conran(leba| 
iodaeog, qai batitabant Damasci, afflrmaDs qaoolas J>^<> ^^ 
ChriftQS. 



VIDA DB SAN PABLO APÓSTOL. 



21 



qne Jesús era el Mesías prometido , qne hijo de Dios ; 
pues cuando predicó esto , solo repararon en la nove- 
dad de exaltar el nombre que babia perseguido ; mas 
on oyéndole que Jesús era Cristo^ que es el ungido, 
luego se juntan á condenarle á muerte. Siempre fué 
el tema de su* obstinación negar el prometido, como 
los profetas, le predijeron, humilde y pobre y escarne- 
cido y desGgurado en la cruz ; y aguardarle confor- 
me ala interpretación de su dureza. Este para su am- 
bición era puntó político ; y por eso podía* mas con 
ellos que el aflrmar era hijo de Dios, lo que llama- 
ron blasfemia, y lo tomaban por pretexto para solo 
asegurar la materia de estado que seguía su codicia, 
en esperar Jerusalen de oro y rey y*(l) Mesia tem- 
poralmente glorioso. Por eso , aun crucificado Jesús, 
tuvieron tan porGados celos del rótulo que le sobres- 
cribía en las afrentas rey; y siguiendo esta interesada 
pertinacia, en oyendo ¿Pablo que es Cristo, juntan 
concilio y le condenan á muerte. Mirad si con la 
muerte decretada va creciendo sobre Pablo el peso del 
nombre de Jesús ;*ma8 él, en lugar de arrodillar, car- 
f^doton él , persevera en llevarle á que á él se arro- 
dillen todos. «Supo Pablo las asechanzas que le ponían 
los judíos; que guardaban las puertas déla ciudad de 
dia ydenoche^ para quitarle la vida. Recogiéronle los 
discípulos de noche, y en una espuerta le descolgaron 
por la muralla.» Fuese á Jerusalen, donde procuraba 
juntarse con I^Bíscipulos; y todos (informados de la 
fama que tenílRe perseguidor de Cristo) le temían, 
no creyendo se liabia convertido, hasta que Bernabé le 
llevó consigo á los apóstoles, refiriéndoles do la mane- 
• ra que el Señor se le apareció en el camino , su caída, 
y lo que le dijo y mandó, y cómo después animosa- 
mente había predicado el nombre de Jesús en Damas- 
co. Con esto le admitieron los apóstoles en su compa- 
ñía f y en Jerusalen entraba y salía con ellos, obrando 
en santa confianza maravillas en el nombre del Señor. 
Predicaba á las gentes, disputaba con los griegos; unas 
y otros trataban de darle muerte; mas entendiéndolo 
sus hermanos en el ministerio de la fe, lleváronle á 
Cesárea y encamináronle á Tarso. En todas partes 
por el nombre de Jesús busca la muerte , y los homi- 
cidas le buscan. 

Mirad si puede ser mayor el peso del nombre de Je- 
sús que lleva sobre sus hombros. Estaban en la iglesia 
de Antioquía profetas y doctores, entre los cuales es- 
taba Bernabé y Simón, llamado Nfger, Lúeas cire- 
neose y Manahen ^ que era pupilo de Heredes tetrar- 
ca, y Pablo. Aquí fué donde el Espíritu Santo mandó 
que le apartasen á Pablo y á Bernabé , para emplear- 
losen la obra para que los elegía. Ellos, enviados por 
el Espíritu Santo, fueron á Seleucia, y desde allí na- 
vegaron áCipro; y como entrasen en Salamina, pre- 
dicaban en las sinagogas de los judíos la palabra de 
Dios. Caminaron por toda la isla hasta Pafo, y halla- 
ron un hombre judio, siendo profeta falso con gran 
nombre. 

Estaba con el procónsul Sergio Paulo, varón pruden- 
te. Deseaba traer á si á Pablo y Bernabé, por oír la 
palabra de Dios ; %mpero contradecíalo con todas 
fuerzas Elymas, aquel mago (eso signUlca su nombre)^ 

(l)Mesiu(8.) 



procurando apartar al procónsul de la verdadera fe. 
Mas Saulo, que desde esta acción se dijo Pab^o, lleno 
de Espíritu Santo, pouiendo los ojos en Elymas y en 
su perversa intención, con voz encendida en celo di- 
vino le dijo : ¡ Oh , lleno de todo engaño, habitado de 
toda mentira, hijo del demonio, enemigo de toda jus- 
ticia, que no te cansas de torcer y dificultar los cami- 
nos rectos del Señor ! Mira sobre ti la mano poderosa 
de Dios: cegarás, y no podrás ver el sol en todo el tiem- 
po que fuere su voluntad. Al mismo instante se le ane- 
garon los ojos en noche y tinieblas, y buscaba quién 
le adestrase. Viendo el procónsul el milagroso castigo, 
creyó, admirando la dotrina del Señor : arte de Dios 
es cegar á uno para dar vista á otro. Reparo en que san 
Pablo parece que estudió en si este género de castigo. 
El iba precipitado á (2) subvertir los caminos rectos 
.de Dios, cuando cayó ; cególe el Señor: y abona viendo 
que Elymas osaba intentar lo mismo, le ciega; y es pe- 
na providente no vea sus caminos quien procura que 
otros no vean ni oigan los de Dios. 

Ve el mago la mano del Señor sobre si , y pierde los 
ojos y búscalos en la mano de otro hombre. Esta es 
señal de ceguedad interior, pues solo acudiendo por 
apelación interpuesta del arrepentimiento á la misma 
mano que le quitó la vista, pudo cobrarla. 

Reconozcotnisterio en qué en este cap. i 3 de los Áo- 
ios manda el Espíritu Santo que le aparten á Pablo para 
la obra á que le tiene destinado, y en él empieza á 
obrar con majestad apostólica (3) la conversión de un 
procónsul y un milagro en el falso profeta, y muda el 
nombre; siendo así que en el capítulo antecedente, al 
principio, se refiere que Heredes degolló áJacobo, her- 
mano de Juan. El Espíritu Santo, que fué enviado por 
el Hijo para asistir y gobernar la Iglesia , viendo que 
la garganta de Jacobo , sedienta de beber el cáliz que 
Cristo le había dicho bebería, le bebió en los filos del 
cuchillo dándole que bebiese su sangre, y que era 
la primacía de los doce su vida, — quiso suplirla con 
Pablo, y que el vaso de elección sustituya los años 
que abrevió el cáliz pretendido. 

Muere Jacobo, luego y el primero, porque muerto 
conviene que navegue, que se enlace el arnés, que 
empuñe la espada, que sin apearse de una tempestad 
de nieve, en el caballo blanco, discurra de unas en 
otras batallas, centellando luces que le muestren hijo 
fulminante del trueno. Haga en las multitudes de in- 
fieles, que no podían contarse en su España, estragos 
qne siempre se cuenten. Solo parMEspaña nunca pa- 
rece que murió Jacobo, pues en ella y por ella pelea 
difunto. Faltó para la predicación de los judíos y de 
las gentes ;y el Espíritu Santo continúa su vida para 
la dotrina, con la de san Pablo: y así, luego que falta 
aquella garganta, despacha sonora por el mundo esta 
trompeta del Evangelio. Enmudece el hijo del trueno, 
y empieza á tronar el hijo del rayo , que le engendró 
en verdadera luz cegándole, ¿tíuién no conoce cuan 
apretado parentesco tienen el hijo del trueno y el del 
rayo? 

(4) Castigado el mago Elymas, á quien la versión 



(9) sobTerter (i. Jf.) 

(3) conversión (i. If. F,) 

{M CasUgindo el migo (ir. f .)— €ts«igtndo al mago (S.) 



rt 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. 



sira llama Bar-Schoiimo (a), y convertido el procón- 
sul Sergio Paulo, Pablo y los que con él estaban na- 
vegaron de Pafo á Pcrgen de Panfili^", y sin* dete- 
nerse pasaron á Anlioquia dePisidia; y entrando el 
sábado en la sinagoga, sentáronse, y después déla 
lección de la ley y tos profetas, los principes de la si- 
nagoga It)s enviaron á decir, si tenían algo de exhor- 
tación y enseiíanza p.ira el pueblo, qne lo dijesen. 
Luego ^e levantó Pablo, y mandando con la mano el 
silencio á todos,' les dijo: «Varones de Israel qoe te- 
raéis á Dios, oid.» 

Hase de predicar la palabfade Dios con imperio, no 
servilmente, sino con prontitud y confianza en sa 
inefable verdad. En oyendo Pablo las palabras de los 
príncipes de la sinagoga se levantó, y extendiendo 
el brazo, provino con la mano atención en el audito- 
rio, para que precediese el decoro de las acciones ala. 
majestad de la dotrina. Dispone los ánimos con bálago 
elocuente, llamándolos varones de hrael y temero- 
sos de Dios ; que él magisterio apostólico no desdeña 
la cortesía. Después , taliónduse de la ocasión de haber 
llegado cuando leían la ley y los profetas, con los 
profetas y la ley los enseña que aquella y las profe- 
cías se cumplieron por los mismos judión, crucifican- 
do á Ci isto Jesús. Fué tan docta y erudita y tan hermo- 
samente elegante su oración, que en acflbúiidola , toda 
la sinagoga, hecha aplauso de shs palabras, le pidió 
quisiese repetirla el sábado siguiente al pnehlo. Vióse, 
la fuerza de la verdad y del espíritu de Pablo,, pues 
les agradó oir que Jesús á quien hablan dado muerte 
afrentosa, era el prometido, y que había resucitado 
y era solo en quien se cumpliólo que David dijo, qne 
no consentiría Dios que á su santo tocase la corrupción 
que difunto tocó al mismo David. Mqs al otro sábado 
se vio la obstinación de sus ánimos, por quienes cono- 
ciéndola David, dijo: (I) «Si hoy oj'é redes su voz, 
no endurezcáis vuestros corazones ; » precepto que no 
obedecieron en esta ocasión , pues este sábado oye- 
ron su voz, y el siguiente mostraron el pedernal de sus 
entrañas. Estaba junta innumerable multitud de las 
gentes para volverá oir á Pablo. Los judíos empezaron 
á (umnltiiar, diciendo que Pablo y los suyos blasfema- 
ban, con palabras- tan sediciosas, que le obligaron á de- 
cirles : a ¿Vosotros, que os habíades de gloriar en esta 
verdad que se ejecutó por vuestras manos en Jesús, des- 
cendiente de David , la contradecís ; y el bien de creer- 
la le echáis con desprecio á las gentes ? Será castigo 
vuestro que é1la#a reciban , y llevándosela nosotros, 
obedecemos el mandado con que Cristo Jésus nos en- 
vía á llevarles la salud eterna.» Alegráronse los gen- 
tiles con estas nuevas en favor de sus almas , y seguían 
á Pablo ¿orno dolientes á su rgpedío único. Viendo 
los judíos de parte del Apóstol la mayor parte de la gen- 
te^ desesperados de W razón yantorídail { imitando el 
ingenio del demonio, jjue en.Adan se valió de la mu- 
jer para con h culpa apestar el Ijnaje humano), so va- 
lieron de fhnjeres religiosas y honestas (palabras son 
del texto sagrado) y deh)s piiueipales de la ciudad, y 
ocasionando motín y persecución contra Pablo y Ber- 
nabé, los desterraron de todos los términos de so tierra. 

(4) Filiuf nominh. 

(1) Hodie, 8i voceÍD cjas aadieritii, nollte oNome corda 
vesira. 



Siempre la hipocresía farandutera fné selamp d 
los judíos. Busí-au la honestidad para (2) délvergüsfti 
zas, la religión para impiedades, los generosos para ^. 
lezas, (3) autorizan la maldad con el pretexto venen. 
ble; y si bien san Pablo había hecho noclio frulucí 
aquellas gentes, sintió tanto el dejar ¿ ios judíos eo ta 
esclavitud de su pecado y en la pertinacia da se error, 
que sacudiendo él y Bernabé el polvo de los pies coa- 
tia ellos, se fueron á la dudad de Iconia. . 

Esta ceremonia de sacudir el polvo de losptés manfl 
Cristo á sasdiscipulos que hicieseaiiondeno recibiese 
su dotrina. No quiere que los pasos que lee lleraroa 
la salud lleven polvo de tierra que do la recibe; y 
pues los impíos' (como dice el psalmo 1) soa como el 
polvo qae el viento arrebata de la superficie de la tier* 
ra, no es bien que sirva de calzado i los pies apostóli- 
cps la similitud suya. Los impíos, aun en seraejaouy 
emblema, son mala compañía y polvo que los reUiti; 
mejor es para sacudido que llevado. Tierra de domle 
los agricultores de Dios no sacan otra cosa shio polvo, 
vuélvaseles en nube á los ojos y eritierre su ceguen. 
En Icón entraron en la sinanoga; y coQvirtieron'graa-^ 
de multitud de judíos y griegos; los judíos, obsti- 
nados, rebelaron las gentes contra Pablo y Bernabé. 
No pudo el riesgo hacer que levantasen la maoo de h 
cosecha, fecundándola con milagros y prodigios, qne 
dividieron la ciudad , asistiendo parte á los judíos jr 
parte á los apóstoles. Finalmente, (M^renada la ra- 
bia y desbocado el ímpetu , dc^termiWron los judíos f 
los gentiles con sus príncipes, disfamarlos con iiijuriai 
y apedrearlos. Entendiéndolo, por guardar en sus vi- 
das la salud de la verdad, se fueron á la ciudad de Ly^ 
caonia, (6) Lystra y Derben, y evángelízarou toda Is 
región en contorno. 

¡ Mirad cuáu grande carga dio á Pablo J&sus, en que 
llevase por el mundo su nombre! La misma codició 
san Ignacio para su sagrada orden con el nombre de 
Jesús, que han llevado á todos los reinos de los dos 
mundos, en todas partes sitiados de persecnciones des- 
de su principio, con las cuales han edificado en el pro- 
vecho universal su mérito. Si miramos sus mártires, 
son infinitos á los que el peso del nombre de Jesús ha 
derribado lai$ cabezas, 4iundido los hombros, quebran- 
tado el cuerpo y rolo los brazos, siendo la sangre ver- 
tida de los muertos, manantial de vivos para morir p«r 
él. Peregrinan, navegan, predican, eDaenon, escriben; 
padecen en el mar, en la tierra, en los desiertosy po- 
blados; peligran en los propios y en los extraños, y no 
menos (4) «en el mar y en los falsos hermanos*. Pare- 
ce que san Ignacio pronunció á sus hijos las mismas pa- 
labras, cuando los edificaba, que Cristo á san P^bío 
cuando le derribó para edificarle : « Yo les ensenaré 
cuánto conviene que padezcan por el nombre de Jesús ;« 
loque les enseñó padeciendo tan eslabonadas perse- 
cuciones en todas apartes y do todos. Parte es de la 
vida de san Pablo la imitación de toda sn vida. 

Había en Lystra un hombre tullido desdo su naci- 
miento ; oyó hablar á Pabb, que mirándole y recono- 
ciendo en él fe digna de ^lud, aleándola voz, le dijo : 

(S) desverfúADUH/S.) 

(3) y aalorizan (Id.) 

(*) Lystria {constantemente se lee en todas Im imprestúMi) 

(4) In mari, et in falsis fraU-ibas. 



iLefintate derecbo sobre tus p¡és.i> Levantóse ^ an- 
dwo. No le pidió el tullido que le diese salud, empero 
U fe negocia sin palabras ; estas no fallaron, pues oyeo- 
doks de Pablo, ahorró las suyas. El oye y el Ai>óstol 
ve, y ^0 se lei^ola. ¡ Qué no alcanzan y obran estos 
dos sRidos si se corresponden en la couQanza de la 
ley demos y en su poder! Oir la palabra do Dios con 
fe, sio Yoz, tiene elocuencia mas cíicaz que muda. La 
fe que es ciega trae á si los ojos de Dios y los de Pablo. 
Creer en Jesucristo y á sus apóstoles, y levantarse de 
la (ierra al cielo, todo es uno. 

Lue^o que vio esta maravilla la multitud de pueblo, 
diodo gritos en su lengua lacónica, dijeron : a Estos 
hombres que Lan descendido á nosotros^ semejantes 
fooilos dioses.» A Bernabé llamaban Júpiter y á Pa- 
blo Mercurio, pdr ser al conductor y capitán de las pa- 
bbrasy elocuencia ; y el sacerdote de Júpiter, que es- 
tiba á la entrada de la ciudad, trayeudo toros coruna- 
dos delante de sus puertas^ querría ofrecerles sacrificio 
coa todo el pueblo. 

Están lúbrica la idolatría, que nadie pone el pié en 
elia que no resbale. Dicen estos que son hombres los 
qoe ban venido, y luego que son semejantes á los dio- 
fes, y consecutivamente que son dioses; y los gradúan 
coD sus nombres^ y sin poderse reparar, tratan de ado- 
rarlos coa victima. Es el pecado mas ambicioso del 
bombre; prcsun^ que puede bacer dioses que, como 
kcbaras suyas, le sean agradecidos ; quiere dioses ca- 
seros, que le agradezcan el haberlos hecho y que te- 
man que los deshaga. No con otro hn endiosaron la ca- 
koiura (i) y la fortuna y la guerra y el agua y el fue- 
go. Estos con Dios ejercitan la condición de criados, 
qae comen su pan, tiran sus gajes, sírvenle mal, ysiein- 
pre se quejan del. Con la misma villanía que en el 
iDirodo huye el desconocido del que le hizo, huyen 
estos de Dios. 

Las diferentes disposiciones dan ocasión á jdiferen- 
tes efectos de un|t misma causa. El sol con el mismo ra- 
yo endurece el lodo blando y ablanda la cera dura. 
Oye el tullido hablar solamente á san Pablo, y cree y 
sana; ven los otros obrar este milagro en é^ y idola- 
Irán; y la gloria que el doliente dio ú Dios en su siervo 
para so siervo, se la quieren quitar estos. Enfermedad 
qse crece con los reipedío<s, quien la cura la irrita. 

Congojó tanto á san Pablo y san Bernabé el ver que 
qaeritto adorarlos, que rasgando sus vestiduras (de- 
monstmcion de que usaban los judíos oyendo blasfemias 
como se vio en el mal pontífice, oyendo en su pervers < 
tribunal á Cristo), se arrojaron en medio de la multitud 
ciíaiaodo : ¿Qué Imceis? 



ORACIÓN. •• 

«Xoeotros hombres somos, semejantes á los demás 
inortales; voces, que os persuadimos á dejar estos ritos 
injustamente vanos y que os volváis á Dios vivo, que 
^ la incapacidad de la nuda sacó espléndidos esos vo- 
I^UDeoes del cielo, que extendió como pieles por el 
iomeaso vacío; y á pesar de las tinieblas (primeras ha* 
biUdoras del mundo, que obscuras rebozaron la cara 
<lel abismo), con suj)alal>ra encendió la luz, que repar- 
tió savolonlad Qn repúblicas de fuego, que con carac- 

11) It (oituia, 1) fuem, él agai {$,) 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. t3 

teres de oro escriben de misterios encendidos los espa- 
cios del firmamento. Él suspendió sobre la basa liquida 
del aire el peso de la tierra, y hizo quecuerpo tan grande 
. como grave afirmase el pié seguro en aquella raridad 
leve. Derribó el globo superior y impetuoso del agua ¿ 
las concavidades profuudas, aprisionando las cóleras 
de sus borrascas, impacientes de límite, con piisiones 
débiles de arena. El crió cuanto pueblo habitan estos 
elementos, y cuanto tienen y producen. Su magnífica 
piedad dispuso que las pasadas generaciones pudiFisen 
hallar la felicidad de sus caminos. Nunca cesó su libe- 
ralidad de adeudamos con testimonios de su clemen- 
cia, cargándonos de t>enefícios,cuidando desde la gran- 
deza de su trono de repartirnos la lluvia, dando propi- 
cios y fértiles los tiempos al sudor de nuestra agricul- 
tura, colmando con fecundas cosechas nuestras trojer, 
y los corazones de alegría.» Con estas palabras de san 
Pablóse enfrenó la ejecución del si^rifijcio, y apenas 
se acalló el deseo de hacerle. 

Muchos vasallos y ministros hay qqe no solicitan para 
si las prerogativas y regalías de sus principes; pocos 
que, si los tientan con ellas, no las admitan, agrade- 
ciéndolas á la lisonja. El que (2) se las da á los mal 
prasumidoa, los granjea con hacerios delincuentes. El 
quejas recibe se muestra reconocido al que le puede 
Agusar cuando quisiere, mal confiado en no reparé y 
no lo supe. Esto que se ve muchas veces, y siempre se 
castiga, en criados con sus señores, mas veces sucede á 
los miserables hombres con Dios. No son pocas las co- 
sas que debiéndose decir y hacer con Dios solo, man* 
dan los hombres que se hagan con olios y se les digan. 
Uno de los defectos mas comunes de los hombres es el 
endiosarse tanto, que proverbialmente se éice por vi- 
tuperio. E^Q frenesí es del amor propio, primer artí- 
fice de la idolatría. Los desórdenes de este amor propio 
previno el primero precepto, mandando amar á Dios 
sobre todas las cosas; y hay quien por si mismo ama una 
cosa sola mas que á Dios. Llaman semejantes á los dio- 
ses á san Pablo y á san Bernabé ; dicen que el uuo es 
Júpiter y el otro Mercurio ; (3) como estos eran demo- 
nios y el compararlos con ellos oprobrio, despreciá- 
ronle ; mas cuando vieron al sacerdote venir á su puerta 
con víctima á ofrecerles sacrificio y adoración (regalía 
de solo el Dios verdadero que preilicuban), entonces 
se rasgan las túnicas y gritan su mortalidad, y prego- 
nan la sola majestad soberana, á quien solo se debe; 
lición que siendo tan sacrosanta, no se desdeña de ser 
política. 

Luego que reprimió Pablo la ceguedad de aquella 
gente, que le quería erigir altares, sobrevinieron anos 
judíos de Acaya y de Icón , y haciendo el oficio de zi- 
zaha, persuadieron al pueblo á que apedreasen á Pa- 
blo; (4) apedreáronle con Ul furia, que ya por muerto 
le arrojaron fuera de la ciudad. 

infinitas veces se ha mostrado con sus aplausos el 
pueblo semejante al humo que, siendo producción de 
la claridad de fa llanuí, hijo obscuro la anochece y ufea, 
ahoga en sus globos las centellas que levanta, cuando 
juntamente las dtja ver resplandecientes y las apaga 
eu hollín. Es la plebe pólvora encohete, que tocada le- 



(3) las da (S.) 

(3) y eoDio {id.) 

(4) 7 apedrea roule (/<f.) 



24 



OBRAS DE DON FRANaSGO 



veirrentó de cualquier chispa, le sube con braialas de 
rayo, le ostenta en los confines de las nubes estrella, y 
le liace descender, confesando en ceniza las ridiculas 
bravatas del papel (a). Juntamente se leen y lloran es- 
tos sucesos en las historias humanas. 

No me espanto que los hombres no escarmienten en 
estos escándalos; todos se juzgan diferentes y aventa- 
jados en méritos á los justiciados de la liviandad popu- 
lar. No culpan la plebe, sino á los que no teniendo laS 
prendas que de sí presumen, se fiaron della. Mas ¿cuál 
espíritu sacrilego no decaerá para su advertencia deste 
devaneo, habiendo visto la entrada de Cristo Jesús, 
Dios y hombre verladero , en Jerusalen , con triunfo 
lleno de majestad y resonando en soberanas aclama- 
ciones? Ei domingo le dieron ios ramos, para darle el 
"viernes el tronco mas desnudo; (4) alhómbranle con 
sus vestiduras las calles, y (2) otro dia echaron suertes 
sobre la suya ; esparcen con las manos á sus pies las 
palmas, y luego ponen en su rostro las palmas de sus 
manos. Esta mudanza que padeció del pueblo Cristo 
pap cumplir las profecías, padeció Pablo para cum- 
plir con su oficio. Los mismos que le llamaban dios 
con nombre de Mercurio, y con terquedad porfiaban 
para adorarle con sacrificio, instantáneamente le ape- 
drean« 

Las capas que él guardó á los que apedrearon á E¡jS- 
téban, le guardaron estas piedras, y con ellas tantea la 
providencia de Dios el desquite de aquella culpa. Si el 
que no admite la adoración usurpada es apedreado, 
quien la atlmite sin tener prevenida la muerte y (3) la 
ruina, añade á lo delincuente lo necio. 

Salieron los discípulos ansiosos de hallar el cuerpo 
de Pablo piíra darle sepultura, y después de haber con . 
muchas lágrimas desenvuelto el campo, le vieron vivo. 
Era vaso de elección, y las piedras pudieron abollarle, 
y no comperle. Más tuvieron Bernabé y los demás que 
hacer en resucitar del susto, que Pablo de las heridas. 
El dia siguiente Pablo y Bernabé se encaminaron á 
Derben ; y después de haber predicado en aquella ciu- 
dad el Evangelio y enseñado á*muchos, pasaron á Lys- 
tra y á león y á Antioquía, confirmando en la fe las 
almas de los discípulos que en ellas habían adquirido 
á precio de sungre y persecuciones, exhortándolos á que 
permaneciesen en la ley de Jesucristo, sin dar lugar á 
. que las amenazas y los trabajos acobardasen sus espíri- 
tus; porque, de la manera que con los golpes del mar- 
tillo se afirma el clavo, y con el peso que lleva el navio 
por ííisire se asegura, así la fe se arraiga en los corazo- 
nes; por lo cual conviene que entremos en el reino de 
Dios por el paso que nos abre en sudor y lágrimas la 
adversidad. Este camino que os enseñamos es el mismo 
que frecuentan y repiten nuestros pasos, desligando en 
nuestra sangre, por encaminaros al verdadero descanso 
cuyo precio es el padecer. Esto aprendimos del mismo 
Señor de la gloria que os prometemos, que de su eter- 
no Padre á su costa nos la compró más c^ra, ^r darnos 
caudal para poder adquirirla. — Y habiéndoles cons- 
tituido presbíteros en todas las iglesias, en ferviente 

(a) Ya usé de esta propU Imagen QOitiDO ei U firtu4 mUUM- 
Ut hablando de la Soberbia^ 
i\) airdmbranle (S.) 
(%) al otro dia {Id,) 
(3) raina, (M.) 



DE QüEVEDO VILLEGAS, 

oración y ayunos los encomendaron al Señor en quiea 
creian. Y pasando por Pisidia, entraron en hmfilia; | 
publicando la palabra de Dios en Perge, desceodlc^ 
ron (4) en Atalta, y desde allí navegaron á Antioquía. 
En llegando congregaron la Iglesia, feGriend(^auta4 
maravillas y misericordias habia con ellos obraVelSe^ 
ñor, abriendo á las gentes la puerta de su fe ; y dcui 
vióronse no poco tiempo con los discípulos. Hubo aU 
gunos de Judca que decían á los hercnanos que seguiaa 
la ley de Jesucristo : « Si no oi circuncidáis segon la lef 
de Moisen, no podéis salvaros.» Contradijeron esto con 
celosa vehemencia Pablo y Bernabé; por lo cual deco« 
mun consentimiento decretaron que Pablo y Bernabé J 
varones de los unos y de los otros acudiesen 6 los após* 
toles y presbíteros que estaban en Jerusalen; y les pi^ 
diesen la determinación desta controversia. En pro» 
secucion desta causa se pusieron en camino, y pasandij 
por Fenicia y Samíria, refirieron la conversión de latí 
gentes, deque recibieron aquellas iglesias grande gotftl 
espiritual. Llegaron á Jer4isalcn, domle fueron rccibi- ' 
dos de los apóstoles y ancianos, á quienes dieron cuenta 
de los progresos que el Evangelio de Jesucristo habla 
hecho en las gentes por su predicación. 

¡ Qué atenta está la contradicción de los hebreos á la 
verdad del Evangelio ! Luego que oyeron estas palabras 
algunos judíos de la secta de los fariseos, que se habían 
reducido, se levantaron diciendo que. con venia (5) que 
se circuncidasen los que se convirtiesen de las gentes, 
. y se les ordenase la observancia de la ley de Moisen. A 
determinar lo que convenia en este caso se juntaron loi 
apóstoles y los ancianos. Fué grande la conferencia ; 
empero, como cabeza y príncipe del apostolado, lefan- 
laudóse Simón Pedro. Dijo : 

OBACION DE SAN PEDKO. 

a Varones que militáis en el Evangelio de Jesucristo, 
nuestros hermanos en la fe verdadera, vosotros sabéis 
que desde los dias antiguos determiné Dios que por mi 
boca oyesen las gentes la palabra de su Evangelio, y 
oyéndola creyesen en su Hijo unigénito ; y aquel Seíior, 
cuyos ojosdesde la majestad de su trono leen los reti- 
ramientos del corazón humano, legalizó esta verdad 
concediéndoles el Espíritu Santo, sin diferenciarlos ea 
esto de nosotros por haberlos purificado las almas con 
la fe, que los hizo semejantes á nosotros y pueblo suyo. 
¿Por qué pues ahora, con resabios de vuestra dureza 
ingrata á sus beneficios, tentáis á la clemencia de Dios, 
<)ue os es y ha sido tan favorable , pretendiendo se car- 
gue sobre las cervices de los discípulos el yugo pesado, 
que ni nuestros- padres *ni nosotros pudimos sufrir? 
¿Qué pues procur^ ó para qué añadís carga molesta 
que nos venza los hombros, cuando firmemente cree- 
mos que-por la gracia de Jesucristo nos hemos de sal- 
var, como se salvaron ellos?» 

Siguióse á estas palabras el silencio con que oían lo- 
dos ú Pablo y á Bernabé, que en testimonio del razona- 
miento de san Pedro, referían los prodigios y maravi- 
llas y misericordias que por ellos habia Dios ©"brado con 
las gentes. Y después que piibitíi on fin á su relación, 
Jacobo (llamado hermanodolSe¡ioij,comoobispodeJe- 

(4) á AUlla, (S.) - en lUlia, (If.) 
{¡¡) ae drcuacidasea (S.) 



VIDA DE .SAN PABLO APÓSTOL. 



2o 



rasalen, electo por los^ ap4^toles^ respondió con estas 
palabras : 

OftAClON OR SAI« lACOBO. 

«Varones fieles y hermanos en la fe, oídme. Oído lia- 
beis á Simón cómo Dios determinó en ei principio so- 
car pueblo escogido, para gloria de su nombre , de las 
gentes postradas con el error de la idolntrin. En esto 
convienen las voces de los profetas. Así lo escribió 
Amos: Después deUo volveré, y edificaré otra vez el 
tabemi^.culo de David, el cual fué derribado, y repararé 
sus ruinas y le edificaré de nuevo. Para que los demiís 
hombres basquen al Seiíor, y todas las gentes sobre las 
cuales se invocar* mi nombre, dice Dios que hizo to« 
das las cosas en el cielo y la tierra. Eternamente snpo 
Dios todas estas obras suyas con soberana presciencia, 
que suavemente lo dispone todo : por lo cual juzgo que 
lio se debe entristecer ni afligir á los que de las gentes 
son llamadosá ser pueblo de Dios. Basta escribirlos que 
se abstengan del contagio inmundo de la idolatría, del 
adulterio, de la carne sufocada y de la sangre ; atiendan 
á disponer sus almas para que sean capaces de la gra- 
cia del Evangelio, y descansen del cuidado de la ley de 
Moisen, pues en todas las ciudades hay sinagogas que 
le predican y donde se lee los sábados. » 

Agradó'á los apóstoles y ancianos, con toda la Iglesia, 
esta disposición, y que partiesen á Antioquia varones 
escogidos entre todos, con Pablo y Bernabé y Jnda, lla- 
mado Barsabas, y Sila, ministres entre los demás aven* 
tajados. Diéronles cartas, según la proposición de san 
Pedro, con la nota de san Jacobo, con recomendación 
de los que las llevaban, y remitiéndose á ellos en lo que 
hablan oido. Despedidos de la iglesia, llegaron á Antio- 
quia, juntaron el pueblo, leyeron en público las cartas, 
y con ellos recibieron consuelo grande y alegría. Judas 
y Sila, como fuesen profetas , con elegantes palabras y 
exhortaciones confirmaron á los creyentes en la verdad 
de la fe ; y después de haberse detenido algún tiemfío, 
fueron remitidos á los apóstoles para que testificasen 
su obediencia y su gozo. Sila determinó quedarse con 
ellos. San Pablo y san Bernabé aslslian en Antioquia, 
con otros muchos, enseñando la palabra de Dios. Des- 
pués de algunos días dijo Pablo á Bernabé : «Tiempo es 
ya de volverá visitar por todas las ciudades á nuestros 
hermanos, á quienes predicamos el Evangelio, para re- 
conocer cómo permanecen en la verdad.» Bernabé que- 
ría que fuese con ellos Juan, que se llamaba Marco; Pa- 
blo no quería que se juntase con ellos, por haberse apar- 
tado dellos desde Pnnfilia, y no haber proseguido en la 
obra que llevaban á su cargo. Fué tau severa la contien- 
da de los dos, ouo el uno se apartó del otro. Bernabé, 
llevando consilPü Mard^ navegó á Gipro; Pablo, acom- 
l>auado de Sila, y encomendándole á la gracia del Señor 
los discípulos, pecegrínó la Siría y laCilicia, fortale- 
ciendo en la ley de Jesucristo las iglesias. 

apAbtaivsb pablo t BSaNAlá. 

Esta disensión y apartamiento de dos tan santos 
apóstoles ha puesto ffti cnidado el estudio de nmclios. 
Yo« cuando menos ocasión hallo en el texto para que 
dos tan grandes ministros y escogidos por el Espíri- 
tu Santo, que tanto habían peregrínado y padecido 
juntos i)or el nombre de Jesucristo, |e dividicseUi ba- 



ilo por mejor camino para entenderlo'buscar antes el 
misterio que tuvo, que la causa. Persuádeme que el 
Espírítu Santo, que dijo á los discípulos que le apar- 
tasen á Pablo y Bernabé, los apartó ahora para sí. 

Preceda advertencia genealógica. Juan, llamado 
Marco, era paríenle muy cercano de Bernabé, y dife- 
rente do san Marcos evangoKMa, á quien nunca lia- . 
marón Juan. Sigo en esto á Hipólito, Doroteo, Jeró- 
nimo y Isidoro, cuya opinión tiene Barón ío ; no obs- 
tante que afirman lo contrario Ecumenio , Vítor an- 
tioqueno, Eutimio y Orígenes, citado por Sixto senen- 
se. Favorece esta parte Clemente romano, coando 
dice que Marco el que asistió á san Pablo, escríbió 
el Evangelio; empero háccme fuerza que cuando Mar- 
co evangelista estaba en Roma (de donde pasó á Ale- 
jandría, Egipto y L^bia, como consta de Atanasio), 
Juan , que se llamaba Marco , asistía en Jerusalen á 
Bernabé, su tio, y á Pablo. Era hijo de María, en cu- 
ya casa en Jerusalen entró san Pedro cuando ol ángel 
le sacó de la prisión (1) : «Considerando Pedro en el 
socorro celestial, llegó á la casa de María , madre de 
Juan que se dice Marcos, adonde estaban muchos jun- 
tos y orando. » Lorino tiene que esta casa ora la mis- 
ma donde sobre los apóstoles bajó el Espíritu Santo, 
declarando con mucha erudición la palabra coenacu^ 
lum que se lee en el vers. 13 del cap. i. Cuando es- 
to nu fuese asi , se logi*a la erudición en la conjetura. 
Lo que no puede dudarse desta casa de María, madre 
do Juan Marco, es, que en ella se recocían los após- 
toles y discípuJos á orar, y que san Pedro era en ella 
frecuente y tan conocido, que por la voz, sabiendo que 
estaba preso, de noche y á deshora le conoció la cria- 
da. Con esta noticia encenderé luces ú la obscuridad 
fiesta disensión de Bernabé y Pablo, y al desden que 
Juan llamado Marco padeció, en lu causa por qué dijo 
san Pablo no le quería llevar consigo. Es muy abun- 
dante de doctrina selecta en este suceso el doctísimo 
padre Lorino, que declarando el vers. 5 del capítu- 
lo i3 (a), (2) atenían á Juan consigo en su ministe- 
rio,» dice se debe entender, no en la predicación y 
enseñanza, sino en asistirlos y, en tanto que-Pablo y 
Bernabé predicaban, cuidar de los pobres y otras cosas 
necesarias, y convocar la gente y auditorio. En este 
sentido aprueba el parecer del doctísimo doctor y co- 
mendador Benedicto Arias Montano ; y declarando el 
verso 13 del mismo capítulo, que fué el que le oca- 
sionó el desden dePablo, causa desta diferencia: (3) 
«Apartándose dellos Juan, se volvió á Jerusalen ,« — 
se lee consecutivamente por explicación en Lorino: (4) 
«No queriendo hacer tan larga peregrinación y expo- 
nerse á tantos peligros;» ))alabras de san Crisóslomo 
y EcnrfTenio. Y el mismo doctísimo padre dice: Esta 
fué la causa de no querer san Pablo llevar consigo á 
Juan, que una vez había flaqueado. 

Dejando eu la veneración que se debe la explicación 



(1) cap. 19, ven. il Consldcransqne tenitad domnm Marlaa 
matris Juannis. qui coguominaius eai Marcos , ubi erant muiU 
con{;rrKatÍ, it oran les. 

(a) n. P. Joanais Lorini ^ socirUtte Jesa , io Actúa Apostolo- 
ram CommriiUría.— Coltnía ARnpina, 1611. 

(i^ Habfbant aulem rt Joannem in ministertA. 

(3) Joannes iitf m discrdeos ab eis, reversas est ierosoljnam. 

C4) Nolena toi iUoen coaflcert, ei «obire pcricola. 



2(1 OBRAS DE DON FRANCISCO 

del gran padre.* idea. de ta elocuencia, intentará de- 
clarar este lugar en consideración pacifica desta disen- 
sión, que suena enojo (y asi lo exprime la palabra 
griega (I) icapo^ojA^;, contienda y concitación casi 
enojada), y juntamente aliviar de temor 1& partida de 
Juan porhiiborle defendido san Bernabé, dejando jus- 
tiiicadó y ejemplar el ri|or severo de san Pablo. 

No consta del texto que Juan Mareo se apartase de 
Bernabé y (2) Pablo por excusar caminos ni peligros, 
ni dice otra cosa sino que volvia á Jerusaien, donde 
en la casa de su madre solamente hallaban los após- 
toles refugio y los discípulos amparo, y quien los mi- 
nistrase y diese comodidad para la oración. Y el mos- 
trarse solicito de la seguridad deste solo refugio de los 
apóstoles y creyentes , y del amparo de su madre viu- 
da, no era de menos utilidad á 1| Iglesia en sus pri- 
meros principios- que acompañar en los caminos á 
Pablo y á Bernabé. Y si bien no se lee este intento^ 
se coligo de que cuando dejándolos se partió Juan para 
Jerusalen, ni Bernabé su pariente se lo contradijo ni 
san Pablo se lo riñó. ¿Cómo pues cosa tan justa pu- 
do ocasionar contienda y apartamiento de dos com- 
paríeros tan grandes? Dispúsolo el Espíritu Sant9 por 
medio de Juan Marco, no por culpa. No toda concor- 
dia es buena : Cristo vino á apartar al hijo contra su 
padre. La concordia entre los ladrones y malliecliores 
es perniciosa; reconciliarse y hacerse amigos los con- 
trarios es virtud y precepto , y para condenar á muer- 
te al Hijo de Dios Se reconciliaron y hicieron amigos 
Pílalos y Caifas. No toda unión es fuerte : el ejército de 
Jérges, en que se unieron tan innumerables multitu- 
des , tuvo en la excesiva unión la*debilidad. Por el 
contrario, no toda división es flaca: en Gedeon lo en- 
señó Dios, que le noandó dividir dos veces la unidad 
de su ejército, y cuanto mas se apartaba del, mas se 
fortalecía. Sabe la discordia y la división ser remedio, 
y tal , que usa Dios del para grandes Cues de su pro- 
videncia. 

Era uno mi:tmo el labio de todos los hombres en la 
tierra, una misma lengua hablaban todos, y lialUndo- 
se en las campañas de Senaar, determinaron de cocer 
ladrillos y disponer betún para cimientos ; y después 
de prevenidos estos materiales, dijeron : a Fabriquemos 
utia torre tan alta, que los chapiteles tropiecen en el 
cielo; y en su ^altura, conversando con las estrellas, 
celebremos nuestro nomlire y sea padrón de nuestro 
poder en los conünes del sol, antes que nos dividamos 
|H>r la tierra, n 

' Desatinada es la locura de la soberbil. Puede llegar 
al cielo el hombre con la oración, no puede con ladri- 
llos y cal. Suda por lo imposible, y deja lo fácil y útil. 
Era necesario que se dividiesen y poblasen (3)*, ía tier- 
ra y ellos aunados querían introducir cal y ladrillos en 
el cóncavo do la luna. Dice el texto sagrado que des- 
cendió Dios á ver la torro y la ciudad que edificaban 
los hijos de Adán, y dijo : nEste es un pueblo solo, y 
todos tienen una habla, y hasta que pongan en ejecu- 
ción sn obra no tt dejarán. Bajemos y confundámos- 
les las lenguas, y no entienda el uno el lenguaje del 



{i)Par0Ximü»{A.4I.F.S.) 

(t) át Ptblo (S.) 

(5) U Uerm; y ettot toBiAes <f. S.) 



DE ftüEVEDO VILLEGAS, 
otro. (4) Desta manera loj^^diyjdío Dios de aqud la- 
gar por toda la tierra, y cesáron'en la fábrica de lacio- 
dad.» Cuan importante ei á veces la división de loi 
hombres, se conoce eif que Dios, según hemos visto, 
bajó á hacerla y desatar ¡a unión de sus intentos y U- 
bios. Puede haber discordia en los medios, y en la oús- 
ma concordia en los fines. Deste género fué la de saii 
Bernabé y san Pablo. 

Asistió el Espíritu Santo á dividirlos por todas las 
tierras (como Dios á los hijos de Adán para <|ue las po- 
blasen ) á estos apóstoles , para llevarlas el Evangelio. 
Y como empezaba á fundarse la monar(}uia de lalglesia 
universal militante, convenia que uno de ellos asistiese 
á conservar lo mucho que con la predicación habla ad< 
quirido , y el otro á adquirir algo de lo muclio que res- 
taba. Y prosiguiendo el estilo del Hijo el Espíritu Santo, 
como él los envió dividiéndolbs de dos en dos, ahon 
continuando aquel gobierno, los divide, para enviarlos 
de dos en dos, á Pablo con Sila y á Bernabé con Juan ; 
lo cual resultó de la severidad con que Pablo quiso qoc 
se (5) asintiese á las palabras de Cristo cuando dijo : 
«Que por él se habia de dejar, y apartarse de la madre 
y del padre, y aborrece^la misma vida.» Acordóse des- 
to, com» supo que los dejó por irse á Jerusalen donde 
tenia su madre y su casa. Bernabé con ternura consi- 
deró que se habia apartado, y dejado su casa y (G) sn 
madre, por asistirlos en la palabra de Dios ; y qne si los 
habia dejado, habia sido por celo de asistir al abrigo do 
tos apóstolesy discípulos en Jerusalen : lo que mostraba 
habiendo vuelto á buscarlos, en que cumplía con iai 
mismas palabras de Cristo, dejando por él su madre. 
Pablo consideraba que qnien una vez los dejó, ios de- 
jada ; Bernabé, que quien los habia vuelto á buscarno 
quería dejarlos. Sirvióse desta diferencia (én entram- 
bos sai>ta y celosa ) el Espíritu Santo, para que Bernabé 
llevando consigo á Juan pasase á Cipro, y Pablo cou 
Sila á Siria y á Cilicia, peregrinando todas aquellas re- 
giones y confirmando las iglesias en la verdad de la k, 
que con üi predicación del Evangelio habia fundado, 
mandándoles guardar ios preceptos de los apóstoles y 
ancianos. Dividiéronse, como el vetodet templo en U 
muerte de Cristo , para que se descubriese lo que esta- 
ba á la sombra do la ley vieja. No se dividieron como la 
vestidura de Cristo, por la cual entienden los santos la 
unión de su enseñanza y doctrina , pues entrambos se 
apartaban juntos á un mismo fio. Entre los. santos al- 
guna vez la unión celosa se ha oído con palabras de 
diferencia. 

DIFEAENCU ENTRE SAN PEDRO T SA!f PABLO. 

No solo se. vio esto en san Bernabé con san Pablo, sino 
mas belicosamente en san PaMocon Al Pedro; deque 
resultó grave y larga controversia entre san JeróniuH) 
y san Agustín. Dejaré la de san Basilio Maguo y sao 
Juan Crisóstomo, en la cual , por no admitir Crisóslo- 
mo el obispado, como Basilio le admitió, no solo » 
apartó del sino procuró esconderse ; en la cual diferen- 
cia hubo de parte de san Basilio tan repetidas quejas^ 
como se leen en el Libro dd sacerdocio, que escribió 

(4) Atqoe iU^íTísit eos Dóminos tx illo loco ia oaiversas t<^ 
ratj et ecssaveroni aedillcare Glviuteo. 

(5) isisUeteM. H.f.) 
<6) Btdfe, {S.) . 



VIDA DB SAN PABLO APÓSTOL. 



rt 



Cns&stútnó, siendo así que iinqa y otros seguían un 
viaje por diferentes veredas. Valga ñor todos lus ejem- 
plos la contienda de san Pablo con íhn Pedro, por ser 
acción de su vida , y de las mayores. Escríbela san Pa- 
blo en el cap. 2 de la epíst. ad GakUas ; no se reGere 
ai\(»Ácto8apostólico$, (I) Dice: «Después de catorce 
años (2) volví á Jemsalen otra vez, trayendo por cora- 
pañeros ¿ Bernabé y á Tito (3). Subí á Jerusalen ésta 
seguuda vez, por haberme sido ordenado en revela- 
ción, y conferí con ellos el Evan&elio que predico á las 
gentes.» Dice esto porque le predicaba ain nombrar en 
él b cifciincisioR ui otra al¿una carga de la ley ;' no 
porque viniesen conferirle con los apóstoles, para ver 
ú diferia del que ellos predicaban ; que esto después de 
catorce anos y más de predicación en todo el mundo, 
hubiera sido inadvertencia y dañoso. Ninguna destás 
cosas pudo caber en san Pablo. Lleguemos al suceso : 
(4) sCorao Pedro viniese á Antioquía, le contradije en 
su cara;» y aüade: (5) «porque era reprehensible. « (6) 
''O tt xaTr^cttqjivoff ^v vuelve la interlineal de Bene- 
diclü Arias Montano, quia notondiM erat, por ser digno 
de Dota. Advierto que la mí^ma palabra griega se pue- 
de entender «porque había sido reprehendido ó nota- 
doi. Así lo siente el muy docto y erudito padre Gutier- 
re de Trejo, placenlino, de la orden seráGca, en su libro 
cuyo título es : Paradisus delitiarum Pauli aposto^ 
H (a); y es muy á propósito del intento de san Pablo. 
Faiorece este*sdntido la verdón sira : Quum autem ve- 
nisut KifAo Ántiochiam , in fackm ipsiu$ illum ooar- 
Sm^quonümi offtundebaniwr in eo; «Gomo viniese Ki- 
pbo, (quiere decir üTepüku) á Antioquía, en su misma 
cara le ar^'> porque mucltos se ofendían ó escandali- 
x^ai él. » Ceñudo semblante tienen estas, palabras 
entre el príncipe del apostolado y el apóstol por exce- 
lencia; y aim crece el rigor en lo que le dijo : «Empero 
como viese que no caminaban rectamente ó la verdad 
del Evangelio > dije á Kephas delante de todos : Si tú, 
úendo judío, vives como gentil y no como judio, ¿ por 
^fierzas alas gentes ^ que judaicen? Npsoiros, por 
B^laraleza judíu:^ no pecadores de las gentes, sabemos 
^oe el hombrea «o se justifica por las obras y ceremo- 
oias de la ley vieja, sino por la fe de Jesucristo.» 

ResU saber la ocasión por qué Dios con revelación 
nandó á san Pablo venicá decir tales palabras é san Pe- 
dro. £1 mismo Apóstol lo declara diciendo : «Porque 
lA^qitte algunos viniesen de Jerusalen ( donde estaba 
J<icobo, llamada hermano del Señor), comía Pedro con 
l<^gealiles; luego que vinieron, se retiraba y escondía, 
tefliiendoá los que eran de la circuncisión; y lus demás 
jodias consentían -en la disimulación con él , de tnl m^- 
oera, qne basta Bernabé era llevado por ellos á la rois- 
ludisiffiuUtcion.» Probaré que san Pedio fué Irepre- 
líeifiible, no por culpa suya, sino para corregir la de 
«'Iros; y que fué arte de san Pablo rep retjenderleen su 
candelaaie de iodos, para que { á oosta'de tan^anta 
mortificación de san Pedro eh responder con silencio. 



a) lUe« pies : «^ue C5.) - Dice que ( Ut demás titmpUret.) 

il)iolfió(4.Jf. F.S.) 

B)yafia<le: «Sabí(S.) 

U^ Cim Petras veoisset AjiUochiam , fn raciem i^og resUU. 

(5) (hii reprebeDsibUis'asstt. 

^í QU Miegmenos ii {A. M. F. &,) 

M iBfreM en Alcalá, de Ueoires, tüo 1538. 



tan convencido á tan severas palabras) despejasen de 
vergüenza obstinada su presunción, para ceder en la 
circuncisión , aquellos que no daban lugar libre á la . 
verdad y al deseo (7) del principe de los apóstoles. Sí lo 
reprehendiera en ellos, se irritarían y (8) acabaran 
de perderse; mascóme lo reprehendió en san Pedro, 
que por el estado de la Iglesia recien nacida lo permi- 
tja , y le vieron convencido y mudo, hallando con qué 
autorizar su rendimiento, (üciln»ente se dejaron enca- 
minar. Estaban tan concordes los espíritus de los dos 
apóstoles, que me persuado que la revelación que or- 
denó á Pablo que viniese á buscar á Pedro, la había te- 
nido Pedro de que venia Pablo, y á qué. Estilo (9) de 
Dios , que le vimos cuando reveló primero á Pablo 
qne venia Ananías á darle vista, y luego reveló á Ana- 
nías dónde estaba Pablo, y qne fuese á dársela. Había 
san Pedro; euando los escribas y fariseos le pregunta- 
ron sí se podía repudiarla propia mujer (cosa que Moi- 
sen ordenó), oído á Cristo que al priucipio no fué asi; 
empero queMoisen lo permitió por la dureza de sus co- 
razones; palabras en que no condenó la permisión y to- 
lerancia de Moisen, sino la obstinación y entrañas de los 
judíos : y vióse con ellos en el mismo trance de que 
Cristo absolvió á Moisen , y no á ellos. * 

Había visto comer á Cristo con el pnblícano , y oído 
lo que respondió á los qne se lo murmuraban. Luego 
que Pedro fué ó Jerusalen ,^omo se lee en el cap. li, 
le argüían los que eran de la circuncisión, diciendo: 
« ¿Por qué te mezclaste con los hombres que no están 
circuncidados, y comes con ellos?» Hesponcííóles Pe- 
dro (iO) refiriéndoles la visión que vio en Jope, del lien- 
zo de cuatro cabos, que cayendo desde el cielo llegaba 
hasta donde estaba; que en él venían todas las bestias 
y fieras y reptiles y aves de la tierra , y que oyó una voz 
que le dijo: «Pedro, levántate, mata y come (1 i).» Res- 
pondió : «Señor, no comeré de ninguna manera , por- 
que en mi boca no ha de entrar cosa común é inmun- 
. da.» Respondió segunda vez la voz del cielo : « ¿No co- 
tiíkerás tu lo que Dios purificó?» E^ito se repitió tres 
veces, y la aparición se volvió al cíelo. Esto pudo res* 
pender Pedro á Pablo» (12) como lo respondió á estos 
por la misma ocasión ; y en cuanto al tolerar la circun- 
<;isíon, el lugar referido del divorcio. Mas porque con- 
venia para disponer á la dotrina del Evangelio que se 
mostrase convencido de la reprehensión de San Pablo, 
enmudeció. ^ 

* A esta que llaman en san Pedro disimulación , pala- 
bra que tiene confines achacosos, yo la llamo pmden- 
cia divinamente política, y tan altamente divimr, que 
llamándola simulación san Jerónimo, dice : (13) «Si- 
mulación útil , y que debe imitarse á su tiempo.» En- 
señónos esto el ejemplo de Jehú, rey de Israel, que co- 
mo no pudiese dar muerte á los sacerdotes del Baal sino 
fingiéndose querer adorar el ídolo, dijo: «Acab sirvió 
ó Baal en pocos, yo le serviré tn muchos; para lo cual 
.llamadme luego todos los-sacerdotea y luiai^oa de 

(7) de loe apó»loléi. (5.) 
i8) acabarian {ld.\ 
(9) es de Dios, íJd.) 
m h Vision {A. M, F.) 
(II) 7 ^M él NfpoQdié : (S.) 
{It) como le reipoidid {M. F S.) 

(13) ¡n ieftntione Pttri: Uülfm elmo]i4lf *• , «( aietitfadtM 
üi tempore. 



28 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



Baal.w Vinieron todos, y entrando en el templo, á cada 
uno pusieron una estola. Jehú habla prevenido afuera 
oclienta varones, á quien dio esta orden: «Por cualquier 
hombre destos que escapare vivo de vuestras mands, 
jnorireis (i) vosotros.» (En el iv ííe ios Reyes, cap. 10.) 
David desfiguró su caradelante deAcbis, por no ser 
coi\pcido, con visajes y acciones y desaliño tan grande, 
que dijo el Rey ; a Pues vistes este hombre loco, ¿para 
qué me lo trajistes? ;Fáltannos furiosos? ¿Trajístesle 
acaso para que hiciese desatinos en mi presencia?» 
Y (2) añade á esto el engaño con que Joseph burló á sus 
hermanos, acusándolos de ladrones ; y que se lee en san 
Lúeas, (3) cap. 24, v. 28, que Cristo finxit se longiús 
iré. 

Pondera el grande santo, doctor y padre, que ¿có- 
mo siendo precepto entre los mas humildes herma- 
nos: (4) ((Reprehéndele entre tí y él solos,» si no fuera 
con voluntad y consentimiento de Pedro, tan áspera- 
mente en la cara y delante de todos le habia de repre- 
hender Pablo? Pone un ejemplo de los letrados que vio 
en Roma siendo mancebo , que en las causas que unos 
defendían contra otros se mostraban tan rigurosamente 
contrarios en las palabras, que parecía reñir y no abo- 
gar; y todo esk) sufrían unos á otros por asegurar á las 
partes que no prevaricaban. ¿Qué pues, colige, debie- 
ron hacer las dos columnas del apostolado en el pleito 
en que discordes litigabantgentiles y judíos, sino que 
con su disimulada contienda se pacificasen los creyen- 
tes, y con su santa disensión la fe de la Iglesia se con- 
cordase?* 

Escoto (a) en el iv de las SetUenc, distinc. (5) 3, 
qüest. 4, afirma fué reprehensible san Pedro por cuatro 
razones : la primera, porque no se acomodaba á la regla 

Dum fkeris Romae romano vivito more» 

Este verso no es digno de ser regla á los apóstoles, 
por ser aforismo popular y lego. Los santos no han de 
vivir con las costumbres de las ciudades, sino con las 
decentes á la verdad que profesan; y este verso enca- 
mina al pueblo por el trato civil al llamamiento bien- 
quisto con los extranjeros, y es político seglar. (6) Lo 
segundo, porque daba ocasión á las gentes ; siendo así 
que el Apóstol con la comunicación y tolerancia las dis- 
ponía como médico á la salud. Lo tercero, porque tenia 
una cosa en el corazón y otra en ks obras. Esto no era 
reprehensible por culpa, pues lo que obraba diferente 
de lo 4^e tenia en el corazón, era medio para que todos 
obrasen loque cu el corazón tenia. Lo cuarto, porque 
no usfta de la autoridad de pastor, siendo subditos su- 
yos los discípulos que habia enviado Jacobo; por lo cual 
el temor de Pedro no es el que excusa, por no caer en 
constante varón , antes era escándalo á los fariseos. No 
temía Pedro el escándalo activo por su parte, sino el pa- 
sivo que ellos podían tomarse, no sabiendo que aquel 
recato era negociación para su intento, y no miedo. 

(i) vosotros. T en el 4 áe los reyes David desOguró ( lodos 

¡os impresos : es manifiesto yerro de imprenta.) 

(2) afiade é esto coa el engaflo que {A. M, F.) — afiidese i esto 
el engaño con que iS.) 

(5) cap. 8 que Cristo {Les templares todos,) 

(4) Corripe eom Ínter te et ipsam solum. 

(t) Liber qaarlos doetoris sabtills fratris Johannis Dnns ScoU: 
ordlnis Minoram super sentenUu. — París, 1513; folio 21. 

(5) 5 \,Toios los impresos.) 

(6) Li lefunda... U tercera... La caaru (5.) 



¿ Cuál acción más de pastor , que por ^nardar sus roíga- 
nos, querer que le muerdan á él y no á sus ovejas: (7; lo 
que. le sucedió á San Pedro en esta ocasión, pues s.ia 
Pablo hincó en él los dientes de la reprehensión, y no en 
los judíos ni en las gentes? No se muestra mas favon- 
ble á san Pedro el reverendo padre Coraelio k Lapide 
sobre este suceso, que el doctor Sutil, antes expresando 
su parecer, dice : (8) (c Digo lo primero, que en este caso 
de Pedro hubo algún pecado; no error en la fe como al- 
gunos afirmaron temerariamente, sino en el fiecho, de 
poca advertencia ; conviene saber, de simulación y pro- 
fesión dej judaismo, el cual daba escándalo á las genle:; 
para que judaizaran con é\.p Estas círeunstanciasqac 
refiere por gravamen deste pecado, segan lo que dijo 
Cristo del que escandalizaba uno de los mas pequeños, 
no dan lugar á lo que el mismo doctísimo padre dice 
segundariamente, cuyas son estas palabras : (9) «Digo 
lo segundo, que este pecado de Pedro Tué leve y venial 
ó material solamente; conviene saber, por inconside- 
ración ó (10) defecto de luz y de prudencia.» 

Tanto me disuenan en la cabeza del apostolado, e^* 
cogida por Cristo entre los demás y después de la venida 
del Espíritu Santo, las palabras inconsideración, (M) 
defecto de hiz y de prudencia, como pecado en su en- 
tidad. Puede ser que yo, como hombre desvariado de 
pasos, tropiece andando á lapide ad lapidem, de una 
piedra á otra, pues lo son el comentador citado y cl 
apóstol Pedro. 

En su primera aserción el doctísimo padre Cornelio 
da al pecado de san Pedro tales gravámenes, que (1'2) la 
segunda al parecer le halla con roas aparato del q«iff re- 
quiere pecado leve y venial ó material ; si ya no es que 
en el segundo parecer mitiga el primero. Empor<»ten?ío 
por difícil dar por pecado aquella simulación, y llamarla 
profesión del judaismo, y que san Pedro daba escánda- 
lo á las gentes para que judaizaran con él, y achicar la 
culpa á leve y venial. Unusquisqv^ abundet in senm stio. 

La ocasión para esta diferencia en el sentir ha sido la 
acción que exprime decir : ¡lestiti in faciem Pefri, 
quia reprehensibilis erat : Gentiliterfnuis : Gentes c^ 
gis judaizare: simulationi ejus consenset^nt eaeteri 
Judaei; y la mas grave : Sed cum vidissem quód non 
recle ambularent ad veritatem Evangelii, Y como oii 
ellas se oigan cargos tan criminosos , parece que si no 
hay culpa en Pedro, es forzoso la haya en Pablo. 

San Jerónimo, reverente á entrambos, aparta la cul- 
pa del uno y del otro por las razones que he referido; 
y siguiéndole, desharé el nublado y tempestad des- 
tas cláusulas. Sea la primera : « Empero como viese 
que ne caminaban rectos á la verdad del Evangelio.» 
Esta voz caminar recios exprime la palabra griega (1 3) 
¿p0o7:o8oü<Jt, que responde al hebreo (14) "l^, andar 

(7) Mmo el qpe le sucedió (S.) 

(8) Díco ergo primd: In hoc Petrl fac|o foltaliqaod peccaton, 
noo erroris in flde, at quídam temeré asseraerant, sed io facto, 
incautae vidclicet simolationis, et professiones Judaismi, qaodque 
scandalum daret gentibus, ut secam judaizaren^ 

(9; Dico secando : Hoc tamen peccatam Petri lere fait» ^ ^^ 
niale, ant materiale unium, ex inconsideraUont oimirooi i vei 
defectii luminis, etpradeoUae. 

(10) de aféelo (A. M.) 

(11) de afecto (A.) 

(14) en la segunda fS.> • » ' 

(13) Oríhopodusi, (A. M. F. S.) 

{U) üseher, Jotschar, (A. F.)^lssehef, JMcher, (Jf.H/íW*^' 



VIDA DE SAN 
con el pié dereclicf de tal manera^ qd^m se aparte del 
^á lino y otro lado. 

Todos sienten que eslo no lo dijo Pablo por san Pe- 
dro; y convéncese deque en esta cláusula habla en 
plural con las gentes y losjtidíos, que eran imnedimento 
ú la libertad del Evangelio, que san Pedro disponía con 
tolerancia por no perder lo que en eHos tenia adquirido 
jwra la Iglesia. En las demás palabras de áspera re- 
prehensión razona en singular y nombra á Pedro, con 
quien habla; en que maníGestamente se ve le deja libre 
de aquellas' qtie le dieron la ocasión á estotras. Luego 
legítimamente se colige que porque vio que judíos y 
gentiles, que ya tenían nombre de discípulos, no ca- 
minaban derechamente á la verdad del Evangelio, (i) 
d reprehendí á Pedro en la cara ; » y de aquella culpa, 
que fué por loque él dice le repi^hendtó y de que era re- 
prehensible, le excluye. Ya he dicho que san Pedro era 
reprehensible, no para corregir su pecado, sino para 
que con su reprehensión (por ser el medio más seguro) 
se enmendase el ajeno y encaminase á los que no iban 
rectos á la verdad del Evangelio. No es la vez primera 
que á Pedro so le han dicho palabras de sumo rigor en 
la cara, yendo encaminadas á otro. Estaba Cristo dicien- 
do Itabia de ser preso y afrentado y puesto en la cruz, y 
enternecNlp Pedro, le dijo : (2) «Señor, esto se aparte 
de ti ; 1» y dícele Cristo : (3) a Vete lejos de raí. Satanás, 
porque me escandalizas.» Ninguno ha dicho que pecó 
Pedro enterneciéndose de oír habla su maestro y señor 
de morir afrentosamente y padecer tan viles ultrajes; y 
todos dicen que no era á él á quien llamó Satanás y 
echaba lejos de sí porque le era escándalo, sino al mis- 
mo Satanás, que, sospechoso, valiéndose del amor de 
Pedro, empezó aquí á disuadir la muerte de Cristo, que 
conjeturaba remedio del mundo: lo quedespnes pro- 
siguió, usando de la advertencia en la mujer de Pilato. 
No estrenan por el delHo ajeno los oídos de Pedro las 
palabras enojadas y desabridas de l^blo; mucho mas 
rigurosas fueron las de Cristo, donde también se acusa 
el escándalo, que se adelantaron á disponerle á estas. 
Reñir á uno para enseñanza de otro, ya vemos es mé- 
todo sacrosanto, con que se califica nuestro proverbio 
español : «A tí te lo digo, óyelo tú.» 

Pasemos á la palabra disimular : áe']% que en el go- 
bierno humano es alma de la' prudencia política, sin la 
cual no se puede gobernar. Job alega la disimulación por 
mérito cuandodice : (4)í(¿Acaso yo no disimulé? ¿No 
quieté mí espíritu?» ¿Cuál mayor disimulación que 
aquella soberana con que el Padre eterno envió á sn 
eterno y unigénito Hijo, no solo hecho hombre, siendo 
Dios^ sino aun disimulándole el ser hombre; dándole 
para que le sea cuna un pesebre, y por compañía las bes- 
tias, y por mantillas las pajas, y por abrigo la nieve de 
diciembre, en un portal donde caia como en el campo? 
Toda su vida disimuló cenias propasiones de hombre lo 
que con los milagros descubría de Dios. Venia á dar la 
ley que descansase de hi circuncisión al mondo, y per- 
mitió ser circuncidado, y que su madre le presentase en 

MtaktfAS.)" (U ptUbra f/teUr, «redan Irem, ge «ncoentra 
en los ParaUpom^Mt, xm, 4; y en Jeremías , uvi , 14 ; xxxi , 9 ; 
xury,1S.) » 

(f ) Re«nti In faclem Petri. 

(tí Absit ^ te, Domine. 

Í3) Vade relrú posi me, Sathana, qula scandaloffi ei aitit 

44) Noone dissimalavIT Nonne qolevlT 



PABLO APÓSTOL. . 29 

el templo; y sin necesitar la purísima Virgen de purí- 
1 íicaciou, que cumpliese con las ceremonias Jegales. El 
ílcmonio, que expiaba si era el Mesías prometido, ame- 
I drentadocon las repetidas predicciones de los profetas, 
I cauteloso en el desierto, le dijo que liiciesQ (5) las pie- 
I dras pan. No le dice que puede como Dios hacerlo, sino 
que «no en solo pan vive el hombro». Llévale al piná- 
culo, y propónele que si es bijo de Dios, (($) que se ar- 
roje del. No le dice que es el Hijo de Dios, sino que «á 
Dios no se ha de tentar», lo que él hacia. Pénele en la 
cumbre del diente, enséñale todos los reinos del 'mun- 
do, dice se lo dará todo si cayendo le adora. No le res- 
ponde que él es Dios y que solo á él se lia de adorar, si- 
no que u se ha de adorar soto á Dios ». 

Nadie encarece tanto el extremo providentísimo de 
Cristo en disimular el ser Dios, como san Pablo á los 
Philipp., 2: Bocenim sentitein vobis, quodet inCkrislo 
Jesu : qui cum in forma Del esset, non rapinam arbi^ 
tratus est essé se aequalem Deo. Sed sernetipsuín earína- 
nivit formam servi atcipiéhs, in similitudinem homi'- 
num. tt Por lo cual sentid esto en vosotros, lo cual sen- 
tís que Cristo sintió;» (así lo declara san Anselmo; . 
empero porque spítr aquí no'signiflca entender, ^ino 
afecto, se interpreta mas vivamente fué sentido. La píi- 
labra griega (7) (ppovECoOo) significa activa de sentir, y 
mejor en pasiva, signiGcando el afecto, como si dije- • 
se : Aquel sentimiento, aquel afecto de humildad, de paz 
y misericordia esté y se sienta en vosotros, que halla- 
mos hubo en Cristo) — «el cual, como fuese en forma 
de Dios,» (que es ser Dios por naturaleza : (8) (xop^ 
aqui y en otros muchos lugares sígnifíca la forma quo 
da el será cualquier cosa); — « no tuvo por rapiña ser 
igual á Dios;» (como si dijese que no tomaba nada * 
ajeno en decir y sentir que era igual á Dios : lo que dijo 
por san Juan, i 7 : Ego, et Pater unum sumus; « Yo y 
mi padre somos una misma cosa.») — «Empero se eva- 
cuó,» (y disminuyó á poco) — «recibiendo la forma do 
siervo,» (como si dijera la naturaleza de los esclavos, 
que es la hnmana) — « hecho en la similitud de hom- 
bre.» (No similitud accidental , aparente ó fantástica, 
como osaron decir los impíos maníqueos; sino substan- 
cial, con que todos los hombres son semejantes en es- 
pecie.) 

¿Cuál extremo de di«ímulacíon se iguala á eva- 
cuai*se casi «anonadándose , digámolo así, el que es 
señor de todo y á quien todo reconoce por señor? 
¿Vestirse de esclavo el monarca de todos los cielos, y 
con la flaca naturaleza humana cubrir la eterna natu- 
raleza de I%»s? 

Explicando este lugar el reverendísimo, (9) muy 
docto y muy erudito padre Juan Antonio Velazqiiez, lo 
declara con preciosa y tan rara como nueva agudeza, 
en la explicación de la voz griega (10) apTtatYjjLov, que 
la Vulgata vuelve rapiña. Débame el lector encami- 
narle á esta luz (a). 

Y porque la contienda tan grande sobre esto suce- 
so entre san Agustin y sau Jet ónimo, á quien con san ' 

(5) de lat piedras (S ) 

(6) se arroje de éU ijd,) 

(7) Pkroneisto \A. M. F. 5.) 

(8) Merpkó íA. Jf. S. F.) 

(9) el muy docto (S.) 

(10) ArpacmoniA.M.F.S.) 
(a) Véase la página 191 de la edición de ValladoliJ de ÍGiS. 



30 • OBRAS DE DON FRANCISCO 

Cris<^slome y otro« sig», descendió hasta la cueslion 
de {\)mmdacÍQ, referiré lat palabras del reverendísi- 
mo y doclisimo ¡ladre Cometió k Lapide en este mismo 
punió. «Advierte (dice) que liay mentira en las obras 
como en las palabras, como si un cristiano trajese un 
sombrero amarillo mentiría que era judio.» Mas dé- 
bese advertir con Cayetano {a), que «mas fácilmente 
se excusan do mentirosas las obras que las palabras; 
y eS la rüxon, que las palabras son propia y expiesa- 
mente las señales del concepto, y para exj^rimirle se 
instituyeron; no asi las acciones, que se' interpretan 
mas latamente. Y débese advertir, según esta doctri- 
na, que cuando en el hecbo hay justa causa de ocultar 
la verdad y disimular, no se incune en hipocresía ni 
(2) mentira ; empero en este suceso y disimulación Pe- 
dro en parte tuvo justa causa, como fué el temor de 
no ofender á los judíos. Digo que en parte obró justa- 
mente san Pedro, porque no de toda parte ni total- 
mente era justa. Debía Pe^ro de tal manera cuidar de 
los judíos, que no desprecitise ni ofendiese á \m gen- 
tiles ; era igualmente pastor y gobernador de las jgen- 
tes y de los judíos». 

Yo, perseverando eit la opinión ^ san Jerónimo, 
pretendo que la disimulación de san Pedro no sea 
mentira, sino medicina; pues disimular con el orgullo 
ajbno para enmendarle, remedióos. Y advierto que hay 
cosa que en este género se llama mentira; y se aGr- 
ma (3) es la mentira piedad. No es opinión mía : da- 
ré el autor. San Pedro Crlsólogo, serm. 02 , dice estas 
palabras, que salieron sobredoradas de su boca : (4) 
« El varón piadoso t|ue cria un niño ;^\ primero todo 
no se hace criatura^ nunca encaminará al niño á per- 
fecto varón. Finalmente, para conseguir este fin adel- 
gaza la voz, gorjea y no h^la; hace señas, descarta 
los sentidos, enflaquece el aliento, no usa de las fuer- 
zas, disuelve los miembros, entorpece el paso, hace 
que arrastra y no anda; con disimalacion hace como 
que rie, finge que teme, miente que llora : porque en 
él es piedad la mentira, la simplicidad prudencia, la 
flaqueza virtud. Esto juzgo que hizo el bienaventura- 
do ^ablo cuando dice : Soy liecho niño en medio de 
vosotros, como la madre que da el pecho á sus hijos.» 
* . Esto propio .que dice san Pedro Crisólogo que le pa- 
reció que hacia Pablo, haciéodose niño con los niños 
en la doctrina del Evangelio, digo yo quo jiacia Pedro 
con las gentes y los judioa y los que vinieron de Je- 
rusalen enviados poriacobo. Fingía, disimulaba; sos 
acciones; no entendidas, tenían semblante de mentira; 
mas en él era la que parecía mentira, piedafí, pues los 
criaba tiernos en la verdadera doctrina, para hacerlos 
en ella robustos y perfectos, como el que cria el niñoi 

y as!, lo que llaman en Pedro inconsideración fué pru- 
.' 

(i) Meneado {A. M. F, S,) 

(a) Tomás de Vio, el famoso cardenal de San Tisto. 

(2) inensara;M. Jf.l 

(3) 7 es la mentira piedad. No es opinión mía : diré el aotor. {$,) 
(I) fintriior priüa nisi totus faeril redaetos in panMilam , nan- 

qnam parvolom perfectum perdacit in virnm : dcnique tone vo- 
cera teoiral, verba ponli, agit niuibas, sensoa seponit, infimat 
▼iscera. abjicU vires, mtmbra dissolvit, gressam tardat, geitit 
non ambulare, sed repere: riderc sinuilat, timcre flnglt, AeK mcn- 
titar, quiff estinlUo mendacium pieta8,jlesipñisseprndeoUa-est, 
ést inQrmitas virtus. Uoe reor beaiam Paalam fecisse , éum dieil : 
Factm sum párvulas in medio vestri, tanqnim el natrix foveit O* 
líos sao», . , 



DE QüEVEDO VILLEGAS, 
dencia ; la que Aen. flaqueza, virtvd ; cono lo que 
nombran mentira, piedad. El mismo oücio había he- 
cho Pablo circuncidando áTiixv)too, auoqaé con otras ^ 
circunstancias (como diré en su lugar), por las cuales 
no necesitó de reprehensión i^omo Pedro, estando cu- 
tre las gentes; y Pedro, por estar entre los judíos, nece- 
sité de que Pablo le reprelieiidiese ás|^raraent^, pan 
que en su autoridad suma, convencida y mortiácaüa" 
se venciesen sin ofensa propia los judíos y las gentes. 
Esto no fué mostrarse Pablo en presencia de Pedro ca- 
beza, sino boca, que dijo lo q^ie su cabeza quería. No 
le perdió el respeto ; dispuso le tuviesen el qiíé le per- 
dían: en dejarse-tratar como menor mostró su mayo- 
ría san Pedro. San Gregorio (5), lib. ii, homil. vi, §. 9» 
sobre Ezequiel : «Calló Pedro, porque quien era el 
primero en el apostolado lo fuese en la* humildad.» 
Y san Agustín, epist. 19, ad Bieronymum (6): «Mas 
raro y santo ejemplo dio Pedro á lo3 venideros con qae 
no se dedignasen de ser corregidos de los postreros, 
que Pdblo dándole ; con que tonCados los inenor^, 
se atrevan por defensa de la verdad, ^Wa la caridad, 
á oponerse á los mayores.» Siendo así que, salva la ca- 
ridad, pueden por la verdad los inferiores corregirá 
los superiores con humildad : así lo sienten saa Agus- 
tín, Cipriano, Gregorio, santo Tomás y otros.* 

Desde Siria y Cilicia Pablo .y Sila entraron en Der- ^ 
ben y Lystra, donde estaba uñ discípulo llamado Ti- 
moteo, hijo de una mujer judia, ya por la conversión 
cristiana, y de padre gentil. Hablaban con aprobación 
de las costumbres de Timoteo los fieles que re:>idian en 
Lystra y en Icón. Quiso Pablo que este le acompañase; 
y llegándole á si, le circuncidó, (6) porque los judíos 
que' estaban en aquellas reglones sabían todos qae ^ 
padre era de la gentilidad. 

Admira san Juan Crisóstomo y los demás intérpre- 
tes, y no menos san Jerónimo, la fepugnanciar aparente 
en la doctrina y obra de san Pablo, y juntamente U 
admirable economía y dispensación; pues quien tan ani- 
mosamente había litiga()o con hierarca (c) tan snpreaio 
como san Pedro, por la inmunidad de la ley y por dar 
Gn á la circuncisión (que no consintió que padeciese 
Tito), ahora circuncida á Timoteo. Era san Publo mi- 
nistro, de tanta prudencia como resolución. Acomodá- 
base á la diferencia de tiempos, lugares y personas, 
para por todos caminos establecer la ley evangélica y 
excluir el judaismo : ya no circuncidando á Tito, por- 
que los judíos no presumiesen que su respeto ó temor 
le impedia la libertad apostólica; ya reprehendiendo á 
san Pedfo el- confemporitatcon ellos; ya-Circuatídin* 
do á Timoteo, donde 'no podían ali*ibuirlo ¿ temor, 
para con aquella, circ^císion poner (7) fin bienqui»- 
tp á la misma circuncisíoi\,* por ser Timoteo suma- 
mente amado de los judíos; y porque (como dicesan 
Agustín) la sinagoga había de ser enterrada cort hon- 
ra ; y por ganar los judíos para Cristo, hecbo todo para 
todos, judío con los judíos: lo que dijo de si á los. Co- 
rintios. Hay ocosion (dice san Gregorio en los Moraks) 

(5) bomü. 18 , 9phr¿ Esi^iéi ( Moi h» imprm0.) ^ ... fi» ' 
«Callo (S.) 

ib) Es la Lm«en la edición de los benedictinos de San M^oro- 

(6) por los jódlos'ijf. Jí.) « 

(e) Geparea decíase antignatsente el si^rtor en drdeo de w 
cosas eclesi^ticas. 
(7^ blenqniíto (S.) . 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



di 



en que la virtud, I^UndoIt^con indUcrecion se pier- 
de, y dejándola con discreción se tiene mejor. Muchos 
liai) vencido huyendo, y muchos han sido vencidos si- 
guiendo tu Vitoria. Sau Pablo de una y otra manera 
8abe vencer. Nui^a los judios ni las gentes te haltaron 
desapercibido ; era tan valiente, que dándole siempre 
rebato, nunca le dieron susto : consigo defendía á los 
' suyos del judaismo y gentilidad, y con los judios y gen* 
tiles se defendía dellos propios. Iguaiiqeute importó 
que san Pablo disimulase, como estorbair que disimu- 
lase san Pedro. Ministro que no se acomoda ¿ la diver- 
'sidad de tiempos, personas, lugares y ocasiones, siem- 
pre por so culpa está quejoso de los sucesos ; acierta 
acaso, y yerra adrede. En todas las ciudades por donde 
pasaban iban exhortando á todos á la obedienciii y de- 
cretos de los apóstoles y ancianos, que estaban en Jeru- 
salen : cen esto las iglesias se aumentaban en la (e y en 
el número cada dia. . 

Y habiendo (I) pasado á las regiones de Frigia y de 
Galabra^ el Espíritu Santo les prolübió predicar ni una 
palabra en Asia. Beda dice que negó esta doctrina eJ Bs-. 
pjritn Sai\to al Asia porque lio babian de retibirla y la 
despr;^ciariao, y quiso enviarla donde siendo admitida 
hiciese fruto, ó por reservar aquella parte á san Juan 
evangelista, como JaBitinia á san Lúeas; empero Prós- 
pero dice que la gracia no le fué negada, sino diferida 
por causa que no sabemos. Esta opinión es verdad en lo 
qíje.dice y en lo que conjetura. Es cuidado de la Provi- 
dencia divina el repartir la lluvia para que se fecunden 
las miesea y no padezcan sed los surcos ni la yerba, y de 
cojugar el aire y secar las nubes cuando conviene; y 
4 no cuidará del riego del Evangelio, con que se ferti- 
li^n las almas? Que no le habia de negar á ningún án- 
gulo del mondo, por David lo dijo Dios: (2) «Llegará 
el grito de los predicadores del Evangelio á todas tas 
provincias de la tierra, y á los fíues del orbe sus pala* 
bras.y.El diferir esta noticia de la salud, hasta nuestroa 
tiempos duró, pues Colon coa su descubrimieRto la 
abrió paso á toda U América. 

-Todo lo criado es heredad del Espíritu Santo ; en su 
mano está el riego, él solo salie cuál parte necesita del, 
oías óinenos. En mochas partes es provechosa el agua 
que taita, y en otras de daño la que sobra. Pre^o reco- 
noceremos, sin conjeturas, la atención del Agricultor 
soberano : pues luego que fatulo y Sita llegaron á Mi- 
sia procuraron pasar á Bitinia, y no se lo permitió el 
Espíritu de Jesús. Prohíbeles todos los óamioos que 
ellos quieren hacer, y es seíial que quiere hagan otro * 
de más necesidad. Pasaron de Misia, y descendieron' á 
Troade; y fuéle ensenado á Pablo de noche en visión un 
varoD de llacedonia, que estaodo ép pié le rogaba y de- 
cía : Pásaá Macedonia y ayúdanos. «Luego que vimos 
la Vision (dice san Lúeas, que siempre^compahó á (3) 
san Pablo), nos partimos para Macedonia, ciertos que 
DioB nos llamaba para evangelizar aquella gente. » ¿ta • 
es la causa que ignoró Próspero. 

Prdiibiólos ir á predicar á la Asia y á Bitinia porque 
daba priesa la necesidad de Macedonia; y el Apóstol y 
Lúcas^y Sila reconocieron *era estvla causa. No ú& cómo 

(1) pasado las fegtopes {Á. M. F. 5.) 
(2j Ip oanem terran ciivit aosot eonioi : $t lo Bui or^U ter- 
ne verba eorom. 
^) PaMo) ^» J 



teniéndola tan cerca y tan clara los autores citados, bus- 
caban ottt. Cou justa causa es preferido en el socorro 
de Dios quien uecesitando del le busca y le pide, al que 
necesitando del ni le aguarda ni le busca. Embarcá- 
ronse luego; y navegando camino derecho desde Troa- 
de, arribaron á Samolracia, y el dia siguiente á Ñápeles 
de Levante, y desde allí á Filipos (llamada anles Datos), 
colonia de los romanos y principal ciudad en el princi* 
pió de la Macedooia. Detuviéronse en ella algunos días, 
conüriendo enfke si lo que mas conviniese al servicio 
de Dios ; y me parece que literalmente lo que conferian 
era, cómo y cuándo les darían el socorro que la visión 
les habia pedido, y dóude, por no luiber ea Macedooia 
sinagoga : y coligese de que el sábado salieron fuera de 
la puerta junto al rio, sitio donde se juntaban aeraren 
alguna casa. Alli hablaren.con algunas piadosas muje* 
res que la devoción habia traído, entre las cuales una 
que se llamaba Lidia (que trataba en púrpura en la ciu- 
dad de'Tliiatira, sierva de Dios) los oyó con qaas aten- 
ción, por lo^cual el Señor dispuso su corazón para que 
le encendiesen las palabras de P^blo. Bautizftla cou to- 
da su casa. Ella le rogó que con sus compañeros , si la 
juzgaba verdaderamente fiel, fuese su huésped; y le 
obligó lo acetase. Sucedió que yendo al ejercicio espi- 
ritual los saliese aljQatnino una mozuela, iK)seida de un 
mal espíritu de los que llaman pithones, con cuyos pro- 
nósticos falsos ganaban ipucho dinero sus amosl Esta, 
siguiendo á Pablo y á sus discípulos,. gritaba diciendo : 
«Estos hombres son siervos del altísimo Dios, y os anun-< 
cian el camino de la salud. » Continuó esto muchos diaa. 
Pablo, indignado desto, volvióse contra el demonio que 
bablabien elüi, y cou imperio apostólico le dijo: «Yo 
\fi mando, en el nombre de Jesús, que luego deshabites 
ese cuerpo que tiranizas. » Obedeció dejándola. Loque 
el demonio decia por la boca desta muchacha era ver- 
dad , y alabanza y recomendación de P|blo y sus com- 
pañeros y de su doctrina ; y Pablo se' enoja y le destier- 
ra.. Asi se han de tratar alabanzas endemoniadas: han 
de bailar castigo y no agradecimiento. Quiso, llamando-, 
los hombres de Dios j, su predicación saludable, com- 
prar á precio de lisonjas los oidos de Pablo para que le 
consintiese.por favorable. El Apóstol desprecia la cari- 
cia'y castiga el intento. Ninguu traje vist^ tan ajustado 
ú sus escamas la sierpe antigua como el cuerpo de una 
mujer, cuyo sexo y edad son esfuerzo mudo á: la per- 
suasión. 

Viendo los amos dest^ mujer que con el demonio 
que la habia dejado, les faltaba la ganancia que saca- 
ban de sus divinacione3> aprisionando á Pablo y Sila, 
los llevaroo oon saña % alboroto á la plata y tróbunal, 
. y por reos los presentaron á los príncipes ; y acosándo- 
los delante de los magistrados, dijeron: «Estos hom- 
bresemotiúan la ciudad , siendo judíos.» Mala finca de 
hacienda es la situada en el diablo. No son estos los* 
postreros Hogrcros del infiemo: séquito tiene el hacer 
mercancía de sus enibu&tes ; y es proverbio destos mo« 
hatreros: «á roas (4) demonio mas ganancia.» Enfer- . 
roos que acosan á quien ios cura , enfermedad son, no 
enfermos. 

Goncurríó en tumulto la plebe, á quien cnaU}nier 
^ito (5) encoleriza y emborrasca ; y enfurecidos con 

(4) dtmonfos iS.) 

(I) facolortia , ^borrtsea ; (4. M. F,) 



32 OBRAS DE DON FRANCISCO 

su ímpetu los jueces, arremetiendo á Pablo y á Sila, 
les rasgaron las vestiduras haciendo el oficip de los 
verdugos, y mandaron que fuesen azotados ; y habién- 
dolos herido con crueles azotes, los aprisionaron, ranur 
dando al carcelero los guardase en prisiones con des- ; 
velo. Empero Pabloy Sila, haciendo del calabozpora- | 
torio, á lá medianoche descansaban alabando á Dios 
con tal afecto, que losoian los guardas. De repente 
el cielo respondió á sus oraciones con terremoto tan 
grande, que sacudió las muratliis de la cárcel y movió 
sus cimientos de tal manera , que desencajadas se 
abrieron todas las puertas y se desataron las cadenas 
y grillos de todos. Despertó al carcelero con espanto 
. el ruido , y viendo du par en par la prisión, desnudan- 
do (1) su espada quiso con ella darse muerte, ero- 
yerido se le habian ido los prisioneros. Socorrióle Pa- 
blo , diciendo con grandes gritos : « No te desesperes ; 
que todos estamos en tu poder.» El encendió luz ; y 
entrandc^á reconocer las estancias y calabozos, admi- 
rado se arrojó á ios pies de Pablo y de Sila ; y sacán- 
dolosde fk mazmorra^ pidió que le dijesen qué le con- 
venía hacer para salvarse. Respondiéronle que creye- 
se en Jesucristo , y se SUlvaria él y toda su casa. 
Agradecido, en aquella misma hora los curó las llagas, 
y con él fué bautizada tqda (2) «u casa. Llevólos á su 
cuarto, púsoles la mesa para confortar su debilidad, 
mostrando toda su familia suma alegría, viéndose en el 
rebaño del Evangelio. Luego que amaneció, los magis- 
trados le enviaron á mandar dejase ir libres aquellos 
hombres;. Díjoleá Pablo que los jueces los mandaban 
soltar ; que se fuesen en paz. Respondió Pablo á los 
que trajeron la orden : «¿Encarcelaron sin culpa á los 
que somos ciudadanos de Roma, y con publicidad; y 
ahora quieren echarnos ocultamente? No ha de ser asi : 
vengan ellos y suéltennos.» 

Ministro qu^á costa de sus nfrentas no deGende la 
honr? y la autoridad de su príncipe, en cuanto le sir- 
ve le ofende. San Pablo sufrió Sus azotes y su prisión; 
y cuando mandan al carcelero que le suelte, se acuer- 
da de la ofensa que se hizo al Emperador en él, siendo 
ciudadano de Roma cuyo privilegio despreciaron ; y 
sin reparar en que ^1 emperador era Nerón , y repa- 
i-ando en que Nerón era emperador, dice que no ha de 
salir de la cárcel si los magistrados no vienen á re- 
conocer la exención de ciudadano de Roma, sacándole 
ellos mismos. Ofreciósele ocasión de dar á César lo 
que es de César, y á Dios lo que es de Dios. No se con- 
tenta él con darlo, sino que hace que quien á César 
niega lo que es suyo, se lo dé. Aunque sea tan detes- 
table él príncipe como Nerón ,^n nadie tiene tan de- 
fendida y segura su autoridad como en los santos. 
La honra del mundo sin santidad es solo vocablo, y 
no puede haber santidad sin honra del que la tiene. 
■No se afrenta san Pablo deque le apedreen y azoten 
por Cristo ; antes se honra con sus afrentas ; y siente 
que en darle libertad pierdan el respeto á César, y lo 
pleitea, y no admite la soltura si no le reconocen en 
sus privilegios. Deben los hombres sufrir el príncipe 
malo, pues Dios le permite.. La dignidad tiene vasa- 
llos, no las costumbres. Como Dios nos lé da hemos 
de quererle; no que nos le dé como le queremos. Mi- 

(1) la espada (S.) 
{% la casa, [id.) 



DÉ QUEVEDO VILLEGAS, 
nistro que no diere á Dios lo qaelMeca^ no dará &(M- 
sar lo que es de César. 

Oida por los magistrados la respuesta de san Pablo, 
temieron, oyendo eran ciudadanos romanos. YinieroD, 
y suplicáronles con muchos ruegos quisiesen salir de 
aquella ciudad. Con estose partieron ; empero visita- 
ron primero á Lidia agradecidos, y confirmáronla ei^ 
la fe y á los otros hermanos en el Evangelio ; y empe- 
zaron su camino. 

Rien se conoce cuan urgentes eran las cansas po^ 
qué prohibió el Espíritu Santo dos veces los intentas 
de san Pablo, pues le trajo á Macedonia donde bautix^ 
dos familias, arraigó la fe , padeció por Cristo , y presa 
mandó á los magistrados y los obligó á venir á la cár^ 
cel, y á que le rogasen que saliese della, y dio la vid4 
del cuerpo y del alma al carcelero. 

San Pablo descansaba de un camino con otro, y d^ 
unos trabajos con otros mayores. 

Después de haber pasado -por Anfípolis y Apolonia^ 
llegaron áTesalónica, que antes se llamaba Halia. En 
ella losjudíostenian sinagoga. Pablo (segan él loacos^ 
tumbraba), por ser los dias en que (3) ellos leian la ley 
y los profetas, tres sábados disputó con ellos de hs es- 
crituras, (4) mostrándolos por ellas qae convenia qne 
el Mesías Cristo padeciese muerte y resucitase, y qua 
este era Jesús el que predicaba. Creyéronle algunos 
dellos, y juntáronse á Pablo y Sila gran moIMtad dé 
prosélitos y gentiles , y no pocas mujeres nobles. I^ 
judíos, aconsejados de su envidia, escogieron de la 
plebe hombres (5) facinerosos y dispuestos á cualquiera 
maldad, y aunándolos en motín, arrebataron la ciudad 
en tumulto ; y sitiando la casa de Jasen, donde Pablo f 
Sila eran huéspedes, procuraban entregarlos al furor 
popular y á la discordia del vulgo. No los pudieron ba- 
ilar, y trajeron á Jason y otros discípulos á los príncipes 
de la ciudad , diciendo (6) que «Aquellos hombres que 
han entrado en la ciudad y ampara Jasen, la albafotan; 
y todos son enemigos de César, publicando hay otro ref, 
que sedice Jesús.» Inquietáronse oyendo estol* magis- 
trados y cuantos los oian; empero oído Jason y satis- 
fechos, los mandaron soltar. Los discípulos con todo 
cuidado de noche enviaron á Pablo y Sila á la ciudad 
de Beroea, y luego que llegaron se fueron á la sinagoga 
de los judíos. Eran estos judíos mas nobles que los te- 
salonicenses. Oyeron á Pablo con gusto, y creyeron mu- 
chos por su doctrina, y no pocas mujeres gentiles y bo 
nestas y algunos varones. Oyendo estos progresos ios 
judíos viles deTesaiónica, vinieron á Beroea y levanta- 
ron contra Pablo todo el pueblo; mas los discípulos ie 
encaminaron, para rescatarle de su furia, hasta el mar, 
quedándose allí Sila y Timoteo. Los que llevaban a 
Pablo le acompañaron hasta la ciudad de Atenas, á los 
cuales dio despacho para que luego Timoteo y Sila vi- 
niesen con toda diligencia á juntarse con él. En tanto 
que Pablo los aguardaba, viendo toda aquella ciudad 
entregada á la idolatría se afligió con piedad, encen- 
dido su espíritu en celo de Dios. Todos ios dias dispu- 
taba con los judíos y prosélitos. Argüían con él unos fi- 
lósofos epicúreos y estoicos; Humábanle palabrero, otros 



(3) estos (5.) 

(4) mostrándoles (74.) 

(5) racinerdsos {Id.) 

(6) Aquellos (M.)* 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



33 



embajador de nuevos demonios, porque anunciaba á 
Jesús y la resurrección. Lleváronte al Areopago, dicién- 
dole que deseaban saber qué doctrina era la nueva que 
predicaba. En Aleñas, asf los forasteros como los niitu- 
turales, no atendían á otra cosa sino á saber algo de 
nuevo. Discurriendo Pablo por sus templos, vio un altar 
dedicado con esta inscripción : 

AL DIOS VO COKOCIDO. 

Dijoles que adoraban lo que no conocían, y con una 
oración doctkima y elegante se lo dio á conocer por su 
grandeza y (1) misericordias, y acabó con decirles tenia 
señalado (2) día de juicio, para el cual babían de resuci- 
tar. En oyendo resurrección , unos bicieron burla del, 
otros bien atentos le dijeron deseaban oírle otra vez esto 
mismo. Con esto Pablo los dejó, habiendo convertido 
algunos , entre los cuales fué el grande padre Dionisio 
areopagita y una mujer llamada Damaris. 

Con este fruto copioso salió de Atenas y llegó á Corin- 
lo; bailó allí á un judío que se llamaba Aquila, y á Pris- 
cilla su mujer, que por el edicto del emperador Clau- 
dio contra los judíos, con los demás hablan salido ex- 
pulsos de Italia; no obstante, (3) eran cristianos y obre- 
ros del Evangelio con. tal mérito, que los martirologios 
los dan á leer en el nómerode los santos. Habitaba Pa- 
blo con ellos, por ser de su mismo oficio, y ayudábalos 
á trabajar. Mas luego que vinieron de Macedonia Sila y 
Timoteo, predicaba todos los sábados en las sinagogas^ 
persuadiendo la gloria del nombre de Jesús á los grie- 
gos y judíos. Y viendo que le contradecían y blasfema- 
ban, sacudiendo sus vestidos, les dijo: «Vuestra sangre 
sea acusación y culpa sobre vuestra cabeza ; que yo sin 
esa manclia pasaré en el Evangelio la saluda las gen- 
tes.» Y dejándolos, entró en la casa de Tito Justo, sier- 
vo de Dios, cuya babítacion estaba pared en medio de 
la sinagoga. Aquí fué abundante la cosecha de la pre- 
dicación de Pablo: creyó en Cristo con toda su familia 
Crispo arcliisinagogo, y muchos de los de Corinto se 
bautizaron. Díjole el Seíior, fle noche, á Pablo en vi- 
sión: «No temas, habla y no calles; que yo seré con- 
tigo, y nadie podrá ofenderte, porque tengo mucho 
pueblo en esta ciudad.)) 

Parece que decir á uno que hable es decirle que no 
calle„y que es decir una misma cosa, y es así; mas 
aun en nuestro modo de hablar la repetición exprime 
con energía la cücacia del mandato. Empero en esta 
ocasión en que Dios manda á Pablo su predicador en 
las gentes, el decir: que no calle, después de haberle 
mandado que hable, añade mucho precepto. Hay pre- 
dicadores que hablan, y callan cuando no dicen todo lo 
que so debe decir : muéslranse cortesanos en el pulpi- 
to, donde se habían de mostrar apóstoles ; disimulan 
el Evangelio, no le declaran; y por ser bienquistos 
de los oidos profanos, estudian mas lo que no han de 
decir que lo que dirán. Pierden con^sus palabras, poé- 
ticamente lascivas, el respeto á la palabra de Dios; y 
pretenden que la palabra de Dios tenga respeto á los 
pecados bien vestidos. Por esto quiero Dios que Pablo 
hable y no calle; no falte el lenguaje que sobra á la 
gala pueril, para la reprehensión de los vicios. Y 8i 

(i) mUericordia (5.) 
(i) eldi)(/tf.) 
(5) que eran ^Id.) 

Q-ii. 



bien la verdad evangélica no se embaraza en la fanlds- 
ma apafcnte de los poderosos, sabe advertirla con de- 
cora. Con diferente método y en diferente vaso se da 
una purga á un príncipe que á un j >rnalero, y no es 
pequeña parte del acierto de la cura esta diferencia 
respectiva. Presto lo veremos platicado por san Pablo : 
yo lo acordaré en sus lugares. 

Estúvose en Corinto año y medio/ cultivando con su 
doctrina y ejemplo aquella heredad de Dios. Siendo 
Galion procónsul de Acaya, rebelándose unánimes to- 
dos los judíos contra Pablo , le trajeron al tribunal, 
diciendo que, contra la ley, persuadía á los hombres á 
reverenciar al Dios que predicaba. Y queriendo Pablo 
empezar á hablar, dijo Galiou á los judíos: «Yo os oye- 
ra si (4) litigárades por algún de^to ó agravio; em- 
pero todo esto es cuestión de palabras y nombres : lo 
que conforme á vuestra ley podéis determinar, que yo 
no quiero ser juez desta causa.» Dicho esto, los echó 
con desden y enfado del tribunal. Ellos, rabiosos, em- 
bistiendo lodos con Sostenes, príncipe de la sinagoga, 
le maltrataban delante de la audiencia ; mas Galion no 
hizo caso del los. 

Favorable se mostró Galion á san Pablo, y poco afec- 
to á los judbs ; y conoiíendo la malignidad suya , no 
dio lugar á que el Apóstol hablase una palabra. Y con 
decir á los judíos que si su queja fuera de alguna mal- 
dad ó delito los oyera , aprobó la predicación de san 
Pablo; y en remitirles á que lo determinasen conformo 
á su ley, siguió el estilo de Pilatocon Cristo, mostran- 
do una buena intención dejativa, una neutralidad ma- 
ñosa y una piedad política. 

Lorino, siguiendo al padre Martin Antonio I>elrío y á 
Baronio, tiene que este Galion fué hermano ó cuñado 
de Séneca, el padre de Lucio Anco Séneca, el cual fué 
procónsul, y consta de una epístola de Séueca,el hijo,* 
que estuvo en Acaya. Deduce el padre Lorino el cono- 
cimiento do san Pablo con Séneca desde este Galion, 
que pudo darle á san Pablo recomendación para su so- 
brino. Yo añado que si esto fué así, que parece posi- 
ble, (5) que Séneca debió de solicitar á san Pablo para 
que viniese á España , dándole noticia de su patria, 
con deseo *de que participase déla salud de su doc- 
trina (a). 

No me persuaden las epístolas que andan con nombre 
de san Pablo á Séneca respondidas, que Séneca trató á 
san Pablo. El entilo contradice las firmas supuestas. Ni 
se lee el fuego de la caridad del Apóstol en las suyas, 
ni truena en la nota aquella animosa elegancia que en 
sus epístolas por el Evangelio milita hazañosa con cada 
letra. Ni en las del filósofo resplandece la curiosa felici- 
dad de su estilo, ni arde la viveza de las sentencias eu 
la brevedad de las cláusulas (6). Empero en sus^bras. 



(4) litigarais (S.) 

(5. Scnecn tW.) 

{a) Junio Anneo Galion era hermanó mayor, precisamente , da 
Laclo Anneo Séneca. Aiiies de su proconsiil.i<ío llamábase Marco 
Adoco Novato, y por ailü|»cion varió ol nombre. Queveoo cod la 
opinión de Lorluo, olvidó la suya propia. 

1^) T^ngoi la mano un curioso ejemplar de esta corresponden- 
cia , publicado por Juan Stcelsio, é impreso en Ambéres, año de 
ISiO, por Juan Grafeo. Con aquella forman colección la carta 
que se snpone escribid el rey Abgaro i nuestro redentor Jc- 
sucrisloi y otra de la .santísima Virgen Marfa ; qaince de san (g- 
oacio ; dos de Dionisio areopagita ; dos de Marcial; ana de Po- 
licarpo; siete de san Antonio, el ermitafio; nna de san Pablo á 

3 



34 

mnelias 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEVEDO VILLEGAS, 
qae centellean luces (^tóücas, i y no pocas coasiücracioneá que se llegan á)oinis(b| 



los Uodieenses, seit del mUmoá ^neea, y ocbodc este fildsofo di- 
rigidas al Apóstol. Hé aqof el titulo del libro: Epístolas B. Ignu' 
tít, Potycarpi, Marlialit, Dionysii, Anfonii magiú^ vetuífUsimorum 
tcriptorum, gui aut ApottoUtt out Aposiotorum ÜtcipuHi uti suni 
éoetoribut, quae praeierquam quod nattvum Uium Serlpturae $plrU 
Ua» reffnuttsuppulhtlttuiis quoque eo tempore Eeeieiiue fadem, «#- 
pie res gettas mtra brevitüte eontínefit.'~ Anhierpiae , opud Joan, 
tuetsnm , ¡n Scuío Burgundiae, omo á CHristú nato , M. D. XL, 
aSS fo¡is f D 8*.) 

H6 aqai la eorrespondenefa qae tient nrtantet de no poco no- 
nenio eco Us edietoues conocidas : 

mFmiüareiepittolúe beatiuimi PtmR üdS€n$em tes, etSeneeat 
ai biatiisnmtm Paulnm octo, 

I. SERteA »ACLO S. 

Credo Panle tU»Í noaaiataiD, qnld sermonis berlcam Loeilio de 
tpocryphis, et alus rebas babaerlmns. Erant quídam discipiloa* 
ram üurom comités mecam. Nam in hortos Salostlaoos secesse- 
nmns, qio In loco, 11 de qoibi» dlil , alió tendentes, oecaslooe 
Bostri, Yisis Dobls adjnnetl sant. Certít qaod praesentiam taa4n 
optaverimos: et boc scias velim : llbelto tno leeto , id est de pla- 
rimis aliqaas literas, qnas ad civitatem aliqaam , sea proviociae 
capnt dirriisti, mira exbortatiooe vitam moraiem continentes, 
asqoe jefectl mimos. Qaos sensus non pato ex te dictes, sed per 
te, certe aliqoando ex te, et per te. TanU est enim majesus ea- 
nuD rernm, tantaqae yenerositate clarent, at vix safTectaras pa* 
tem aetatcs bominam, qatbus iosUti^ perflciqae possiat. Bene te 
nlere ira tef tapio. 

1* smai PAULOS i. 

Literas tassbilarisberi accepi, adqaas rescribere siatim potai, 
li praHentram Juyenis qaem ad te missarus eram, babuissem. 
Seis enim qoando, et per qaem, et qoo tempore, et cal qaid 
4ari, commitUqúe 4ebeat. Rogo ergd, ne patéate neglectom, dam 

Sersonae qaaliutejn inspicio; sed quod literas i fobis alicai 
ene acceptas scribls, me roelicem arbiiror tanU viri jodicio. Né- 
qne enim boc díceres censor, sophisla , maglster tanti prioeipii, 
eUtm omoiam , nlsi qoit vera dlcls. Opto te dia benb valere. 

n. SMKU rAOLO 8. 

. Qasedam Tolamlna ordinavi , et els difisionibos stris statnm fe- 
cl. ta qooqoe Caesarl legere som delibéralos, et si modo sort 
prospere annaerit, at notas anrct acct^mmodet , erís forsitan et 
tn praesens. Sioalifls, reddam tíbi diem, at boc oposinvlcem in- 
ipiciamas, et po^sim el nun prias banc edere scriptaram, qa^m 
tecom conferam, si modo, impone boc Oeri posset, at scíres non 
te praeterirem. Vale Paule cbarisslme. 

n. SENBCAB PAULOS S. 

Qootiet literas toM aodio , praesentiam tal cogito, nee aliad 
cxisUmo.qoim omni tempore te noblscam esse. Cúm primnm 
Itaqoe veolre coeperis » nos inTicem b próximo Tidebimus. Bcnb 
nlere te opto. 

m. lEsia ir Lucaios paulo s. 

Kimio tnoangimnrsecessa. Qaid est, vel quae te res renrora- 
tom faciunt? Si indlgnatio domini, qaae b rita et secta veteri re- 
resseris, et alios rursusconvertcris, erit posinlandi locas , ut 
raüone íaciom, non leviíate boc existimetur. Vale Paale cbarls- 
ilme. 

lU. * lEHICAg gT lUaLlO PAULOS S. 

Oeiis qaibos nibi scrlpsistls, non Ilcet barandine et otremento 
loqaiTqaartfin rerom altera nout et designat aliqald-, altera evi- 
denterostendit, praccipoe cum sciam Ínter tos esse, boc est, apud 
nos clin Yobis, qni me intelligant. Honor ómnibus babeados est, 
tao(6 magia qoantd indignandi occasionem captant. Quibos si pa- 
tienUam demás, omnímodo eos ex quacumque pane vincemus, si 
modo U sunt qoi poeniteotiam sgi gerant. Bené válete. 

IV. ANXEOS SUECA ÍAOLO B; TBBOPaiLO 8. 

Profiteor me benfe aíTectum lectionc literanm toaran , qnas 
€alaUsGorinUiiis,etAcbaeis misisti. Et na invieem vivamos, ut 
etcom bonore divino eas impieamns. Spirítus enim sanctus in te 
excelsior et «oblimior, et soper te excelsos, sublimes, et satis ve- 
nerabjles exprlmlt sensus. Vellem Itaque cnm res eximias profe- 
ra8, nt najesuti earnm cultos sermonls non deslt. Et ne quid frt- 
tcr tibi snrrlpiam. aotconscientiae meaedebeam,conflteor Angas* 
toa seiuUas tato permoton, coi leeto virtatis in te exordio ista 



vox fttit: Ifirari eum sicposse ioqni, nt qiii non legitima Imliatis 
sit, Uiiiter sentlat. Coi ego respondí, soleré déos ore iaoocesUtin 
efTari, auteorumqui praevancaridocirioa soa non possaot; etdii» 
ciexeroplo Vatioii bominisrnsUcnii, coi cum dúo viri appanü^sot 
in agro Reatino, qni postea Castor et PoUax sant noautati, saOi 
inslrncttts videtar. Vale. 

IV. SBMBCAg 9A0LUS 8. 

Lftctnon ignorcm Caesarem nostrum rerofi adninadaroa 
(si quando desont) amatoremcsse, permittes tamea te non iifdi, 
sed bdmoncri. Poto euim te gravíter fecisse, qo id ei in oMitaa 
perferre volaisii-, quod riiui ¿t discipltoae ejus sit coDiraríon. 
Cum enim ¡lie gcotium déos colal, qoid Ubi visura sit, otbocna 
scire velies, nisi nimio amore met fecisse te boc exisUaeo? Ro- 
go ergd te, in fuinrum ne id agas. Cavendum eotm est; don ne 
diligis, offeosam^dominae facías. Cujus quidem ofTeosa aoc olh 
erit si per^everaverit, neqae si non sit, proderit. Si e«t refiía, 
non iodigoabiiar , si mulier, offendetor. Benb vale. 



V. 



SENBCA PAULO 8. 



Scio te nontam tul cansa commotum literis, qnas ad te de41 
de aeditione iiterarom tuarum Caesaii, quam natura rerem, ^im 
ita mentes bominom ab ómnibus ariibus et moribus ractis rev»* 
cat, nt non bodie admifer. Quippé nt is qui maiiis documenib boc 
Jam notissimum babeam. Igitur nnnc agamos, ut si quid in pn^ 
torito factum est, facile veniam irroges. Miai Ubi libras de ver* 
borum copia. Vale Paale cbarisslme. 

V. SEXSaB PAULOS 8. 

QaoUes tibi scríbo, et nomen mcum tibi snbsecando, gravea 
et sertae meae et incongrua m rem fació. Debeoenim (uis»epc 
profesaos sum ) ómnibus omoia esse , et id observare in isa pe^ 
sona, quod lex Rqoíana bonori Seuaius conce^sit, pertccu e^ 
sioia, ultimom locum eligere, ne cum aporia ct dedecore cDpiín 
efiic(^e, quud mei arbiiril fuerit. Vale. \fütía U fecMt.) I*iialus. 

V( PAOLO SEKSCA S. 

Ave mi Paule cbarisslme. Si mibi, nominíque mro, onnibos 
modis, noo dico, fueris junctus . sed necessano miitos, aciamcmi 
de luo Séneca. Cnm sis igiturvertex, et altissimorum oinntom luuO' 
tinm cacumen, noo epgo vis iaeier, sitta Ubi .tim próximas, ot 
alter si milis tui Jodicer, baud itaque je indignum prioia froole 
epistolarum nominaudom sentías , ne oon lam tentare me, qni» 
Ibdere videaris. Quippe qui scias te civem esse Homanooi. Naa 
qui meas, tuus, et qui apud toos, tuos est locas , velim at apa4 
meos, meas. Vale mi Paule cbarissime. [taita ia fecha.) 

Vil. PAULO SBaECA 8. 

Ave mi Paule cbarisslme. PotaSne me haud contristari et lartaoi 
sum esse, quod de innocentia vestrasubinde supplicinm samatoil 
Deinde quod tam dure, tamqukm obnoxios reatní vos omoispopn' 
las judicet, pulans b vobis lierl quod urbi contrarium sit? Sf4 
feramus aequo animo, et utamur furo, quod sors coocessorit, ds^ 
nec invicta foelicius Onem malis impouat. Talit et pftscorUB^ 
aetas Macedonem Pbilijipi lilium, Persam Dariom, et itíonysiotQi 
nostrum queque Cajom Caesarem. Qoibus quicquid libuit. ikoit 
Incendium urbs Romana manifesté utidc saepe patíaiar, coosUt- 
Sed si erran bumilitas potuissel, quid caossae sit, et impune to 
bis tenebris loqui licuisset, jam omnes omnia viderenl. AiCiiríS' 
tiaoi et iudaei quasi machioaiorcsincendii, supplicio aítlci solfot, 
€rassator Ule quisquís est, coi vnluptas est caruiticína, et meoib' 
cium velamenium, lempori suo destinaius est, et ot optimosqai^* 
-que nnum promuiüs donatum est caput, ita et hie dooatná pro 
ómnibus igni cremabitur. CXXXll domus, insuiao lili, sex di^ 
bus arsere , sepUmns pausam dedit. Bcoe valere te f»(cf 
opto, [pata V oat, aprit, Aprone et Capitoae eou.) 

VIH. PAULO SCSECA S. 

Ave mi Panle. Allcgoricb et aenigmaUc^ multa b te nsqoeiini' 
que couduniur opera, et ideo rernm et monerum unu vis tibí 
tributa , non ornamento verborum , sed culto quodam decoranila 
Me vereare, quod saepins te reiineo dixisse, muUos gai i^l'J 
affectent sensus corromperé, renim viriuics enervare. Vefün 
mibi concedas velim» UtiniíaU morem gerere, bonesiis voeiboj 
speciem adbibere, nt géneros! muneris concessio, digne ^ ^ 
possit expedlri. Bene vale.*i5/jr/atfa/«.) 

VI. SKHECAE PAOLCS S. 

Perpesdenti Ubi ea sont reveiau, qaae paodsdivifiitascooceí' 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



39 



j^idHflis qve rescaUdtfs del hamo de la idolatría (t ) y 
ipartiodose, aunque cpn temor recatado, de sos deli- 
rios» se ladean ai conocimiento de un solo Dios, — me 
persnaden le ojó atento y le trató reverente ; imbién* 
dolé reconocido por maestro de sabiduría, desnuda de 
hs rodelas del cuerpo y remontada al limite dejos sen- 
tidos, ymasallá de los esfuerzos varoniles dela'filosofía 
estóict que profesaba. 

Loqueen aquel tiemporefiere Arriano(2)es,qnece- 
BocídáEpicteto, su maestro, poniendo por ejemplo de 
verdadera y sólida virtud ¿ sus discípulos los Hiártires 
enslianoe. 

Modias raiones me persuaden áque san Pablo no vi-* 
Dú i España. Los que afirman vino', se fundan enqueen 
Bsaepistola suya dice: «Cuando vaya á España, veré;» 
empero do dice afirmativamente: «Iré á España.» No 
«(QTosan Pablo en parte alguna que basta las píe* 
dns 7 las víboras, como se vio en la pequeña isla de 
Malla, BO guardasen la memoria de haberla pisado. Si 
descendiera á España , hubiera en ella inmortales pa- 
I drmes de su asbtenda y predicación. No pasaba por el 
, Bar oí la tierra aquel prodigio de santidad sin dejar 
I leoal de sus pasos; y hoy no tenemos de qae viniese á 
! Msotros sino una conjetura mendigada de unas pala- 
I kas coodSctonales suyas, de que pudo divertirle el 
i Et^\n Santo, qao muchas veces le atajó los caminos 
I (oe destinaba , llevándole adonde tenían mayor nece- 
sdid de su predicación. Y juzgo que con grande gloría 
lie España le fué prohibido el venir á ella, por ser pa- 
trimonio de la predicación de san lacobo , y los espa* 
áoles lasallos solariegos de su apostolado. 
No parece que pudo san Pablo ignorar que luego 
qoe degolló Heredes ea lerusalen á san iaoobo , sua 
Áadpalos en navegación milagrosa trajeron á Empana 
I Sfl cuerpo; y piadoeamenté se puede creer le reveló el 
I Espirita Santo cuánto fruto hacían en esta mejor par- 
! lede la Europa con los milagros su cuerpo, sus dis- 
I cipoloscon la predicación. Reconócese en esto la gran- 
I dea de oaestro unico patrón san Jacobo, pues difunto 
I oas suplió la asistencia y eficacia de san Pablo vivo; 



liCeitiiigittriaiB ego san, qnod in agro fertUi semen fortfstii- 
■laxrt, Bflo^ifeden Batiertam ^aae corrumitl vldetnr, sed fe^ 

^OiiftUbile, 4erívamenUim boni cresceutis ct manenlis ia 
t^tenoii, quod prodeotia tua asseqaata cst, indcflciensfore de- 
^chíVctOkaieoram, et Israhelitarom obsenrationes ccnsere yi^ 
tü^ üona le «aUioma feoeris , ChrisU Jeso praMoaih o- 
^aénio rbetoríeia irreprebeosíbilcm sapienfíam, quam propb* 
utead^tis rtgi tcmporali , cjusqoe domesticis aiqaefidis 
BKiitMiBtabis, qolbus áspera et aegre capiabilU erlt persas- 
^•ciaipberiqoeeonifliiiiininé flectantar Institutionibas mis, 
#k« liüié coamodam sermo Oci iosüllal dovuib bomineiB 
t9t orrspula perpetaamqoe aníoDam parit, ad Deam isibinc 
ftcit propefantea. Vale Séneca, ebarissime Bobis. {Sin la fecha.)» 

^ iSflo if se remoala b noticia de estas cartas, eomo parece 
^HiJeróDimo j san Agustín. Debieroo pues flogirse 4 Gnes 
td latFrior por no nada sagax y docta pluma; bdirbaras á veces en 
*^«^to, ](jeBo d ios Üempof de Nerón; jn simples • escabrosas 
^o^etcí/nbles en el sentido; indignas de la santidad, de Pablo, 
( tayroiiaf del genio j dei caricfcer de Séneca ; llenas de ana- 
'^nioaos j fiisf dades en los consobdos .en las ediciones donde 
<>^ H füanptou J Sacas para resistir aun la mas soñera erUica. 

^rxt» leneose tas admitid como autéaticas; anotólas con bre- 
*<M Jaeobo Fabro; Nicolás Antonio probó cómo eran apócrifas. 

1^ isfrcsioa mas anUgna parece que es de Parts, afiu ue 1475, 
^ i'; otra bay de Ñipóles, «n fóHo, Oe 14S4 ; y otra de Leip- 
>».4e 1499; de Grasmo es la da Basüca de iS'i). 

llH«e apartándose, (4. Jí. f^ 

A ^ conoció Vt. ir.) 



y cerrándole muerto en Gompostela el sepulcro, le ven 
las batallas en el caballo blanco y con la espada purpü- 
reff pisar ejércitos y adquirir victorias. De tal manera, 
y tantas veces y tan visibre ha peleado por nosotros^ 
que parece le degolló Heródes para Jerusalen, y no para 
España. Cto suerte que san Pablo suplió en ludea y 
en tantas partes del mundo la Vida de san Jacobo; y 
(3) el difunto, la persona y predicación de san Pablo en 
España, 

Habiendo Pablo sufrido muchos dias persecución 
obslUiada, despidiéndose de los discípulos navegó á 
Siria, y con él Priscila y Aquila, habiéndose el Apóstol 
quitado el cabello en Céncris, antes parle de Corinto 
(como Pera de Gonstantinopla ó Tríana <le Sevilla) 
que (4) lugar en su vecindad ó confines. Esto hizo el 
Apóstol á cumplimiento de su voto, hecho no por con- 
temporizar con los judíos, sino por mortificación pro- 
pia y santificarse en ella. Llegó á Efeso , donde dejó á 
Priscila y Aquila para que enseñasen y dirigiesen al 
verdadero camino aquel pueblo. Pablo, entrando en la 
sinagoga, disputaba con los judíos; y rogándole ellos 
se detuviese en sncompai^ía mas tiempo, no se lo cóu« 
cedió. Despidióse diciéndoles: «Otra vez volvefé á visi- 
taros, siendo Dios servido;* y luego se ausentó de Efe- 
so, y bajando á Cesárea, saludó la Iglesia y descenJiíS 
¿ Antioquía. Y habiendo estado allí algunos días, se 
partió, y peregrinando la Galaciay la FrigU , confirmó 
en la fó todos los discípulos. 

Llegó á Efeso un judío que se llamaba 'Apolo, natu* 
ral de Alejandría, varón elocuente y doctocn las sagra- 
das escrituras. Era catequizado en el camino del Se« 
ñor y hablaba con espíritu fervienle, enseñando con 
afecto la doctrina de Jesucristo ; trabajaba, mas no te- 
nia noticia de otro bautismo que el de Juan. Este pues 
con eficacia empezó á predicar en lasmagoga; y vién- 
dolo Priscila y Aquila, conversando con él, con mucha 
diligencia le instruyeron en lo que ignoraba del Evan- 
gelio. Determinó pasar á Acaya , y los creyentes pre- 
.vinieronálos discípulos que estaban en aquella ciu- 
dad con cartas de recomendación. Apolo en llegando 
hizo mucho provecho en los reducidos, y públicamen- 
te convencía con 9MS mismos principios ¿ los judíos, 
probándoles oon las escrituras que Jesús era (5) Cristo 
prometido. 

Quedóse Apolo en Corinto ; y íablo habiendo re- 
corrido las regiones superiores vino á Efeso , donde 
halló algunos discípulos; y solicitado de las ansias de 
su celo , les preguntó si habían recibido el Espíritu 
Santo, pues creían en Jesucristo. Respondiéronle: «Aun 
no sabemos si liay Espíritu Santo, ni lo hemos oído.» 

(6) Replicóles : «¿En qué nombre recibisteis el bautis- 
mo, y qué bautismo recibisteis?» El de Juan, dijeron. 

(7) Entonces Pablo, como maestro, los advirtió que Juan 
había bautizado el pueblo en (8) bautismo de peniten- 
cia, remitiéndose y mandando que creyesen en Jesús, 
que había de venir después dól. Oídas estas palabras, 
se bautizaron en el nombre de Jesucristo, y después 



(3) este difant<^(5.) 
{A) es lugar {Id.) 

(5) el Cristo (Af.) 

(6) y replica odol(*s: {Id») 
(7i Y entonces {Id.) 

(8) el bnoUsmo {¡d,) 



ae OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEVEDO VILLEGAS, 

de la imposición de sos manos bajó sobre ellos el Espt- unas custodias ó tabernáculos de plata á Dl&na, obn 
ritu Santo ; hablaron varias lenguas y profetizaban : es- | que á él y á los oGciales á quien daba parte |»orqae k 
♦a m«r*„sii« nK-A ^n .,o«i annn narc.nn. DoMn /«,* nn ! ayudascH, era de muclio íuterés, pof scr fábñca gdA- 



ta maravilla obró en casi doce personas. Pablo, que no 
coDsentia pasase instante en que su predicación no ga- 
nase jornal á la utilidad común, entróse en lasinago» 
ga, donde por espacio de tres meses con bien con liada 
valentía disputaba, persuadiendo babia llegado el reino 
de Dios. Y viéndole resistía la dureza de muchos , y 
que sembraba en piedras, retiróse; y apartando los 
discípulos, predicaba cada dia en la casa de recreación 
de un principe , haciéndola escuela de enseñanza con 
su dotrina. Esto duró dos años, de tal manera, que to- 
dos los gentiles y judíos que habitaban en Asia oyeron 
la palabra de Dios. Muchos fueron los milagros que 
Dios obraba por las manos del Apóstol : huian de sus 
cingulos y sudarios las enfermedades y los demonios. 

Viendo estas maravillas , envidiosos , para adquirir 
aplausos populares, intentaron algimos judíos supers- 
ticiosos y dados al infame estudio de la magia , mez- 
clando sacrilegos lo profano á lo sagrado, invocar so- 
bre los endemoniados el nombre de Jesús , diciendo á 
los espíritus inmundos : «Os conjuramos en el nom- 
bre de Jesús, que predica Pablo.» Eran los que hacían 
esto siete judíos, hijos de Sceva, principe de los sacer- 
dotes, á quienes, después de haber respondido el de- 
monio : «Conozco á Jesús, sé quien es Pablo; vos- 
otros ¿quién sois?» embistiendo con ellos el espíritu 
condenado que tiranizaba aquel cuerpo, apoderándo- 
se dellos y venciéndolos en su furia, los obligó á que 
desnudos y heridos, saliesen huyendo de la casa don- 
de estaba. 

No pocas veces intenta la hipocresía vanagloriarse, 
mentirse apostólica y milagrosa á los pueblos; inten- 
tando robar con embustes, acompañados de palabras 
santas, la gloria que Dios concede á los justos. Justí- 
simo procedimiento de la providencia de Dios es per- 
mitir que los mismos demonios de que se valen para 
su maldad, se la descubran y castiguen, obligándolos 
á huir con vergüenza de los que buscaron sin ella. 

Produjo este escándalo ejemplo provechoso : bastaba 
oirse en él (i) el nombre de Pablo^ pira que de tan 
pernicioso padre naciese tan útil hijo. Publicóse este 
suceso por todos los judíos y gentiles que habia*en 
Efeso; amedrentáronse, y era glorificado el nombre 
de Jesús. En los creyentes obró la devoción tales (2) 
afectos, que muchos vinieron á confesar sus culpas ; 
y muchos de los hechiceros, que por grandes precios 
hablan comprado libros supersticiosos , desengañados 
los trajeron^ quemaron delante de todos, y con ellos 
cincuenta mil ducados que dieron en pago del alimen- 
to de su maligna curiosidad, comprando tan caro este 
arrepentimiento. Con esto crecía fortalecido el fruto 
.de la palabra de Dios. Acabado esto, Pablo propuso 
en pasando de Macedonia y Acaya, ir á Jerusalen, 
diciendo le convenia ver á Roma ; y enviando á Mace- 
donia dos de los discípulos que le asistían, Timoteo y 
Eraste, se quedó algún tiempo en Asia. 

Levantóse en esta ocasión no pequeño tumulto pa- 
ra turbar ios caminos pacíficos que ú la verdad iba 
abriendo la predicación. Ocasionóla unl'i;)latero que se 
llamaba Demetrio y habla tomado por su cuenta hacer 

(i) nombre (5.) 
(I) efeetot, (/<f.) 



de y de muchos días. Convocólos y dljolos: 

ORACIÓN. 

«Bien «cabéis cuan grande interés se os sigue ^ 
aquella ocupación ; y sabéis y oís que no solo en Efeso 
sino en toda la Asía, este Pablo, predicando qw do 
son dioses los que hacen los hón^bres con sus manos, 
cada dia va teniendo mas séquito y autoridad. Y si esto 
pasa adelante, no solamente esta parte que toca á nues- 
tro provecho cesará, sino el mismo templo de la gran- 
de Diana será despreciado; y la majestad suya, que 
toda el Asia y el orbe adora, caerá con ignominia.»» 

En oyéndole, llenos de rabioso furor, exclamaron: 
«¡Gran Diana de losefesios!» Ardió la ciudad ca 
confusión; y juntos, con ímpetu desenfrenado embis- 
tieron el teatro, arrebatando en su ira á Gayo y Aiis- 
tarco de Macedonia, compañeros de san Pablo. Cl 
Apóstol, sabiéndolo, quiso arrojarse en medio del pue- 
blo; mas no se lo permitieron los discípulos, y algu- 
nos de los príncipes de Asia le enviaron á rogar que oo 
diese su persona á la sedición numerosa del teatro. 
Otros seguían otro parecer. Era ciego el alBorot^) que 
turbaba la iglesia; y los mas de los que le causaban no 
sabían por qué se convocaban y enfurecían. 

Parece que en este motín la plebe tomó las armas j 
que por eso le exagera por peligroso el texto sagrado; 
y que eso movió á los discípulos de san Pablo á prohi- 
birle el oponerse á él , y á los príncipes á pedirle oo 
entrase en el teatro. Canas tiene el retraer la codiciJ 
sus intereses á los templos y achacarlas al culto divi- 
no, (3) introducirlos en los retablos. Quieren que se 
oiga religión el logro, y piedad la usura. Hicieron ¿ 
Diana máscara de su robo, porque desconociéndole el 
pueblo, le aclamase deidad. Coníiésanse secuaces des- 
te Demetrio los codiciosos que, de ruinas de los que 
empobrecen y de saquear huérfanos y viudas y d^ 
sustanciarlas repúblicas, labran una capilla ó bacco 
un retablo; de los cuales dice el Espíritu Santo en \^ 
Proverbios (a) : (4) «Quien ofrece sacrificio de la sus- 
tancia del pobre, es como el que sacrifica en su carail 
padre su liijo. » El antecesor desta vil hipocresia de 
Demetrio fué Judas, cuando el hurto que quiso hacer 
del ungüento le rebozó con nombre de limosna á los 
pobres. 

Apartaron de la multitud que se había juntado á 
Alejandro, compeliéndole los judíos (5). Fi, pidiendo 
silencio con la mano, quería quietar con razones el 
pueblo; mas luego que conocieron era judío, grilando 
todos juntos por espacio de dos horas no le dejaron ha- 
blar, diciendo solamente : « ¡Gran Diana de los efe- 
sios!» Mas levantándose un escriba, príncipe en la ciu- 
dad, sosegó el alboroto, y dijo : 

ORACIÓN. 

«Varones de Efeso, ¿cuál hombre hay que ignore 



iS) introdaciéodolos (S.) 

{•) Es ea el Ecletiéstico, c. H v. ti. 

(4) Qui orrertiacriflcium exsabsUnUa pasperam, qoasí qoíTie- 
Umat aiiam io conspeciu palris fui. 

(5) 7 él, IS.) 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



qod la ciudad de Efeso adora á la grande Diana, hi- 
ja de Jo ve? Habéis traido atropellados en vuestra sana 
estos varones, que ni son sacrilegos m blasfeman vues- 
tra diosa. Si Demetrio y sus oficiales tienen contra al- 
guno causa ó pretensión de queja, tribunales bay fo- 
renses á quien pertenece oírlos; hay procónsules, 
delante de quien pueden poner la demanda y acusarse 
unos á otros. Si sobre otra cosa es el pleito y la queja, 
poede absolverse en la iglesia legitima ; que de otra 
suerte estamos á peligro de ser acusados de la sedición 
deste día, supuesto no hay culpado do quten podamos 
dar razón para haber ocasionado con su delita este 
levantamiento.» Dichas estas palabras, despidió la 
igl^ia. 

No se lee en los griegos y latinos oración mas arti- 
ficiosa y sólida, y de mas nervios y elegante eficacia en 
brevedad tan compendiosa, para quietar revolución 
tan enconada por inducimiento de gente baja y mecá- 
nica. Y me persuado que la voz iglesia que repite dos 
Teces,*significa jtinto; pues á esta confusa cuando la 
disuelve, la llama iglesia; á cuya diferencia llamó igle- 
sia legitima á la junta pacifica y sosegada. 

Luego que el tumulto se quietó, llamando Pablo á 
sus discípulos, se despidió dellos exhortándolos en la 
fe, y se partió para Macedonia. Y después que con su 
doctrina fortaleció en el Evangelio á todos los habita- 
dores de aquella provincia, pasó á Grecia, donde asis- 
tió tres meses; hasta que supo le ponían asechanzas en 
la navegación á Siria, por lo cual le aconsejaron vol- 
viese á Macedonia. Acompañáronle Sópatro de Pirro 
(i) beroense ; y de los tesalonicenses, Aristarco y Se- 
gundo y Gayo derbeo y Timoteo ; de los de Asia, Ti- 
quico y Trófimo. Estos que se adelantaron, hospedaron 
á Lúeas y á Pablo en Tróade. Navegaron después del 
dia de los ázimos desde la ciudad Fillpense á Tróade 
en cinco dias, donde se detuvieron siete. Y como el 
domingo, primero dia de la semana, se juntasen á la co- 
munión de la eucaristía, Pablo, que á otro dia se ha- 
bla de partir, disputaba con ellos y dilató la confe- 
rencia hasta la media noche. Había muchas lucerhas 
en el cenáculo donde estaban juntos ; sucedió que es- 
tando sentado sobre una ventana un mancebo que se 
llamaba Eutico, agravado del sueño, alargando Pablo 
su plática, dormido cayó (2) del tercer alto, y levantá- 
ronle muerto. Bajó luego Pablo, y tendiéndose sobre él 
y abrazándole, dijo : «No temáis, que vivo está.» Vol- 
vió arriba, comulgó con todos; y habiéndolos exhortado 
basta el día, se partió. Trajeron vivo á Eutico, y ale- 
gráronse todos. Embarcáronse y navegaron á Asón; y 
allí se juntaron con Pablo, conforme él había dis- 
paesto hacer el camino por tierra. Juntóse en Asón 
con los discípulos, y fueron á Mitilene; y desde alli na- 
vegando, el segundo dia pasaron á vista de Chio, y 
otro dia á Samo, y el siguiente á Malla (a). Había pro- 
puesto Pablo pasar á Efeso, por no detenerse en Asía. 
Dábase priesa por si le era posible celebrar el dia de 
Pentecostés en lerusalen; y enviando desde Malta á 
Efeso, porque no le detuviesen, juntó los ancianos de 
aquella Iglesia. Vinieron todos, y cuando los vio jun- 
tos les dijo : 

(1) befteease» (A. M. P.) 
(S) át torcer (S.) 

(i) Aqol 7 bula fia del párrafo en mátMalíéhzát entenderse 
Hikto. 



37 



ORACIÓN DE SAN PABLO. 



«Vosotros sabéis cuan celoso de vuestra salvación 
me be mostrado desde el dia que entró en Asia, sir- 
viendo af Señor con toda humildad, lágrima^ y traba- 
jos que por la persecución y asechanzas de los judíos 
he padecido ; y asimismo, que por enseñaros y instrui- 
ros en la fe, públicamente y en vuestras casas, no be 
rehusado los tormentos ni perdonado ámi vida algún 
peligro, testificando en Dios á los judíos y á las gentes 
penitencia saludable y fe triunfante en Jesucristo. Y 
ahora veismeque voy llevado á Jerusalen, obediente 
ala inspiración divina del Espíritu Santo, sin saberlo 
q^e en aquella ciudad, que me fué tan contraría, me 
sucederá. Solo sé que por todas las ciudades me protes- 
ta, diciendo que en elU me aguardan cárceles y tribula- 
ciones ; empero nada desto me atemoriza, ni tengo en 
mas precio mi vida que mi alma. Mi pretensión es aca- 
bar el curso del ministerio mió y cumplir con la obli- 
gación de la palabra de Dios, en que me pjiso por su 
misericordia el Señor Jesucristo, para testificar la gra- 
cia de su Evangelio. Y ahora sé que todos vosotros, á 
quienes he predi^do el reino de Dios, no veréis \nas 
mi cara; por lo cual me protesto á vosotros que no 
ha manchado á mi inocencia la sangre de alguno. Mi- 
rad por vosotros, y velad en la guarda del rebano en 
que el Espíritu.Santo os eligió obispos, para gobernar 
la Iglesia de Dios que adquirió con su sangre. «Yo só 
que en faltando yo de vuestra compañía, se mezclarán 
con vosotros lobos hambrientos y robadores, que no se 
apiaden del ganado ni (3) le perdonen. De vosotros 
mismos se levantarán hombres que enseñen perversa 
doctrina, para llevar tras si al despeñadero los que son 
discípulos. Por lo cual os aconsejo que atendáis des- 
velados, teniendo en la memoria que por tres años, 
de dia y de noche, ño cesé de aconsejar con lágrimas 
á cada uno.de vosotros : y ahora os encomiendo á Dios 
y á la palabra de su grada, poderosa para edificaros en 
templos suyos y dar heredamiento á todos los santi- 
ficados por sus méritos. No he codiciado la plata, el 
oro ni el vestido de alguno; vosotros sois testigos 
que el alimento y todo lo demás necesario para mi 
sustento y el de los que me asisten, lo he recibido del 
trabajo de estas manos. Todo os lo he mostrado, por- 
que á ios que trabajan en este ministerio les conviene 
socorrer los ñacos, acordándonos de las palabras de Je- 
sucristo nuestro señor (4) . El mismo dijo : Mas bien- 
aventurada cosa es dar que recibir.)» 

Y habiendo puesto fin á su razonamiento, arrodi- 
llándose en la tierra, oró con todos. Siguió á esta ac- 
ción un llanto universal, y arrimándose al cuello de 
Pablo, le besaban, sollozando afligidos,* principalmente 
(5) con haberle oido decir : «Ya no veréis mas mi cara.» 
Y deshechos en lágrimas, le acompañaron á la nave en 
que había de partirse, no apartando los ojos del bajel 
que se (6) le apartaba, y siguiéndole con la vista ane- 
gada en el agua de su terneza y dolor desconsolado. 

¿Cuál otra boca razonó llamas tan inflamadas en ca- 
ridad? ¿Cuál elegancia de cuantas admírala erudición 



(3) lo perdonen. (S.) 

(4) qve dijo : ( Id.) 

(5) por babcfle [Id.) 

(6) les apartaba, {¡4 



ss 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEVEDO VILLEGAS. 



supo exprimir tan altos afectos, pronunciando sus en- 
trañas? ¿Cuál predicador se residencia en el cumpli- 
miento de su oficio con méritos tan calificados? ¿Qué 
prelado dio cuenta de su residencia tan canonizada, y 
previno los riesgos de su ausencia con tan celoso des- 
velo? ¿Qué padre .dejó en tan amargas lágrimas sus lii* 
jos? Hablando con los obispos, á quienes el Espíritu 
Santo encomendó sus rebaños, en su ejemplo les deja 
instrucción, enséñales en si mismo á ser apóstoles y 
obispqs. Dice a que no rehusó algún trabajo por cum- 
plir con el oficio que Dios le encargó n. Al que le re- 
husa, mas le valiera haber rehusado la dignidad. «Que 
no va manchado con sangre de otro;» el obispo, sal- 
picado de la propia, muestra que le martirizan; y4e 
la ajena, que martiriza él. «Que no tuvo en mas pre* 
cío su vida que su alma;» porque quien estima me- 
nos su alma que su .vida, fácilmente por la conserva^ 
don de la salud y ¡a comodidad del cuerpo pospone 
el bien de las almas que se le enoomendaron. «Que 
no codició la plata, oro, ni vestido de alguno.» El que, 
teniendo llenas las trojes, se alegra coa el año estéril 
j>orque le aumenta el precio del trigo oro y plata co- 
dicia. Fuera bueno el año malo, sí^él no fuera peor. 
Quien vende á los pobres lo que es suyo, vende los po- 
bres y los roba. Quien á la oveja, por quitarla mas de 
raíz la lana, la desuella, el vestido la quita. Los demás 
hombres, para ser ladrones, han menester hurtar la 
plata f el oro que tiene otro ; los prelados pueden ser- 
lo, no dando el que tienen. Muchos obispos ha tenido 
la Iglesia y tuvo y tiene España, que no consintieron 
que en sus obispados hubiese otros pobres sino ellos. 
Santo Tomás de Villanueva, arzobispo de Valencia, (1) 
en las lágrimas de todo aquel reino, en su fin bien- 
aventurado renovó esta despedida de san Pablo. 

Arrancados pues de los corazones enternecidos de 
(2) los discípulos de Mileto, hicieron partenza (a); y 
navegando sin mudar rumbo, arribaron á Coo, el si- 
guiente día á Rhodas, y desde allí á Pátara, donde ha- 
llaron (3) nave qae iba á Fenicia, §n que embarcados 
se hicieron á la vela. Dieron vista á Cipro, y dejándo- 
la á la mano izquierda, enderezaron la proa á Siria y 
tomaron puerto en Tiro, para donde venia (4) ietado 
el bajel. Allí hallaron discípulos, en cuya compañía se 
detuvieron una semana ; los cuales, inspirados á^ Dios, 
decianá Pablo que no pasase á Jerusalen. Empero cum- 
plidos los siete dias, iban siguiéndolos hombres y mu- 
jeres hasta que salieron de la ciudad; y postrados en 



(i) en ISgrimts (S.) 

(S) los diseipolos, IM de Mileto hleleron (/d.) 

(a) Partida, Voi^UUana may osada por nuestros eieritoras del 
siglo de oro. Juan Rufo, en La$ Hiteieniat apotepma$, 1| asa dt 
este modo : «Habiendo dos dias que ana eseoadra de galeras es- 
taba esperando tiempo para engolfarse, no sin incomodidad de 
los soldados» amaneció nn dia claro y sereno» y. annqne perseveró 
basta U noebe, no haUa tmot úe parteada. » (Folio 54» impresioa 
de Toledo de 1S96.) 

Hice el .italiano partenza. 

Véase el opdsenlo publicado en el primer tomo de éstas obras, 
•01 tiUio de Unnd^ oadueo, página 176, f .« eolnmna, último páN 
nfo. 

El Diccionario de la lengua castellana no trae Ii yoi parten^, 
que asi ya es propia de nuestro idioma. 

(3) una nave (S.) 

(4) no lejado el bajel. (Todce ki ejemptares fueke teiUdoiia 
Be i/erre umifi^fk,) 



el suelo, '(5) oraron; y despidiéndose reefprocanM»- 
te, entraron en la nave. Y habiendo corrido desde Ti- 
ro, tomaron á PU^maida, donde estuvieron ooe los i 
discípulos un dia. El siguiente pasaron á Cesares, j 
entrando en la casa de Filipo (á quien per predicador 
del Efangelio llamaron evangelista^ j era uno de los 
siete diáconos), se estuvieroD conéL Toaia cuatro U* 

jas que (6) profetiiaban. 

Sucedió que deteniéndose algún tiempo, vino de Ja- 
dea un profeta queso hamaba Agabo; este, llegándoss 
á ellos y quitando e) cingulo á Pablo, y atándose los piás 
y las manos, dijo: «Oid to que dice el Bsphitu San- 
to. Al varón cuya es esta pretina, raasiatarán desta 
manera en Jerusalen los judies, y le entregarán á lü 
gentes.» Luego que oyeron esto los qoe le acompaña- 
ban y Codos los que habitaban a^uef log^r, le roga- 
ron que no entrase en Jerosalen. Pablo, severo j coa 
santa valentía, respondió: «¿Qué hacéis llorando? 
¿Por qué afligís mi corazón? Que yo no solo estoy dis- 
puesto á ser atado con cadenas y prese, sino ^pade- 
cer muerte en Jerusi^len por el nombre de lesus.v T 
viendo que no podían persuadirle, se sosegaron, dí-^ 
ciendo : «Hágase la voluntad del Señor. » Pasados al* 
gunos dias, y habiendo prefenido lo nBoeeerio, pasaron 

I á Jerusalen. Fueren desde €esarea con eUos algunos 
de los discípulos, llevando consigo á ano que lo en 
mucho tiempo habla, llamado Mnasóa, natural de Ci- 
pro, para que los hospedase. Llegados á la ciudad, 
los hermanos en la fe los recibieron con alegría. Al 
otro dia entró Pablo con todos á hablar y ver áJacobo, 
donde se juntaron los ancianos ; á los cuales, después 
de haberlo&saludado, refería singularmente las mise- 
ricordias que por él habla obradío Dios en las gentes. 
Oyéronle, y juntos dieron gracias á Dios por tan gran- 
des mercedes y beneflcios. Luego le persuadió unáni- 
me aquella junta tan grave, en que presidia Jacobo 
obispo de Jerusalen, que por quietar á los judies, qae 
engrande número eran creyentes emnero observado- 
res ée la ley (les cuales hablan oido decir que él eo- 
seiaba que se apartasen de Moisen, predicando qne 
no debían circuncidar sus hijos, ni observar los ritos), 
que convenia juntarlos y que le oyesen. Y pronuncian- 
do este consejo por decreto, afiadieron : « Has esto que 
te decimos, y con ellos santifícate á ti naismo ; bailes 
el gasto de la tonsura de sus cabezas, y se persuadirán 
es (klso k) qutf de ti se dice y que guardas la ley; pae« 
el decreto apostólioo no es aun que los judíos que se 
convierten no guarden la ley, sino que á los gentiles 
que son creyentes nadie (7) los fuerce á judaizar.» Con- 
formóse Pablo con el parecer de todos, y á otro dia en. 
tro en el templo, notificando el cumplimiento de lo5 
dias de la purificación, hasta que por cada ano se 
ofreciese sacrificio. ^ 

Iguales fueren en san Pablo la valentía, la liumildad, 
el imperio, la obediencia, la sabiduría eloenentey el go- 
bierno prudencial. El circuncidó á Timoteo, procepto 
que supone toda la ley de Bfoisen ; después trata á san 
Pedro en su cara ásperamente, y escribe á les gáíalasque 
ftté reprehensible y hs palabras que he referido, por- 
que contemporizaba con las gentes y parecía temía á los 

(S) hicieron oraeion;(S.) 
(S)MKo>ettiabai.(i.jr.) 
(7) lea fOeree (5.) 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



{odios; y ahora para dar satisfacción á los judíos, y que 
se desengañasen dé qne no predica que se aparlen de 
Muisen y que no circunciden sus hijos, publica en el 
temido y en Jerusalen los dias de la puriGcucion, en 
cumplimiento del voto, y hace el gasto de los sacriGcios 
por lodos, para cortarse el cabello como los denlas. 

Soberunameute resplandece el providente gobierno 
de san Pablo en cosas al parecer encontradas, que se 
aunan, por diversos caminos, en adquirir para el Evan- 
gelio las gentes y no escandalizar , y poner horror á los 
judíos que, hallándose circuncidados, creian que Jesús 
era Cristo, y juntamente pretendían que los demás que 
creyesen lo mismo se circuncidasen. Pablo (como após- 
tol solo, sobre qnien bajó el Espíritu Santo, á quien sq 
gracia halló docto en la ley, no rudo y ignoran!» como 
los demás) por ser Tito gentil, no quiso circuncidarle, 
aun estando en Jerusalen metrópoli de los judíos; por- 
que lo que era dispensación bien atenta en los demás 
apóstoles, no pasase á parecer miedo, vencido de las 
asechanzas de los judíos, que solo en el nombre eran 
hermanos. Reprehende á san Pedro por hi razón y cau- 
sa y para el fln que hemos dicho; y circuncida á Timo- 
teo por ser judio y porque, no estando entre k)s judíos 
ni ea Jerusalen» sin este respeto del lugar no enflaque- 
cía la libertad evangélica; para (i ) que, como él dijo{2), 
«hecho todo para todos, y judío para los judíos, b ad* 
quiriesetodo para Cristo Jesús.» Lo que advierte san 
Agustín, lib. i. Contra mmdacium: a Que se puede 
mudar de parecer por razón de las diferentes circuns- 
tancias.» San Ambrosio, sobre la epístola á los gélatas, 
en aquellas palabras : Neo ad horam cessü, dice : «Ni 
cedió entonces quien nunca cedió. ¿Cómo pues nunca 
cedió el que cedió alguna vei? Porque ni por los felsos 
herníhnos no hiao lo que por sí hizo. Luego cedió por 
ellos, lo que por si no hiciera, humillándose á la ley en 
eircuncíüar á Tinioteo, para que el engaño y escán- 
dalo de los judíos cesase, que via determinados á con- 
fundir en alborotos la Iglesia si no, circuncidando un 
hijo de una judía, le ordenaba y hacia obispo.» Destas 
acciones, que no lo siendo parecen diversas y CQolra- 
rias, pruebo yo que fué falsa loque este día tenia indig- 
nados á. los judíos (como salo dijo esta gran junta), que 
san Pablo predicaba que se apartasen de su Meisen y no 
circuncidasen sue hijos; y que sin contradecir su ver- 
da>l, salió á darles satisfacción, puriQ^sándose en el.tem« 
pto con rilo legal, pues habia él mismo circuncidado á 
Timoteo. Y si no habla circuncidado á Tito, era por ser 
gentil entre judíos, en que no hubo dispensación que 
pudiese (3) eseandalí/^rtos. No les predicaba contra 
Moisen, la ley y los (l^tfetas; antes con ellos, alcgándo- 
loA, se la mostraba cumplida y sus promesas, en Jesu* 
criilo. Obedeció á la determinación deste que fué casi 
concilio, reconociendo era lo qne se le ordenaba poren- 
tonces lícito, y que sa acción, merüficada por la neoe- 
sidiid, era preciosa, y su riesgo baria oicáo de medica-* 
metilo. ' 

Quien reprehendió á Pedro se sujeta á Jacobo; por- 
que igualmente en lo uno y en lo otro, sin perder el res- 
peto á la intención de Cefos ni á la de Jacobo^ diSpouia 



(I) como M. JT. n 

(t) Sf otDDibtti onoii fattat, JadaeU etltm Ittdievs, nt órnala 
lBcrirae«ret. 
vSj esc^adaUur. {8.) * 



mas fácil y con santo decoro los progresos^ del evange- 
lio; dejando ejemplo á tos ministros de que, como han 
de saber mandar, han de saber ser mandados, sin em- 
barazarse para aquello eti la persona y autoridad de al- 
guno, ni para esto en la suya. 

En tanto puesq^e pasaban Tos siete días de la puri- 
ficación publicados por Pable, unos judio» de los de 
Asia, oyendo al Apóstol en el templo, convocaron con- 
tra él todo el pueblo; y poniendo en él con violencia las 
manos, decían : «Varones de Israel, dadnos favor. Esto 
es el hombre revolvedor que contra el pueblo y la ley y 
este lugar, seduciendo á todos, ha traído los gentil^ ai 
templo y violado este lugar santo.» Hablan visto á Trófi- 
mocfesio con él, y juzgaron que Pablo le habia introdu- 
cido en el templo consigo. Alborotóse íodala ciudad y en- 
cendióse el pueblo en motín; y aprisionando á Pablo, le 
sacarott fuera y hiego cerraron las puertaa; y queriendo 
darle muerte, dieron aviso al tribuno de la cohorte de que 
toda la ciudad se confundía en sedición, filacudió luego 
ai remedio con soldados y centuriones, y viendo la 
multitud al tribuno con armas y gente, ceeapon de he- 
rir é Pablo.* Aprehendióle el tribuno y mandóle amar- 
rar con dos cadenas, preguntándole quién era y qué 
ocasión habia dudo. La plebe gritoba diferentes acusa- 
ciones ; y viendo no pedia averiguar la verdad por el ru- 
mor, mandóle llevar á la fortaleza, y Heg6á las gradas, 
acompañado de una escuadra, por guardarle de^la furia 
del pueblo. Seguíale inmensa multitud (4) de pueblo, 
diciendo con alaridos : a Muera; acaba con él.» 

En entrando en la torre preguntó Pablo al tribuno s¡ ya 
leerá lícito hablar;. dijo el tribuno: «¿Sabesla lengua 
griega? ¿Tü no eres el egipcio que pocos diaeháconcila»- 
te un motín y llevaste contigo al desierto cuatro mil sal- 
teadores?» Pablo le replicó: <!iYo8oy un hombre judío, 
de Tarso de Cilicía, vecino de ciudad bien conocida. 
Ruégete me permitas hablar al pueblo.iKDióle licencia; 
y Pablo desde la escalera pidió audiencia á la multitud 
con la mano. QiHaron todos; y él en lengua hebrea les 
dijo con cuánto celo de la observancia do hi ley habia 
perseguido de día y de noche los cristianos, hasta lle- 
varlos á la muerte. Refirió su caída, y cómo quedó cie- 
go de la luz, la voz que oyó, y últimamente cómo fué 
cómplice en la muerte de Estéftno, y lo que le sucedió 
en Jerusalen, y lo que le dijo Cristo Jesús, y su respues- 
ta, á la cual le dijo el Seuor : «Vete; que p te enviaré 
á regiones remotas.» En oyéndole estas pahibras, excla- 
maron todos : «Quita de la tierra este hombre, que no 
es razón que viva.» Gritaban, («) rasgaron sus vesiido:^, 
esparcían el polvo por el aire. El tribuno le mandó me- 
ter en la torre y que le azotasen y dieren tormento, para 
saber porqué cansa le trataban con tanto rigor. Y como 
le ligasen con cuerdas, dijo Pablo al centurión que le • 
asistía : «¿Es lícito á vosotros azotar desla manera un 
ciudadano de Roma?» En oyéndole e> centurión, se 
fué al tribuno'y le dyo : «¿Qué has de hacer? que este 
hombre es chiuadano romano.» El tribuno pregunu^ á 
Pablo si era ciudadano de Roma; él respondió qne sí. El 
tribuno te dijo : «A m\ me costó mucho dinero el privi- 
legio de ciudadano.» San Pablo replicó : «Yociu'ladano 
nací.» Luego^se apartaron del los verdugos, y el tribuno 



(I) del pQfbto, r;.) 

(S) rasfibaa gas vcctidos y (f. S 



40 OBRAS DE DON FRANCISCO 

temió por haberle atado coiUra el derecho de la ciudad. 

Empero queriendo saber el día siguiente por qaé los 
judíos le habían acusado, le desaló; y mandó juntar los 
sacerdotes y todo el concilio, y puso en medio dellos á 
Pablo. El, mirándolos á todos, dijo : «Yo en toda seguri- 
dad dexonciencia he vivido hasta hoy delante de Dios.» 
Mas el principe de los sacerdotes, en oyéndole estas pa- 
labras, mandó á los que estaban allí que le quebrasen la 
boca á puñadas. Pabloledijo : «Dios te castigará á ti, pa- 
red blanqueada.» Reprehendiéronle el maldecir al sumo 
sacerdote de Dios. Excusóse diciendo no sabia que era 
príncipe de los sacerdotes, y que sabia era precepto sa- 
grado no maldecir al príncipe de su pueblo. Las mismas 
palabras dijo el que dio á Cristo la bofetada : «¿Así res- 
pondes al ponüfice?» Mas Pablo ignorantemente dio 
alguna ocasión , Cristo ninguna. 

Grande enseñanza es la deste suceso. No puede ni de- 
be el subdito maldecir al prmcipe, aun siendo él santo y 
el príncipe malo : lot reyes pecan para Dios, no para sus 
Tasallos. Por eso David, habiendo ofendido á Urias en la 
vida y en la honra, dijo : Tibi soU peccavi; «Pequé 
contra tí solo.» No toca al inferior la corrección de su 
señor. Necedad es reprehender ó decir, aun en secreto, 
mala palabra deaquei á quien solo puede castigar Dios: 
él solo es juez de los que juzgan; su dignidad usurpa 
sacrilego quien habla licencioso del que Dios puso so- 
bre su cabeza. Aun (1) remitirle á su juez soberano para 
el castigo, juzgó san Pablo indecente; y contra sí mismo 
citó la ley, excusándole el no saber era principe de los 
sacerdotes y sumo sacerdote de Dios. Es cosa tan privi- 
legiada representar á Dios en la tierra un hombre con 
el poder que él le da, que el Hijo de Dios no habiendo 
dicho palabra que noíuese de su mansedumbre al pon- 
tíQce , y dándole una bofetada un sayón, dicíéndole : 
«¿Asi respondes al pontíüce?» respondió ; «Si habló 
mal, dime en qué ; y si no ¿por qué me hieres? » Y no 
se lee que de otra cosa de tantas afrentosas y horribles 
como le dijeron y hicieron con él, pidiese la causa y 
diese satisfacción. Aqig puso Cristo á los predicadores 
en la presencia de sus príncipes la orilla que con las 
olas de la reprehensión han dalamer, y no atrepellar. 

Empero sabiendo Pablo que una parte de los que lo 
oian era de la secta de los saduceos, y la otra de los fa- 
riseos, dijo : a Yo, hermanos, fariseo soy , hijo de fa- 
riseos; yo soy juzgado porque enseño la esperanza de 
otra vida eterna después desta, y la resurrección de los 
muertos.» En'oyendo estas palabras, entre los fariseos 
que creían la inmortalidad, y los saduceos que la nega- 
ban , hubo disensión ; con que se disolvió la junta. 

Levantóse grande alarido , y algunos de los fariseos 
porfiaban, diciendo : «No ha dicho este hombre palabra 
. reprehensible; antes parece que le dicta el Espíritu de 
Dios ó algún ángel.» Y como se enconase en mayor 
ira el tumulto, temió el tribuno que (2) no hiciesen 
pedazos á Pablo; y mandó bajar á los soldados, y que 
* arrebatándole de en medio de todos, le asegurasen en 
la torre. • 

Dividir entre s! álos enemigos aunados, ardid de 
guerra es y aforismo político , para valerse de la diver- 
sión , (3) y enüaquecer sus fuerzas, y adquirir algo fa- 
cí) remitirse (S.) 

(2) hiciesen {Id,) 

(?) enUaquM^r W 



DE QüEVEDO VILLEGAS.^ 
vorable de lo que junto era peligro. Esto hizo con pro- 
dente advertencia san Pablo con la verdad de su dotri- 
na y la de ser hijo de fariseos. No solo los euoontró anos 
con otros , sino que obligó á que le defendiese la parle 
que en la rei>ública de los judíos era de mayor crédito y 
autoridad. En el grande ministro con útil suceso acom- 
paña ef ingenio mañoso al fervor alentado. 

La noche siguiente, asistiéndole el Señor en la cár- 
cel, le dijo ; « Persevera constante, que como has tes- 
tificado mi gracia y majestad en Jerasalen, te con- 
viene predicarla en. Roma.» Luego que amaneció sa 
juntaron algunos judíos, juramentándose y haciendo 
voto de no comer ni beber hasta dar muerte á Pablo. 
Eran mas de cuarenta hombres los que entraron en esta 
conjuración, y para ejecutarla se fueron á los príncipes 
de los sacerdotes y ancianos, y les dijeron : «Con última 
resolución estamos determinados de no comer basta 
quitar la vida á Pablo : para esto conviene que vosotras 
con el concilio obliguéis al tribuno que os le entregue, 
dándole á entender tenéis mas de que examinarle. Nos- 
otros en el camino le acabaremos. » 

Oyó estas asechanzas un sobrino de Pablo, hijo de su 
hermana; fué luego y dióle cuenta de lo tratado contra 
su vida. Pablo, llamando á un centurión, le dijo: «Lle- 
va este mancebo al tribuno, porque tiene cosa de im- 
portancia de que advertirle. )» Llevóle : dio cuenta al 
tribuno de lo que tenían trazado los judíos, y de su 
mala intención. El tribuno le mandó no dijese le h&bia 
dicho nada. Llamó á dos centuriones, y ordenóles apres- 
tasen doscientos soldados y setenta caballos y (4) dos- 
cientas lanzas, para que á la tercer hora de la noche 
vayan á Cesárea ; y (6) que previniesen bagaje para 
llevar á Pablo seguro y entregársele al presidente Félix. 
Dióles para que le llevasen una carta, en que le itíeria 
era ciudadano romano, todo el suceso; que no le acu- 
saban delito alguno, y la razón porqué se ie remitía cor 
tanta guarda. Los soldados en cumplimiento de la or- 
den, apoderándose de la persona do Pablo, llegaron con 
él aquella noche á Antipatra, lugar del tribu de Mana- 
ses, que antes se llamaba Cafai^lama ; y á otro dia, 
dejándole fuera del riesgo, se volvieron, remitiéndule 
con la caballería. Los cuales, llegados á Cesárea, dieroa 
la carta al presidente, y ante él presentaron á Pablo. 
Leyó la carta, preguntóle de qué provincia era; ycorao 
le respondiese que de Cilicia, le dijo : «Oiréte cuando 
vengan los que te acusan. » Y mandó que le guardasen 
en el pretorio de Heródes, que era el palacio donde juz- 
gaba, que en hebreo se dice (6) Baperetariri^ . (7) Como 
el tribuno Lisias hubiese entendido que Félix, para 
hacer juicio conforme á derecho f razón oyendo á en- 
trambas parles, aguardaba los contrarios, — después 
de cinco días , por su orden , llegáronla Cesárea Ana- 
nías (8) el príncipe de- los sacerdotes, con algunos an- 
cianos, y un cierto Tertulio orador, que por todos ante 
el presidente pusiese la acusación á Pablo. Y habién- 
dole citado, Tertulio empezó su oración, diciendo : 



(i) dvci^lu (5.) 

(5) previniesen (W.> 

(6) Baperaiarin. [Jd.) 

(7) El tribuno Lisias habiendo {Todos toi ejmplaré$,\ 

(8) principe {Id,) 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



41 



ORAaOIf I»B T^TOLLO CONTAA SAII PABLO. 

«Siendo asi que por tí gozamos de mucha paz, y por 
tu providencia, que corrige muchas desórdenes, las 
mejoras del sosiego, siempre con debido reconocimien- 
to, excelenlísimo Félix, celebramos tu justificado go- 
bierno. Y dejando esto á cargo de la obligación de lodos, 
por no alargarme, te ruego que' con tu acostumbrada 
clemencia nos oigas. Hallamoseste hombre pestilencial, 
que anda sembrando sediciones entre los judíos por 
todo el orbe, autor de la secta de los nazarenos, de que 
proceden estos alborotos. Este procuró violar el templo; 
y queriendo juzgarle conforme á nuestra ley , acudió el 
tribuno Lisias , y con mano armada le sacó de nuestras 
manos, mandando que los que lo acusaban pareciesen 
en tu presencia. Hemos venido: tú puedes saber del 
mismo, haciendo juicio de todas estas cosas, la causa de 
nuestra acusación. t> 

Los judíos acompañaron estas últimas razones, di- 
tiendo : «Todo lo que ha referido Tertulio es verdad.» 
Hizo el presidente seiía á Pablo para que respondiendo 
so defendiese; y diio: 

ORACIOIf DE 8AK PABLO POR SL 

«Animosamente satisfaré por mi inocencia á las ca- 
lumnias que se me oponen, sabiendo ha muchos anos 
que presides á esta gente ; por lo cual no puedes ignorar 
que DO ha mas de doce dias que subí á adorar á Jcrusa- 
kn, y ni me hallaron en el templo disputando con algu- 
no, ni en la sinagoga, ni en la ciudad, ni pnetfbn pio- 
barroe cosa alguna de lasque me acusan. Empero yo te 
confieso que , según la ley que estos llaman secta , sirvo 
á mi padre y Dios , creyendo para el bien de todos todo 
cuanto e^tá escrito en la ley y los profetas; teniendo 
esperanza en Dios, la cual estos mismos tienen , que 
habrá resurrección para los buenos y malos. En esto 
procuro yo tener para con Dios y los hombres sin es- 
crúpulo mi conciencia. Después de muchos años vine 
pmra hacer entre los raios limosnas, sacrificios y votos, 
y en esto me hallaron purificado en el templo, no con 
multitud ni tumulto. Los judíos que vinieron de Asia, 
que debieran haber ya venido á tu presencia si tuvie- 
ran de qué acusarme, ó estos mismos digan, pues estoy 
enjuicio, qué maldad hallaron en mí, porqué me per- 
siguen. No tienen otra causa, sino que estando en medio 
dellos exclamé : Porque predico la resurrección soy 
enemigo vuestro , y me juzgáis hoy por delincuente. » 

Difii ióles Félix la determinación, como quien por su 
larga experiencia sabia cómo se dcbia disponer y enca- 
minar este caso ; y dijo á los judíos : «Luego que venga 
Lisias os oiré;» y mandó al centurión que guardase á 
Pablo de manera que tuviese comodidad, y que no pro- 
hibiese el asistirle los suyos. 

Después de algunos dias vino Félix con Drusilla su 
mujer, que era judía, y llamó á Pablo, y le oía lo que 
tocaba á la fe de Jesucristo: hablaba de la justicia y do 
la castidad y del juicio futuro. Temió esto por amena- 
za, y espantado le dijo Félix: «Lo que ahora importa es 
que te vayas; ten la ciudad por cárcel, que cuando 
haya lugar lo llamaré.» Juntamente con esta caricia es- 
peraba que Pablo le daría por su libertad algún dinero, 
y no con otro intento frecuentaba el vede y hablar con 
él. Pasados dos años vino Porcio Festo 6 succ^d^r en la 



presidencia á Félix; el cual, por dejar gustosos á los ju- 
díos y granjearlos, dejó á Pablo preso. 

i Qué atento está un mal ministro á cualquier pala- 
bra que suena á dinero ! Oyó Félix á Pablo que había 
venido á hacer limosnas , sacrificios y votos ; y coli- 
giendo caudal destos gastos, quiso entre las limosnas 
hacer lugar al cohecho, y que Pablo le comprase la li- 
bertad. ¿Cómo podía juez interesado dejar de temblar 
oyendo decir á san Pablo que habia juez y juicio para 
todos? Para estos, ^ien tiene que dar no tiene (1) cul- 
pa ; juzgan por lo que cuentan, no por lo que estudian: 
al pobre echan U ley á cuestas, y hacen que la ley saque 
acuestas al rico. Este aun en las limosnas quería que 
le echasen. Iba y venia muchas veces á visitar á Pablo; 
mas viendo que se venia cortio iba, le dejó preso. Menos 
saca la inocencia de las cárceles que la dádiva. El Apósi- 
tul nos enseña que para entrar en la cárcel no es me- 
nester culpa, y que para salir no basta el no tenerla. 

Luego que tomó Festo posesión de su ministerio en 
la provincia, pasados tres dias pasó desde Cesárea á 
Jerusalen, donde los príncipes de los sacerdotes y los 
judíos de mas autoridad le recibieron con injuriosas y 
criminales acusaciones contra Pablo. Pretendían ma- 
ñosamente, rebozando en celo su malignidad , gran- 
jearle la voluntad contra la inocencia del Apóstol, ins- 
tando le remitiese á Jerusalen ; y esto porque tenían 
determinado quilarie la vida en el camino. Festo, de- 
terminado á volverse luego á Cesárea, respondió que 
Pablo^staba con buena custodia en la prisión , y (2) si 
entre ellos habia algunos qne tuviesen delitos de qtia 
acusarle, que los oíria en justicia. Y habiéndose deteni- 
do allí mas de ocho dias, líegó á Cesárea, y sentándose 
en el tribunal mandó traer á Pablo, y con él asistieron 
en aquella audiencia todos los que de Jeru.^alen habiau 
venido á ponerle acusaciones. Imputáronle muchos y 
graves delitos; empero ninguno pudieron probarle, ni 
convencerle de culpa. Pablo, respondiendo por sí, di- 
jo: «No he pecado contra la ley de los judíos ni contra 
el templo ni contra (3) César. En tres palabra^- se jus- 
tificó con la majestad divina y humana. 

Festo, deseando dar satisfacción á los judíos y no 
desabriríos, y juntamente dejar á Pablo insUnciapara 
su defensa, le dijo: «¿Quieres ser llevado á Jerusalen, 
y que allí juzgue tu causa?» Respondió el Apóstol: «Yo 
soy del tribunal de César , donde por derecho debo ser 
juzgado; y como tú mejor sabes, á los judíos no he 
ofendido en algo. Si he cometido en ofensa suya algu- 
na cosa digna de mtiertc, no la rehuso ; y si en todo 
lo que de mí acriminan no hay verdad, ni causa de 
condenación en mi vida , nadie me puede entregar á lo-? 
judíos: yo apelo á César.» Entonces Festo, confiriendo 
el caso con los del consejo, dijo : «¿A César apelaste? á 
César irás. » 

Si el ser acusado presupusiera culpa , nadie hubie- 
ra inocente en el mundo, y la envi^lia y el odio y la 
venganza presumieran de virtudes, dándolas por libres 
de la calumnia, infjmc solar de su descendencia. La 
acusación es hija del odio y madre de la venganza; 
dícela el que aborrece, óyela el qne temo. El envidio- 
so la da voz, el tirano crédito. Este aborrece al que 

(1) no tiene eulpa ; (A.) 
{% qne si entre ellos {S.) 
{Z) el César, iid,) 



tt OBRAS DE ÜO/% FBA!«SOQ 

wáñeríé, topwm ii qm ic bm wj i , pccró ai qie mcm- 
a^ Xo anhíeftai Iw^aiunbkw ■ti podcroto»qoc la 
acancMiaafTecca aín á la iatrodaceíoa M q«e la 
kaee ^ve al ótíl dri qve la adsüe. Aiioelk» erees* 
sía afwar^lar pcobma, lai ae«ndoae< qae nencem 
padecer kK (leiloe dellas. Sopk lof testifOM b coDcién- 
cía rea. Feoo ovó iaa acvncknei d« «i Pable coa mas 
«oapcdadelaa'qiielaspoqíaaqMdelAiiáslol. Oírlas 
et ír«r»iio,aven¿Marlaf «ajMto;r«•¿vMes,aallv•- 
rífi'3da»^ flüf f^$Bro preféaktaafOia casUi^arlafi. Att- 
^«Oo, por cMiaeío de so aM}er,ief;iui refiere Séoeca, 
coaecte nedío coMÍgBÍó la aegirídad de sapenona. 
Q<tieo prefliiía á k» acosadores , antes se casüga á sí que 
i los aotsadoa, y eooipca §« íaqoíetiid, oo so adter- 
teocía. Síettpre el caloiiiíador nene á propúcito dcJ 
miedo del poderaao, qoe á persoasíoa de loque teme, 
cree lo qoe oye« 5o es del lodo ioólíl oír lj» calom- 
DÍM, sí se dísüsolalaeítíaiacioa, y ñola sospecha del 
qoe las propow j la pertorbadon del que las atiende. 
Ko se ba de fiar el crédito de las apariencias, porque 
e» menos petij^rosooir lo imposible qoe lo (1) verisí- 
mil , porque la mentira se viste deste por apartarse de 
aquel. ¡ Miserable estado el de los qoe ascendieron (2) 
i grandes poestos! No pueden vivir si no oren las acu- 
saciones; jsi las oyen, no los dejan vivir. Todo este 
da&> tiene logar en los exquisitamente perversos, que 
loego olvidan el beneficio, y nunca la injuria. Gstos 
para su deeasosíego, impacientes de la pereza de los 
cbismes, solicitan malsim» y les mandan que, ^plan- 
do las conversaciones, les parlen lo qoe de ellos dicen 
y quién los ninrmora ; siendo asi qoe los mas de los 
hombres, si supiesen lo qué dicen de ellos á sus espal- 
das y en ausencia, después de perder la paciencia, se 
precipitarían en rabia desesperada; y los que se encar- 
gando espiar intenciones de otros (porque el poderoso 
que se lo manda no tenga por mayor la disimulación 
de los que sospecha le a^rrecen que su habilidad en 
descifrdniela) inventan lo que no pudieron descubrir: 
con que ajieguran la eminencia de la nuiUgoidad , en 
que está su mérito (a). 

Con esta falsedad abominable , preciándose de aco- 
sadores y {alsarios de la santidad , persiguieren los ju- 
dióse los profetas; dejaron á Dios por los ídolos; cru- 
cifícaron á Cristo, y persiguieron en todas parles á san 
Publo. Auimosameute exclama contra su perfidia san 
Juan Crisóstomo, sobre et vers. 17 del prímero capíto- 
lo de la epístola á los Filípenses: (3) a¡Ob crueldad! 
|0h diabólica energía ! Víanle preso, y aun le envidia- 
ban; querían que sus calamidades se aumentasen, y 
que la ira del príncipe fuese mayor, contra él.» Acusa 
la persecución de los judíos contra san Pablo en prí- 
sionos, y parece habla en la ponderación deste lugar. 
Oyó Fasto las delaciones contra san Pablo, y oyóle á éh 
.vio que no eran de crímen de lesa majestad divina ni 
humana, que no le probaban cosa en contrario; y por 
no disgustar (4) los judíos, y dar lugar á su defensa , le 



(i) veroifmtl, (JT. S.) 

(!) frnndei {A. JT.) - 

(«) La puniuacion en todos los Itipresos ert desatinadísima. 

(5t crodeliutem ! .0 diabolicam eoerRíam! Viciooi videbant, 
et tameo adhoc ínvidcbant: au^tas voicbaat ejas caUmit^tes, ma- 
lonque Regia irae obnoxiam faceré. 

U) i los judíos , (¿I.) 



DE QCCVEDO VILLEGAS. 

pregnolósi quería qoe él le juzgase en Jerusalen. El 
Apóstol respondió era del tribunal de César, y queá 
Cesar apelaba: calificadísimo ejemplo del cuidado qoe 
deben tener, no solo los seglares sino los.ecl^iásticos 
de mas sagFMla dignidad, en no consentir se desprecie 
la jurisdicion real ni se quebranten sus leyes ó prívi- 
legios; pues San Pablo, siendo ciudadano de Roma, 
porque no se violase el fuero de la. ciod«i y defrauda- 
sen la majestad (5) deC¿^ar, apelóáélá cosude su 
despacbo, qoe por eOa causa se alargó tan peoosamen- 
te; siendo cierto, como veremos consecutivamente, 
que el rey Agripa, habiendo sabido sa acusación y oído- 
le, dijo: (6) «Este bombre podía ser dado por ¿bre sí 
no hubiera apelado al César.» El Apóstol, por mostrar- 
se fiel vasallo del que por permisión de Dios era empe- 
rador, fué impedimeuto á su soltura. 

Pasados algunos días, vino el rey Agripa á Cesárea 
con Berenice á visitar á Festo. T habiendo pasado el 
tiempo de las candas del hospedaje, Festo ie dio cuen- 
ta de los sucesos de Pablo, diciendo : «Aquí dejó Féiii 
un varón preso , contra el cual me informaron en Jeru- 
salen los principes de los sacerdotes y los ancianos de 
la sinagoga, haciéndome instancá^para qoe le conde- 
nase á muerte.» Refiríóle iodo lo que (7) había pasado, 
y últimamente cómo Pablo habi4 apelado á César, y él 
le otorgó la apelación. Agrípa, persuadido de lo que le 
refirió Festo, le dijo deseaba ver y oir ¿ Pablo. Ofre- 
cióle que el día siguiente le cumplirla este deseo. Al 
Otro día vinieron Agrípa y Berenice con mucha autori- 
dad y ^gandeza al trjbunal , y acompañándolos los varo- 
nes mas graves de la ciudad y los Xribuoos, conforme 
los repartía el asiento la dignidad de cada uno; luego 
Festo mandó traer y entrar á Pablo y (S) dijo: 

íuzo!<iamie:«to de festo. 

«Rey Agrípa y todos vosotros, varones y magistra- 
dos que estáis presentes, y veis este hombre á quiea 
acusa toda la multitud de los judíos, persuadiéadome 
con rencor obstinado en Jerusalen y aquí que con- 
viene le quite la vida; yo, habiendo oído sos crimi- 
naciones y su respuesta, no hallo cansa ni razón por 
qué deba condenarle á muerte. El apeló á Augusto psr 
secciudadano de Roma ; juzgué debia otorgarle la ape- 
lación y remitirle á César. Es tal su inocencia, que da 
su causa no sé lo que escriba. Por eso le he traído á 
vuestra presencia, y principalmente á la tuya, rey Agri- 
pa, para ver sí preguntado en tan esclarecida júntala- 
viese algo de que dar cuenta al Emperador, porque me 
parece acción irracional enviar desde Cesárea á Do- 
ma este hombre preso, y no decir ks causas por qué 
le remito encarcelado.» 

Es cosa digna de reparo muy atento ver que Festo 
gentil, juzgando la inocencia de san Pablo eutre tan 
alentadas acusaciones, al enviude preso sin decir ia 
causa por qué le envia, llama cosa írraciúnal; y ^^ 
dijo injusta, porque esta cabo en hombre mulo, y i él 
le pareció era roas de bestia que de hombre, aunque 
fuese perverso. Quien aprisiona sin decir por qué, se 
confiesa por delito del que padece, y juntamente cafl- 

(S)dcl César, (5.) 

(6) DimiUi poleratbomo ble, tiDoaappellasselC«essrciD. 

(7) lebabia pasado, (S.^ 

i6) le «h>: {M, 5.) ' . 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



43 



flesa qne el ¡ireso no tiene otro delito. Gnando el juez 
es culpa del perseguido, la defensa toca al tribunal de 
Dios, que por la boca de la sabiduría les liene* notifi- 
cado «que presto y horrible aparecerá sobre ellos». 
Luego que Agripa fió á Pablo en su presencia y de 
todo el consejo, le dijo que hablase por si. Pablo, pre- 
finiendo la atención de todos con la mano/ dijo : 

OBAaOIf DS SAN PABLO. 

«Tengo por bieoatenturanza, ó rey Agripa^ el de- 
fenderme hoy en tu presencia de todas las acusacíonesde 
los judies, pues nadie sabe mejor que tú las Costum- 
bres de (1) los judíos, y las cuestiones de sus sectas: 
por lo cual te ruego me oigas con paciencia benigna. 
Confesarán los judíos, si quisieren decir verdad, que 
habiéndome conocido en ierusalen con los de mi nación 
y antes en mi niñez , que vivi fariseo en todo rigor, 
obsenrante dé aquella secta por su celo exquisita; y 
ahora, confiado en la esperanza de la repromiáon que 
Dios ofceció á nuestros podres, animosamente aguar- 
do el juicio que de ipi se hiciere: á la cual orando á 
Dios de dia y de noche sin intermisión, los doce tri- 
bus esperan llegar: y porque yo espero lo mismo, soy 
acusado por' los judíos. Contradicen, incrédulos al po- 
der de Dios todopoderoso, la resurrección de los muer- 
tos. No de otra manera, persiguiendo yo el nombre de 
Jesús Nazareno, me persuadía, sabiendo que habia 
muerto crucücado, que podría obrar contra su glo- 
ria : lo que procuré en ierusalen, aherrojando muchos 
de los santos en las cárceles por comisión de Im prin- 
cipes de los sacerdotes , llcYando la sentencia para que 
los degollasen; y por todas las sinagogas frecuente- 
mente los castigaba, obligando á que blasfemasen. Lle- 
gó á tal extremo la rabia de mi furor, que los perse- 
guía úñ perdonar la distancia de ciudades extranjeras. 
Yendo pues á Damaaco con provisiones de los magis- 
trados, arrebatado deste aborrecimiento al nombre de. 
Cristo Jesús y de todos los que creían su resurrec- 
tíoD, á la hora de mediodía vi en el camino que á 
mi y á los que conmigo caminaban nos anegal» un 
huracán de lumbre de resplandor más ferviente que ht 
hii del sol. Todos calmos eu tierra fuUninados. Yo ol 
uiia voz articulada entre el espanto de laB llamas, que 
en lengua hebrea dijo : Saulo, Saulo, ¿por qué me 
persigues? En vano resistes á mi llamamiento^ Yo ató- 
nito repliqué : Señor, ¿quién eres? Respondióme : (2) 
Soy Jesús, á quien persigues; eriipero levántate y usa 
de tus pies. Heme aparecido á ti tremendo, para que 
por mi demencia asciendas, de la caída, al ministerio 
anpremo de apóstol; y para que seas testigo de lo que 
viste (cegando para ¿r vista á otros ciegos) y de todas 
las cosas en que te asistiré, librándote del pueblo y 
de las gentes, donde te envío ahora, para que les abras 
loa ojos y poedaB convertirse de las tinieblas á la cla- 
ridad, y del poder de Satanás al amparo de DioS; me- 
reeieadí» perdón de sus pecados y lugar entre aquellos 
escogidos que son santificados por la fe que tienen 
mía. Por esto, rey Agripa, cesando en la obstinación, 
no ful incrédulo ni inobediente á la visión del cielo; 
antes fervoroso y diligente, primero en Damasco y Je- 
rusalen y toda la región de Jndea; y á las gentes exhor- 

(1) enoi, j iM eset Usa«s (5.) 
(I) to ser iW^ 



taba hiciesen penitencia y se convirtiesen á Dice» que 
por mi predicación los Uamaba, haciendo obras merito- 
rias dignas del premio por la penitencia. Esta es la 
causa por la cual los judíos (sin respetar el templo en 
que estabaí^^ prendiéndome, procuraban quiUrme \tL 
vida; empero defendido con la protección de Dios, he 
vivido hasta este dia, testificando á chicos y grandes 
lo que loa profetas y Moisen dijeron que seria, y por 
ellos prometió el Espíritu Santo para la salud del mun- 
do; sin apartarme de sus palabns en nada, mostráiw 
dolo todo cumplido y desemp^ada la veidad de l^s 
profecías, en predicar que Cristo padeció, que después 
de muerto y sepultado, como primogénito de los muer- 
tos, fué las primicias de su resurrección, cuya fe había 
de amaáeoer la noche obscura en que yacian este pue- 
blo y todas ks gentes.» 

Estando pues Pablo refiriendo estos misterios, y 
dando razón dallos, alzando la voz Festo, dijo: «Pa- 
blo, salido has de juicio; las muchas letras te han 
desbaratado el seso. » «Mo estoyloco, respondió, buen 
Festo, antes mis palabras son con modestia reporta- 
das y con simplicidad verdaderas. Todo esto sabe el 
rey en cuya presencia y á quien animosamente y con. 
reverencia hablo, porque ninguna destas cosas se 
obró en ángulos ocultos. O rey Agripa, ¿crees á los 
profetas? No he menester que respondas ; sé que das 
crédito á sus palabras.» Agripa le respondió: «En 
parte me persuade^ á creer en Cristo.» Replicó fer- 
viente en caridad el Apóstol : «Deseo, no solo que en 
parte sino en todo, y en lo mucho como en lo poco, 
no á tí solo sino á todos los que me oyen, os baga el 
Señor omnipotente tales como yo, menos en estas 
prisiones y cadena que me rodea. » Con esto se levan- 
taron el rey, el presidente y Berenice y los que (3) les 
acompañaban. Y luego que se apartaron , confiriendo 
lo que habían oido y- visto, dijeron unánimes : « Este 
hombre por ninguna cosa es digno de muerte ni de 
cárcel.» Agripa le dijo á Festo : «Este varón podía ser 
dado por libre si no hubiera apelado á César.» 

Panos este suceso de san Pablo toda la enseñanza 
de la acusación apasionada y de la. defensa religiosa y 
cortés. ¡ Con cuan desenfrenada insolencia se preci- 
pitan los calumniadores en presencia de los ministros 
particulares, pues los hemos visto acompañar los opro- * 
bríos con la 'Videnoia de ks manos , y á los jueces no 
solo aplaudir e] furor sino mandarle ! En esta audien- 
cia, en que presidia el rey Agripa, los judíos no se atre- 
vieron á perderle el respeto, y por fuerza tuvieron ver- 
güenza. En ta presencia de las migestades se desalien- 
ta la malicia y se anima la inocencia. Los príncipes 
soberanos, que desde su hinr superior miran á todo^, 
están en cumbre donde no alcanzan la eirvidia ni el 
miedo, que son interesados asesores. Con hermosas 
palabns dijo estoTerencio : «Hacen los tribunales fre- . 
cuent'3S agravios cuando de lástima dan al pebre \o 
ajeno; y de envidia quitan al neo U> propio. » 

Festo, como ministro bien inténdonÁdi^ solicitó que 
el rey oyese á Pablo por si : diligencia que descami^ 
nan con desvelo delincuente los jueces que juzgan por 
lo que temen ó por lo que codician. 

El Apóstol, religiosameute retórico y (4) cortes- 

(8) le aeompaStbin; ( 5.) 
(4) eorteMoamente (/^.) 



44 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. 



mVDte afenlo, halagó con palabras amigas los oídos de 
Agripa* diciendo la confianza que su presencia real da- 
ba á su inocencia para defenderse, confesándole docto 
en las cuestiones y costumbres de los judíos. Y cuan- 
do Festo le dijo que las muchas letras le habían sa-* 
cado dejaicio, con reverencia mañosa le llamó buen 
Festo, respondiendo antes con caricia que con em»jo; 
y juntamente gatió la benevolencia del rey , diciendo 
al presidente que Agripa entendía todo lo qué él pre- 
dicaba. No estragan ni olvidan los santos la reveren- 
cia que se debe á las majestades, en el lenguaje. Pasó 
Pablo á ensctíar cómo se han de encaminar los prín- 
cipes á lo que les conviene, cosa (1) más aprendida de 
los súbditps por la soberbia de los que pretenden rei- 
nar en los reyes (2), que por las advertencias qae des- 
al)ridamente oyen las coronas, por empezar ó por su 
yerro ó ignorancia. Más fruto hace quien al soberano, 
para que haga lo que no quiere, le dice*que lo hace, 
que quien le reprehende el.no haberlo hecho ó le dice 
que lo hafi^a con resabios de mandarle. San Pablo sa- 
bia que Agripa creía en los profetas, y pregúntale si 
cree en ellos. ¡Qué buena duda! (3) Y luego no le di- 
ceimperioso: «Cree en ellos;» sino: «Sé que los crees;» 
porque el Rey no (4) oiga con ceno presunción ajena. 
Resultó de la suavidad deste estilo que Agripa le di- 
jo : « Pablo, en parte me reduces á creer en Cristo.» 
Atajo es para que se haga lo que conviene alabar, an- 
tes lo que se debe hacer, que reñir ni reprehender lo 
que se hace. No hubo senda de la elocuencia por don- 
de no encaminase el Apóstol la persuasión á la salud. 
«Deseo , dijo, ó rey Agrípa, que á tí y á todos los que 
me oyen os baga Dios semejantes á mí, no solo en lo 
poco bino en lo mucho, y enteramente, menos en las 
prisiones y cadena que me encarcela. » 

Ministro que quiere para los otros las cárceles y las 
afrentas, y para sí solo la salud, la medra y el descanso, 
cotí buen nombre es mal verdugo. Colmados estaban de 
gloriosos méritos aquellos hierros, que cargaban mo- 
lestos y pesados al Apóstol ; y por quitarles el horror de 
que para recibir la ley de f?racia era forzoso padecerlos, 
los excusa dellos, deseando le sean semejantes en la fe, 
y no en los grillos. 

Quien dio esta dolrina á los que gobiernan y de quien 
se derivó á san Pablo, fué Cristo, cuando llevándole 
preso dijo á los soldados, por la libertad de sus discípu- 
Jos : Sinite hos abire : « Dejad que estos^qne me siguen 
se puedan ir. » Cuando gobernaba corporal mente pade- 
ció por todos ; cuando por su ausencia y muerte gober- 
naron en diferentes provincias ellos , todos padecieron 
por él. No se puede negar que reina quien padece por- 
que no padezcan los suyos, y que martiriza quien solo 
goza lo qu#padecen. 

Festo, porque tuviese efecto la apelación de Pablo á 
César, le entregó con otros presos á Julio centurión de 
la cohorte Augusta, para que le pasase á Italia. Embarcá- 
ronse en un navio de la ciudad de (5) Adrumeto, y na- 
vegando cerca do las Otilias de Asia, se juntó con ellos 
en el mismo bajel Aristarco (6) de Tesalónica, ciudad 

(1) mal aprendida {Á.S.) ^ 

{'i) por las adverteneias {A. Jf.) 

(3) No le dice (S.) 

(4) oyera (W.) 

(5) Adromaoto, {A. M. F.) 
i6) TeHló&ica, {A, M^i 



de Macedonia. Llegaron á Sidón el dia siguiente ; y Ja- 
llo , compadecido de los trabajos del Apóstol , le permi- 
tió fuese á ver á sus amigos y á descansar con ellos. Sa- 
lieron de aquel puerto, y los vientos contrarios desva- 
riaron su viaje á Chipre ; y navegando el golfo deCilicia 
yPanfília, arribaron á (7) Lystra ciudad de Lycia, 
donde hallando el centurión Julio un navio de Alejaii- 
dría, que iba á Italia, se embarcó en él con todos los 
que llevaba á su cargo. Proejaban con los vientos cod- 
trarios, que les fueron detención de machos días, y 
apenas pudieron dar vista á Gnido; por lo cual les foé 
forzoso arribar á Creta, junto á Salmón. Pasando de- 
lante no sin dificultad, llegaron á un at)ngo que, por 
ser clemente á las naves, llamaban Puerto-henooso, 
cuya orilla abrigaba y fortalecía la ciudad de Tbalasi. 
Empezaba ya con el invierno á enfurecerse el mar y 
mostrarse intratable el cielo. Habíase acabado el ayuno 
de los judíos y el tiempo estaba muy adelante, y solo 
vjan ceño en las nubes y amenazas en los vientos. Pablo, 
viéndolos cuidadosos, les dijo por consolarlos y adver- 
tirlos : «Mejor es fiare» deste puerto que del golfo. Veo 
que vuestra navegación empieza á ser peligrosa, no solo 
á la carga y matalotaje y á la nave, sino á vuestras vi- 
das.» Empero el centurión dio mas crédito al piloto y 
marineros que á Pablo ; y persuadido á que el puerto oo 
era segoro para invernar, determinaron hacer viaje y, 
si fuese posible , asegurarse en el puerto de Creta, que 
llaman Fénix y mira al áfrico y al copé. Viendo qae 
tenían el austro en popa, juzgaron (8) conseguirían su 
intento ; y habiendo levado ferros de Asón, daban vista 
á Creta; mas poco después embistió proceloso (9) la 
nave el viento tifón, que llaman euroaqnilo. Apode- 
róse en arrebatados huracanes della, que precipitada 
no podía resistirse ni regir, y en poder de los golpes de 
mar se dejaron á la borrasca. Y corriendo desgaritados 
á una isla cuyo nombre era Clauda, apenas pudieron 
tomar el esquife; y valiéndose de instrumentos, con gú- 
menas dando cabo al bajel , porque no diese en no ba- 
jío , le trajeron de remolco. El dia siguiente fué tan 
rabiosa la furia de las olas, que arrojaron al mar, por 
aligerar el vaso por tantas partes combatido, toda U 
ropa ; y (10) al dia tercero, bebiendo ya la muerte, con 
sus propias manos arrojaron todos los armamentos y 
aparejos de la nave. La razón fué tan ciega , que se llevó 
de los ojos dejtodos la noche (que cayó délas nubes) el 
sol, la luna y las estrellas; dejándolos la porfía de la 
fortuna deshecha, sin esperanza de remedio, anegados 
en muerte la vista y los oidos. Viéndolos descaecidos 
por el largo ayuno, mostrándose Pablo en medio de to- 
dos constante y animoso, dijo: «Importó mucho, ó 
varones , no haber dejado el puerto de Creta coando os 
lo aconsejé, pues hubiérades excusado este naufragio 
y robo que del mar habéis padecido ; empero yo os ex- 
horto que mostréis valor, y os aseguro que ninguno de 
todos perecerá , y que la sana del piélago se contentará 
con la nave sola. Esta noche se me apareció el ángel de 
Dios, cuyo soy y á quien sirvo de ministro , y me dijo: 
Pablo, no temas ; conviene que asistas á César, por lo 
cual Dios te da todos los que navegan 'contigo, y ttt 



(7) Lyslria.íS.) 

(8) conseguiria (¥. F.) — conseguir CS.) 

(9) i la nave (S.) 

(iq)eldia(itf.) • « 



VtDA De SAN PABLO APÓSTOL. 



45 



compiñfa será puerto seguro á 5us vidas. Con esto no 
bay oue temer t que yo espero en la piedad de Dios que 
sucadeiá como me fué prometido en su nombre. Es ver- 
dad que conviene, 4pspaes^e padecer muchas injurias 
del temporal, salir al abrigo de una isla. » Después que 
pasó el dia decimocuarto ^ navegando por el mar de 
Adria, cerca de la media noche les pareció á los marine- 
ros que (f) vian alguna región; y temiendo dar en tierra 
sondaron veinte brazas «, y navegando mas adelante, 
osando de la misma diligencia, ballanm quine* ; y te- 
merosos de embestir en algún escollo, cebaron ou«lro 
anclas de la |K>pa que la fundasen inmoble, deseando 
qoeeldiaaniicip^e la luz para certificarse del riesgo 
de aquel paraje. Los pilotos, mal asegurados, intenta- 
ron huir del bajel y desamparar su gobierno; llegándose 
6n el esquife á la proa, con achaque de (2) alargar los 
ferros. Pablo desvelado por la salud de todos, dyo al 
centurión y á los soldados : «Si estos im> asisten en el 
bajel, vosotros no podéis salvaros.» 

Pocos que (3) desconfien de la promesa de Dios, pue- 
den ser causa de la ruinado muchos. Habia prometido 
el Apóstol que ninguno pereceria; y vencidos del temor 
dudaron los marineros» huyendo de (4) crecer el nú- 
mero de las misericordias de Dios. Si aun habiéndose de 
perder el bajel y salvarse la gente, que el sumo poder 
libra, no consiente que le falte un marinero, quien en- 
trega sus naves á las cóleras del mar y al frenesí del 
viento sin maestros y pilotos, á si se debe los naufra- 
gios, anticipAndose disqulpa á sus pérdidas en las bor- 
rascas. 

Oyendo la advertencia de Pablo, cortaron los sol- 
dados los cabos al esquife y le dejaron correr. Luego 
que amaneció rogó el Apóstol á todos que comiendo 
restituyesen sus fuerzas y alientos, desmayados por los 
muchos dias quo hubian tiabajado sin sueno y mante- 
nimiento, asegurándolos no se perdería de la cabeza de 
alguno ni un cabello. Luego tomó el pan , dio gracias á 
Dios, partióle con todos, y empezó á comer; y todos 
mas consolados hicieron lo mismo. Eran bis que estaban 
en la nave doscientas y setenta y seis personas. Y ha- 
biendo esforzádose , alijaron el navio arrojando en el 
mar el trigoque llevaban, al rayark luz. El dia siguiente 
les pareció á los marineros vian ^n la orilla una ense- 
nada, donde juzgaron podrían hurtar el bajel al peli- 
gro ; y levando (5) los ferros, se dejaron al mar, alar- 
gando las escotas y cuerdas de los gobernalles. Hicie- 
ron poca vela al viento impetuoso que corría, por ase- 
gurarse de su furia, encaminándose al surgidero, que 
liabían considerado tan ciegamente , que embistieron 
con un peñasco que se disimulaba entre dos profundi- 
dades , donde hincada la proa con el golpe y quedando 
inmoble, era ocasión con la resistencia á qué los gol- 
pes del mar desatasen la trabazón de la popa. Propusie- 
ron los soldados, viéndose en el postrero riesgo, seria 
acertado dar muerte á los que llevaban presos, porque 
ayudados de la confusión forzosa no se huyesen na- 
dando. Empero el centurión deseoso de guardar la 
vida de Pablo lo contradijo» mandando que loa que 



(4) Tf iin (S.) 

(t) altr {T»4ot lo$ ejempkrei.) 

(3i deseonflati (A.) 

(4) creer el ndnéro é ta« Bisericordiai {A, U, F.) 

(5) ferrot, (5.) 



supiesen nadar se arrojasen los primeros, y que como 
mejor pudiesen arribasen á tierra. Uizose, y los demás 
entablas y maderos, y otros en los trozos que de la 
nave quedaron, se guarecieron ; con lo cual todos sa- 
lieron á salvamento en la playa. Lue^o que pisaron la 
tierra reconocieron era la isla de (6) Melila, en que fue- 
ron hospedados con grande agasajo de los bárbaros que t 
la (7) habitan. Bien advertidos en el rigor del tiem* 
po, encendieron hogueras para contradecir con el calor 
los hielos y vencer la mala condición del invierno. El 
Apóstol, que atendía mas á servir que á ser servido, 
habiendo juntado cantidad de gavillas de sarmientos, 
las arrojó en la lumbre por esforzarla. Sucedió que una 
víbora que con adormecido veneno iba entre los sar- 
mientos, despertó con el calor, y mordiendo á Pablo 
se quedó colgada de su mano. Luego que los bárbaros 
vieron que la serpiente pendía de sus dedos , empezaron 
á decir: «Este hombre sin duda es homicida, pues ha- 
biendo escapado apenas vivo de la borrasca, la ven- 
ganza y castigo del cielo no le permite vivir en la tierra.» 
Mas el Apóstol, sacudiendo la víbora en el fuego, se 
mostró triunfante del más diligente veneno, cuando 
todos esperaban que hinchándose con la fuerza de la 
[y)nzoña, de repente habia de caer muerto; empero 
viéndole sin alguna señal de accidente, reprehendiendo 
su sospecha, le tenían por Dios. ' 

(Qué poco propicia es la atención humana á los que 
padecen! No hay delito que no se (8) diga y asegure y se 
crea y se aumente del poco fortunstdo. Porque vieron 
salir de una tonnenta á Pablo nadando y que la víbora 
le picó, aseguraron era homicida y que por (9) faci- 
noroso le seguía lalndignacion de Dios. Eu ningún otro 
suceso se ve la liviandad escandalosa de las acusaciones 
tanto como eu este , pues en dos renglones aseguran 
que el Apóstol es homicida porque la víbora le clavó 
los colmillos; y al instante, porque no se cayó muerto, 
dicen que es Dios el mismo que afirmaban era seguido 
de su justicia. No hay cosa de tanto séquito como la 
acusación. Oyen los que navegan con el Apóstol, que 
afirman es homicida ; y habiéndole visto profetizar las 
borrascas y la pérdida de solo el navio y que (10) de- 
llos ninguno pereceria , según se lo dijo el ángel de 
Dios, y que se habia cumplido todo, oyen tan san- 
grienta calumnia y callan, sin hablar por la santidad 
que tenían experimentada. Presos y acusados no aguar- 
den otra defensa sino la del cielo. ¿Qué importa que 
los bárbaros esperen á que reviente el encarcelado, re- 
ventando ellos de envidia, si el preso espera en Dios? 
Viendo á Pablo con la serpiente colgada de la mano , le 
juzgan homicida y (1 i) facineroso, cuando ora con ma- 
jestad segundo emblema de Cristo á la de la vara do 
Moysen , de que pendía la serpiente que sanaba á los 
mordidosdella; pues colgada de su propria mano la ser- 
piente, si no sanaba como la antigua á los mordidos do 
otra, picando á Pablo perdió el veneno en él ; y las mis- 
mas víboras en toda aquella tierra quedaron desífrma- 
dasde muerte, habiéndoles sido triaca, de por vida y 
solarjega, la mano del Apóstol. No solo sanó Cristo pen- 



(6) Mlülena [A. Jf. S.)-Valta [P.) 

(7) habíUt»»n. Bien advertido del rigor (5.) 

(8) diga, asesare» crea y se aomente (/tf.) 

(9) (11) facineroso (M.) 

(10) ellos (M.) 



46 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEVEDO VILLEGAS. 



diente de la cniz !os qne liirió la serpiente y la muerte 
antigua, sino quémalo la muerte muriendo; símbolo 
que faltaba y se añadió en Pablo ; y esta semejanza 
arrojó la admiración demasiada de los bárbaros á que 
le endiosasen. 

No solo por la defensa de los inocentes, sino por la 
suya, deben los príncipes y los jueces atender desvela- 
dos á la ruindad de la acusación y á la malignidad de 
los acusadores. Descubriré el mas secreto y peligroso 
in'venio de la calumnia. ¿Quién creerá que el odio y la 
venganza acusa á olrq delante del Señor soberano, no 
para que le castigue, sino para con el juicio que del bi-* 
H;iere acusarle á él? Dije, proi)oniendo esta novedad 
¿quién lo creerá? Ahora digo ¿quién habrá que no lo 
crea? Pues en el cap. 8 de san luán, cuando los escri- 
bas y fariseos acusaron á la adúltera, haciendo ]uez á 
Jesucristo de la causa, sé leen estas palabras : (1) «Esto 
decían tentándole, para poder acusarle á él. v Con otros 
nombres duran estos en los tribunales. Acusar al delin- 
cuente para acusar al qne le juzga, es hi mas primorosa 
iniquidad de los malsines. Aprendan los jueces é temer 
por sí á los que acusan delante dellos á otro. 

En aquella parte había nn palacio del principe de 
aquella isla, cuyo nombre era Publto, y por tres días le 
hizo benigno hospedaje. Sucedió que el padre de Pablio 
eslat)a doliente de calenturas y disentería. El Apóstol 
entró á visitarle, oró por él, y tocándole con las maoos, 
le dio entera salud. Viendo esta maravilla, en grande 
concurso acudían i Pablo todos los enfermos de la isla, 
y todos volvían sanos. En reconocimiento los festejaron 
con grandes honores ; y viendo qaej|)revenian la par- 
tenza, largamente los proveyeron de matalotaje y rega- 
los. Después de tres meses navegaron en una nave ale- 
JHudrína que habla invernado en el puerto, cuya insig- 
nia tutelar eran los Géminis. Llegaron á Siracosa, y en 
el puerto se detuvieron tres días. Desde alli arribaron á 
Rliegio, y un día después siéndoles el austro favorable, 
al dia siguiente tomaron á Púzol. Allt hallaron berma- 
nos en la fe, y á su ruego se detuvieron, consolándolos, 
siete dias. Después desta detención caritativa llegaron 
á Roma. Luego que los fíeles que en la ciudad residían 
supieron su llegada, salieron hasta el foro de Apio y las 
tres Tabernas. Viéndolos Pablo, dando gracias a Dios, 
esforzó su confianza en sus misericordias. El centurión 
dio á Pablo licencia que se fuese á vivir en Roma donde 
quisiese, asistido solamente de un soldado que hiciese 
oficio de guarda. 

Usando él Apóstol desta licencia, pasados tres dias, 
juntó los mas principales y primeros en dignidad de los 
judios, y estando en medio dellos, dijo! «Yo, herma- 
nos, no habiendo (2) hecho ni dicho cosa alguna con- 
tra la plebe ó las costumbres de nuestros padres, fui 
preso en Jerusalen, y soy entregado en poder de los ro- 
manos; los cuales, habiendo con diligencia examinado 
las acusaciones que me ponian, quisieron darme por li- 
bre hallándome sin culpa. Después, contradi ciéndome 
la obstinación de los judíos, fui forzado á apelar á César, 
no porque tenga de qué acusarlos. Esta es la razón por 
qué os rogné viniésedes, para veros y hablaros, pues por 
predicar la redención del mundo prometida en la es- 

(1> Hoe atitem dieebant lenttntei can, at potiesi iceoiare 
esm. 
(2) dicho ni becbo (S.) 



peranza del pueblo de Israel, prometida por todos kt 
profetas, y ya cumplida, padezco las priióones desta ca- 
dena que me rodea.» Ellos le respondieron: «Ifi no<9- 
otros hemos recibido carta que tu nos remiUeaes desde 
Judea, ni alguno de los hermanos ha Imbhidontal de ti; 
empero deseamos oir tu parecer, porque desta %eña ^ 
bemos que en toda parte tiene contradicion^ (3) Se^ 
Saláronle dia para que los satisfaciese, y vinieron ma- 
chos á su alojamiento; á los cuales enséñate, testifican- 
do el reino de Dios y persuadiéndoles era Jesos su hijo 
nnigénilo y el Mesías prometido en la ley de Moisen y 
los profetas: esto predicaba desde la lAaiana hasta li 
noche. Algunos creyeron la verdad que para su salva^ 
cion los enseñaba ; otros, pertinaces, no (4) la creían : 
apartáronse con disensión entre si. Pablo, lastimado 6% 
su error y dureza, les dijo : «Bien claramente habló á 
vuestros padres el Espíritu Santo por Isaías profeta, di- 
ciendo : Vé á este pueblo y diles : Oiréis con los oídos y 
no entenderéis ; miraréis coa los ojos abiertos, y ciegos 
no veréis. Cuajado está en piedra el coraaon desle 
pueblo ; ensordecieron y cegaron por no oir ni ver con 
sus oídos y sus ojos ; y por no ablandar con la sabtdorii 
sus corazones, (5) huyen de sn salvación y sahid* Séaos 
pues notorio para vuestra penitencia qne esla salvación 
se envía á las gentes, que oyendo á Dios, r^dbtrán del 
la salud.» Luego que el Apóstol les intimó esta amemín 
y decreto, se apartaron del los jodies, revueltos y eoa» 
fttsos en varias cuestiones. 

Pablo por dos años perseveró en so alejamiento, ad» 
mitíendo benigno cuantos querían comunicarle, predi- 
cando continuamente el roino de Dios y los misterios, 
divinidad y humanidad, nacimiento, vida, dotrina, mi- 
lagros, muerte y resurrección de Jesucristo; esto con 
apostólica y ferviente confianza, sin que alguno se lo 
prohibiese. 

Aquí dejó san Lúeas en el fin de los Hechos i4poitó- 
Uco8 la historia de san Pablo, á quien asistió insepara- 
ble, callandosu nombre y todas sus acciones, solamente 
manifestándose compañero del Apóstol, cuando dice 
«íbamos, estuvimos, llegamos d. Lo mismo se lee eo el 
evangelio de san Juan; en que calló su nombro. ¡Sagra- 
da enseñanza para los que escriben vidas ó crónicas, en 
cuyos acontecimientos se hallan ! Por falta del texto ca- 
nónico habré de suplir la parte que resta, de autoridad 
de los escritores eclesiásticos y de los santos, y de algu- 
na conjetura. 

Llegó san Pablo esta primera vez á Roma el año 
cincuenta y ocho oumplido de nuestra redención , y ya 
empezado el cincuenta y nueve; y del imperio de Ne- 
rón el segundo, acabado en octubre. Así lo siente, si- 
guiendo á Eusebio en sus libros crónicos, san Jeróni- 
mo en sus Varones ilustres. Estuvo, como hemos visto, 
dos años sin salir de Roma, predicando y enseñando la 
ley de gracia libremente y sin oontradiclon, solo asis- 
tido de un soldado, que mas era compañía que guarda. 
Esta benigna licencia atribuyen unos al centuríun, que 
siempre había acariciado al Apóstol ; otros á Nerón, no 
por su piedad sino por no hacer caso de Us cuestiones 
de los judíos y cristianos. Empero ni esta permisión to- 

(3i Sefitlarott el dia (S.) 

(4) lo {ti,^ 

(5) bojeado dt (1.) 



VIDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



47 



oáhz en Roma &1 centurión "por su cargo, ni «ra minis- 
terio de la majestad imperial; antes debe creerse tocó 
á magistrado inferior» que cuidaba (i) de la guarda de 
los- presos, lo que se colige de Ulpiano (2): «El procón- 
sul determina si la persona ba de ser recibida en la car- 
ee!^ ó entregada á soldado, ó á sus Dadores, ó á si mis- 
mo.» Palabras que individualmente, según el estilo, 
determinan este caso. En estos dos años san Pablo con 
la dotrina, comunicación y ejemplo hizo grandes pro- 
gresos espirituales en Roma, confirmando á los que 
erelan y reduciendo á los incrédulos. 

Volvamos á la memoria, para lograr alguna atención 
del entendimiento, las palabras que dijo el Apóstol en 
el roas ultimado riesgo de la borrasca, que Tueron estas : 
«El ángel de Dios, cuyo soy y á quien sirvo de minis-^ 
fg>, se me apareció esta noche y me dijo : Pablo^ no te- 
mas ; conviene que asistas á César, por lo cual Dios te 
da todos los que navegan contigo.» Cuida tanto la divi- 
na majestad de la buena, saludable y santa asistencia de 
los reyes, monarcas y (3) emperadores, que porque con- 
venia que Pablo asistiese á Nerón, lo dio las vidas de 
Uníoslos q|ie navegaban con él: precio grande, y que 
mostraba la importancia de tal asistencia. 

Estrenaba Nerón los primeros anos de su grandeza, 
cuando en la infancia del poderlo absoluto mereció á 
Séneca so maestro, en los libros De demencia, aquellas 
ttkibanzas tan bien dichas como brevemente mal logra- 
das y desmentidas. Persuádeme qjie Séneca, solicitado 
de algún temor de la variedad ó inconstancia que ante- 
▼ia en su discípulo, por prevención le recomendó la vir- 
tud á que parecía se inclinaba, más para que la conti- 
nuase que porque creyese, seguro de su natural, que 
la tenia con firmeza; por ser mas bienquisto de la ma- 
jestad el modo de enseñanza y advertencia que aprueba 
en el príncipe lo mejor. No porque lo obra, sino para 
que lo obre, lo ejecntó Séneca. 

La divina presciencia, que sabia cuan sangrienta ra- 
bia yacía disimulada en el corazón de Nerón, con el 
temblor de la mano, al firmar una sentencia de muerte, 
quiso (apiadado de tanto mundo como pendia de su al- 
bedrio) que no le íiiUase auxilio para ^ enpiienda ni 
le quedase excusa ásfi malicia ; para lo cual ordenó que 
el vaso de elección y de honor asistiese al de ira y afren- 
ta. ¡Qué diferentes personas arrima Dios al emperador 
de las que él trajo y acercó á sí 1 Dlóle por maestro el 
mejor hombre de la gentilidad, y por asistente al após- 
tol escogido desde el cielo : él se acompañó de mimos, 
gladiatores, faranduleros, bufones y alcahuetes. Ensena 
en este suceso el texto sagrado las partes que ha de te- 
ner el miniíAro que ha de asistir á los monarcas y seño* 
res soberanos en la tierra, y danos por ejemplo á Pablo. 
Ya le vimos en la borrasca ser piloto y coijsuelo y bo- 
nanza de las vidas de lodos ; luego uo ha de ser borrascli 
de la tranqnilidad,*ni peligro ni desconsuelo de los que 
padecen y corren tormenta. Mordióle la víbora, habita- 
da deinuerte, y viéronla pendiente de su mano ; y cuan- 
do aguardaban que falleciese no solo quedó preservado 
del veneno, sino las vibora^m éL 



(I) do los presos» (5.) 

(S) libro 1, 4c Out»Aa reonm : ProeonsQt aéstimare solet, 
«Mm l|) e«rcerem recfpienda sit personi, an nUlltí indenda, ▼«! 
fidtjaisorUma conmUttada. vel otiam ifM. 

(S) eoperadorea ¡ porqae congenia \&) 



¿Cómo será á propósito para esta real ocupación el 
que al áspid que le pica él le envenena, sien^lo para él 
veneno que le toca, ponzoña? ¿Quién asiste al lado de 
principe á quien no muerda el adulador, el envidioso, el 
vengativo, ó el delator, ó todos juntos ? No es más infa- 
me pohluckm la de las pestes animadas de (4) Libia. Si 
como el Apóstol, no sacude y arroja con su mano (a) es- 
tas serpientes en el mismo fuego que despertó con el 
calor su malignidad adormecida, (5) él las d»la mano 
en que las tiene, para que puedan atosigar la majestad, 
y las adiestra á su corazón. 

Cumpliendo con estos fines altísimos de la providen- 
cia de Dios, estuvo en Roma Pablo; de donde, cumpli- 
dos, salió á largas peregrinaciones por la salud de 1^ 
gentes. Y según sienten entre los padres griegos (san 
Atanasio en la Epístola á Draconcio; san Cirilo Jeroso- 
limÜMio, CaUtchesi, 17; san Epifanio, inPanario, hae- 
resiln ; san Crisóstomo, homilía 7, de laudibus Pau- 
li; Teodoreto, en el comentario 2.° de la Epístola á Ti- 
fñ(deo, cap. 4.° de los latinos; san lerónimo, sobre 
Isaías, cap. 1 i ; y sobre Amos, cap. \i,°; san Gregorio, 
papa, lib. 31 de ¿05 morales, cap. (6) 53, al fin; san Isi- 
doro, De vita, (6) et obitu Sanctorum, cap. 17), salió á 
desempeñar las palabras que suenan promesa en su 
Epístola á los romanos, de venir á España; y conformes, 
afirman que vino y predicó en ella. Sienten lo mismo 
los mas modernos, Espenceo, Gencbrardo (c), y Baro- 
nio ; el cual, en el año 61, afirma leyó un libro en la li- 
brería del cardenal Sirleto, escrito por Hipólylo m irtir« 
cuyo título era (d) De los doce apóstoles, en que con ase- 
veración afirma que el Ap()slol vino á España. Adon 
vienense, en su Cronicón (edad sexta, año cincuenta y 
nueve de Cristo), dice que Pablo, pasando á España por 
Francia, predicó en Viena, y á la partida dejó en aque- 
lla ciudad por obispo á Crescente (e). 

£1 muy docto y muy erudito Andrés de Sonsa y de 
París, predicador regio y pronotario apostólico, (7) 
prueba lo mismo con grandes esfuerzos de varia (8) lec- 
ción. Refiere que en Viena de los Alóbrogues quedó 
desde entonces en proverbio este verso : 

Pauius^ ptaeeo emci», 
Dúi Mi pnmordiñ iuci$. 

Y en el frontispicio de la casa consular se lee una ta* 



<4) Libia, si como {A, U. T. 5.) 

fa) el principe. 

(5) 7 las da (5.) 

(S) t%. ( Todos iot ^iemplaret > 

{b) et morte Sanctorum noví testnmenli , ca^. iJt, 

{€) In pusteriorem D. Pauli ApostpU ad Tlmotheam epistniam 
Ccmmentarhu, com Digres^ionibo$ xi%iif, sea tolidem Lociscom- 
nunibaa, booa ex parte ad hodiernas in HeHgione comroversias 
spectanUbos : inter qoas pcculiaris est tractatos de ano Dei atque 
hominum McdlaloreDeo bominejesa Christo.— Collectorc C>«i- 
ifitf Bspencaeo, Parisiensi Theologo. - Parisiis, apud Jürolaain 
Chesoeao, 1564; p«x. 177. 

GUb, Genebrarii, Theologl Parisiensis Divinarom Haebraícanim- 
qne líterarom Professorls negii, Chrono$rapkUe Ubrk ^uator, Pa- 
risiis, apod Ambrosiom Drouart, 1600; pig. 226. 

[i) De los setenta y dos discípulos. 

<e) Sos palabras son : «Ooo-tempore creditor Paolos ad Hls- 
paoiaa pervonissc, et Arclataejrophimum, VieonaeCreKenteD» 
dlscipolos sons, ad praedicandum rcliqaísse. 

^7) en sa libro, que se intitala : De Uysiicit GotllUe Scripton- 
kus» muítipncé^e iu ea Chrislianorum rituum ori$ks$€UctM disser- 
tattonest in singulas Ecclesioe aetutes digestae *. 

(8} etecdoii. {S.) 



¥ 



48 OBRAS DE DON FRANaSGO 

bla de metal, en que con letras reif va*las eslú escrito : 

Paulas, et hanc docmt Chrisltm I 

Crescente relicto. | 

Vese hoy en Arélalo el barrio que (I) hoy llaman de 
Siiu Pablo, donde hay una casilla, que aun dura, consa- 
grada en oratorio por la veneración del Apóstol ; y m 
Vicna iiay una capilla con título de los Macabcos, en la 
cual es tradición que san Pablo celebró la primera uiisa. 
* Los fíanceses, por asegurar en su, tierra la presencia 
del Apóstol y su predicación, que con (2) tan auténticas 
niemoi'ias delienden, afirman que vino á España, vien- 
do que prometió pasar por ella, y no por lasGalias; y 
que la certeza dé haber pasado á ella las dispuso tránsito 

IÍ>I'Z0S0. 

Yo, espai"V>l, no puedo ni debo envidiar á mi patria la 
gloria que en la venida á ella de san Pablo liberales la 
dan tautos sanios y gr-aves autores, antiguos y mjfdci- 
nos, y en que laennilacion francesa nos es propicia, y 
lo que con severa conlianza deliende en este tiempo 
Dausqnio en su libro De la santülad Je (3) san Pablo; 
no obstante pues mi sentimiento referido acerca de ser 
nosotros los españoles patrimonio de la predicación de 
san Jacobo, y solar ennoblecido con su Vida y su muer- 
te, (4) y asistido de sus milagros y discípulos. 

Vencido del respeto i tantos grandes (5) padres de- 
bido, admitamos la gloria que en esto nos dan, y ana- 
dámonos tan esclarecida prerogativa como es haber san 
Pablo venido á España. No callaré que reconozco nota 
para los españoles en que, habiendo san Pablo predica- 
do en España, no haya en ella padrón ni elección (a) ni 
scfial de haberla peregrinado ; siendo apóstol tan prodi- 
gioso, que no llegó á reino, provincia, islaó ciudad don- 
de no quedase legalizada su presencia, como vimos en 
Malta, donde con las lenguas de las víboras endureci- 
das en las penas la predican los cerros, y esto siendo 
habitada de bárbaros, como se lee en el texto sagrado. 

En tanto que me rescata desta (6) descortés melan- 
colía pluma mas bien atenta, me esfuerzo á decir que 
el monumento qiuí prueba liaber san Pablo venido á 
España y predicado en Francia, es haber los españo- 
les asistido con antigua y fervorosa devoción, y mili- 
lado por la opinión pia de la concepción purísima de 
la Virgen y Madre del Hijo de Dios y suyo. Dios y hom- 
bre verdadero. 

Conjetura mía es, fundada en el más hondo silen- 
cio del Apóstol, y por eso de más alto y propicio mis- 
terio. El texto do san Pablo, que expresa la causa de 
la universal redención, tomando carne humana de Ma- 
ría Santísima, se lee en aquellas palabras: Omne« in 
Adam peccaverunt, a Todos pecaron en Adán;» de 
donde viendo que todos pecaron en. el primero padre, 
sin aguardar á santificación especialísima, envolvieron 
y contaron con todos á la que fué singular y diferente 
de todos, y tal como no fué alguno de lodos en la 
perfección y prerogalivas. Escribieron (7) en esta unl- 

(1) llaman ($.)— t)oy UamaD de San Pablo, donde en una casilla 
{A.M.) 

(2) auténUcas (S.) 

(3) San Pablo. No (A. If. F. él.)— No obstante, pues, es mi sen- 
timiento el referido {S.) 

(4) y asistidos (S.) 

(5) prelados debidü {Id.) 
(•) lección diría el original , reílri endose al breTiario» 

(6) cortés U.) 

(7) esta universal sin {$.) 



DE QÜEVEDO VILLEGAS. 
versal , sin excepción con pluma suspensa algunos de 
los padres antiguos, y algunos con sentir determinado. 
Siguió esto el angélico doctor santo Tomás; y al doc- 
tor ángel toda su doctísima escuela, que tan ardienlo 
y particular devoción tiene con la Virgen y con el uiis- 
terio de la Anunciación en la fiesta del Rosario, que 
(S) puedo llamar patrimonial en la órdea del gran pa- 
triarca sanio Domingo; pues, con muchos Padres, ou 
admite que no pecó en Adán ni tuvo débito, aunque 
pon reverentísima diferencia á todos los comprehoo^ 
diilos en la proposición del Apóstol: de que resultó üiH 
da fértil de cuestiones y controvei^ias, que con tani*) 
rumor lian fatigado nuestra edad. Los españoles, aleo^ 
diendo á que el Apóstol en otra cláusula universal di^ 
ce : (9) «Todo lo cerró Dios en la incredulidad pan 
tener misericordia de todos ;» consideraron satilm^ 
te que Cristo, como habia Tomas dudado en su resur- 
rección después de muerto, para que todos por su du^ 
da creyesen, liabia ordenado que otro Tomás dudase 
en la concepción de su Madre antes de nacer, pira 
que por él no quedase duda; y como ^or aquella in- 
credulidad liabian todos consei^uido misericordia, por 
esta la consiguiesen los devotos de tan soberana pa~ 
reza. 

Orraachea y otros modernos dicen que hay luga- 
res de santo Toroásque hacen por la opinión pia (a). El 
celo con que España se encendió en la defensa desla 
verdad , el fervor y, valentía con que lo prosiguió por 
mucbas y graves oposiciones , el búlelo que de la con- 
tradicion pública sacó de las llaves de san Pedro, pren- 
da única parece, derivada de la asistencia de san Pablo. 
Mucho participa de su sombra ; y tan feliz y hazañosa 
valentía parece se derivó únicamente del aliento de 
aquellos pasos y comunicación deaquel espíritu,.quc di- 
cen predicó personalmente en España. Y como el Após- 
tol no exceptó de la regla general (i 0) á la Virgen, tam- 
poco la nombró excepción en la misericordia que lodos 
consiguieron por la incredulidad en que Dios lo cerró 
lodo; porque, como su sanliOcacion estaba más clara 
y autorizada en sus méritos que en su pluma, tuvo por 
más revorent^ presuponerla que declararla, dejándo- 
nos prevenida la respuesta á laíuda en los frutos de 
la incredulidad. 

Referido que Piblo por Francia vino á España, en 
cuya asistencia nada nos dejaron que escribir los au- 
tores que afirman su venida, es fuerza tratar de su 
vuelta á Roma, donde murió. Llévanle por Italia con 
rodeo los sicilianos, pues afirman no solo que estu- 
vo en la ciudad de Mesina, sino que en ella predicó 
con tal fruto, que dándoles noticia de la ^ida y maér- 
le de Jesucristo, y de su Madre Santísima, y de qne 
vivia y dónde era su residencia, los movió á enviarla 
embajadores en nombre de toda aquella igualmente 
antigua y nobilísima ciudad, diciendo creían todos era 
su liijo Hijo de Dios y Dios verdadero; á que la Ma- 
dre de Dius les respondió (M) una carta, que boy se 

(8) pudo {M.)~- puede JlamaSc (S.) 

(9) ConclQsit Deas omnia in incredaUUte, nt omnioni J^^ 
reatar. • 

{b) Jerónimo de Ormacbea Gaercero, magistral de Logrofio, ca 
su libro Commentariorumin Cántica Canticorum SahiMnii,í^^ 
oado en 1637. 

(10) de la Virgen, (.4. Jf.) 

(11) coo ooa caria, (&) 



kc en sa archivo^ con éstá^ palabras^ que (f>»respon- 
den Qelmente á las latinas en que hoy se i^e razo- 
nad<-u 

CARTA. 

«Uatla Virgen, Iiija de Joaquín^ liamildistma*(a) de 
)ikDlo8, madre de Cristo iesus cruciGcado^ del tribu de 
)*Judá, de la estirpe de David , á todos los (2) mcsi- 
linenses salud y bendición de Dios Padre omnipotente. 

D Corista que todos vosotros con fe grande me habéis 
monviado embajadores y legados para púbhca enseñan- 
Dza; confesáis que nuestro hijo es Hijo de Dios y Dios 
»y hombre, y que subió á los cielos después de su re- 
^surrección ; conocéis el camiffo de la verdad por la 
» predicación de Pablo, apóstol escogido : por lo cual 
i»á vosotros y á esa ciudad damos nuestra bendición^ 
ny queremos ser su amparo perpetuo. Año n.n de núes- 
Ytro Hijo, indicion i, ni non. junii, lunauvii, feria r, 
pooJerasalen. 

uMaHa Virgen, que aprobó arribáoste escrito»» 

Cosas tan grandes siempre solicitan coniradiciones 
de la curiosidad, y se ostentan ganando mas enemigos 
que aplausos. Yo, qua estuve en Mesina (siendo virey 
de Sicilia el grande y glorioso, siempre vencedor y 
nunca vencido , excelentísimo señor don Pedro Jirón, 
duque de Osuna) y vi la católica conGanza que la ciu- 
dad de Mesina y todo su.pueblo tiene en esta protec- 
ción de la Madre de Dios, con una fe tan hazañosa, que 
para su defensa y seguridad desprecian la custodia 
de puertas y murallas, floreciendo siempre su memo- 
ria en aquella vara que con ramilletes de ángeles hu- 
manos acuerda (3) de la de Jesé,— aparto mi juicio del 
examen desta antigüedad, ocupándole en admiracio- 
nes de la devoción que produce. Diferente camino si- 
guió don Roccho Pirro, abad netino, en su libro cu- 
yo título es : Notitiae Siciliensium Ecclésiarum, im- 
preso en Palermo, (4) año 4630 (6), en la noticia se- 
gnnda, argumento primero, pág. 240, donde con estas 
palabras rigurosas empieza diciendo: Jamveró falsi- 
tatis arguit hanc ad Deiparam Lfigationem, ejusque 
liUeras parachronismus, atque annonim perturbatio, 
quam illa invchit. No niego á don Pirro la diligen- 
cia en el cómputo de los tiempo^ que contradicen la 
fecha de la epístola, ni la fuerza de sus razones con- 
tra la autoridad del libro que se intitula L, Flavio 
fiextro^ ni las oposiciones á los discursos de Inchofer; 
reconozco la desautoridad que resulta do las impus- 
taras, si son así, de Lascar y los otros que reGere, 
cuy^nvenciones fueron descubiertas con risa pú- 
blica ; conñésole que aprieta la díGcultad de manera, 
que precisamente por la 'cronología parece ahorra 
el camino de Mesina á Ja peregrinación de san Pa- 
blo, excusando á la virgen María de la nota de tal 
carta; — empero echo menos que autor docto y sici- 
liano no se acordase, tratando del Apóstol, deslas 
palabras suyas: (5) «No* todo lo que me es licito me 



{{) correspondctt {S.) 
(«) tierwa 

(i) meclDcnses (5., y iimpre lo mimo odehnte.) 
(8) ladeiesé,(/<tf.) 
(A) tAo de 1630, {Id.) 
(A) por Joan DaoUsta Marínglil, 
(1^ Umnia mUii llcenl, led non omoia e ipediant. 
tt-n. 



VIDA DE SAN PABLÓ APÓSTOL. 



40 



conviene.» Saludable orilla escribió el Apóstol con 
este renglón al poder. No todo lo que es lícito hacer- 
se conviene que se haga. Más respeto se debe á la 
piedad religiosa de muchos, que á la ambición pro- 
pia ostentosa de erudición ; y más cuando ni altera 
^contraria proposición de fe ni el texto sagrado, y 
solamente se procura introducir en él para ejemplo 
católico, ya venerable en el crédito anciano de una 
república y asistido de varones doctos y católicos. 
En España adelantan esla gloria, de conocer á Cristo, 
á la embajada de los de* Mesina; aGrmando que el 
ilustrisimo apellido de Quiñones se deriva de un ca- 
ballero que vendió unos quiñones (c) pafa ir á ver al 
Hijo de Dios luego que nació; y aürman que hoy está 
en poder de los condes de Luna, señores desta casa, 
el instrumento de la venta -de las heredades. Yo lo he 
oido toda mi vida ; y estando preso en la ciudad de 
León, era conversación constante. Nunca lo contradije ; 
y estudiosamente procuré que mí silencio, no empe- 
ñándome en legalizar esta acción, la fuese mas propi- 
cio que sospechoso. Reprehendió Cristo á sus discí- 
pulos el itaber prohibido que hiciese milagros en su 
nombre quien no creía en él ni le seguía con ellos, 
enseñando cuánto se debe permitir á la fe de aquellos 
en cuyo favor se obran las maravillas. Los mesinenses 
tienen hijos doctísimos, á quien (6) dejo suspensa la 
respuesta á don Pirro; y para con él mi intención lo- 
ma de la pluma de saa Jerónimo estas palabras, que 
pacificaron mas peligrosa contienda: (7) «Cada uno 
abunde en su juicio, y todo se reserve al juicio do 
Dios. » 

(8) Acaba esta peregrinación (que sin duda fué lar- 
ga en Francia) pasando á España , con la asi^lencia 
que en ella nos dan en el Apóstol los santos, y la que á 
la vuelta ó venida, según don Ph-ro, se toman los me- 
sinenses (apoyada en las palabras de Teodoreto sobre 
el psalm. 116, y (9) la epíst. 2 á Timoteo-, ciip. últi- 
mo : «Pablo vino á Italia y á España, y en las islas-ad- 
yacentes en su mar hizo mucho fruto»), lo que e>fuer- 
zan con la autoridad de san Juan Crisástonm, honii- 
lía ?4, en los Actos de los apóstoles, y en la homilía 2 
en la Epístola á los romanos, cap. i. Con ben¡gnÍ4lad 
escasa, dice don Pirro, no quiere privar de la predica- 
ción del Apóstol á Sicilia; y la aplica, aparüindola do 
Mesina, á los días que estuvo, según san Lúeas, en Si- 
rscusa : en que sigue al padre Cornelio á Lapide, que 
lo refiere de Octavio Cactano, en el cap. 28 de los 
Actos, « 

Acabado este camino, tan larj^o para san Pablo, tan 
útil para la Iglesia, tan controvertido de los escritores, — 
volvió á Roma y á poder de Nerón , que aun vivia em- 
perador para castií:?o del imperio. En las vidas de los ti- 
ranos continúa la divina Providencia la ruina de Mas 
provincias y las muertes de los subditos. «Vive el hu- 
mano lirwje parapocos príncipes;» palabras son precio- 
sas de nuestro Lucano en aquella ética y política que 



(r) Tierras qno m reparten para sembrar. 

(tf) Marc. IX, 37. 

(C' dejó {Los impresos íodo^.) 

(7) Unusqui^ue In suo sensa abondet, et eüitcta Jodíelo (oml* 
Di rcscrvcntor. 

(8) Acabada {TodoM tos ejemplares que he vitto.) 

(9) en la episi. {id.} 



So OBRAS DE DON FRANCISCO 

rebozó con el nombre de Farsalia , coyas venas derra- 
mó la fiera coronada de quien bablamos. 

Coligen la primera y segunda venida del Apóstol los 
santos y padres, de las mismas palabras del Apóstol. La 
primera, de la epístola 2.* á Timoteo, en la cual se acor- 
dó de SQ primera defensa, en que fué desamparado de 
todos, empero defendido de la boca del león por el am- 
paro de Dios. Infíeren que (1) aquí volvió á la' predi- 
cación, destas razones que añade: «Empero Dios me 
asistió y confortó para que por mi se cumpliese la pre- 
dicación y todas las gentes oyesen.» Además, el liaber 
peligrado en la segunda, lo infieren de lo que en el mis- 
mo lugar prosigue : (2) «Ya mi vida empiezaá desatarse, 
y el tiempo de mi muerte se acerca, d 

Que san Lúeas dejó á san Pablo en la primera defensa 
suya, lo coligen porque en ella acabó la narración de 
lo que habia visto. Que en la segunda le acompañó, lo 
tesliGca el Apóstol en la misma epístola, diciendo: (3) 
«Lúeas solo me acompaña.» 

Entró la postrera vez en Roma san Pablo el año trece 
del imperio de Nerón, cuando la ciudad atónita padecía, 
en escúndalo universal del mundo, el mas injurioso cre- 
cimiento de aquel monstruo formidable ; cuyo frenesí, 
irracionalmente bruto, tenia amedrentada la bumana 
naturaleza yen asquerosa infamia deshonrado el nom- 
bre de César Augusto. Residía en ella san Pedro, ha- 
ciendo oGcio de antídoto al tósigo que respiraba aquél 
basilisco « contra los cristianos ; con cuyos cuerpos vi- 
vos enfundaba las pieles vacías de tigres, jabalíes y 
osos, para que azorados los perros con la apariencia, los 
despedazasen en público (4) espectáculo en sus jardines 
y huertos» (en que mandó á la naturaleza que á su pe- 
sar en tierra seca brotase fuentes y dilatase estanques y 
produjese bosques, en que antes la agua parecía sudor 
congojosoque riego y ^as plantas aborto que parto). «Tal 
ansia tenia de Jiacer cosas increíbles.» Palabras son to- 
das de Tácito (a) (5). A esta desatinada locura escogió 
por sitio la vecindad del quemadero de los cristianos, tan 
conliná su recreación, que ala soberbia de (6) su deleite 
servia de copete aquQl lugar que infestaba con horror los 
ojos. «Era blasón de la tiranía de su poder desapodera- 
do y del ingenio de su fiereza, en lo mas oscuro de la 
noche encender vivos tantos cristianos, que sirviendo 
de antorchas y luminarias, venciesen las tinieblas,» — 
amaneciendo, á pesar de su intención, como mártires 
de Cristo otras tantas auroras como cuerpos , que fija- 
dos en los leños alumbraban, espléndidos sosti tu tos del 
sol, supliendo el dia con su claridad al mas ceñudo ene- 
migo de la luz. Tal era, que con las llamas que alum- 
braba la noche (7), se anochecía aquella ciudad á cu- 
ya fábrica concurrió todo el orbe, donde abreviándose 

(i) de aquí (5.) 

{% Efo eDin jam delibor, et tenpus meae resolutionis instat. 

(3) Lacas est mecom solas. 

(4) especUcoIo. A sos jardines (A. M. F.)-^spect¿calo; aquel 
qve en tos Jardines y boertos mandd {S. ~ Restauro el texto, sa- 
jetándome alas palabras de TicHo : ihrtos tuos ei speetaculo Ne- 
rú •bMertí^ et Circaue ludicrum edebaí. Véase el párrafo 44 del 
libro XT de loa il»a/ef.) 

(i) las que abora ae ban entreeomado. En los demás eJempla- 
«s lo está, ó 68 letra basUrdUla, por aa craso yerro, casi la mi- 
ad de este larfo párrafo. 

(5) iJt erat iDeredn»illiuB eoplior. (—Véase el párrafo 43 del oi« 
tádo libro XV.) 

(6) dfMle (S.) 

(7) ae aooclieeia. AqaeUa dadad (i. JT. J.) 



DE OUEVEDÓ VILLEGAS- 
en menos espacio , no fué (8) menor. La quiso mas ho- 
guera que ciudad ; y cuaudo los llantos pudieran ser 
remedio al fuego, músico del i ucendio, leagradecia las 
ruinas. Del Senado hizo teatro de comedias, y de tos 
representantes senado. La (9) escena agotó en sí la ma- 
jestad del imperio, toda la ociosidad del pueblo» Ko&á 
la ocupación de los magistrados. Tantas veces vian re- 
presentar á Nerón como ver representar. Mas estimaba 
la aclamación de buen farandulero, que la de buen prin- 
cipe. No solo se igualaba con los mimos, sino que ae 
afrentaba de que se le igualase alguno dellos en las di- 
soluciones juglares. Excederle en el primor de movi- 
mientos insolentes era delito de muerte, y crimen (le 
lesa majestad el no alabarle las vilezas indignas 4plla. 
Dio muerte á su madre; y muerta, paseó con los ojos en- 
jutos su cuerpo desnudo y las heridas de que falleció, 
alabando mucho su belleza ; en que confesó que para él 
solo tenia hermosura la mas abominable maldad. Man- 
dó que escogiese muerte á L. Aeneo Séneca, su maes- 
tro, porque prosumió enseñarle virtudes y porque no 
aprendió de su bestialidad vicios nefandos. En esta ciu- 
dad, gobernada por este áspid coronado, ¿qué sega* 
ridad pudieron tener san Pedro y.san Pablo? ¿Cables 
riesgos y amenazas no los espiaban? ¿Qué otra cosa te- 
nían mas cierta que el martirio? ¿Qué otra causa es me- 
nester inquirir para saber por qué Nerón dio la muerte 
en un mismo dia á los dos principes de los apostólos, 
sino que ellos lo eran, y él tirano? Cada acción de Ne- 
rón y cada costumbre era cuchillo y cruz para los vir- 
tuosos, juslos y santos. Ni pasaba la vida de los bue- 
nos de aquella hora en^uo su inocencia llegaba á sa 
noticia. 

De la muerte de san Pedro y san Pablo por mandado 
de Nerón, dan causa.bien conforme graves autores á lo 
que de su intención he referido. Dicen que (10) habien- 
do Nerón instituido en el teatro por fiesta milagrosa 
que Simón mago, á quien por hechicero supersticioso 
y por los embustes y tropelías amaba, volase en público 
con el nombre de Icaro, por hacer verdad la mentira 
quien se desvelaba en desmentir la verdad ( — Insinúa 
este snceso Suetonío Tranquilo en la Vida dé Nerón, 
cap. 12, con estas palabras : ícarus primó statim co^ 
natu juxta cubiculunt ejus decidit , ipsumqm cruare 
resptrsit : « Icaro en el prínSer ímpetu con que se arrojó 
ú volar, cayó precipitado tan cerca de donde estaba 
viéndole, que le salpicó con su sangre ;i»)— no biea^ 
Simón mago Gado en sus hechicerías, batiendo las alas,* 
empezó á provocar las raridades del viento, á sufrir el 
peso de su cuerpo, cuando san Pedro y san Pablflttpo- 
niendo á su soberbia la fe de sus ruegos , desvanando 
(con la oración á Dios) las>diligencias desús alas, le 
despeñaron en precipicio fabuloso; cuya vergüenza 
obligó á Nerón á condenará muerte por burladores de 
sus tramoyas á los dos apóstoles. 

Nunca estos encantadores de los tiranos, á quien per- 
miten alas para volar en su presencia contra su natara- 
Icza, caen sin dejarlos manchados con su propia sangre; 
porque no pueden caer sin nota de quien los permitió 
levantarse. 

San JuanCrisóstomo (lib. 1^ Contraía vituperación 



(8) menor , la quiso (i. F. S.) 
((T) cena(A.JCF.) 
(10) babU es.) 



ViDA DE SAN PABLO APÓSTOL, 



Kl 



dilafrídammáilkú) ¿[caque la causa de mandar dego- 
llar el eoipenJor á san Pablo fué, /¡no estando Nerón 
posekiodc so lujuria y en esclavitud voluntaria de una 
raiDeni, que el Apóstol la convirtió y redujo á verdade- 
ro cooociiniento del verdadero Dios, con tal fervor que 
caparlo de la amistad fea deV Príncipe, negándole su 
comanicacíon. Por lo cnal^ encendido en rabia lasciva 
NVroD, con iojuriosas palabras dictadas de duplicado 
r«iror, mradó al Apóstol la redujese á la obediencia de 
su desenfrenado apetito ; y viendo que el vaso de elec- 
ción le reprel)(>ndia la instancia sin querer hacer su 
TulanUd, mandó luego le degollasen. Lleváronle al lu- 
gar del martirio, que Tertuliano con mejores palabras 
llamó cuna prevenida á eterno nacimiento (i): «Pablo 
coQsrgue enlucimiento de la ciudad romana, cuando 
en día con la generosidad del martirio renace.» Bien 
entendido Tertuliano, y atendiendo á ^ agudeza, qui- 
«n decir: Pablo por haber nacido en Tarso era ciudada- 
no de Roma en virtud del privilegio; empero cuando 
nuriendo en Roma renació del martirio, adquirió el 
stf Datoralmeote ciudadano de Homa por haber nacido 
eoella. 

Consta del Martirologio romano, Beda, Usuardo y 
otns, qne, llevando al Apóstol á morir con la guarda de 
r^, en el camino convirtió tres de los soldados que le 
llevaban, cuyos nombres sen Longtno, Acesto y Me- 
gislo. As! lo refieren (2) los actos de los santos Nereo y 
Aquileo, que el mismo Nerón martirizó á 2 de julio« 
d mismo dia que celebra su memoria la Iglesia. 

Hasta la muerte de san Pablo fué vital ; quiso morir 
ton logro de tres vidas: no quiso aquella caridad haza- 
ñosa dar paso en su muerte sin usurando ties vidas. 
Dióleáél Estéfano la vida con su muerte, que él solici- 
taba; da él con su muerte triplicada v¡d4 á tros, que 
selasolicitau. 

Cortó el verdugo en Pablo aquella garganta por 
doode b voz pronunció todo el comercio de la verdad : 
aquel camino real del Evangelio se mostró via láctea,* 
derramando mas leche que sangre; mas parecia con 
ella la espada haber mamado que herido ; la herida an- 
te pareció ordeñar que dar muerte : igualmente se 
nuKiró pechos y cuello. Oigamos el panal que desta 
Whe fabricaron con elegante susurro las abejas, á que 
M colmena la boca de san Ambrosio en el sermón 68 : 
(3)i;Quéno8 admiramos de que abunde de leche el 
qoedió el pecho á la Iglesia, como (4) él dijo escribien- 
do á los de Corinto: Leche os di á beber?» Sobredore 
^ blancura de la leche san Juan Crisóstomo con sus 
pilabras de oro, en su Oración á los principes de los 
opoiíofea ; (5) « ¿Cual relicario , ó Pablo , codicioso de 

atesorar tu sangre, nos la ocultó, pues sola vimos le- 

^^, que blanqueó el vestido del verdugo que segó tu 

I «beia;la cual sangie, desnudándose de púrpura y 

^Üéndose de nieve, haciendo oficio de miel, endulzó 

I 

(t| la Sarpiaeo , tap. 12 : Paalos CivitaUs Romanae conseqai- 
'^uUñuteOfCao iUie nartyrii renaicUar gencroaiute. 

^ las actas {S.) 

. 13' Qoid eoim minim si abunda! laete nutrítor Beelesiae » sicot 
>l«ea4 CorlaUíios Bitit : Lac vobis polom dedi? 

i«i lo dijo describiendo (S.) 

^1 Qaalis locas taam.Paale, sangninem exwpit, qni lácteos 
bis? ^^"^^^^^'^^^ ^ percttsit, qoi qaidem sangais bar- 
^«w UUos aBim«iD reddens melle dulciorem, at ipsi nná «on 
*«w, Id ídem tradaceretar, lu fccilt 



SU ánimo fieramente bárbaro de tal manera, qne ^l 
con SUS companeros se convirtiesen á la fe?» 

Luego que aquella santísima cabeza con el filo de la 
espada fué apartada de sus hombros, dio tres saltos co- 
mo en muestra de contento de ver conseguido aquel 
ansioso deseo que tuvo de ser desatado y estarcen Cris- 
to ; voz sumamente generosa de su garganta (6). A ca- 
da salto respondió la tierra con una fuente, cuya pie- 
dad liquida quedó perpetuo padrón diáfano del riego 
fecundo de la Iglesia, y juntamente (ya que no clamaba 
como por la sangre de Abel vertida), sollozando con tres 
manantiales de lágrimas, se dedicó á murmurar per« 
pétuamente la crueldad de Nerón. 

Fueron en un mismo dia trasladadas las almas santí- 
simas de san Pedro y san Pablo á la corte celestial, y 
sus cueqios sepultados juntamente por los cristianos 
orientales, que cuidaron deste depósito como de teso- 
ro que pretendían pertenecerles. Así el lugar de lastres 
fuentes como el sepulcro de los principes de los após- 
toles, son hoy, y siempre fueron> celebrados con ¡nu- . 
merable concurso de peregrinos de todas las naciones. 

Después de tres dias do su muerte, diceNicéforo que 
san Pablo se apareció á Nerón, como se lo había prome- 
titlo, y le dijo no había otro camino para salvarse sino 
la fe de lesucrístp. Gozando está: del eterno y glorioso 
descanso , y cuida de solicitar el remedio y la enmienda 
del tirano que le martirizó. 

Primero (según san Gregorio, lib. (7) iv Registri 
Epistólarum, epist. 30) los dos cuerpos bienaventura- 
dos, como he dicho, fueron por los cristianos de Orien- 
te depositados en un puesto, donde se cuenta (8) el se- 
gundo millardo la ciudad, qne llaman las €atacumbst3; 
de donde procurando toda la multitud dellos mudarlos 
á lugar más parttciilar y decente, el cielo , qne guarda- 
ba desvelado los cuerpos que la tierra cubría, pronun- 
ciando sus enojos con truenos formidables y flechando 
sus luces en lluvia de rayos, los espantó con tempestad 
horri})le. Después^ juzgando la divina misericordia la 
posesión de tales reliquias en favor de la ciudad de Ro- 
ma, permitió que sus vecinos las trailadasen donde hoy 
gozan universal adoración. 

Nicéforo, lib. 2, cap. 34, De las imágenes y tradicio- 
nes antiguas, dice : « Era san Pablo pequeño de cuer- 
po, cargado de espaldas; (9) el talle torcido; el rostro 
con blancura agradable, en (10) el cual solamente las 
rugas descubrían la edad. Su cabeza era chica; en la 
viveza desús ojos resplandecía graciosa y muy apacible 
lumbre.. Las cejas descendían haciendo sombra i la 
vista. La nariz larga sin reprehensión. La barba espe- 
sa y prolongada, no menos encanecida que el cabello.» 
San Juan Crisóstomo, en la Homilia de los principes de 
los apóstoles, atediando á la pequeña estatura de san 
Pablo, dice: Paulus tricubitalis erat; «Pablo era de 
tres codos.» Y Luciano, (\ \ ) in Philopalro, como des- ^ 
carado ateísta, se burla del Apóstol, llamándole faca¿- 
i)asiro\a). 

(6) Capto dissoivi, et este enm Chriito* 

(7) I. ep. 30, los dos fMtt^Q%{Tó4»$t9se¡mfkHe^ 

(8) él el segundo (A. ir.) 

(9) Ulle (S.) 

(10) la cual (M.) 

(li) in Phiñpatro (Id.) 
^ (•) «RecalnsUnm» naaoneni, qai per aera ioeadam, la terttaai 
aaqae coelam ae pea^traverat, reaqie omoiaoi pHlcberriflias ibi 



OBRAS DE 00?í FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



S2 

Do5 cabezas venerables al cielo y á la cierra ofreGcn 
* hoy á la consideración cristiana dos mujeres : la de Juan 
Baptista^ Herodías; la de Pablof esta que fué ramera 
de Nerón. Aquella porque no quiso apartarse de la 
amistad del Rey; esta porque, habiéndose apartado, no 
quiso volverá ella. Lo-que pideá todos con instancia 
igualmente afectuosa j elocuente san Juan Crisóstomo 
que hagan con la cabeza cortada del Bautista (homilía 
i 4, pág. t67),p¡do yo que se haga para diferente fin con 
la de san Pablo. Oigamos primero las voces de la idea 
de la elocuencia sagrada : «Por lo cual, ó fíeles, antes 
de ahora muchas veces os he rogado que, tomando en 
vuestra memoria la cabeza degollada de Juan que a^n 
está destilando sangre caliente, de tal manera cada uno 
se acompañe con ella, que se persuada ve con losojos 
abiertos los suyos cerrados en muerte, y que leoye de- 
cir con labios cárdenos sin voz : Aborreced el juramen- 
to, que fué quien me degolló. Lo que no pudo hacer 
la reprehensión hizo el juramento; lo que no pudo la 
ira del tirano, obró la necesidad en que sejerapenó, por 
no ser perjuro de maldades. Y finalmente, cuando en 
público oyéndolo todos era feamente y con rigor ad- 
vertido, generosamente el tirano sufrióla reprehen- 
sión ; empero luego que se aprisionó en los lazos del 
jurumento, dividió de mi cuerpo ra\, cabeza. Estomis- 
ino os pido ahora, y no desistiré jamás de rogaros, 
que donde quiera que fuéremos llevemos con nosotros 
esta cabeza y la mostremos á todos , clamando conde- 
nación contra el juramento; porque, aun siendo suma- 
mente ppr nuestra flaqueza negligentes y perezosos, 
mirando los ojos de aquella cabeza que con terribles 
amenazas dos mira si juramos, detenidos en el temor 
que nos predica con mas vehemencia que otro algún 
freno, podremos apartar las lenguai del precipicio, ú 
que el jurar nos lleva.p 

La dotrina destas palabras, prestadas de la boca de 
un san Juan á otro^ no solo son reales, sino de toda sa- 
lud á la Majestad ; pues advierte á los reyes que no falta 
á su palabra el que la dio de cosa contra justicia, sino 
cuando la cumple solo porque la dio. El que cumple 
juramentohecho en favor de Jas maldades, es perjuro 
al que hizo de no consentirlas. No es empeño promesa 
hecha en favor del facinoroso y delincuente, sino gra- 
vamen de su culpa el haberia solicitado para seguri- 
dad suya y nota del principe. Lo ilícito obliga á su 
castigo, no á su cumplimiento. Ya vimos que el tirano 
Heródes oyó con modestia la reprehensión pública del 
Bautista; que no tuvo por indignidad la adirertencia 
severa. Guisó Herodías con sus pies el postrero plato de 
su banquete, sazonóle con ardiente desenvoltura en 
golosina sabrosa á sus ojos ; en la deshonestidad la re- 
conoció por hija suya. «¿Qué pudo engendrar ^l (1) 
adulterio sino torpeza; y aquella zizaña de los senti- 
dos que, con pasos artiíiciosamente quebrados y con 
el cuerpo disolutamente vertido por diferentes movi- 
mientos, con malignidad estudiada (2) desencajadas 
con armonía venenosa las coyunturas del cuerpo, tan 
maliciosamente que parecía con el arte se le derretían 

didicerat; fs per aquam nos renovaTÍt, impionnnqde ereptos re- 
gionibus In beatarum animarum vestigiis coIlocaTit.» Gesnero no 
cree que en esu pintara qoisiese Luciano retraUr.á otro qoe á 
•algún doctor contemporáneo suyo. 

ü) addUoro (JT. S.) ^ 

(?) desencasadas (A.Hde9caiisadas(ir. S,) 



lis entraDas , para que la deformidad la hiciese toda 
hermosa?» Esta pintura, si mi pluma no la ha borrado 
del pincel, es de san Pedro Crisólogo, que con tintas 
de oro escribió tantos rieles como renglones. Agradólo 
tanto la insolencia de sus bailes, que juró, sin acordar 
se de la cabeza de Juan, de darle lo que pidiese; aurn 
que fuese la mitad de su reino. Ella, quesoloseacor^ 
dnba de la predicación del Bautista, le pidió su cabeza^ 
y por respeto del juramento se la dio. No pudo otra co^ 
sa ser peor (3) que esta petición, sino el concedérselai 
Mas lícito le era darle la mitad de su reino, qaeaqne^ 
lia santísima garganta. Los que apadrinan (4) tas d^ 
órdenes y demasías de sus ruegos con Gnes dé bao^ 
quetes, fiestas y bailes, sospechosa haceirsu preten- 
sión. El príncipe que se la propaetió. solo* queda obli^ 
gado, después de negársela , á castigarlos. 

Ya que los reyes quedan advertidos á costa del Pre^ 
cursor (que fué cláusula de la ley vieja , á quien sail 
Cirilo Jerosolimitano (a) llama Árchithao Novi T^ 
lamenti, «Primer guia del Testamento Nuevo»), ahoi 
ra, á costa del clarín del Evangelio, Pablo, (5) hablemos 
con los ministros de los emperadores y monarcas. 

Vosotros, que por permisión y providencia divina 
sois lados de los príncipes y gozáis de su inas familiar 
nsistencia, no quitéis los ojos déla cabeza de Pablo y 
de su garganta. Mirad aquel semblante menoscabado, 
aquel color fallecido en amarillez, aquellas mejillas 
descaecidas y pálidas, aquel ceño cuyas rugas (6) pre^ 
dican desengaños ; aquellos labios, en (7) silencio des- 
mayado, abiertos, hablando con el bostezo rondo; 
aquellos ojos apagados en muerte ; los cabellos y bar- 
ba (8) congelados con la sangre helada; aquellas fibras 
y arterias del cuello, que fué órgano del Espíritu San- 
to, desigualmente segadas del acero, que aun desaña- 
dadas de la vida anhelan doctrina y enseñanza. Aque- 
llas cavidades habitó la gloriosa alma que, ó con el 
cuerpo ó sin él, fué (9) arrebatada al tercer cielo, 
donde vio la Esencia divina por modo de acción tran- 
seúnte, como lo siente santo Tomás. Cid lo que con 
elocuentes semblantes os dice y aconseja aquel que 
(según dije de autoridad de Tertuliano) fué nuevo dis- 
cípulo, dado en la transfiguración al Hijo por el Padre; 
aquel apóstol escogido por Cristo estando en el des- 
canso de su gloria ; aquel ministro que el Espíritu San- 
to mandó apartar para sí con Bernabé ; aquel varón 
que, dijo Dios, con venia que asistiese al emperador. In- 
cesablemente os está aquel rostro yerto gritando á los 
que asistis á los reyes y cerráis sus lados en vuestra 
asistencia. Atajad las impías maquinaciones de los ma- 
gos que los encantan, arruinad los tramoyeros que los 
divierten, precipitad el vuelo á los loaros que con plu- 
mas de cera osan escribir en el cielo los embustes por 
milagros, desatad los lazos con que la hermosura de 
las mujeres obliga á tos emijeradores á que vayan pre- 
sos de un ceño, y á que padezcan en un cabello señorío; 
temed mas ver á la majestad esclava de su apetito que 

(3) de e$ta (S.) 
^ (4) los (Id.) 
la) Catechesis, x , cap. itL 
(5) hablamos (S.) 
(6* predicaban {li.} 

(7) silencioso desmayo , (M.)— sUeBcio desmajridoi, (lf> f'i 
CS) congelada (S.) 
Caj arrebatado {id,) 



VJDA DE SAN PABLO APÓSTOL. 



S3 



cnojariau Mejor osestá padecerán castigo que dejarla 
padecer su culpa. Si eu vuestros priacipes la naturale- 
za de hombre mancillare lo soberano de la dignidad 
cfti pecados, buscad el.cuchillo en su enmienda antes 
que su favor en su ruina. Pasad en la caridad del al- 
ma roas allá tie la vida el amor á vuestros monarcas. 
Aprended de mí que, muerto por su orden , volví des- 
pués de tres dias á solicitar con desengaño la salud 
eterna, en el conocimiento de Jesucristo, para Nerón. 

Inumerables son los milagros de san Pablo. No los 
refiero, juzgando que todas las acc^nes que hizo, las 
palabras que dijo, las letras que escribió, fueron otros 
tantos milagros. 

Vivió sesenta y ocho años: así lo afirma san Juan 
Crísóstomo en la Homüia de las alabanzas de lospriri' 
cipes de los apóstoles; y es la más común opinión que 
Vm6 igualmente los treinta y cuatro años persegui- 
dor, y los otros treinta y cuatro apóstol, defensa y 
doctor de las gentes, y perseguido. Hay escritores que 
dicen se convirtió de veinte y cinco años, por llamarle 
san Lúeas en el martirio de san Estéfano jut^fnú, man- 
cebo. A mi sentir no concluye la conjetura; porque la 
' voz griega del texto sagrado es (l)ve«vb;, que aunque 
se interpreta mancebo, también significa hombre atre- 
vido, feroz é impetuoso, como lo pra san Pablo de 
treinta y cuatro años. 

Halla mi reparo dos milagros por contraría-conside- 
ración en este número de los años del Apóstol. El pri- 
mero, cómo pudo en solos treinta y cuatro años de vida 
desde su conversión peregrinar todo el orbe , navegar 
tan largos mares, enseñar á todas las gentes, llevar el 
Evangelio á tan remotas provincias, vencer tanta du- 
reza en los judíos, tanta ceguedad en los idólatras, tan- 
to poder en los príncipes, tanta contradicción en los 
tribunales y tan ultimados riesgos en todos los ele- 
mentos. El segundo , cómo pudo durar treinta y cuatro 
años una vida rodeada de tantas muertes, batida de 
tantos azotes y piedras, acosada de tan rigurosas prísio- 
nes, mordida de tantos oprobrios, limada de tantas mi- 
ferias, sumergida de tantas borrascas, y aterrada cou tan 

{i)SeaHiaSt{A,M,r.8,) 



varios terremotos de sediciones populares. Tú solo , 6 
gloriosísimo Pablo, pudiste hacer que aquellos años, 
que para lo que obraste parecen pocos, pareciesen ma- 
chos para lo que padeciste. • 
Ya que en la gloría eterna (donde por singular pre-/ 
rogativa entraste segunda vez) gozas el premio de 
méritos tan soberanos, vuelve esos ojos, que miran 
con duplicado oriente, á este tu devoto, que en pri- 
sión y cadenas de «ualro años empezó á escribir para 
tu gloría y su consuelo las tuyas y tu martirio. Y pues 
en la persecución que le atormenta no le falta Nerón, 
asístele para que, con tus palabras liJfte, pueda de- 
cirte las que tu pluma escribió á Timoteo: (2) a Libro 
estoy de la boca del león, libróme Dios de toda obra 
mala,» — cuando saliendo por la boca del león mis 
quejas, sonabau bramidos; invención de Fálaris con 
el toro, para que los llantos no moviesen á piedad. Y 
pues España no solo mereció que con amor adelantado 
y alborozo de su remedio prometieses el venir á ella, 
como veniste por tan dilatado rodeo , sino que la espa- 
da que te degolló asistiese en ella, como se ve y adora 
en el convento real de la Sisla, de la orden de san Jeró- 
nimo, en la imperíal ciudad de Toledo ; ya gue por in- 
signia de tu muerte con ella te coronaste,— pásala hoy 
del lado en que ia.tienes á fa diestra, y en oompañía de 
la de Santiugo , cuyos somos', esgrímela en defensa 
desta monarquía, que pretenden despedazar traidores 
con robos y rebeliones, yberejeícon falsas dotrinas. 
Sienta el amparo de tu cuchilla el católico don Feli- 
pe IV, rey con suma piedad poderoso, con santo celo 
justiciero', por el amparo de los suyos desvelado, en la 
defensa y propagación de la fe valiente. Viva á su lado, 
con el auxilic^tuyo gloriosa , doña Isabel de Borbon, 
nuestra es(;)arecidísima rciua ; y crezca en años flore- 
cientes con el ejemplo de sus; virtudes , heredero de 
todas ellas, el príncipe don Baltasar, su hijo príraogé- 
nito. Y estas frentes imperíales y siempre augustas, 
que la divina Majestad cifió con tantas coronas, reco- 
nocidas á tu auxilio, dilatarán la aclamación de tu favor 
soberano por todo el orbe de la tierra. 

{% Liberatas sam deoreleonis. Liberavitme Dominus ab omnl 
opere nulo. 



Fm DE LA VIDA DE SA!f PABLO APÓSTOL. 



EPÍTOME A LA HISTORIA 

DE LA VIDA EJEMPLAR Y (1) GLORIOSA MUERTE 

DEL BlEMAYElfTORAOO 

FRAY TOMAS DE VILLANUEVA, 

relígiofo de 1« orden de San (2) Agoslin y «nobbpo de Vakneie/ 



AUTOB 



DON FRANCISCO DE QUETEDO VILLEGAS, 

CABALLERO OSL HÁBITO DB SANTUGO (á). 



DA NOTICIA ESTE LIBRO: 

DE SU VIDA. — DE SUS COSTUMBRES, PARA SU IMITACIÓN. — ^DE SUS CARGOS, PARA EL CONOCIMIENTO DELLOS. 
DE SU. MUERTA, PARA GLORIA DE SU NOMBRE.— DE SUS M^AGROS, PARA GLORIA DE DIOS. 



AL REY NUESTRO SEÑOR. 

Vida y muerte que dejaron á España deudora de tantos beneficios, dotrioa y milagros» hoy la 
liolian agradecida, pues con tantas veras negocia de la Iglesia, con el amparo de vuestra majes- 
tad, lo que solo el tiempo detiene á sus merecimientos, que es la canonización del bienaventu*» 



(1) religiosa muerte ( tf. F. S.) 

(2) AugustiD (Etíamtta conttantemente el tjemplar de 
Valencia. ) 

(a) El tftalo principal, en la edición de Sancha, es 
Mda de tanto Tomát de Vitianueva, Sigúese la adver- 
tencia A quien leyere; y después encabeza la obra el an- 
terior rótulo , precediendo al Capitulo primero. 

Juntamente con los sermones del Santo se publicó la * 
primer noticia de su vida, en el año de 157i; relación 
breve, en iatin, escrita por el agostiniano don fray Juan 
deHufiatoues, obispo de Segorbe, heredero de los pape- 
les do varón tan iiitigne,y muy querido suyo. 

Otro fraile, gran teólogo, de la misma orden (Miguel 
Bartolomé Salón , i quien por su ciencia y por el paren- 
tesco del nombre llamaban el Salomón valenciano), ha- 
llándose 4 punto de muerte en un grave padecimiento, 
hizo voló de escribir por extenso en castellano la vida- 
del piadoso Arzobispo. Informóse de sus visitadbres y fa- 
miliares, oyó á muchos religiosos viejos que le conocie- 
ron y trataron, consultó con el confesor del Santo, y cui- 
dando de utilizar lo conocido é impreso, dio á la estampa 
eu 1888 el libro De lo$ orondee y iinguíarttimot ejemplot 
que dejó de H en todo género de eanlidad y virtud el padre 
don Tomdi de Vitianueva, particularmente en la piedad 
y mitericordia con loe polnrre : libro ei crilo con acierto, 
agradable e^ulo y aingular ternura. 



Tantos sucesos desconocidos se descubrieron después, 
y tales se aclararon con las indagaciones para la i>eaUfl- 
cacion y canonización de este prelado, que pareció á Salón 
diminuta su obra, resolviéndose por ello á emprenderla 
de nuevo. Publicóla pues muy añadida y copiosa , por 
el mes de agosto de 1690, á los ochenta y un años de 
edad , en los mismos dias en que sacaba á luz su Epitoma 
QoEVEDO, trazado sobre el libro primitivo del escritor va- 
lenciano. 

Tenia Qoevrdo bienes de importancia en la Torra d^ 
Juan Abad, y encontrábase ligado con estrechas rdacio* 
nes en Villanueva de los Infantes, población rica , flore- 
ciente y cercana, dónde vivian muchos parientes del ve» 
nerable Arzobispo. Y cuando para información de la pure- 
za de fe, santidad de vida y milagros del siervo de Dios, 
expidió la sagrada congregación deRitos, en el año de 1610, 
letras remisorias y compulsorias á diferentes diócesis de 
España, inflamando con ello la páblica devoción de toda 
la monarquía, estimó oo^i Francisco de Quevbdo por deuda 
de honor sagrada y obligación indeclinable el trazar la 
historia de tan peregrinó modelo de prelados. Asunto fe* 
cundisimo era este para an filósofo político, empeñado ea 
sanar con las armas del entendimiento los males y vicios 
que suelen desdorar las bengalas y togas, los hábitos y 
las mitras. Sinsabores, viajes, cargos y asuntos embara« 
sarou eu los diez anos siguieuiei la diligencia del fseriior 



M OBRAS DÉ DON FRANCISCO DE QüEVEDO VILLEGAS, 

rado arzobispo fray Tomás de Villanueva^cuya historia escribo. Vea vuestra majestad en esta 
memoria (que por ser del justo áerá eterna, como dice David) un arzobispo que eligió elempe- 
rador Carlos V, abuelo de vuestra majestad, donde juntamente le dejó ejemplo ¿ cuya imita- 
tacion eligiese prelados, y á ellos con que electos pudiesen imitándole hacerse dignos de la pre- 
lacia. Ni pretendo en este. Epítome otra cosa que servir á vuestra majestad de recuerdo desta 
diligencia que en su favor dejó hecha en su muerte, para enseñamiento de todos los que le" suce- 
dieren en su monarquía á aquel glorioso emperador, ni dudo que acogerá vuestra majestad con 
clemencia estos cuadernos, que tratan de la vida y muerte de quien fué criado de §u casa y ho; 
en la de Dios nuestro Señor está con tantas prerogativas intercediendo por la grandeza, salud y 
vida de vuestra majestad. Madrid, 10 de agosto, i620 años« 
Besa las reales manos y pies de vuestra majestad 

Don FRAifdsGO db Qüivedo Yíllsgas, 



FRAY JUAN DE HERRERA, REUGIOSO Y PREDICADOR DE LA ORDEN DE SAN AGUSTÍN, 

A LOS LETORES. 

Habiéndose ofrecido tratar con don Francisco de Quevedo Villegas de lainformacion que está 
á mi cargo para colocar y beati&car al venerable padre jfray Alonso de Orozco, supe escribía la 
vida del bienaventurado fray Tomás de Villanueva, obra grande y que no puede salir á luz con 
la brevedad que yo deseaba; y viendo se llegaba el dia de la fiesta de su beatificación, le pedi hi- 
ciese un Epitome para informar con brevedad la noticia de todos. Acabóle en doce dias, Y por 
ser obra que en pocas palabras da noticia de muchas obras, escrita con celo, devoción y cui- 
dado, me encargué de sacarla á luz, pareciéndome que en breve volumen se leerían muchas co- 
sas bien hechas, poco menos bien dichas. El autor quiere que el poco tiempo en que le escribió 
le sirva de disculpa; y yo deseo que para losf que lo supieren leer le sea alabanza, y que con esta 
prenda aseguren las esperanzas de la Historia, en que há diez anos que trabaja. 



para enriquecer su hisloria con datos y documentos pre- 
ciosos; y aun cuando parece que después llegó á tenerla 
casi concluida, fué robado el manuscrito y desapareció 
para siempre (1). 

Aunque el romano ponlíOce Paulo V beatificó al padre 
Tomás de Villanueva en I.** de noviembre de 1613, no pu- 
dieron solemnizar el suceso lus recoletos agustinos de ÁJa- 
di'id, pDr carecer de iglesia. Concluida esta, y en 27 de 
agosto de 1630tt'aslad:fdoel Santisimo Sacramento (2), dis- 
pusiéronse famosas fiestas, para las cuales se diócomision 
al activo predicador fiay Ju.in dé Herrera; quien noticioso 
déla obra de don Francisco, le pidió hiciese un Epítome 
que informase con brevedad la noticia de todos,. desper- 
tando en los fieles el anhelo de contribuir con sus limosnas 
á los crecidos gastos de la canonización, en que ya se traba- 
jaba con empeüo. Acabó en doce dias el biógrafo su tarea, 
dirigióla al Hey, imprimió el libro la viuda de Cosme Del- 
gado, y los ciegos le vendieron por las calles á 18 de se- 
tiembre (3). 



■ (1> Véase fn Tarsla la memoria qne extendió el mismo Qüevboo 
de los papeles .que le sustrajeron en el tiempo de sus prisiones. 

(2/ Lp«n Piíi'clo, lUtttoria de Madrid, M. S., afio de 1620. 

(31 Fray Jerónimo Cantó, natural de Alcoy y también religioso 
sgustioo, comi)uso en metro la Vida del Santo, poima que Toé 
impreso la primera vez en Barcelona, por Sebastian y Jaime Mate- 
vad, en 16i3. 

En latín e&isto ana historia, escrita por el flamenco Nica»io 
BaiiOv 



Reimprimióse en Valencia el año de 1627, y se te in- 
cluido en colección desde la de Madrid de 1049. 

Este opúsculo es (según parece) el prjmero de nuestro 
autor que salió de moldea la luz pública, y el ¿mico donde 
no se llamó señor de la Torre de Juan Abad» sino tan so- 
lamente caballero del hábito de Santiago. 

HecHa la historia del libro, resta advertir los ejempla- 
res de que me be valido para mi reiropresioo» y los signos 
con que señalo al pié sus diferencias. 

O. La original , hecha en Madrid por la t! uda de Cos- 
me Delgado, el año de 1620. A este ejemplar, fuera de la 
ortografía, va en todo sujeta la presente publicación. 

V. La impresión de Valencia de 1627. Tiene todos los 
* principios de la de 1620; la dedicatoria al Rey, que no se 
ha reproducido en ninguna de las posteriores; la adrer- 
tencia Al que leyere^ inserta únicamente en I» colección 
de Sancha; y el proemio de fray Juan de Herrera, qué no 
debió nunca haberse omitido. * 

A, La colección que hicieron en Madrid, el año de 1650, 
las prensas de Diego Diaz de la Carrera , ¿ costa de To- 
más Alfai, El discurso carece , como en los ejeaiplares 
siguientes, de prólogos, dedicatoria y advertencia. En él 

'comienza á alterarse la prosodia y á introducirse variaD- 
tes y erratas. 

B, La de Madrid, por Melchor Sánchez, que costeó 
Mateo de la Bastida año de 1658, conforme con la ante- 
rior. 

F. La de Bruselas de 1670, por Foppenf. 
S, La de Madrid de 1790| por pancha. * 



VIDA DEL BIENAVENTURADO PADRE FRAY TOMAS DE VILLANÜEVA. 57' 

A QUIEN LEYERE^ 

No es de interés á los varones gloriosos, hi de cudicía á los sanios, la memoria que delloá ha- 
cemos en este mundo; puos aquellos que con estatuas, edificios 6 historias procuran alargar su 
vida más allá de \a sepultura, ó engañarla muerte con estas diligencias ingeniosas, serán dos 
veces de^iichados, pues esperan segunda muerte, que secreta y apresurada les traerá la diligen- 
cia fie los dias y la venganza del tiempo, unas cosas traen el olvido de otras, y lo pasado se borra 
con lo presente, y lo por venir da prisa á lo que existe, para que deje de ser, y toda á grandes 
jonuidas corre á la muerte. Asi lo predica el EcUm^tes con estas palabras : c No hay memoria 
de los primeros, ni aun de aquellos que han de ser la habrá en los postreros; es el olvido noche de 
la vanidad, fin y castigo de la locura humana.» Dieron los antiguos monarcas y emperadores á 
guardar su fama, nombre y acciones á las monedas; y hoy es soberbia de los estudiosos conjetu- 
rar algunas reliquias de los caracteres con que las ilustraron: las de oro y plata por el precióle 
. venden y no se estudian ; las de bronce y cobre, despreciadas del interés, se dejan en poder de la 
tierra borrar : y por esta causa muchos de aquellos príncipes son iguales con los que nunca fue- 
ron. Y si de algunos hay noticia, su antigüedad propia la hace sospechosa, y aguarda á tiempo en 
que aun eso poco no podrán defender de las edades; porque si la historia es antigua, la escura y 
remota noticia la hace dudosa y desacreditada, y si es moderna, la falta de antigüedad y la no- 
ticia próiima y común la quita el precio; y juntamente la desautorizan el odio ó la pasión que 
aun duran. Según esto, la memoria que se ha de buscar para que permanezca, y de la que se 
permite ambición santa, es de la que da el libro de la vida á los que se escriben en él. Esta es la 
que Dios promete y la que quiere deseen los justos, en el Apocalipsi cap. (i) 5, con estas pala- 
bras : cAl que venciere á si, le vestiré de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro 
»de la vida, y confesaré-su nombre delante de mi Padre y de sus ángeles.» No promete Dios es- 
cribirle en los libros del mundo, sino en el de la vida; ni divulgar y confesar su nombre entre las 
gentes ni delante dellas, sino delante de su Padre y de sus ángeles, reino donde viven los nom- 
bres de los bienaventurados defendidos al olvida, ignorados de la muerte. Mucho presumen los 
•que con sus escritos osan prometer memoria eterna á los que la merecieron, y solo en Dios la 
pueden tener. Vanamente se persuaden este género de estudiosos á que están necesitados desta 
alabanza los que viviendo con virtud robusta, la despreciaron por inútil y peligrosa. Debe pues 
ser la intención de quien escribe vidas de santos, sola caridad de los que vivimos, poniéndo- 
nos delante por guia costumbre^ y acciones que nos lleven por buen camino y nos bailen en la 
multitud de las sendas de perdición aquella vereda por donde los sabios y los buenos, que des- 
cansan en el Señor, arribaron á la paz y al descanso. Ni se puede dudar que quien escribe las vi- 
das de los justos los lisonjea cortésmento, con dar en la relación de su vida ocasión á que otros 
se animen á servir y agradar á Dios nuestro Señor; pues en cierta manera hacen que, aun des- 
pués de muertos, desde la sepultura estén ocasionando buenos deseos y buenas obras. Y si el es- 
cribir historia moral y profana es de tanta estimacionen la república, porque se ofrece á quien 
imítumosen virtudes grandes, no puede carecer de precio referir hechos gloriosos de jos san- 
tos varones, donde se alimenta el espíritu en cosas importantes á la república interior. Este celo 
me ha persuadido á escribir la vida, las costumbres y la muerte del bienaventurado (2) fray To- 
más de Villanueva en este epítome ; y siempre lo será la historia donde más corriere la pluma. 
Si se mira lo mucho que trabajó en la virtudy las grandes maravillas que obró Dios por él, será 
Dios glorificado en sus obras, los hombres tendrán de quien aprender, pues en todos estados y 
cu diferentes cargos enseñó á ser subditos y prelados. Daré ocasión en que la devoción se ejer- 
cite, y á estos tiempos conocimiento de tan santo arzobispo, y nuevo crédito á las dignidades de 
Cspaña ; pues en (antas calamidades nos ha acordado de los tiempos en que producía España Eu- 
genios y Ildefonsos y otros muchos, que con su ejemplo y á su imitación y por su ruego conti- 
nuará Dios nuestro Señor en estos reinos. 

(1) 4, ( Túdúi l9$ imprem.) {% Saoto Tomás (5.) 



DE LA MILAGROSA VIDA 



VEL BlBIfAVClfTQlADO (1) 



FRAY TOMAS DE VILLANÜEVA, 



da la érdan da San ügattli»» afsabifpo da Talapcia [a). 



CAPITULO PRIMERO. 

Nació el bienaventurado (2) don Tomás de Villanue- 
va en la villa de Fiienllana, en el campo de Montíel, el 
(3) año de 1488. Fué hijo legítimo de Alonso Tomás 

(1) Santo Tomis de VUlanoevt , del drdea (S. f /a eiMon ie 
¡barra.) 

(a) Perdóneme el lector si le salgo al enencntro en esta nota» 
con nn Índice de sacesos tocantes a la bistoria de tan prodigioso 
taroo. Acaso después no le parexca impertinente. 

ATio de 1488. Nacimiento del Santo. 

150S. Siendo ya bacliiller en artes, entra en el colegio de San 
lldeíonso de Álcali , dia lunes 7 de agosto. 

1516. Toma el bibito de san Agustín eu Salamanca , tí de no- 
viembre. 

1517. Profesa el dia 25 de Ignal mes. 

1518. Dice la primer misa el dia de la NattTldad de nuestro 
Sefior Jesucristo. 

1519. electo prior del convento de Salamanca en el capitulo 
celebrado en Valladoiid , á 4 de mayo. 

1521. Designado vicario general y visitador de la provincia, 1.* 
de marxo. 

1523. Nombrado prior segunda vez, en el capitulo de Toledo 
de %5 de abril. . 

152 i. Confiéresele nuevamente en el de Valladoiid, & 13 de 
mayo, el cargo de comisario, visitador y reformador. 

1527. Divididas las provincias de Castilla y Andalucía , esU le 
escoge por su provincial , en DueQas, A 20 de mayo. 

1534. Hiceie suyo Castilla en el capitulo de Burgos, 4 25 de 
abril. 

1537. Nómbrale su definidor, en Arenas, á 28 de abril. 

1542. Por febrero de este afio rehusó el anobispado de Gra- 
nada. 

1544. Conminado con graves censuras, admite el de Valencia. 

1555. Murió en 8 de setiembre. 

1572. Escribe una breve notkla de su vida el agustlnlano Juan 
de Nuñatones, obispo de Segorbe. 

1588. Publica una historia del Santo el padre maestro fray Ml- 
g-el Salón, valenciano. 

1601. ei mismo, siendo provincial de sn orden, comienzi 4 
promuver la beaUflcacion del siervo de Dios. 

1603. Hizo trasladar aa cuerpo á mat digno sepulcro, á 21 de 
noviembre. 

1608. Llegan á Roma los procesos. 

1618. Publica por beato 4 fray Tom4f U santidad de Paulo V, 
4 7 de setiembre ; seftaUndo el dia 18 de aquel mes para que en 
todos los afios se le rece el oficio divino. 

1658. Alejandro VII le Heelara y define por santo 4 i.* da no- 
viembre. 

(2) Santo Tomás (tlmpre tíee en mííImu /• etfidoa ^SfMla.) 
1^ aflo de 1487. {T049$ ht ^n^ltu») • 



García^ de los hijosdalgo más principales de VlUanuevi 
de los Infontes^ y deudo y pariente de las.más nobles 
familias de aquella tierra. Llamóse su madre Lucia 
Martínez de Castellanos; de quien no solo heredó la ha- 
cienda, sino la virtud y misericordia con los pobres, 
creciéndola en el lugar que con tanta razón admiramos; 
pues en otro cualquier hijo fuera esfuerzo lucidísimo 
de la virtud continuar tad aventajada caridad « no ao« 
mentarla como el Santo hizo. Con su nacimiento se re- 
cobró la salud en todo el partido, á quien Dios nuestro 
Señor castigaba con pestilencia; pues el dia de su naci" 
miento cesó la peste en Yillanueva de los Infantes, don- 
de en mayor concurso de gente estaba apoderada más 
lastimosamente. Y en memoria y agradecimiento de tan 
gran beneficio, el aposento donde nació con este santo 
niño la salud á todos, está venerado y lo ha estado siem- 
pre , con tal olor; que (4) atestiguaba la asistencia del 
cielo, que hubo atan glorioso nacimiento. 

Su abuelo de parte de nnidre se llamó García de Cas- 
tellanos, hombre de tan piadoso celo y tan liberal y ge- 
neroso con los pobres, que á sus (5) decendlentes des- 
heredó de la' hacienda y (6) mejoró, dejándoles eo su 
lugar este ejemplo de distribuirla. Premióle Dios coo 
lograrle de manera este intento, que Alonso Tomás 
García y Lucia Martínez de Castellanos, padres dol 
bienaventurado don Tomás de Yillanueva, siendo de. 
los mas hacendados de aquella tierra y valuándose sa 
hacienda por más de sesenta mil ducados, pareció 
mientras vivieron que procuraban volver á Dios mis 
que les daba, por la limosna; haciendo tantas diligeo; 
cias por empobrecer, enriqueciendo los pobres, qu^^ 
Dios con inmensa largueza no les aumentara lahadetida 
milagrosamente, no dejaran ni tuvieran posesiones oí 
muebles que dispensar á su hijo. Criaban los ganados 
para dar eUruto y esquilmo á loe pobres; y con esto 
eran pastores y padres de los pobres, que son lasovcj^ 
de Cristo. El trigo de su cosecha prestaban á los Ubn- 



(4) alestlftta (F.) 

isi) descendientes (A. B. F. 5.) 

(8) loa mejord (S.) 



VIDA DEL B1ENA\^NTÜRAD0 PADRE FRAY TOMÁS DE MLLANUEVA. 



dores pobres ; no lo vendiaa á los mercaderes, haciendo 
preciosa para si la necesidad ajena: pues el mal año no 
le hace tanto la falta (1) del agua como la falta de 
caridad en los ricos y en los prelados , que de la ham- 
bre de los pobres hacen el precio de sus cosechas. Si el 
año era bueno, por ser ellos mejores que el süo , daban 
gracias ¿ Dios de que habia dado con abundancia para 
todos; y si era malo, le daban gracias porque les habia 
dado á ellos trigo, cuando á los demás habia dado ne- 
cesidad y miseria. (2) Adelantábase tan lo la necesidad 
á pedirles y ellos á socorrerla, que no tei\ian los pobres 
lugar ni necesidad de hablar por si. No hace del todo 
bien quien espera á que el pobre le importune : aquel 
paga, y no da. La voz del pobre que pide lo que le falta, 
á quien le sobra, ejecución es , mandamiento trae, lí 
cobrar viene.' Era tan venerada en Villanueva. de los 
Infantes la virtud y santidad de Lucía Martínez de Cas- 
tellanos, que cuando venían soldados á (3) alojaren la 
villa, los padres, medrosos de alguna libertad y licen- 
cia en las costumbres de los bisónos (que piensan que 
en el desgarro y descompostura y inquietud está el 
miedo para el enemigo, y en el jurar la mayor diligen- 
cia para la Vitoria), — enviaban sus hijos, doncellas y los 
niños á que se abrigasen con su santa oración y recogi- 
miento en casa desta señora. 

La crianza (4) del santo niño fué digna de tales pa- 
dres, pues desde la cuna no vio ni oyó otra cosa que 
ejemplos de misericordia ; y asi pudo decir que creció 
con él. Su madre, en lugar de las voces mal formadas 
con que los niños se regalan ó piden alimento, le en- 
señó á decir Maria^ nombre que desde los labios le ena- 
moró de suerte el corazón , que no gorjeaba con otra 
palabra. Ntí^ocióle esta terneza de la Virgen nuestra 
Señora tin favorecidos regalos, que no permitió que 
acción señalada de su vida sucediese sino en dia de fes- 
tividad suya: en el dia de su presentación al templo fué 
presentado este glorioso Santo en el templo , y tomó el 
hábib de san Augustin; y en la Gesta de nuestra Señora 
de las Nieves dio su consentimiento para (5) acetar el 
arzobispado de Valencia, después de haberle rehusado, 
como se verá; en el dia de su glorioso parlo dijo la pri- 
mera misa (a); y en el dia de su nacimiento murió en 
Valencia, año de 1555, en edad de.sesenta y siete años. 

Pusieron cuidado sus padres en que aprendiese á 
leer y á escribir, y enviáronle á la escuela , donde á su 
maestro y á los otros niños enseñó modestia y virtud ; 
pues fueron tales sus veras y entereza y religión, que 
solo en el número de los años se conocía su edad. Tenia 
por dijes de niño y por (6) juguetes la imitación de los 
oficios divinos, haciendo altares, ordenando procesio- 
nes , haciendo pulpitos de las sillas, predicando con las 
costumbres la dotrina que aun no cabia en su lenguaje. 
Pedia ctn gran cuidado el almuerzo; y advertida su 
madreen la solicitud con que le pedia algunos dias, 
más de una ves le hizo seguir, y halló que le llevaba á 
los pobres , á quien daba los libros. V no teniendo más 
de siete años, dos veces vino desnudo de vestidos y 

(1) de agoa (5.) 

(t) AdelanUlNiose tanto á U Becestdtá de pedirlas (/iT.; 

(3) atojarM (M.) 

(4) de este (ti.) 

(5) »e«pUr(5.) 
(a, Aflo 4c 1f»i8. 

(6; jaegoetea itf. F.) 



50 

vestido de Dios, por haber dado sus ropas á un pobre, 
de que igualmente se holgaban el pobre y los padres del 
santo niño ; volviéndole á vestir de prestado , pues de 
todo lo que ienia y traia y le daban sus padres, no 
era más tiempo dueño del que tardaba en tener dello 
necesidad algún pobre. En esta edad , doiíde la inocen- 
cia tiene abrigada la virtud y fortalecida contra los ha- 
lagos del mundo , se enamoró de la penitencia de suer* 
te, que se cerraba á tener oración y (7) diciplina, 
acompañando su terneza (8) con silicio: lo que vino á 
noticia de su santa madre por advertencia de una cria- 
da que , aliñando el aposento donde tenia su cama, ha^ 
lió escondida la dictplina, con testimonios de que (9) 
la ejercitaba por devoción lo que bastara á ser peniten- 
cia de sus culpas. Sintiólo con afición de madre, esti- 
mólo con el conocimiento que tenia de su inclinación; 
y admiróse, viendo cuánto se adelantaba la mortifica- 
ción á los peligros de la naturaleza. Con sus padres in- 
tercedía por los pobres ; y en la limosna que ellos ha- 
cían, socorriéndolos con trigo y otras cosas, ponia los 
ruegos por tomar parte en todo lo que fuese caridad y 
misericordia. 

Murió su padre; y en poca edad, habiendo ido á 
Alcalá á estudiar, quedó por amparo de su casa. Vino 
á consolar á su madre, que admitió (10) alivio de su 
soledad con ver en el temor del, celo del servicio de 
Dios. Dejóle su padre unas casas principales en Villa- 
nueva, y el santo niño luego dijo á sú madre que se- 
ria bien enviar á su padre al otro mundo las casas que 
le habia dejado, para que después de muerto viviese en 
ellas; y que esto, siendo cosa tan nueva , se podia hacer 
dándolas para hospital de pobres, pues (i i) no le habia, 
y ocupando su madre su viudez en servirlos; y que 
desta manera gozaria lo que habia dejado, y podria pa- 
sar consigo á la otra vida sus casas. Hízolo asi la madre, 
y hoy en día es hospital la casa, donde vive su memoria 
arrimada á su caridad. Lucia Martínez de Castellanos 
asistiendo á los pobres pasó su viudez, obrando Dios 
por ella infinitos milagros, creciendo el trigo en sus 
trojes, multiplicando las telas que gastaba en vestir los 
pobres, y sanando con la señal de la cruz muchas enfer- 
medades desesperadas del remedio humano. 

Volvió el Santo á proseguir sus estudios en Alcalá, 
donde en letras y virtud se aventajó de suerte, que 
asegurados de que su modestia tenia muy lejos la vani- 
dad, los predicadores públicamente en los pulpitos de- 
cían á los estudiantes que por qué no imitaban y se- 
guían los pasos y manera de vivir de Tomás de Villa- 
nueva. Leyó un curso de artes, donde tuvo pordicípulos 
los mas doctos hombres que ha tenido España en todas 
facultades (6). Últimamente fué colegial mayor en el 
insigne colegio de San Ildefonso, adonde entre los va- 
rones (12) excelentes, desde su tiempo está advertida 
su vida y su dotrina, paia memoria (13) y lustie de 
aquella universidad. 

(7) diseipUna ( y MieUtnU, h wUmú, Á. B, P. 5.) 

(8) con silencio : {8.) 

(9) ejercitaba por devoctoo , lo qae (Ji.) 

(10) por alivio de ao soledad el verle en el temor (M.) 

(11) no lo habia, ocupando (li.) 

ib) El aflodel513. Oe aqaetlos eran Donlnfo Soto, j Per^ 
nando Encina fllóaofo y teólogo sutilísimo. 

(11) excelentes de su tiempo, j está advertida (i.)—..... tiempo 
está advertida B. F,S*) 

(13) Uttstre (K). 



ta OBRAS DE DON FRANCISCO 

Llegó en estas cosas la voz de sus grandes partes á 
Salamanca , y fué solicitado (i) con cuüicia do aquella 
universidad, donde le ofrecieron por claqstro la (2) 
cátredaüe moral. Por. mostrarse recop«cido á la de- 
mostración de aquella universidad, füó ¿ Salamanca 
y leyó tres liciones ; y en la postrera , donde fué oyente 
el retor, leyó aquel misterioso salmo In exitu Israel 
de Aegypto, despidiéndose del siglo con las palabras 
de David, pues á otro dia tomó el hábito en el convento 
de San Agustín. Dtósele el padre fray Francisco de 
la Parra prior del dicho convento, hombre insigne 
en santidad y letras ; uno de los muchos que ha produ- 
cido aquel religiosísimo convento. Entró en la religión 
el año de 1516 en 24 de noviembre, y profesó ano 
de 1517 en 25 de noviembre, dia de Santa Caterina 
mártir; como consta de su profesión, que va en lu 
Historia, 

Este es el nacimiento maravilloso de nuestro Santo. 
Sus padres tales, que merecieron tener por hijo á quien 
hoy la Iglesia por excelencia llama padre de los pobres. 
Esta es la razón aulicipada á la niríez, y la inocencia (3) 
la paz de perfección admirable. Esta, la mocedad ase- 
gurada, y que conociendo lo que valéu las horas, hizo 
logro (4) de los instantes, y supo poner precio al tiem- . 
po. Estos fueron los estudios encaminados á verdadera 
sabiduría, sin presunción ni vanidad, que tuvieron 
por premio y dieron por fruto al santo estudiante co- 
nocimiento tan severo, que sopo despreciar los títulos 
Tulgares de las letras, y poner en la sagrada rehgion de 
san Augustin en salvo sus vigilias y trabajos. 

CAPITULO II. 

Cómo sopo ser subdito, y ensefió á ser soperiores. 
Pe sas mUd$ro8 y predicación. 

Pasó el año del noviciado con tal ejemplo en todiis 
virtudes, con tanta humildad y obediencia, que stendo 
novicio era maestro de profesos. Acabado el ano, lue- 
go fué hecho catredático de teología (5) : cosa que es 
de gran consideración en aquel convento, donde siem- 
pre han resplandecido varones insignes en letras y 
santidad. Y un año y medio después que profesó, le hi- 
cieron prior del propio convento (a). Y se debe ponde- 
rar por particular (6) perrogativa,que asan Juan do 
Sahagnn, habiendo sido catredático de teología antes 
de tomar el hábito, no le hicieron prior hasta pasados 
cinco años después del noviciado. Y habiendo rehusado 
el ordenarse de sacerdote, pareciéndole que no era ca- 
paz de tan alta dignidad, ai Gn se ordenó en edad de 
treinta y dos años; y cantó la primera misa el dia pri- 
mero de Navidad (6). ¿Quién duda que considerando 
aquel dia la venida del Señor en Belén , y la despedida 
en la Cena, no mezclaría el gozo del parabién con lá- 

(1) con codicia (A. B. F. S.) 

{%) cátedra, {Id., qae estampa siempre más adelante, eaUdráti- 
co.) 

(á) la paz de la perfección (i. B. F.) - y la pu de la perfec- 
ción [S.) 

(4) de instantes, (4. B, P, S.) 

(5) del convento (V. A. B. F.) 

(«) Uízose esu elección en el capítulo celebrado en Valladolid 
á U de mayo de 1519. 

(6) prerogaUva (B. F. S,) 

{b) Equivócase Qdevboo. Tenia treinta áfios él Santo cuando 
eanid la primer misa. 



DE QÜEVEDO VILLEGAS, 
grimias por su despedida ? Jamás celebró, qne al dedr 
aquellas enamoradas palabras : Quia per incamaii 
verbi mysterium, no llorase con tal afecto y devoción, 
que sin ser más en su mano, enternecía los oyentes. 

Después de profeso fué más novicio que antes ea la 
obediencia; y después de superior se preció más de 
subdito : entendía como se debe entender la profesión 
y los estatutos ; pues profesar un religioso no es para 
dejar de ser obediente y sujeto , sino para empezar á 
serlo con obligación y voto. Ser superior no ba de ser 
dignidad, autoridad, descanso ni diligencia; sino 
trabajo y cuidado de ser tal , que mande más y prí- 
tnero con el ejemplo que con las palabras ; que los re- 
ligiosos obedezcan su vida, ^ntes que sus órdenes; que 
se trate de manera , siendo superíor, que enseñe á ser 
súbditpsá los demás. Esto hizo nuestro Santo de ma- 
nera*, que su cama era tal , que para qo dormir no era 
menester otra diligencia sino reclinarse en ella. Su 
vestido era limpio, pero tan modesto, que edificaba ¿ 
los otros más que le servia á él. Dorroia muy poco, por 
dar todo el tiempo á la oración , teniendo en los oídos 
aquellas palabras que dijd Cristo en el huerto á sos tres 
dicipulos: a Velad, no entréis en tentación.» Sa co* 
mida era un ayuno continuado , entreteniendo con ella 
la vida , no satisfaciendo el cuerpo. Amó el silencio 
con tal extremo , que nunca se detuvo en corrillos ni 
conversación de otros religiosos ni seglares, si no fue- 
se tratando de caridad ó de obediencia , enseñando, ó 
consolando algún afligido. Su recogimiento fuá (ao 
santo , que entre la gente , estaba en el desierto. Mor- 
tificábase en salir de su celda , en dejar sus hbros. 
Alimentábase con la oración : decía que el buen reli- 
gioso orando estudia, y estudiando ora. Molestas le eran 
las ocasiones que le sacaban del convento. Llamaba 
peregrinación el caminar por la ciudad. En las enfer- 
merías asistía, diciendo que era la -zarza, donde en es- 
pinas y fuego estaba Dios escondido. Era con su santi- 
dad y diligencia, medicina f alivio de los enfeftnos; 
estudiaba en ellos el conocimiento de nuestra flaqueza, 
y eran sus enfermedades librería de su desengaño. 

Repartía su vida y los negocios della, y los de 5a 
alma en cinco puestos : en el altar, celebrando; en el 
coro , donde negociaba con la oración ; en la celda, 
donde recogido se tomaba cuenta ás! propio, y se en- 
sayaba para la postrera, desembarazando con esleeiá- 
men (7) cuotidiano el postrer dia ; en la librería, donde 
estudiaba para poder aprovechar á los que tiiviesen 
necesidad de dotrina, y servir á la Iglesia católica y « 
su religión ; en la enfermería , donde ejercitaba la ca- 
ridad. Todos los demás lugares decia que le eran can* 
tiverio y prisión , y que no le unportaban ; y que ^^^^ 
eran patria donde descansaba su espíritu. Y si no fuera 
por la obediencia, fué tal 'su recogimiento, que auo 
de la puerta por donde entró en el convento no se acor- 
dara. Decia que la ciudad y las calles no habían de ser 
paseo para los religiosos , sino peregrinación ; y que eí» 
los religiosos el visitar no habia de ser corresponden- 
cia ni cortesía, sino obediencia, caridad y celo. S» 
habia en su casa alguna disensión , trabajaba por com- 
poneria. Era la paz en todas partes donde se l^^Jj^J^' 
Era consuelo para todos ios que tenían necesidad déi, T 

(7) cotidiano (54 



VIDA DEL BIENAVENTURADO PADRE FRAY TOM.VS DE VILLANUEVA. 



^ el maestro de ios qae Jeseabao aprovecharse. Fué 
* prior en Burgos, Vatladolíd ; Satamanoa; y on todas 
estas ciudades y convenios aprovechó con sa dotrina, 
admiró con sus milagros y ediGcó con su vida. En 
Burgos bailó con alguna relajación las cosas del con- 
vento, y en gran necesidad la casa; y reformó lo que 
tocaba á la refíglon de suerte, que hoy se conservan 
snsestatuto*s y reformaciones. Eu cuanto ala necesidad 
ordinaria del convento, milagrosamente (i) lo reme- 
dió ; de suerte que la devoción que toda la ciudad te- 
im con el bendito Santo fué tan gitinde, que nunca se 
irióaquel convento más bien socorrido de limosnas. Y 
estando (como be dicho) la casa empeñada, algunas 
que daban de cantidad considerable, las repartía en 
pobres (2) avergonzantes y bospitalesf. Murmuraban 
esto algunos religiosos, no alcanzando el celo y inten- 
ción de nuestro Santo ; y como lo supiese , por ense- 
ñarlos y atajar el escándalo, los mandó juntar, y les 
dijo : «Yo doy (3) Id que la devoción desta ciudad nos 
da , á los pobres ; porque los seglares no entiendan 
qne, codiciosos, buscamos sus haciendas para nosotros 
y por nuestro provecho, y den crédito á que solo tene- 
mos codicia de sus almas. » Con esto los apaciguó. Era 
tan grande su autoridad en (Sdas partes , que su ruego 
acabó negocios de venganza, que se negaron á los hi- 
jos y á los padres. Guando pasaba por las calles se ar- 
rodillaban todos, mortificando grandemente su verda- 
dera humildad. Siendo prior en el convento de Vallado- 
iid , sucedió aquel caso tan sabido de los caballeros La- 
sos, que por un delito condenóá degollar el Emperador; 
tan indignado con ellos, que habiéndose juntado los 

f grandes todos y pedídole el perdón , y viendo que se 
es negó ; y hecho los deudos suyos y grandes tan 
apretada diligencia con el príncipe don Felipe, que se 
arrodilló á su padre y se lo suplicó ; y habiéndoselo 
negado á su hijo heredero, — persuadido de la caridad 
por ruegos dejos parientes, entró el Santo al Empera- 
dor á pedir los perdonase. A quien aquel glorioso prin- 
cipe respondió : « Hágase luego lo que podis ; á vos, fray 
Tomás, no os puedo yo negar nada, conociendo que 
sois enviado del cielo por ministro de la caridad y 
misericordia (a).» 

Fué predicador de su majestad del Emperador; á quien 
dUi con tanto gusto, .que le tenia ordenado avisase dón- 
de predicaba , porque queria oírle siempre que pudie- 
se! Avisó que predicaba un dia en su casa en Vallado- 
lid; y el César, codicioso de oir al Santo, fué muy 
temprano; y á bsperar la hora del sermón se entró con 
los grandes en el claustro, diciendo al portero: «Decidle 
i fray Tomás que estoy aquí, que baje.» Fué el portero, 
y respondió con él el Santo á la mnjestad Cesárea que 
estaba estudiando; que si ha()ia de predicar, que no 
podia bajar; y que si bajaba, no predicaría. Pareció á 
los que acompañaban al Emperador (4) despego y des- 
cortesía , y diéronlo asi á entender, obligando á que su 
majestad dijese : «A mi me ha edificado lo que á vos- 
otros os ha eseandalizado; y quisiera yo mucho que to- 
dos los predicadores y religiosos fueran tan desasidos 

(I) U (5.) 

(S) Tergonnntet fi. F. 5.) 

(3) á lo» pobres Iff qoe It deroclon de esta ciudad nos da, por- 
que (5.) 
(d^ Era el Sanio prior de ValladoUd eD loa aloi de 1511 j 1611. 
<4)de8pitlo(0. K.i.B.f.) 



01 

de la vanidad (5) y tan despegados de la grandeza, co- 
mo fray Tomás.» 

Tuvo espírítu tan encendido y razones tan eficaces, 
que dice el maestro Porta que iroperíosamente y con 
potestad movia (é) los corazones. Muchas veces con el 
fervor y la devoción , arrebatado del celo apostólico, le 
vieron elevado en el pulpito, y esperó la gente con 
atención y reverencia á que volviese. Hizo milagros 
tan grandes, que referirlos fuera crecer en gran volu- 
men este cuaderno. Predicando hizo milagros en la du- 
reza de las almas, en la obstinación de los odios ^ en la 
porfía de los deseos, en la golosinado la codicia. Con 
la conversación hizo milagros, disponiendo distrai- 
mientos, y restituyendo los sentidos á hombres y mu- 
jeres enajenados de la razón por las persuasiones del 
apetito. Hizo milagros con las palabras , con la misa, 
con las cartas, con las manos, librando del demonio á 
muchos, sanando enfermos sin esi)eranza de remedio. 
Dio vista á ciegos y pies á tullidos ; resucitó dos niños, 
uno con llegar á su sepultura , y otro echándole encima 
tierra que tomaron della , en señal»(7) ^uc la candad 
vive en aquellas reliquias, para resucitarlos muertos. 
Tuvo don de profecía ; con que se adelantó á la maña do • 
los perdidos , anticipando los avisos á las ofensas de 
Dios, y disponiendo con facilidad (8) disinios que, por 
otro camino corrieran, sin estorbo á perdición y rui- 
na de los pueblos y ciudades donde vivia. 

Dos veces fué provincial {b) ; y la postrera envi/> á las 
Indias á predicar en Méjico aquellos valerosos soldados' 
de Crísto (que tanta parte fueron de la conversión do 
aquellas provincias con sus vidas, dotrina y milagros), 
fray Crístóbal de San Martin, fray Pedro de Pamplona, 
fray Juan Crúzate, y por caudillo el santo fray Jeróni- 
mo Giménez; á quien el Santo profetizó el fruto que 
hicieron, prometiéndoles de orar siempre por ellos , lo 
que ellos conocieron en los sucesos y confesaron por 
las cartasque se veranen la fíisíoríaO). El añode 1541, 
en el capitulo que se celebró en Toledo, quiso el pa- 
dre (1 0) Siripando, general de la sagrada religión de San 
Agustín, hacerle provincial; y con este deseo, y el de 
ver tan santo religioso y tan docto , le mandó llamar. 
El Santo, sospechando ó entendiendo que le quería 
poner en esta dignidad, se excusó y entretuvo; de 
suerte que llegó cuando ya era fuerza estar electo pro- 
víMial. Y consolóse con verle , recihiémlole con aque- 
llaTpalabras de la Virgen á su Hijo : Fili, quid fecisti 
nolis 8ic? Ecce pateriuus, et ego dolantes quaereba- 
mus te, Y el afecto y reverencia con que este reverendí- 
simo general le tratase, conócese de las cartas que (ti) 
le escribió, certificando no venia á España con otro de- 
seo mayor que el de ver tan santo varón (c). Fué el 
padre Siripando napolitano, caballero de seso, arzo- 
bispo de Salcmo por ruego y merced de Carlos V, y 
creado cárdena] por Pió IV para concluir el concilio do 



(5) y dpspegadof, ÍB. S.) 

(6) los eorazones niBcbas veces. Con el ferror (0. i. B. F. S.) 

(7) de qoe {S.) 

(8) deslDioa {V,A.B.fto mUm éieianU.) 
(*) BDlS27yeBlS34. 

(9) el aflo de 1541. En el eapfUilo (O. Y, A, B. F.) 

(10) Seripando {3. iiemprf.) 

(11) les eserlbld (9. F. A.) 

(e) La oías oouble esti fsebada tn SerUIa á 96 de jonlo 
de 1541. 



62 



OBRAS Í)E DON FRAiNClSCÓ DE QUÉVEDO VILLEGAS. 



Tiento, donde murió; y está enterrado eu el couveuto 
de la orden de San Agustín (a). 

¡Oh granearon, en quien tantos dones suyos juntó 
el Espíritu Santo, que por tantos trabajos» estudios y 
vigilias, á fuerza de méritos , anduvo repartido por to-> 
dos los cargos de la religión ; pues fué tres veces prior, 
dos provincial , tres catredático , una de tilosofía, otra 
de moral y otra de teología ; predicador del empera- 
dor Carlos V y consultor de los mas grandes negocios 
que se trataban en sus reinos ; en quien Dios atesoró 
tantas grandezas y misericordias , para que su caridad 
las comunicase y repartiese con liberalidad ea socorro 
de las necesidades y trabajos ! 

CAPITULO III. 

De cómo renunció on arzobispado y aceptó otro : eómo faé ar- 
xobfspo sin dejar de ser fraile , y cómo faé pobre j padre de 
pobres. 

Fué amante tan amartelado de la observancia y re- 
tiramiento de su religión y su celda , que desdeñaba, 
DO solo con desprecio sino con asco, las dignidades y 
cargos. Estando la majestad Cesárea en Toledo en las 
casas del conde de Melito, vacó el arzobispado de Gra- 
nada (6) ; y susméritos, opinión y santidad y letras, 
que no se apartaban jamás con solicitud verdadera de 
losoidos y memoria de aquel soberano principe, le 
propusieron para esta vacante con tal afecto, que co- 
nociendo ser solicitud del cielo por aquellas ovejas su- 
yas, le nombró y hizo merced de aquella iglesia. El 
santo don Tomás, con el conocimiento que tenia de la 
paz de la religión y de h seguridad de la celda, y del 
cuidado que requería el negocio propio de su alma , y 
que para su salvación se había menester todo , renun- 
ció el arzol)ispado con humildad tan reconocida, que 
edificó al Emperador , en vez de desabrirle ; y dejando 
el oGcio, se mostró más digno del. Machas diligencias 
se hicieron para que acetase, y á todos respondía con 
modestia y humildad , culpando su insuíiciencia ; y 
mostiindose poco capaz de tan gran puesto, decía á 
todos : «Cayendo y levantando voy con el poco peso de 
ini religión y este hábito ; y veo vacilar mis fuerzas 
con solo el cuidado que de mí tengo en esta correa. 
¿Cómo queréis que me atreva á repartir lo que en sí es 
tan poco y apenas basta para mí, con tantos ? » Con es- 
tas cosas los predicaba, los respondía, se excusaba, y 
daba á conocer la condición de los oíicios , y cuánto 
pone sobre sí quien los admite, y cuánto arriesga quien 
los pretende, (t) Hiciéranse mayores diligencias con 
censuras, para que acetara; mas no fué posible, por 
ser el Santo provincial entonces, la segunda vez que 
)o fué ; y por el estado de los negocios, no ser posible 
diferir la elección en .prelado para las necesidades de 
aquella iglesia. 
Después, (2) el ano de 1544, renunció el arzobispa- 

(«) Morió i 17 de marzo de 1863 el cardenal legado Jerónimo 
Seripando, del titulo de Santa Susana. 

ib) Uon Gaspar de Ávalos, sexto arzobispo de Granada, gobernó 
aquella iglesia desde el aAo de Vii$ ai de í'óAt, en que, * 12 de 
febrero, pasó á la silla de Santiago. Tres meses después tomó 
posesión du la de Granada el presidente de la chancilleria don 
Femando NiOo de Guevara. Hay pnes que referir á este medio 
tiempo la renuncia de santo Tomás de Villanneva. Sos biógrafos 
la fijan con error en los aflos des4« iSH A 1597. Fa* pit«f «a 1541 

(1) Hioiéronse [A. B, F. SA 

(tj el alio df 1564 (M4 



do de Valencia don Jofgede Austria tío del Emperador,^ 
y fué promovido por la santidad de Paulo 111 á la iglc-' 
sia de Legi, en Alemania. Dlóse cuenta al César, que 
se liallaba en Flándes, desta renunciación; y luego su 
memoria que solo atendía á projponerle semejantes va* 
iones, lisonjeando su celo con estos recuerdos, le pu- 
so delante á nuestro santo. No puede tener niogua 
ininistro cerca de si el buen príncipe que'tan de im- 
portancia le sea eomo (3) memoria solícita de los mé- 
ritos y cuidadosa de los justos y santos. Este es niiois* 
tro que Dios puso tan adentro en todos, que está ave- 
cindado en el alma ; y cuando los reyes (4) tienen fáen 
de sí y permiten que otro hombre haga el oficio que Dios 
encargó á su memoria, achacosa (5) tienen la volun- 
lad y no con buena salud el entendimiento. No lo Iiizo 
isí el glorioso Emperador, con quien dos veces hemos 
visto negociar su memoria en distancia que pudien 
borrarla ó entretenerla. Despaclió correo al príncipe 
don Felipe su hijo, que estaba eir Valladolid, coo cé- 
dula y nombramiento deste arzobispado de VaieDcia 
en persona de nuestro santo. Era entonces prior del 
convento de Valladolid. Envióle á llamar, y díjole cuán- 
to se holgaba, por el aprovechamiento de aquella igle- 
sia, que su padre le huMese nombrado arzobispo de 
Valencia ; que en aceptarlo haría á su majestad servi- 
cio y á él placer. Dio las gracias á su majestad coa 
alegría y reconocimiento, y dijo : « Señor, si yo me ha- 
llara capaz dt) poder hacer el servicio de Dios como 
conviene, hiciera á costa de toda mi inquietud este 
servicio al Emperador nuestro señor, acetando este ar- 
zobispado; mas hombre de pocas fuerzas en cargo se- 
mejante no sirve sínodo embarazarte. Yo, que conoi- 
co mi insuficiencia, y de mí puedo saber para lo qué 
soy, certifico á vuestra alteza que no soy para estos 
puestos. Y así, le suplico promueva á esta Iglesia uno 
de muchos que en las religiones y universidades bas- 
tan á gobernarse á si y á otros; que yo soy para mí 
tan grande república, que gasto la vida en pedir á 
nuestro Señor me enseñe, esfuerce y socorra para la 
administración que de mí mismo me encargó.)» Edifi- 
cóse su alteza de oírle ; y cada palabra con que renun- 
ciaba el cargo era un mérito nuevo para hacérsele to- 
mar por fuerza. Tornóle á replicar que lo mirase bien, 
y que con venia acetase el arzobispado. Tornó á decir 
que las cosas de su alma las tenia miradas cou la pos- 
trera resolución, y que estaba determinacío á noacetfr. 
Fuese, y tras él el comendador Francisco de los Co- 
bos y el Condestable y otros muchos, persuadiéndole 
y importunándole que acetase. Despidiólos con agra- 
decimiento del celo que mostraban y la honra que le 
hacían: Fué al convento el cardenal TaVera, arzobispo 
de Toledo, á quien despidió con la propia resolución. 
¡Cuánto mejor les están estos desdenes alas mitran 
que las solicitudes y diligencias ! Viendo el príncipe 
don Felipe que no era posible derríbarle de su propó- 
sito, escribió al Provincial, que entqnces estaba en To- 
ledo, ordenándole con encarecimiento, por convenir 
á su servicio y al de aquel reino de Valencia, compe- 
liese con censuras á fray Tomás de Villanueva á que 
acetase luego el arzobispado. Hizoio asi el Pix>viacial/ 



(3) U memorii (S.) 

(4) le tíenen.aif.) 



VIDA DEL BIÉÍíAVEiMUiiADO PADRE FRAY TOMÁS DE VILLANTJEVA. 



ponMixIole excomanion mayor^ trina canónica mont- 
tiime ftraeniissa. Acetó por no incurrir. Fué consagra- 
do on Valladolid en el convenio de san Agustín por 
el cardenal Tu vera. Fuese luego á Valencia , tan co- 
mo arzobispo que no quería dejar de ser fraile, y 
tan como religioso que tenia por más estrecho estado 
el de arzobispo á que habla ascendido , que se fué con 
solo un fraile coropaííero, que se llamaba fray Juan 
Rincón, y un mozo de á pié. ¿Cómo se podi-á pasar en 
el libro de la postrera cuenta á los obispos y arzobis- 
pos, por los contadores de Dios, la parUda de los fru- 
tos de la Iglesia que se habían de gastar en almas, po- 
bres y necesidades, y se han gastado en muías de acom- 
pañamiento, coches y literas? Bien lo entendió nuestro 
santo de otra suerte; que fué á ser tesorero de la lia- 
cienda de los pobres, no dueño y señor. Recibióle el 
reino y la ciudad con grandísimo contento y demos- 
tradones; y el cielo le hizo el repibimiento que más 
pudo desear, que fué socorrer con agua en abundan- 
cia la tierra, que estaba perdida de manera, que en- 
tró haciendo una limosna general de agua á los sem- 
brados y á los pobres, para quien apenas el buen año 
es bueno. Tomó posesión luego, acompañado de toda 
la ciudad y canónigos, y la primera estación que le 
dictó la misericordia fué ir á visitar las cárceles ecle- 
siásticas; y viendo unos calabozos muy húmedos, hon- 
dos y escures, preguntó que si habían tenido allí aU 
gun clérigo. Respondiéronle que para eso se liabian 
hecho. Hostró sentimiento, y mandándolos terraplenar, 
dijo que de otra manera y con otros medios más de- 
centes á la orden sacerdotal pensaba advertir á los 
clérigos sus travesuras; y que nunca los delitos para 
el castigo le olvidarían de la dignidad, para disponer 
el modo que con más eféto y decencia conviniese. 
Tratábase con tanta humildad y pobreza, que los ca- 
nónigos y todo el cabildo determinó de servirle con 
cuatro mil libras para que pusiese su casa y adornase 
iu persona. Llevárooselas don Jerónimo Garroz y don 
Honorato Pellicer y otros canónigos. Recibiólos con 
grande reconocimiento; y sin detenerlas una hora en 
80 poder, las mandó llevar para que reedíGcasen el 
hospital general, que poco antes se había quemado. Y 
dijo á los prebendados : «Yo no be sabido estimar me- 
jor este regalo qne empleándole en la cosa de mayor 
necesidad para los pobres desta ciudad, y asi todos 
tendremos parte y gozaremos deste dinero: los pobres 
albergándose, yo viéndolos socorridos, y el cabildo so- 
corríéndolos. ¿Cuánto mejor es fabricar la casa á los 
pobres y en ellos á Cristo, que adornar la mía, cuando 
no me es licito ni necesario adorno que solo sirve de 
vanidad, (I) ni puedo mudar de traje ni de trato, pues 
la mitra solo me obliga á nuevo cuidado de otras al- 
mas,, no é gastos excusados; pues Dios niel Papa 
ni el Emperador no me encargan palacios ni colgadu- 
ras, literas ni coches, sino ovt* jas suyas?» Con estas ra- 
zones dio gracias á los canónigos por el presente, y 
ejemplo con el modo de distribuirle. 

Visiió luego todas sus iglesias, y se partió á predi- 
car en todos los pueblos de su diócesis, por pequeños 
que fuesen. 

Vivió con tanta pobreza siendo arzobbpo, que por 

» 

d^nipiedfif.i.^.) 



6.? 

muchos años anduvo con el hábito (2) que profesó, 
roto y remendado; los jubones entretenía mudándo- 
les las mangas ; él (3) propio se aderezaba J y tenia 
hilo y agujas, para ahorrar gastos que pudiese excu- 
sar con sus manos á la hacienda de Jos pobres. Los 
que son crístíanos con melindre más que con fervor, 
tendrán esto por indignidad y ex<;usado ahorro; mas 
no lo entendió así san Pablo, cuando despidiéndose 
de sus ovejas, protestando la integridad de so oficio, 
dijo que sus manos le dieron de comer á él y á Iqs que 
con él estaban, como se lee en los Actos de lo$ apói- 
toles. Aquellas son manos de obispo católico y ver- 
daderamente padre de los pobres y pastor de sus ove- 
jas, que reparten entre los pobres la hacienda de los 
frutos de la Iglesia; que trabajando excusan gastos y 
vanidad, tan culpable en los prelados. De dos camisas 
que no podían servir, hacia una que servia de silicio. 
Dos veces se vistió de nuevo, y fué del paño más ba- 
rato que halló en Valencia ; y la última vez anduvo 
con un remiendo en las espaldas tan grande, que mo- 
vió á los canónigos y cabildo á suplicarle se tratase 
como arzobispo en su persona y su casa , de manera 
que le conociesen (4) por tal. Respondió que el ser 
arzobispo entendía él que era para tratar bien á los 
pobres y mirar por ellos, y no por sí; que le dijesen el 
hábito que, siendo pobre fraile y arzobispo, admi- 
nistrador de hacienda ajena, podía traer ; que por dar- 
les gusto le traería. Convencidos con su respuesta, re- 
plicaron que por lo menos trújese el bonetillo de raso. 
Esto hizo; y con una risa muy humilde, puesto sobre 
la mesa, le señalaba y decía: «Veis allí mi arzobispa- 
do.» Quiso comprar un jubón ; pidióle el oficial tres du- 
cados por él, y le dijo : aLlevaldo á vender á quien 
pueda gastar tanto dinero en su persona ; qne con tres 
ducados puedo yo vestir, un pobre de pies á cabeza, y 
á mí no me está bien jubón que cueste más de ocho 
ó diez reales. «Habiéndole persuadido un amigo se vis- 
tiese de raja, y viendo que era mas cara que el paño 
basto de que se vo'^lia, lo dijo: «Compraldo vos, que 
sois señor de vuestra hacienda y os la dio el Señor; 
qne yo de la hacienda de los pobres no puedo gastar 
más de lo que bastare á cubrirme con honestidad y sin 
costa el cuerpo.» En la comida era tan abstinente, que 
cosa rpgalada ni de precio no la consentía traer (5) á 
casa. Su cama era de campo, la madera de su color, 
las cortinas de bocací, la cuadra colgada de esteras 
delgadas, sin otra cosa. Servíase con barro ; tenía unas 
cuciiaras de plata pira los que alguna vez convidaba, 
que las más era limosna , por ser á pobres y necesi- 
tados. 

Tuvo, como bpmos referído, donde profecía y 
poder sobre los tlemunlos tan grande, que libró con 
la oración infiiiilas personas de espíritus qne se ha- 
bían defendido á los cxoreismos y diligencias. No 
dificultaba sus puertas con porteros ni las escondía 
con canceles. Paseábase en la primer sala: en viendo 
al pobre le salía á rccebír; si esluba ocupado con 
personas graves y vía algún necesitado, con los ojoi 
le hacia señas y le halagaba. Sentaba á todos consigo * 



(ti con qae profesó, (S.) 
|rt< proprio (V.) 

(4) por Ul ; i qae respondió {S,) 
iji) á su cata. {Á. B, F, S.) 



u 



OBRAS DÉ DON FRANCISCO DE O^EVEDO VILLEGAS. 



dejaba de comer por acudir á los que le habían me- 
nester, juchas veces venían á buscas á sa visitador^ 
y le topaban en la escalera ó en el paso ; y descono- 
ciéndole por la miseria y pobreza de su traje, le pre- 
guntaban por su visitador, y él iba'(l) y se le lla- 
maba, y los guiaba. Solía estar en visita de noche 
sobre algún negocio con alguna persona grave, y 
al irse la visita,, por falta de* pajes, (2) tomar el can- 
delero él propio, y salía alumbrando. ¡ Tinto eslaba 
mortificado, y tan poco atendía á la pompa en que 
piensan qiie consiste la dignidad los que tienen los 
obispados por premio de servicios y trabajos; sien- 
do trabajo, que pasado bien, merece mayor premio ! 

Recelándose la cristiandad de la armada con que 
el turco bajaba á estas costas, y habiendo advertido 
ú su (3) majestad del Emperador, y habiendo por 
algunos avisos los de Ibiza temido venia i apoderar- 
se de aquella isla, pidieron á su majestad los ayuda- 
so para hacer un fuerte y ponerse en defensa. El 
Emperador, conociendo el riesgo manifiesto y peligro 
que se seguía á todas las costas de España, trató <le 
hacerlos este socorro ; y por estar empeñado (4) con 
las continuas guerras y gastos, envió á pedir por el Vi- 
roy á fray Tomás le diese de las rentas del arzobispa- 

,do veihte mil ducados para socorrer á Ibíza. Respon- 
dió el Santo con aquella apostólica libertad, que Dios 
nuestro Señor no le había encargado á Ibiza, sino (5) 
los pobres de Valencia. Sintió esta respuesta el Virey 

. por despegada, y advirtió al Santo que podría scnT 
tirso della el Emperador; y respondióle : «Pesárame de 
desabrir á su majestad; pero advierto á vuestra ex- 
celencia (y enseñósela) que aun me acompaño de la 
llave de mi celda, y cada día el arzobispado me cre- 
ce los deseos de retirarme á clla.T? Y mostróse en es- 
to tan buen tutof y padre de los pobres, que por con- 
cierto sobre libranzas acetadas le prestó diez mil du- 
cados, que se cobraron luego. No se cómo leerán este 
suceso los que usan de otra manera de las rentas ecle- 
siásticas. No castigaba los delitos de los eclesiásti- 
cos tinto con liis cárceles y grillos como con sa 
ejemplo. Llamaba á unos ; y dospucs (G) de haberles 
con gran blandura reprehendido su pecado, cerrado 
con ellos se azotaba de suerte, por su satisfacion y en- 
micnda, que castigados y confiisos y arrepentidos 
volviau á sus caías á sor oj«implo á los otros. Orde- 
naba, cuando llauíába á alguno para reprehenderle, 
que sus ministros vinieren tan apartados del, que 
lio pudiese nadie notar si venía preso, por evitar el 
escándalo y amparar la reputación de los sacerdotes. 
Fueron iiilinilos los casos que castigó, empezandopor 

•sí mismo, sin querer que (7) la disciplina ni la pe- 
na pasase de su persona, negociando con su peniten- 
cia la enmienda de las culpas ajenas. 
Conoció sus parientes cuanto bastó para mostrar que 

"se honraba con los. que en mayor miseria vía; y más 
80 holgaba con los que por más desvalidos y en más 
humilde estado le podían mortificar. Vino bu madre á 

(I) 7 se les Uamaba*. (V.)' 
(?) tomatta {S.¡ 

(3) majestad cl Emperador, {id.) 
{A) efi las (V.) 

(5) á los pobres (5.) 

(6) de haberlos {Id.} 
i7)UdidpKi)a(K.> 



verle ; no quiso que entrase en Valencia, por eiaiw 
las visitas forzosas de señoras que vendrían i honraiH 
le. Recibióla en una aldea (8) cercana; ¡bala á i»; 
acaricióla, y lo más presto qiw pudo la envió á Vill^ 
nueva, pareciéndole que las visitas le embaraiabafl 
y divertían de su oficio. Vinieron, llamados dala drg< 
nidad y de la mejora de estado, muchos parientes 
suyos con disinio de alcanzar parle de Fa renta y rol- 
ver ricos. Recibíalos con grande caridad y amor; re- 
galábalos hospedándolos en", su casa (hospedaje qnd 
tenia más de devoción que de comodidad, por lo pocd 
que cuidaba destas cosas), y á dos ó tres dias les deJ 
cía que le dijesen con qué fíji habían venido. Dech^ 
rábanle(9) su pretensión, y luego les daba porrea 
puesta que nunca fué más pobre que agora, pnes oo 
tenia por suyo sino el cuidado de repartir á (10) pobres 
la hacienda qne Dios le encomendó. Valíanse desto, 
y decíanle que, pues era hacienda qne se había de dar 
á pobres; que entre, los que lo eran tenían ^ejor lo- 
gar, con más razón, sus hermanos y madre. Y á esto 
con gran terneza, y no sin lágrimas, les decía: «Es^ 
ta hacienda es de los pobres de acá, donde se coges 
los frutos; vosotros sois pobres del reino de Toledo. 
Arzobispo tenéis, que os dará vuestra hacienda; qae 
yo no puedo quitarla á los pobres cuya es, (i O í^i* ^' 
lo á los que no les toca por el repartimiento de la \^\^ 
sia, ni en eso puedo dispensar yo. »Alarigábaseé dar- 
les tasadamente para volverse, encargándolos qae no 
se cansasen otra vez y desengañasen á los demás pa- 
rientes, que unos lo eran del Santo y otros se Inician 
deudos del oficio. (12) Ni hay cosa que mas parentela 
acarree que la prosperidad, pues por ella se enlazan 
descendencias que nunca ^se pudieran por otra saer- 
le mezclar. Este modo de excusarse con sus parientes 
repitió muchas veces; y creo que nunca acción más 
apostólica ni respuesta más severa dio ninguno de 
los que en la Iglesia de Dios han preciádose de luto- 
res de los pobres (a). 

Nunca quí^ do?el ni sitial en la Iglesia, ni se re- 
vistió sentado, ni tenia pontifical si no se (13) le pres- 
taba la Iglesia, ni cáliz en su capilla propia. Coando 
visitaba el arzobíspad(^ celebraba con los ornamentos 
do las pobres aldeas. No se detenia en estas cereroo- 
nías y ornatos, que no pasando lo exterior; sa coi- 
dado estaba atento en el remedio de las almas, y des- 
to no le divertía ninguna cosa. 

Do casa salía pocas veces á recreación, (14) y^^* 
paciarse ninguua. Decía que era persona pública y que 
aventuraba mucho en faltaron punto; pues (I5)3quel 
instante podía ocurrir necesidad, qnc por su ausen- 
cia, ó careciese de remedio ó se difiriese. So coa- 



(8)cerca¡{0. F. i. B. F.) 
(9 sus pretensiones, (5.) 

(10) los pobres iíd.) 

(11) por darla (/tf.) 
(II; No(i4. B. F.S.) 

' (tt) Eo la solemoisima flesti de la eanonlndoa del Santo bi- 
náronse tres niñas muy pobres sobrinas Tsayas. Eran biw»*"» " 
Joan Bonillo , i qoien so pariente santo Tomás He Vllliooew se 
alargó á socorrer con on par de malas, on carro y do«cieDt«9 
pesos, advirUéndole que coa esto le ponía en fitot^ ^'^ 
Jar, y bacU más de lo qae del^a bacer,. 
(13) la {O. V.) 

(II) fü aqa«l (5.) 



VIBA DEL BIENAVEJITÜIUDO PADIlE.PnAY TOMAS DS VILLANÜEVA. 



I no dorabainás que lo necesario; porque si 
algnno la quería llegar á enlretenimiento, le decía: 
«En este negocio no son necesarias más razones^ y el 
tiempo no es nuestro sino cuando lo sabemos aprove- 
char.i» Y con esto se retiraba, y despedía con adverten- 
da el negociante. ¡ Oh monstruo de santidad, que su* 
piste mereces los cargos, y despreciarlos y servirlos; 
á quien faé martirio la mitra, afán el arzobispado, la 
renta necesidad, los pobres hijos, y la grandeza, y 
dignidades mortificación: tan santo, que supiste for* 
talecerla ciencia y dotrinade humildad; tan docto, 
que hastasteá asegurar la dotrina y^estudios con los 
tesoros de la misericordia ; tan rico, que socorriste 
todos los pobres; tan pobre, que (i) (ú desnudez, ni pa- 
Hentesño participaron de íu riqueza, porque acudiste 
antes á la parentela del. Padre soberai^ que está en 
el cielo, que i la multitud, que se llega á los buenos 
«ucesos de la/ortona; solicitando el premio de los 
trabajos desta Tida para la patria, que es el cielo! 

CAPITULO IV (2). 

De la d{sposi«ÍOD de las limotnas» eoo que previne U enettta (oe 
did á Oíos naestro Sefidr en su glorioso y bienaventorado lio. 

Repartió la renta del arzobispado de suerte , que i 
él (3) no se le quedase otra cosa que el mérito de re- 
partirla á los mendigos.* (4)' Hacia cada dia el gasto, 
dándoles de comer j un-dinero á cada uno; y cada dia 
eran trecientos, cuatrocientos, y quinientos muchas 
incces. Advirtióle un curioso de que los más de aque« 
Oos tenían por oficio el mendigar,- y que ahorraban 
la limosna dándoles de comer, y se hacían vagamun- 
dos, y reacios en aquel estado; (5) qup seria mejor dis- 
Iriboírlo entre otro género de gentes. ¡Gran oosj{, que 
no haya cosa buena sin^mal comentador; y que hubo<le 
tener este de pretender enflaquecer aquella caridad tan 
iraliente ! Respondióle el Santo : aCréo qtíe por nuestros 
pecados habrá entre esos algunos mal entrenídos y 
Tíciosos; mas eso no está á mi cargo: lo que me toca 
es (flr (6) la limosna á quien me la pidiere ; socorrerle, 
no examinarle. Si toman muchas racionQs^ si piden sin 
necesidad, si nos engañan, no es de daño para nosotros. 
Lo que nos puede estar mal es engañar nosotros á los 
pobres, pues el pobre puede engañar mi inadvertcn- 
ch si le doy -dos veces por una; pero no mi caridad, 
que á -todas las. necesidades socorre, y todas las veces 
que se le pone delante. Hacienda (7) es de Dios esta: él 
envia estos que la cobren; yo no tengo que intwdu- 
cirmé en calificar los cobradores que Dios elige; lleven 
h) que es suyo como quisieren y cuando yinteren.» Vio 
desde una ventana, donde (8) siempre tenia por recrea- 
ción el ver dar la limosna , que un criado suyo reñía 
con un pobre , que habiendo recebido su ración ,* se 
tornó á me{c1ar con los que no habían (%) llegado, y no* 
leiiueria dar. Uandó que le diese (iO).Jdos iodos^ le 



íl)nlto(5.) 

(S) T ÚLTIMO. (0. V. 4. B.) 

(3) no le nnedase {A- B, F. 5.) 

(4) Uaefales (5.) 
OS) T «eria (W.) 
i6) limoina (f.) 

(7) de Dios es esta: (5.) 
(8)' tenia siempre (Itf.) 
(9) llevado, </tf.) 
aQ)61dosiM) 

Q-u; 



C3 

preguntó aparte por qué se habla enojado con aquel 
pobre. Díjole la causa, y el santo Arzobispo le dijo: 
«¿Por eso os enojáis? ¿Qnó sabéis vos si aquel pobre ' 
tenia necesidad de dos raciones? Una vez le distes por 
vos, y os cansastes de darle otra poV él No es menos 
sabroso ejercitar la caridad muchas veces con lino 
que muchas veces con muchos. La segunda vez tuvo 
necesidad de la ración y de vuestra paoíencia, y esa 
os-faUó' luego. No'la hagáis otra vez, y dejaos engañar 
de los pobres, queeslogro.D Con estas cosas quedaron 
tan bien dolrinados sus limosneros, que daban lo que 
les mandaba el santo Arzobispo y lo que tenían, y 
apostabjm*en*actos de piedad unos con otros; y en solo 
esto y la virtud y oración había competencia en aque* 
Ha casa. Tenia memoria de todos los pobres (1 1) enver- 
gonzantes, y en papelillos les daba el dinero cuando 
salía de casa y tuando pasaba á decir misa^ A otras 
personas principales y de calidad, que él sabia que 
tenían necesidad y vergüenza de pedir limosna, por (12) 
excusarles algún sentimiento, los socorría engañándo- 
los: enviaba á uno cincuenta ducados, áotro diento. • 
y docientos y más, conforme era la necesidad, con 
religiosos, diciendo que una persona. que Jes tenia & 
cargo alguna hacienda les restituía aquella partOi^ y 
que poco á poco irla satisfaciendo como mejor pudie- 
se (43). Y se desvelaba en ocultar.su misericordia. ^ , 
El año de 1550 saqueó Dragut á Cullera;7 en* sa- 
biéndolo el Santo, envió sus limosneros á que rescata- 
son los cautivos y consolasen las viudas, y comprasen 
bueyes y muías á los labradores; y todo, se hizo con 
su limosna. ¡Cosa admirable y de ^feto milagroso! Y 
por ser sin número las cosas que milagrosamente obró 
en el socorro de los pobres, y no llegar á historia el 
epítome, solo referiré lo que le pasó con un jubeiero 
que llamó para que le aderezase un jubón viejo. Dijo 
qué lo liarla (14). Ordenó le dijese cuánto le había de 
llevar i el oficial dijo que era poca obra, que lo que 
mandase. No quiso, sino que pusiese precio. Púso- 
le; parecióle excesivo al Santo, siendo cosa de dos 
reales. Regateólo tanto con el jubetero, que cansa- 
do, le dijo lo aderezaría por lo que ordenaba; y.fué- 
se^ atribuyendo á miseria y escasez la providencia y 
religión del santo Arzobispo. Tenía dos hijas : de allí 
á algunos días pidiéndolas dos mancebos oficiales, y 
no efetuándose el casamiento pqr no tener dote que 
las dar, un amigo, viéndole desesperado, le dijo acu- , 
diese al santo Arzobispo, que él se las dolaría y pon- 
dría en estado. El sastre, indignado, pensando se bur- 
laba del, le dijo: ««¿Cómo me há de dar su hacienda 
á mí (15) hombre tan miserable, que se remienda los 
jubones y regatea un dinero? » Tan bien supo el amigo 
persuadirle y desengañarle del error en que estaba, 
que fué al santo Prelado;. le dio cuenta del estado de 
sus hijasj Ofrecióle remediárselas y daries trecientas 
libras á cada una, que era lo que pedían (16) los mari- 
dos ; dijo que le enviase su confesor. Informóse del 
qué gente era, y á la mmM dijo ^ j^b^^o : oUo 



(41) veritonf antes, (6. ^.) 

(12) excusar (S.\ 

(13) Asi se desvelaba {Id.) 
(U) y ordenó (/tf.) 

(18) un hombre [íd,) 
(16) IOS maridos ;(/tf.) 



66 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QüEX'EDP VILLEGAS; 



pensado esta noche en este negocio^ y me ba parecido 
poco las trecientas libras á cada (() una» qpie para 

• poner tienda las habrán menester, y estarán alcanza- 
dos; y será bien dar cincuenta libras (2) á cada una, 
para que con (3) lis veinte se puedan ayudar y entre- 
tener.» El hombre, confuso y admirado, se le echó á 
los pies, pidiéndole perdón ; y el Santo dijo: «¿No sois 
vos quien me aderezó un jubón, y os enfadastes porque 
regateó el remiendo? Hicistes mal; q"^ie aquellafe cosas 
en mi persona las regateo para poder tener con qué 
socorreros á vos v á otros : y estad cierto que cuando 
muera no me bailarán dinero olvidado ni escondido. 
Y esto no hay que agradecérmelo, que'h^o lo que* 
debo; vuestro es lo que os doy, que no mio.n 

Por este camino aquella santísima alma fué ajus- 
tando sus negocios con Dios, y liquidando sus cuen- 
tas, para darlas antes que se las tomasen, y partir 
desle mundo antes acreedor á los pobres que deudor 
dellos. Continuó esta diligencia hasta el ano de 1555, 
en que nuestro Señor fué servido de ordenar el des- 

, canso á su*esp¡ritu , y desencarcelar su alma de la pri- 
vón del cuerpo y de los cuidados. Tenia determinado 
el Señor, solicitada su justicia de los pecados de aque- 
lla giudad, castigarla (como lo hizo el año de 59) con 
mortandad y peste, que sobrevino por los años de 57 
y 58; y como quien. á su salvo quiere herir á uno le 
q&ilB primero la defensa, asi el Señor le quitó de de- 
lante á nuestro Santo, para que no se divirtiese su ri- 
gor en sus oraciones y lágrimas. Enfermó á 29 de 
agosto de esquinencia, procedida de largos estudios 
y desvelos y penitencias. Sobrevínole una calentura; y 
viendo que perseveraba el mal, ó sabiendo, como se 
debe creer, que ya se llegaba la hora de acabar de 
morir en este mundo y de empezar á vivir en el otro, 
ordenó que le trujeseu en procesión, para ejemplo á 
lodos, el Santísimo Sacramento. Recibióle de mano del 
obispo Cebrian. Hizo una confesión general: previno 
la postrer hora con tantas diligencias quien toda la vida 
gastó en facililar este punto, y quien le salió á recibir, 
como hemos visto, desde la cuna. Esto fué segundo 
dia de setiembre. El jueves siguiente, tres dias antes 
del Nacimiento de nuestra Señoraje hallaron los mé- 
dicos (4) mejoría; y con esta nueva resucitóla ciudad, 
que poco á poco iba desmayando con eWolor. Mas el 
Santo, á quien no quiso Dios nuestro Señor esconder 
este último advertimiento, ordenó al obispo Cebrian 

' y al canónigo don Miguel Vique y á fray Pedro de 
Salamanca, que con su limosnero y tesorero se en- 
cargasen de cinco nlil ducados quítenla en la sacris- 
tía (5) del Aseo, diciéndoles : « Bien saben el amor que 
me deben, y yo confieso que siempre me han ayudado 
y consolado en todo aquello que como buenos minis- 
tros del Señor y verdaderos hermanos se me ha ofre- 
cido. Hoy se me ofrece la última cosa de importancia 
y el mayor negocio de mi alma, y así se lo 'encargo : 
llamen los limosneros de las parroquias; y con ellos 
á toda diligencia, con lodo cuidado y amor, guar- 
dando el decoro á los pobres (6) envergonzantes, y 

(1) uno, (O. F.) 

(2) misa cada QDa,^F. 5.) 
(3)/nas8epaedan (M.) 

{A) mejor, (S.) ' . 

(6) de la Seo, (B. 5.) 
(6) vergonzantes, (5.) « 



considerando las mis urgentes necesidades, reparta 
esos cinco mil ducados que me quedan en mi p>Mler; 
y por reverencia de Dios no roe vuelvan aquí con an 
dinero solo, que en ese estará mi desconsuelo jaogn»« 
tia. Y si hoy no fuere posible acabarse , dispóogaolo de 
suerte, que mañana temprano me dea este buen dia qa^ 
deseo. » Eiíternecidos, y derramando lágrimas y diae- 
ros, socorrieron á toda la ciudad; y entendiendo la des- 
pedida del santo Prelado, nadie en la limosna (con sei 
en universal la mayor que se ha visto) recibió tanto so- 
corro como desconsuelo. No fué posible por aquel dia, 
aunque lo procuraron, despachar todo el dinero. Vi- 
nieron á darle cuenta de lo que se habia hecho, y cómo 
hablan sobrado mil y (7) decientas libras. Mostró graa 
dolor de ver dinero de pobres en otro poder que eo 
el de la necesidad, y con lágrimas y suspiros dijo: 
«Amigos, no me esté en casa este dinero esU nociie: 
búsquense otros pobres, déseles luego, .que suyo es; ó 
llévese al hospital, y volvedme con la nueva de que 
está repartido. » Por sosegarle dijeron que se diese á 
las amas de los «ifios que él sustentaba; dijo que ya 
por dos años estaba eso proveido. y situado. Til prisi 
les dio, queco durmiendo*dos heras, tornaron á bacer 
su hmosna y diligencias : y asi volviendo á la mauana, 
víspera de nuestra Sjñora, á visitarle, le dijeron cóm 
ya todo estaba dadoá pobres, sin que hubiese sobrado 
un dinero. Respiró, alegróse, alzó la voz, didondo: 
«¡Oh cuánto habéis aliviado este espíritu y des- 
cansado mi postrer negociación ! Dios os dé el con- 
suelo que de vuestras manos he recibido. » Y vuelto 
á un crucifijo, que siempre tuvo consigo, donde se 
cifró su camarín y su recámara, le dijo con lágri- 
mas de gozo, en Voces agradecidas, con un esfuerzo 
apostólico : « Estas ovejas , que tanto os costaron, me 
encargastes; pedido os he con lágrimas favor para 
poder y sabergobernarlas. Por ellas no me he eico- 
sado de algún trabajo, ni me ha sido molesto ningan 
cuidado y persecución ; de la hacienda suya, (8) de 
que he sido administrador, ni les soy á cargo Mb, 
ni en m.i poder queda alguna co^, ni se la he hecbo 
desear, ni gastádola por mi albedrío, sino por la ne- 
cesidad suya. IrfOnita^ gracias os doy, qpe por vuesln 
misericordia puedo decir que muero pobre. » Borróle 
un poco este contento el tesorero con decii-le que aquel 
dia habia cobrado cierto dinero, y que los muebles 
de su casa estaban por dar. ¡Oh buen criado, que acor- 
daste, mandas á tu amo, sabiendo que no habías de 
ser partícipe dellas! El Santo, luego por apartar do si 
todo lo que le defendiese de morir en la mayor po- 
breza, ordenó que sus muebles se llevasen al retor 
del colegio que habia hecho:- grande m%nda J pobre, 
porque su mueble era el que he dicho. DiÓÍfes reu- 
iquias, que hoy veneran; no preseas. El poco dinero 
que se habia cobrado mandó repartir entrí sus cria- 
•dos, que eran de Valencia y más pobres que todos. 
Dio á un pobre la cama en que estaba; j acordándose 
de que por habérsela ya mandado no era suya, sioo 
del pobre, le dijo: «Hermano, dadme licencia pa« 
morir en esta cama vuestra; si no, bajarérae á morir 
al suelo, y acercaréme más á la sepultura. p Fueron 
palabras estas que derritieron los corazones de lodo^' 

(7) ducientas (5.) 

(8) qaebesido(a.r,4.^.f.^ 



VH)A DEL BIEN AVENTURADO PADRE FRAY TOMAS DE VILLANUEVA. 61 

de san Agustin. Preguntóles por qué le lloraban ; con- 
solólos con la vista y con las palabras, asegurándoles 
de su descanso y gozo; y desapareció. El uno al otro 
se contestaron la aparición. 

Otra vez, habiendo cuando murió cuidado de ajustar 
con los arrendadores de las rentas del arzobispado, que 
para tales plazos pagarían su débito, y habiefido toma- 
do palabra á uno que precisamente pagaría su resta para 
Navidad , por convenir éla necesidad de losjpobres así; 
y como después de muerto el Santo no lo cumpliese, — 
el día de los Rey^ le apareció, y le dijo que cómo se 
atrevía á usurpar la hacienda de los pobres por reme- 
diar sustratos : que luego lo restituyese y pagase; don- 
de no , que Dios nuestro Señor lo cobraría con castigo 
digno de su enojo. No pagó; y el día de la Purifícacíon 
de nyestra Señora, estando en^u cama, tornó ¿aptre- 
cerle, y con aspereza le riñó, diciendo : «¿Misericordia 
os Taita páralos pobres? (4) temé que os falte la de 
Dios. Si pensáis que soy muerto , os engañáis ; que 
nunca fui vivo sino ahora, y aun cuido de los pobres.» 
Diciendo esto, mandó á un compañero qiíe traía con- 
sigo le castigase : lo que hizo con una díciplína seve- 
ramente. El hombre pidió perdón y se emendó, y fué, 
y depuso de su culpa y del castigo y aparecí míen* 
to. (5) Viole una mujer en una^ran necesidad, en que 
la socolTíó, y, después todos Tos días se iba á rezar y 
llorar sobre su sepultura. Ni llegó pobr#por socorro 
ni enfermo por salud, á quien desde el túmul9 no so- 
• corriese ; porque se vea que por premiar su celo per- 
mite Dips nuestro Señor que el ejercicio de su caridad 
no tuviese el límite.comun de la muerte. 



^Dos días antes de su muerte vinieron de parte del 
cabildo con igual sentimiento y devoción á suplicarle 

* 86 mandase enterraren su Iglesia, codici(9sos de te- 
nerle siempre consigo; mas el santo religioso no to 

* eonc^ió, estimando mucho la caricia desús hijos; y 
excusóse diciendo que era fraile de San Agustín , y 
que ya que el arzobispado le había sacado de su con- 
cento, quería que la muerte le restituyese á su re- 
^gion ; y asi lo ordenó. 

£1 sábado en la noche , vispera de nuestra Señora, 
l»ib¡endo estado,un ratd ájsolas tratando de su partida 
con Dio», mandó le t^ujesen la extremaunción á las 
diez déla noche. Él respondía á todo, y rezaba los sal- 
mos con los eclesiásticos. 

Domingo , dia.del Nacimiento de nuestra Señora, 
llamó al obispo Cebrian y le dijo : «A mí me quedan 
pocas horas de vida ; despidámonos en la mesa que 
Cristo se despidió de los suybs. Póngase un altar aquí, y 
dígase luego una misa.» Hizose asi ; oyóla (f). Al decir 
Sanctus, tenia ordenado que le alzasen la cabeza para 
poder ver el altar. Guando alzaron asistió con gran co- 
pia de lágrimas. Empezó luego á decir el salmo ín te, 
Domine, speravi, etc., «En ti esperé. Señor (2) ; » con 
mucho espacio , siempre con abundancia^e lágrimas, 
llegó á decir el verso último , In manus tuas, Domine, 
commendo spiritum meum. Y cuando las acabó, que 
fué cuando el sacerdote acabó de consumir el Santísi- 
mo ñeramente f espiró ; que parece que la muerte fué 
aguardando con respeto á que él dijese que encomen- 
daba su ahna en las manos del Señor, y que su vida y 
la sangre de Cristo á un tiempo se consumiesen. 

Divulgóse (3) milagrosamente. Por la ciudad no se 
oía otra cosa sino gritos, lloros y sollozos en todas [dí- 
sonas y. estados ; parecía haber llegado la ruina de la 
ciudad. No hubo en todV^l reino quien no perdiese pa- 
áre y maestro y amparo. Cerraron las puertas del palacio 
para componer el cuerpo : vistiéronle de pontifical ; 
abrieron las puertas , y entraron por ellas toda la ciu- 
dad, y avenidas de lágrimas sobre su cuerpo. Concur- 
rieron más de.ocho mil pobres* que remedió, como á 
otros entierros de preladas suelen concurrir pobres que 
hicieron. No dejaban decir el oficio los pobres con gri- 
tos y alaridos; y con esto decían los pobres su oficio, 
que había sido verdadero arzobispo. Lleváronle á Nues- 

• Ira Señora del Socorro , donde se mandó enterrar en la 
sepultura ordinaria de los religiosos ; mas el cabildo 
ordenóque se pnsiera en medio de la capilla mayor, en 
(¡rente de nuestra Señora, con un bulto suyo de piedra ; 



alojamiento de alma tan favorecida de Dios, y que tanto 
codició para sí , pues vivió dfi suerte, que en un ins- 
tante que tardara en morir, dejara de vivir más tiempo 
que había vivido. Allí está depositado, resucitando 
muertos^ sanando ciegos , librando endemoniados, y 
eiercitando la caridad desde la sepultura y continuan- 
do la caridad de verdadero padre y ptelado. Después 
de muerto se apareció al nmeslro Porta y al obispo Ce- 
brian , que solos en una casa , cada uno en su aposento, * 
estaban llorando su muerte. Viéronle vestido su hábito 



(I) yild«eir(S.) • . ' 

(Si coo micho espido siempre : eon aboiiilancia d' 
Hete {A, B.) 
gi) mUsgroumente por la clidad. No se oia (f ,\ 



ligrimas 



CAPITULO V, 

De los hUos esplritaales qne uM, j de sos virtades en generaí, 
y de sn beaüflcacíon. 

Luego que el bienaventurado Arzobispo nació á me^ 
jor vida de entre las manos de la muerte , y puso fin á 
su peregrinación y llegó á la patria (asi se nombra el 
fin de tales varones , porque en los justos y santos tiene 
más corteses y consolados nombres la muerte) (a), los 
hijos espirituales que instruía en la virtud vivo , los 
confirmó muerto ; de suerte que su voz y lu de todts 
no aguardó á las tardanzas y pereza del tiempo; sino 
que luego , inspirados de Dios, le adelantaron la beati- 
ficación y la canonización que se esperaba. Fué tal el 
concurso de gente á su sepultura, que parecía que ha 
necesidad de los pobres estaba incrédula de que podía 
haber muerto (6) vida donde tan ardiente Caridad res- 



dondeestá atesorado aquel bendito cuerpo, que fué plandeciácon admiración. Esta memoria, estos ruegos. 



estas voces y lágrimas de los pobres (7) y huérfanas 
fueron (8) el túmulo qm su espíritu solicitó y edificó 
con trabajos y pobrezas, donde, como en cuna gloriosa, 
tomó á renacer. Encendiéronse los ánimos de todas las 
iglesias, universidades y señores de España en devo« 
cion deste monstruo de humildad, de letras, de pobre- 
za de espíritu , de oración , de milagros, que no cesa^ 
ron de negociar con cartas su beatificación. Escribie- 



(4) temed (5.) 

(5) Vióse [A. B. P. S.) 

(a) Palabras qae reprodujo OotYioo al conUAUf \M A/utkt éé 
q¿nce éias. 

(6) ana vida (5.) 

(7) y (^uérfaaos (fl. P^ S.) , 

(8) al túmulo (0. r. i. B. f .) 



68 OBRAS DB DON FRANaSCO 

ron á Roma las más ciudades , muchos de los grandes 
señores , casi toda^ las iglesias ; liicieron esfuerzo Sala- 
Biauca y Alcalá; escribió' eJ Rey nuestro señor arvirey 
de Ñápeles y al embajador de Roma. Y nadie bizo di- 
ligencia que no fuese interesado en el suceso , y deu« 
dor de algún gran beneficio al santo Aftobispo ; pues, 
como hemos dicho, su vida la repartió en ejemplo por 
todo el reino, en tan diferentes cargos y oficios y dig- 
nidades» que los oficios que t(^os hicieron fué deuda 
á su ejempfo , santidad y dotrina. No necesitaba destas 
diligencias (1) hi beatificación de aq/ael apostólico pre- 
lado que trabajó en la viña del Señor con ventajas tan 
conocidas , que llevó tras la memoria de sus obras el 
aplauso y devoción de las* gentes, y en quien la fe de 
, los necesitados no dudó cosa alguna para su remedio 
temporal ó milagroso. El muerto alentó la esperanza y , 
alimentó la caridad. Hí'ciéroñse las informaciones tan 
fácilmente, tan copiosas, tan admirables, que se puede 
creer disponía esto Dios nuestro Señor para mayor glo- 
ria suya. El principal testigo para ella fué el socorro de 
lasnecesi'lades, que depuso desde que nació en esta 
muerte temporal , hasta que murió en esta vida para 
tívü* en la otra. Depuso la muerte de los que habia res- 
tituido á la sali^ ; el cielo dijo y contó sus maravillas, 
que no por eso cesó de referir las de Dios, como dice el 
salmo; pues con un mftno lenguaje hablan de Dios 
nuestrO'Señ^r y de sus santos las criaturas que tienen 
á cargo sus alabanzas. 

Vio su santidad las informacioni^s, y determinó su» 
beatificación para consuelo de toda la Iglesia. Y el (2) 
no canonizarle todo junio, creo que lo reroitj^' su san- 
tidad con particular providencia, viendo que la devo- 
ción no echa menos nada en tan gran santo, y tam- 
bién la dificultarían los g^s forzosos ; y (3) nuestro 
santo, aun muerto, ahorra gastos ¿n su persona y 
en su vida y en su muerte y en su canonÍ7J)cion ; lo * 
que no hiciera aun en la sepultura, si se tratara de ' 
repartir con los pobres. 

Hiciéronse luego velos y estampas por orden de sn 
santidad, donde quiso que sus armas publicasen lo que 
se preciaba de haber glorificada taa glorioM) vaiuu (a). 

• 

(I) bfjtfllraeioa (0. Y. A. F.) 

;S) tinon\uñt (5.) 

(3) qae Doestro santo (Id,) 

(o) FaeroD grabadas en Romt estinpM ehleas, medianas j fraa. 
des, con ilfoof de los principales milavros del Santo, y al pié 
esta letra: 

B. Thohoi éíVil1itno9a eúonomnh EtefmosffnMriut, Ordinh Ere, 
wtStenmS. 'AMtwftM, Arehiepiseopus Vateníinut, áivini verbi Prae- 
ilcator «ximtu»^ ntíraeuUt eiarut^ tmctíUtp conitpiemu, eleemos^níi 
etfñ pt^ertt ñterüUuimm , Eeclettatticñw ükerlaUt teerrtmui 
prcputnttt^r, jHfiit Yaientiae tmtú Domtni 1555, aetaüs nae 67, tt$e 
IfaL Beaiae Virpinis MwiM,^ ^ ' 

Hay unbien láminas de It canonización, coplanjio los nila. 
iros y triunfo del caritativo anobispo, que en iienso, tapices • 
estampas ostentó el arco trionfal levantado en el Vaticano el día 
1.* de noviembre de 1S58. Delineados y pintados por Juan Pablo 
6chor, estámpalos en Roma Jian /acoboRossl , dedicándolos al 
general de la Orden de Sao Agustín, el padre LanfraAco. Forman 
M Ubrito en folio menor, eos qoioee láminas abiertas en cobre, 
de mas apariencia que mérito ; y de ellas la primera tiene este 
epígrafe, precediendo é ona dedicau>ria del grabador: • 
8. Tomas k VitLANOU 

Ex ADOOSTlVUnO ORDIRt 

Aicaigaiacon VALuriat 

MltACULA 
ti aCTIS CAKOniSATIORIS Ain>tOlATA 

tf Vaticana n íasiuc4 tvosif a. 
Ftl el padrt Tottói de ViUlnafn de aediíaa dUpoireloa, §1 



DE OUEVEDO VILLEGAS. 

Pintáronle vestido de pontificaL con ona bolsa en li0 
mano , que es el báculo verdadero de pastor que apa- 
cienta ovejas, y donde mejor se puede arrimar un pre* 
lado para no tropezar por la senda estrecba de su ofi- 
cio. La limosna es el báculo del buen obispo, dqnde se * 
arriman los pobres, (4) ton que se sustentan los neoe^ 
sitados. Asi que, el b^pulo arzobispal ba de sustentar i 
los pobres, no al arzobispo; y poroso su santidad 1^ 
mandó pintar con mitra y bolsa, que es báculo de li- 
mosna, (5) con pobres alrededor; porque aun en el pa- 
pel y en el dibujo tenga aqueh gozo su bendita alma^ 
remediando, al parecer, necesidades. Tiene (par titula 
al pié : El bienaventurado Tomás de Viilanuéva, por 
glorioso titulo llamado el limosnero. Apellido es este 
de limosnero que sabe mucbo á la casa de Dios : tanto 
se arrima á su grandeza^ que liaciéñdose padre de los 
bijos de Dios, que son los pobres, se llega al lidtiaio 
grado de parentesco con su tlajestad. Prosigue el ti- 
tulo : De la arden de los ermitaños de San Aguetin, 
arzobispo de Valencia, eocceleiüisimo predicador de la 
palabra de Dios. Y esto fué de tal ^suerte, que los 
sermones que boy se leen suyos impresos' (6) no de- 
ben nada á ninguno de los santos doctores y padres 
antiguos; y f)ara quien los supiere leer, y acompañara 
con espíritu la dotrina, hablan en ellos la agudeza 
de san Agustín y la profundidad y dulzura üeittfo 
santo Tomás (6). Llámale luego la iuücrípcion : Ilus^ 



rostro OB poco moreno y agnilfSo» encendidas tas mejillas, ojos 
sarcos, SiPublante mudesto y pjo, mas lleno de gravedad nstoral; 
tnvo ingenio claro y sumo Jaiclo y pradencia. Merced al d^an 
Francisco Roca, retratóle mocrto el famoso pintor, y ribraa de 
l^escnela valenciana, Vicente iodnes para la colección délos pre- 
4|b^ qne adorna la sata capitdlar. T por oU-a copia deigoal mano 
se bizo en Genova la esutaa de su sepulcro. 

El encantador pinrel de Morillo «consugrd so mayor loaania, 
desde los afios de 1670 i 1680, í Aprodocir Ires paujes de It 
vida de este incomparable varoa, dos de el'os para &a altar, y 
otro para la celd^del provincial ea el convento de ago^ttoos 4« 
Sevilla. 

(4> y con tpie (SA 

(C) y con pabies Id,) 

(6) no deben i ninRono 'O. f. A.B. F.) . 

{b) Oejd por taeredero ^e sus papeles é fray Joan de HoKa. 
tones, qaien no podo, embaraudo Eon la mitra de Seirurbts lo. 
mar sobre si la tarea de la publicación. Pue^ta A cargo de fray 
Pedro de ücfda y Gaerreri^,' rector del colegio comiJiutense de 
San AgosUn,' bizote en Alcalá de Uenares eLado de tó7i, coa ea^ 
te titulo: . • . ,. • 

Concionet iaerne iVmtrinnimi, et reverendiaimi Q. D. Tcms á 
YiUanoftt, ex ord'me Eremitátum dhti Augnetini^ Archtrpitevpt Vc- 
lentmi, et i» taerü Tkeohpie m$gMn, Kime prmmm tm heem 
editm.'Bt esceiUHíUtimo prinápi Gunflo Femñud» CVrdt^ff. Seaa 
Duei etc, wtncupBtee. — Compíuti, Joannee ü Lequerica exctudtéüí, 
Anno 157i. 

Precede d la obra nn simadlo de la ?ida y hecftos del Arf obft- 
po, escrito por Muftatones. 

Ignal poruda tiene la segunda edición de Alcalft, salvo eaaolo al 
impresor y el afio, porque fué aquel Fernando Ramirei,y este el 
de 1581. Abora ;qnién podri estrafiar, no habiendo visto la aote- 
rior don Nicoüs Antonio, qiio e«»ta impresión le paretleae la pr^ 
mera? 

Las prensas de Brescia, las de Colonia, eo 161A, ICtS, 1661 y 
1683; las de Romii en 1659, de Ausburg» de Bru&éUs y de Ve* 
' necia, reprodujeron á porUa sus discursos; pero é todas las edi- 
ciones pretendid sobrepujar la de Milán de iTS'i, bvrliaen des 
grandes voldroeoes por el impresor io»d M«reUo,coo*aa maaaUk- 
co retrato grabado por Mercero. 

La biblioteca de la universidad central de esta corte, heredera 
ie los restos del emporio eomphitepse, guarda entre sus tesoros 
aotdgrsfas laá obras del limosnero y piadoso arzoi»ispo do Viles- 
cía, reliquia conaervada boy muy dignamente. 

Cs oa grae«o infoUo coa tanutoMi cabifirtai de piala y ofo* 



•VIDA DEL BIENAVENTURADO PADhE FRAY TOMAS DE VILLANUEVA. 



69 



trisimo en milagros, esclarecido en ¿o. santidad, li^ 
beralisitno en dar limosna á los- pobres, acérrimo d^ 
fensur de la libertad eclesiástica. Esto coDtiene la ins- 
cripción de SQ eslampa. Di|o yo : ¿qué otra honra ma- 
yor es menester que esta inscripción do su santidad, 
donde cada titulo puede colocar un varón apostólico, 
en el mayor grado de §antidad ? Y se conoce en todas 
las cosas dtste bendito santo. 

En su vida y en su muerte (pues hizo todo lo que 

• 

de primorosfsimo trabajo, donde traxtf el* boHl raríos mlliRros y 
secesos de^la vida del Santo. Las armas de la ca# de Medina- 
ecH resallan cinco veces repetidas en otros tantos escudos de 
oro esmaltados sobre cada una de las dos cubiertas. Divididas 
en diferentes recuadros, representa la primera i fraj Tomis ya 
eipUcaodo teologiá, tomando el bibito de San AgosUn» baclendo 
prníesinn ó ascendiendo i la silla arzobispal, ya volviendo i un 
paralítico la salud, ú A un muerto la vida. Grabó el arte en la se- 
Ifumla algunas santas ocupaciones y milagros del Prelado, y su 
gloriosa muerte. Tiene el tejuelo del libro esta inscripción: 

Original de Lu Obrat de S. tAomñs Devillanu^ 

R. P. son las iniciales del grabador. Las cubiertas pesan siete 
'libras ña plata y nueve onzas de oro. 

Al principio del ci^ice bay una estampa infelizmente esculpid! 
por Andrade, y al fin un pedazo de cierta obligación firmada por 
el Sapio en l!^i7, para miD|»tobar y autenticar la letra de todo 
el Ubro. 



pudo con la caridad) (i)* ni tuvieron mas qne desear 
en este santo los pobres y necesitados, ni el cielo ma- 
yores honras que le hacer, ni sasantidad más demos- 
traciones con que honrarle hasta su canonización; pues 
por titulo de una estampa le pone una honra tan gran* 
de> conociendo que beatificaba á quien con Dios está 
negociaado á su santidad vida y salud para el próspero ' 
y feliz gobierno de su Iglesia. 



dé aquí la historia del códice , justificada en el ml«mo eon do- 
comentos irrecusables. Repugnando fray Pedro de Uceda enviar á 
la imprenta los manuscritos orlRinales, encargó qué los copiase 
' i un noTício. Quedóse este con ellos por devoción, conservándo- 
los tuda su vida. Pararon después en el convento de san Agustia 
de Granada, de cuya biblio^ca. los sacó para la de Sevilla el 
nrovincial de Andalucía, fray Pedro Raoffirez. Pero como los pi- 
dl^e por reliquia , y ngiy repetidamente' el duque de Alcalá . don 
Femando, la comunidad s» los recaló, no sin repugnancia de los 
religiosos m&s ancianos. Vino en fio á adquirirlos mochos afios 
después, por compra, de los bienes libres que fueron de don Pran- 
eisco Enriques de Ribera, el duque deNedinaceli. El cual, honra- 
do con la beca del insigne colegio mayor de San Jldefonso de Álca- 
li de Renares, quiso, regalándole el códice regiamente adn^zado, 
solemnizar cual principe las fiestas con que celebraba en 1661 
aquel centrQ de sabiduría la canonización de su colega. 

(1) ni mas que desear los pobres (0. V. A, B. F.) 



•Laus deo. 



Esta abrerííidn nnma he sacado de m! historia que estoy escribiendo, de la que é cnmpUmt» rto df» cu yoto escribió 
con tanta ple<laü y diligencia y c- lo el dorio y reverendo padre Salón, de la orden (* S i^^ustín, j tj qn- la nó- 
licla* entretenga iurormada con brevedad» basta que en mayor volCunen vea el muodó lo uiás que se hé podido recoger 
basta aLora (a). ^ * 



{ñ\ Falla en todas las edlclonea posteriores á la de 1627 ísta ad 
venencia de Qocvbdo. 

El Libre de la wida tanU ffmilagroi del ilwíritimo tdtor don 
fi-ttif ToihAí de Yilianuepa, arzobispo de Valencia ^ de la orden de 
San ^)7Kx/f /I, compuesto por el padre Sal<'in« imprimiólo en Valen- 
cia Pedro Patricio Mey, en 8.*, ano de 15SH. 
' . Más copioso y a&.idi'io por su «utor h publicó de nuevo, en la 
ini>ma ciud»d i principios do iH»ucuilirti de Í6í0, en 4.*, Juan CrL* 
s'óstomo Garriz. 



El' maestro fray ^ena ventora F¿st>r de Rivera hrAU allf irae» 
vaqiente á luz en i&^% siendo el impresor Bernardo Nogués. 

Fray Benito de Asta corrió con otra reimpresión en Madrid el 
afio de 1670. * * * , 

Y fray Manuel VWa», en Salamanca en 1737. ^ 

La dllima edición >\ae d«i eMa obra niere«anré hi llegado á mi* 
iiAlicia, es de .Madrid, en la imprenta de la viuda é biju de Mario» 
afiodel7U3.* 



' rtN* DE LA vn>A DEL D!B.XAVeTrDaADO rADRE rRAt TONIs* OE VlLUMlEVA. 



T 

1^ 



EL MARTIRIO PRETENSOR DEL MÁRTIR, 

EL IINICO y SINGULAR MÁRTIR SOLICITADO POR EL MARTIRIO, 

- VENERABLE,- APOSTÓLICO T NOBILÍSIMO 

PADRE MARCELO FRANCISCO MASTRILI, 

napolitano y híjo del «aiito palrlarca de la COTupania de Jesut, el bienaventurado Ignaoío de Lo^oUu 

AUTOR EL COMÚN SENTIR, 

Clf LA PLUMA DB Vil DISCÍPULO DE LOS TRABAJOS \a). 



A U SAGRADA RELIGIÓN DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS. 

Of el milagro de Ñapóles, lan raro, que entre otros se debe llamar milagroso. Hálleme en Ma- 
drid cuando el que hoy es glorioso mártir vijio á llevar su vida á las más penosas prolijidades 
de su muertiB. 01 el desempeño de su promesa, afianzada en profecía, que despachó el cielo con 
propio, y tan propio del cielo como el apóstol de la India san Francisco Javier, con cuya predi- 
cación el Oriente mejoró dá sol. Leí la misión apostólica que imprimió en Lisboa el muy docto* 
padre Ignacio Staflford, el año 1639 (b). Dióse á la estampa enJWadrid , este año de 640 la misma 
misión y historia con titula de vida del venerable l^ipostólico varón Marcelo Francisco Mastrili, 

en mayor volumen, y tan exactamente *cuidadosa, como prometía el ser su autor el eruditisi- 

• 

(a) Opúsculo inédilo. Ademús he tenido á la vista la copia que entre los 

Borrajeó Qüevedo este fragmento en 1640. Fragmentús de obras que empezó á escribir dos Francis- 

En la memoria que, de los libros y papeles que le ha- co, se baila en la colección formada por don Juan Isidro 

bian ocultado en el tiempo de sus últimas persecucio- Fajardo, a¡)o de 1724, la cual existe en la Biblotec^ Na- 

nes, dejó de su letra QoEVEtfb, encuéntrase citado asi : cional, códice M. 276. 

Vida y martirio del padre Marcelo MastrillOy de la compa- {b) Ck)nozco la versión italiana con este título : híoria 

Ma de Jrsus. Tal rótulo parece referirse á un trabajo delta celeste vocatione , missioni apostoliche , e gloriosa 

concluido y completo. morte del P. Marcello Francesco MastrilH Indiano felicit- 

De^rasgo que hoy por vez primera ve la pública luz, simo delta Compagnia dfGiesii. Composta dal padre'lgn^' 

hace justamente un siglo que era dueño el archivero de. lio StaCTord delta medesima Compag/fía in lingua Casti- 
la primera secretaría del despacho universal de Estado, ^ gliana, e dedicata al sig. Antonio Tetlez de Silva (con fe- 
don Benito Martínez Otmez Gayoso. Franqueóle tao cu- * cha 21 de setiembre de i&Sd),hora traspórtala in Italia^ 

rioso papel á dou Tomás Antonio Sánchez ; y una esme- no, et dedicata alV iilustrissimo sig. Corlo Brancaccio. In 

rada copia de este he disfrutado por la bizarría de mi tier- Viterbo, appresso Bernardina Diotalievi. h.dc.xxxxu. Con 

no amigo el señor don Agustín Duran, actual dignísimo Hcenza de' Superiori, 

* bibliotecario mayor de la Nacional. En hoja suelta, unida En 1645 se publicó en la misma ciudad de Viterbo otro 

¿ ella, léese de puño de aquel otro erudito bibliotecario : libro con la inscripción de Vi/a, e morte del padre Mar- 

c Adviértase que el original está dividido en dos par- cello Francesco 9asírilli d^lla Compagnia di Giesit. Com- 

tes. La primera contiene un cuaderno de ocho hojas» y de posta dal padre Leonardo Cínami , delia medesima Com' 

ellas cinco están escritas enteramente, y allí concluye el pagníí. 

razonamiento ala ciudad de Ñapóles. Y está puesto en Por lo^ años de 1671 publicó en Ñapóles un compen- 

limpio por el mismo Quevedo. dio de estos sucesos el provincial de capuchinos fray 

» La segunda parte, que empieza : Nació el^enerable tf Juan Bautista Ma/strilli, ten Alo á la vista lo qqe de ellos 

prodigioso, etc. , es ana hoja en borrador, también de escribió en fu historia de Asia el teaüoo Daniel BartoH. 
mano de doo Francisco Qaevedo. > 



n . OBRAS DE DON FRANaSOO, DE QUEVÉDO VILLEGAS, 

ino, muy ejemplar y piadoso pac^ Joan Eusebio Niecemberg (a). Retgro en siAlabanza mis pala* 
l)ras, conociendo cuánto mejor cobro darán de ella sus* obras. Y cuando debiera acobardarme 
habiendo leido esta vida y muerte, repetida en dos tan graves autores».me arfojo á escribirla. La 
devoción que me anima, cuando no me disculpe el nombre de t^perarioy me defeuderá el de 
fervoroso. . • . • - , 

Sagrada y soberana religión» acreedora de tanto bien de las almas» que á un mismo tiempo 
con tus hijos en todo el orbeile la tierra estás enseñando en cátedras y pulpitos la verdad de * 
la fe, y á los gentiles y herejes, con perpetuas controversias, la mentira de sus errores; ru- 
bricando las conclusiones con la sangre de tantos y tan insignes mártires, qde no solo llama 
como la de Abel, sino ijue como réplica de ló que persuadía, convence como demostración ; tú, 
á quien han hecho grande, como á la Iglesia, las persecuciones; tú,-'que debes tanta fertilidad al 
cuchillo, como á ti debe fe^^undidad la pluma ; tú, que te fabricas de las baterías y te renuevas 
de los contrastes, sirviéndote de refuerzo tus enemigos, — triunfa gloriosa, pues siendo tu nom- 
bre el de Jesús, toda rodilla se te doblará. Di con^avid, psalm. il7: 

Omnes gentes circuierunt me : et in nomine Domini,0piia ullus sum in eos. (V. 10.) 

Circumdantes circvmdedemnt me : et in nomine Donúnil quia ultus mm ineos. (V. 11.) 

Circumdederunt me úcut apes, et exarseYunt sicut ignis in spinis: et in nonáne Dominio quia ultus 
sum in eos. (V. 12.) 

c Todas las gentes me cercaron, y en el nombre del Señor me vengué contra ellos.. 

iCercándome cercáronme, y en el nombrje del Señor me vengué conira ellos. 

iCercáronme como abejas y atdieron como fuego en espino, y en el nombre del Señor me 
vengué contra ellos. > 

No sin gran misterio se refieren tres venganzas de enemigos en el nombre del Señor, que li- 
teralmente, ó religión triunfante, pronuncia tu nombre. Y el referhr la postrera que te cercaron 
como abejas, que son armas del Pontifico (6), y que ardieron como fuego en espino, dice que 
* hiendo zánganos ó abispas, que son como abejas, ardieron como fuego en espino que Iq abrasa en 
breve y se acaba luego. 

Cuáles fueron ó son estas tres venganzas que toiflaste de tus enemigos, con soberana voz las 
decja'ras : Sálulem exinimicis nostris, etde manu^mnium^ qui oderunt nos^ c Salud de nuestros 
enemigos y de la mano de todos los que nos aborrecen. > Venganisa canonizada volv^ en medi- 
cina el veneno, el mal ei) bien. 

Paréceme que oigo á tu. soberano fundador cuando, divino arquitecto, disponisf el diseño de 
tu excelsa hierarquia, tomar las j(ralabras qm para está obra le dejó Isaías, cap. 84: Eccc ego 
slemam per ordinem lapides tuos, et fundaba lein sapphiris, et ponamjaspidempropugnacula tua : 
et portas tuas in lapides seulptos, et omnes términos tuos in lapides desiderabiles. universos ¡Ilios 
tuos doctos á Domino; cVes que colocaré por orden tus piedras y te fundaré en zaQros, haré de 
jaspe tus murallas, y tus puertas en piedras labradas, y todos tus términos en j[)iedras preciosas, 
y todos tus hijos enseñados por el Señor, t 

Concurrieron á tu fábrica todas las joyas : sola tu fortaleza es preciossg por ser toda de piedras 
preciosas puestas en orden; y en tal orden, fundada en zafiros^ para decir en los cielos; tus mura-' 
lias dejaspef donde los colores de todas las virtudes compongan el iris que contra la disensión te 
sea lozana promesa de la paz ; tus puertas en piedras labradas^ que nada en ti ha de ser rudo ; tus 
términos en piedras preciosas^ para que tu precio no tenga térmmos ; U)dos tus hijos enseñados por 
el Señor. Esto el mismo Señor nos lo enseña : lición desto es el venerable padre Marcelo Fran» 
cisco Hastrili, á quien del cij&lo envió la doctrina del marturio cuando tú cumplías de vida cien 

(a) Hé aquí la portada y alguna noticia de este ya raro Con privilegi^en Madrid, Por María de QuiHcnei. 

libro : Año ■.ocixxi. * 

Vida del dichoto y venerable Padre Maréelo Francitce Protestación del autor el padre Juan Ensebio Niettm* 

MastrUH, de la Compañía de ñius, que murió en el lapon berg. 

por la Fé de ChrUto, tacada de ¡os procestos Auténticos de Licencia y privilegio. 10 marzo 4040. 
tu vida y muerte, * Erratas. 4 mayo. 

A tv Alteza del Serenittimo Principe nuetiro Señor Don Tasa. 
Baltatar Carlot, * Aprobación del padre Ni«eno. 17 ««ero. 

La dedica y mandó da^ la Ettami^ Don Gerónimo Otra det*padre fray Jaan Ponoe^de León. 3 febrero. 
VaUe de la Cerda y ViUanueua, Cauallero de la Orden de (») Urbano VUf. 
Calairaua. 



VIDA Y MARTIRIO DEU PADRE MARCELO MASTRILLO. 1^ 

años : ciento si los caent) la arismética ; si la estimación (admirada de tus doctores y de sus escri- 
tos, de ius predicadores y de sus fratbs, de tus sanctos y de sus milagros, de tus mártires y de sus 
triunfos)» el guarismo se hallará atajado. ¿Por qué pues te previene Dios por fiesta á tu cumpli- 
miento de anos (1) el martirio *de un hijo tuyo tan querido, con tales circunstancias, tan nunca 
\istas, que parece , digámoslo así , que Cristo le ruega con éí? Fué esto animar al mundo ense- 
ñándote fénix, que dé la muerte naces de nuevo, que eres parto de- tus cenizas, que las catanas (a) 
te fertilizan con lo que en ti cortan, que sabes hacer vientre y cuna de las llamas y 4^ la sepul- 
tura; que los cien años que cumples {b) no los* acabas, sino los empiezas ; que la vejez te ignora, 
cuando la antigüedad te califica; que cuentas los años» y no los padeces. No 'padecerás el ultraje 
de las edades, y serás gloria de todas. 
"Yo, que deseo mostrar ei afecto que á este conocimiento debo, oso escribir este epitome, 
I que abultarán algunas consideraciones, no porque importa á la historia, sino á mi. Son hijos 
tuyos los que han escrito de su hermano, pueden padecer la excepción de parte, y. ocasionar 
á los falsarios de la verdad que la agravien en ellos ; y padecerás por madre lo que ellos ga- 
nan por hijos tuyos. Hálloíne, esto es confesar mi desdicha , apartado de tí. Conózcome indigno 
de ser tuyo : esto es decir mis culpas. Escribo sin que puedan oponerme amor propio tii obliga- 
ción filial. Lastimosa calificación, que en mi sea solamente bueno para la vida de tan insigne 
mártir lo que es malo para la mia. 3ean, ó sagrada religión, de tí alabados tus dos^^escritores 
doctísimos, que á mi me sobra para premio ser permitido; y aolamei\ tu natal estos versos (Vir- 
gilio, égloga 4.*) : ,^ _ ^ , ., j ' 

Maguus áh integro sedorwn nasc^rordo, 

Jam nova progenies coélo demiUitur alto, 

k LA nobilísima t hdelisima ciudad de ñapóles, * 

POR IXCELERCIA Glura>B , BICA T HEIUIOSA. 9 

Ciudad honor destalla, corona y cabeza de tan poderoso reipo, la más £ivorecida de naturale- 
za, por el sitio, la más admirada del mundo por el valor ; tú, que has merecido éi comercio del cie- 
lo, de donde invia en peregrinación á san Francisco Javier, apóstol del Oriente, para que haga 
oficio de médico en un hijo tuyo, dándole entre las ansias de la muerte salud milagrosa y dispo- 
niéndole á que con mayores ansias lleve la vida que recibe, á la muerta que desea ( — cuando te le 
aparta hijo, te le restituye padre): soberanas obligaciones carga sobre tu grandeza España; pues 
' el grande apóstol de la Indician Frvicisco Javier, siendo español, prefiere para la corona de tan 
insigne martirio tus hijos á los suyos. Inmenso amor le debe el Japón, pues navegó tantos mares 
y peregrinó, viviendo,. tantas provincias y regiones por ilustrarle ; empero es incempfrable fineza ' 
la que por ti obró ; pues viviendo, era peregrino.y caminante en este mundo, que es venta ; mas 
estando glorioso en la patria, venir desde ei cielo peregrino al colegio de la compañia de Jesús, 
que te fertiliza con celestial doctrina, fué demostración de incomparable amor. No te fueran mal- 
quistas las quejas y la invidia nuestra, viendo que su elección te prefirió á nosotros,* siendo nuesr 
tro;' ni dejará de serte agradable este recuQ^do que de tan altos beneficios te hacemos. No eli- 
giendo pof patrones {con los que tienes) tu hijo y nuestro padre, sino conociéndolos por dados de 
lá mano de Dios, si otros hiciste patrones para con Dios, estos recibes del. Tu blasón es la sangre 
de san Genaro, milagro perpetuo, que cada año asistida dejn visible corazón, liquida tiene hervores 
de vida^ La compañi|^de Jesús la da compañia en la^ngre de ta hijo el glorioso mártir Marcelo 
Francisco Mastrili, sangre en que se coroníi con laureola, por^ parentescos, toda la de tu nobleza. 

Quien, como tú, pudo ser merecedora de tan raro milagro, afianza que sabrá ser agradecida 
"bon las demostraciones equivalentes, y decir con David en tus aprietos y trabajoSi, viendo den- 
tro de tus muros á san Francisco Javier de peregrino con bordón : c Virga tua ei baculus tuus, 
ipsa me coiñolata surit, (Psal. S2, v. 4.).» Y vean los enemigos de la fe, pues somos hermanos en 
armas y vasallos de un mismo monarca , que^n can Francisco Javier y en Santiago tenemos los 
napolitanos y los españoles patrc^gps peregrinos.* 

. (I) en hijo tuyo {JLottree m^nuscritoi.) de la compafifa de Jesas, qae en Í534 babia fandado san 
\a) Catan ó catana es cierta especie de alf^nge indiano. Ignacio de Leyóla, para predicar la palabra de Dios á los 
Consiste cornuomeote en uiii>alo ancho, labrado, sin cor- infieles, con absoluta dependencia del Papa en materias 
te» cuy^ dos extremidades son mas gruesas y anchas que de reUgion, é instruir la juventud, especialmente la rus- 
el re $to. . - tica, pobre y desvalida. 
(b) En 1540 aprobó Paulo ni el instituto de los padres 



FRAGMENTO. 



NAaó el venerable y prodigioso mártir Marcelo Mas- 
trili, año 1603, en la ciudad de Ñapóles. Su gloria cor- 
rige mi pluma, mejor digo que empezó á nacer el año 
de 603, y que nació en el Japón el de 637, del vientre 
de su muerte (a), que fecnifda (entre los tormentos y 
el cuchillo, la sangre y el fuego) /no se desfiguró de 
parto bien alumbrado con liberalidad de celestiales 
luces. 

Fué hijo de don Jerónimo Mastríli, marqués de san 
Marzano, y de la nrarquesa doña Beatriz Garachola, su 
legítifha mujer; casas que en aquella nobilísima ciu- 
dad se cuentan entre las de más esclarecida antigüe- 
da i. Escribo verdad*, empero nó cabal. Y para que lo 
sea, escribiré un nuevo género de misteriosa descen- 
dencia.» 

Su padre engendró á nuestro mártir para hijo del 
glorioso patriarca san Ignacio. San Ignacio le acetó por 
hijo de su sagrada religión, para que lo fuese de san 
Francisco Javier en el martirio. Veisle aqui nieto y 

(a) Después d%halfer este apostólieo varón padecido los atro- 
císimos tormentos del agua y de la coeva dio , por Cristo , sa ca- 
beza al tercer golpe del cochillo en Nangasaqal, ciudad del Ja- 
pón, ái7 de octubre de 1637. 



hijo de san Ignacio; hijo de un marqués para serlo de 
dos tan grandes santos. Yo lo escribo, y su padre tem- 
poral lo atestigua con haberle ofrecido á la Compañía 
en naciendo. 

Son tan endiosados los árboles desta genealogía, 
que, como otros dice el encarecimiento que llegan con 
las ramas al cielo, dice la verdad que estos llegan con 
los troncos. Proverbio es, que un padre basta para mu- 
chos hijos; no muchos hijos para un padre. Todo es 
prodigios Marcelo, pues fué hijo que bastó para mu- 
chos padres, y so'bró para el' natural. Tres veces nació 
de tres padres: al mundo, á la religión y al martiiio. 
Tiempo es de que se lean stis tres vidas. Yo escribo la 
historia de tres hijos en uno. El natural me da la oca- 
sión para escribir ; los dos soberados me alcanzarán la 
gracia para que escriba. 

Nació el año 1603. En este año se observó la conjun- 
ción máxima de cuyas influencias tan poderosas y 
magníficas promesas (ó amenazan ó blasonan las ob^ 
servaciones astronómicas ) de todo su poder se desem- 
peñó en este parto: con él desempeñó todas. las pre- 
sunciones de máxima. 





LA CUNA Y LA SEPULTURA, 

PABA EL CONOOMÍENTO PROPIO Y DESENGAÑO DE LAS COSAS ATENAS (o). 

POB 

DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS, 

i^AbaUero de U orden de SeatSego, tenor de U vUle de U Torre de loan Abed. 



DEDICATORIA. 



(Esiéri] toda mi diligencia por haber á las manos el ejemplar de Madrid Ue 1654, donde únicamente se- encuentra, 
sale falto de este primor el presente libro : debo la noticia de qne existe á la comedia del Retraído de Jáaregui.* 
lojaginome qae tal dedicatoria ha de ser la carta á don Tomás Tamayo de Vargas , que hallará el lector en el 
Epistolario.) 



(a) Estaba concluido el discurso en i2 de noviembre 
de 1613 , en cuyo dia lo remitió su autor al cronisu don 
Tomás Tamayode Vargas. 

No habia pensado por entonces Qüevedo en otra cosa 
que en bosquejar un introito para la traducción de Epic- 
lf(^, y en aprisionar (valiéndose de la rav>u) el enlendi- 
miento de aquellos hombres distraídos con quienes puede 
poco la autoridad, por tener los sentidos y potencias más 
de parte de lo que ven que de lo que se les promete. Años 
«delante (en la primavera del de 1633) hizo de esta obra 
moral y filosófica una cristiana y ascética, perfeccionando 
y vistiendo aquellos áridos consejos de humana filosofía 
con el bálsamo dulce y suave de la religiou del Hijo de 
Dios. 

Del prímitif o trab;^ no be llegado á ver edición ante- 
rior á la de Zaragoza de 1630, con titulo de Dotrina mo- 
ral del conocimiento propio y del desengaño de las cosas 
ajenas. 

La refundición de 1633 se Imprimió al alio siguiente en 
Madrid, por Maria de Qui5ones, ta\ vez á costa del mer- 
cader de libros Pedro Coello. 

Distingüese en ella con el rótulo de Cuna y vida lo más 
antiguo del discurso, y lo nuevo con el de Muerte y u- 
puUura. \[o primero añadió su autor un tratado sobre el 
Modo de resignarse en la voluntad de Dios nuestro señor. 
1.0 segundo se comprendió bajo el epígrafe de Dotrina 
para morir; cuyo rasgo, habiendo llegado á noticia del 
doctor Juan Pérez de Blontalban, fué anunciado en el Pa- 
ra-todos en 1633 , con el nombre de Prevención para la 
muerte, como una de las obras que merecían ver la pú- 
blica luz. 

Contra La cuna y la sepultura escribió el fomoso don 
Jaaif de JáuregtUen 1634 la comedia del Retraída ^ porque 
deda que no se preciaba tanto nuestro autor de ningún 
* otro libro suyo. Afirmó que en su tarea, disfrazándose con 
velo de piedad el satírico y maldiciente, se habia propuesto 
como fin üniA Unx pieikas furiosas 4 los ministros j 



'jueces, buscando no la corrección ni la enmienda, sipo la 
afrenla y estrago de los que airado acusaba. Llamó á este 
discurso el tJbro de las con festones de Quevedo, riéndose 
de que las hubiese publicado antes de convertirse, cnan- 
do.los santos las escribieron siempre después de conver- 
tidos, burlábase de que pudiese creer Don Francisco 
(según se veia por la advertencia A los doctos) que muerto 
él, buscarían é imprimirían sus obras los libreros; y do- 
liase, en fin, d^erder el tiempo en desmenuzar un escrito 
menguado, cuando podía solazarse con la censura de la 
PoUtica de Dios» obra donde se contiene, á su juicio, la 
más perniciosa doctrina. 

Como hija de enconadas pasiones, la sátira de Jáuregui 
carece de sólidos fundamentos ; y como Ai el chiste ni el 
gracejo fueron dones concedidos al excelente traductor 
del Amínta, — á pesar de haber echado mano basta de las 
erratas de imprenta para hacer cargos á Qoevedo , ^ li- 
belo es insulso, necio y desmazalado. ¡Qué distancia entre 
El Retraído y La Perinola! Únicamente es racional la crí- 
tica de Jáuregui, hombre en verdad de gusto esqdisitoy 
claro entendimiento , cuando nota los paralogismos y so- 
fistería*s que se hallan alguna vez en el presente opúsculo, 
y cuando sefiala aquellos vicios de estilo, inseparables 
del autor de los Sueños, como son tal cual bajeza y extra- 
vagancia, no pocos descuido^ é impropiedades, y en mu- 
chos periodos falta de gala y de buen aire en el decir. 

La Cuna y la sepultura ha sido impresa muchas veces. 
Publicada en Madríd en i634, reprodujéronla al punto 
las prensas de Sevilla ; en el año inmediato las de Barce- 
lona y Valeficia ; en el de 1649 las de Madríd nuevamen- 
te, desde cuya época va siempre incluida en colección. 

Cúmpleme dar no^cia de los ejemplares que be tenido 
á la vista para fijar mi texto , y de las letras con que in- 
dico al pié las variantes. 

Z. Edición de Zaragoza áe 1630, de muy escaso méríto, 
aunque de suma rareza. Anoto aquí tan solamente sus más 
principales dif^encias, porque hallándose entóneos rtdls- 



mS 



y 



70 OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



A LOS DOCTOS, MODESTOS Y PIADOSOS. 

. Siendo bastantes mis ignorancias para culparme > la malicia ba añadido á pA nombre obras 
iii\presas y de mano que nunca escribí (algunas impresas antes de mi plrision, con nombres dQ 
sus autores). No deja de ser noCa mia el ser tal, que se me puedan achacar semejantes tratados* 

He tenido ayiso que prosiguen en esta persecución, por dar los riesgos de su intención á mi 
persona. Y viendo cuan impiamente han perseverado en esta maldad los envidiosos de las obras 
de don Luis de GÓngora, sin hartarse de venganza en la primera impresión , (I) añadiéndole en 
esta postrera cosas que no hizo, he determinado de imprimir lo que he escrito todo. 

Conténtense con el mal que me hacen en obligarme á padecer la penitencia de mis yerros, 
imprimiéndolos de miedo de que no ine los aumenten, escogiendo por mejor el padecer su re- 
prehensión vivo que su venganza muerto. Y protesto que nada es mió, sino (2) lo que yo, pi- 
diendo licencia para imprimir, sacaré á luz. Y todo lo escribo debajo de la corrección de la 
santa Iglesia romana y de sjis ministros. • 

• Don Francisco ds Quivbdo Villegas. 



PROEMIO. 
AL DOCTÍSIMO Y REVERENDÍSIMO t>ADRE FRAY CRISTÓBAL DE TORILES, 

religioso del glorioso patriarca santo domingo, verdadero DICiPULO DE LA SANTA DOTRINA 
DEL ANGÉLICO DOCTOR SANTO TOMÁS, PREDICADOR EVANGÉLICO* DE LA MAJESTAD DEL REY NUESTRO 
•SEÍÍOR(a). 

Son la cuna y la sepultura el principio de la vida y el fin della ; y con ser al juicio del divertí* 
miento las dos mayores distancias , la vi^ta desengañada no solo las ve (3) confines» sino juntas 
con oficios recíprocos y convertidos en si propios : siendo vendad que la cuna empieza á ser se- 
pultura, y la sepultura cuna á la postrera vida. 

Empieza el hombre á nacer y áftnorir ; por esto cuando muere acaba á un tiempo de vivir y de 
morir. Yo» que de las horas á que me prestó la cuna he sido desperdicio y no logro, por desqui- 
tar mi culpa escribo dotrina, para que otros no me imiten, y me sobrescribo como peligro que. 
todos deben evitar. Y ya que ño escribo lo que he obrado para el ejemplo público, escribo lo que 
he dejado dehacfer para el escarmiento.: que la virtud, tanto se vale para su crédito de lo que 
padece el malo que no la sigue, como de lo que goza el bueno que la obedece. Y como en mi he 
reconocido la dolencia de los perdidos, determiné de escribir este tratado brevet porque no 
amedrente con prolijidad el gasto de muchas horas. 

Y*óonsiderando cuan poco puede con los hombres dbtraidos la autoridad, por estar los sen- 

* • * 

corso eo bosquejo, y hMéüáose dado i la estampa con B. La de aqal mUmo , por La Batíiáa^ 1058. 

bartodescuido, sos bguDas son muchas, muchos los des- L. La segunda edición que publicó esie librero en 

aliños, irreverencias y absurdos. Eo esia impresión no 1664. 

tíenen epígrafes los capitulils, ni al discurso precede pro- F. La de Bruselas de 1070. PI«i»da de yerros y des- 
logo ni advertencia. atinos, falla de renglones enteros, y despojada ctaipleía- 

D. La de Barcelona de 1635, muy limpia de erratas, mente de los antiguos p^elimin^f es. 

Lástima que el impresor Lorenzo Deu no reprodujese la S. La de Sancha , 1790. 

dedicatoria y preámbolos del c^jemplar de Madrid Je 1634. (i) aí^adiendo leen en esta postrera cosas que no hizo. 

V. La de Valenciaf de 1635 también, menos correcta y He determinado ( Errata mamftetta del templar de Vo- 

eimerada, aun cuando^ muy apreciible por tener en los ¡encía.) 

principios, ya que no la dedicaiorií, los dos prólogos de (2) que yo , pidiendo licencia par^ imprimir « lo.saca- 

QoEvcoo, que no be visto en otra imprediou ninguna. ré (^.) 

Debo el haberla disfrotado al señor dou Pascoal Ga- (a) En 1C38 era arzobispo del nuevo reino de Granada^ 

rangos, á quien no cesaré de rendir gracias por su des- en las Indias. 

>raidimiento y bizarría. * (3) coa fines (T.) ^' • 

^ La de Jiadrid de 1650» costeada por Alfai. 



LA CUNA Y LA SEPULTURA. ^ *77 

tidos y poCencIas^humanas tbás de parte de lo que ven que de lo que se les prometo (de don- 
de nace caudalosa la licencia en las culpas), he querido (viendo que el hombre es racional, 
y que destono puede huir), valiéndome de la razón, aprisionarle el entendimiento en ^Ila. Y 
para fabricar este lazo, en que consiste su verdadera libertad, me he vaüdo en los cuatro pri- 
meros-capilulos de la dotrina de los estoicos. Y siguiendo á santo Tomás, que en ellos cristiana 
y religiosamente impugnó el principio de la insensibilidad de afectos (lo que en la gentilidad ha« 
bian hecho Aristóteles y Plutarco), tomo otro principio en que se acomoda bien su dotrina, ep lo 
demás átil y eficaz y verdaderamente varonil y robusta, y que aun en la idolatría anináó con es- 
fuerzo hazañoso las virtudes morales : dotrina que en aquel siglo, que no habia amanecido Jesu- 
cristo nuestro señor. Dios y hombre verdadero, tuvo por séquito las mayores almas que vivie- 
ron aquellas tinieblas. Y porque los filósofos'no usurpen con sus estudios la gloria de alguna ver- 
dad que escribieron (siendo cierto.que la verdad, dígala quien la dijere, es del Espíritu-Santo 
y del viene y se deriva), afirmo que Zenon y (i) Epicteto la mendigaron del libro sagrado de Job; 
trasladándola y haciendo sus precepto? de sus obras y palabra's. Y si bien á la pryeba universcd 
desto, me r^ito al libro que tengo escrito sobre Job , cuyo titulo es, Themanites redivivus in 
/o6 (a), por prenda desta opinión mia la verifico desta manera. 

Eq el manual de Epicteto el cap. i8 dice estas palabras {b) : • * . 

c Nunca digas que perdiste nada, sino que lo volviste. ¿Murió tu hijo? di que le pagaste. 
¿Hurtáronte la hacienda? ¿por ventura no dirás que la pagaste? Dirás que no, porque es malo */ 
quien lo hurtó; ¿qué te tocaá ti calificar las personas por quien cobra loque te ha dado el que te 
ladió? Solo te toca gozarlo como ajeno el tiempo que te lo concediere su dueño.» ' < 

¿Quién será tan impío y tan ignorante que no confiese estü precepto, que es la llave de toda 
la enseñanza estoica, por hurto literal de la principal acción oe la historia de Job ? En el capitulo 
primero dice el texto sagrado que vino un mensajero á Job, y le dijo qué estando banqueteán- 
dose sus^hijos y sus hijas en c§sa de su hijo primogénito, vinieron los saceos y los robaron, y de- 
gollaron los criados. Otro ^ino, hablando este , y dijo : c Fuego cayó del cielo y abrasó tus ganados 
y tus pastores. » Y antes que este acabase de hablar, vino otro y dijo : c Los caldeos en tres escua- * 
drenes acometieron á tus camellos y los llevaron, y pasaron á cuchillo los que los guardaban. > Y 
estando hablando este , vino otro y dijo : c Estando en la casa de tu hijo.mayor tus hijos y. tus 
hijas comiendo y bebiendo, flé repento>se arrojó un huracán de la región del desierto; y acome- 
tiendo los cuatro ángulos de la casa,«la derribó, y con ella enterró tus hijos.^ . * 

Aqui se ven á la letra los sucesos -que en su capítulo especifica Epicteto: muerte de hijos, 
y hacienda robada^por los ladrones. Y Job respondió las mismas palabras que Epictj^to manda 
que se respondan :' c Dios me*lo dio, Dios me lo quita ; como Dios quiere ha sucedido r sea el nom- 
' bre de Dios bendito. » No dice que lo pierde, sino que lo paga ; que Dios que lo dio, lo cobra. Y lo " 
mismo que responde al fuego que bajó del cielo y al viento que derribó la casa, responde á los 
ladrones que le robalron la hacienda y los ganados. Conoció Job y enseñólo á Epicteto y á ' 
Zenon^ que no toca al hombre calificar sus cobradores á Dios. Y que ¿bmo lo es el fuego y el 
huracán, lo es él ladroií. Y esto, qce es én lo que Epióteto hace fuerza, lo dice Job clarísi- 
mamente en el cap. 19, vers. ÚiSiniul voieiunt lalron^s ejus, et fecerunt sibi viam per me , et 
obsederunt'in gyro íabeníatulum meum; c Jcntos vinieron sus ladrones , y so Uicieron camino por 
mí, y sitiaron en torno mi tabernáculo. > 

Aqui I^blando con Dios, dice que usa su providencia de los ladrones para cobradores, como 
del fut»go y de la tempestad; y los llama suyos. Y por no hacer libro este proemio, no verifico lodo 
el manual de Epicteto, remitiéndome á mi impresión; pues este lugar, que es el mayor, da 
promesa de grande crédito para los demás. 

t^or estas razones hallé calificada lailotrina estoica, para gastar en ella los cuatroxapitulos que 
con el quinto y postrero, perficiono en la verdad cristiana con la poquedad y mengua de mi do- 
trina. 

Et tratado de la Sepulttfra, previniendo los riesgos de la postrera hora, he dividido en dos de- 

(1) Epíiecto ( Dicen siempre tai edieicnes de Madrid y (b) Jáuregoí critica & Dai»stro inlor j^pr no tílftr bien el 

T^o/enctff.^-Sobre jBste yerro de imprenta hiío gnves ca^ ctpUulo de qae se irjiía, ó por no üabec«dv«mdo que no 

gos Jáuregoíá.QuiVEDo. ) era posilile ciarlo con íijéza, puesto que la obra de Epic- 

(«) Don Juan de Jáaregnl, en la comedia del RetfaidOt teto llegó á nosotros d&aliratada de la antigüedad, y cada 

prob6 qae en deaiioadv este epigraíé, bCérprete ó editor la ba dividido á su antojo. 



19 OBRAS PE DON FRANCTSCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 

fensaSy de que á mi parecer necesita el hombre , que en poco rato 'abrevia cuenta de muchos 

años. * . 

El 1.^ es, que no desconfie por sus pecados de la misericordia de Dio^s, fiando en ella y en su 
sangre, y intercesión de los santos. 

' El 2.^ que no se confie en algunas buenas obras que á su parecer ha hecho, porque no le con- 
dene la presunción propia, asegurada en si. 

.Yo puedo asegurar á vuestra paternidad reverendísima que mi intento en este libro, bueno es, 
si le acompaña pobremente mi ignorancia : esta confesión, ya que no lo mejora , me disculpa. 
Suplico á vuestra paternidad reverendísima lleve á cuenta de su humildad, con la modestia ejem- 
plar que .tiene, esta mortificación de verse nombrado en este proemio mió, y perdone con cari- 
dad lo que se baja por lo que me autoriza. Y dé Dios á vuestra paternidad reverendísima larga 
vida con buena salud, como deseo y ha menester la voz de la verdad y la dotrina verdadera para 
las mejoras de la conciencia. Madrid, 20 de mayo 1633. 

Don Francisco di Queveoo Villegas. . 






CUNA Y VIDA 



CAPITULO PRIMERO. 

lafonnael jaieio de la opii|Íoo qne ba de tener de todas las eo- 
§i% ; alumbra el eonoei miento propio ; j anaiiece con ei desen- 
gaOo la nocbc de la presoncion. 

Dos cosas traes encargadas , hombre , coando baces : 
de la naturaleza ls| vida, y de la razón la buena ?¡da. 
AqueHa primera (1) te solicitan y acuerdan las necesi- 
dades del cuerpo , y esta postrera los deseos (2) del al- 
ma. Advierte que en lo necesario no contradice una á 
otra ; ante^ al vivir de aquella añade esta que sea bien. 
Solo son contrarías cuando la una quiere para vivirlo 
sopérlluo, qne la parte del alma contradice porque em- 
barazan con la (3) vanidad su pretensión, que es lo 
mas iQ)portante. (4) Debes según esto, lo primero, 
considerar antes que 4ises destas dos cosas, para qué 
te fueron dadas; y tomar firmemente la opinión que (5) 
dbllas conviene. Y si lo miras, tu príncipal parte es el 
alfna, que el cuerpo se te dio para navio d^la navega- 
ción , en-que vas sujeto á que el viento dé con él en el 
bajío de la muerte. Y dántele como instrumento, que 
sigue la condición de los demás que sirven á algún mi- 
nisterio ; pues'cuando tú no (6) lo gastes con el uso, él 
se consumirá con so propia composición, que encierra 
/ moerte y nació della. Dentro de tu propio cuerpo, por 
\/ pequeño que te parece, peregrinas ; y si no miras bien 
* por dónde llevas tus deseos, te perderás dentro de tan 
pequeño vaso para siempre. Has de tratarle , no como 
quien vive por él, que es necedad, ni como quien 
vive para él, que es delito; sino como quien no pue- 
de vivir sin él. Trátale como al criado : susténtale y 
vfótelej mándale; que seria cosa fea que te mandase 
quien nació para servirte, y que nació confesando con 
lágrimas su servidumbre; y muerto, dirá en la sepul- 
tura que por (7) sí aun eso no merecía. • 

Bien permite la razón que vivas con el cuerpo, y 
lo (8) ama; mas no se halla con caudal de sustentar 
sus apetitos ; que esos, cdno hijos de la vanidad, te 
gastarán todo el caudal , y desperdiciarán los tesoros 
derentendimieiito. 

Y si bien conocieres lo que es la vida, y para qué te 

(i) te solicita y acuerda (2 ) 
(S) de la alma. iZ. D. A. B, L 5.) 
(3) vecindad (2 ) 
{M Debe (2. V.) 

(5) dcno(2.)— dclla(F.) 

(6) le Kasies (2 ) 

(7) U (/rf.) 

(8) tmet;iF.5.) 



la prestan y con qné condiciones, hallarás quavo (9) 
eres señop de un momento, y que todo te has ffie||¡»ter ' 
para dar (10) buena cuenta de ti. 

Es, pues, la vida on dolor en qne se empieza (11) | 
el de la muerte, que dura mientras dura ella. Gonsidé- ' 
ralo como el plazo que ponen al jornalero, que no tieng 
descanso desde que empieza, sino es cuando acaba. Ii^ 
la par empiezas á nacer y á morir , y no es en tu mano 
detenerlas boi^; y si fueras cuerdo, no lo habías de 
desear; y si fueras bueno, no lo habías de temer.. Antes 
empiezas á morir que sepas qué cosa es vida, y vives 
sin gustar della, porque (12) se anticipan las lágrimas 
i á la razón. Si quieres acabar de conocer qué es to vida 
y la de todos, y su juiseria, mira qué de cosas desdi- 
chadas ba menester para continuarse. ¿Qué yerhecilla, 
qué animalejo, qué piedra, qué tierra, qué elemento 
no es parte ó de to sustento, abrigo, reposo ó- hospe- 
daje? ¿Cómo puede dejar de ser débil, y sujeta á muer- \ 
te y miseria la que con (13) muertes de otras cosas vi- j 
ve ? Si te abrigas , murió el animal tuyalana vistes ; si 
comes, el que te dio sustento. Pues advierte, hombre, 
que (U) tienen tanto de recuerdos y memorias como . 
de (15) alimento. Por otra parte, mira cómo en todas 
esas cosas ignoras la moerte que recibes ; pues los 
manjares con que (á tu parecer) sustentas el cuerpo (y 
es así), en su decocción, por otra parte, gastan el calor 
natoral (que es to vida) con el traoajo de disponerlos. 
Vela eres: luz de la velaos la tuya, que va consumiendo 
Ip mismo con que se alimenta; y cuanto más apriesa * 
arde, más apriesa te acabarás. 

Considera que (16) sin bs venenos las mismas cosas 
saludables te traen muerte : un aireciUo , si te coge el 
cuerpo destemplado ; un jarro de agua ,%i sudas ; el ba- 
ño, la comida, si es demasiada ; el vino, el movimien- 
to, si te cansas ; el sueño prolijo. En ningnna cosa tie- 
nes segura (i 7) salud ; y es necedad buscarla, pues no 
puede dejar de estar enfermo (18) quien siempre eft su 
misma vida yene mal de muerte. Con este lAal naces, 
con él vives, y del mueres. Dejo de coatar ios venenos 

W él es (F.) • • 

(mcoeota(2.) . 

(iffdela muerte, (f.) • 

(12) te anticipan (f. D. A. B. 1. F, S.) 

(13) moerte de otra cosa (2.) 
(U) Uencs (2. S.) 

(15) alimentos. (2.) 

(16) son los tenenos Us mIsBU cotu Hiadablet ; y te tnn la 
muerte mi alrecillo, (MV 

(17) la salud, (M.) 

(18, el que (F.) » • 



OBUAS DE DON FRANCISCO bi QUEVEDO VILLEGAS. 



/ 



80 • 

y cosas que la naturaleza crió contra tu vida : las sier- 
pes, víboras, animales y peces yerbas y pie^s, ó mi- 
nerales , que ó mordido dellas ó tocado mueres. De- 
jo los sutcsos desdichados que eK decreto del cielo 
y su providencia permite : la ruina de las (i) casas, los 
rayos, el fuego repentino , los ladrones , la muerte vió- 
lenla, los diluvios, las guerras, los castigos, las trai- 
ciones : cosas que no puede prevenir nuestro juicio , y 
que las sabemos y pasamos (2) á un punto. Y estas co- 
sas , que no están en tu mano, no las debías sentir (3) 
. ni quejarte dellas. Tu mayor miseria no es sino que en- 
tre todos los animales tú solo naciste contra tí mismo* 
¿Qué enemigo tienes mayor de tu vida y quietud que 
ti, pues de fas cosas ajenas te congojas? Si el otro an- 
da de espacio, te enfadas ; si habla mucho , te enojas; 
si le suceden desdichas, te deshaces en Ustima ; si tie- 
ne prosperidad , te carcomes (4) con invidia^ si te di- 
cen iftia mala palabra ó te dan un golpe, te afrentas y 
deshaces; y no teniendo tú culpa de, que el otro sea 
- desvergonzado , si no te puedes vengar, te mueres de 
coraje. Y toda la vida te mueres de miedo de morirte, 
^ viyes tan solicito de las cosas de acá, y con tanto tra- 
, oajo como si no fueras mortal , y esta vida perecedera. 
¿ Cuál animal , por rudo que sea (escoge el más tor- 
pe), es causa de sus desventuras, tristezas y enferme- 
dades , sino el hombre? Y esto nace de que ni se cono- 
ce á sí, ni sabe qué es su vida , ni las causas ddla, ni 
para qué nació. No te ensoberbezcas, ni creas, que 
fuiste ociado para otro negocio que para usar bien de lo 
que tendió el que te crió. Vuelve los ojos, si piensas 
que eres algo, á lo que eras antes de nacer; y hallarás 
que no eras, que es la última miseria. Mira que eres el 
qtie há poco que no fuiste^ y el que siendo eres poco, y 
el que de aquí á poco no serás : verás cómo tu vanidad 
se castiga y se*da por vencida. - ' 

¡Grandes cosas caben en el entendimiento del hom- 
bre! ¡Gran dignidad es lá suya, pues tiene almi^ seme- 
jante á Dios , inspirada del, y eterna ! Mucho le favore- 
ce Dios, pues le dijo que tedo lo criaba para que le 
sirviese á él todo , y que todo lo ponía debajo do sus 
píes., ¿Quién cabrá con el hombre ni se averiguará 
con él, cierto dcstas cosas, que cuando se desvanece 
le dejan tan divertido , que n(^iene razón para consi- 
derarlas como |5) debau ¿¡er, y eutenderiascomose las 
dieron? 

Pues siendo cierto qwe caben grandes co^as en el en. 
tendimiento d¿l hombre , es más cierto cuan pequeñas 
son las que (6)«é le embarazan con la estima de las co- 
sas que solo merecen despracio. Alma eterna semejante 
á Dios tiene; mas no la tiene ni la trata como á seme- 
janza de Dios ni como á eterna, mientras la hace se- 
guif«al cuerpo y la olvida por cualquier apetito. Ti)do 
lo haces %l revés, hombre : al cuerpo^ sombra de 
muerte; tratas como á imagen de vida ; y al alma eter- 
na dejas como sombra de muerte. Y sucédete desto lo 
que á la reiMüiblica donde reina esclavo, que se pierde y 
asuela. Nada te está bien á tí, que eres compues|p de 
cuerpo y alma , pues ño tieWcoM bien puesta,. ni en 

(i) cosas, f2. r.) . 
(?) en an panto. {F'S,) 
(5) y qneiarle (V. Ü,) , 

(4) de invidia ; (Z4 • 

(5) deben (F. S.) 

• (Q se cMbarazao (á. P.) - le embififia (f . 5.) 



SU lugar, ni contenta. Obedeces al cuerpo, y hiWml 
indigno con lo que no es suyo; y al cabo, coma ruioeol 
honra, se ensancha y da en tirano* y levántase cod¡ 
todo. El alma oprimida padece, y adeude á sufrirla 
que habla de ocuparse en gobernar ; y cuando llega la| 
hora postrera, que es forzoso apartarse el uno del otro, 
hallas que el ctferpo te deja , y que tu mejor parte es el 
alma ; y para pena tuya conoces entonces que te dejaste 

• á tí viviendo por lo que es mortal y ceniza, y ves ti^ 
cuerpo, causa de tus delitos y de tus culpas y yerros,! 
que depositado en tierra y en poder de gusanos, á^ 
engaña la estimación en que le tuviste : tan feo y dis^ 

I forme ,• que la memoria de haber vivido %n él te castiga.; 

I Todo lo crió Dios para que te sirviese : asi lo dijo él;! 

•mascóme te dio razón con que entendieses, también 
te mandó juntaniente que era pon que le siryieses tú 
con todo. Hizo el primer hombre como que no le babia 
entendido, y costónos á todos caro; y aun no escar-| 
mentamos, que después vivió el hombre de suerte, qu«| 
ni ba&tó fuego del cielo, diluvios, ni confu^iiones para! 
darle á^ entender que no le mandaba solo que se sirviese 
de todo, sino que también que con todo sirviese á so 
Dios;' y esto por el interés de los liombres, pues así lo 
logran, y si no, lo pierden. Y viendo que aun se dabaa 
por desentendidos, por atajar su malicia, dando la leyj 
él mismo, lo primero que mandó fué que amara á Dios 
sobce to.daslas cosas. Mal te gobernaste, liombre, pues 
has aguardado á que sea precepto lo que había de ser 
agradechniento. 

Mira bien cuan diferentes consideraciones de estas 
cosas, con que te ensoberbeces, ^u las que debes haf*! 
cer de las que haces, y cuan diferente Jruto tienes 
uñaste otras ; lo que debías' considerar para conocer- 1 
te, y conocer tu miseria : cómo fuiste engendrado del 
deleite del sueño, el modo de tu nacimiento, el red- j 
bimiento que te hizo la vida. Desta suerte nacieron | 
los reyes y los (?> tiranos, los poderosos, que pien-l 
san que pacieron para destruir los menores, H?^l 
crió Dios para alimento suyo á Iq3 que menos pueden, 
habiéndolos criado para su cuidado. ¡Oh si considera- , 
sen cuan pequeñas y viles cosas pudieron ser causa 
de que no fueran ni vivieran ! pues el humo de ou 
pávilo, un golpe, un susto, una pesadumbre, el an- 
tojo de una legumbre, el miedo de un ratoncille, P"- 

~ do hacer mover á sus madres ; y aun estuviera mejor 
no haber sido que no ser tales* como debían ser. i 
Empieza pues , hombre , con este conocimiento, y 
ten de tí firmemente tales opiniones: que naciste para 
morir y que vives muriendo; que traes el alma en- 
terrada CQ el cuerpo, que cuando muere,- en cierta 
forma resucita ; que tu negocio es el logro dé tu alma; 
que el cueipo sirve á esa vida prestada qué gastas; 
que es tan frágil como ves>tan perecedero como pa- 
rece, y que es más feo que parece, y que en bre^^ 
tiempo lo' estará más ; que tu cuidado es tu alma, y 
qie solas (8) sus cosas son tuyas, 'y las demás ajenas; 
que no de^es trabajar en otras, sino ep esas, por estar 
á tu cargo ; que has de dar cuenta dellas al q»e w 
las dio, y que se las agradeces solocon ^^^^^^l 
na ; y que el premio 6 el castigo (9) se te aguan» « 

(?) Ktotos ; los poderosos , {A, D. £. F. S.) 
j(8) tos cosas {B. L. F, S») 
^ (9) te iguardi (S.) 



LX CUNA Y LA 
U; y que pue$ será forzoso morir para t! , y á tu ries- 
go, es razón que vivas para tí, y á tu provecho (a). 

CAPITULO IL 

Ordent el tribunal de laspotencias del alma, para que (i) preceda 
en todas las aeciones su consalta. Desarreboza los disfraces 
con qae la hipocresía iotroduee enmascarados los vicios. 

Asegurado con las (2) opiniones dichas, debes consi- 
derar y disponer.todas las cosas del mundo que (3) 
'codician tus deseos, para servicio tuyo, por el de- 
creto que hicieren las potencias de tu alma, que son 
entendimiento, memoria y voluntad. Y no hagas lo 
que muchos, que no tienen sino la potencia de la 
voluntad, y pierden las otras dos; porque, aunque se 
acuerdan y entienden, no se acuerdan sino de lo que 

Suiercn. Y ha de ser al revés : que te debes acor- 
ar di lo que le conviene y entender lo que te está 
bien á tí , y luego querer eso. De otra suerte an- 
duviera el mundo si los hombres usaran destas tres 
potencias como se las dieron y pora lo que se las 
dieron. La memoria , de lo que fueron y cómo nacie- 
ron y para lo que nacieron , es necesarísima para no 
entender que son más de aquello , y que antes do 
mucho serán menos. Y así, estas dos potencias pre- 
vendrán que la volNntad no quiera la vanidad ni la 
locura, sino la medicina y el provecho. 

Ño llenes memoria si no le acuerdas de tu mise- 
ria; ni entendimiento, si no entiendes que pues tú 
la mejor criatura de todas, eres tan miserable, ¿qué 
serán las demás , por quien á veces te olvidas de tí 
mismo? 

• Ni lienes voluntad si no quieres lo que por sí es ama- 
ble ; y si mortal , no quieres lo eterno ; y si pobre, 
no quieres (4) la riqueza y tesoro; y si inquieto^ no 
quieres la paz; y fatigado, el descanso; y (5) luenli- 
roso, la verdad. 

Y al fin, cuando no fuera por deuda y por tu in- 
terés, por razón natural del)es querer solo á Dios. Y 
es así, que en el mundo inferior y superior, gcne- 
ralísimamonte dividido, no hay sino Criador y cria- 
turas .'Criador, que cria todas las cosas para tí, y á 
tí para si. Luego de las unas debes usar, y al otro 
debes querer: por s!, que os el sumo bien; por tí, 
que le debes todas las cosas; por todas las cosas, que 
secretamente queriéndole y alabándole, te enseñan 
eso mismo. 

Dirás que los deseos te arrastran; que ves la mu- 
jer hermosa, y tienes (6) concupiscencia; que ves el 
palacio suntuoso, y estás en el campo sin abrigo; que 
ves oro, perlas y riquezas, y andas desnudo; que ves . 

{a) Coa este mismo peniamiento terminan los úlUmos Tersos 
que dictd Qucvbdo poco antes de su muerte: 
Cánsate ya, mortal, de fatigarte 

En adquirir riquezas y tesoro; 

Qa^áltimamente el üempo ba de bcredartc, 

Y al Un te ba de dejar la piala y oro. 

Vite para tí solo si pudieres, 

Pues solo para U, si mueres/ mueres. 
(1) proceaa, (Y.) * 
(1) eosas dichas (Z). V, Á. B. L. F. S.) 
(S) codicien {B. L, P, S.) 

(4) si^ rtquexa y tesoro de virtudes, (Z.) — las riquezas y teso- 
ros; (5.) 

(5) menttra, la verdad. (Z. />. V. i. B. £. F., y teguñ /áuregui, 
la eiitton original, Madrid, 1634.) 

(«) coBcapicencia ¡ {D, V.) — wBeupiscleireJa; (4.J 
Q-u. 



SEPULTURA. 81 • 

í los otros en oficios y dignidades, estimados y respe- 
lados, mandando pl mundo, y que te ves despreciado 
y abatido y sin que hagan caso de tí ; y dices que 
no puedes dejar de desear la comodidad que el otro ' 
tiene, -para ti, que te debes más amor. Dices bien en 
eso solo, y engañaste en lo demás. De verdad te digo, 
hombre, que no tuvieran los houibces -vanos deseos 
si usaran del entendimiento coíno debian ; no los ven- 
cieran las apariencias de l&s tosas, no por cierto, ni se les 
atrevieran. Si de todas las cosas que te faltan y.yes en, 
otro (7) hicieras tal examen; en vez 'de desearias, tu- 
vieras lástima á quien tienes envidia. -Debias consi- 
derar para qué cosas te hace falta ü tí, cuál es en sí 
la cosa, y qué proveclio da su uso al dueño della. 
¿Ves la mujer hermosa-, y al mancebo poseído de su 
belleza? Mira primero para qué te hace falla: para un 
breve contento, á quien da* prisa un dolor forzoso y 
natural, á quien precede uua vergüenza enterada de 
su horror, y un menoscabo de las fuerzas y virtud 
natural y de la vida; p'uc^ engañada con el-placer la 
salud, sin dejar sabec á los más qué es vejez, los llega 
á la muerte. 

Pues si miras en sí qué es la hermosura , que te 
aparta de toda paz y de todo bien, verás que es un 
cautiiverio de tus sentidos, donde tu memoria, en- 
tendimiento, y voluntad padecen servidumbre de vi- 
cios, á quien da imperio sobre ti el regalo y amor y 
pasión. 

Verás acreditadas todas tus desdichas en las causas 
porque las padeces, de manera que para tu vida aun 
sea peligroso el desengaño, si no fuere imposible, por 
tener hondas raices; quilas echa tales en poco tiempo 
el apetito desordenado. ' « 

Verás un ídolo que solo tiene bueno para ti el en- 
gaño de parccerlo, ufano con la idolatría de tu alma 
eterna, y haciendo triunfo y pompa de tu perdición, 
ocupado solo en aparejarte desagradecimientos. Esto 
verás; porque si miras qué es la mujer que al elro 
codicias, no es otra cosa. V no le quejaras de que en • 
otros no te (8) ha ensenado el ejemplo y el suceso que 
es asi. Si quieres ser dichoso, sé sabio con el ajeno 
peligro; y si eres sabio, sé escarmentado con el tuyo; 
que solo el necio tiene al trabajo por solo trabajo, 
pues no le sirve de otra cosa ; que en los demás es 
maestro. 

Si quieres ver qué provecho da el uso della á su 
galán, considera, lo primero, cómo se echa menos á sí 
mismo para todo lo que lo conviene, pues no se halhi 
cuando se ha menester; mira su salud sirviendo al 
deleite de una ramera y gastada en alimentar su ape- 
tito ; su vida aventurada c«da punto por un gusto que 
solo le deja larde un arrepentimiento (9) porfiado; ves 
la hacienda despendida en vanidades, banquetes y 
galas, que solo sirven de facilitarle la perdición; mira 
la honra peligrosa en este estado, sujeta á lo que una 
mujercilla la necesitare; mira la religión y entereza 
de costumbres llegada del olvido al desprecio; mira 
vuelto con la costumbre naturaleza el pecado, y acre- 
ditado el delito con el poder. V tras todo esto, con- 
sidera cuan caro te cuesta el dolor, pues todo lo que 

(7) hiciera (V.) 

(8) han enseOado (Z.) 

(9) por flador de la baeieada despendida ea taoidades Jd,) 

O 



• 82 OBIUS DE DON FRANCISCO 
daí por di haluas de dar por no tenelle; — y es cfertfi 
que iiotH hallarás capaz de otra cosa quede lástima. 
No por esto pretendo apartar los hombres de sus le- 

• gitiiiias mujeres; pues antes que filósofo, me mos- 
trara enemigo de la naturaleza , pues al amor deltas 
correspondido debe el mundo el ser habitado/y nos- 
otros el ser. ^o quiero severo reprehender el amor 
quo se les tiene y se les debe, sino la (1) concupis- 
cencia y el apetito. 

Querjer á las mujeres permite la naturaleza, y la 
ley de gracia ensena cómo sea sin delito ; pero ado- 
rarlas y sujetar á ellas el alma no lo aconseja sino' 
el deleite y vicio, que es tan poderoso, que persua- 
de tales cosas; y no sé si lo atribuya tanto á sus fuer- 
zas como á nuestra flaqueza. (2) De la mujer, como 
de las otras cosas, usa; pero no (3) te fies. 

V¡ve$ (4) pobre casa , sea cabana ; ves al podero- 
so ( á lo menos al que nos pretende hacer creer que 
lo es) en grandes palacios, ¡cosa es digna de risa! 
¿qué te falta á ti en la cabana, que te abriga y te 
cubre todo? ¿Puede el rico ocupar del palacio con 
su cuerpo más que tú con el tuyo? No por cierto. 
Pues ¿de qué le sirve lo que le sobra ó lo que no le 
sirve ó lo que sirve á otros? Sin razón te quejas de la 
casilla, que te da todo lo que tiene y lo que has me- 
nester y te basta. Si tuvieras muchos cuerpos y tu 
grandeza te necesitara de maypres espacios, perdo- 
nárate los sentimientos; mas siendo uno solo, tal, que 
no hay aposento tan estrecho adonde no sobre habi- 
tación, ¿qué envidias y qué lamentas? Dígote de ver- 
dad que ni el fuego tiene hambre de las cabanas y 
chozas y alquerías, ni las hacen sospechosas los la- 
drones, ni las amenazan las guerras ; porque los que 
no la& perdonan* las desprecian : y en cierto modo va 
el cuerdo ensayando el cuerpo para la sepultura, que 
hecho á tales hanitaciones , no se le hará angosto el 
ataúd ni le espantará el forzoso hospedaje de la 
muerte. 

Pobre estás, y seguro de lo que no lo están los ricos ; 
Táyase lo uno por lo otro. Ves largas rentas en tu ve- 
cino, (5) gran cantidad de hacienda y posesiones, co- 
pia inumerable de oro y joyas: dime ¿qué otra cosa 
es eso que desigual carga al que aun desnudo camina 
cargado de sí propio? Sin duda (6) irá con poca como- 
didad, ajeno de descanso y temeroso. Veamos: este 
que lo tiene, ¿ha de pasarlo ¿esta vida? No. ¿Puede go- 
zarlo en esta? Tampoco, si no lo da á los que lo han 
menester, pues para eso lo tiene en depósito y admi- 
nistración. 

Puede gastarlo en su sustento y abrigo? No, que 
es mucho menos lo que ha menester. ¿Qué será pues 
desto, que forzosamente (7) ha de dejar ? Gran locura 
es, siendo esto así, gastar la vida toda en juntar cosas 
para (8) dejarlas con ella. ¿Crees que aprovecha al di- 
funto algo lo que dejó al otro que lo gasta ó des- 
perdicia? No serás tan necio que lo creas. Pues si esto 



(1) concuplcenclatn. F.y— concnptsclencfi {A, B.) 

(2) Vives en pobre casa, sea eabafia ; (Z.) 
(3)0es.(K.) 

(A) en pobre (Z. F.) 

(5) grande (F.) 

(6) iris Ud.) 
(7} dejaré? (id.) 

(8) dejar con ella. iX. D. r, i, B. L F.) 



DB QÜEVEDO VILLEGAS 
es así, ¿por qué no tasas tus deseos y los vas ¿la ma- 
no, y tomas pues es lícito lo que has menester, que 
es (9) con lo que te está rogando naturaleza francamen- 
te, que lo que te esconde y diGculta es lo supérfluo? 
Injusto eres, pues quieres que á ti to sobre lo qaeá 
otros falta, y quieres más tener ociosos los dineros en 
tu cofre, que (10) alimentando al necesitado. ¿Dejá- 
ronte tus padres hacienda ? No te dejaron rico por eso: 
dejáronte con que lo puedas ser, gastándola bien. Si la 
tienes y no la gastas, es como si no la tuvieses, pues 
no tienes provecho della. Si la gastas, no la tienes: 
luego forzosamente se colige que es bueno tenelli 
para no tenella. Dirás que tienes hijos y que los quie- 
res aventajar. Doy que (11) te afanas por dejallos más 
ricos, y estos á tus nietos, y tus nietos á los suyos: ¿dón- 
de ha de parar esto, que todos dejan unos á otros, ] 
todos lo dejan acá? Los bienes y posesiones no son 
firmes, y particularmente de nadie ; son de la soce- 
sion y la suerte. Aunque tienes tú hoy tal haciendi 
y tales posesiones, ellas no te conocen (12) ni respetu 
por dueño, ni te tratan como á tal ; saben que hi^ (k 
pasar por ellas, y siempre aguardan de la mano del tiem- 
po nuevo señor. Bajo y vil eres, pues amas tantoáquiea 
tanto te desprecia, y tienes fe con quien ninguna lej 
te guarda* ¿ Hallaste pobre ? No te aflijas, que todos lo 
son por más que tengan; y solo (13) (Úferencian de 
tí en que no lo quieren parecer; y (11) les llevas (k 
ventaja el no tener trabajo de fingir lo que e$ imposi- 
ble disimular. ¿Con qué agradecerás á la pobreza el ha- 
certe exento de aduladores que, alzándose con tus oí- 
dos, te trajeran ignorante de la verdad, y te los escooi 
dieran á la reprehensión y advertencia? Las artes qoe 
la pobreza enseña, más las debe al miedo con quo 
vive y al cuidado con que habla (cierta de que no la 
guardarán respeto), que al estudio continuo. Y lo qoe 
en los poderosos parece privilegio que no se les atre- 
va nadie ni les contradigan, es desdicha, poes eso 
les causa ignorancia; y quien ios hace libres derepre^ 
hension, los niega poder saber; y la verdadera dotri* 
na en el temor de Dios (dice el Espíritu Santo) em- 
pieza y la sabiduría del alma ; y en el temor de U^ 
gentes, )a de las cosas desta inferior república. Así 
que, en temor empieza toda sabiduría, y quien no (15) 
tiene temor, no puede saber. 

¿Sabes los privilegios de la pobreza? Paes yo te 
los diré : nadie sino ella los ha merecido. Todas las co* 
sas están sujetas á leyes; sola la. necesidad libre care- 
ce de ley : así lo dice el proverbio. 

Estás pobre, pero seguro de que la honre que se te 
hiciere se hace á tu persona ; y tienes consuelo en la 
que no te -hacen , pues es cierto te la quita la fa^- 
ta del oro, de quien se dejan comprar y á quien cau- 
telosamente se venden los falsos amigos. Tan seguro 
estarás de ladrones, que antes te temerán por testigo 
y huirán de ti por estorbo, que te acecharán por el 
provecho. 

«Esto tiene malo la pobreza» (dijo(a) un8tbio)/<^i^^ 

(9) lo que (Y.) 

(10) alimenur (S.) 

(11) afanas (K.) 

(12) por doefio, (B. 1. P, S,) 

(13) se diferencian (Z. S.) 

(14) así le Weyz» (5.) 

(15) temer no puede (B. L, P, S.) .. 

{éi €t S4ki9 H lee , coa yerro wcwWoif , ib toOif I« ^^ 



• U CUNA Y LA 
bace ridicolos i los hombres.v) Engañóse ; que la *po- 
breza iio los hace ridículos, sino la opinfoii que dclla 
(ciegamente) tienen los que la desprecian. 

Fero liagámosle esta liso^ie: coucedámosle qne los 
hace ridículos, anees decir que se ríen todos dellos. 
¿Qué colpa tiene la pobreza ¡«anta, agradecida y segu- 
ra, de que el otro sea necio f de que ¡lo tenga en- - 
tendiraienlo para conocerla como es, persuadido del 
ero (a)? De verdad, dice el pobre, rídículo roe hace la 
pobreza, mas ¿ li te hace lamentable el dinero, que 
desde que le tienes andas inquieto con el pleito eter- 
no sobre quién ha de ser dueño de quién, y al cabo 
por tener al oro le vienes á tener por señor. Tú le sir- 
ves, tú (1) le desentierras, tú le guardas, y él aun no 
te halla digno de algún agradecimiento, pues se apo- 
dera de las noches con el cuidado y del día con la 
solicitud. Y si mueres, él es el primero que le pesa 
de que te lloren, pues luego enjuga las lágrimas á 
quien te hereda. ¡Y que viendo esto, haya heredero 
que se alegre con posesión que es tirana de la vida 
y de la muerte del que la tiene ó la sirve! ¡Fuerza 
de hechizo tiene tu precio, (%) oro! pnes con ma- 
las obras 3^ mal tratamiento granjeas sin ningún pro- 
vecho voluntad tan enamorada. €k>nsiderado be que 
donde te crias haces inútiles los montes, intratables 
al ganado, ásperos, desnudos y*sin yerba y estériles 
á todas las sazones del año; que en ti gastas todo el 
caudal de la naturaleza. De costumbre lo Uenes: no 
olvidas esa condición aun fuer^ de las entrañas de 
los (3) cerros, pues lo mismo haces con el hombre que 
te busca y te^ posee. ¡Qué estéril es de buenas obras 
el rico avariento! Nó da froto. Menos provechoso es 
qoe el monte dogde estdMs; propiedad es tuya la es- 
teritidad. 

¿Quién bastará á enten'der al avariento ? Para te- 
nerte, cava y te desentierra; y en teniéndote, por (4) 
no tenerte (qne es por no gastarte), torna ¿ cavar, y 
te entierra otra vez. 

¿Cómo pnede ser boeno qoien, como tó, oro pode- 
roso, se parece tanto á los males y enfermedades, que 
lo mejor dellos y de los maflos humores es gastallos? 
Y si no, ellos gastan la vida, y tú en gastalla eres 
más pródigo qne ellos. 

Ves aquS tu mayor poder, que ni la experiencia del 
mal pe haces en vida, ni de la poca lealtad que guar- 
das en muerte, ni el acreditado conocimiento de tu 



Mt, foen de las áe Zara gota 1030, y Bareatont 16SS ; tialeado 
ast É estamparle ana blasfemia , qoe extraOo cómo no repararoo 
los eatlOeadores, puesto .qoe el Sábiu, que ei,Dios bablando por 
hoca de Salomón, no paede enpfiarse ni encasamos. La frase 
^e censan Qoitino babia de ser de nn escritor profano, y le es 
ca efeeta: de Invenal, sAUra ni , tersv 153 : 

ífU kéM iñftiix paufertoi iwiui in i#, 
Quám pnúi rtáieuhi kowUnei fécii.,, 
U) Hestodo Uamó A la pobreza dééi90 de Iúí dictet hmeríékt, 
Jnan de Mena en sos IVeckníei (seita drden de Júpiter) caá* 
t6asi: 

O vtda segnra la manta pobresfi 
DAdin santa desagradecida» 
Rica se llama, no pobre, la tidt 
Del qne se contenu vitir sin riqoen. 
La blenaTenlorada Teresa de lesas lltmó Uabiea 9mt0 i la 
pobreta en el Comité éi lé f0rf$cfi0i» 
ii)\o{V,A.B.) 
(t)dorol(r.) 
0)mont»s,paee(I.S4 
(A)teaeriei0.L.tf4 



SEPULTURA. g3 

ingratitud, es bastante á contrastar tus raer7.as; y es- 
tás con esto tan ufano, que por gloria y con soberbia, 
respeto de los muchos q^ue te siguen, puedes contar 
los pocos que te desprecian, y alabarte de que aun 
esos, si te dejan, es no menos que por Dios. 

Y lo que (5) es más de considerar es que, aunque por 
la prodigalidad, por el ladrón dejas á muchos, y por 
otros casos tan feos, ninguuo ó pocos dejas qne se que- 
den ; todos se van tras tí , y por ver si te pueden co- 
brar, trabajan de nuevo, sin perdonarse en el mar y 
la tierra alguna peregrinación ó naufragio. 

Pasemos á las honras, oficios y dignidades que 
tanto codicias, en compañía de todos^ ¡Oh, cómo te 
gobiernas mal ! Vayan delante los decretos del enten- 
dimiento y de la memoria; no acompañes la voluntad 
con ios apetitos y deseos, que* son apasionados. ¿Qué . 
opinión tiehes de esas grandezas, que asi mueres por 
alcanzallas? Yo lo diré por ti, si tienes vergüenza. 

Gran cosa es mandar, ser reverenciado, que todos 
me hayan menester, y yoá nadie; poder hacer fo que 
quisiere, y al fin gozar en este mundo todo lo que él 
puede dar. 

El dia que tal creíste, (6) ese dia no le quedó á la 
ignorancia qué vencer en ti. Todas las prevenciones 
y reparos del entendimiento quedaron por suyos. 

¿Quién bastará á atenderte, si todo tu deseo y pre- 
tensión es (asi lo dices) ser libre, que todos te obe- 
dezcan, y tú á nadie; y lo primero que haces es cau- 
tivarte del oficio, del cargo, de la dignidad? Mírate 
con atención, y quizá acertarás á conocer tus dispara- 
tes, que para que tú los abomines no les falta sino es- 
tar en otro. Bien empiezas, pues para no estar sujeto 
á nadie tomas por (7) medio hacerte esclavo de la co- 
dicia y de la ambición <ie lo que pretendes, y alcan- 
zado de la vanidad y soberbia. Da licencia que los 
otros se rian de lo que te rieras tú si lo advirtieras en 
un furioso. La culpa tiene el amor propio, de que re- 
prehendamos por vicioso en el vecino lo que en nos- 
otros presumimos ser digno de imitación. 

Gran cosa dices que es mandar ; tú me ayudas á con- 
vencerte. Quede por todos que la cosa mejor es man- 
dar. Pues dime, ¿en qué te fundas para dejar que en tí 
manden los vicios bestiales ( siendo tu alma la mayor 
provincia que Dios crió en este mundo), por mamlará 
otro en lo que no importa? Y al cabo tú no mandas en 
el otro, sino en las acciones suyas ; y en. lo de fuera y 
en ti no hay vicio que no tenga imperi^ 

Todas las cosas que para ti codicias, si no son de 
provecho para tí, desatinado eres. Doy te que tu volun- 
tad sea ley de todos les otros que te obedecen y es- 
tán á tu disposición. Si ordenas cosas justas, ¿qué so- 
berbia es Iwtuya? ¿No ves que la fundas en la virtud 
ajena del observante y religioso? Y si juez en solo el 
nombre, lo que mandas es injusto, ¿ qué otra cosa eres 
sino disculpa y abono def que no te obedece? Y del que 
oprimido y amenazado de tu tiranía te obedece, eres 
martirio. Saca pues destas cosas lo que mejor te está; 
verás cuan ajenas son de lo que pretendes. 

Si piensas que es dignidad el mandar á los otros, y 

(8) mis es de considerar qne (f .) —mis es de considerar (F. A. 
B. t» F.) — mis de cpnsiderar es (S.) 

(S) podrA ser no le qoedó (Z.) — podií for «ae no le qaedd (F.) -* 
pedia ser no le qaedO (0. A. B» L,\ 

(7) remedio (F^ 



OBRAS DE DON FÜANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



Si 

que lo mereciste al cielo por tí, respóndeme si naciste 
de otra suerte que los que llamas subditos? Si tu vi- 
da tiene aIj^<mos fueros diferpntes, enséñame los pri- 
vilegios particulares de la naturaleza. Por más que 
se desvele tu vanidad, no lia de hallar alguno; Lue;;o 
cierto es que por ti no \(f alcanzaste, y que el cielo 
que, te permite en tal oficip, siendo malo, te escogió 
para azote de los que gobiernas; y tú, que no lo entien- 
des, vives ufano con tu castigo y haces majestad de la 
miseria ajena, y llamaste juez, siendo á los ojos de 
Dios verdugo. 

Querrás decir que no deja de tener majestad poder 
dar" muerte y destruir, y que esc poder sin duda es 
digno de estima. Traido has tu di'ícurso á mi conclu- 
sión. Yo te lo confieso; pero advierte que lo mismo 
hace una yerba y una víbora y un yeneno y un susto y 
un aire y una piedra, y que á ninguno destos les es 
de alabanza quitar una vida, que no tiene con que re- 
sistirse y que ayuda contra si misma, y que su ruina 
consiste más en su flaqueza que en el poder dcllos. 
Condenas á muerte al delincuente; ¿piensas que haces 
algo nuevo? No, que ya le tenia sentenciado la natu- 
raleza, y desde que nació empezó á sentirla ejecugon 
de esa sentencia. Condenas en el pleito al pobre : qní- 
lasle lo que no era suyo, no le agravias; y si le quitas 
lo que con justicia poseia, ¿tu oficio y el del ladrón, 
dime, en qué se diferencian . pues entrambos quitáis 
los bienes al dueño dellos? Y considerado, solo os di- 
ferenciáis en que el ladrón hurta para sí y por su pro- 
vecho, y vosotros robáis para terceras personas. Por 
honra eres recto, y ¿haces pompa de juzgar á los otros? 
Oye áSan PaMo cuando dice severo, y advertido en 
la soberbia, por lo cual no tienes excusa : « Todo, hom- 
bre que juzías, con tu juicio te condenas («).» ¡Gran * 
cosa es tu ( (icio! ¿quiéreslo ver? Que en habiendo pnz 
y hermandad, vaca, y no es menester; y lodo hombre 
cuerdo está fuera.de tu jurisdicción y dominio; pues 
solo el litigioso y el malo da que hacer á los tribuna- 
les. Dirás tú que también se defiende el bueno yjus- 
lo en eHos. Dígote de verdad, y Dios te lo enseñó, que 
el que lo es de todo punto, aun acusado no se defien- 
de. Mira á Cristo en las audiencias, cómo desprecia 
con suma sabiduría y con elocuente silencio los jue- 
ces dellas, y siendo inocentísimo , quiere más la pena 
que la defensa y altercación. 

Dejemos esta parte, y vamos á la que más agrado 
tiene con la ^dicia de los hombres. ¿Es tuya la vo- 
luntad de tu rey? Privado eres, á tí-miran lodos, de tí 
penden los negocios. ¿Dichoso te sueñas por eso? Pues 
despierta y mira cómo lo han pasado otros que en el 
mundo lo han sido. Habla con sus fines^ y verás que 
escarmientan y no incitan. • 

Lo primero has de confesar y creer que -estás en- 
vidiado de todos los que son vanos y desean lo (1) 
mismo : si eres bueno, te aborrecen los malos ; si eres 
malo, los buenos ; tu dia postrero lodos (2) le desam- 
paran. Si no eres culpable, serás ¡nocente, mas por esto 
más envidiado ; y debes (3) considerarlo. 

• 
• (í) o homo , omnis qoi judlcas. In quo enlm Judicas aUcmni, 
teipsutn condeoas : eadem enim agis quae judicas. (Ej?. ad 
Rom., 11, 1.^ • • 

(1) mismo. Lo segando, <ttte en este estado y lugar (Z.) 

(2) le iS.) 

13; coüsidertr. (V.) . 



Lb segimdo es, que en ese estado y logar estás cal- 
dadoso de conservarte y de adquirir. 

Lo tercero, que anda» solícito de nuevas honraf. 

Lo cuarto, temeroso de desgracias. 

Lo quinto, que el rato que todo ü&Uí considera» Ser 
asi, te hallas^peligroso. Dime, ¿cuál trabajo se iguala 
al luyo? Si atiendes á tifs negocios propios, eies teni- 
do por codicioso; si á los ajenos, eres desdicbnüo, 
pues sirves á los demás de la república. Si das el car- 
go al benemérito, no te le agradece, diciendo que le 
pagaste y que le diste lo que iperecia y era. suyo; si 
al indigno, ofendes á tres en un punto: áDios coa la 
sinrazón, al cargo con el mal ministro, y á li con el 
mal nombre que cobran. Esos que te acoropanan con 
ruido y poívo por las calles , esforzando (4) tu direr- 
trmiento con lisonjas; y comprando tu favor con men- 
tiras, no pasan de tu oficio, cargo ó privanza las Iíí^oq- 
jas; y si no, descuídate y véanle sin ellos > verás por 
quién lo haoian (5). No es diolioso aquel á quien la 
fortuna no^uede dar nada más, sino aquel á quien 
no puede quitar nada. (6) A la estatua pequeña no 
la hace mayor el pedestal grande, r\\ (1) á la men- 
gua de tu espíritu la grande basa de tu puerto. Apren- 
de'de un caballo, que q^rgado en su propio adorno de 
inmensa cantidad de^ro, desea qiie le descarguen, y 
no que le alaben. Al revés lo entiendes lodo, pues 
tienes soberbia de los méritos ajenos y que no son 
tuyos. Necio eres si andas ufano y haces grandeza de 
la humildad del que- te ha menester, y no entiendes 
que (astuto, conociendo tu vanidad) hace el acoropa- 
fiamiento y la visita y la cortesía cautela contra in 
[ircsuncion mal prevenida. 

CAPITULO ni: 

Descifra los miedos de la opinión vulgar y desarma las amenaias 
de la creduliilad ignoraute. MorUnca y dotrioa la estlroaeioo 
'propia. Desembaraza de espantos la muerte: no solo proeba 
que no es fea, sino que es hermosa. Y afirma la pai ioterior eo* 
caminando los aféelos. 

DirSs que (8) bien quo este conocimiento repri- 
ma los deseos y dé seguridad y paz al alma que le 
cree y eslima , qihe deseas componerle con las opinio- 
nes de las cosas , las cuales las hacen terribles, y con 
la persuasión bestial de las pasiones del cuerpo; y de- 
seas cuerdamente. Conviene que te certifiques deque 
la opinión hace (9) medrosos muclios casos que no lo 
son ; sea por todos el de la muerle. ¿Qué cosa más ter- 
rible, así representada, más fea ni más espantosa? Y 
si dejas la opinión que della tiene el pueblo, verás 
que en sí no es nada de eso, y antes hallarás que haré 
mucho por hacerse anaable, y aim digna de desprecio 
antes que de miedo. 

Lo primero, el ser forzosa, la excusa de prevenciones 
y diligencias; pero advierte que es forzosa porque es 
necesaria. Dime, ¿qué descanso tuviera la vida, qué 
.libertad el espíritu, qué quielud el cuerpo, qué fin las 
molestias de la vejez, aborrecida de si miima; si no 



(4) tüs disparates con lisonjas, {!.) 

(5) todos. Al revés lo eoiíendes todo, pvet tienes, ele. W 

(6) La estatúa (S.) 

(7) la mengua (W.) • 
<8) es bien {A. B. L. F. S.) 

(9} medrosas macbas eos»» (Z.) 



LA CUNA Y LA 

hobiera muerte? Dirás qae {S dolorosa y llena de con- 
gojas y (I) parasismos. Pues «d ¡me, si eso no hubiera 
fo la muerte, siendo tan desdiclíada la vida, ¿quién 
no la tomara por sus ipanost Prevenida la naturaleza 
la cercó de congojas, y la hizo parecer temerosa, para 
que los hombres viviesen algún tiempo. Y si bien lo 
consideras, llevando á tedos y no cxcctando á nadie, 
con razón ninguno puede estar quejoso. Querfer lú vi- 
vir siempre, fuera hacer agravio á los que murieron 
para que (2) vivieses, y á los que aguardan qtie te va- 
yas para venir; que ella llevando á unos, da lugar á 
otros. Y asi es ley, y no peua, la muerte. 

Si has vivido contento y todo te ha sucedido bien, 
harto de vida despiíTete della (a). Y si todo te ha 
shcedido mal, U)ara qué quieres añadir cada dia más 
trabajo? Vete enfadado. Y si te ta sucedido unas ve- 
ces mal y otras bien, no hay más que experimentar; 
cánsate de repetir una misma cosa. Poca honra tienes/ 
pues sabiendo que te ha de dejar á ti la vida, aguar- 
das ese desprecio della, y po la dejas antes, pudiéndola 
hacer. 

Oido habrás decir muchas veces que no hay cosa 
más cierta que la muerte ni más incierta que el cuán- 
do. Digote que no hay cosa más cierta que el cuándo, 
pues no hay momento que no mueras ; y que (de ver- 
dad) siempre está llegando este cuándo que dlpes tú 
que no (9) se sabe, y acertaras si dijeras que no se 
cree. ¿Para cuándo guardas la risa, pues no te ries 
del que se está muriendo y dice: Quién pensara que 
yo me muriera en dos dias desta manera? Y cuando 
dicen «Fulano murió en dos dias», mienten y no lo 
entienden, que cualquiera (aunque muera en un ins- 
tante) muere en tantos dias como ha vivido, y tantos 
dias hdbia que estaba enfermo como habia que nació. 
¿Tú piensas que pasan en balde los dias? Pues dígole 
que no hay hora que pase por ti, que no vaya sacan- 
do tierra de tu sepultura. • 

Pues ¿qoién.entenderá tan grande confusión como 
esta? Tú temes la muerte, y tu mayor deseo es que 
86 llegue. ¿Quiéreslo ver? ¿En qyé otra cosa gastas la 
vida que en desear, siendo niño, verte mancebo y que 
Hegne el tiempo de verte mayor, y luego de verle 
hombre? ¿Qué verano hay que no desees que (4) se 
pase, y que llegue el invierno? Y siempre suspiras 
porque llegue el dia venidero; que no me negarás que 
en todo deseas tu íln, pues no puedes desear que 
tras este instante venga otro, sin desear que se acer- 
que un paso más tu muerte. ¿Do qué sirve pues huir 
de toque deseas, y temer el llegair adonde á toda di« 
ligencía caminas y te llevas á ti mismo? ¿Por qué 
tienes miedo á la última obra de naturaleza? Lo me- 
nos de la muerte temes, que es aquel punto , y lo más 
della (que fué toda tu vida) pasaste riendo. * 

¿Por qué, como para saber navegar te llegas á los 
marineros^ y aprenda el arte militar de los capitanes. 



(1) parostsmos. (F.) 
(t) til \1vieses. (Z.) 

(a) En este pasaje tradaea Qoevedo á Tito Ltierccio Ciro, Pe 
nnm »úturé, Ub. tu, vers. 949 : 

^Ml H $r§U fkit tiM 9Ua milfúetá, priorque, ' 
« Cur ncn, ut ptmu fitat conviva, reaékf 

(3) lo Mbes. IZ.) 

(4) paw, («.) 



SEPÜLTLTIA. • 85 

y las cosas del cielo de los astrólogos, no (5) aprende « 
ras el modo de vivir y morir de los filósofos y buenos? 
¡Cosa extraña, que creas de los vivos que es temerosa 
la muerte, (6) no sabiendo lo qiie es I Los experimen- 
tados gozan, tras su quietud y paz, de eterno silen« 
cío (7). Por esto Sócrates dijo que la muerte es un 
secreto reservado y una conjetura triste. ^ 

Dirás que el ánima. teme la rau«rte : por sí no, que 
es inmortal; sí por su cuerpo. Sentir eí dolor de su 
enemigo» excu^da piedad es, y seria sentir que el 
cuerpo sea lo que es y para lo que nació, y en lugar 
de ser piadoso, sena desagradecido á quien le da li- 
bertad ; y si él teme verse libre, mucho ama sus gri- 
llos, mucho su cárcel. 

¿ De dónde viene este miedo de la muerte, que ha 
crecido tanto arrimado á la ignorancia, que aun oiría 
nombrar no qiiiere alguna, como si por el oido secreta- 
mente se le entrara? Pues esté cierto el más recatado 
que presto padecerá la que ahora no quiere oir ; y que 
en aquel estrcQho, la voz nunca oida y la opinión siem- 
pre rehusada yja memoria que (8) se despreció, y ella 
misma, se harán mas ásperas ; que sin duda, prevenida 
y imaginad»y creida, no lo fuera. 

Dirae, ¿para qué guardas tu memoria, ó de qué to 
puede servir mejor que de acordarte de tí mismo? Si á 
tí te olvidas , eres coíno si no fueras , y ninguna memo- 
ria sino la de la muerto acuerda al hombre juntamente 
lo que es y lo que ha de ser. Srtomas mi consejo y el del 
Sabio, que dice : «Mejor es ir á la casa donde hay lágri- 
mas que á la del convite , y mejor es el dia de la muer- 
te que el del nacimiento (6) ; » tú oirás de buena gana y 
buscarás la*s conversaciones donde se tratare de la muer- 
te, y á solas no te acompañarás de otra cosa que de su 
memoria : y asi verás que la mucha conversación en ella, 
como en otras cosas, será causa de menosprecio. Di- 
choso serás y sabio hnbrás sido, si cuando la muerte 
venga no te quitare sino la vida solamente ; que en los 
necios no solo quita la vida , sino la conGanza necia, el 
descuido bestial , el amor de las cosas temporales ; todo 
lo cual habrás tu dejado antes ,.y asi aliviarás mucho la 
postrera hortt. ¡Dichoso aquel que en su fin da á la 
muerte lo que pide, y desdichado del que se dcíien- 
de (9) á ella, y la niega lo que la debe y ha de cobrar ! 

Por este modo, pues, debes apartar todas las cosas 
délas opiniones que las afean y hacen espantables, y 
anteponer á todo la paz de tu alma, y no tener por pre- 
cioso lo que no sirviere á la quietud y libertad de tu es- 
píritu. 

¿Quieres ver cuan desdichado te haces, no lo siendo; « 
que á ti mismo y á tus imaginaciones y pensamientos 
debes todas tus inquietudes y desasosiegos? Si oyes quo 
dken malas cosas de tí en tu presencia, te enojas; y 
afrentándote porque dices que es perderle el respeto 
decírtelo en la cara, aventuras tu vida y riñes. ¿ No mi- 
ras que si son verdad las cosas que te dicen, era justo 
enojarte contigo, porque haciéndolas diste- ocasión al 
otro de decirias; y que siendo asi, habías de agradecer 

(5) iprendes (Z.) 

(6) y no sabiendo (Y.) 

(7) y DO dicen nada. De aq«f oaee que la muerte u on secre^ 
io(Z.) 

(8) despreció . (Z.) — se desperdició , (L. S.) 
(b) Ecciesiastes. vi í y 3 . 

(9) de eli«,iZ.) 



86 , OBRAS DE DON FRANaSCO 

tor reprehensión ló que aborreces (1)? Dirás que aun- 
que las cosas'son así verdad , que él no las dice porque 
de enmiendes, sino con celo de (2) afrenlarto. Pues por 
eso,pudiendo escoger, por no darle venganza á tu ene- 
migo , no habías de hacer lo que él desea , que es que te 
afrentes; sino enmendarte (3), que es lo que le está 
bien, y tú dices que él no pretendía. Si te enojas, ya 
salió con su intento ftú fuiste de su parte. 

Muchas veces dirás que dicen con mal intento lo que 
no es verdad y lo que presumen maliciosos; y que asi, 
es necesarh) responder por ti. Y es excusado , porque no 
sirve de nada ; que quien dice*y afirma la cosa que no 
es ni hiciste, no se ha de convencer con tus razones. 
Y si dices que ya que ese no sea, servirá la pendencia 
de castigo; —, lo primero , eso no está á tu cargo; lo se- 
. gnndo, no es ese (4) el que se le ha de dar, porque 
igualmente le padecéis entrambos con la inquietud y 
desasosiego. (5) El que es bueno se venga de su enemi- 
go no dejándolo de ser; y el que es malo, siendo bueno. 

Y en cuanto á decir que te perdió el respeto en decír- 
telo en la (6) cara , declárate : si te lo dicen en la cara, 
lo llamas desprecio; si en ausencia, clices que es trai- 
ción. ¿Ves cómo de ninguna suerte quiere^que te digan 
nada, y cómo son achaques para vivir á solo tu gusto? 
Pues ten por cierto que nunca habrás sido mejor, ni 
tendrás necesidad de ser más santo, ni habrás tenido 
más maestros para serlo, que icuando tuvieres muchos 
enemigos, cuyo miedo te traiga cuidadoso y adverti- 
do (7). Dichoso serás cuando de los enemigos supieres 
sacar provecho, y sabio cuando dieres lugar á que to- 
dos te digan lo que sintieren de tí; que entonces (libre 
de lisonjas) tus faltas serán advertidas. No dormirán tus 
vicios con descuido, y tu presunción tendrá desengaño 
y tu ignorancia remedio. A nadie deben tanto los hom* 
bres como á la reprehensión ; aquel es perfecto en toda 
buena filosofía, que la reprehensión no solo la oye, sino 
la agradece. 

De aquí debes colegir cuan agradecida cosa es amar 
(8) á los enemigos, que tú aborreces tanto. Y en realidad 
lie verdad ni tú sabes cuál es tu amigo ni cuál es tu 
enemigo ; antes lo entiendes todo al revés! Llamas ami- 
go al que te presta (9) para el juego , al que} te acompa- 
ña en casa de la ramera , al que te divierte y entretiene, 
al que comey cena contigo, (10) al que te hace espaldas 
y al que le alaba (i i) ; y enemigo llamas al que, no ha- 
ciendo nada deslo, dice mal de tí y le reprehende y va 
á la n\^noen todo: siendo al revés, que este es amigo 
tuyo, pues es amigo de tu alma, que eres tú, y el otro 
esenemigo tuyo y amigo de tu hacienda, apetito y per- 
dición., Y sin duda para el provecho al enemigo solo has 
menester; y al otro para la locura (1 2), entretenimiento 
y vanidad solamente. Haz cuenta que tienes dos espe- 
jos, y que el uno (aunque tengas muchas fealdades) no 



(1) por consejo. (Adichn monugerttú en U edie. de Z,) 

(2) ofenderle y >frentirte. {Id.) 

(3) dt ta mata vida y costumbres, {Id.) 
(A) alqae(K.) 

(5) Y en eoaoto á deeir (Z.) 

(6) cara. Declárale , íZ. D. F.) 

(7) en todo cnanto hicieres y dispnsieres. (F.) 
tS) los enemigos, (Z.) 

(9) dinero para jagar, (Id.) 

Ii0\ al qoe te acompaOa, {Id.) 

(1t) y lisonjea ;(M.) 

(li) I vanidad. Solamente bax cuenta [D. V.A.B. F. 5.) 



DE QÜEVEDO VILLEGAS, 
te enseña sino lo que está bien puesto ; y este solo siffa 
de que te desvanezcas con él, pues lo que está como ha# 
bia de estar, no era necesario verlo, si te miras para sob 
ordenarlo que no estuviere asi. Bti el otro ves (1 3) solas 
las cosas desaliñadas y bal puestas y las faltas que tie* 
nes. Dime, ¿este no es el que te conviene solamente, j 
el otro el que te sobra? Pues a$i debes entender qaa 
truecas los nombres y los oficios de las cosas. 

Pero demos que sea tu enemigo tm hombre en cosas 
de veras; más fácil es perdonarle y más Justo qoererie 
que aborrecerle y vengarte. 

(i 4) Fonseca, doctísimo «spaSol, predicando, dijo : 
n^o solo es mejor perdonar al enemigo que vengarse^ 
aino más fácil y más acomodado. AsS lo mandó Crístoc: 
Amad á vuestros enemigos. Rigurosa y desabrida co- 
sa fuera y llena de peligros, si te mandara vengar de 
tus enemigos , salir á media noche (ó solo, cargado de 
armas, ó acompañado, de amigos) á acecharle, y al ca- 
bo procurar su muerte. ¿Cuánto mejor es perdonarte^ 
«osaque puedes hacer cenando y en tu casa y acostado y 
con todo tu descanso? (a) » 

Y dígote que la venganza solo es de Dios : por estf le 
llaman Dios de las venganzas. El solo puede castigar tas 
almas, que son las que con sus intenciones ofenden; 
que el cuerpo solo sirve á esta composición. Quítate 
uno la honra, y vengaste tú en so vida, que no te ofen- 
dió. Dijo uno mal de ti ; no digas tú mal déf , siquiera 
por no parecerte á él y por no imitarle. Dirás que quién 
podrá acabar consigo esto. Respondo que cualquiera 
que conozca que no hay mayor venganza del que hace 
mal, quesilfrille con paciencia, que lo que pretendía 
era acabártela ; y del que dice mal, desmentirle con las 
obras. Y hazte capaz de que no te es posible vengarte 
en la cosa que te ofende, y que es mal hecho ofender la 
cosa que no tiene culpa, como es la vida, la salud y el 
cuerpo del otro. 

¡ Extraña locura se ha acreditado con los hombres, 
que crean que si uno les ha cortado las narices, con 
cortarle las orejas ó matarle están satisfechos! ¡Ex- 
traña cosa ! Dime, ¿remedióse tu herida con la del otro 
ó con su muerte (1 5) ? No por cierto. Pues ¿qué resultó 
de ahí ? Que sepan que tú sabes hacer tan bien ó mejor 
insultos que el otro : que yo aqui no hallo nada reme- 
diado, sino ofendidos entrambos, y los odios más vi- 
vos, y recien nacida la pendencia y más encendida la 
guerra; y tú, que antes solo estabas lastimado, vives 
receloso y inq^eto y con cuidado y miedo- de mayor 
mal. Y al fin osii«ceis el uno al otro espectáculo á la 
gente, como fieras ó condenados á muerte. 

Y porque las desgracias todas nacen de la ira, quiero 
decirle lo que es, y (i6) advertirte de los malos sucesos 
que á ella andan arrimados , para que sepas prevenirte 
contra sus repentinas y no pensadas tiranías. 



(13) tolo lai cosas desalmadas y mil pBefttas,(Z.) 

(14) El padre maestro Fonseca, {U,) 

(«) El asnstlno fray Cristóbal de Fonseet lueió segín unos tú 
Maqneda, y segas otros en Santa OlsUs, el stto de 15Q8. Foé docto 
en leU^shnmanas y teólogo profondo. ObUiTo las pilneras digni- 
dades de SQ orden, y en entre los predicadores del Rey estimado 
como el mis séblo y elocoente. Morid eo iSlt ó en 1SI6. Escribid 
Lé vida dé Cñttc, Del §mord€Di$$, SemmadiOtMtemé. y 5«r- 
rntrneeparé loe domUdeat, 

(15) yperdldooTiZ.) 

(16) advierte (F.)— adfierte ielos nal» sotos j peoresso- 
cesos (Z.) 



LA CUlíA Y LA 

No dividamos la ira.'piies masó menos, cualquiera 
•es dañosa y por si aborrecible. La mansedumbre es (1) 
el medio acerca de la ira, y ella en si no tiene medio. 
Digamos lo qae es, antes que la consideremos. 

La ira es uKia breve locura y repentina , un olvido de 
la razón, y si dura, un desprecio della, un afecto re- 
belde al entendimiento y on motin de la sangre y una 
soberbia inconsiderada. Es enfermedad del corazón, 
peligro de la vida, confusión de si misma , temeridad 
acr^itada y valentía de cobardes y flacos. Y porque no 
parezca que hablamos como en causa ajena, oigámosla 
á ella misma lo que dice y confiesa de si. Que es locura 
y furor y todo lo dicho (2) vedlo en un airado en el cen- 
tellear de los ojos, en el (3) temblor de los labios, en el 
ceño de la frente , en la color perdida, en el movimien- 
to y dificultad de la lengua y porfiada repetición de las 
palabras. No solamente no te conocerás airado, pero te 
tendrás miedo. Dame un león ferocísimo y un tigre 
horrendo y manchado y un jabalí espantoso ; enójense: 
míralos airados y verás que no hay (4) fiereza tan 
grande, donde la ira no halle y añada nuevo horror. 
Asi que es vicio tan feo como dañoso. ¿Qué hombre 
leerá esto, que no tenga alguna queja della; que no 
llore alguna desgracia por su causa ? Soy de parecer 
que en esto sin argumentos nos hemos de convencer 
unos á otros con los sucesos propios y ajenos, con lo que 
hemos visto y oido. Airase uno: dic^y hace cosas aje- 
nas de toda razón; después vergonzosamente, como 
para otro que era entonces, diferente del que ya es, 
reducido á mansedumbre, pide perdón. 
• Que no es natural la cólera prueba Séneca. Más 
mostramos nosotros, que es contra naturales, no tan 
agudamente, pero con más facilidad. 

Solas aquellas cosas debemos llamar naturales/que 
son para la conservación do la compostura y orden 
doste compuesto de cuerpo y alma, y contranatu- 
rales las que procuran lo contrario. Claro está que 
las ponzoñas y venenos no son naturales para el hom- 
bre, pues le acaban. Lo mismo la ira, pues su efeto 
no es otro que la alteracionr de todos los sentidos, per- 
turbación y fealdad de todos los miembros, inobe- 
diencia del alma ¿ la razón y al entendimiento. Cierto 
es que en los compuestos áh cosas diferentes la uni- 
dad, que forzosjunente requiere el gobierno acertado 
y seguro, no esTa de una de las partes, sino la que 
de la templanza ó igualdad de todos resulta; porque 
en los tales, luego que una parte prevalezca y do- 
mine más que las otras^ es tiranía y enfermedad, y 
no hay composición» 

Asi se ve en el cuerpo, donde la salud y conser- 
vación de la vida consiste en la amistad y igualdad 
de los humores y calidades; y la muerte, disolución y 
enfermedad, consiste soleen que uno de los humores 
predomine sobre los otros, como el mucho frío ó mu- 
cho calor. Lo mismo es en los afectos que tienen las 
potencias nuestras, que igualmente corregidos de la 
razón, naturalmente conservan la paz del alma; mas el 
dia que la templanza crece (a) y, saliendo de sí, Uega 



(l)Bedfo(r.l 
(t) Teldo {14.) 

(3) teabUrd.) 

(4) ftaena (f .) 

(0) Mirtfol eoa moa sobreda Uebó át iapro^U eiU fnie. 



SEPULTURA. 



87 



á ?er gula, ó la modestia insolencia, ó la (5) humildad 
soberbia , ó la mansedumbre ira , — todo está pertur- 
bado, y los que fueron compañeros son enemigos, y 
todo es guerra y violencia contra la naturaleza. 

Veamos ahora qué principias tiene la ira, porque 
sepamos dónde se podrá con más facilidad atajar ; y 
aunque son los pridcipios varios, todos son por un 
camino y de una condición, pues vienen de afuera. 
¡Gran locura que cosas ajenas sean poderosas á qui- 
tar la paz propia! ¿No hace el criado lo que yo le 
mandé, ó hace más de lo que yo le mandé, ó no tan 
presto? Enójeme y la ira me despeña. ¡Triste cosa, 
alma mal prevenida y poco estimada; pues el que te 
tiene permite que hasta su criado pueda, todas las 
veces que quisiere, perturbarla y herirte : si lo hizo 
adrede, por la malicia; sí erró por descuido, porque 
no miró lo que hizo ; y (6) si pensando acertar, por- 
que lo miró demasiado ! Y al fin son tantas las cau- 
sas de la ira ajena, cuantos pueden scr*los descuidos 
y malicias ajenas , (7) aprendidas de lá presunción y 
ignorancia propia , la cual enciende la sangre y arma 
con ella el corazón descuidado. Ségun esto, paréceme 
que fácilmente hallarás camino <para. defenderte dolía 
y apartar de ti tan dañoso afecto. 

Ten firmemente por cierto que á tí no te toca t)er- 
tnrbacion de lo que otros hicieren ó dijeren mal ó 
bien ; que eso es á su cargo, aunque el mal ó bien 
te toque á ti ó á tus cosas : porque lo que no está en 
tu mano y está fuera de tu poder, solo to toca, si 
lo previenes, evitarlo; si lo padeces, sufrirlo, y pro- 
curar remediarlo para no padecerlo. Vana cosa es que- 
rer tú que el otro no haga lo que quiere hacer, y 
más vana querer que no haya hecho lo que ya está (8) 
hecho, que es lo que procura la ira ciegamente. ¿No 
te quitó uno el sombrero, dióte un golpe, tratóte 
mal? Dime, ¿el ser descortés y desvefgonzado es malo? 
Dirás que si. Pues respóndeme: Si el otro es malo 
del vicio ajeno, ¿por qué te perturbas y te enojas, de- * 
hiendo á la caridad (9) fraterna tenerle lástima? Cierta 
cosa es que si tú quieres que los otros hagan todo 
lo que tú deseas ó te ^stá bien, así como 1q deseas ó 
mandas, y crees que mereces tú esto, que cualquiera 
cosa que te sucediere de otra suerte te (10) perturbará 
y sacará de juicio. 

Bien cierto estoy que sabes que eso es imposible, 
y que no puedes quitar la malicia de los hombres, 
ni el descuido ; lo que te es posible y fácil es quitar 
de tí la presunción y opiniones erradas y la igno- 
rancia, para que no sintiendo nada de lo que no está 
en tu mano ó sucede (11) no por tu culpa, sean y las 
hayas como si no las (12) hubiese, y tengas en paz tu 
ánimo. Si ves á uno lleno de enfermedades corpo- 
rales, te compadeces y no te enojas. Dime, ¿porqué 
con aquel que tiene vicios y pecados , que son enfer- 
medades del alma, te airas y no te apiadas? 
Andará el mundo cuerdo y en paz cuando cada une 



(5) mldad soberbia» {D. V. A. B. £. F. S.) 

(6) pensando {D. A. B. L. F. 5.) 

(7) aprendidos (F.) 

(8) hecho. ¿No se te qnitd nao el sombrero (Z.) 

(9) fratenal (M.) 

(10) perturbara y saeara (F.) 

(11) por to enlpa, sean y las baya (D. F. A, B. 1. 8.) 
(1t) háblese. Andar* el mando cnerdo (Z.) 



88- OBRAS DE DON FRANCISCO 

sintiere solas sus culpas, y no las ajenas, y aun tea- 
drá enmienda. 

¿Hay ladrones? Guárdale y apártate dellos ; pero si 
te robaren, escarmienta para otra vcz^ q\ie así cas- 
ligarás tu descuido. Y/io te enojes con el ladrón por- 
que lo es, que eso no está á tu cuenta, que ya cas- 
tigaste con el escarmiento el descuido que lo estaba. 

Si dos cosas apartases de tu ánimo, tanto por da- 
ñosas como por inútiles, serás buen ignorante. La 
ppimera es no entristecerte en las desdichas, y la se- 
gunda, no airarte ni encolerizarte en las ocasiones. 

Si se te muere tu padre ó tu mujer ó tu hijo, ¿de 
quien le quejas sino es del , pues él se va, que aca- 
bó ya el camino que hacia ; que ni le lleva la fortu- 
na ni otra cosa? ¿Muérestetú, y lloras y quejaste de 
lo poro que has vivido? Advierte el disparate : que te 
mueres tú, y te quejas y entristeces de lo mismo que 
»tú haces en tí mismo. 

¿Dirás que n\o se puedo quitar esle sentimiento pro- 
pio de la naturaleza? Engañaste. ¿Qué hicieron del, 
si sabes, aquellos Glósofos antiguos que ó codiciaban 
la muerte ó la despreciaban; aquellos soldados que 
no hallaron en ella cusa fea ni temerosa , y se ofrecie- 
ron á ella y la buscaron? ¡Cuántos millares de valero- 
sos mártires, soldados católicos, la pasaroa con risa y 
contento! ¿Qué te parece? Pues en estos naturaleza 
humana Ihtliia, mas tenían diferente opinión de la 
vida y do la muerte que tú; que si no piensas que 
eres eterno tú y los que { 1 ) te tocan y quieres bien, 
sientes que no los traten como si lo fueran, y que les 
suceda lo que es forzoso y necesario. Perdiste el dine- 
ro, cnjúsete la casa, engañóte el logrero ; ¿de qué sir- 
ve llorar y entristecerte? Dime, después que te has 
deshecho en lágrimas, y consumido el corazón con 
sentí míenlos, y secado el celebro con imaginaciones, 
y fatigado la lengua con quejas, ¿hallas edificada la 
caso, Y restituido el dinero, y deshecho el engaño? No. 
Pues ¿de qué sirve ayudar al que te quiso hacer mal, 
(i) y darte pesadumbre, y gastar el tiempo mal, pu- 
diendo la diligencia, ó recobrar algo ó socorrerlo? Así 
que, lo qtie en las desdichas (Jebes hacer es consolar- 
te contigo ó con los otros, así con el desprecio ó cono- 
cimiento de la cosa en que sucedió, como con el cono- 
cimiento y desengaño del daño que trae el dolor de 
lo que ya se hizo, y cuan inútil es. 

Para la segunda cosa, que^ no airarlo en las pen- 
dencias ó ocasiones, desprecios, malicias ó descuidos, 
á lo dicho solo añadiré que para la cosa que todos 
los hombres desean y alaban la*ira, es para el cas- 
tigo de su contrario y para la venganza de su agra- 
vio ; y en nada vale menos ni es más dañosa. Porqno, 
dime, ¿qué co¿a quiere más entendimiento y discur- 
so, astircia y consejo, que hacer esto y salir bien 
dello? Porque si no, cuando te vengas del otro y 
te sucede mal, tú le vengas juntamente de tí, y él 
sobra donde tú estás con ira, pues eres contm tí. 

Veamos ahora: ¿parécete bien, (3) según esto, ir 
á la venganza y al castigo, ciego y sin razón ni en- 
tendimiento ninguno , ajeno de ti mismo cuando más 
te habías menester ? 



(i ) tocan (V.) 

(2) pudiendo la dUígencli, (A. B. 1. F. S.) 

13) qae según esto os baeno ir i U yeDganza (Z.) 



DE QUEVEDO VILLEGAS. 

Ten por cierto que bien pu€des *lú ir con ir^ car- 
gado de armas, mas que las armas van sin ti y sin 
dueño que las rija; y que yendo airado, tendrás más 
razón de temerte tú á tí mlsn\o qne el contrario de 
temerle á tí, viendo que vas enojado. Y es sin duda 
que peligras en tí más y peor. 

CAPITULO IV. 

Cara el seso mal informado, eon el desengaQo de sn ignonacia; 
dispónele i ser sábin con ensefiarle qoe oo lo es. Adviértele 
cuál estudio Ic conviene, y en qa¿ (4) lección le isegun, ; cail 
debe ser la lección. 

Resta ahora desengañarte del estudio vano y de 
la presunción de fa ciencia, y euscuarle cómo es 
ningima tu sabiduría, y ninguna cosa es más verda- 
dera do las dichas, ni más clara, ni más dificultosa 
de arrancar de tu estimación propia, donde tiene tan- 
tas (5) raíces. ¿Quién duda que ninguna cosa sentirás 
tanto como que te llamasen ignorante de todas las 
cosas? Mira quién eres: y no sientes el serlo, ni aun sa- 
bes que lo eres. Pues ¿qué sabrá ó podrá saber de 
las otras cosas quien de si mismo no alcanza á saber 
eso que es verdad? 

Lástima tengo á la niñez que gastas en estudios me- 
nos provechosos que los juguetes y dijes, porque estos 
divierten y entretienen, y aquellos embarazan y per- 
suaden á lo qne tlespues no (6) admite sin gran di- 
ficultad desengaño. Quien te ve fatigaren silogismos 
y demostraciones, no pudiendo, si no eres matem.íti- 
có, hacer (7) alguna; fatigarte en lógicas mal dis- 
puestas y. menos importantes; y en filosofía natural 
(asi la llaman ellos, siendo fantiística y sonada); y 
en Jas burlas de que se rie Persio cuando dice que 
«andan los (8) afanosos Solones cabizbajos, horadando 
el suelo con los ojos, (9) royendo entre sí con mur- 
murio rabiosos silencios, (10) pesando con hocicólas 
palabras, meditando sueñosde (I I) enfermo de muchos 
días, como si dijésemos: De nada se engendra nada; 
en nada, hada se puede vqlver. ¿Por esto amarilleas? 
¿Esto es por lo que alguno no cume ? Lslos son (dice 
Persio) (12) los que rie el pueblo». Y yo te digo que 
estos son los que hoy eslijna, (13) y los que debía des- 
preciar (a). 



(4^ elección fy ietpun h mitwto, B. L. F, S.) 

(5) y Un diversas raices. ¿Quién duda que ningnna cí«a « 
cuantas te pueden decir senUrias tanto (Z.) 

(6) admiten (f. A, B. L. F. S.)- tdmitcn (sin gran dlfleaiud' 7 
desengaño. (D.) 

(7) níDgona; íaUjfarseíZ.) 

(8) afrentosos solos, iZ.) — afrentosos, solo {V,Á. B. I-'-) 
afrentosos Solones (D.) — filósofos solo cabizbajos, (5.) 

(9 riendo \I.L. F.S.)— riyepdo (O. F. A, B.) 

(10 .pensando (V. A. B. L. F. S.) 

(1 1 1 enfermos (Z. D. V. A. B, L. F, 5.) 

(12 de los qne ricfZ.) 

{i:S) los que debía de reir. (Id.) 

[a] He,aqní los versos del satírico : 

mm ۤ0 euro 
Efíe quoá AreeíUat, ñemmnoiUiue Soionet, 
Obsiipo capiíe, et flgeniet tunUne Urram^ 
Murmura ciim secum, et rabU>»a tilentía roduut, 
Atque exporreeio trutinantur verha Mello, 
Aegroti vetern meiinmtet somnÍB : §igni 
De nihilo nihil, in nihiUm nilF9tse reterü. 
Hoe est, quoi paila? Cur quit non proMáeoit h$c9tl} 
Hicpopuku ridet, 

(Perfil, sat ni, 78.) 



LA CUNA Y LA SEPULTURA. 



La mayor hipocresía y más dañosa y sin fundamento, 
ts^h de la sabiduría; porque la del dinero fúndase en 
que le hay, y que tiene alguno el que se trata como si 
tuviera mucho. La de la virtud, hayla tanihien, y la del 
valor ; pero la de la sabiduría, como ko hay ninguna, 
no se funda sino solo en presunción. 

Parece que se han concertado ios hombres, }f por 
consolarse desta ignorancia se creen unos á otros lo que 
dicen que saben. Y dejando esto al voto de cada uno, si 
quieres jveriguar por su boca do lodos y por la luya 
que nadie sabe nada, cree á esos mismos sabios lo que 
dijeren, y verás cómo nadie sabe nada ; que en persua- 
diéndose ellos áque saben lo qde piensan y otros di- 
• cen, afirman que los otros no saben nada, y creen qjie 
con ellos ha de morir la sabiduría. No hay modestia que 
baste á confesar que el otro sabe más. Y si alguno con- 
fiesa que otro sabe tanto , es solo adonde á él le pnrece 
que no le' creerán y que le tendrán, en decirio, por hu- 
milde, y no por verdadero. 

Ello bien podemos nosotros dejAr de confesar que so- 
mos ignorantes, pero dejar de serlo no podemos. Toda 
nuestra sabiduría es presunción acreditada de la igno- 
rancia de los otros. { Qué soberbio está el gramático 
con la inteligencia literal de las voces, que ni sabe 
t|ué signiGcan ni conoce (i) el uso propio dellas <n) las 
lenguas peregrinas! ;Con qué ceño y desprecio mira á 
los demás el que d¡ce»que no hay cosa diticultosa paia 
él. en la lengua hebrea y griega , siendo verdad que. la 
propia que naturaleza le ensenó, no la sabe y que no 
puede hablar ni escribir en ella sin reprehensión ! 
Cierto es que todos estos hombres saben estas cosas so- 
bre su palabra, y no saben más de lo que ó la cortesía ó 
(2) la inocencia ajena les creyere. Y demos que snbcs 
todas esas lenguas y que tienes demefnoria todos los 
libros que en ellas liay escritos, ¿por eso piensas que 
sabes algo t Pues engañaste; que ni aquellos supieron 
qué enseñarte, ni tú puedes saber lo que ellos no al> 
canzaron. So<ipechar¡an mejoren las cosas que tú, y es- 
tai ian en la menos dañosa opinión ; poro otra cosa no le 
es concedida al hombre, porque la sabiduria verdadera 
está en la verdad, y la verdad es una sola, y esa verdad 
una es Dios solo, que* por eso le llaman Dios verdade- 
ro : y fuera del , iodo es opinión y los más cuerdos sos- 
pechan. Así debes tener por cierto que la primera lec- 
ción que lee la sabiduría al hombre es en el día de su 
muerte, y que cuando muere empieza á aprender, y que 
solo entonces está el alma capaz de dotr¡na„ pues se 
desnuda en el cuer|>o de la rudeza y do las tiuicblds y 
ignorancia desle mundo. Trabajosa cosa es la muerte, 
pero docta. ¿Quieres ver cuánta sabiduría se ensena en 
aquél postrer suspiro? Que él solo desengaña al hombre 
de sí mismo, y él solo confiesa claramente lo que os el 
hombre y lo que ha sido. Providencia del sumo Señor 
es negar licencia á los muertos para hablar con los vi- 
vos, porque los desesperaran de la pretensión con que. 
se entretienen de saber algo, advirtiéndolas de que la 
sabiduría empieza á tenerse en la muerte. 

Dijo el Espíritu Santo, tratando de los pregones que 
se dan para hallar la sabiduría por sus señas, que dijo 
el abismo : «No la tengo ; o y el mar ; «No está en mi ; » 



(1) ni e:ifl«Bde (Z.) 

{%) la ifoorancia ajena (F. 5.) 



y que la muerte y la perdición dijeron : «Olmos su fu- 
ma ; nuevas (cneinos del la (a). » 

Esto confirma que la sabiduría no llega á oídos de 
nadie, sino de la muerte y de los trabajos. Dirás que es 
temeridad y manifiesta locura decir qiie no supieron 
nada tantos antiguoii filósofos. Y si lo miras bien, el quo 
(3) los dio tal nombre (porque tú los llamas sabios) los 
trató de ignoi-anles ; pues filósofo no dice otra cosa quo 
amante de la sabiduría, que fué reprehensión de los 
que antes se llamaban so^tios, sabios. 

Lo otro, no soy yo el primero que los llamó ignoran- 
tes^ que dellós aprendí á llamárselo ; ellos me loense.- 
ñaron; á imitación suya hablo, y porque los creo, los 
llamo ignorantes. Y Sócrates (el primero á quien cano- 
iiizó el oráculo) , si crees á Aristófanes, era mentecato. 
A Platón llamaron el divino, y Aristóteles reprobó toda 
su dotrina ; y la de Aristóteles Platón y, en nuestros 
tiempos, Pedro de Ramos y Bernardino Tilesio (6). A 
Homero llaman Platón y Aristóteles padre de la sabidu- 
ría y fuente de la dotrina ; y Escalígero y otros muchos 
le llaman caduco y borracho; y á ellos los tratan otros 
peor(c). Los estoicos contradijeron á los epicúreos, y 
estos á los peripatéticos, y aquellosá los demás, y á estos 
otros. Así que de sus mismas bocas'oirás mi conclusión; 
y lo que en mí reprehendes por temeridad, hallarás 
que es confesión suya dellos, y qiie quieres tú que sean . 
lo que ellos mismos dicen que no son. 

Preguntarásme que, supuesto esta, cuál es la cosa 



(a) SoD palabras del libro de Job, cap. xxTiit, yers. U y^S. 

(o) lesiV.) 

{b) Ptdro La llamee, conocido con el nombre latino de fíamus, 
fué de los primeros que trabajaron en sustituir la razón y la ex- 
perioncta á la aatoriilad de lus antiguos. Nacii el aQo de 1.J02 en 
nna aldea del Vermandois. Desd^ su niflcz fatigd e^ las bumani- 
dades y lenguas sabias; y empeñándose muy joven en convencer 
¿ los escolásticos de que Aristóteles no era infalible, los bizo cu- 
mu^ecer con su arrojo y elocuencia. Sos dos principales obras 
contra la corrupción de los estudios se intiinbn: Insiüutwnes 
dialecticae ni librit diUinctae, y Animadtersionet in diolecticam 
Aristotelis. Impresas en París el abo de lo4:>, le valieron muchas 
perseruciones; pero tal reputación, que fué nombrado por Enri- 
que II, en ir»r»I, profesor de filosofía y elocuencia del colcffio de 
Francia. Ocbo afios adelante mostróse hombre muy superior á su 
siglo, e inflexible contra lus abusos, presentando ¿ Carlos IX un 
luminoso plan do estudios para la universidad de París. Itamos 
tomó parte en las contiendas religiosas que asolaron la Francia, 
y abrazó la reforma, cometiendo grandes imprudencias; con lo 
que atrajo sobre so cabeza nuevas persecuciones, llegando á ver 
entradas á sacomano sn ca5ay so rica biblioteca. Pasó i Alema 
nia ; y llamándole á Paris el amor patrio, pereció míseramente en 
el degüello del día de San Bartolomé. 

Sus escritos son muchos y varios. Suyas nna gramática griega, 
otra laUna y otra francesa , diferentes anotaciones á filósofos y 
poetas, y diversos tratados sobre retórica, ariUuéUca, historia, 
antigüedades y religión. 

Bernardino Tettsio ó Tilosío contradijo también con todas sos 
fuerzas los males del esrulastícísmo, oponiendo doctrina á doc- 
trina, y apoyándose en la razón y en la experiencia para descon- 
certar la autoridad de Aristóteles. La obra en que resumió todos 
sos conocimientos y opiniones contra los antiguos se titula : De 
rerum natura jttitn propria principia. Fué publicada en Roma 
en 1j65 y traducida al italiano en Ñapóles el aflo de 1589, con 
este titulo : la Fiiosofla di Bernardino Teletio, ristreUa dal iiou- 
tivw. Tclesío, que nació en Cosenza (reino de Ñapóles) en irj09, 
hizo sus estudios en MHan, sobresaliendo en la filosofía y bellas 
letras. Murió en sn patria afio 158S, abromado eon la pena de ha- 
ber perdido en pocos dias á su mujer y dos hijos, uno de eUos 
bárbaramente asesinado. 

(r) La puntuación del presente párrafo es desaUoada á mas no 
poder en todas las impresiones anUgoas y^modemas; peto los 
absurdos estampados en la de Sancha, reproduciendo las de Ma- 
drid de 1650, iG^iS y 1GS4, soasara aburrir ti lector. 



90 



OBRAS DE. DON FRANCISGO 



que an hombre hade procurar aprender (—No me pa- 
rece que el trabajo y el ^Uidio del hombre se logrará en 
nada, fuera de la consideración y ejercicio de las virtu- 
des, que es solo lo que á un hombre pertenece): procu- 
rar persuadirle á amar la muerte, á despreciar la vida, 
á conocer tu flaqueza y la vanidad de las cosas que fuera 
de aquel solo Señor son; pues solo el buen uso (i) de 
todas, t>rdenado á aquel fin , está á tu cargo. 

¿ Qué cosa más digna de estudio y de alabanza que el 
ejercicio del sufrimiento, armado de prudencia y mo- 
destia contra las insolencias de la fortuna? ¿Qué mayor 
riqueza que una humildad atesorada de tal suerte, que 
ni desprecies á nadie ni sientas que te desprecien to- 
dos? Estas cosas sirven á tu alma y le son de interés. 

¿Quién te dio á ti cuidado de las estrellas y puso á tu 
curgo«uscaminos? ¿Para qué gastas tu vida en acechar 
curioso sus jornadas-? Deja el cuidado á la providencia 
de Dios y á la ley que las gobierna , en cuya obediencia 
trabajan (2) dia y noche ; que por más que te fatigues en 
entender los secretos del cielo , no has de-saber más de 
lo que tú inventares y sonares, disponiendo las cosas 
piíra entenderlas, y nunca las entenderás como están 
dispuestas , por más que estudies. 

¿Qué locura mayor que verte tratar de la adivinación, 
y presumir de llegar con la ciencia a los dias antes que 
ellos lleguen , y de salir á recibir los sucesos y determi- 
naciones del cielo, siendo imposible saberlas, y cosa 
justamente negada á todos? Las estrellas piensas que te 
han de parlar lo que no saben ; y dando crédito á las 
complexiones y humores, olvidas la razón 61a fuerza, 
que todo lo puede mudar (3). 

No echan menos la adivinación los sabios que saben 
despreciar lo próspero y sufrir lo adverso, usar de lo 
presente y aguardar (4) lo j[)or venir. Nada de lo que le 
conviene ignora el virtuoso ; en salvo tiene su paz y sin 
miedo su libertad ; y el ignorante sabe soIq lo que no le 
aprovecha ni pertenece. 

¡Qué ocupadas están las universidades en (5) ense- 
ñar retórica, dialéctica y lógica, todas artes para saber 
decir bien ! Y ¡ qué cosa tan culpable es que no haya cá- 
tedras de saber hacer bien, y donde se (6) enseñe! Los 
maestros (según esto) enseñan lo que no saben , y los 
dicípulos aprenden lo que no les importa; y asi nadie 
hace lo que habia de hacer, y el tiempo mejor se pasa 
quejoso y mal gastado, y las canas hallan tan inocente 
el juicio como el primer cabello, y la vejez se conoce 
más en las enfermedades y arrugas que en el consejo 
y prudencia. Pocos son los que hoy estudian algo por 
si y por la razón, y deben á la experiencia alguna ver- 
dad; que cautivos (7) en las cosas naturales de la au- 
toridad de los griegos y latinos, no nos preciamos sino 
dfe creer lo que dijeron; y asi merecen los modernos 
nombre de creyetltes como los antiguos de doctos. 
Ck)ntentámonos con que ellos hayan sido diligentes, sin 
procurar ser nosotros más que unos tesligosde lo que 
ellos estudiaron. Cualquier cosa que Aristóteles ó Pla- 
tón dijeron en filosofía, defendemos, no porque sabe- 



(1) deUas ordenó ; tquel fin está i ta cargo. (Z.) 
{% de dia y de noche ; (F.) 

(3) y acabar. (Z.) ' 

(4) lo qae esU por Teñir. {U,) 

(5) aprender retórica , (M.) 

(6) ensefie i los maestros. Segnn esto , ensefian {íé.) 

(7) do la autoridad de loi giteipi {U.) 



DE QUEVEDO VILLEGAS. 

mos que es así, sino porque ellos lo dijeron; y aun los 
más no saben eso, sino que oyen decir, ó leen en oli;;^ 
que lo dijeron ellos. 

Sea que estés versado en todos los libros de gene- 
ración, alma y cielo y meteoros, y que sábés dcfeuiler 
todas las cuestiones problemáticamente, dime, ;deqiié 
te puede aproMchat* á ti saber si la generación esaU 
teracion, y si (8) á la alteración se da movimiealo ; si 
la materia prima puede estar sin forma ó no, y qiá 
es, y cuál ; y toda la confusa cuestión de los indivisi- 
bles y entes de razón y universales, siendo cosas ima. 
ginarias, y fuera del uso de las cosas no tocantes á las 
costumbres ni república interior ni exterior, univer- 
sal ni particular, y que cuando las sepas, no sabes na- 
da que á tí ni á otro (9) importe á las mejoras de la 
vida, si bien sirven á la<;uestion escolástica? 
' Acaba de persuadirte á que dentro de tí mismo tie- 
nes que hacer tanto, que aun, por larga que áea tu vi- 
da, te faltará tiempo ; y que no puedes saber nada 
bueno para tí, sino fuere lo que aprendieres del de» 
engaño y de la verdad ; y ^ue entonces empezarás i 
ser sabio, cuando no temieres las miserias, (10) ni co- 
diciares las honras, ni te admirares de nada, y tú mis- 
mo estudiares en ti; que leyéndote está tu naturaleza 
introducciones de la verdad. Cada dia y cada hora qae 
pasa es un argumento que pcecede para tu desenga- 
ño á la conclusión de la muerte^ Y está cierto, asi U 
dice el predicador hijo de David, (11) «que sabidoda, 
ciencia y alegría , solamente la da Dios al bueno, y en 
su presencia ; » y quosin él, y ausente y desterrado, la 
ciencia y sabiduría que tuvieres será laque te fingie- 
res á tí mismo; y el contento, el qae ej engaíw del 
mundo te persuadiere á tenerle portal. Conáderaque 
un hombre que hubo sabio pidió la sabiduría á Dios, 
y él se la dio, como. fuente de toda verdad; y que la 
perdió (12) en llegándose á las cosas de la- tierra. Sea 
pues tu estudio, ó hombre que deseas ser sabio, pa- 
ra merecer este nombre, cerca de las cosas espiritua- 
les y eternas. Trata con los afligidos y estudia can 
ellos, comunica á los solos; oye á los muertos, por 
quien hablan el escarmiento y el desengaño; ten por 
sospechosas tus alabanzas, y creé apenas á tus senti- 
dos; precíate de humano y misericordioso; contentar 
te con lo que tuvieres, y no de suerte, que te aflijas 
si te faltare; oye á lodos, y sabrás más; y en los libros 
imita lo bueno y guárdalo en la memoria, y lo qae na 
te pareciere tal no lo repruebes ; discúlpalo, si sabes; 
disimúlalo, si puedes; que no sé yo que haya másdes- 
dichado ni más ignorante género de gente que aquel 
que muestra su estudio en advertir descuidos y y^^' 
ros ajenos, que las más veces los hacen ellos, no en- 
tendiendo lo escrito. Comparo yo estos (13) censores 
ceñudos (que se precian de severos, siendo invidiO' 
sos) á los gusanos, pues no están sino donde hay algo 
podrido; gente que se hace y se alimentado la corra^ 
cion. Y destos hay tantos, que los libros apenas ai- 
canzan un letor, porque todos son ya notadores } ver- . 

(8Ua alterados (B. ¿.)-^en la alteración (5.) 

(9) Impone? 

Acaba de persuadirte (Z.) 

(10) ni despreciares las honras, {A. B. L. F. S.) 

(11) {Ecctetiasies, cap. 3, verso último) {D. V. A. B. U F*d-) 

(12) entregándose (Z.) 
{l3) eensaradorea [14.) 



LA CUNA ir LA 

iogos. Y sin duda es mas fácil ad^rertir faUas en los 
más doctos, que escribir sin ellas. No dejes de la ma- 
no loe Sapiencialei de Salomón y la Dotrina de Epi^e- 
to, el CoTMmitorio de Fociüdes y (a) Theógnis, los es- 
critos de Séneca, y particularmente pon (i) tu cuida- 
do en leerlos libros de Job; que aunque te parece que 
te sobrará tiempo, por ser pequeños Tolúmenes, yo te 
digo que si repartes tu vida en leerlos y en enten- 
derlos y en obrarloús, imitando los unos y obedeciendo 
loe otros, que la has de haber gastado bien y lográ- 
dola mejor, y que no te ha de sobrar tiempo (2). Se- 
rás estudiante y buenos! la lección de san Pablo fue- 
lle tu ocupación, y el estudio de los santos tu tarea. 

CAPITULO V. 

Perfldona los entro eapítulot precedeotu ée la fllosoffa estMea 
con la verdad cristiana, acompafiindolos con tres oraciones á 
Jesucristo aaestro Seflor. 

Ya que moralmente quedas advertido, qniero que 
en lo espiritual oigas (3) conmds brevedad lo que te 
puede ser proveclioso y no molesto; que^stas cosas 
son las que más te convienen y menos apacibles te 
parecen, y es nMBester á veces disfrazártelas, ó con la 
elocuencia ó variedad ó agudeza, para que recibas 
salud del engaño. 

En esto, como en las demás cosas, debes hacer jui- 
cio de los libros más importantes. Ten de memoria, ó 
por continua lección, ios cuatro capítulos donde por 
san Mateo habUi Cristo, y repite contigo muchas (4) 
veces aquel sermón de la propia sabiduría; y por su 
glosa y comento, pon todo tu cuidadt) en leer y m^ 
ditar las epístolas de san Pablo, doctoj* de las gentes, 
y no pases en ningún- capítulo adelante primero que 
poseas fácilmente la sentencia por la meditación ; que 
asi es de provecho lo que se lee , que 9e otra sueite 
solo es entretenimiento. Y para aliviar con la variedad 
k molestia del estudio, escoge eotrejos libros que se 
han escrito los quft más se llegaren á la dotrina y 
estilo dicho, y léelos, que sin duda son infinitos los 
dh»cursos que España debe en pocos años á la reü- 



(•) Nadó Theágnis liftda la olimpiada S9 (siglo ti antes de Cris- 
to) en Melara de Sidlia, según la opinión mAs probable. Fué de 
aqaellos poeUs flldsofos que se valieron del encanto del metro 
para eitender y bacer amables Iss verdades de la moral, impul- 
sando asi la civilisacion de los pueblos. Esie poeta parecía tan 
antiguo i los mismos griegos, que era proverbio, en tlemi'os de 
Plutarco, decir: fo to i«^<« yo dt anta que nuciese Teágnit. Su 
obra mU celebrada en la aotigdedad es el poema iniitulado Sen- 
teneiat eUgineúSt del que ae creen parte las Máxima» elegiacat, los 
Preceptos para arreglar ta tida, j las Paraneses. Aunque ban lle- 
gado i nosotros Lat urtot éa TkeógnU muj desordenados, con 
Interpoladonea de mano eitrafia, y con alteraciones maoiQcstaa, 
ion bof gratísimos al lector y embrlesan y cautivan su inimo. No 
rimó Tbeógnis, como Focilídes, iridos preceptos de moral : eS 
BU verdadero poeta. Las más bellas imágenes y Iss mis ciegan- 
tea formas embeUecen sus pensamientos, y con el fuego inspira- 
dor de Homero desaparece en las miaimas lo austero y desa- 
brido. 

Son InOnitas fas ediciones que cuenta nuestro poeta. La más fa- 
mosa es la de monsieur Brissonade, becba en Paria el afto de 1823 
por el librero Lefevre. 

(f ) grande cuidado en leer los libros dd pacientisimoiob; (Z.) 

(9) en manera alguna. * 

Cúptínta ptlnto. 

Ta qne moralmente» etc. (M.) 

(9) lo qve con mia brevedad te puedo decir provechoso y no mo- 
esto; («.) 

(4)aqndC0.r.i.B.¿.F.5.} 



SEPULTURA. 01 

gion de sus hijos. Bien sea verdad que algunos son 
más piadosos que doctos, y que consiente la devoción • 
muchos que condenará el buen juicio. 

Has de acudir con codicia á las conversaciones don* 
de se trata de cosas tocantes á la grandeza de Dios; 
que esto es recuerdo de los olvidndos dé! , y alimen- 
to de los que se acuerdan, y el alivio de nuestra pe- 
regrinación. 

Si es asi verdad que el cautivo y huésped en tier- 
ra extraña no se aparta del que le habla del lugar 
donde nació y de la casa donde vivia, y le da nue- 
vas de su patria, forzoso es que un alma eterna (que 
está cumpliendo un destierro en el cuerpo) se alegre 
y consuele oyendo tratar de su natural, que* es el cie- 
lo, y de su Gn, donde camina, que es Dios. No ta invi- 
dies ese bien, ya que no se le buscas ; tenga e*se con- 
suelo entre tantos trabajos, oiga nuevas del lugar para 
que nació ; lisonjéala con estas conversaciones, que 
todo resultará en tu interés. 

No hallo yo cosa tan ociosa en este mundo, ni tan sola 
como el gusto y el contento*. Nada hacen, con nadie es- 
t4n y nadie los halla. Cosas viles (cuya soiñbra es eUr- 
repentimiento) que los hurtan el nombre, eso si halla- 
rás. Digo cierto que no tendrá»gusto ni contento hasta 
que todas tus cosas hagas comuues á tu sustento y á la 
necesidad de tu prójimo, hasta que conozcas el bien y 
la grandeza que se encierra en la limosna. OGcio de Dios 
es : él te lo dio á tí, y tú lo das al otro. Tú eres para el 
po'bre lo que Dios para ti, y en pago es Dios para ti cada 
pobre. No te dio á tí tanto en darte la hacienda comeen 
darla necesidad al mendigo para que te hubiese me- 
nester. Si remedias la necesidad que sabes ó ves, aun* 
que no^te pidan que la remedies, haces lo que' debes, 
pero háceslo bien; y es digna de premio tu diligencia y 
tiene precio tu cuidado. Si te pide el pobre, no digas que 
le diste, sino que le pagaste; que el pobre*que pide al 
rico lo ^ue le falta y á él le sobra, mandamiento trae, á 
cobrar viene. Y advierte que la limosna no solo tiene 
caridad (5) y piedad, sino que merece el limosnero 
nombre de fiel, pues vuelve lo que le prestaron cuando 
se lo piden. 

Trampa hace á Dios el rico que no da limosna ; con la 
hacienda suya se alza, ladrones. Nolodirán : «levánta- 
te, criado bueno, porque en lo poco fuiste fiel ; )o te 
encargaré mayores negocios ó te pondré en el mayor 
puesto.» 

Si el hombre fuese el que trata sus negocios propios, 
podriajustamentedudar si tendrán próspero fin ó ad- 
verso; mas tratándolos Dios, no hay duda. Dice el Após- 
tol (6): «Si el Señor es con nosotros, ¿quién con- 
tra nosotros?» Imagina tú que hubiese algún género 
de mercaduría donde estuviese segura la ganancia por 
Cualquier camino que fuese, y que en nmguna mauera 
hubiese peligro de perder en ella ; que si se hundiese 
en la mar, ganase inuclio su dueño por haberse hundi- 
do ; si llegase sal va J ganase mucho, si la hubiesen ro- 
bado ladrones, si se abrasase ó gastase; al fin, que de 
cualquier manera se le recreciese ganancia, y que en 
todo tuviese logro : desta manera son los negocios del 
bueno, encargados á-Dios y gobernados por su mano. 
«Señor y Señor, Dios mió (dice el Profeta), en vuestras 

(5) aino qne merece (Z.) 

(6) Ad Rom., viii. 



n 



OBRAS DE DON FRANCISCO 



manos están mis suertes.» Si estuvieran en otras ma- 
, nos ó en las mías, dudara si me habían de salir buenas 
' ó malas ; mas estando en las de Dios, én su poder, sa- 
ber y misericordia, en todo doblas el caudal (i). Asfque, 
tu buena dicha solo está en resignarte todo en las ma^ 
nos- de Dios. 

Conviene pues que no te bagas juez de tu prosperi- 
dad ni adversidad, ni de los bienes ni de los males. Solo 
has de tener cuenta y estudio en la ley del Stñor, ena- 
morando cada dia más los ojos del alma, della. Para esto 
(2) ha de entrar en juicio con su conciencia, y oír della 
la amistad ó enemistad que tiene con el pecado. Con 
esta ley mide tus obras y pensamientos, y no le entre- 
metas en'lo demás, confiado todo de la voluntad de 
Dios, a Buscad lo primero mi reino (dice él mismo), y 
eso todd se os dará después (a).» 

Y es singular merced la que Dios hace al homl>re 
para darle mucho, mandarle que no le pida por su vo- 
luntad. Él, que es Dios (sin duda y con evidencia), será 
más largo en dar que el hombre en tomar del y pedir- 
le. Diipe, ¿supiera erhon>bTe pedirle que encamara? 
¿ Atrevi^rase á pedirle que muriera? No. Pues eso supo 
él dar y hacer por el hombre. Según esto, dejémosle á 
él el cuidado de lo que nos conviene. No le tasemos con 
deseos ni ruegos el mal ni el bien. Grande es la sober- 
bia del miserable hombre que sé atreve á poner lasa á 
tan gran señor para la manera de su prosperidad, que 
quiere primero mostrarle la medida y hechura de los 
bienes que ha menester, para que por ella sq los invie. 
Hombre loco, dime, ¿qué sabiduría es la tuya para dar 
consejo ala de Dios? ¿Qué bondad puedes tú señalar, 
que no sea miseria? ¿ Qué puede pedir tü pobreza, qué 
puedes -desear ni querer para tí mismo, que no esté mu- 
cho más largo en las manos del Señor que te crió y te 
redimió, y que en lo que quiero hacer por tí quiere 
mostrar quién es él? 

¡ Ciiánlo acertarías mejor si, con sospecha de ti y des* 
coníiado de tu poquedad, de ti mismo huyeses y de tu 
juicio, y te pusieses silencio para que tu cscaseza no te 
destruyese; y conliarle todo de quien emplea su sabi- 
duría, que es infinita, en guardarte; su poder, que es 
incomparable , en favorecerte ; sus tesoros, que son (3) 
inestimables, eiT honrarte; su bondad, en comunicar* 
tela; su justicia, en limpiarte; su misericordia, en darte 
el premio que por él mereces del mismo ! 

Entonces serás buen principiante en la filosofía cris- 
tiana cuando no rezares escondido y entre los dientes, y 
pidieres por los rincones á solas á Dios aquellas cosas 
que te da vergüenza que las oigan los hombres. Pídele 
á Dios lo que á su grandeza se puede pedir y lo que no se 
dedignará su mano poderosa jde dar: no hacienda, que 
esa es dádiva de los hombres; no oro, que le tiene la 
tierra ; no honras acreditadas de la. vanidad, que esa es 
invención de la soberbia; no venganzas, que esa^ son 
. persuasiones bestiales de la ira. Pide^ píos su favor, que 
es todo amable y todo poderoso; su gracia, en que estl 
toda la hermosura espiritual; stt misericordia y su au- 
xilio y su reino ; que estas son, no solo cosas que da él, 
smo cosas suya^s y para llevar á si los que las merecen. 



(1) y innancia. <Z.) 

(2) has de entrar en Jaldo con to conciencia (5.) 
(a) J«aih., VI, 33. 

(?) inomerabUs \Z,) 



DE QUEVCDO VILLEGAS. 

y pidiéndolas las alcanzan ; que son las por que se do* 
ben hacer votos. 

I Qué ceguedad mayor que ver al negociante usure- 
ro decU'Ie á Dios: «Señor, dame buen suceso en mi 
mal trato, y háréte veinte ó roás'sacrificíos; vestiré po- 
bres, baréte altares y imágenes! |0h atrevimiento! CU 
ignorancia! ¿A Dios pretendes honrar desta manera! 
¿Ofrécesie injustas dádivas, como si-iuviera necesidad 
dellas ? ¿ Das á quien pídese Más compras que das ; sos- 
pechosos hacestus ruegos ; por más cautelosamente que 
escondas en el corazón tu intento, lo has con quien te 
entiende (6). Cuando todo eso hagas, por ti lo haces; 
que á Dios nada le añades ni le das. ? si recibiere é^o 
que le ofreces aun justamente por reconocimiento hu- 
milde, favocecido «puedas, gusano vilísimo. 

:Así que, pios no tiene oecesidad de tus bienes para 
nada. En esto ya estamos (4) convenidos. Otra (5) ne- 
cesidad debe de quedar escondida en vuestro corazón, 
que es de ser honrado, de ser servido de vos. ¿Pareceos 
sin duda que le cogéis por necesidad, y que en tan gran 
cantidad de malos (que lo son con tanto extremo) estf- 
ma mucho que vos le hdgais una reverencia y que le 
confeséis por Señor, como necesitadoáe quien lo haga? 
No sois vos el primero que habéis caido en esta locura : 
vieja es y no vale más por serlo. Por el camino que vos 
camináis y os perdéis se despeñaron los que decían*: 
Templum Domini, Templum Dominii Templum Dch 
tnini est (c). Pensaban que porque en toda la tierra.no 
habia otro templo dedicado al verdadero Señor, sino el 
suyo en que le adoraban y sacrificaban, que Dios, co- 
mo puesto en n^esidad de honra y agradecido, les ha- 
bia de perdonar lo demás, y no habia de permitir fuesen 
castigados conforme al dicho de los profetas. Topado 
habernos con vuestra locura-en las cabezas destos, y vos 
no escarmentáis en cabeza ajena, pudiendo. Digo pues 
que tan poca necesidad tiene Dios de vuestra hacienda 
para sustentarse^ como de vuestra honra para ser hon- 
rado. Mucho querría que tuviésedts entendido cuan á 
su salvo tiene el Señor su gloría y su honra. Querer ser 
servido y glorificado de vos , ya lo hemos dipho, gran- 
dísima merced es, que os hace-; descúbreos el camino 
por donde podáis ganar más : cosa es debida para quien 
es, y gran misericordia para con los hombres. Tan co- 
brada está su honra, que no hay poder en el mandapara 
estorbársela ni escurecérsela. Vos mirad lo que queréis 
escoger ; si le queréis dar gloria y honra por el camino 
de su misericordia, de grado, que es lo que os estará 
mejor; porque si no, de su parle os digo que, aunque 
no queráis, se la daréis por el de su justicia y vuestro 
daño. No hayáis miedo que su gloría salga del, porque 
cuanto le quitáredes por la una parte, le daréis por la 
otra. 

Veamos pues (como dice Job) qué esperanza es la del 
hipócrita. Sepamos qué oración es la que reza al Señor, 
que tan confiado está en ella, sabiendo que para Dios ni 



ib) «Yo me rio y ano me congojo (decía santt Teresa de Jtsva 
i las monjas de Sao José , de Avila) de \u cosas qne aqut nos vie^ 
Den i encargar sapUqaem<^8 á Dios, bas^ pedir i so Majestad rea- 
tas y dinero; y algunas personas qne querría yo los repisasen to- 
dos... i Hemos de gastar tiempo en cosas qne, por ventura si Oioi 
se las diese* tendriamps an alma menos en el cielo?* 

(I) cooTencIdos. (f . ¿. 5.) 

(5) necedad (5.) 

{c) Jerem., vii,4t 



LA CUNA Y 
el infierno llene cubierto, ni la moerte. Demos qwp re- 
zas el Pater noster^ oración liecha por Cristo, donüe el 
que lia de dar enseña cómo le lian de ¡Tedir, qiie^segiin 
esto, los que rezan van seguros de no errar en el modo. 

' Sea pne3 asi que rezas esta oración, donde eslá toda la 
retórica y dulzura y eficacia del cielo. En lüs manos te 
tenemos; tú te has traído á la prisión, que dices : Padre 
nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el tu nom- 
hre, ¿Burlaste con 61 ó díceslo de veras? ¿Es cierto 
que deseas eso que pides, ó es cumplimiento? Si es lo 
segundó, engañarle quieres; por esta parte en eljazo 
éslás, y má^ verdadero me sacas que quisiera. Si lo pri- 
mero, ¿ cómo es posible que tú de verdad deseas la glo- 

> ría de Dios y la obediencia de sus mandamientos, y que 
hagas lo contrario? ¿Por qué no pones en elle las.mano^ 
si tésale de corazón, ó te das por vencido, diciendo : 
«Sfeñor, por los otros lo dig#, que na por rní ; ellos os 
santifiquen, mientra? yo os ofendo»? Vamos adelante. 
Venga 4 nosotros tu reino. Declarad lo- que queréis de- 
cir; sino, declararélo yo, si os fiáis de mí. Yo os declaro; 
así es vuestra intención : «Venga, Señor, vuestro rei- 
no ; mas en viniendo él^ huiré yo, por no entrar dentro; 
porque si quisiera ser morador del, venido es ya para 
mí.» ¿Qué decis en lo demás? Cúmplase tu voluntad 

* asi en la tierra £omo en el cielo. Mirad qué desea este 
hombre, y tomad el dicho á sus obras, que ellas lo re- 
zan desta manera : «Asf, Señor, se quebrante vuestra 
voluntad en el cielo, como yo la quebranto en ja tierra, 
para que así como yo vivo contra vuestros mandamien- 
tos, entre en vuestros reinos contra las leyes de vuestra 
justicia.» Pasa adelante, y dice con los labios : El pan 

'de cada dia dáno^ hoy , Seiior, y perdónanos nuestras 
deudas^ asi como nosotros perdonamos á nuestros deu- 
dores, ¿Qué digo, hipócrita? Contra tí pides con el co- 
razón. ¿Sabes lo que dices? pues oye á lo que haces : 
aNo nos perdones. Señor, nuestras deudas, así como 
nosotros no pe^donamos á nuestros deudores.» Y si te 
sucede todo así, ¿de qué le quejas? que tú lo mereces 
asi y lo alcanzas, aunque no lo dices así con la boca. Da- 
réis voces, dirás que no dices tal. 

Luego norezas verdaderamente ni de corazón. ¿Que- 
rías que de una manera se cumpliera la divina voluntad 
y de otra la justicia, y no en tí? Dcja^ hombre, de presu- 
mir codicia en la suma bondad, y no gastes muchas y 
vanas palabras cen quien lee los corazones; que él dijo 
que no está en el mucho hablar la oración. Bien puedes 
rezar c&n los ojos abiertos : (1) el corazón da voces, y 
siendo puro halla á bios siempre cerca de sí. El sabe 
tus necesidades, y él te las puede remediar. No cuides 
tú primero de otra cosa que de merecer que te las re- 
medie ; que no ha menester que se las digas con hipo- 
cresía para saberlas. 

Cree firmemente que los mandamientos de la ley de 
Dios sdn todos medicina para el alma y para el cuerpo, 
y que todos se encaminan á tu provecho ; y asi le fiarán 
más dellos, y te preciarás de obediente. 

No te dejes llevar de populares aficiones (2) y de in- 
vencioneros acreditados por el vulgo, cosa trabajosa y 
que distrae. 

No admitas otra declaración á las palabras de Cristo 
que la de la Iglesia romana, que es sola y verdadera 

(i) ¿(l€ 4Qé slnre torcer ^1 cueHo T El cónica (Z.) 
(S) j <i« iQf^oeiooei tcrediUdu ^2. B, L, F, 8^ 



LA SEPULTURA. 03 

iglesia. Y haciendo esto, verás que las cosas con que 
fueres bueno y agradable á Dios, y hijo de su ley, te da- 
rán salud y vida en el cuerpo y paz y gozo en el alma. 
Y sobre todo, atesora en tu pecho eltemor de Dios, qpo 
ese ledará valentía en las demás cosas , asegurará los 
sucesos de tu amor y el premio dé!, pues en el lemorde 
Dios empieza la sabiduría, crece el amor y se deshace el 
miedo de las demás cosas que nos hacen terribles las 
opiniones recibidas. Que Dios estará en todo suceso 
contigo, porque si él por su inmensa bondad busca al 
que huye del, ¿cómo puedes tú creer que se ha de es- 
conder del que le signe, estando convidando con- 
sigo mismo á todos, por ser él qfíicn hace nacer su sol 
sobre los buenos y sobre los mulos, y con cuya lluvia 
igualmente en la tierra se alimenta y creceja mies y los 
abrojos? Que á nadie niega sus bcnelicios ; que todos ha- 
llan en él abundancia de lo que han menester? ¡ Dicho- 
sos los que aprovechan en su servicio; y tristes de aque- 
llos que lo convierten en veneno contra sí propios, y 
fiados en su misericordia, la llegan á tal estado, que en 
hacer pruebas della gastaí) la vida, cuando ella no los 
halla capaces de sí misma, y la muerte, no esperada ni 
creída, los deja en manos del rigqr! 

Tú, pues que como cristiano vi ves y quieres morir 
como cristiano, haz en tu vidatodo lo que te parece que 
desearas haber hecho cuando te pineras. Y no aguardes 
á que ajena voluntad dispense en las coáas de tu salva- 
ción ; que si tú no fuiste bueno para tí, excusado estará 

' contigo el heredero que no lo fuere. ¿Quién puede Ser 
más cuidadoso testamentario de tu alma que tú mismo, 
á quien solo importan las cosas della? Pues según esto, 
todo lo necesario y forzoso y de alguna ippportancra 
hazlo tú en vida, y lo piadoso solamente (por ser fuer- 
za) fíalo de los hombres, que por haber hecho lo pri- 
mero, permitirá Dios que te sea leal el testamentario; y 
si te faltare, tendrás consuelo que no fué en lo más im- 
portante ni en lo que tú pudiste hacer. «Maldito sea el 
hombre que en otro fia;» maldición que cada dia se , 
cumple. ¿Quieres ver lo que contigo harán otros si 
mueres? Mira lo que tú hiciste con los que murieron y 
heredaste. Si lo sentiste, | qué presto llegó el consuelo 
con la hei-cncia, y cuánto procuraste (por aumento lu- 
yo) disimular en sus mandas y trampearlas ! Tú, que á 
Dios te encaminas en todo, para ir á él fia del solamente, 
y usa de las demás cosas sin hacer dellas más confianza 
de la que ellas dicen con sus fines y sucesos que mere- 
cen. (3) 

MODO DE RESIGNARSE EN LA VOLUNTAD DB DIOS 
NL ESTRO SEÑOR. 

Señor, pues tu poder me hizo de nada algo sin que 
yo lo pidiese, tu misericordia me haga de mulo' bueno 
cuando te lo suplico. Llévame á que obre tu voluntad, 
que el premio se debe á las buenas obras, si se hacen; 
mas tu gracia, que no se debe, precede para que se pue- 
dan hacer. Pues te llamo padre porque me lo mandaste, 
mírame como ahijo, dé quien eres juez. A tu tribunal 
alego lo flaco de la naturalezaque no*escogí ; al rigor de 
tus leyes, tu sangre. Señor, mi voluntad es mis delitos; 
mi entendimiento, mi fiscal; mi memoria, mi miedo; 
dentro de mi vive mi proceso y el testigo quo.siu res- 

(S) Fm. {¡EdicUn i$ ZgriQOUt, 1630. Ja todo ¡o que sigui fué 
§Ma4í4o en 1653.) 



94 OBRAS DE DON FRANCISCO 

poesía me acusa. Tú, que has do ser el juez^ eres el ¡ 
ofendido. Si m admites por imlidad mi madre i qne me 
concibió tn pecado, y la tuya, que fué concebida sin é\, 
la sentencia contra mi será pronunciada. Bien sé , Dios 
mió, que si me condeno^aré gloria á tu justicia, y si me 
salvo, á tu mÍ£>er¡iCordia. Conozco que, contra lo que de- 
bo, puedo ofenderle; mas confieso que MO puede dejar de 
glorificarle mi castigo. Para el descanso criaste al hom- 
bre, y la pena para los pecados del hombre. VueWe, Se- 
ñor, por lo que hiciste, que fué el hombre ; que el pe- 
cado el i'iombre le hizo y le cometió (a). Yo supongo que 
soy tan malo que me quiero condenar ; yo- sé que eres 
tan bueno que quieres que me salve. Para este aprieto 
gaardo el decir con tu boca en tu oración : « llágase tu 
voluntad, y no la mia.i» Oye lo que me conviene, no !o 
que merezco, pues quien pide salvación y comete deli- 
tos, no solo quiere que le den lo que no merece, sino lo 
que desprecia. Dame lo que sabes dar, quítame lo que no 
sé poseer. Si para asegurar las insolencias de mi mal- 
dad conviene ninguna hacienda, poca salud, coda vida, 
rengan de tu mano por tu misericordia la pobreza, la 
enfermedad y la muerte, y deje las lágrimas en la sepul- 
tura quien las estrenó én la cuna. Y en el número y con 
las circunstancias que están en tu memoria para el cas- 
. ligo mis pecados, pasen por tu muerte pira el perdón á 
tu clemencia, pues Dios todopoderoso me criaste, y 
hombre y Dio» todo enamorado me rendiste, y solo rei- 
nas en justicia y misericordia, y eres vida y verdad y ca- 
miho; y yo muerte y mentira y peregrino descaminado. 

POR LOS ENEMIGOS. 

Señor, muchos y poderosos enemigos me cercan : yo 

(a) - Volver por el pecado serii favorrccrle ; así Dios no vuelve 
sino por la justicia, y es siempre contra el perado, y siempre fa- 
vorable al pecador en pretenderle cooYerUdo.» (Jáuregui, comedia 
del Hetraiéo, jornada in.) 



DE QÜEVEDO VILLEGAS. 
suplico á tu bondad los disponga á ^e me perdonen, 
por el mérito que les ocasiono y consiguen amándo- 
me como tú lo mandaste; que yo» reconociendo mi 
maldad, no solo de todo corazón los perdono, antes 
con agradecimiento los reverencio, por la parte que do I 
tu justicia tiene en mi castigo la persecución que me 
hacen. Ordena, Señor, que yo sea su mérito y ellos mi 
enmienda, para que ni en su yeoganza ni en mi eno- 
jo se pierdan los méritos de tu pasión. Y juntos ea 
esta caridad, seamos, para tu glpria, obediencia pre- 
miada de tus divinos mandamientos. 

▲L ATtGBL DE LA GUARDA. 

Espíritu soberano, á quien pertenece mt guarda por 
la voluntad divina, que en este piadoso cuidado dis- 
tribuye las jerarquías d^ los ángeles para la tutela de 
los hombres ; tú, parte esclarecida de su eterna mili- 
cia, por la gracia con que permaneciste sin perder 
la silla que tantos ángeles perdieron, — te ruego que roe 
guies y defiendas de la maldad de mis apetitos, de U 
debilidad de mi naturaleza , de las insolencias de mi 
voluntad , de la malicia de los «pecadores , dd ejemplo 
de los malos, del poder de los tiranos, de la veogania 
de mis enemigos, de la invidia de los espíritus amo- 
t'mados, que no perseveraron como tú/y pretenden qud 
yo caiga como ellos. Ángel santo, yo no sé tu nombre 
para llamarte por él , mas sé tu oGcio para valerme 
del. Atiéndeme de suerte que mi alma logre tu cui- 
dado, y mi vida tu inspiración, para que por ti eii la 
gloria restaure tu encomendado el Ingar que perdió tu 
compañero, y tú goces el fruto de tus advertímienlos, 
y yo el de mi obediencia ; porque yh coqtigo y por tu 
inspiración merezca el reino de la paz y de la* gloria. 
Así lo conceda el que te crió con su poder y me redi- 
mió con su sangre. 



DOTRINA PARA MORIR "'. 



MUERTE Y SEPULTURA. 



Recelar decir á vuestra merced que se muere, es 
acusarle el discurso de hombre y negarle la razón. 
Bien claro se lo dijo el primer instante de su nacimien- 
to. ¿Qué dia se lo ha callado? ¿Qué hora, qué instan- 
te no ha sido cláusula con que el tiempo ha pronun- 
ciado á vuestra merced esta ley, que llama sentencia? 
Señor, vuestra merced está ya fuera de la porfía de los 
remedios y de la presunción de la medicina. Ya los 
médicos reconocen que esto por la enfermedad ha ve- 
nido á ser paga y^ restitución á la naturaleza ; vuestra 
merced reconozca .la justicia, y no haga pleitear á la 
tierra lo que la debe. Prevéngase vuestra merced, obe- 
deciendo á san Pablo : (2) «Arrojemos pues las obras 

(1) VDIRTB T SSPOLTDllA. (A. B, £. F. S.) 

(2) Abiiciamas ergo opora tencl)raraD, et lndaa»or arma laeis. 
(id rm,^ xui, 11) 



de las tinieblas, y seamos fortalecidos con las arroai 
de la luz. » Menester es desnudarse de las tinieblas 
quien se quiere vestir de claridad. Debe vuestra mer- 
ced oír lo qne le digo, con gozo y no con tristeza ; reS' 
tituir con dolor es negar; obedecer con lágrimas y 
gemidos no es virtud, sino villanía (3) : «Los gae vi- 
vimos en este tabernáculo gemimos, porque no que- 
remos ser despojados, sino sobrevestidos de tal mane- 
ra, que sea lo mortal incluido en la vida. 9 Quisiéra- 
mos morir sin muerte, y que la vida nueva comutara 
en si la ya cansada y caduca. Vuestra merced dé bue- 
nas nuevas á su alma y á su cuerpo ; al uno se le pre* 
viene descanso, á la otra libertad. Necedad es teme/ 

(3) Qai samni in hoc taberaacolo, ingemisdmos granti : ^ 
qood. oolumos spoliari, sed «operreitiri; ot absorl^eatar 4o<^ 
moríale est, a tíU. {Episi. u a4 ccr,, v. 4.) 



LA CUNA Y LA SEPULTURA. 



M 



lo foneoso, y delito negar lo debido. Ya, señor, se acá- 
Won todos los negocios ; la Jiacienda se queda, la sa- 
lud nos fotiga, la vida nos deja. Solo bemos de tratar 
de calificar el oWido para los unos y el desprecio para 
los otros. Toda la vida se han llevado aquellos cuida- 
dos; levantádose lian con las horas aquellas vanida- 
des y distraimientos. Demos á la conciencia esto que 
ya sobra á todas estas cosas referidas, y no le aflija i 
vuestra merced aquel desperdicio de tantos años, abre- 
viado en este punto, que nos aguijan los accidentes y 
parasismos. Oiga vuestra merced á san Pedro Crisó- 
logo cómo lo anima, de qué manera le exhorta (i) en 
el sermón xui (2) : «EsU es la grande y larga y sola 
misericordia de Cristo, que guardando todo el juicio 
para un dia, diputó todo el tiempo para las treguas 
de la penitencia, para que la parte que de los vicios 
recibe la niñez, arrebata la mocedad, i'ecoge la juven- 
tud,— (3) ó la corrija la vejez, ó por lo menos enton- 
ces (4) le pese de haber pecado, cuando siente que ya 
no puede pecar ; y deje el reato, cuando el reato le hu- 
biere dejado á él ; bagado la necesidad virtud ; muera 
inocente quien todo vivió en delito.» ¿Qué hay que 
temer con esta misericordia que nos perdona, si de- 
jamos el pecado ; que nos admite, si el pecado nos de- 
ja; que guarda todo *el juicio para un dia, y todos los 
dks para espacio, plazo y espera del arrepentimiento 
y de la penitencia? Apadrinado deste consuelo, vengo 
á decir á vuestra merced que su vida va acabando de 
ser muerte para empezar á ser vida. Asi lo espera 
vuestra merced en los méritos de la sangre de Jesu- 
cristo, en la intercesión de los santos, en el patrocinio 
de la Madre de Dios. No me acuerdo de obras ni virtu- 
des, que no es ocasión de conGar por nosotros ; menos 
de (lesconfíar con los tesoros de la clemencia divina. 

Vuestra merced está ya en estado que habiendo 
muerto la salud propia , la enfermedad está para aca- 
barse. Óigame vuestra merced con atención, y empie- 
ce á militar contra los enemigos invisibles, pues nos 
representan la batalla. Hagamos primero una confe- 
sión fervorosa y ardiente, que proteste cuál estandar- 
te seguimos. 

«Señor mió Jesucristo, Dios y Hombre verdadero : 
Yo, miserable gusano, que habiendo pasado tantos si- 
glos antes de mi nacimiento sin ser algo, el haber sido 
algo y ser tierra y ya ceniza es prodigio para la inca- 
pacidad de mi miseria; confieso á ti por Dios todo po- 
deroso en lo que haces , todo misericordioso en lo que 
perdonas, todo enamorado en lo que padeciste , todo 
justo en lo que juzgas. Te confieso por mi criador y 
por mi redentor ; te oso llamar padre, porque tú me 
lo mandaste ; te pido perdón de todas mis culpas, por- 
que tú (5) le prometes al verdadero arrepentimiento. 
• 

(1) tn et sermón lUiJ. (D. Y. A. B. F.Hra el semon 63. (t. S.) 

(i) Hafc Mt CbrisU magna, larga, sota misericordia, qoae Jo- 
dicioffl omne io diem senravlt nonm, et bomioi totom lempos ad 
poeoitentiae dcpotavtt loduclas ; ot qood de tIUís InfanUa so- 
scipit, rapitadolescentia, toTadit Joventos, eorrigatvel senecios: 
et de l^eccito, vel tooc poeoileat, qoando seiUl Jam se noo posse 
peecare, el loac saltem, realon deseral, qoando Uium retlqoerít 
jan reatos : (aclat de neeesstltfte virlolero , moriator ioooceos, 
qoi lotos vixlt lo crimine. 

(3* ó lo (D. y.) * d la comió ea la tejei (F.) ^á\% C9rrljt| d 
por lo meooe (A, 0. £.) 

{l\ les i0. L. 5.) 



I Y protesto que sola es alma mía y jsentidos y poten- 
, cias las que siempre te (6) confesaren, adoraren y fir- 



memente creyeren todo lo que cree y enseña la san* 
ta y sola y verdadera Iglesia de Roma. Y es declara- 
ción que si alguna potencia ó sentido mió desesperare, 
confiare sino en ti , dudare ó consintiere en algo que 
sea contra esta verdad, — (7) que confieso que no es mió 
y le atego, y le desmiento y le acuso, y declaro por con- 
denado, como el enemigo invidioso, que en estos tran- 
ces siempre usa destas armas, por acompañar á costa 
de tu sangre su desesperación. » 

Ya, señor, que nos habemos declarado, y tenemos 
hecha tal protesta, que ha de ser nulidad cuanto el 
demonio maquinare contra la valentía cristiana con 
que vuestra merced se defiende, entremos con él en 
el campo. Si dijere : «Hombre, que esperas salvarte, 
concebido en pecado; y tú, pecador gravísimo, en tri- 
bunal de Dios, coya justicia halló mancha en sus án- 
geles (á quien nada es oculto, ante quien tiemblan li^s 
potestades y los serafines), ¿no te contentas de sef pe- 
cador, sino que añades tal insolencia como entrar en 
juicio con aquel á quien David decia que no entrase 
con él enjuicio?» Respóndale vuestra merced con el 
propio profeta, y dígale : (8) «Yo diré : Aparta, Señor, 
tu cara de mis pecados, y mírame en tacara de Cristo 
lesus. » 

Malo soy. Señor; mis diré con san Pablo: (9) «¿Para 
qué pues, como hasta entonces fuésemos enfermos 
según el tiempo. Cristo murió por nosotros? ¿ Apenas 
alguno n^uere por el justo; acaso atreveráse alguno 
á morir por el.bueno? Encomienda Dios su caridad 
en nosotros, porque como fuésemos pecadores, según 
el tiempo, murió Cristo por nosotros. Mucho más se- 
remos justificados en su sangre, ahora salvos de su 
ira por él. Pues si cuando éramos enemigos nos re- 
conciliamos con Dios con la muerte de su Hijo, ahora 
reconciliados, mucho más seremos salvos en su vida.» 
¿Qué con fianza no nos es lícita por la sangre de Cristo con 
estas palabras del Vaso de Elección? Juntemos, pues, 
á estas las de san Juan en la epístola i, cap. 1, donde 
aconsejando y enseñándonos, dice io que el ángel amo- 
tinado y rebelde nos propone cuando nos tienta: (10) 
«Si dijéremos que no tenemos pecado, nosotros pro- 
pios nos engañamos, y en nosotros no hay verdad. 
Si confesamos nuestros pecados, fiel y justo es para 
perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda 
maldad. Si decimos que no hemos pecado, hacémoále 



(6) eonfesaron, adoraron y firmemente creyeron (7.) 

(7) confieso (5.) 

(8) Avene facica toam k peccatls meis : et réspice io fieieoí 
CbrisU toi Jeso. 

(9) ¿Ul qoid enim Christos, eom adhoe iofirml essemos , secoo- 
dom lempos, pro impiis morloos est? Vix enim pro Josto qois mo- 
ritor : nam pro bono forsitan qois aodeat mori. Commeodat aotem 
cbarítatem soam Oeos.in nobis : qoonlaa com adboc peecatores 
estemos» secandoA lempos Cbrislos pro nobts morloos est: molió 
l|Ítor magis none jusiiÜcaU in sangoine ipsins, salTi efimas ab 
ira per ipsom. Si enim com iotmici essemos, reconciliati somos 
Deo per mortefii Filii ejos ; molió magis recoacUiaU, salvi erímos 
Ib viu ipsios. 

(10) Si diferimos qooniam .^eceatom non babemos ; ipsi nos 
ledodmos, et veritas in nobis non est. Si cooflteamor peccata 
noatra; fldelis est et jostos, ot remltut nobis peecata oosira, et. 
emondet nos ab omnl tniqoitate. Si dixerimos qooniam non pee- 
eavimos; aeaáacem Aciipas tm, «t verbom ejos nos est ia 
nobis. 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 
j su palabra no está en nosotros.)) «¿Cómo el padro podrá dar á sus hijos males por bie- 



96 

á él mentiroso 

Pecadores somos, y en el hombre que es-mcntira (Om^ 
nis homo mendax), solo esto es verdad. Así lo con-, 
íiesa vuestra merced con san Pablo, y con san Agustín, 
que dice: (4) «Üe su cosecha no tiene el hombre sino 
peca ilü y meatira.)) No solo le conQesa vuestra merced al 
enemigo que ha pecado en algo, sino en mucho, antes 
en todo; no solo que es pecador, sino todos los poeedos. 
Esto es acusarse á sí , y vencerle á él. No quería él pe- 
cados de vuestra merced para que loi confesara á Dios, 
sino para que por ellos desesperara de su misericor- 
dia ; eso quería. Mas consecutivaniefite san Juan , el 
querido, el que primero se recostó en la cena Iras 
su maestro Dios y Hombre , en el capitulo u de la 
misma epístola dice así: (2) «Hijos mios, esto os es- 
cribo para que no pequéis; pero si alguno pecare, 
acerca del Padre tenemos á Jesucristo abogado jus- 
to, y él propio es sacrificio por nuestros pecados.» 
Este desesperado, que ni se puede arrepentir ni en- 
mendar, con la verdad no se convence, antes se irrita ; 
dirá : « Dios no quiere que pequen los hombres ; él man- 
da que no pequen; ¿cómo salvándote, pecador, contra- 
dirá lo que manda?» Respóndale vuestra merced y cas- 
tigúele : «Los hombres no lo hacen, que son frágiles y 
vengativos; tú no Ío aconsejas; tú no quieres perdón 
para algunos, pues ni para tí le quisiste. Dios, que 
es sumo bien y suma verdad,* y como es suma jus- 
ticia es suma misericordia, manda que no pequemos, 
murió por nuestros pecados; y pecando siempre, á. 
nuestra confesión y dolor eslá rogando con el perdón. 
Que otro no haga lo que Dios hace^ que nadie sea 
como Dios, bien lo sabes tú; caro te cuesta-: ¿Quis 
sicut Deus? ¿Quién como Dios? Mi defensa es hoy 
contra ti lo que fué tu sentencia cuando empezaste á 
ser contra Dios : yo te repito lo que Miguel te dijo.» 
' El con ansia confiada dirá : « ¿Tú , lleno de maldades 
y de torpezas, irás á la gloria, y estarás destusando 
con Pedro y con Pablo?» Respóndale vuestra merced : 
«No iré, si eso fuere, sino con el ladrona quien, para ani- 
marme, dijo': Hodiemecum eris in Paradiso. Allí veré 
á san Pedro y á san Pablo; y en el uno me será con- 
suelo la negación, y en el otro la enemistad que an- 
t(^ de convertirse tuvo con Cristo. El miró al uno y 
llamó al otro; yo espero en su sangre que también 
para mí tendrán vuelta sus ojos y eficacia su voz. 
El es mi Padre, él me mandó que lé llamase con 
este nombre; yo le alego á tu pesar estas palabras aue 
dijo, y refiere san Lúeas : «Quien de vosptros pide 
á su padre pan, ¿por ventura darále una piedra? Y 
si le pide un pez , ¿ por ventura en lugar de pez 
darále una serpiente? O si pidiere un huevo, ¿por 
ventura darále un escorpión? Pues si vosotros^ sien- 
do malos, sabéis dar cosas buenas á vuestros hijos, 
. ¿cuánto mejor vuestro Padre celestial dará buen espí- 
ritu al que se lo pide?» No puedes negar que estas 
palabras no. son'del Padre celestial, que las dice á 
todos los que como yo le llaman. Yo le pido perdón, 
y tú me quieres persuadir que él me dará infierno. 
Yo digo con san Pedro CrisjSlogo en, el sermón lv: (3) 

(1) De sao non babet homo nlsl peceatnm, et mendaclam. 
. (2) FilioU mel, baec scribo Tobis, nt non pecceUs. Sed et 8Í 
qnis peccaverit , Advoeatom babemas apnd Patrem , Jesam Gbris« 
Moa jastam: et ipse est propttiatio pr9 peccaUs nostrto. 

(5) Qaomodo Pater» 



nes, estando él dispuesto á padecer por ellos lodos 
los males?» Pcrdonaráme el Padre celestial luego, áí 
yo acudo á él coil verdadero dolor. 

Y si dijere á esto el enemigo que con qué confianza 
se promete vuestra merced esto, respondenl san Pedro 
Crlsólogo, sermón u: Qua spe? qua fiducia? quaeon- 
fidentia? qua spe? (el propio santo lo pregunta, ?el 
mismo responde) Illa quapaier est, Ego perdidi^ quod 
erat filii ; Ule, quod patris est, non amisü^ Diga vues- 
tra merced : ^Yo perdí por mis pecados4o que me podia 
valer por ser su hijo; mas él por su amor* no perdió el 
ser padre.» No tardará en perdonarnae ; pbrque como 
dice el propio santo llamado palabra de oro, en el ser- 
món lu : (4) «¿Veis que no ve los delitos la fuerza del 
amor? El padre no sabe qué es misericordia perezosa.» 
Falto de rabones acudirá el demonio á la desespe- 
ración con insolencia sacrilega, y dirá : «Serás llevado 
á los infiernos.» Responda vuestra merced : (í>) iMi ca- 
beza está en el cielo.» Si le replicare : aCondenaráste,Q 
responderle : «Tú condenado eres, no condenador; ene- 
migo y acusador, no juez.» 
P, «Muchas legiones de demonios esperan tu alma.» 
R, Desesperara si no me socorriera qiiicn venció y 
castigó vuestra tiranía. Vosotros; que no esperáis cosa 
buena y sois desesperados, ¿esperáis mi alma? Los án- 
geles, que son milicia de Dios, la defienden; los santoSi 
que gozan de Dios, la amparan; la Virgen María, que 
es madre de Dios, intercede por ella; la sangre de Cris- 
to y su pasión la fortalecen. 
P. «Van» esperanza te alienta.» 
R, Dios es verdad, y no puede mentir; y tú eres el 
padre de la mentira y el principe de las tinieblas. 
P. «Lo que dejas ves, y no lo que esperas.» 
jR. Lo que veo es mortal y perecedero ; lo que no veo 
es eterno. Más verdad dice la fe que los "ojos ; mejores 
ver lo que no miro, por las promesas de Jesucristo, que 
seguir lo que aparentemente engaña mi vista ; tú me 
quieres cegar el alma, y que solo vea con el cuerpo. 
P, «Desdichada cosa es morir.» 
• /?. Bienaventurados los que muerea en el Señor. En 
todo mientes ; .morir es descanso del cuerpo y justa 
restitución á la tierra de la parte que me ha prestado; 
es libertad del alma, que en ciería manera resi^cili. 
Tú me engañaste cuantas veces he creído que nací á 
vivir, pues en naciendo empecé lá muerte. Hoy no mo 
engañarás, que espero que muero para nacerá la que 
solamente es vida. 
P. «Dejas el mundo y sus deleites.» 
/{. En eso no me tientas ; por amenaza mé dices lo 
que merecía albricias si me las pidieras. El mayor be- 
neficio de la muerte es sacar al hombre del mundo y oe 
sus gustos. Por ahí empieza á ser vida. Mi dolor^ q"^ 
no le dejó yd, antesque la enfermedad y el tiempo me 
le quitasen. 
P. «Dejas los amigos.» 

R. Ejercitas tu natural, que es no decir verdad; no 
los dejo, adelantóme dellos poco espacio, para Degar 
donde ellos caminan tan aprisa. El aire que los de- 
tiene en esta vida, los embaraza; y la duración de su 

(A) ¿VideUs quU dcUcta non vidcl lis tmoris? Tardam m^^^' 
eordlam pater ncscit. 
CS) Capat meom in cbelis est* 



LA CUNA Y LA 
salad es estorbo para desnudarse desta cárcel, qne yo 
dejo. La muerte no es pena, sino ley; es mandamiento 
de soltura para la alma, que deja estos gusanos que la 
sirven de grillos» y esta ceniza á que está amarrada. 
Pena fué del pecado; desembarazo es del espíritu ; si 
mis amigos son cuerdos, invidia me tendrán quedán- 
dose; si yo soy bueno, lástima tendré de que se 
quedeif. 

P. «Dios, que te quita y arranca de tu mujer y de 
la compañía, y la deja viuda; de tus bijos, y los deja 
huérfanos, ya te empieza á condonar.» 

R. Dioses padre de huérfanosy juezdelas viudas (1). 
Según esto, no pierden mis bijos padre , antes mejoran 
del ; mi mujer no queda viuda, pues si Dios es padre de 
sus bijos, mejor es tener á su divina Majestad por juez 
que á mi por marido. Yo le doy muchas gracias por la 
inefable merced que mo hace de encargarse, siendo 
Dios todopoderoso, eterno é incomprehensible, de la 
familia de tan miserable criatura. Y yo, no solo le dejo 
obediente la mujer y los hijos que me quita, antes so 
los doy reconocido, y se k^ ofrezco de todo corazón, 
por no aguardar que la muerte, que es cobrador de 
Dios, me ejecute por lo que yo le debo. Señor, yo pago 
agradecido, y no apremiado; y en esto que dejo y vos 
recebisde mí en este paso, conozco vuestro amor, y se- 
nas en su efeto de la salvación que espero por vues- 
tros méritos; pufi^ como dice san* Agustín: (2) «Tales 
nos ama Dios, cuales hemos de ser por su dádiva, no 
cuales fuéramos por nuestro mérito.» 

^- «¿Qué sabes t& lo que será de tu alma, ni dóndo 
irás?o 

A. Yo no sé dónde iré : por mis pecados merezco 
ir contigo ; por mi dolor y por la sangre de Cristo, y 
intercesión de Ifi Virgen y madre de mi juez, y por los 
ruegos de los santos, y por la solicitud de los ángeles, 
y eGcacia de los sufragios de la Iglesia, espero que no 
iré donde tú fuiste porque^esesperaste. Tampoco sé lo 
que será de mí en cuanto al juicio; más sé que le costé 
á Dios más que tú, pues al criarme añadió el redimirme. 

P. « Mira que con la ^da se acaba todo ; que no hay 
otra vida.» 

R, Mientes en eso, como en todo, (3) pero con mayor 
desvergüenza. Yo creo la inmortalidad del alma y la 
vida perdurable, que nunca se acaba para la pena ó pa- 
ra la gloría. Esta perdiste tú ; estotra que niegas, la pa- 
deces; y tu condenación eterna es argumento contra 
tu falsa dotrína. Eterna es mi alma, eternas penas me- 
rezco por mis pecados, eterna gloria espero por la san- 
gre de Jesucristo. Hizo eterno tu castigo tu culpa, y 
¿no había de haber eternidad para mi alma, haciéndola 
Dios, que Ui inspiró en mi cuerpo; para mí, que me 
arrepiento como puedo, ya que no como debo? ¿Hay 
y habrá otra vida para tí, que pecaste sobre el peca- 
do con la obstinación? (Es verdad que no bay otra 
tida, sino otra muerte sin fin y sin consuelo. ) Tú per- 
diste ya el imperio de la muerte ; por eso muriendo 
estoy fuera de tú jurisdicción. San Pablo lo dice así : (4) 
«Para que la muerte destruyera al que tenia el impe- 

(1) Pater orphiBormD, el Jodei flditram. 

(9) Tales sos anal Uens, qsaleí fatori •«mu Ipaios doBo; noa 
qttalea Mtuo meriio. 

{Z\ perro, (f.) 

(4) Ad Uebr., 1 Qt pnmwUm deitrueret ean, ni babebat 
»orUs Imperivín, id est, dlabolaa, i 



SEPULTURA. 97 

rio de la muerte, que es el demonio.» Según esto, ya 
no llenes jurisdicción en esta hora, ni puedes negar 
que no habla contigo, pues te nombra. Yo he de resu- 
citar á otra vida eterna, na 16 dudo ; Grme y verdade- 
ramente lo creo, y de tal suerte, que si se puede de- 
cir, merezco por ello el premio que se gana por la fe. 
Delante de los ojos me ba mostrado este arlículo san 
Pablo y los apóstoles : ellos vieron resucitar á Jesu- 
cristo; y le vieron, con multitud de judíos, que resucitó 
á Lázaro; y otros vieron resucitar muertos á estos san- 
tos apóstoles; y toda la habilidad de la naturaleza con- 
siste en solas resurrecciones, y no hay cosa que sea, 
que no resucite de lacorrupcioffy muerte de otra. San 
Pablo á los de Corinto : (5) «¿Dirá alguno cómo resu- 
citarán los muertos? ¿Con cuál cuerpo vendrán?i^ Res- 
ponde : (6) «Necio, loque siembras, bi primero no mue- 
re, no renace.» Luego yo siembro este cuerpo y esta 
miserable vida ; que si no pasa por la muerte y la 
corrupción, no puede renacer. 

¿Lo que es agricultura de gloria llamas tormento y 
miseria? Por eso te llama necio el doctor de las gen- 
tes, y dice más adelante : (7) «Siémbrase en corrupción 
y resucita incorruptible; siémbrase en oprobio, y re* 
suelta en gloria ; siémbrase en flaqueza, y resucita en 
virtud; siémbrase cuerpo animal, y resucita cuerpo 
espiritual.» Y esto porque el propio santo nos lo en- 
señó cuando dijo : (8) « Y lo que siembras no es el 
cuerpo, que ha de ser lo que siembí;^ sino un grano 
desnudo como de trigo.» Este articufo de la fe cató- 
lica nos le enseñan en las hazas los gañanes. El labra- 
dor no siembra el grano yloenticrra para que vuelva 
á renacer el propio grano ; antes para que con su cor- 
rupción y muerte resucite en espiga viviGcante. Así 
dice san Pablo, que no sembramos estos cuerpos en la 
tierra, ignominiosos, flacos y corruptibles, para que 
renazcan y resuciten con la misma miseria, sino para 
que se levanten los propios, nobles, incorruptibles y 
espirituales : (0) «El primer hombre Adán fué hecho en 
alma viviente, y el postrero Adán in anitna vivifican* 
to.» Aquel terreno me siembra y me cnlierra, y este 
¿egundo celestial me vivifica. Por esto, aunque me 
siembra la muerte por el pecado, no he de ser. cose- 
cha tuya, sino del postrer Adán, para quien fui semi- 
lla y cuyo soy -de todas maneras. Enemigo, no voy á la 
tierra de asiento, sino de paso ; la muerte me renta- 
va, no me aniquila ; sepulcro se llama la que tiene 
obras de cuna. Tiene prodigios en fertilidad y suce- 
sión sin fin la esterilidad de la llama (que tiene pro- 
piedad de consumidora, y no de fecunda ), ¿ y será esté- 
ril la tierra, que siempre y de todo es madre, que es 
el vientre de la naturaleza, de quien décienden todas, 
las sucesiones de los elementos? Hacen los elementos 
esta fineza con un pájaro, ¿y negarásela Dios á un hom- 
bre? Si lo fundas en que este cuerpo es de tierra y de 

(5) !» cap. i5. Sed dicet aliqnis : ¿Qnonodo resnrgnnt mortoi? 
4QaU?e corpore venient? 

(6) losipieot ia,quod seminas non Tivifleator alsl pridsitto* 
riator. 

(7) Semlnator In eorroptlone , snrget In Ineomiptlone. Semina. 
Ur Id ifnoblllUle, snrget In gloria. Seminaior in loflrmltate, sor- 
f el in virtnte. Seminatar corpna anímale, sorget eorpns spirituale. 

(8) Et quod seminaa, non corpus» qnod futurum est seminas, 
sed nadam granom, nt pnta triUci. 

(9| Sleot scrlpiom est: fados est primos homo Adam In anlmam 
TlTentesB, aovissimos Adam in spiritua viviflcaotem. 

7 



Od ó6tlAS DE DON FRANCÍSCO 

lodo> enfermo y poseído de infinitas miserias, oye al 
santísimo padre Cirilo Hierosolimitano en la Cat¿che- 
8ts lY, tít. Del cuerpo: (i) «No consientas que alguno 
te persuada que es ajeno 4e Dios este cuerpo : luego 
cosa de Dioses; y asi también mirará por él, y no con- 
sentirá que sembrado en la tierra, sea para el resuci- 
tar de peor condición que el grano de cebada.» Oye# 
enegiigo, á tu pesar, la docta y elegante persuasión 
deste santo padre en la dicha Catechesis, tit. De Resur' 
rectione : 

«Que trates modestamente Cu cuerpo te aconsejo, 
porque con el cuerpo resucitarás en el juicio; pero si 
alguna mala imaginaron se te atreviere al entendi- 
miento, como que esto no pueda ser, de aquellas co* 
sas q^e en ti son puedes ver las que no parecen. Dime 
tú propio á mí , ¿adonde estabas abora cien años? Ima- 
' gina de cuál pequenez y de cuan vil sustancia , en tan- 
ta grandeza de estatura y en tanta dignidad de belleza 
bas crecido. Después desto, quien pudo lo que no era 
producirlo para que fuese algo, lo -que ya es cuando 
cayere, ¿no lo podrá restituir, para que vuelva á ser?» 

Quien el trigo, que por nosotros se siembra morti- 
ficado, resucita cada año, ¿por ventura á nosotros, 
por quien él propio resucitó, no podrá resucitarnos? 
Ves tantos árboles cuántos meses están sin flor, hojas 
ni fruto, que pasado el invierno reviven como de la 
propia muerte, ¿y podrás dudar que nosotros no re- 
sucitaremos más fácilmente? 

La vara de Iffisen por la voluntad de Diosse mu- 
dó en serpiente, forn>a tan disparatada de la suya; ¿y 
el hombre cayendo, no se restituirá en s! misrño? Yo 
no lo dudo, ni consiento contigo, que me aconsejas 
que no lo crea; y hay eternidad á tu pesar, para ti, que 
la acomodaste á los tormentos, y la ha de haber para 
mí, que espero emplearla en alabanzas de la miseri- I 
coidia de Dios. | 

Señor, en esta parte de la in mortalidad nojie sido 
largo, sino forzoso. Este es el barranco donde muchos 
se hunden y pierden el camino. Aquí los entendimien- 
tos sensuales y brutos se dejan convencer del pecado 
y se aprovechan de las dudas de tos sentidos, para li^ 
ceuciadelos apetitos. Dé vuestra merced á Dios mu- 
chas gracias que lo ha dado su auxilio para vencer la 
mejor munición del contrario, y no entienda vuestra 
mtrccd que hemos acabado con él. En otra senda más 
peligrosa veo que tiene á vuestra merced prevenidos 
iuzoá con otro nombre, y que disimulan el serlo. Ya 
le veo desbaratado de la parte de las amenazas y temo- 
res, muy entremetido con su entendimiento de vues- 
tra merced y con su esperanza, mudando lenguaje paYa 
no ser conocido, decirle : «Bien haces en esperar sal- 
varte, pues has hecho buenas obras y se les debe la 
gracia.» 

Señor, mal se cubre con rebozo tan corto, tanto ene- 
migo. El es (2), y ahora peor. Respóndale vuestra mer- 
ced con san Agustín : (3) «Premio se debe á las buenas 
obras, si se hacen ; mas la gracia que no se debe, prc- 

(1) Non ptUiris Ubi ^ quoqaam persoaderi, qaod alienam sUk 
Deo corpos hoe. Qui enim aüeDum efse I Deo corpus crcdebant, 
tanquam tUeno qaodam vaae la scortaüonedi ipso facile abasl 
Bunt. 

(2) malo, y ahora (S.) 

(3) Nerces debetor bonis opeilbos «I flant; i^d graUa, qoae non 
iebetor, praecedit, at flant. 



DE OUEVEDO VILLEGAS. 

cede para que se hagan. » Luego si hé hecho algo he- 
no, que lio lo hallo, al que me dio la gracia para que 
lo hiciese se debe. De mis obras, en diciendo que son 
mias, solo me defiende el arrepentimiento que tengo 
yo de mí. Cuanto he hecho mal, lo hetodiciado hacer, 
si algo he hecho bueno, entendí que era malo cuando 
lo hacia y fu! veneno de las virtudes. Y asi ^ido á la 
divina Majestad perdón de todas mis obras y pensa- 
mientos y palabras, y de las buenas palabras y obras y 
pensamientos que por ser buenos desprecié. Y os pi- 
do. Señor, perdón, apadrinado de las afrentas de tucs- 
tra pasión, de todas las malas obras de que me acuer- 
do y de todas las que no me acuerdo, como eslán eo 
vuestra memoria, y de la insolencia de no acordarme 
de cosas que han sido en vuestro deservicio. Señor y 
Dios y Padre, perdóname los pecados todos que contra 
ti he cometido, y los que he ocasionado y los que be 
cometido contra otros. Y aunque me los hayan perdo- 
nado, te pido. Señor, con voces del corazón, que me 
perdones el mérito que en su mortificación, al perdo- 
narme las injurias que les hice, les ocasionó mi inso- 
lencia. Y porque no se esconda alguna cosa de tu per- 
don, perdóname. Señor, todo cuanto sabes qoeeo mí 
necesita de tu clemencia. 

Señor, en remitiéndose el hombre á Dios, nada pue- 
de errar ; cara le ha salido la tentación at demoDÍo; no 
era esto lo que él qu^ria; solicitaba satisfacción, y halló 
reconocimiento. 

P, «Mucho has ayunado, y el ayuno es muy po- 
deroso.» 

R. Tú no dices la verdad por decirla, sino por des- 
honrarla, haciéndola servir á una mentira. Poderoso 
es el ayuno, es verdad ; mas que yo he ayunado ma- 
cho, no lo es. Ayunos llamas los mio^, porque tú los 
quieres así , y si yo no los llorara y los alegara, hecho 
liabias tu hacienda. Yo confieso que muchas veces no 
he cenado ni comido, mas esto antes ha sido ahorro que 
ayuno, y miseria que virtud, porque como dice sao 
Pedro Crisólogo : (4) a Quien ayunando no da su co- 
mida, sino la ahorra, prueban que ayuna á la codicia, 
y no á Cristo; porque esta miseria, cuanto enflaquece 
el cuerpo, engruesa la bolsa.» 

Yo ayunaba y no comia, ni daba de limosna al pobre 
lo que excusaba aquel dia de gasto ; esto no fué ayunar 
yo, sino matar de hambre al ayuno y de sed, pues co- 
mo dice el propio Santo: (5) «Hermanos, el ayuno 
muere de hambre y sed, si el alimento de la piedad no 
le sustenta, si la bebida de la misericordia no le riega: 
hiélase el ayuno, el ayuno perece, si el vestido de la 
limosna no le abriga.» Ves aqui que mis ayonos han 
sido hambre y sed del propio ayuno, y desnudez y muer- 
te, porque como dice el propio Santo : (6) «El ayuno 
sin misericordia, simulacro es de la hambre, de nin- 
guna manera es imagen de santidad. » Por eso rae acu- 
so de los ayunos que he heclio, porque he sido tan ma- 
lo, que me he empleado en las virtudes para profanar- 
en) Qai jcjanans prandiam snnm non erogat, ced repone» (O- 

pidiiaU probatnr jejnnare , non Chrlsto qula parcitai «" 

quantom siceatar in eorpore, tantam tumescit in saccolo. 

(5) Serm. tiii. Fratres, esurii jejunlum. jcjaniwn síiU.qw* 
non pieUUs cibo pascitur, qnod pom misericordiae do» rffatdr- 
Alget jejuDtam, JejaDlam déficit, qaod non eleeBOsynae feliu 
tcgit. 

(6) J^JoBiom slne mísericotdia simuheram famis est, niar 
nulla est saocUUUs. {Itid,) 



LA CUNA Y LA 

iai Yo, como hipócrita , no adquirí precio , sino com- 
pré vanidad; del crédito de Dios hice negociación hu- 
mana; de los remedios hice enfermedad; la santidad 
conrerti en delito, la disculpa en condenación, la se- 
gundad en peUgro. 

?. «Muchas limosnas bas dado, y la limosna mata 
b calpa ; mucho has Orado al Señor. ^ 

R. TÍdo lo que refieres de mi , hicieron los fariseos 
condenados, y aquellos hipócritas malditos, que se 
n)ntenlaban con los semblantes de los hombres que los 
splaiidinn. Yo he dado limosna ; no he dado la que po- 
día y debía dar, ni á quien debia darla, ni en la manera 
qnc nwnJó Jesucristo que la diese. fCuán grande parle 
del [alrimonio de los pobres ha usurpado mi gula , ti- 
mo de su alimento, y mi avaricia, robadora de su 
caudal, y mi vanidad, causa de su desnudez, y mi lu- 
jnria,desü oprobrio! ;(}ué son lido tengo, qué miem- 
bro, que no tenga obligación de restituirá los pobres 
inSnila hacienda ! Por esto pido á Dios perdón, tanto de 
ks limosnas que hice mal como de las que dejé de ha- 
cer bien. Y le pido que no desquite la trompeta del 
postrero díalo que disfamó en los pobres la que yo to- 
qoécaando les daba aquello que solo bastaba á aver-^ 
piarlos con recibirlo. Yo que di con testigos , incurrí 
en el sacrilegio que acoló el Santo palabra de oro (1) : 
•Porlocual, hombre, si en el pobre logras á Dios, no 
busques hombres por testigos ; la fe no busca arbitros ; 
de la verdad del que recibe duda quien no da sin me- 
dianeros; quien disfama lo que presta, abrasa con la 
^en^úenzaal deudor.» Y como culpado en semejantes 
delitos, me acuso dellos, y pido de limosna a todos los 
qoe afrenté con rtii limosna, me perdonen, porque se 
lo^ la soya, yaque yo me perdi con la mia. 

Orado be, mas no me acuerdas tú de cuál fué mi 
oración. Acuérdamelo la- conciencia, que á posar de mi 
í-ltido, solicita mi salud con lodos sus dientes y me 
db, prestándole la sentencia el grande padre Agusti- 
no : (2) «Hablar bien y vivir mal, no es otra cosa sino 
condenarse por su voz.» Por esto yo que me condeno 
formis palabras, me amparo de las de Jesucristo, y de 
sQs promesas contra las tuyas. 

i*. •[Gran sacramento es el de la Eucaristía ; gran- 
de eficacia tiene ! Frecuentemente le has recibido ; él 
s tiálico, no tienes que temer ; poco há que te le die- 
ron.!) 

R* Eso rae dices tú, y san Pablo dice qiie quien in- 
dignamente le toma, que come y bebe juicio contra sí. 
Segiin eso, yó he comido juicio contra mí. Mas \\o por 
^ desespero; que ya sabe Dips perdonar delitos de 
í^níida, y quien perdonó lo que se pecó comiendo Con- 
loa él, perdonará lo que se ha pecado comiéndole á él; 
liie quien no comulga dignamente, no comulga ; per- 
iné, como dice san Agustín >(3) «Quien no obedece á 
ÍJ^^to, ni come su pan ni bebo su sangre, aunque el sa- 
cnmiCBto de tan grande misterio para juicio de su pre- 
sancioRcada dia le reciba indiferentemente.» Yo h he 

'n « d sífinoii tt. Vnáe homo si in paupcre Oco focnert», 
tt'tft homiies non reqoiras: lldes arbUrof non requirit. De accl- 
I)Í€st¡sBdedispQtat, qui slne mediatorlbns nil dat : qúi eredita 
^i^i.MitterecttjDdia debltorem. 

M Bea^ aotem loqai, et mali! vivero, Dibit aliad est, qQam se 
«í^Mce damnare. 

2¡ Qoi discordáis Chrísto, nec pancm cjus mandurat, nec san- 
(itBenbibit, etiamsi lantaerd Sacrameotum ad judicium suae 
mcwBpüoois.quoUdie indiíferenler accipiat. 



SEPULTURA; . M 

recibido por viático ton la mejor diápostclojí que he 
podido, y espero en sola su piedad que me será gracia, 
y no condenación, y que su sangre bebids^ y su cuerpo 
comido me ampararán con su sangre despreciada y su 
cuerpo tantas veces vuelto á crucificar por mis ofen- 
sas. Y al fin, enemigo de Dios, y por Dios enemigo mió 
y por tu invidia y iniquidad, te despido con decir y 
confesar que ni confio nada en mis méritos ni obras, 
ni desconfio de la clemencia y piedad de Jesucristo, 
Dios y hombre verdadero. 

Ahora armémonos, señor, con toda la valentía cris- 
tiana ; pidamos á Dios lo que nos conviene ; no inven- 
temos oración, que pues el que nos ha de dar, nos en- 
señó cómo lo habemos de pedir, seguros vamos de no 
errar la manera del ruego. Diga vuestra merced con- 
migo la oración del Padre nuestro, y advierta vuestra 
merced que diciéndose en la misa tantas oraciones y el 
sagrado Evangelio* y las palabras de la Consagración, 
solo cuando se llega el sacerdote á decir Pater noster, 
dice primero, previniéndose con tan humilde referen- 
cia : « Enseñados con. los preceptos saludables, y infor- 
mados por la divina institución^ nos atrevemos á decir: 
Padre nuestro, etc. Y Tertuliano, De oratione ¿omi- 
nica, cap. IX, da la razón do la tnaj^stad desta oración 
con tales palabras, que parece siguen causales á mi 
discurso : (4) « ¿ Qué hay que admirarse? Dios solo pudo 
enseñar cómo quería que le rogasen, pues ordenada la 
religión de la oración y animada de su espíritu, cuando 
de la boca divina se llevase, en virtud de su privilegio 
subiese aí cielo, encomendando al Padre lo que enseñó 
el Hijo.» Por esto conocerá vuestra merced cuál virtud' 
tiene esta oración y cuan seguro camina el memorial 
que con su nota se presenta. Digámosla con esta con- 
fianza y atrévamenos á decirla , porque nos la enseñó 
Dios nuestro Señor, y nos mandó que la dijésemos. 

PADRE NUESTRO. 

Grande principio para seguridad de buen despacho, 
pedir el Hijo al Padre, siendo así que dijo él (como he- 
mos referido) q«je pues los hombres, siendo malos, sa- 
ben dar cosas buenas á sus' hijos, que él, siendo buen 
padre, lo hará mejor. 

Esta esperanza tiene por fiador en el Evangelio estas 
palabras del propio Cristo. Hijo es vuestra merced, 
y vaá ser juzgado de su padre. Animosamente puede 
entrar en este jmcio, porque aunque es Dios tan justo 
que no perdonó á su propio Hijo, su Hijo, á quien no 
perdonó, murió porque fuesen perdonados otros hijos 
que ú él le bajaren á lá muerte. 

QUE ESTÁS EN LOS CIELOS. 

Porque son habitación de los ángeles, que te ataban, 
y de los santos, que te conocieron y confesaron, y de las 
vírgenes, que te acompañan, y están abiertos para los 
que deSta vida pasaren en tu gracia, uno de los cuales 
deseo ser yo por tus méritos y con el favor de tu gracia. 

Que estás en los cielos : para que se vea que no hay 
otro como tú, que estando en lo excelso do los cielos, 
miras lo humilde de la tierra. Esa confianza tengo, que 
por ser yo de la tierra lo más humilde, me mirarán tus 
ojos,' que tantos corazones han derretido. 

(4) iQnId minimT neas solas doccre potoll ni se vellet onri. 
Ab jpso igitor ordinata reUgio orationis, etde spíríla ipsiusjanc 
tuDC cum ex ore divino ferretar, animata sao privilegio asceodU 
in eoelum commendans Patrí, qaae Filias docuit. 



iOO 



OBRAS DE DON FRANaSCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



Que estas en los cielos: juez y padre, que estás en 
los cielos, tan apartado de las pasiones de la tierra, no 
acobarda tu enojo contra mis ofensas el arrepenti- 
miento con que te llamo desde encima de la tierra, 
cuando i?oy debajo della, para que me lleves al ciclo, 
donde estás ; pues la casa del padre es nido de los hijos; 
aunque se huyan, se vuelven : lo que yo hago con más 
Yergüenza que aquel perdido, pues en mis pecados y 
abominaciones he guardado peores y más bajas bestias 
que él. 

Alegróse con el (i) pródigo el padre que estaba en la 
tierra; más te alegrarás tú. Padre, que estás en el cielo, 
con el (2) pródigo de vicios, con el miserable de vir- 
tudes. 

SANTIFICADO SEA (3) TU NOMBEB. 

Si me castigas. Señor, santiGcado sea tu nombre de 
justo juez en mis tormentos; si me perdonas, el de mi- 
sericordioso en mi descanso; si me acoges, el de padre 
en mi refugio ; si me consuelas, el de consolador en mi 
gozo ; si me quebrantas, el de vengador en mis penas; 
que yo. Señor, no puedo, aunque lo rehuse, dejar de 
dar gloria y santificación á tu nombre, pues la que no 
te diere (salvándonlb) !n el cielo (como espero de ti por 
tí) á tu clemencia, le daré condenado, á tu justicia, lo 
que temo. Por que, aunque yo he ofendido todos tus 
nombres y no los he santificado, para desenojarlos me 
acojo al de Padre, que tú me maudaste decir cuando 
algo quisiese alcanzar. 

VENGA Á NOS Tü BE1N0. 

Señor, ¡ qué misericordia no usas con los hombres; 
pues siendo nuestro bien y nuestra obligación ir nos- 
otros á tu reino, — viendo que huimos del, humillas la 
majestad del imperio inmortal tuyo ; y porque no ca- 
rezcamos de tu reino, nos mandas que podamos decirte 
que le inviesá nosotros, que no queremos ir á él; an- 
dando en busca nuestra y rogándonos tu misericordia 
con su reino, que despreciamos por nuestra cárcel ! 

Más elocuente que ladrón era Dimas, y también sabia 
pedir como hurtar, y con más didia. El no dijo : «Ven- 
ga á mi tu reino;» sino : «Cuando estés en tu reino acuér- 
date de mí. Señor.» Por eso oyó : «Hoy serás conmigo 
en el paraíso.» 

Yo, que no soy tan bueno como él» no me atrevo á 
decir que te acuerdes de mí en tu reino, sino que ven- 
ga á mí, para que yo entre en él. 

BAGASE Tü VOLUNTAD ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO. 

¡Qué mal he (4) repartido mis obras con tu voluntad 
y la mia I Todo el espacio de mis años he dicho que se 
haga mi voluntad, y la he hecho, y solo este breve ins- 
tante de mi muerte digo que se haga la tuya. Con to- 
do. Señor, pues mi voluntad siempre ha sido de pecar 
y perderme, y la tuya de darme perdón y salvarme, en 
pedir que se haga tu voluntad pido mi remedio y mi 
perdón. Hágase, Señor, así en la tierra, que soy yo, 
como en el cielo, donde tú, eterno y clemente padre, 



(t y í) prodigio {V.) 

(3) EL TU KOVBRB. (M.) 

(4) repeUdo (i(^.) 



EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA (5) DÍNOSLO HOT. 

Cierto es que tú, todopoderoso, que nos das tapan, y 

no solo nos le das sino que en pan ted^ á nosotros, que 

, nos darás, siendo tus hijos, el pan nuestro de cada día. 

Yo te le pido hoy ; dame. Señor, aquel alimento de que 

necesitan los descaecimientos *de mi espíritu. No te 

I pido de aquel pan por quien tu dijiste : a No en solo pan 

' vive el hombre,» sino de aquel pan hombre y Dios^ea 

que solamente se puede vivir, por ser pan vivo y pan 

de vida, que decendió del cielo. 

PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS, COMO IIOSOTROS PEEOOZU- 
líos k NUESTROS DEUDORES. 

Señor, antes que incurramos en el rigor desU cláu- 
sula y pidamos contra nosotros mismos, digamos, Se- 
ñor, delante de vuestra presencia y para mi remedio: 
Yo perdono de todo corazón á todos mis enemigos lodo 
lo que les puedo y debo perdonar, y les pido perdona 
ellos de no haberlo hecho antes, y á ti de no haberte 
obedecido hasta ahora. Y en virtud deste perdón y ale- 
gándole á tu clemencia, en virtud de tus promesas, te 
pido que me perdones á mi, pues yo he perdonado á 
(6) los que fueron mis deudores. 

T NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN. 

Y pues. Señor, contra tus mandamientos, yo me be 
arrojado y despeñado en tantas tentaciones y sé de mi 
que me he de hacer caer en ellas, como padre que es- 
tás en los cielos, aunque yo me deje caer en tentacio- 
nes por mi flaqueza, no me dejes tú caer en ellas por tu 
bondad. 

1 LÍBRANOS DE MAL. 

Yo me confieso esclavo y prisionero del mal, é qoiet^ 
me entregué de mi propio albedrio. Tú eres mi reden- 
tor ; líbrame del mal que yo escogí por dueño, de quien 
sin ti no puedo librarme y por quien te dejé á tí, que 
eres sumo bien. 

Señor, yo te he pedido á tí, que eres mi padre, lo 
que tú me mandaste que te pidiese, con las roismaí 
palabras que tú dijiste. Óyeme en tí propio, mírame en 
la cara de Jesucristo, y aparta de mis pecados tu cara. 
En tus manos encomiendo mi espíritu, pues tas manos 
me hicieron. Yo, delincuente más que el ladrón, le 
pido que, pues estás en tu reino, te acuerdes deim, 
como él te pidió que te acordases del cuando (7) estuvie- 
ses. En tus manos,- Señor, encomiendo mi espíritu. Las 
llagas de^ los clavos que están en ellas te dirán que son 
efetos del amor con que padeciste por mí, y en ellas 
verás lo que de tu pasión se pierdo, si recibiendo mi 
alma en ellas, no la defiendes. Y por tus méritos y la 
intercesión de tu Santísima Madre, que invoco y eo 
cuya abogacía me afirmo, (8) me hagas partícipe de tu 
misericordia en el descanso de los escogidos, para que 
sienpre te (9) alabe. 

(5) DÁKOSLE (S.) 

(6) todos los qae (Id.) 

(7) en él estavieses ( 14.) 

(8) me baga (B. F.)— no me hacei (O. V, A,) ^ ^ 

(9) alaben. Fi». (F.) —alabe. Kik (D.)-„. mdeUemt'^ 
puUura. (A,) * .„ Fin 4€ lü VQctriim par» morir, {B. F*\ 



PIN DE LA GONA Y LA SEPULTURA. 



LAS CUATRO PESTES DEL HONDO, 



US CUATRO FANTASMAS DE LA VIDA. 



POR 



DON FRATI asco DE QÜEVEDO VILLEGAS, 

CABALLERO DE LA ÓRDEI« DE SANTrAGO, SE5Í0a DE LA TILLA DR LA TOREE PE JOAN ABAD (j). 



VIRTUD MILITANTE 

CONTRA LAS CUATRO PESTES DEL MUNDO. 



<*) INVIDIA. (*> 



La Iglesia católica nos ba enriquecido con la doc- 
trina de tantos santos padres y doctores, que no te- 
nemos ocasión de mendigar enseñanza de los Glósofos; 
mejor y más segura escuela es la de los santos. Agu- 
dísimo y admirablemente docto fué Séneca; s^ estilo, 
con la brevedad de las sentencias, tiene obras de es^ 

(a) Vulgarmente conócense estos discursos bajo el nombre de 
Virtud miütmte eontr» ia$ cuatro pestes del mundo. 

Como todas las obras postumas de dom Francisco, fué publica- 
da con poco esmero, é Inventado por el editor el frontis , susti- 
tuyendo un Utulo de propio capricho al que su autor quiso darle. 

Hé aquí el de la primera edición , tal como lo borrajeó el mer- 
cader de libros Roberto Duport, que tuvo empefio siempre en ade- 
lantarse i publicar obras desconocidas de tan feliz ingenio : 

Virtud miütante contra tns euMtro pestes del mundOt envidia , in- 
gratitud, soberMa y avaricia; eon las cuatro fantasmas, desprecio 
de la muerte, vida, pobreta y enfermedad. 

El mismo librero, sin embargo, en la dedicatoria que dirigió al 
fiscal de la orden de SanUago, don Gregorio de Tapia y Salcedo, 
confiesa que con el rótulo de Las cuatro pestes y tas cuatro fantas- 
mas del mundo llegó i tus manos este rasgo filosóflco-cristiano, 
uno de los mejores frutos del Ingenio y recto corazón de Qdeyi- 
no. Yo, con semejante dato irrecusable, no vacilé eh restaoriir el 
líiulo de la obra, procurando acercarme al que nuestro autor de- 
bió de baber imaginado. La cual, escrita durante los aftos de 1635 
y 1636, en dos partes se divide , encaminlndose la primera i es- 
tudiar j remediar las cuatro pestes del mundo , i saber, envidia, 
ingratitud, soberbia j avaricia; y procurando la otra desianecer 
las cuatro fantasmas de la vida, que son muerte , pobreta, despre- 
tío y enfermedad. 

Ignoro por qué el autor no dio fi luz tan precioso libro. Salió 
por vez primera n julio de 1651 , y parece que no entró entolec- 
cton basu la de Madrid de 1658. 

Tinto es 9Úñ cofflo tn It edieioo primera de 1651 imprimióse 



trecho, que ciñe en pequeños espacios corrientes de 
profundos mares de ciencia. Empero todas estas dig- 
nidades de espíritu sublime, que fulmina con las razo- 
nes, que bace hablar cada letra de por sí, se lee'aven- 
tajado en san Pedro Crisólogo. Por esto yo, que quiero 
enriquecer mi discurso con el oro de sus palabras, y 

al fin de la Virtud militante, y es su natural y legitima conclusión, 
el Afecto fervoroso del alma aponisante eon las siete palabras que 
dijo Cristo en la crus. Don Nicolás Antonio creyó con harta lige- 
reza que este rasgo piadoso permaneció inédito basta 1660, eo 
que supone le dio á conocer Foppens incluyéndole en su colec- 
ción de Bruselas. 

Cuatro ejemplares he tenido á la vista para fijar mi texto, y tai 
variantes van en esta forma sefialadas : 

Z. La edición principe, de Zaragota de 1651. 

B. La colección de Madrid, por La Bastida , de 1658. 

F. La de Bruselas, hecha por Foppens, en 1670. 

S, La de Madrid de 1790, por Sancha. 

Eo todas hay tal cual sustitución acertada y mochos descoidoi 
7 yerros necesitados de enmienda. 

(1) Envidia. (B.F.S.). 

(b) Escribió este discuno y el de la Ingratitud Qdsvbdo en el 
otofio de 1633, sin duda con ocasión de la guerra fi. muerte qno 
alevosamente le declararon el padre Niseno, Montalvañ y PScheco 
de Narvacz, en unión de otros cuatro escritores menudos y envi- 
diosos. Como el fin de ellos era desencadenar las bajas y viles 
pasiones del vulgo, concitando la animadversión publica y el rigor 
de los tribunales de jusiicia y del Santo Oficio contra el escritor 
satírico y desenfadado, valiéndose de todo género de malas aries;— 
por ello tuvo Don Francisco que seguir en su Virtud miüíante un 
rumbo enterara^nte iisMotu, triunfando de sos enemigos con la 
fuerza de la verdad y del raciocinio, y con la doctrina de los san- 
tos y de los filósofos. 



102- OBRAS DE DON FRANCISCO 

para fscríbir en buena moneda, empezaré con las que 
predicó en el sermón. cuarto del hijo pródigo: «La in- 
vidia es mal antiguo, primera mancha, anciana pon- 
zoña, veneno de los siglos. Esta en el principio echó 
y derribó al ángel del cielo. Esta desterró del pa- 
raíso á Questro primero padre. Esta arrojó de la casa 
paterna )sste hijo primogénito. Esta á la progenie de 
Abrahan, al pueblo escogido, armó para la muerte de 
su autor y de su salvador. La invidia es enemigo do- 
méstico; no bate los muros de la carne, no conquista 
las fortiílAcíones de los miembros; solo combate los 
alcázares del corazón, y antes que Jas entrañas lo sien- 
tan, captiva y lleva en prisión la misma alma, señora 
del cuerpo.)» 

Aquí está 1^ invidia di6nida, aquí ejemplificada; 
aquí se descubre su intento, se nombran sus armas; 
se dan sus .señas. Su linaje es el más antiguo de to- 
dos los vicios; mas no por eso adquiere nobleza. Antes 
nació que el mundo, para que hubiese quien destru- 
yese el mundo en nacieiido. 

La invidia fué vientre de los pecados, el pecado 
fué parto primogénito de la invidia. Adelantóse el án- 
gel al hombre en este parto; succedió al ángel el hom- 
bre. El bien fué primero que la invidia, porque 'es 
tan mala, que solo aguardó á tener buena madre para 
ser ruin hija. Si el bien la hizo mala, ¿quién la hará 
buena? Ella hizo ascuas del inGcrno las luces del sol: 
persuadió á los serafines á ser demonios; hizo que 
perdiesen las sillas de (1) gloria, y luego que el mundo 
fué recien nacido, procuró que el hombre no las pp- 
blase. Dilatólo en Adán ; osó estorbarlo en Cristo con 
el sueño de la mujer de Pilátos, que procuraba excusar 
en su muerte el medio de aquella restauración. ¿Qué 
^no ha intentado la invidia? En el cielo y en la tierra 
¿qué ruina no se escribe debajo de su nombre? Por eso 
la llama nuestro santo «veneno de los siglos;). Ellaato- 
siga todas las edades; ella es inducidora de muertes. 
El propio santo en el mismo sermón lo dice: «¡Oh 
hinchazón de la invidia! ¡En una casa grande no caben 
dos hermanos! Hizo la invidia que toda la latitud del 
mundo fuese angosta para dos hermanos; pues ella 
incitó áCain para que diese la muerte al que era menor, 
para que luciese solo la malicia invidiosa al que la ley 
de la naturaleza hizo primero.» Ella derribó al ángel, 
sedujo á Adán, hizo á Cain fratricida, y dio la muerte 
á Abel, cuya sangre fue la primera mancha de la tierra; 
y por esto la llama san Pedro Crisólogo primera man- 
cha de enfermedad^ que se introdujo en la salud de 
los ángeles, que estrenó al primer padre y al primer 
hijo. ¿Cuál descendiente presumirá, rodeado de cuer- 
po, asegurarse deila? Y si en el cielo ya no puede en- 
trar, de la tierra, por el pecado que introdujo, ya no 
puede salir. Fué causa del pecado, y es su castigo. 
Conócese la vileza de la invidia en que no hay in- 
yidioso tan vil, en quien no halle otro invidioso que 
invidiar. De nada tiene asco, pues de sí no le tiene. 
1^0 solo se invidian los bienes, sino los males; no solo 
las honras, sino las afrentas; no solo la prosperidad, 
sino la miseria. Tanto siente el invídioso que otro 
tenga poco mal como mucho bien, poca afrenta como 
mucha honra, poca miseria como mucha prosperidad, 
brande invidia anda desconocida en los palacios con 

(jl) U gloria; [S.) 



DE QUEVEDO VILLEGAS. 
nombre ¿e alabanza, con rebozo de respeto; en los 
tribunales con nombre de interpretación y de medio; 
mucha en las amistades con traje de celo; mucha 
en los padres con semblante de gobierno; mucha en 
los hijos en figura de obediencia. El hombre, ó ha 
de ser invidioso ó invidiado, y los más son invidiados 
y invidiosos ; y al que no fuere invidioso, cuando no 
tenga otra cosa que le invidien, le invidiarán el no 
serlo. Quien no quiere ser invidiado, no quiere ser 
hombre; y quien es invidioso, no merece serlo. El 
invidioso es adúltero de los bienes, pues deja los pro* 
píos por los ajenos. 

Los que más se quejan porque los invidian, son 
los que siempre están haciendo porque los invidien. 
Quéjanse de lo que hacen; en esto se verá la calidad 
de lo que hacen.* Muchos blasonan con vanidad el 
tener Inuchos invidiosos, y estos son los peores in- 
vidiosos de si mismos. De la invidia los que más fre- 
cuentemente se quejan son los propios invidiosos; y 
con razón (2) ellos solos se deben quejar delia, pues 
solo para ellos es mala, si bien para todos es peligrosa 
la invidia. Atormenta al que la tiene, y canoniza al 
bueno que la padece. Virtud invidiada es dos veces 
virtud. 

La invidia está flaca porque muerde y no come. 
Sucédela lo que al perro que rabia. No hay cosa buena 
en que no hinque sus dientes, y ninguna cosa buena 
la entra de los dientes adentro. No hay invidioso que 
confiese que lo es, y que no |se queje de que lo invi- 
dian. No quiere ser lo que es, y quiere que los otros 
sean lo que no son. 

Ningimo invidia en otro la virtud; proposición que 
sacaré de paradoja, mostrando la verdad mauiíiesui. 
Invidian al virtuoso, no la virtud : iuvídianle la ala- 
banza que lo dan, la paz deque goza, el crédito que 
tiene, el respoto que le tienen. Invidian riquezas y 
hermosura; mas ninguno invidia al mar los tesoros 
que anega, ni á los moiUes los que sepultan, nial sol 
la belleza que derrama, ni á las estrellas la que cen- 
tellean, ^mporo no es moderación ni modestia de la 
invidia el no invidiar su hermosura al dia y sus tesones 
al Océano, cuando invidia remedos desaliñados de 
belleza en otro, y átomos de oro en un mendigo. No 
es (coir.o dije) moderación sino malicia, pues solo 
no los invidian porque lo^ montes, el sol y los mares 
son cosas que no pueden afligirse de que los iovidien. 

Muchos hombres hay invidiados de otros, y mu- 
chos que invidian á otros, y muchos más que se in- 
vidian á sí mismos. Parece esta invidia nuevamente 
hallada, y es la más antigua. No la vemos, porque 
está en nosotros. Dime, hombre, que extrañas esla 
doctrina, ¿qué instante vives sin que los apetitos 
del cuerpo no te invidien las virtudes del alma, los 
gujtos de ja tierra los gozos del cielo, los pecados 
de tu flaqueza los méritos de tu espíritu? Según esto, 
tú propio en tí solo eres invidiado y invidioso. El Ap<ís- 
tol dijo que el espíritu militaba contra la carne, y la 
carne contra el espíritu. Luego tú, que eres compuesto 
destas dos cosas, eres una poriuHua milicia, y tu com- 
bate continuo (3) : campo de batalla eres dichoso, s» 
en tí vence la mejor parte. ^ * 

(2) cslos (S.) 

(3) campo de batalla. Eres (Id.] 



LAS CUATRO PESTES Y 

Poco hé dicho en decir qae el hombre es invidioso 
de si mismo : oso (i) a6rmarqae todo el hombre está 
compuesto de inTidias. No tiene el hombre sentido 
que no invidie ¿ los otros sentidos ; no tiene miembro 
que no sea invldiado de los otros miembros. No nos 
detengamos en lo material del cuerpo : no tiene po- 
tencia quft no invidio á las otras potencias. Yo lo ve* 
riíicaré por su orden. 

¿Quién encarecerá la invidia que tienen los ojos^ 
7 la vista del lujurioso á los demás sentidos: pecado 
indigno solamente de sentido diáfano y resplandecien- 
te, que en el cuerpo humano con la luz parece que 
solo desmiente la ceniza y el polvo mortal; que en 
la noche de nuestra corrupción tiene presunciones de 
cielo; que en tanta tiniebla de tierra hace oficio de dia; 
que por su belleza parece más de casta de alma que 
de cuerpo? ¡Oh , cuáu indigna mancha es la invidia en 
tan noble parte, que por su esplendor más parece cons- 
telación que sentido, en quien parece que juntamente 
se ve el alma cuando con él ve el cuerpo 1 Conside- 
remos sus (2) distraimientos en el lujurioso. Por sa- 
tisfacer este á sus ojos disipa su patrimonio á los de- 
más sentidos; no se viste, por ataviar su pecado; no 
come, por alimentar su perdición; no oye su enmienda 
y su remedio, por atender á su desvario; no toca ni 
trata lo (\y\t le había de guiar, y gasta su tacto en lo 
que le atormenta y despeña. No tiene olfato para la 
hedipndez de &u culpa : todos sus sentidos despoja y 
pone en esclavitud la invidia desordenada de sus 
ojos. . 

Pues considera el oido, que en la eminencia del 
edificio del hombre tiene su órgano, compitiendo el 
^itio á los (3) ojos ; en la cabeza, palacio ; en la corte del 
discurso racipnal, camino retorcido y paso al comer- 
cio del entendimiento; locutorio angosto, en las clau- 
suras del alma retirada. Mira en el vano y presumido, 
con cuánta invidia tiraniza sn¿ legitimas á los demás 
sentidos. Atiende al (4) ambicioso y vano, y verás 
que porque sus oídos, glotones de alabanzas, lisonjas 
y adulaciones, se embriaguen en un ahito perpetuo 
¿esta vianda contra los ojos, no puede ver sino al 
cauteloso que lo lisonjea, (5) al astuto que lo adula, 
al mentiroso que lo alaba; que para pagar mentiras y 
folsos testimonios se empobrece y desnuda ; que por 
dar de comer al que lo engaña y desvanece, no come; 
que gasU lo que tiene porque le digan lo que no tiene; 
que porque le tfigan que es lo que él sabe que no es, 
y lo que el que se lo dice sabe que no quiere ser, 
deja de ser lo que es y lo que debía ser. Este no ve 
lo que mira; este no huele en la vanidad de la adu- 
lación el humo del engaño; este en la golosina de 
la lisonja no gusta el acíbar del peligro; este en lo 
blando de la mentira no toca lo áspero de la perdi- 
ción ; hace que la visU y el gusto y el olfato y el 
tacto sirvan Tiolentamente á la invidia del oido. 

Si esto osas considerar en los principes, colmarás 
de congojas ta consideración. No hay en la tiniver« 

(I) 4aflnnar(Z.B.) 

(S) distraimientos. Por taUífaecr (S.) 

rñil^^h *í 'l"*^"* P*''^*<»' en U cort« del dlsearso raeloatl. 
Camiúo (Jf. B F.)- «Jos en la etlcta : palado en U corte del die- 
««rao racional : canino (5.) vvr»vuw«». 

(4) ambidoio, yVráa {$,) 

(tQ aatnto, «ae lo adola; [Jt. B. F.) 



LAS CUATRO FANTASMAS. 103 

sidad del mundo cosa peor (0) habitada y ahitada, y 
peor asistida que la oreja del principe ; .no la Libia, 
con sus venenos animados; no la Tesalia, con susytr- 
has, milicia de la muerte; no el África, con el horror 
de sus fieras. Estos en los desiertos y las montañas 
tienen ociosa su malicia, sin .ejercicio su muerte, sin 
culpa su veneno. Advierte, empero, que todo el trá« 
fago de los soberbios, de los invidiosos, de los tira- 
nos, de los impios, de los crueles, de los hipócritas, 
no sale de la oreja del príncipe ; que cuando por 
su bondad no la inficionan, la embarazan, la dificuN 
tan y hacen temerosa con grande riesgo del monarca; 
pues si bien le es fácil no dejar que todos pasen de 
su oido, casi le es imposible echarlos de su oido á 
todos. Poco caso hace la maña de los que sitian las 
coronas , de la libertad y desembarazo de sus ojos, 
del desahogo de su olfato, del apetito de su boca, 
del ejercicio de sus manos. Déjanle estos cuatro sen- 
tidos desembarazados, porque embarazado en estos, 
les deje desembarazada la oreja. Y si se ha de decir 
todo, su invidia no le deja algún sentido, pues por 
ella le cierran los ojos, le usurpan el gusto, le es- 
tragan el olfato y le atan las manos. 

La propia invidia se verifica en el gusto de la boca 
del glotón, no menos vil, y más bestial y asquerosa* 
Esto se bebe la vh»ta, se come sus manos, se traga 
sus vestidos y su patrimonio. No come para vivir, 
vive para comer, y muere porque come, y las más 
veces comiendo. Nació para consumir ks cosechas, 
para agotar las vendimias. Este embriaga su olfato, 
aprisiona sus pies y sus manos con la gota vengadora 
de los brindis; restituye en lágrimas vergonzosas por 
los ojos las bodegas que enjuga. 

La^isma invidia (7) no menos disfamados tiene á 
los demás sentidos : el tacto, en las manos del jugador, 
del homicida; el olfato, en el afeminadamente delicio- 
so, que afecta disimular la corrupción de su cuerpo y 
quiere más olerá carbón disimulado en aromas y á em- 
belecos .del celebro distilados eu aguas, y á vómito pre-^ 
cioso del más fiero monstro del mar, que á hombre, sia 
ver que presto olerá mal á los hombres, y que (8) des- 
poja los demás sentidos, por presumir de una mentira, 
que en tanto que los demás tuvieren olfato, no puede 
ser verdad ni desconocida. Dime, hombre, 4 qué dia no 
padecen por esta razón unos sentidos tuyos invidia do 
los otros, ó uno de todos, ó todos de uno? No tiene esta 
disensión medicina, si no ios haces (9) servir á todos 
en la obediencia de la ley de Dios, que entonces con- 
siderados, cada uno asiste al otro, y todos á tí. * 

Llegado hemos á la invidia sediciosa que amotina 
todos tus miembros, unos contra otros, en discordia 
rebelde. Mira en la invidia de tu cabello (que por es« 
pléndido que sea, no puede disculparse de excremen- 
to), el cuidado en que pone á tu cabeza la presunción 
con que está encima della, el trabajo que da á tus ma« 
nos su composición (10) y aliño. Nota en los afanes que 
los caprichos de tu cabeza ponen á tus ojos, á tu boca, 
á tus manos yátuspiés. {Cuántas peregrinaciones debe 
la curiosidad de tus ojos á tas pasos, cuántos riesgos 

(6) abaUda (B. 5.) 

(7) no meaos difaaada tiese (S. B. F.) 

(S) despojados de mas {B.) * despeiiadoe los (5.) 

(9)4 servir todos (S.) 

(10) ó aUflo. (B. 8,) • 



i04 OBRAS DE DON FRANCISCO 

debe lu cabeza á los pasos de tus pies, cuántos peligros 
todo tu cuerpo á las palabras de tu boca, cuántas en- 
fermedades á tu estómago las demasías de tu gargan- 
ta, cuántos temblores y sustos á tu corazón el arroja- 
miento de tus manos! Si eres glotón, andas desnudo 
por comer; si eres galan„ no comes por vestirle ; si eres 
soberbio, no hay miembro que no aYenlurcs por ven- 
garte o por despreciar á los otros; si eres jugador, tus 
manos te disipan todo; si lujurioso, tus ojos. Según 
esto, tú eres una población de invidias, que vives y pa- 
deces. 

Hasta aquí no pasa de la corteza la invidia; yo le la 
hallaré en lo más interior, habitando las potencias de 
tu alma, que son memoria, entendimiento y voluntad. 
Esta invidia es eterna y (i) facinerosa contra la sal- 
vación. Prevente. 

No solamente estas*potencias son invidiosas unas de 
otras, sino de sí mismas. La memoria de lo que es un 
hombre, y no de lo que no era ni de lo que dejará de 
ser, más es olvido que memoria. San Pedro Crisólogo 
acusa gravemente la invidia desta memoria, que se hace 
olvido y la llama causa del mayor desatino del alma en 
el sermón ci : a Hombre, (2) tú no te viste cuando Dios te 
amasaba polvo ; pues si te vieras hacer, no lloraras verte 
morir. Vístete perfecto, vístete viviente, vístete her- 
moso, semejante átu autor te viste. No sabias-de qué 
eras, cuál eras, porque ni te viste nacer ni morir. Por 
esto ¿ la naturaleza lo diste todo, á ti mismo á tí, á Dios 
nada.D ¿Ves la invidia de tu memoria en (3) no querer 
acordarte de lo que oyó para tu remedio, sabiendo que 
tus ojos no lo pudieron ver? Nota para tu desengaño 
cuántas invidias amontonó con la suya : invidió á la na- 
turaleza,, con dárselo todo, los premios de la gracia; in- 
vidióte los premios de la gloria, con hacer que te die- 
ses tú á tí mismo, pues por estas dádivas descaminadas 
quedaste pobre de tí para dar á Dios algo, á quien te 
debías todo; invidió á tu entendimiento el reconocer- 
se, y á tu voluntad el elegir lo mejor. 

La propia invidia se tiene el entendimiento á sí pro- 
pio muchas veces; cuando se da por desentendido de lo 
que solo debía entender, cuando asiste á las noticias pa- 
sadas, con que la memoria lo divierte, y no á los escar- 
mientos y advertencia con que le amonesta; cuando 
gasta su atención el entendimiento en loque sucedió, 
para ostentarse erudito, y no en las causas por qué su- 
cedió, y para qué, con que pudiera ser acertado ; cuando 
quiere más ser docto que aprovechado. Entendimiento 
que se detiene solamente en la narración de la memo- 
ria, más se muestra memoria que entendimiento; esta, 
invidia es que tiene al oficio de Ja memoria. Entendi- 
miento que no entiende sino lo que quiere entender, y 
no lo que debe, antes es voluntad qwe entendimiento: 
el confiesa la invidia que tiene al ministerio de la vo- 
luntad. 

La voluntad con más encarecido perdimiento se in- 
vidia á sí y á las otras potencias : ella con su culpa es . 
culpa y pena de las demás. No la excusa el querer el 
mal, debajo de razón de bien, después que la ley evan- 
gélica con sus preceptos quitó al bien el rebozo del mal. 
Dejar el bien que está encima del mal, y buscar el mal 

(1) faeinerosai ieonstantemente la edichn de Sancha \ 
(i) dice , iS.) '' 

(3) querer íM.) 



DE QUEVEDO VILLEGAS. 

que yace debajo del bien, es delito y rodeo.Noesbiea 
perfecto el que sirve de máscara al mal. Bien que and& 
con malas compañías, á nadie acompañará bien. No es 
bien el mal que parece bien, antes es mal hipócrita, qua 
para ser peor añade el ser hipócrita al ser mal. Por li 
razón que la voluntad debe huir del mal que parece 
bien, ha de seguir el bien que parece mal. Todo lo hace 
al revés la voluntad cuando está doliente de invidia, pues 
con ella se hace (4) de las otras dos potencias. A la me« 
moría la convierte en voluntad cuantas veces se acuer- 
da de solo lo que quiere y se olvida de lo que no quier^ 
acordarse, y al entendimiento siempre que entiende loj 
que quiere y ignora lo que debe querer. Eaella estáol 
acierto del entendimiento. David lo dijo en el salmo 
primero cuando trató del varón justo y deUrapío,cuau- 
do hablando de la voluntad del varón bienaventurado, 
dice : a Y en la ley del Señor su voluntad, y en su ley 
meditará de día y de noche.» ¿Ves cómo la voluntad, 
que hace su oficio estando en la ley del Señor, causa 
que el entendimiento medite en la ley del Señor de dia 
y de noche ; y que desto resulta lo que en otra parte di- 
ce el Espíritu Santo cuanto á la potencia de la roemoría,j 
prometiendo que «en la memoria eterna será el justo»? 
No puede la memoria alegar que el Espíritu Santo no la 
advirtió de su ocupación. Ya dijo : «Acuérdate de tu 
Criador en los días de tu juventud.» Esto cuanto al al- 
ma. La Iglesia, viendo que se desentendía, por acor- 
darla de sí, la dice : Memento homo, guia pulvis es. 
«Acuérdate, hombre, que eres polvo.» Si la mcnJoria 
te acuerda de tu Criador, que la crió de ceniza á su se- 
mejanza, y de si , que fué ceniza y la vive y lo será; y 
desto acuerda al entendimiento para que lo medite, y i 
la voluntad para que ame á su Criador y se tema y se* 
desprecie á sí,--haciendo su oficio ocasionará que le ha- 
gan las demás potencias, y á ellas y á sí lib&rá de su in- 
vidia. Persuádete, hombre, que padeces en tí más in- 
vidias que en los otros, que no solo eres invidiado y in- 
vidioso, sino república de invidias, que no solo cstáa 
cerca de tí y arrimadas á tu persona, sino en tu perso- 
na y dentro de tí mismo. 

No lo hemos dicho todo. ¿Quién se persuadirá que. 
se sirven los hombres de las propias virtudes para ia- 
vidiar las virtudes á los hombres? Si los que lo hacen 
lo ignoran, verifiquemos esta malicia facinerosa, este 
sacrilegio enconado y cruel. 

La misericordia es virtud muchas veces coronada, es 
merced enternecida, es un amor materno ; ía másamar- 
telada diligencia para el perdón, la medTcina más eficaz 
y suave para nuestras dolencias, de quien nuestra vo- 
luntad Hsa sin consentimiento aveces déla justicia. Esta 
queremos todos para los otros, y pocos para sí* AqQ^i'^ 
queremos todos para nosotros mismos, y no para los de- 
más. Atiende agora, ó tú (5) cualquiera, que pretendes 
informarte con útil verdad, á la sagacidad hipócrita con 
que el invidioso, enmascarado de piedad, viendo á su 
amigo en trabajoy pobreza, empiezalamurmuraciooío' 
vidiosa, por la aparente misericordia, diciendo : <iGi co- 
razón me lastima ver á fulano pobre ó preso ; porque aun- 
que es verdad que se ha bebido su haciendía, ó cometido 
graves delitos viviendo perdidamente, es lástima verla 
en tanta miseria y aprieto y que no se haya sabido^' 

(4) las otras dos (Túéat ioi qemfiaret.) • 
iji) qa« pretendes i$0 



LAS CUATRO PESTES Y LAS CUATRO FANTASMAS^ 



m 



beniir.» T si ve en honra y prosperidad al que conoció 
en miseria^ arrebozándose de alabanzas caritativas, le 
lima la prosperidad y le roanclia la honra, diciendo: 
«Grande TÍrtad es la deste buen hombre, que siendo 
hijo de gente baja y vil, y no ayudado de parles perso* 
nales, se ha hecho tan buen lugar con su industria.» 

\ siendo esta invidia tantlelgada, aun juega lances 
más sutiles, valiéndose de la caridad y de la limosna. 
¡ Oh incomparable maldad, hacer á la limosna, que es 
el precio de la gracia y de la salvación, tramposa de la 
seguridad del alma » y á la caridad (corona y majestad 
y perfección de todas las virtudes, como enseña el Apósr 
tol) libelo infamatorio del prójimo I Sabe el pobremente 
rico que su conocido, que es ricamente pobre, padece 
en secreto y con paz (1) tan dichosas como últimas ca- 
lamidades. Háccse encontradizo con él en parte pública, 
donde la trompeta que Cristo nuestro Señor mandó que 
no tenga voz, tenga voz y auditorio ; dale limosna, por- 
que vean se la da, no por dársela ; dicele sus 'miserias, 
porque las sepan los que no las saben. Con lo que le da, 
más lo afrenta que lo socorre. No le saca de pobreza, 
sino á la vergüenza. 

Otro camino menos conocido y mas dañoso frecuenta 
ta invidia en los palacios y ipuestos. De las alabanzas 
mayores se vale para derribar á los mayores; zancadilla 
que los mal advertidos tienen por apoyo, y antes laagra- 
decen que la contrastan. Para malquistar á uno no hay 
invidia más bien lograda que alabarle mucho. Esta es 
invidia que engendra invidia : en los príncipes capital, 
en los demás sediciosa. Más privanzas han arruinado las 
alabanzas que las acusaciones. Quien alaba en presen- 
cia del rey á su valido, cuanto más lo alaba, lo contrasta 
más, porque produce la invidia donde no puede ser evi> 
tada, y la persecución del alabado acredUa su presun- 
ción. 

Los dicfpulos de la fortuna han aprendido otro 
género de invidia de sus bcuras, más perniciosa y 
ejecutiva que las referidas. Esta es honrar, adelantar 
y enriquecer. (Oh gran Dios! ¡con cuánta sangre está 
formidable la experiencia de la invidia de la honra! 
La honra es la más poderosa munición de la invidia. 
No hay otro medio para librarse della, sino despre- 
ciarla. Muchos burlaron todas las diligencias de la in- 
vidia, que en (2) esta de ser honrados perdieron el 
seso, el entendimiento, la vida, y á veces el alma. 
La fortuna á cuantos da honras tiene invidia, á cuan- 
tos la niega tiene lástima. Pocos juicios hay á prueba 
de prosperidades. Hanse visto y se ven hombres en 
la pobreza ricos, en la persecución alegres, y en el 
desprecio estimados; empero pocos se cuentan en la 
buena fortuna cuerdos. Conoció esta verdad Darlo 
cuando, viéndose lleno de Vitorias y felicidades no 
esperadas, exclamó: «¡Oh fortuna! conténtate con dar- 
me on pequeño mal.» Conoció la treta, advirtió que (3) 
fortunarle era invidia, y no liberalidad. A los reyes 
más decente les es ser invidíados que invidiar. Han 
de temer siempre la invidia de la fortuna, y despre- 
ciar la de los hombres. La peor y más frecuente in- 
vidia que padecen algunos reyes, es la que se tienen 
ellos á sí propios. Desta pocas veces se libran^ por- 

(I) Ud 4ieliOM (5.) 
(t) esto (/^.) 



que ellos la solicitan, y todos se la fomentan y la faci* 
litan y caliGcan. A nadie duele sino es al bien público. 
Tal es la invidia que san Crisóstomo, declarando el 
texto sagrado de san Juan, dice: «El ojo del invidioso 
se derrite con tristeza. El invidioso vive muerte con- 
tinua. y> Y el gran padre san Agustín: «Aparte Dios 
la peste de la invidia de los ánimos de todos. La 
invidia es vicio diabólico, del cual es reo el demonio, 
y no solo es reo, sino reo sin disculpa. No fué con- 
denado porque cometió adulterio, porque robó, porque 
usurpó la posesión á alguno, sino porque al hombre 
que estaba firme le invidió, luego que él cayó, su 
firmeza.» 

Oigamos á Plutarco, porque oigan los redimidos 
con la sangre de Cristo cómo detestaron la invidia 
los idólatras. Dice que la invidia es solo vicio del 
hombre, de que no participan los animales brutos. 
Yo añado que esta verdad tiene excepción en solo el 
perro, que á su modo padece invidia y es invidioso; 
, lo qu^ le pega la compañía de losTiombres. Adviér- 
tase la descendencia y progenitores de la invidia. San 
I Agustín dice que es vicio propio del demonio ; Plu- 
, tarco, que es solo y propio del hombre. La consi- 
* deracion colige que al hombre se le pegó de tratar 
t con el demonio, de oírle, de responderle. Es epi- 
demia infernal la invidia, y contagio tan dañoso y 
I veloz , que no solo conviene no ser invidioso , sino 
I también no tratar con el que lo es; pues al hombre . 
; se derivó del comercio con el demonio, y al perro 
! de la compañía del hombre. Por esto es tan meri- 
; torio padecer la invidia, como dañoso tenerla. 

Rematen sagradamente mi antídoto á esta peste 
, las soberanas plumas de san Agustín y do san Bue- 
I naventura. San Agustín en la enarracion al salm. 104 
(4) § 17: «La iuvidia es tiísteza de la felicidad ajena, 
y alegría en la ajena miseria.» Graduada queda de an- 
, tí poda de la caridad. Prosigue san Buenaventura : «Lo 
tercero, la invidia es semejante al leproso, á Jú<las 
I el traidor y al demonio; porque el leproso no querría 
que nadie estuviese sano, y el diablo, que ninguno 
fuese bueno; por (5) que se dijo: La invidia del diublo 
introdujo en el mundo la muerte. Judas se entriste- 
ció por la unción del ungüento en los píes de Cristo.» 
Y poco más abajo dice : «La invidia se compara á la 
nada, porque no se parece al Criador ni á las cria- 
turas, y carece de todo bien criado.» ¡Quién sabrá 
ponderar el horror de los invidiosos, pues por serlo 
ellos todo, y que los otros sean nada, se hacen la 
nada ellos! 

Trabndo en presencia del rey Frederico los mé- 
dicos de qué cosas aumentaban la vista, y (6) afir- 
mando unos que la eufrasia, otros la celidonia, otros 
el hinojo; Aecio, sincero varón de raro ingenio y de 
alta nobleza, dijo: «La cosa que más aumenta la vista 
es la invidia.» Riéronse los filósofos, y Aecio los en- 
mudeció diciendo : «¿Puédese negar que la invidia hace 
ver más altas / más numerosas y más llenas todas 
las cosas?» Toda es contrariedades la invidia: crece y 
aumenta (7) las cosas ajenas, y para deshacerlas las . 



{A) tono 8: «La Intldia {Los imfraot.) 

(5) lo qae te dijo: 0.) 

(6) afirmado (Z.) 

(7) cosas (5.) 



I0« OBRAS DE DON ^FRANCISCO 

hace mayores, deshaciéndose á sí misma. Por esto la 
invidia es injustísima yjnstiGcada; injustísima^ por- 
que es molesta á todos los buenos y persecución ¿ 
lodos los bienes; justificada, porque carcome y ator- 
menta á los que la tienen; es verdugo de si para serlo 
de los otros. No hay dientes de fiera tan abominables 
ni dentadura asistida de tan buena vianda; nose(i) ven 
en ella sino sangre de virtuosos, pedazos de honras, 
desgarros y bocados de virtudes. Tal es , que el más 
sagrado mantenimiento la hace peor estómago, y (2) 
el bueno la enferma. Con felicidad la comparó (3) un 
poeta al Elna. 

Nihit aliui uist $e valet Aetna cremare : 
Sic te non alios invidus ipse cremal. 
¡nvidm invidia comburihw inhu, el extra. 

No poede arder el Etna 

Fuera de sf otra cos^; 

Asi la invidia i si se qnema soU, 

Y nu á ios otros; arde el invidioso | 

Con la iovidia interior y eiteriormente. ¡ 

No se contenta la invidia con ser mala en todo, I 
en todos y en sí ; también herética y condenada, se in- ¡ 
troduce en la predicación de Jesucristo crucificado. ' 
Esto enseña san Pablo (Philippens., i, v. 15.) Quídam 
quidem et proptcr invidiam , et contentionem : qui- ' 
dam autem et propter bonam voluntcUem Christum 
yraeJicat. «Algunos por invidia y contención, algu- | 
. nos también por buena voluntad predican á Cristo.» \ 
No pudo la invidia crecer más su insolencia. Dolo- ¡ 
rosamente se verifica este sacrilegio. Quien predica | 
la doctrina evangélica de Cristo, profanándola cou ■ 
galas do elocuencia facinorosa, y la dispone al ha- 
higo del oido doliente y no á la enmienda, este por ' 
invidia y contención predica á Cristo. Aquel que con \ 
espíritu esclavo y comprado, por adormecer la con- | 
ciencia en (4) el poderoso, y arrullarle el sueno mor- ¡ 
tal en que yace sepultado, trastorna con palabras * 
juglares el rigor de las sentencias sagradas, violenta 
con entendimiento tirano la verdad provechosa de los | 
Padres: por contención é invidia predica á Cristo. ' 
Quien solo estudia lo que no ha de decir por no dis- j 
gustar, y nunca estudia lo que debe decir por (5) gua- f 
recer, iuvidiosa predicación de las almas profesa. 
Quien pretende la mitra con la adulación de su doc- 
truia , la invidia al martirio y al rigor apostólico que 
ella busca. Aquel monedero falso de textos, falsificador 
de doctrinas , que con novedades sediciosas viste la 
predicación de trajes idólatras y herejes, por conten- 
ción é invidia predica á Cristo; comprebendido es en 

(I) Te (5.) 

it) lo bueno la infama. Con felicidad (Z. B. F.) * 

(3) Horacio al Etna. (/tf.—Cuerdamentc se enmendó este pasaje 
tu ediciones posteriores. Los versos no ton de Horacio.) 
(A) lo poderoso, (5.) 
15} a i;radar,in\ idiosa (IJ.) 



DE QüEVEDO VILLEGAS, 
la advertencia del Apóstol. Este postrero delito de Ui 
invidia es el más pernicioso; (6) yo acabo con él, por- 
que él acaba con todo. 

Y siendo tan varia, tan introducida, tan multipli- 
cada la invidia, su remedio es uno, es fácil, es útil. 
¿Quieres no ser invidioso? Pues ten tanto contenta- 
miento de los bienes ajenos como de los propios; 
tanta misericordia de las calamidades de los otros 
como de las tuyas. ¿Qué cosa más fácil ni más útil quo 
tener contento en lo que tienes y en lo que tienen 
los demás? ¿Qué cosa más fácil que persuadirte á ti la 
alegría que deseas? ¿Qué cosa mis útil que no hacer 
verdugos de tus bienes los bienes de tus conocidos, 
hacer disculpa de los trabajos ajenos los propios, y (7) 
mérito de los propios los ajenos? Si estás contento coa 
las felicidades de los otros, las haces tuyas; esto logro 
es. Si las invidias, haces malaventuradas tus dichas; 
lo que es miseria. Si miserable te alegras de la cala* 
midad ajena , ariades al ser miserable el merecerlo 
ser por delincuente. Si te apiadas, te acompañas, que 
es género de consuelo. • 

Afirmo con novedad católica que, reconociendo á 
la invidia por origen de todos los pecados, la suma 
bondad y inmensa sabiduría de Dios, con todos los 
preceptos del decálogo quiso que sus mandamiento! 
uno por uno fuesen su medicina. (8) «Amar á Dios 
sobre todas las cosas i» expresamente se opone á toda 
las cosas que son invidia de la gloria, y bienaventu- 
ranza que solo tienes en tu Criador, (9) y te quieren 
apartar del. «Amar al prójimo como á ti mismo» 
te estorba todas las invidias de hacienda, de honras, 
de puestos, de deleites, de venganzas, de adulacio- 
nes, de odios y de homicidios; de manera que los 
diez mandamientos de la ley de Dios son otras tantas 
medicinas preservativas desta peste mortal. Que sean 
remedios fáciles y suaves, como dije, conocerásio en 
que en todos ellos se manda que hagas todo lo que 
para la salud y paz de tu cuerpo y alma desean todos 
los hombres. Y no hay, ni puede haber ninguno tan 
malo, que por su comodidad no desee que el otro no 
sea homicida, por asegurar su vida ; que no sea ladrón, 
por asegurar sus bienes; que no sea lujurioso, por ase- 
gurar su familia ; que no levante falsos testimonios, por 
asegurar su honra; que no mienta, por asegurar su 
noticia y su' confianza. Pues dime, ¿á quién no es 
fácil y suave, si lo considera, ser como desea que 
sean todos? ¿Y (10) general cosa más injusta, que no 
querer por la invidia ser invidioso, queriendo que lo 
sean todos ? 



(6) j acabo (S.) 

(7) méritos Id.) 

(8) «Amara [td.) 

(9) te quieren iZ. íf. 

(10) en gcncr«l CS.) 



n 



LAS CUATRO PESTES Y LAS CUATRO FANTASMAS. 



iOi 



INGRATITUD. 

SEGUNDA PESTE DEL MUNDO (a). 



¿Cuil hombre escribirá contra la ingratitud, qne 
iconliiidose d« Dios no escriba contra ú propio? ¡Oh 
kí«fltosa culpa de la ruzon humana, qne entre todas las 
¡iralQras, solo el hombre, que es la mejor, sea ingrata á 
Dios! Y 00 solo le es y fué ingrata como á Criador, sino 
jisQiDááensangrentdda y cruelmente como á Redentor. 
Iftridóleen la creación , desprecióle en la redención; 
^in^^nto, con villania sacrilega, en el sacramento 
fttse llama bien de la gracia con el nombre de Euca- 
ristía. 
Que todas las otras criaturas á su modo y con su ser 
(digámoslo asi) le sean agradecidas en todas (1) tres 
^ones, se te en todas las edades de la vida del mundo. 
U cíelos siempre cuentan sus glorías, siempre le son 
luientes : no se ha visto motin de alguna luz fija ó er- 
ucte de los orbes ; nnnca discreparon de la luz que les 
fi£o quien las encendió en hermosura tan grande y tan 
ilmirabiecon su palabra. Si para que venciese su ca- 
{áUD, quiso qne el monarca de los fuegos celestiales se 
^nse, ala! gando la vida al dia, luego clavó su inmensa 
Tekidad en su obediencia. Si para señal de su pro- 
sesa en Acáz, convino desandar sus jornadas irrevo- 
cables, luego se volvió los grados prefijos al oriente, 
r^püieodo su infancia, haciendo desdecir de sus señá- 
lalas sombras en el reloj del rey obstinado. Ya el fuego 
«íabiicó en columna, y para encaminar el pueblo de 
IHo?, substituyo el día en las tinieblas del desierto. El 
ñentofoé cazador de su mesmo pueblo, lloviendo co- 
Wces.En el maná (2) guisó á las condutas de Moi- 
^ en un manjar todos los (3) sabores. Las peñas al 
pJpe de su varase derritieron líquidas en fuentes; las 
»«acncl mar arrollaron sus olas en pretiles diáfanos, 
jefljagiron en vereda sus golfos. . 
Tal reconocimiento tuvieron en el Viejo Testamento ; 
íeaelNoevo se encendieron en (4) las linezas. El cielo 
W coros de ángeles sobre el pesebre de Cristo. Des- 
padió estrella nunca vista ni ocupada en humano minis- 
1^, i conducir los reyes y los misteriosos tesoros. El 
ilútenlas bodas (5) del Arquitriclino volvió en vendi- 
mias los cántaros, mudándolos en vino. El mar pacificó 
^jbsu palabra sus borrascas, y á sus pies se fijó en lla- 
gan. La muerte aprendió á restituir sus despojos por su 
^amiento. La enfermedad en su palabra no aguardó 
lijoücilud de otra medicina. La salud se introducía Qn 
'íitoperacion de las dolencias; del (6) ruedo de su ves- 
^ttn sacaba el tacto remedio. El agua dislilada en lá- 

' , ** Estiba yi esírifo en 4 de febrero de 1636, hallándose el ad- 
«tn la Torre de Juan Abad, segan carta de eaU fecha, que puede 

tiSBsatf iones, (S.) 
^' Viso Z. B.)-H|Qitó (5.) 
3 sifiíabores. (S.) 
'*' toíias. (5.) 

^ítAíHnitTielinoiZ.B. F.) 
finito jf.s.) ' 



grimas renovó las almas. Los demonios (7) le confesa- 
ron, vencidos. Sus palabras militaron en el prendimien- 
to. Eu su muerte el aire clamoreó con suspiros; el dia 
en su juventud se vio noche; el sol se ennegreció con 
luto, en que no tuvo parte la luna ; la tierra, con el ter- 
remoto, arrojó de los sepulcros sus muertos y rasgó 
en (8) sepulcros los montes; las piedras batallaron hasta 
romperse unas c'on otras. Y todas estas demostraciones 
de agradecimiento irracional hicieron por la ingrati - 
tud que cometía el hombre con el Señor que le crió para 
señor de todas ellas y que murió por él. 

Pues en el tercero beneficio del Santísimo Sacra- 
mento, no fué menor sino más misterioso el agradeci- 
miento de las criaturas. El pan dejó de ser, y sus acci- 
dentes se mantuvieron sin substancia de pan, califica- 
dos en velo del cuerpo verdadero de Cristo. El vino, en 
competencia del agua, que en el convite de Cana se 
volvió en vino, en este so vuelve en sangre. La ausencia 
perdió sus distancias y apartamiento, quedándose el 
mismo que se iba. ¿Qué hizo el hombre? Judas lo di- 
rá, que le comulgó para venderle; que habicndos^e 
entrado Satanás en el corazón, se atrevió árecíbírle en 
su boca. Todas estas maravillas y demostraciones son 
dura reprehensión para el hombre, y rigurosa adver- 
tencia de que entre todas las criaturas, quien menos 
debía ser ingrato á Dios, le es ingrato solamente. 

He querido empezar antes |>or la doctrina que por la 
definición del desagradecimiento. No es menester diü- 
nir lo que todos somos cada instante, mas por cumplir 
con el orden dialéctico, lo dífiniré. lijgrato esquíen no 
conoce el beneficio que recibe, quien le desprecia, 
quien le olvida, quien le acusa : por todas estas cosas es 
g|in hombre ingrato. Lilío Gregorio (9) GirHldo,ferra- 
riense, hombre docto, en su libro, que intitula Contra 
los ingratos, dice (6) : «El cual vicio, porque le juzga- 
ron execrable y aboíninable aquellos nuestros antiguos 



(7) se confesaron vencidos. (F. S,) 

(8) los sepulcros {S.) 
(9i Rlraldo {Z. B. S.) 

ib) Liiii Cregorii Gyrnldl Ferr. tiber odttersus Ingrñtoi, in ítftf 
muUipltcei Ingrati criminis radices conueHuHíur , vahisque fum 
historiis, ium Satura: fxeatplis Ingrati refelluntwt. — Ejusdem L<- 
bellus Quomodo quis Ingrati nomen et crimen effugere possit.^ FtO' 
rentiae Excudebat Laurentius Torrcntinus. (1548, en 8.') 

tSiraldi, sabio profunüo y laUoo poeta, nacid, de padres honra- 
dos aunque pobres, en Feriiira , á U de junio de 1479. Uizo tales 
progresos en las lenguas griega y latirts, en matemáUcas y dere- 
cho, que se ganó la esUmacion de los ponUOces León X, Adria- 
no VI y Clemente Vil, bien que no obtuvo nunca mayor dignidad 
qne la de protonotario apostólico. En el saco de Roma (15^i per- 
dió sus bienes y su rica biblioteca; y su genio, la fortuna y la in- 
justicia se extremaron desde entonces en combaUr aa espíritu coa 
mil géneros de trastornos y amarguras. Al fin se retiró ¿ su patria, 
donde con la amistad de Calcagnini y del sáibio médieo Munardi, 
Junto con la poteccion de nobles e^iballeros, se libró de la indi- 
gencia. Tuvo usa eiiedra en aqueUa universidad, y murió de la 

gou en vasa. 



108 OBRAS DE DON FRANCISCO 

latinos, ni nombre le pusieron. Cuando lo revuelvas 
todo, no hallarúsxórao llamaron los latinos la (1) Ácha- 
risia ; porque lo que algunos deste tiempo llaman 
ingratitud, y algunos doctos agora usurpan por lo mis- 
mo, los más eruditos afirman que no es palabra latina.» 
Así lo advierto el doctísimo maestro Barrientes en su 
Lima (2) barbariei, ad virtiendo que por este defecto 
liuyó tanto Cicerón la traducción desta voz A';^apt;{a, 
que antes quiso en latin escribir griego que mal latin, 
lib. 9, ep. 7, ad Attic. Sed ita meruisse illum déme 
puto, ut A''/3tpt;(5t; crimen subiré non audeam, Y por 
oxcnsar la mala palabra, en el mismo lib. 9, epíst. 2. 
Sed quia tngratianimi hórreo. Cierto es que la palabra 
. ingratitudo es mal (3) latina ; mas no sin misterio los 
latinos pusieron nombre al ingrato, y no al vicio. A mi 
ver quisieron ensenar que este vicio es el hombre, y 
que es-vicioso y vicio. Por esta razón , ya probada bre- 
vemente y difluida, diremos ; «Ingratitud es liombre,y 
el hombre república de ingratitudes, y la república po- 
blación de ingratos,» como lo probaré en sus lugares. 
Para que admitamos la palabra tn^ra¿t(u(fo, basta que 
la usa santo Tomás y los escolásticos, á quien se debe 
seguir. 

Escribió contra la ingratitud Juan Antonio Campano 
tres libros doctos y de sólida erudición (a) ; empero, 
arrimándome en todo lo substancial á los santos y sa- 
gradas escrituras, seguiré más seguro camino. 

He asegurado el nombre de los ingratos y difinídole; 
rosta dar sus senas y retratarlos con las palabras del 
Eclesiástico, hijo de Sirach., cap. 29. Doñee accipiant, 
osculantur manus dantis, et in promissionibus humi- 
liant vocem suam: et in tempore redjítionis postulabit 
iémpus , et loquetur verba taedii et murmurationumj 
et tempus causabilur : si autem potuerit reddere, ad- 
versabikir,solidi vixreddet dimidium, et computaba 
illud quasi inventtonem : sin autem fraudabit illum 
pecunia sua, et possidebit illum inimicum gratis : et 
convitiaet maledicta reddet-illi, et pro honore et be- 
ne/icio reddet illi contumeliam. No los perdonó el sa- 
grado pincel facción, ni seña, ni sombra, ni semblan- 
te, ni ceremonia. ;Qué parecido retrato es de muchos 
hombres de diferentes caras! La primera señal es que 
«besan la mano al que da, mientras reciben» .La segunda,^ 
que «en los prometimientos humillan su voz». Estos be- 
san la dádiva, no la mano, pues no la besan sino mien- 
tras da ; antes la muerden que la besan. «Prometen con 
humildad» para recibir con soberbia. Bien lo muestra el 



Ü) Acharlstía {Las Impresos. — á^^apt^tov escribe Lilio en el 
prefacio dei libro ^2Ttn^\\to Aiversus ingratos.) 

(t) barbaries, {Z.B.F.) 

(3) latin; (S.) ¡ 

(o) Juan Antonio Campano , hijo de unos pobres aldeanos de i 
Cavelii, en Tierra de Labor, nacid por los afios de Utl. Primero 
fué pastor de ganado, mas apreciando el párroco de aquel pueblo 
el buen ingenio del muchacbo^ le enseñó lengua latina. Perfeccionó | 
después en Ñapóles su conocimiento, y allí abrió escueja para sa I 
enseOanza. Dedicóse en Perusa i la Ulosofía , á las matemáticas y ' 
á la elocuencia, trayendo á uno mano el griego y la poesía, con lo 
que se hizo lugar en el átiimo de Jacobo Piccolomini (que luego 
fué cardenal de Pavía), qui^n le intrcdojo en la corle de Pió II, 
pontíllce romano. Después de v^ria fortuna se reUróá Siena, don- 
(fc murió en 1477. La colección de sus obras escogidas, impresa 
en Leipzig en 1734, nos ofrece la Xiúa de Brocvio, la de Pió U^ 
los tres libros Contra In ivgratUntl, y lus dos tratados Dú regendo 
magtsíraíu y De dignilaíe maUimonii. 



DE QUEVEDO VILLEGAS. 

retrato en lo que hacen, pues (4) dice «que cuando 1\« 
gael tiempo de la paga piden tiempo», no por paga! 
sino por pedir, m Y hablan palabras de enfado y de mur 
muraciones.» No se dirá deste retrato que no le fal( 
sino hablar, pues habla. «Trampean el tiempo;» d 
es, por hurtar lo más precioso y de todas maneras; en i 
oro y en los beneficios lo que no quieren volver, y i 
el tiempo lo que no pueden volver. Dice que aaunqii 
te puedan pagar, lo rehusarán de lo que recibió; cuantj 
pague , pagará apenas la mitad y lo tendrá por dádi^ 
que hace, no por paga que debia » ; que es peor ingra 
titud que negarlo todo, pues iiaciendo del beneGcj 
ajeno robo, cuenta su robo por beneficio. «Empero { 
le negare cuanto le dio, será su enemigo de balde.» 1 
mundo se divide en padecer esto y en hacerlo. Conoz( 
muchos que lo hacen con muchos y lo padecen con mi 
clios. Recebir mercedes y beneficios y socorros, y s 
enemigo del que los hizo, es pretender, es negocid 
es ser cortesano; dígase más universalmenle, e&m 
en el mundo. (5) «Págale con afrentas y maldición 
y por el beneficio y la honra le da infamia.» Aquí set<| 
nocequiénsonlos ingratos, que en ellos el bien se vuelí 
mal , la honra afrenta y el beneficio enemistad. 

No hay fiera tan abominable en el mundo, quetrueqa 
naturaleza con ellos. Todos agradecen el moderado ad 
sajo, y para el reconocimiento remedan la razón. Fieij 
simo es el león, y el sacarle una espina de un pié pagó Ij 
beralísimo con dar la vida al que se la sacó. Más horren 
do animal es la serpiente, parto de veneno de la tierra, 
ella veneno animado. Ya se vio un áspid (así lo escríb 
en su Oficina histórica imn Felice Astolfi (6), de Juai 
Ravisio) que, doméstico, y (6) á modo de perrillo, acii 
dia en una casa á las horas de comer, y se alimenta]* 
con familiaridad pacífica y (7) entrelcnia á los dueño^ 
Sucedió, que estando comiendo un dia, parió debajo di 
la mesa, y un hijo suyo picó en un pié á un niño de I 
casa; y de tal suerte se enfureció, que arremetió á si 
propio hijuelo y lo mató y se fué, y no volvió más. ¡Oh 
si así puede decirse, suma honra de áspid, (8) en afrenli 
de todos los hombres,'que pudiendo volver y ser niejo| 
recebida de los dueños de la casa por agradecida des 
pues, que antes por mansa, de afrentada de haber pan 
do (aunque áspid) un hijo desagradecido al beneficií^ 
se escondió ! Pudo esto serverdad, y cuando no lo fufr 
se, grande afrenta es para el hombre desagradecido qi» 
se inventase en un áspid, para creído, lo que del no s< 
podía esperar. Y es (9) más fácil y más conforme á ra^ 
zon creerque (10) una serpiente aborrezca la ingralilau, 
que creer que un hombre racional , hecho á imagen j 

(4) dicen iS.) 

(5) tPágase (B. S.) „ . .^ 
ib) Tomándolo de Juan Ratlsio. Afirma qoe sucedió en Eí>pí»j 

y reflere el caso-al fioal del libro segundo. Ué tqaí el lUulo de » 

«Della ofBclna Islorlea di Glo . ellce AstolO. í'^*»" '"• J*-" í 
quale si spiegann Essempi noiabiUssiml, Aniicbi» el Moderfli.» 
Virtii, ct ií DiífeUo perUuenU. — In VcDcUa, mocv. Apresso 



Sessa.» , j j «« lAil 

Olra edición aumentada se pubU en ta misma ciudad cd w 

Per n Turrini. . j^^a- 

(6 armado de pcrrUlo, (Z. F.) — amado... (Z. iñUfe^^'^ 

tas. B.Há modo... {S.t i^^iestá en Astoífl.) 
(7i ya cnlreienida iZ. F.)— y ya entretenit (B.) 

(8) que en afrenta de todos los hombres, puSíendo (5.) 

(9) para más fácil (Z. B.) 

(10) nn serpiente (Z.) 



LAS CUATRO PESTES Y 
semejanza de Dios, la ame; y pnes esto veo, aquello 

^ creeré. Socórreme con alta eonsideracionel salmo 90, 
en el vers. 13 : « Sobre el áspid y el basilisco pasearás, 
y pisarás el león y el dragon.i» Literalmente nombra eV 
salmo las dos fieras más brutas, de quien yo referí los 
dos ejemplos de agradecimiento, león y áspid : así lla- 
man estas palabras toda la fuerza y atención de la con- 
sideración humana. El Espíritu Santo, en el lugar citado 
del Eclesiástico, dice que el hombre, aun dejándose pi- 
sar y acocear del ingrato, padecerá su veneno. Y en el 
salmo, por David, dice que podrá pasear sobre el ás- 
pid sin temeisu ponzoña, y acocear al león sin pade- 
cer sus garras. 

Pretensiones tiene en muchas plumas doctas la in- 
gratitud de preceder á la invidia. (i) Presumo es pri- 
mero ser ingrato que invidioso, y aquí la ingratitud 
Se ejercita negando el origen que le da la invidia, por 
ser Juntamente ingratitud y ingrata. No se puede ne- 
gar que es primero invidiar el bien que recebirle, y 
por esto recebirle y desconocerle es parto del invi- 
diarle. Luego la invidia, que es madre de la ingrati- 
tud, incestuosamente en la ingratitud, que es su hija, 
engendra todos los vicios y pecados ; descendencia nu- 
merosa, como bastarda y vil, infamada en propia gene- 
ración. Yo (2) no me atreveré á det'^rminar si la ín- 
▼idía es peor por sí que por madre de la ingratitud ; 
diré, empero, que la invidia se atormenta con la vir- 
tud y con el bien, mas la ingratitud atormenta al bien 
y (3) á la virtud. A la invidia la pesa de los beneficios 
que otro goza; la ingratitud hace que los beneficios 
qoe recibe sean aflicción y pesar de quien se los da y 
concede. Ella es tan abominable, que conviene más 
guardarnos de ser ingratos que de los que son ingra- 
tos. Cuanto es mejor, por más meritorio, padecer en 
otro el martirio por nuestra virtud, que ser martirio 
de ta virtud de otro. 

El refrán castellano que dice : «Haz bien, y no ca- 
tes á quién; haz mal, y (4) guarte,» por el primero 
consejo es necio, y por el segundo necio é impío. Con- 
dena el primero el Espíritu Santo con estas palabras : 
Sí benefeceris, scito cui feceris, et erit nratia in bonis 
tuis multa. «Si haces bien, mira á quién, y tendrás 
mucha felicidad en tus cosas.» Ya el texto del Ecle- 
siástico ensenó que el hacer bien y los beneficios 
acarrean enemistad y afrenta. No dice que no baga 
bien, sino que lo haga mirando á quién. Bien se veri- 
fica esto, y frecuentemente en lo político. El ruin en 
honra siempre fué acusación y ruina del que le puso 
en ella. Muchos grandes ministros he visto yo en mis 

* días condenados por los que pusieron en puestos, y por 
bs mismas cosas que los aconsejaron que hiciesen 
(pnede ser) para tener que acusarlos por haberias hecho. 
También dicta la caridad que se Ha de mirar á quién 
se hace bien, por no hacerie mal. Hay muchos que 
alendo pobres merecen ser ricos, y en siendo ricos me- 
recen ser pobres ; muchos que despreciados y escures 
se muestran beneméritos de las dignidades y honras, 
y en alcanzándolas son reos afrentosamente do las hon- 
ras y dignidades : y es causa desto, que los dieron lo 

f1) Presiime (2. 9. P.) — Pr«iaao qae (S.) 

(t) m« atreveré {S.) 

Cl) U flrtod. Ué.) 

i^ fiUnUtt, ^iimpré F. S.) 



LAS CUATRO FANTASMAS. m 

que les fallaba para poder ser lo que dejaban de sor, 
porque no podían. El que á estos tales niega lo que le 
piden, es liberal con lo que niega, y bienhechor de 
aquellos á qufen no concede el beneficio ; y por la pro- 
pia razón el friese le da es juntamente ingrato á sí y 
al que le recibe. 

La segunda parle del refrán condena todo el Dccá^ 
logo y toda la ley de Jesucristo y toda la Iglesia. «Haz 
mal,» es precepto del demonio; es decir, que (5) ha- 
gan lo que él hace. Esta cláusula es impíamente faci- 
nerosa. La necedad es añadir al consejo «haz mal», el 
«guarte»; (6) debiendo decir, no «Haz mal y guarte», 
sino «Guárdale de hacer mal». Porque hacer mal y 
guardarse, es imposible, siendo así que se pierde en 
haciéndole. Puede el malhechor guardarse con dificul- 
tad del ofendido, y casi no puede de la justicia. Es im- 
posible .que se guarde del verdugo; del verdugo, digo, 
invisible de la conciencia y de la culpa, cuyo castigo y 
pena está por cuenta del tribunal de Dios, donde el 
oro no tiene valor, ni la dádiva estima ; ni la negocia- 
ción, poderosa voz. La santa Iglesia (7) señala sola qué 
cosas en aquel tribunal y juicio hacen efectivo el ale- 
galo de nuestra defensa, y señala arrepentimiento, sa- 
tisfacción, perdón de la parte, sufragios, indulgencias, 
intercesión de los santos, para alcanzar gracias que (8) 
encaminen á estos medios. De manera que para no 
ser ingrato dando ó negando, haciendo ó dejando de 
hacer, no se ha de hacer mal y se ha de hacer bien, 
mirando á quién se hace, por no hacerle mal y malo 
con el bien. 

Conviene por esto, para ser verdaderamente agrade- 
cidos y para no ser ingratos, conocer cuáles son bie- 
nes verdaderos, cuáles aparentes ; el mal que se disi- 
mula en algunos bienes, el bien que yace (9) secreto 
en algunos males ; la felicidad que (iO) encierran las 
desdichas, y las desdichas que ocultan las felicidades. 
Por ignorar esto muchas veces, ingratos á nuestro pro- 
vecho, agradecemos los males, y agradecidos á nues- 
tro mal, somos ingratos en él á nuestros bienes. Bene- 
ficios universales son la enseñanza, el buen ejemplo y 
la reprehensión y advertencia ; porque estos enmien- 
^dan las costumbres, mejoran la mente^ y disponen al 
entendimiento para lograr los beneficios particulares, 
y la conciencia para lograrlos, recibiéndolos ó dándo- 
los. Evios beneficios pocas veces y en pocos se oyen 
ton este nombre : la enseñanza se aborrece por proli- 
ja, á persuasión de la presunción propia ; el ejemplo so 
desprecia por impertinente, á persuasión de las inter- 
pretaciones del gusto; la reprehensión se abomina por 
injuriosa ; la advertencia por entremetida. Veis aquí 
cómo los malos en su vocabulario mudan los nombres 
á las virtudes, en el cual antes las infaman que las nom- 
bran. 

Ello es cierto que solo son bienes y beneficios los 
que enriquecen el alma y disponen (i i) el cuerpo á la 
obediencia del espíritu. Son eternos; no se pueden 
perder, ni pueden ser robados del ladrón ni del usu- 

(5) baga (B. S.) 

(6) no debiendo decir: «Haz ma! y goirdate,» (S.) 

(7) sola suminisira medios que en aquel tribunal (/</.) 
(9) encamine d. B. F.) 

(9) es secreto (14.) 
(lOi cierran (/tf.) 
(11) ai ^erpo (f. B,) 



06RAS DE DON FRANCISCO DE QÜEVEDO VILLEGAS. 



liO 

rcro ; ni el fuego los halla, ni la edad los gasta, ni los 

embarga la muerte, ni los cierra la sepultura. 

Séneca dice que las riquezas ni las honras (i) 
no son beneficio, sino señales visibles por donde se 
conocen los beneGcíos, los cuales están radicalmente 
en la intención del que los da. En esta materia mejor 
es (2) remitirme á Séneca que desaliñar su doctrina 
con mis palabras.Solo añadiré que no puede ser bene- 
ficio, aunque lo agradezca el que lo recibe, aquella dá- 
diva que sirve al apetito ó al pecado. Agradece el ven- 
gativo que le encaminen á su puñal su contrarío, el 
lujurioso que le faciliten el adulterio», el invidioso que 
le crean la calumnia y la acusación , el ambicioso que 
concedan á su soberbia los premios de los méritos. 
Estos, tan ingratos son á su conciencia en lo que reci- 
ben como los otros en lo que dan ; y con todo, este es 
el agradecimiento que más se gasta en el mundo y el 
más corriente, y el que anda en mejor hábito y más 
espléndidamente acompañado. Discurramos en las ma- 
las costumbres de la ingratitud ; en ella hallaremos to- 
dos los pecados mortales, y á ella en todos ellos. Es so- 
berbia, por ser una de sus principales causas el amor 
propio. Es invidia, porque consta del aborrecimiento 
del prójimo. Es avarícia de la misma avarícia, pues lo 
es de los bienes propios y de los ajenos, de lo que 
tiene, y de lo que (3) los otros tienen. Es homicida 
en el'hijo, deseando la muerte al padre por la heren- 
cia; en el hermano contra el hermano; en el amigo 
contra el amigo, por la' manda. Es ira rabiosa, nacida 
del beneficio contra el bienhechor. Es el ingrato el peor 
de los ladrones ; él Solo halló modo de añadir abomi- 
nación á la infamia del robo. El ladrón es- aborrecido 
del robado; el ingrato aborrece al que roba. El robado 
persigue al ladrón ; el ingrato persigue al que robó. El 
ladrón hurta lo que le niegan y le esconden ; el ingra- 
to hurta lo que le dan y lo que pide y recibe. Del 
ladrón se guardan todos; del ingrato pocos. Aquel para 
robar se vale del descuido del dueño de lo que hur- 
ta; este se vale de la piedad y magnificencia del que 
le da lo que pide. El ingrato es lujurioso, y la lujuria 
es toda ingratitud á la propia vida, á la salud, á la ha- 
cienda, al sosiego y á la honra. Tal es la ingratitud, 
que á la lujuria la hace faciuorosa y homicida y la- 
drona. El adulterio y el eslrupo y el incesto, ¿quién 
se le dicta á la lujuria, sino la ingratitud contra el ma- 
rido que le admitió en su casa, contra la parienta, con- 
tra la doncella qué se fió del ingrato? Al pecado de la 
lujuria la ingratitud le añade los gravámenes nefan- 
dos, las circunstancias detestables. 

Verifiquemos esto en el cuidado que Satanás tuvo 
de introducir la ingratitud en el mundo, y en el que 
tiene de conservarla en él para destruirle. El demonio, 
que sabia que siendo ángel, la ingratitud le habia he- 
cho diablo, la tomó por eficaz remedio y experimen- 
tado, para hacer demonio al hombre. ¿Quién ignora 
que el pecado de Adán y de Eva fué ingratitud ? Desde 
entonces la dádiva se confesó inducidora de la ingra- 
titud. Valióse della el demonio, dióla que comiese la 
fruta del árbol vedado, tomóla Eva, y (4) de Eva per- 



(1) son beneflciof, (S.) 

(2) remiUrse(/tf.) 

(3) otros {Id.) 

(4) Era persaadié A Adán, (/d.) 



suadido Adán. Dióles Dios licencia que ciymiesen 
todos los árboles del paraíso; exceptuóles uno; y p, 
dieron aquel y todos los demás por uno solo. Esta fi 
ingratitud á Dios y á sí, y para todos la primera y 
mayor. Acababan de amanecer en las manos de Di 
la mejor criatura para reinar en todas las demás, y 
instante con ingratitud suma aceptaron elsersemejai 
les á Dios. Ninguno después acá, del ángel que se 
ofreció á sí mismo, y del hombre que lo aceptó de 
serpiente, quiso ser á su Señor semejante, que no fu^ 
se en la ruina y caida semejante al que se lo ófiKJ 
á sí, diciendo : «Seré semejante al Altisipo,» que Ú 
el propio que le ofreció á los primeros padres. Y pai 
ver la fértil fecundidad de la ingratitud, luego fuenj 
ingratos unos á otros ; Eva á la dádiva de la serpleaU 
pues la acusó; Adán á Eva, á su dádiva y á Dios, d 
piendo: «La mujer que tú me disteme engañó. d i 
ingratitud es mal contagioso y hereditario. Verificó^ 
(5) luego en Cain y Abel. Ofrece Abel sacrificio de sil 
primicias; ofrécele Cain de las suyas : liace Dios mm 
rxogida al (6) sacrificio de Abel que al de Cain, nop(| 
lo material del sacrificio que le daba, sino por la íi^ 
tención con que le ofrecía. ¿Veis que no es el sacriO 
ció ni la dádiva loxjue se ofrece, sino el corazón qij 
le ofrece? ¿Veis en Cain que hay ingratos, dando 
ofreciendo? Hace Dios á Ca'm hermano mayor; él, ii^ 
grato al beneficio de la primogenitura, da muerte i 
Abel, porque, no contento con ser primero, quieres^ 
solo. La grandeza y los puestos superiores y primer<j 
son la disposición más poderosa para inducir á la ii^ 
gratitud. El hombre desea para si toda la riqueza 
honra que ve en los otros ; en alcanzándola, tiene p<| 
infamia el agradecerla. Pretende con enga&o lo que q 
tiene; recibe con malignidad le que le dan; tiene p( 
desdicha el no alcanzarlo, y por afrenta el reconocei 
lo. El que está en la mayor cumbre, no ha de min 
con tanto cuidado cómo tiene los pies sobre la cabea 
del monte cuanto de qué manera tiene la suya sob^ 
sus pies : quien esto mirare, no caerá, no será ingrata 
Cundió la raza de la ingratitud en los succesores d 
Adán. Ya se vio en la torre que fabricaron á fuerzad 
ladrillos, donde (7) de uno en otro temerarios quisi^ 
ron, para subir al cielo, introducir en méritos los csc^ 
Iones ; rio merecerle, sino escalarle. Obligó la ¡ngra 
titud á que Dios diese licencia á las aguas para anega 
(8) la tierra : este no es el mayor encarecimiento d 
su iniquidad. Obligó á Dios á que se hiciese hombre 
obligóle á que padeciese y muriese. 

Consideremos agora cómo fueron difereptes el s^ 
gundo Adán Cristo Jesús y la segunda Eva María sa 
cratísima, que hasta el nombre de Eva le contradijo 
volviéndole en eVde Ave. En Adán fué primero el honi 
bre que la mujer. En Cristo (9) primero fué la muje 
que el hombre, en cuanto (10) Dios y hombre. Allí e 
hombre dio parte de su cuerpo, para que della se fa* 
bricase la mujer. Aquí la mujer fabrica de su cuerpo 
y en su cuerpo, por la obra del Espíritu Santo, al Hoin 



(5) en Caín (S.) 

(6) de Abel {Id.) 

(7) nno (Z. B.) 

(8) la Uerra. Esto (F. S.) 

(9) fué primero (5.) 

(10) hombro. Allf (Id.) 



US CUATRO PESTES Y 
hrt Dios en cuantohombre. Adán, de quien sacó Dios 
maloriales para formar la mujer, dormía cuando para 
fiibricarla le quitó la costilla. La toda santa y siempre 
purísima mujer^ cuando concibió á Cristo , se$;undo 
Adán, velaba orando. Mirad cuan diferentes son en 
lodo los que introdujeron la ingratitud , de los que la 
castigaron y (1) satistícieron por ello. 

\0h, sí yo mereciese que aquella excelsa pureza y 
aquella vii^inidad Madre, que coronada de gloria rei- 
na con su Hijo, Dios y hombre, sobre los ejercitas de 
los ángeles, me dispensase lumbre de sabiduría ardien- 
te para discurrir más allá de la miseria y poquedad 
da mi talento, y fuera de las tinieblas de mi ignoran* 
cía, los misterios de la disposición de su parto 1 Yo, Ile- 
trado de la devoción y confiado en este ruego, ponde- 
raré algunas cosas que puede ser haya dejado el gran 
Dios á mi ignorancia, para que en todo tiempo se re- 
irerencie y se vea lo que él dijo, que escondió el Padre 
eterno muchas cosas é los sabios, que reveló á los pe- 
queños. Y si Cristo dio gracias por esto á su Padre, 
¡cuáles se las debemos dar á Cristo los pequeños por 
las que dio por nosotros! (a). 

Llegó el tiempo de la encarnación del Hijo de Dios, 
en que se desempeñaron los profetas, cumpliéndose lo 
prometido en las semanas. Y siendo el hacer Dios á 
Maria su madre la merced más colmada de divinidad, 
envía al ángel Gabriel por su consenlhniento. Si Dios 
para hacer el mayor de los beneficios á su criatura 
(2) la pide consentimiento, ejemplo es que no debe 
apartarse de la atención de los reyes de la tierra. 

Dios no puede llamarse agradecido, pues no puede 
recebir beneficio de nadie ; y de su mano le reciben to« 
das las cosas. El llueve para los buenos y los malos, y 
manda nacer su sol sobre tos justos y los impíos. Toda 
buena dádiva (3) dccieude del ; sin él no hay bien, y 
él es el solo y el sumo biei). Dios como hombre (ú nues- 
tro modo de entender, digámoslo así) fué agradecido, 
de la manera que se puede decir de Dios hombre. Tu- 
vo Cristo pasiones de hombre, porque era hombre real 
y verdaderamente. Empero túvolas tan eminentemen- 
te, que los teólogos modernos, para diferenciarlas de las 
nuestras, las llaman (4) propasiones. Tuvo piedad, mi- 
sericordia y justicia, todas virtudes; empero Cristo no 
se puede llamar virtuoso, porque este nombre es de 
aquella naturaleza que obra el bien, venciendo (K) re- 
pugnancia que se le contradice. Digo pues que de la 
manera que Cristo fué caritativo y clemente, y piadoso 
y justo, siendo la misma caridad, clemencia, piedad y 
justicia, fué agradecido. Y en esté sentido se enten- 
derá cuando yo le llamare agradecido en alguna obia. 

<1> tiU«faci«roA por eUa. (S.) 

(«) Véase co el Efii^hlúrio la carta de Ooi^vtdo al dQqae de Me- 
dittacfU» fecha 4 de rcbrcro de lar^O. 

Consagrado todo et siglo xvri á dvrmdfr la ¡nmacuhda concep» 
titm de nuestra SeUóra, ¿romo c$1»t moda la pluma de Docsiro doí 
FfiíBicisco fD medio del general Tervoroto entusiasmo? El sejactd 
con sus amigos de baber adelantado mucbo en este dí^urso la 
defensa de la opinión de la limpieza de nuestra Sefiora. 

non Nieoiis Antonio da noticia de mis de ciento setenta esps- 
fiules que cscrUiieroo de esli materia. Pero ¿qué diría Qievido 
si resucitando en 1855 contemplase el perjario y la impiedad de 
ciertos compatriotas suyos? 

(4) le (S.) 

(5) desciende de él; (.V.) • 
ik) propensiones. (K 5I.> 

(S) la rei^inaucia que te lo cootndice. (S.) 



LAS CUATRO FANTASMAS. i 1 1 

Digo que el Verbo eterno antes de encamar en Ma- 
ría y antes de ser su liijo en cuanto hombre, usó con 
aquella sacralísima alma, con aquel purísimo cuerpo 
revereneia de liijo. Ninguna cosa es más propia á los 
hijos que para lo que han de hacer pedir el consenti- 
miento á sus padres. Esto hizo Dios, que para encar- 
nar en María (6) la pidió el consentimiento para que 
fuese su madre. Y tanto se gloríficó en ser su hijo, que 
antes de serlo por la concepción, lo quiso parecer en el 
respeto. Pues ¿cómo ( ¡ oh piedad cristiana ! ) quien pa- 
ra encarnar en María y habitar en sus entrañas la pidió, 
digámoslo así, Ucencia, la daría á la culpa original 
para que cupiese en ella a](;un tiempo, algún instante 
ni parte del? Quien la escogió para «madre desde el 
principio y antes de los siglos», para satisfacer por el 
pecado oríginal, la preservó por madre. Para pagar deu- 
da del hombre, no con venia hacerse hombre en cuerpo 
que algún tiempo hubiese sido deudor de la misma 
culpa. Y por la misma razón que todos pecaron en Adán, 
no pudo pecar en Adán la madre del que pagó por to- 
dos. Las díGcultades que á esto se oponen, todas las 
previno y convenció el ángel, cuando dijo : «Porque 
no será imi>osible para Dios toda palabra, » Luc. i; 
Quia non erü impdssibüe apud Deum omne verbum. 
Pues si acerca de Dios no será toda palabra imposible, 
esta palabra «Concebida sin pecado originaU ¿cómo 
le dejará de ser, no digo posible, sino toda decente? 
Lo que no pudo alcanzar la naturaleza humana ni la 
mente, fué que Dios se hiciese hombre ; y eso creyó 
la Virgen María en diciéndola el ángel que se obraría 
por el Espíritu Santo. Y ¿dudará alguno que Crísto, 
hijo de Dios y Dios verdadero, preservaría total mente 
de culpa con santiQcacion especialísima á su madre? 
¿Puede haber más encarecida miseria que recatear 
por un instante la limpieza de la Madre de'Diós? 

Por María murió como por todos ; eutiéndeAC que 
murió por ella, porque tuvo della cuerpo y ser de hoiii- 
bre para morir. Murió para todos, porque todos com- 
prehendidos en el prímero pecado le (7) trujcron á la 
roueite. El privilegio fué que gozase de los méritos de 
su pasión, libre de culpa. Nació de María, muríó con 
Muiía al lado, y murió por María, como hemos dicho. 
No murió la Virgen Madre viendo morir á su Hijo, y 
ho hiendo muerto otras madres de dolor de ver ú sus 
hijos morir, x^on ser su amor infíuitamehte mayor que 
el tle todas ; porque, como aquella muerte era para ma- 
tar la muerte y dar vida á todos, aun de lástima no pu- 
do dar muerte. Yo mostraré que no ha sido digresión 
esta, y que no me he apartado del discurso de la in- 
gratitud, la que voy mostrando que Crísto y su Madre 
Contradijeron en Adán y en Eva. Dijo Gabriel : «Ave, 
llena de gracia, el Señor es conti{;o, bendita entre las 
mujeres.» Angelo Caniuio, varón doctísimo en las len* 
gtias orientales (6), dice que aquella palabra « llena de 
gracia v), que el griego dice «graciosísima»; en el pro- 
pio sentido en el siríaco idioma, que razonó el ángel, se 
dice así : Scelám Cechimariam Malialh, Tabutha {*), 

(6) le (S.) 

(71 trajeron (R. S.) 

{b) Nacto en iStí Ángel CiBlnl, en Angbiarí, paeblo deloseaoa. 
Docto gramil ico, especialmente en lengnu orientales, el griego, 
el hebreo y el siriaco le eran familiarísimos. Enscfiólos pública- 
mente en Veoecia, Padoa, Bolonia, Roma, EspaQa y en lannirersl- 
dad de Parif , adonde íaé llamado por Francisco I. Murió en Aa- 



112 



OBRAS DE DON FRANCISCO 



a Paz á tí, María, llena de gracia ; él Seuor nuestro sea 
contigo.» Y advierte que aquel Tha es relativo y se- 
ñalaba persona : (1) fué lo que obliga» á la Virgen á tur- 
barse. Asilo dice el texto : «La cual como lo oyese, se 
turbó en las palabras que la decía, y imaginaba cuál 
seria esta salutación.» Parecióle á Angelo Cuninio que 
en la salutación, cuando se turbó, no babia relación 
particular que ocasionase la turbación ; empero está 
en la palabra «El señor es contigo», que la palabra si- 
ra pronuncia «Seuor nuestro». Considerad á la Vir- 
gen turbada de oírse llamar llena uü gracia, y que es 
bendita entre todas las mujeres, y que el Seuoces con 
ella. Considera, ó bombre, que teme las mayores mer« 
cedes y alabanzas que oyó criatura. Aprende, TÍlísimo 
gusano, desta bumildad á turbarte con las alabanzas, á 
temer los grandes beniíficios. 

Óyelos María Virgen ; túrbase y teme, y pasa (si pue- 
de decirse) á dificultarlos con estas palabras : a¿Cómo 
se obrará esto, porque yo no conozco varón? » Pregun- 
ta que suena duda, siendo el requisito para que se efec- 
túe el ser madre de Dios. El no conocer varón, esa es 
la disposición en aquella angélica virginidad y pureza 
inefable. 

Nota la diferencia de Haría á Eva. Aquella acepta, y 
cree de la boca de la serpiente el ser como Dios. La 
siempre virgen se turba, y teme cuando oye del ángel 
que es llena de gracia, que elSeñor es con ella.(2) Andan 
Dios y su Madre compitiéndose los agradecimientos. 
Dícela el ángel que della nacerá el Altísimo, que será 
madre del Hijo de Dios, que Dios hombre será su Hijo. 
María, á quien Dios escoge por madre, agradecida no 
dice : «Yo seré su madre ;» sino : aYo soy su esclava ;.bá- 
gase su voluntad.» Concibe á Cristo Jesús, páreley re- 
cuéstale en un pesebre. Cristo, en agradecimiento de la 
bumildad de su Madre, llueve ángeles sobre el portal: 
da comisión á estrella embajadora que traiga reyes de 
Oriente para que hagan corte el pesebre en que le tie- 
ne su Madre en vez de cuna ; para que el portal donde 
le parió vea de rodillas aquellas majestades, á quienes 
todos hablan de rodillas en sus palacios. En el pesebre, 
adonde acaba de nacer de madre libre de' la culpa 
porque viene á morir, nace entre ángeles y reyes ; en 
la cruz, donde le ponen las culpas y el pecado prime- 
ro, muere entre delincuentes y en medio de dos la- 
drones. Allí, que nace de purísima madre, le ofrecen 
(3) la mirra ; aquí, que muere por los culpados y en po- 
der de los ministros impuros, se la dan á beber. Cuan- 
do nace mueren por él los inocentes ; cuando muere 
inocente, muere por los culpados. En el Calvario el cie- 
lo se escurece, anocheciendo y ocultando el manantial 
de las luces visibles; en el pesebre inventa el cielo 
nuevas luces y resplandeciente ministro de fuego. Y 
pues en todo, el segundo y eterno Adán fué contrario 
del primero, para serle propicio; como Adán culpó á 

vergne i los treinta y seis aflos de edad. Cseribió : I. De loéis Sa- 
crae Scripturae hebraids commentaria. Amberes, 1600.— II. he hel- 
Ifíilsmo, 1555.— III. ¡nstituüones ünguarwn tyriñcae^ assyríacaeet 
tkaimudicae una cum aethiopicae el arabicae eoUñtione^ quibus ad- 
rf//0 eit adealcem Novi Testamenli multortm loeomm histórica enar- 
rallo. París, 1554 (4.').~IV. Gramática graeca.—^y. Una versIoD 
latina del comentario de Simplicio lobre Epicteto, imp^a en Ve- 
pccia en 1546, en roUo. 

(1) qoe faé (¿1.) 

{% Adán Dios, {id,) 

(3) mirra; (id.) 



DE QüEVEDO VILLEGAS. 
Eva, Cristo ab initio disculpó á María, qoitáiulola li 
Cjilpa; (4) eso es disculpar. ¡Mirad qué igradec'imio^ 
tos, estos referidos, tan dignos de Dios y hombre, t» 
dignos de madre y virgen ! 

Resta enseñar cuánto aborreció Cristo la íagralitoiL 
Dirélo con las palabras de san Pedro Crisólogo e& c| 
fin del sermón xlviii, sobre aqueUas (5) paleras di 
Evangelio : a Y no hizo alli muchos milagros porlaiftj 
credulidad de aquellos.» Dice el Santo : «No 8e«oba 
allí milagro donde la incredulidad nolo merece. Si b¿ 
cuando Cristo sana no pide paga; con todo, se unáim 
cuando por la honra que se le debe se le hace iojorki 

Dos cosas se coligen destas palabras. LauDa,qQel^ 
ingratitud obligó á Cristo á que no obrase milagros; qu 
fué carecer de la apelación qae de la Umitaíi virtoj 
de la naturaleza tiene nuestra flaqueza para la onuu* 
potente virtud de Dios ; fué carecer de los testim(miJ 
de la verdad para creeria. De manera que laiogratiUM 
se quitó en Cristo el remedio temporal y los med'iM 
para la salud espiritual. No obró otro algún pecado ta!J 
efectos de perdición. Lo segundo que se colige es, q« 
los judíos fueron á Cristo ingratos con todo inferai| 
encarecimiento; pues no solo no conocieron, no coo^ 
fosaron, no creyeron el beneficio, sino que por boarj 
que le debian, le pagaban (6) con mjurias. No ese» 
fermedad curable incredulidad nacida de ingnUtud 
Esta es y fué y será la dolencia de los pérfidos jadioSj 
esta llora sobro todos ellos su rey David, salmo ai 
donde al principio, para remediar su ingratitud, lo{ 
exhorta diciendo : «Ingratos, acordaos de sus milagroi 
que hizo, de sus prodigios y de los juicios de su bocaj 
Sabia el santo Rey que como ingratos los hablan olvi^ 
dado; así lo dice, prosiguiendo en el salmo cv, deij 
pues de iiaber referido inmensos beneficios qoe Dia 
los había hecho : «Olvidáronse de sus obras, y no so* 
frieron su consejo.» Y más abajo : «Olvidaron á Dios 
que los salvó, que hizo milagros grandes en Egipto 
maravillas en la tierra de Cham, cosas terribles en e 
mar Bermejo.» Debemos considerar la aflicción deaque 
Rey santo y profeta, viéndose rey de pueblo ingrato 1 
(7) Dios tan propicio y benigno « y siendo él tan agra 
decido á los beneficios de Dios, que en el salmo cr 
exclama con voces del corazón estas bien reconocida 
palabras : Quid retribuam Domino pro omnibui qua 
retribuit mihi? «¿Qué le daré al Señor por todo lo qu* 
me da?» No ha de pedir el buen rey siempre á Dios 
que b dé más; hade ocuparse en buscar qué le dar 
por todo lo recibido. En buscar cómo agradecer á Dio 
lo recibido está el poder conservarlo. Pai-a recibir bene 
ficios de Dios basta ser cualquiera criatura; para rece 
nocérsclos es menester ser justa y reconocida criatura 

Dije que la incredulidad que procede de ingralitw 
es incurable. Probé con David que esta es la dolencii 
obstinada de los judíos. Que sea incurable, lo prueb( 
con ellos y con su dureza. Hay incredulidad que si 
cura fácilmente, por no ser de aquella mala c^t» 
Esta se víó en Tomás apóstol, cuando dijo: «Sino vien 
la figura de los clavos, y metiere mi mano en su lado 
no he de creer.» Discurre en esto para mi opinión sai 



(4) qne eso (S.) 

(5) del Evangelio : 

(6) injoriat. {Id.) 

(7) on Dios (/tf.) 



♦«*) 



LAS CUATRO PESTES Y LAS CUATRO FANTASMAS. 



4i3 



Pedro Crisólogo, sermón lxxxiv. Daré á leer en estas 
palabras roncbo oro, razonado de la mina de sos es- 
critos: «¿Por qtté asi Tomás inquiere los vestigios de 
)a fó? ¿Por qné al que tan píamente padece, tan dura- 
mente le examina resucitando? ¿Porqué aquellas he* 
ridH que rompió mano impla, asi la mano devota las 
inquietat ¿Por qué (i) el lado que con lanza el sol- 
dado despiadado descubrió» porGa ¿ desgajar la mano 
del que obedece? ¿Por qué los dolores que causaron 
las manos de los perseguidores, los renueva la mano 
corioaa del dicípulo con crueldad? ¿Por qué con tor- 
mentos al Señor, con penas á Dios? ¿Por qué, que- 
riendo probar al Médico celeste el dicípulo de la he- 
rida, le trata asi? Cayó la potestad del diablo, descu-. 
bríóse la cárcel del infierno, desatáronse las ligaduras 
de los muertos: mtiriondo el Sefior^ se arrancaron los 
sepulcros, y resucitando el Señor, toda la condición 
de la muerte se mudó; del sepulcro sacratísimo del 
Señor se levantó la losa, las ataduras y sudario se 
desataron, y la muerte buyo de la gloria del que re- 
sucitaba ; volvió la vida, levantóse la carne , que no 
babia de caer más. Y ¿por qué á ti solo, Tomás, de- 
seas que se te (2) entreguen las beridas con dema- 
siada curiosidad para el juicio de (3) la fe? ¿Qué fuera 
si estas con (4) las demás se hubieran borrado? ¿En 
cttál peligro hubiera incurrido tu curiosidad? ¿Per- 
suádeste que no hay algunas señales de la piedad, nin- 
gunos documentos de la resurrección del Señor, si 
con tus manos no aras las entrañas que así surcó la 
crueldad judaica? Encaminó, fieles, la piedad esto; esto 

3UÍS0 la devoción para que después no (5) lo pudiera 
ttdar la impiedad. Empero Tomás no solo cuniba su 
incertidumbre en su corazón, sino U de todos los 
bombres. Procuraba, habiendo de predicar esto á las 
gentes, cómo podria (6) autenticar el sacramento de 
tan grande fe* De verdad más fué profecía que duda ; 
porque ¿para qué había de pedir tal cosa, si no hu- 
biera conocido con luz de profecía que.Cristo había 
reservado sus beridas para el juicio de su resurrec- 
ción?» 

' Alumbrado del Espíritu Santo este grande y elegan- 
tísimo padre, demuestra que la de santo Tomás após- 
tol no rué incredulidad ingrata, sino profetice. Fué 
incredulidad contra la incredulidad de los judíos y 
de las gentes. Por eso mereció que Cristo, renovando 
después de resucitado su pasión en cierto modo, lo 
concediese manosear sus heridas. 

Veis que á. la ingratitud se le niegan* los \niIagros, 
que no se negaron al fariseo, á quien cortó la oreja 
san Pedro, pues Cristo se la restqjiró; á la adúltera, 
por quien en la tierra hizo señales tan (7) milagrosas, 
que dicen algunos padres que todos los que la acusa- 
ban leyeron sus pecados en ellas; á María Magdalena, 
de quien echó siete demonios, la pecadora de la ciu- 
dad, y conocida por este nombre. No es posible enca- 
recer más el detestable horror de la ingratitud. 
Resta mo^itrar cómo fué Cristo agradecido. Gonvi- 

(!) el lado qa* con la laou (B.)* al lado... (5.) ^ 

(S) eatHegaen (Z.) 

(5í M \S.) 

il) lo demás (Z. B, F4 

05) le [B. a.) 

{Sf aateulitar(5.) 

Í7> BilagroiOt (¿4 

tt-u. 



danle á las bodas de Canná en casa del rey del ban- 
quete. Va con su santísima Madre y sus dicipulos; 
falta el vino, y hace que se vuelva el agua en vino. 
Por una comida obró el primer milagro de los que 
hizo, que fué honra grande y singular prcrogntiva 
darles la primera señal uiilagrosa con abundancia tan 
maf^nífica do lo que fallaba. Aquí se ofrece un lugar que 
ha fatigado muchos discursos doctos y pindusos, para 
interpretarlos. «Dijo su madre á Cristo: Nu tienen vino. 
Respondióle: Mujer, ¿qué nos toca á mi ni ú tí?» Estas 
palabras tienen semblante despegado; empero consi- 
deradas con esfiíritu, y consultando para su declara- 
ción la puroza y excelencias de la Madre, y el amor 
que su Hijo Dios y hombre la tenia, me arrojo á decir 
que no solo (8) no fueron palabras dañosas , sino tan 
favorables, que en ellas me parece pronunció el texto 
irrefragable de su purísima concepción, diciendo: «En 
el oficio de redentor de la culpa original, que hoy 
empiezo con el primero milagro en Cunai), á ti y á mi 
nada nos toca : á mí, porque soy Dios; á tí, porque yo 
te preservé.» Y esto tiene fuerza ; pues siendo Cristo 
su hijo en cuanto hombre solamente, por la culpa orí* 
ginal pudo decir : ¡fíné nos toca á (9) ti y á mí? Yantes 
parece decisión que despego. Ni los de la opinión con- 
traria podrán hablar otra cosa aquí , que á la Virgen 
y á su Hijo no tocase. Según esto, fué decir muy amo- 
rosamente á María : «Mujer, de las faltas de los hom- 
bres á ti y á mí nada nos toca, tócales á ellos. A mi 
no me tocan por ser Dios, á ti por ser mi madre; no 
ha llegado mi hora en que con el nombre de mnjer« 
padeciendo en la carne que me diste, te nombraré.» 
Este milagro, que fué el primero con que en Cañad 
se manifestó, fué para que los apóstoles creyeran en 
Cristo. Asi lo dice el texto sagrado: «Este principio 
hizo de sus señales Jesús en Canaá de Galilea, y ma- 
nifestó su gloria, y sus dicipulos creyeron en él.» 
Lo que dice el doctísimo Cayetano no lo consiente 
el texto (estas son sus palabras: «Fué decir: A tí, 
como mujer, no te toca que falte el vino; y que por 
eso el (10) Arquitriclino llamó al esposo de las bodas, 
y no á alguna mujer»), pues el texto dice que la Vir- 
gen María, y no el rey del banquete, dijo á los mi- 
nistros: «Haced cualquiera cosa que él os dijere.» 
Y consecutivamente Cristo mandó que llenasen las 
hidrias de agua, y que sacasen dellas el agua con- 
vertida en vino. De que se colige que, pues Cristo 
luego hizo el milagro, socorriendo la falla del vino 
que su Madre dijo que habla, que las palabras : Mujer, 
¿qué nos toca á tí (i 1) y á mi? no miraron ul socorro 
del vino, sino que forzosnnienle fueron misteriosas. 
Ni había de extrauur Cristo que su Madre interce- 
diese con él por las necesidades de sus huéspedes, 
ni había de frustrar su intercesión ; pues e^ita fué la 
vez primera que ex presa ai ente en necesidad se halla 
escrito que intercedió. ¡ Dichosa boda y casa donde 
Cristo hizo el primero milagro, donde la Virgen hizo 
el primero ruego! 

No merece nombre de digresión esti advertencia, 
pues ya que no toca á la iu^^raütud, la hu)c; puesto 



(8) fteroQ (Z. 0. F.) 
(9t á mi ni i ti? .:>.) 
(10. ArqaiUclloo tf . B. f«) 
(11) DUffli?vS.; 



114 



OBRAS D& DON FRANCISCO 



f aera referir este teste y no solicitar esta explicación en | 
favor de la pureza de la Virgen. i 

Dícele el ladrón : «Senor^ acuérdate ^e mi cuando ' 
estés en tu reino.» Y ofrécesele luego diciendo : «Hoy 
serás conmigo en el paraíso.» ¡Oh inefable grandeza! 
¡Dichoso quien persuadiere al frenesí de la honra del 
mundo á que se acuerde del que le acompañó en la 
afrenta ! ¿Quién en el mundo no aborrece el testigo de 
su miseria, y al que le acuerda las ignominias que le 
Tió padecer? Muere Cristo escupido, abofeteado y azo- 
tado y en una cruz, como malhechor, entre dos ladro- 
nes, y pídele el buena que se acuerde del cuando esté 
en su reino, que es aco'rdarse de su mayor cfprobrió ; y 
no solo acepta el acordarse del, sino el hacerle parti- 
cipe de su reino consigo en el proprio día. ¡Grande é 
inmenso beneficio, que apreció conforme (i) á su jns* 
ticia el conocimiento de un malhechor, que en hom- 
bre visible (que con él padecía como delincuente) creyó 
reino, y reconoció (t)* entre la borrasca de las afrentas 
majestad soberana! 

Tal se mostró Cristo con los hombres cuandatodos le 
fueron ingratos, los más toda su vida, y los agradeci- 
dos, alguna vez en ella. De sus apóstoles dnos le deja* 
ron, blro le niega y otro le duda y otro le vende; este 
fué Judas, llamado varón de Carioth : no perdonemos á 
su patria esta infamia. Este fué el ejemplo de los ingra* 
tos, este fué la misma ingratitud, con toda su genea* 
logia. Tuvo por madre lainvidia en el ungüento de la 
Magdalena, que Invidió á los pies de Cristo; luego se 
valió de la dádiva, que induce la ingratitud, pues para 
vender á su Maestro empezó diciendo : Quid vultis 
fnihidare?9ilQiié me queréis dar, y yo os lo entrega- 
ré?» El ingrato no señala precio, porque lo es ¡lor poco 
y por mucho y por cualquiera cosa. Diéronle treinta di* 
ñeros de plata; tomólos y entrególe. Arrepintióse Ju- 
das y volvió el dinero, y arrojóle y ahorcóse: era tan 
malo, que aun arrepintiéndose de pecar, pecó. En esto 
le imitan todos los desagradecidos. Ahorcóse por Ser 
desagradecido á su mismo (3) desagradecimiento, pues 
pudiendo lavarle con lágrimas, le ahogó con la soga. 
¿Cuál desagradecido logra loque recibe? ¿Cuál no se 
desespera en tanto que es desagradecido? Todo des- 
agradecimiento es horca, donde es verdugo de sí pro- 
pio el desagradecido. ¡Oh todo infernal vicio! ¡ Oh pe- 
cado todo (4) infierno, que persuades á los hombres á 
ser antes desagradecidos á Dios que al hombre ! Los 
escribas y fariseos preguntaron á Cristo si se había de 
pagar el tributo (5) á César. Y Cristo, que veia cuánto 
cuidaban do solo pagar al César y cuánto olvidaban lo 
que debían á Dios, sin tomar ellos en su pregunta & 
Dios en la boca, (6) los respondió : «Dad á César lo que 
es de César, y á Dios lo que es de Dios.» Esto mismo líos 
dice á todos, y los más nos desentendemos dello. Cristo 
ú los que le seguían no les dijo que le trujesen lo que 
tenían, sino que lo dejasen con todo lo que pudieran 
tener. Así lo dijeron ellos : a Ves que lo hemos dejado 
todo y lo i»vguiuio:í.» Los apú;íbles íueíoa agradecidos 



(1) so (ff. 5.) 

(2) en la burratea (5.) 

• (3) agradeciiiiienco, (/cf.) 

(4) infernal, que {Id.) 

(5) al César {f. B„ y h 
t«)lMvS^ 



DE QÜEVEDO VILLEGAS, 
ú Cristo, destituyéndose de lo qtm tenían y d^ándolo, 
y por eso le siguieron. Los que contradicen con sus 
costumbres la vida de los apóstoles, dicen aquellas ft- 
labras al revés : «Ves que lo s^ntmos todo y te ét^ 
mos.» No pueden los verdaderamente pobres ser des* 
agradecidos á lo que reciben, porque dice Dios que to 
recibe él y que á él se te da y (7) se obliga á la pp. 
Conviene que entendamos la calidad de las mercedes 
de Dios y que son beneficios los castigos y los regalos» 
Conociólo y enseñólo Job en su miseria, cuando dijdt 
«Si recebimos los bienes de la mano de Dios, ¿por fii 
no recibhrémos los males?» Declara san Ago^tio qdi 
estos males son bienes con este nombre : avjuienaldii 
á Dios por los milagros de sus beneGcios, alábele po^il 
espanto de sus venganzas', porque amenaza y.hatagij 
si no amenazara, no hubiera alguna corrección; úiA 
halagara, no hubiera algunaexhortacion.» Deaqalnacd 
que los más seamos desagradecidos á Dios, porgoesta 
beneficios pocos hay que no los olviden , sos castigo^ 
menos que no los aborrezcan. ¿Queréis ver cómo hm 
Dios beneficios castigando, cómo da con lo que qatlfi 
cómo levanta al que derriba? Poned los ojos en stt 
Pablo; espántale para animarle, derríbale del caballo 
paralevantarle,quitale la vista para dársela y para qoe 
la dé á las gentes. Lo que conviene es saber recebir 
cualesquiera dádivas de Dios ; no escoger unas por be- 
neficios y dejar otras por trabajos. Todo lo que da es 
mercedes; no permitamos á nuestra locura que por sa 
antojo las ponga (8) diferentes nombres. 

Descendamos más particularmente á la doctrina po- 
lítica, y enseñemos cómo las dádivas pueden ser per«- 
cucion. Este ejemplo no se halla sino en Satanáíyca 
los que le imitan, que no son pocos. «Retirase Cristo 
Jesús al desierto, ayuna cuarenta dias, y ofrécele el de- 
monio piedras. Llévale al pináculo del templo, y diccie 
que se arroje de allí abajo. Súbele al monte, cnséDafe 
todos los reinos del mundo, y dice que se lo dará lodo 
si cayendo le adora.» Esto mismo hacen infinitos en el 
mundo, que con lo que dan tientan, con lo que ofrecen 
deshonran, al .que levantan lo despeñan. No se puede 
negar que son más los que hacemos ingratos con nnes- 
tros beneficios que los que lo son á nuestros beneficios. 
Hay dádiva y honra y oferta que es tentación y ruina. 
La desdicha es que tentándonos cada día Satanás coa 
estas propias tentaciones disfrazadas, las aceptamos por 
beneficios. Dar el oficio de justicia al codicioso y venga- 
tivo, ;no es darle piedras para que las (9) vuelva en pan? 
Vuélveselas en pan el cohecho, y entregándole, se le 
vuelve en piedras la conciencia. Poner en las más al- 
tas dignidades eclesiásticas al indigno, para que son la 
conciencia (iO) mandada y alma venal se despeñe, ¿no 
es pináculo que se acepta cada dia y se rueda cada ho- 
ra? Ofrecerlo lodo.el ministro Satanás, porqno lo 
adoren de rodillas, ¿no es idolatría con que se ruega' 
¿Quién juzgará que reduciéndose á estas tres tentacio- 
nes todos los que llama beneficios el mundo, qno no 
merecen antes fuga que agradecimiento? ¿Qnién ne- 
gará que el que los hace no es desagradecido con una 
jahcú'd acción á Dios y á sí y al prójimo ? Quien o» •* 

(7) le obliga (B. 5.) 

(8) (Uferentes. Des cendamos (S4 

(9) vuelvan (2.) 

(10) mafichtda (5.) 



LAS CUATRO PESTES Y 
loqtie tnd Callaba para ser ruin, j lo quo yo deseaba 
p^ra poder ser ladrón, ó lo que echaba menos para ser 
tirano, este no me hace beneficio, stuo ruin, Urano y 
ladrón. Y aun estas maldades» que solas tienen por be« 
neOcios, no las agradecen los ingrato?. £1 ruin en lioo- 
ra, el primero á quien desconoce es al que le puso en la 
lionra que le hizo ruin. Es vanidad de los delincuentes 
nu conocer fuera de si principio en sus cuijas. Los pri- 
mados de los reyes pasan sin saber qué es agradecí* 
miento, poi-que aunque den ¿ todos {I) lo que piden, 
ninguno dice que recibió lo quo merece. Si (2) da ei 
privado á todos, dicen todos que los iguala y quo con 
Cfto los afrenta. Si da á pocos, dicen los mismos que lo 
hizo á más no poder. Si tarda oA el despacho, (3) dicen 
que se le hizo desear, y desfalcan del beneficio los pasos 
y4as palabras; si abrevia el decreto, que por no verlos 
ni oírlos; si hace merced á sus parientes y criados, que 
es codicioso, que solo es mérito ser su deudo, que ser $le 
lu sangre es solo suficiencia ; si no los favorece ni ayu- 
da, que es demonio; que quien no honra á sus deudos, 
(cónio honrará á los que no lo son ? Si recibe, dicen que 
es ladrón; si no recil)e, que es mejbr venderlo bien 
que darlo mal. Si (4) asiste siempre á su rey, dicen qne 
le cerca y le teme ; si no le asiste, que le desprecia. Ella 
es una dignidad esclava del trabajo, combatida de la 
invidia, cercada del aborrecimiento; que siempre vive 
en peligro, qne sube por asperezas trepando, que baja 
resbalada por hielos, quo nadie la ve subir que no la 
aguarde caer, que nadie la ve caida, que no (5) le ahon- 
de la caída para que siempre caiga. El es el solo bene- 
ficio con que la fortuna siempre da codicia con el es- 
cándalo. Los privados son mártires (digámoslo asi) de 
la lealtad á sus reyes, del amor ¿ sus patrias. Tal es la 
n^^raleza suya, que el delito es la prosperidad. Y asi 
como el hombre adolece porque es Itombíre, asi el pri- 
vado padece solamente porque lo es. 

Los reyes son en la tierra retratos de Cristo en el cui- 
dado (6) ^ ser pastores de los suyos, que por él lo fueron 
encomendados. Empero las facciones y senács en qne 
te le parecen, no son las coronas de oro, que la soya fué 
de espinas; no los cetros, que el snyo fué caña afren- 
tosa; no la púrpura, que la suya fué escarnio; no el tro- 
no, que el snyo fué cruz y clavos y angustias. Las se- 
nas son los desagradecimientos que padecen, los des- 
agradecidos que tienen, los cuidados continuos, los 
desvelos desconsolados, las asechanzas aleves, las trai- 
ciones domésticas. Y estas cosas que afiigen , las deben 
los reyes estimar con reverencia, pues en virtud dellas 
touTe tratos de Crbto parecidos, y dejándolas, le borran 
(7) y ofenden al original. Y pues los reyes juzgarían por 
almen de lesa majestad y castigarían al que á su re- 
trato añadiese en público una cola de escorpión , unas 
roanos de tigre, una boca de lobo, una lengua do áspid ; 
consideren cuánto más sacrilego delito cometen si en 
el retrato de Cristo, que son ellos, alKdiescn estas fie- 
rezas detestables, con la crueldad, con la soberbia, con 



ii) tot que pMen, (8.) 
(t) dan i lodos \Z. B. F.) 
O) qoe se le bUo Ué.) 
U) uliieote ileapre (S.) 

(9> y fon pastores (U.) 

(7) j ofrecen al orifioal. (W 



LAS CUATRO FANTASMAS. ii5 

la avaricia y con la lujuria. Lucifer cayd por querer ser 
como Dios; ellos caerán por no querer ser como él. Ha* 
hiendo el mismo Cristo predicado para su (8) enseña- 
miento : c Aprended de mí , que soy humilde y blando 
de corazón , v — ingrato es á Dios y á su reino quien no lo 
hace. 

Descendamos al hombre en particalar, y en cada 
uno veremos que el *ingrato es el que más se queja 
de la ingratitud, porque el ingrato es mentiroso do 
obras, y por eso es el peor de los mentirosos; es ava- 
riento del bien, por ser pródigo del mal; tan veneno- 
so, que hace desdichada la buena dicha. Es esterilidad 
de la gracia ; yo le considero dicípulo del fuego, qne 
consume cuanto en él echan. Arde un árbol, y la 
llama es verdad que vuelve á cada elemento lo qne 
le toca ; más vuélvelo de manera, que antes es ofensa 
que restitución : al aire da su parte, empero en humo 
negro y ofensivo, que le oscurece y le mancha; á la 
tierra la suya en ceniza inútil y (9) despreciada; el 
agua con ruido la distila en vapores y la consume se- 
diento. No menos se puede afirmar del ingrato lo que 
del fuego, que nunca dijo : Basta. Sucede á la canti* 
dad delato) beneficio en el ingrato, lo que al bulto do 
la encina en el fuego, que en apoderándose del, der* 
ranoa su estatura en un puño de ceniza. El es el ladrón 
que recibe con una medida y paga con otra. La in- 
gratitud es el vientre de las herejías y de los herejes. 
Parto suyo son lodos los venenos de la verdad ^ de 
la fe; madre fué de los'hefejes en todo tiempo. Hijos 
suyos son aqnellas pestes racionales quo refieren (1 1) 
Filastrio y Cipriano y Cirilo. Ella produjo al detesta- 
ble Mahoma, Arrio, Pelagio, Ecolampadio, Meláncton, 
Lutero y Cal vino, tósigos de Alemania y Francia; f 
cada día fecunda de muertes y contagios, está engen* 
drando cismáticos y novatores. La ingratitud persuade 
á los padres á cuidar de que sus hijos queden antes 
ricos que virtuosos, y á los hijos' á que por la heren- 
cia aborrezcan la vida de los padres, (i que tengan 
por mayof beneficio que se mueran que el haberlos 
engendrado. Y lo peor es, qne ella es una perpetua 
dolencia del hombre y una disensión qne vive incor* 
perada con él , pues hace que cada día y cada hora 
su cuerpo sea ingrato i su alnia, su voluntad á su 
entendimiento, su memoria á los dos. Ella es. tam- 
bién zizaña de sus sentidos, pues cada uno es ingrato 
á los demás, y todos á cada uno. La boca del glotón es 
ingrata á todo el hombre, sentido por sentido, miem- 
bro por miembro ; bébele los ojos, trastórnale el jui- 
cio, humedécele el entendimiento, embrutécele la 
voluntad, obliga á que trastornadas hagan las roanos 
el oficio de los píes, después de habérselos desvariado. 
Empalágale la vida con demasías, ahógale el estó- 
mago en superfinidades, indúcele dolencias asque- 
rosas, y déjale desfigurado de hombre, aun indigno 
de misericordia, y entrégale á las afrontas populares. 
Así la lujuria, desde los ojos del que se entrega á ella, 
con ipgratitud rabiosa destruye la paz de todo el 
cuerpo, confunde su concordia y le revela contra la 



(8) enseSanta : ($.) 

(9) desfierdlriada ; (lá.) 

(10) balto de la encina en et fnefo, (M. 

(111 FiUstro, {Tt'dM h$ impraot.^yHu lo «oadije áa tl0 
prelado en mi (amo i, pig. 3¿1.) 



116 



OBRAS DE D05 ITOXOSCO DE QCESTEDO ITILLBGAS. 



nzo«. Lo prr;4o bxe b in y b sTark-íi y ks de- 
sús TÍctús, qu« pan ser t<:-u!a^nte íoíerDales en 
todo eDcarecinjíento, se ralea de b iiunüUid. Tal 
es, qoe no hay p«ei4o ni maLad ni traición qie para 
KT cu el mT;(iii«n ^*tor do se Ta'ca de .a. Docüina es 
dd tarrico doctor santo TvJtis {{) : «La iaznlilod 
es especul pecaio por nz^ del de«;.rfcio del be- 
■eikio, nos es ciicomuccu re>(ectü de U» otros 
pei-ado<.* 

¥ skiído el hombre ¡''rilo y in^ratitod, y t^do 
¡cr-TLlüJes, se qie^a de qac te es ídíh^o el so) y 
el c.tlo si no UacTe y se serena cusodo y cC'OK) s« 
cotii' a k> desea para b fertlidad de sas rotseciiis. 
Ooé^á<e dd Tíeoio, y le HaiDa ingrato, si para pasar 
89 coüxa i bs orii^ qie abortó el mar, no se tasa 
coa sns Telas en sa nave. L'ama inórala á b tierra, 
qoe i su stmieoza no TücWe cíenlo por qdo, áeodo 
. esta co^ecba sobmetle dcbib á b liflr.osoa, que él 
cootrad.ce con so a^^nc»!. Cada día dice qne nació 
ea ira la estrella, y es iorato i b qne naturalmente 
inünyó en su Bacimieoto; síeoJo así qne si oímos 
á todas e-ías co>a«, con enJencia le cooTeo-reráo de 
ingrato: el >rl, C2i con qoe le dio loi qae no gierecb 
y que tnivó á bs tiníeb'as de sos retiradas ofnras, 
qoe le Ircjo soccesÍTa mente los días y los a dos qae 
¿tj^> pa<4r sin reeonúcí miento á D.os; el dcio, q'ie 
te le c^'Stfó premio para sos Tírtodes, como trooo 
de Dios y rwlna de los biensTeolorados, y él le quiso 
«ierro que íe obedeciese á U de^t rden de sos codicias. 
El ai-e, qie le fué alre-.to para Tivir, y qoe, como 
por b oontiooa respcracoo teob comercio con sos 
entra uas y \eb qoe sos carcazones eran para robar 
á los qae coírpriba y destrair i los qoe waüia, le 
liTirL * de so d«scamír*o pia !o>o con borrascas biei 
inler<;:.:ii¿is; y qoe sierjo él criatura de Dio5, y de 
bs r «tro q ^ eo los elcmeo^os atiirodco i b con- 
ttmcKa dcJ b.dJo, cook) nator^les dignidades, osó 
prtleiíjcr qie fceie Cuffi7lice en b nu.-iad de sos 
¿«>-g'*'»- E¡ arria, .;3 era qae derranuda *en mares 
le í^ Cifvfcáo ce bs ucione«, en cnyos montes es- 
tasa er4«rra¿3 el precKbo pc-igro de so Ti»ia, el Te- 
Beso re«.; i-siec-fí-te, b b^rra de íúc<r bbor y p«H 
íes íií^ ^ q^ o¿*Jcci-ea 'o so s^brroia procelosa b 
cif>ct! óe tiu art-ia en qie se cierra, le an:Me:^ó 
qce €'>.-<ie^LÍe^ b q-je en e. a le piso Dios cc^n sos 
f íjs. La tierra, i4- c¿3 q'.e le f*e miJre, Ti^rtruJole 
el ccef po en q ae T.re, qoc el ba dignado con ticíos 
y torpezas U'eí, q>e le a^ .ir Ja 1 5 de so muerte coa ! 
UxTW f a5co; q.e ie ua of.eciJo lo necesarirt, y miH 
tí.» fto» isz;^^ '.T^¿i le hi ¿ido lo su7«rC lo. De 
s©e-te q-:e »» c*u;eiiU> coa ser ingrato el boaibre al 
cXo y i .jes e'íKí l<**, k<s luna iranios, Y es tal b 
i*-.^j;U-d de b irjr*: i-J, qae uo conliLr.la con per- 
se^u.r a W» tí\*^, pei^^ipíe a los mueitos misal i de 
bs se- - ;.iras;. Ci»t.>í-Jtijvi k^s Itere^íeíos y testimeu- 
Urv^s c;<i Co^Lt* pri^ t p "lii 1 1 tJjJ pwvcjq el entierro 
y Ve dü^fv^nea, y c -mo .urjio ÍAu |^ra U> Bum a>, y 
CkVco se i^eseot.eo'ien de \vs dtr>oi rja< de b coucien- 
cb; culatas cosas ím\ an qse se Uiii de cutup.,r pri- 
»e*\) y coa» i tudo lo impoilaule nespvajeo qoe 

I 
• il 1 1 fuesL 107, 1 I 

(S> ci s« ■■«;< Jé^ [ 



bay tiempo, qoe bs desdas m mmáaig qM k b< 
cieoda no es b qoe se pessabí, j qoe oda £a m 
saliendo soeras tfin^MS, y de aqoi« tns robar n hh 
tienda al difanto y diScoltarie d defcanso i so ilmi, 
le de¿booran, diciendo: «Diot le baja perdonado, qoe 
era on bombre perdido^ sia coeitto ni moB,y i todos 
DOS tefúaen^añados;Borióeoaw tÍTÍ6;«yotr«stala 
oprobrios y afrentas. Ingntitad es esta b oiis pesadi, 
y no b qoe menos se osa. Mas porque acabe*» de co- 
nocer á b i-ifratitod y al ingrato, dtri so más largí, 
primera y inbme maldad. 

El ingrato no se contenta con ser ingrato á todof 
y á sí Tifiendo, sino qoe posa á ser innato á d pro- 
pio aun despoes de moerto. T esto lo consígae cm 
no bacer por so alma mientras ñm bs coas que le 
importara baber b^cbo (6) en moriendo; J por edft 
manda cuando moere qoe bs hagan otros, poique o 
tan maldito, qoe ya (7) qne no pnede moerto bacer 
más ingraiitodes contra k» qoe TÍTen« qoiere, eaco- 
mendáudoles los desear^ de sn alma, hsttf bé 
ingratos, pues los más hacen con los difootos bqoe 
tengo referido. ¿Goal es aqoel qoe no ha visto esto por 
oíros? ¿Coál el qoe no lo ha hecho con otros? ¿Qoiéfl 
no teme qoe otros no lo hagan COQ él? No se cioael 
ingrato de serlo. Todos los tícíoo y pecados aaba 
con b Tida del hombre; el ingrata á si en oo dispo- 
ner so alma para morir, moerto osla, y etfisieálo 
ingrato. 

Uis porqoe los qoe boscan achaqocs pin no Rf 
bieobediores, do se (S) Talgan desio, dideodoqoe 
siendo los hombres ingratos y b iogratitod Un coa- 
denada, qoe no es justo hacerlos hien, reanudo qui 
el virtuoso ha de hacer bien aon al iqgnlo por dos 
cosas: por oo (9) ser como él, y por no ser in^ 
á Dios. A Doestro cargo esti no ser lógralos, y V^ 
corar es cnanto pudiéremos qne k» otros oo bseifl^ 
El beneficio aon en el ingrato oo carece de agnde- 
cimiento por machos caminos, poes el bacer bieo es 
premio, yd)ios agradece el qoe se hace; ; es mérito 
solicitar con noevos beneficios b enmienda del qM 
olTída ó de^precb los pasados. St haces bien porqoe 
te le agradcxcao, mercader eres» no bieobecbir, co- 
dicioso, no caríutiTo. No digo yo qoe ú te pi^^ 
beneficio no recibas b pga, sino qoe.no b oodiaes. 
Quiero que te alegres con el b, no porqoe tedas agra- 
decimiento, sino porque to prójimo oo es desagrí' 
decido. Ninguna d^dija tienes eo b coenla de Diot 
con mejor calidad que b qoe sin tn queja oo 1^ P^ 
garon. Por esto, no solo no has de negar los beoefi- 
cios á los in-:tiU>5, sino rogarlos con cllos,ysocor* 
rertos con nu^ liberalidad sobre el engaño qoe cum^ 
primero le experimentaste. ¿Qué otra coaa nos ensefli 
aquel ardiente precepto de Cristo : «Azoada Tuestr» 
enemigos,» sino esta doctrina, tan importante, q*^ 
b niaiKlo coo bsfálabrasy coo bs obras? ¡Guio iúu- 
rotnsbles y eternos beneficios habb hecho ^}^^^' 
dios antes de encarnar y encamando, y f¡»i«»<^ ^ 
pcedicando, y obrando nübgros y ponlecieodo! TouO* 
coo ioíemAl ingnuitnd los hsbian despcecbd» J ^ <° 



íS «»ki é> 

(9} m tecnt* á OéiS. (ÜL) 



LAS CUATRO PESTES Y LAS CUATRO FANTASMAS. 



117 



sacrosanta persona, hasta ponerle en la cruz como de- 
lincuente y entre dos ladrones; y cuando muere c!a- 
Tado por sus manos, pide á su Padre qire los pardo*; 
ne: «Perdónalos; que no saben lo que (1 j hacen.» Esta 
doctrina, en razón de los beneficios, siempre estuvo 
remontada de la mente de los filósofos; por eso no 
los nombro en este tratado, no porque los desprecio 
para él, sino porque no los hallo en él. Algunos cre- 
púsculos desta luz se divisan en mi Séneca, algunos 
en el doctísimo Campano; empero participan debili- 
dad de la voz humana: son luz dudosa; aquí sola- 
mente amanece colmada de divinidad, sin confinar con 
tas sombras de la noche. 

Cristo fué liberallsimo dando y pidiendo. ¿Queréis* 
lo ver? Miralde pidiendo de beber ¿ la Samaritana, para 
darla agua viva y salud eterna. Míralde pedir de beber 
á los fariseos en la cruz, diciendo : «Sed tengo,» para 
darles agua y sangre de su costado por hiél y vinagre. 

No se ausente para nuestra exhortación y enseñanza, 
y para temor de nuestra memoria, la parábola del que 
debia al señor muchas sumas. Mandóle prender y que 
' le vendiesen la hacienda y la mujer y los hijos ; aOigido, 
se hincó de rodillas, y le dijo : «Ten paciepcia coumi- 
go, y yo te pagaré toda la deuda. » Mandóle soltar y per- 
donóle*la deuda. Este en saliendo topó con uno que le 
debía á él cien dineros, y arremetiendo á él, le ahoga- 
ba (2) diciéndole : «Págame lo que me debes.» Dtjole : 
«Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré lo que te de- 
bo. » No quiso : fuese, púsole en prisiones hasta que le 
pagase. Sópelo el señor, llamóle y díjole : «Mal criado, 
yo te perdoné tu deuda porque me lo rogaste. ¿No tenias 
obligación de condolerte de tu deudof , como yo me ' 
apiadé de ti?» Y enojado, le entregó á los verdugos has- 
ta que pagase todo el débito. Veis aquí con cuánta fa- 
cilidad perdona el Señor á sus deudores, y con cuánto 
rigor castiga á los ingratos. No siente que no le paguen 
lo que dtó, tanto como siente que le sean ingratos en 
DO imitarle en cobrar sus deudores de los que los de- 
ben. Dios, siendo ingratos á sus beneficios, nos hace 
beneficios, para que á sa imitación los bagamos á los 
que nos son ingratos. 

He referido los agradecimientos de Cristo Dios y hom- 
bre en toda su vida, y antes de nacer, para encarnar en 
80 Madre, los que usó con ella. Resta que diga los que 
ton Marta, siempre virgen, mostró muchos año; des- 
pués de muerto y resucitado, por santificar con ellos 
todas las edades del mundo. Consideración es mía ; si 
en ella hubiere alguna docta y piadosa consideración, 
b reconozco de Dic^ en mi rudeza é ignorancia. Lo que 
no supiere discurrir con palabras decentes, es de la co- 
sedia de mi culpa y miseria. El pesebre, el portal, el 
pozo en que se sentó cansado, la casa del desposado en 
Cnnaá, otra en que fué huésped, Ui casa de Lázaro, la co- 
lumna, la cruz, el sepulcro y el rótulo, vinieron á nos« 
otros. L^ cruz sacrosanta, señal de nuestra redención, 
fué hallada. Las casas donde habitó y comió, y su san- 
tísimo sepulcro, y todos los lugares santos, están en le- 
rosalen ; y sotemente la casa en que vi via María Virgen, 
donde recibió la embajada, donde concibió á Cristo, 
ftié traidi entera por los ángeles con milagro prodigio- 
10 1 Loreto, donde est¿, despoea de iMber ni udado otros 



(l)ie 






lugares, reinando en majestad soberana. ¿Cuándo se vio 
fineza de amor tan preferida, que dejando en poder do 
turcos el pesebre que le sirvió de cuna, y su sepulcro, 
cargase sobre alas de ángeles aquel editicío, y solo cui- 
dase de rescatar aquellas paredes? La devoción estu- 
diosa me dicta que le movió á Cristo á esta demostra- 
ción tan agradecida (asi se diga) el ver que aquella 
sola era la prenda en que habia vivido la que sola fué 
sin pecado, y donde habia sido concebido el que solo no 
lo tuvo por naturaleza, y venia á quitar los pecados 
del mundo. Aquella casa era el solar de hi redención 
del mundo, siempre (3) habitado de santidad altísima^ 
de virginidad sacrosanta, de pureza inmaculada : pre- 
mió Dios con tan maravillosa transmigración tan escla- 
recidas prerogativas. Santísimo lugar es el pesebre 
donde nació, porque se reclinó en él Cristo Jesús ; em- 
pero antes habia servido á un buey y áTuna muía. La 
cruz en que murió es un divino instrumento de nues« 
tra redención y donde se obró ; señal gloriosa en que 
nos defendemos, estandarte que acaudilla los fieles: por 
esto se le debe la mas preferida adoración ; empero, an* 
tes que Cristo Jesús muriese en ella, era patíbulo in- 
fame y afrentoso. La caSa de María antes y después y 
siempre fué albergue de toda soberana santidad, y por 
eso su hijo quiere que aquella casa y ladrillos y pie- 
dras que su Madre lo guardó en pureza angélica antes^ 
sea defendida por él, despnes, de captiverio, y exaltada 
con translación angélica. Pues si cuida con tal provi« 
dencia, estando triunfante á la diestra del Padre, de It 
decencia de la casa en que fué concebido, ¿cuánto más 
se debe creer que cuidó de hi inmunidad de aquella en 
que fué concebido? Y en privilegiar la casa de María 
tanto después, enseña que preservó á Mariamucho an- 
tes, pues con razón debió honrar más el vientre y en- 
trañas en que estuvo que la casa en que su Madre vi<« 
via. Consideremos, ingratos, que seguimos en obedien- 
cia de la serpiente el ejemplo de la primera mujer y dd 
primer hombre (qne inlrodujerou con su pecado la 
muerte en el mundo para todos), y que dejamos el de 
María y Cristo, que dieron muerte á la misma muerte, 
á quien con la suya venció Cristo, dejándonos en su ley 
por su pasión vidí eterna. Asi nos llama : agradecidos 
nos quiere, ingratos nos desecha. Que nos quiero agra- 
decidos lo mostró expresamente con el sacramento de 
la Eucaristía, que si se interpreta «bien de gracb, sa- 
cramento de gracia» (i cuyos misterios se opone el 
pombre de la ingratitud), ¿qué alma cristiana no abor- 
recerá vicio que se opone á la Eucaristía , que, en con- 
tradicción de su nombre, que es gracia , se ihuna sin 
ella? 

Que desecha Cristo los ingratos se ve, pues cuando 
envió á sus apóstoles á llevar en su Evangelio al mundo 
su gracia y la salvación en su ley, los mandó que en 
las casas donde entrasen á predicar redención dijesen : 
«Paz sea (4) en esU casa ;» y que si ingratos al mayor 
beneficio, no los admitiesen, que saliesen della,que sa 
paz se volvería á ellos, y que se sacudiesen el polvo do 
ios pies. ¿Veis cuánto asco quiere Dios que sus apósto- 
les tengan de los ingratos á sus beneficios, qne aun no 
quiere que én los pies lleven el polvo del lugar donde 
vive el ingrato? 

(S) babltidi if,) - biMUli (5.) 



118 OBRAS DE DON FRANCISCO 

He con^(1erado(l) también porqué los mandó que 
DO llevasen el polvo, y hallo literal la declaración en 
David, salmo i. Ha dado las señas del justo y sus felici* 
dades, y tratando de los ingratos (que asi lo entiendo 
yo, pues los opone al agradecido cuando dice que «el 
varón justo da su fruto á su tiempo i>, y esto es agrade- 
cer), canta este verso : «No asi eíimpío, no asi, sino co- 
mo el polvo que arroja el viento de la cara de la lierra.i» 
Por las cuales palabras se conoce que los mandó limpiar 
. el polvo de los pies, por ser el polvo el retrato y simili- 
tud de ios ingratos, y de los tales se lia de huir, no solo 
dellos, sino de cualquiera cosa que se les parezca. Que el 
ingrato sea como el polvo, se conoce en que así como el 
polvo ciega al hombre que le levanta, y le ensucia y es- 
curece y enturbia al aire que le alza, así él ofende á 
quien le saca de su bajeza y le extiende y le sublima. 
Es pecado tan'feo y tan abominable como habéis visto, 
y tan sumamente pernicioso, que el postrero dia del 
mundo, en que Cristo lo juzgará, la sentencia de los 
buenos los declara por agradecidos, y se salvarán por 
ficrlo, y la de los malos (2) los declara por ingratos, y se 
condeuarún por haberlo sido. Oíd á Cristo ^or san Ra- 
leo, cap. kzv : «Entonces dirá c4 Rey á los que estuvieren 
á su diestra: Venid, benditos de mi Padre, poseed el 
reino que os está aparejado antes de la constitución del 
mundo. Tuve hambre, y dístésme de comer; tuve sed, 
y distesme de beber ; era huésped, y mealbergastes ; es- 
taba desnudo, y me vestistes.» Palabras son estas expre- 
sas de paga y agradecimiento á los que le fueron agra- 
decidos en sus pobres con lo que les dio. Oid , ingratos, 
las palabras de vuestra sentencia} «Eiilóncei» dirá el Rey 

(1) porqae los mandó (2. 1*4 
{%) la iZ. B, t\) 



DE OUEVEDO VILLEGAS. 

á los que estuvieren á su roano siniestra : Apartaos de 
mi, malditos, al fuego eterno, que está prevenido para 
el diablo y sus ángeles. Tuve hambre, y no medbtesde 
tonier; tuve sed, y no me distes de beber; era bués^ 
ped, y no roe recogiste» ; estaba desnudo, y no me din 
tes vestido; estuve enfermo y preso, y no me visitas- 
tes» (a). 

Ya hemos oído el último encarecimiento de la mise^ 
ria de los ingratos, el alto y soberano mérito de los agrá] 
decides. Seamos pues agradecidos á Dios por todo yeij 
todo ; á todos los hombres : á los buenos porque se Icj 
debe , á los malos por no ser como ellos, porque lo dei 
jen de ser. No hagamos usura el beneficio ni interese^ 
mos la caridad. Hagamos bien al que no lo merece, poí 
el que Dios nos hace sin merecerle. Cristo, porsauMai 
teo, cap. V, dice : «Si amáis á los que os aman, ¿qn^ 
merced recibiréis? ¿Por ventura no hacen eso propio 
los publícanos?» (3) Y por san Lúeas, vi : «Y si hicié^ 
redes bien á los que os hacen bien, ¿qué gracias se ol 
deberán ;' siendo asi que los pecadoi'es hacen esto mis- 
mo?» Hagamos lo que Dios nos manda, animados des^ 
tas grandes palabras del doctísimo Agustino: «Xadi 
manda Dios que á él Iq aproveche, sino á aquel á quien 
se lo manda. Por eso es verdadero Señor, que no ht 
menester á su criado, y á quien ha menester su cria- 
do. » Este Señor nos manda que hagamos bien á los que 
nos aborrecen : pues su mandato es merced, agradez- 
cámosle con nuestra obediencia, para que con la pie- 
dad que nos redimió captivos, redimidos ños salve en 
su juicio. Amen. 



(•) Disteis, albergasteis* recocisteis, kHfrlmló S^mcki, 
(3)S»uJLácas, iZ. B.F.) 



SOBERBIA. . 

TERCERA PESTE DEL MUNDO (a). 



' Mas fácil es escribir contra la soberbia que vencerla. 
Escribiré lo que es la soberbia para el que la tiene, pne^ 
él solo es quien no lo sabe, ni lo quiere aprender de los 
que lo padecen. Escribiré no sin temor, porque la plif- 
ma, desde que (4) abrasó la que volaba en las alas de 
Luzbel , que en su propia ceniza escribe desconsoladas 
y eternas tcagedias , tiembla en la mano, en temor de la 
pronunciación de su ndmbre. Escribiré de la soberbia ; 
y temo que antes (presumiendo de darla á conocer) in- 
curriré en ella mal que discurriré bien. Por esto me 
rehuso á mf ; y teniendo por sospechosa toda la doctri- 
na de los Qlósofos, me valdré de las sacrosantas escritu- 
ras y délos santos padres, sabiendo que, como en aque- 
llos hay algo bueno, en estos no hay algo que no lo sea. 
Ma:i limpieza es bu:icar jomasen ios minas que en el 



(«) A principios de febrero de 16ó6, haHAndose Qoetcoo en ta 
Torre de Joan Abad , trabajaba en este diseorso, como parece de 
una carta soya dirigida al doqoo de Nedinareli. 

{A) 8G abrasd (S.^ Lasobcrbia es <iui«u abrad*) 



estiércol : (5) asco de que yasepreciiS Vírí^lio; y cnqoe 
le imitan aquellos que para la verdad cristiana sijlimeu- 
te se valen de doctrinas de idólatras, mal guarecidas de 
su contagio, y dejan las que, aseguradas en el Espíritu 
Santo, ó establece por canónicas la iglesia en los dos 
Testamentos, ó aprueba en la santidad iluminada de los 
padres. Yo tal vez referiié algo que* dijeron los autores 
de la gentilidad, no para enseñar al cristiano, sino pan» 
avergonzar al mal ciistiano, con hacer que lea más ho- 
nesto conocimiento en los gentiles s'm verdadera luz j 
fe, que-en el que nació en tiempo que la una alumbra y 
la otra reina. 

No con soberbia desprecio para este grande tratado 
los grandes íilósoros, á quien frecuentemente citan ios 
santos padres y doctores católicos. Obedezco á mi gi^'^ 
Pedro Crisólogo, que en el sermón a dice así : «Oigau 
los que del bien de la muerte revolvieron ios aotígucs 
volúmenes de los antiguoü; empero de su leccioü no 

(5) asco de qa^Jt te precié ijodos Ut tla^fkra^ 



LAS CUATRO PESTES Y 
pndieron lograr oonocimiento de virtud ó de consuelo ; 
porqne si bien para la tolerancia de .la muerte armaron 
sus ánimos^ enjugaron sus lágrimas» enmudecieron los 
suspiros» acallaron los gemidos» divirtieron los dolo- 
res , nada descubrieron á (1) sus lectores de esperanza 
cierta ó de perpetua vida ó de verdadera vida. ¿Quién 
fil bombre ; quién á la sabiduría? — Morir es natural ; 
necesario es morir. Para nosotros vivieron los pasados ; 
nosotros vivimos para los que ban de venir; ninguno 
para i>í. Virtudes querer lo que no se puede estorbar. 
Adinile de grado lo que bas de admitir por fuerza. La 
muerte no es antes que venga ; cuando viene se ignora. 
No (2) sientas pues perder aquello que en perdiéndolo 
no puedes sentirlo. — Empero cuando dijeren estas co- 
sas» todo lo dicen con agudeza , no con vida ; porque , de 
dónde y cuándo y cómo y por quién vino á ti la muer- 
te ignoraron ; mas á nosotros el autor de la vida nos 
declaró el autor de la muerte. » 

Las sentencias que de la roucí te reOere en este ser* 
mon el doctísimo y elegante con soberano saber san 
Pedro Crlsólogo, son literales de Séneca ; y no exclu- 
yendo en él lo sólido de la doctrina moral , lo excluye 
en lo demás : porque Séneca y (3) Epicteto» que vivie-* 
ron en tiempo de los apóstoles» y veian las hazañas de 
la fe de los cristianos y la perfección de la vida» y que la 
daban al fuego y al cucbillo» no solo con valentía » sino 
con gozo enamorado» confaccionaron con lo que veian 
lo que escribieron; de tal manera» que su doctrina» 
con resabios de aquella atención» es en muclias cosas 
bien parecida á nuestra verdad : tuvieron por maestros 
en la primitiva Iglesia á los mártires» y oyeron la doc- 
trina de sus triunfos. Debo al ejemplo piadoso el pon- 
derar que refutando el Santo á Séneca no le nombra» 
Ípor perdonar mejor al crédito del autor idólatra» ba- 
la antes de mucbos de los antiguos» por excusar repre- 
hensión á su nombre. Aprendamos de santo Tomás» 
pues él soto no se contenió coq no decir algo contra lo 
qne dijeron» sino que no osó decir lo que en ellos no 
bailase. Tales son sus palabras en su OpúsctUoconfesiO' 
nario, cap. i 5 ; «Empero otras mucbas cosas hay por 
qué el bombre se debe abstener con reverencia» las cua* 
les no me atrevo á explicar» porque no las hallo escrítas 
en los santos y en los doctos. Por esto determino dejar- 
las simplemente á la ilustración de la gracia de Dios.» 

Yo empero seguiré á la doctrina del gran Crisi^logo 
en desconfíar de tos filósofos» y obedeceré á santo To- 
más en no escribir lo que no hallare en los santos» lo 
que san Agustín pronunció en el sétimo libro de las 
Confesiones, cap. 20» diciendo de si « que en los libros 
platónicos jamás babia podido aprenderalgo de la cari- 
** dad y de la humildad». Remito en esto los estudiosos á 
este capítulo» y al ^J* del libro ni de sus Confesiones. Y 
para desempeñarme» empezaré este tratado de la Sober- 
bia con la división y definición del (4) angélico doctor. 

«Soberbia se dice de dos maneras ; la primera cuando 
excede á la regla de la razón ; la segunda por cualquier 
exceso. La primera siempre es mala; la segunda á ve- 
ces buena. La soberbia» que siempre es mala» es de 
tres maneras (5). Primero : Inclinación á onsobeibe- 

(1) los leelores (S.) 

(DftlesUiZ.il.^.) 

m iHpltecK» <Z. B.) 

U) incel doctor, S. 1 qnaeit 181. tri. 1. (I. B. f.) 

CS) iBclinatiot iZ. B. F.) 



LAS CUATRO FANTASMAS. 119 

cerse por la flexibilidad de la naturaleza 6 por la (d) 
corrupción del fómes actual. Segundo : Levantamiento 
contra el precepto» ó desordenado apetito de exceleucit 
en cualquiera cosa. Tercero : Desordenado apetito do 
excelencia» (7) á que se debe honra y reverencia. La 
primera es principio y raíz de todo pecado ; la segunda 
es pecado general ; la tercera es. pecado especial , y es 
uno de los siete mortales. Los soberbios son en dos gé- 
neros : los unos que se exaltan sobre los otros ; los se* 
gundos los que exaltan algo sobre sí.» 

Resta» después de la división» difínir la soberbia. El 
mismo (8) angélico doctor añade : «La soberbia pro* 
píamente es apetito desordenado de excelencia, á quien 
se debe honor y reverencia ; como si dijésemos : La so- 
berbia propiamente mira al defecto de la sujeción del 
hombre. á Dios» según lo que uno se levanta sobre lo 
que á él está prefijo conforme á la divina regla ó me-, 
(¡ida. » ' • 

Conviene qne se sepa cuya hija es , y qué descenden- 
cia tiene. Mateo Timpio»en $\xMen$a IWbh^hüosophh 
ca, cap. HZfdela So6er6ía(a)»dice en la cuest. 3» que hay 
cuatro buenas madres de cuatro malditos hijos. Y lo ve- 
rifica en la verdad, que pare al aborrecimiento; en la 
prosperidad, qué pare y engendra á la4o6er&ta; la si« 
guridad, al peligro; y la familiaridad, al desprecio.^ No 
pueden ser mejores madres ni peores hijos. Desta mala 
casta está poblado el mundo» que valiéndose de la cali- 
dad de quien los parió» disimulan su infamia y la inlro* 
ducen. Según esto» la soberbia es hija de la prosperidad* 
Empero ella tiene muchas hijas. Cuéntalas el reverendo 
padre Antonio Rufo de Tufaría» de la sagrada orden do 
les Menores » en su (9) Manuale diffinitionum : Ambi^ 
cion, presunción, curiosidad, (10) ingratitud, adula^ 
don, vanagloria t jactancia, inobedimcia hipocrt* 
sia (6). ¡Oh cuan bien puestas en estado se ven estas 
hijas en el mundo! \0\\ cuan casados están con ellas mu- 
chos hombres poderosos 1 No se contenta la soberbia 
con dará cada onj^un marido; no se contenta con ciento» 
ni con mil. Yo las he visto viudas de algunos, mas 
no de todos. 

He dividido ydifinido la soberbia» declarando su des- 
cendencia y sus descendientes. Necesario es declarar 
cuál sea la causa de la soberbia en el hombre miserable* 
Esta yo no la he leido en otro autor sino en estas pala* 
brasde san Pedro Crisólogo» serm. ci. « Hombre» cuando 
tu Autor te hizo á ti de polvo» no lo viste» porque si te 
vieras hacer» no asi lloraras ( i i) el morir.» Lo demás ya 



(6) corrcpelon (Z. B.) 
O) al (S.) 

(8) ángel doetor : «La soberbia (Z. B. f.) 

(•) Ea todos loi ejemplares, por yerro : se estampa eap. B4. Este 
nbro se remU : •UeMé Theoíú-pkilotopkieú, teu cMri^hrum pnl> 
pmenta et condimenta tuaputimat hoe e$t Quaettiúuti 9}impoMCé€^ • 
fñcetae quidem , ieriae tamen et multa §ravitate eonditae^ nec no% 
per un Laeot eammunet dhponitae atudio et induitria Natthael 
Tynpli Theot, ^Monatterú Weetpkatioi. 4p9d Miekaekm Baüm. 
Atmo M.Dc.iiX.* 

(9) Manual iZ. B. F.) 

(lOt integridad , adulación (5.) 

(#) Se da noticia tndivtdoal de tales bijas i la pif . SSt de la 
obra , eoyo titolo es : Manuata toeuptettatímtm fere ammium lum 
diffinitionum t ium et deacriptionum eorwm , fM# in qwkuscumqué 
ContcienUae eatuum moteriit, atquetolutiottíéut ocurrere iolent.,. 
Per Rever, adm. Potreé Fr, Antoninm Rofrom de Tofaria Qrd, 
Min, da Ohervantia Proe. terrea leiéarie, VenetHi, v.bcxxui. 
Apnd Joan. Antonium Jutimmm, 

\íi) il morir. (5.) 



i20 OCHAS DE DON FRANCISCO 

esrá en lo Primera pesie. Dien búbo giíiUilcs que díje- 
^ roo que el no conocerse el hombre era ocasión d& sa 
soberbia y ruina. Eso enseñaron con aqupllas palabras 
ricas de salud : a Conócele á li mismo.v Empero la ra* 
zon desla salud soinmenle la alcanzó mi Santo, que con 
cnda palabra excede en precio todas las doctriiías de 
los Glósofüs. Cierto es que el soberbio no se conoce. 
¡Mirad qué podrá conocer quien no se conoce ! Apren- 
dió todo este discurso san Pedro Crisólogo, de Cristo^ 
cuando curó al ciego de nacimiento, que para darle vista 
le puso tierra sobre los ojos con que viese, para que la 
viese y se viese. Bien se conoce que el Santo tuvo este 
milagro por lección, con el discurso de no verse el bom- 
Lre liacer polvo y con la ceguedad que de su nacimiento 
tuvo. ¡ Extraordinario colirio, sanar los ojos con el polvo 
que los ciega! A Dios nadie le puede quitar nada; el 
. soberbio solo lo intenta. { Tal es su perdición ! Y cuando 
esto no puede, dándose todo á si, nada le da á Dios. ¡Tal 
es la locura de sus pretensiones; tal la iniquidad de sus 
obras! Quien á Dios da nada por darse á si, antes se 
quila á sí mismo que se da. ¿Cómo dará á Dios algo el 
soberbio que nada conoce de Dios? De manera que tan 
sin Dios es lo que da como lo que niega. Por esto el so- 
berbio es el declarado enemigo de aquellos dos precep- 
tos^ en que dijo Cristo estaban la ley y los profetas : 
«Amará Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como 
á sí mismo.» Pues quien á Dios da nada, antes aborrece 
á Dies que le ama. Quien se da á si mismo á sí , no co- 
noce prójimo, no le consiente; solo' le es prójimo sa 
castigo. Y así como la caridad está en todas las virtudes, 
dándoles vida, así la soberbia asiste en todos los peca- 
dos, alimentándolos de muerte. No hay pecado sin so- 
berbia, ni soberbia á quien falte algún pecado. Por esto 
es sumamente á Dios aborrecible, y contra los sober- 
bios llama David á Dios repetidamente Dios de las ven- 
ganzas : «Dios de las venganzas, señor Dios de las ven- 
ganzas, libremente obró. Engrandécete tú, que juzgas 
la tierra ; da su merecido á los soberbios (a).» Quesea lo 
que merecen lo^ soberbios, y cuál es la retribución que 
Dios les da , lo dijo el mismo santo rey, salmo li : 
«¿Porqué te muestras glorioso en la malicia, tú que 
eres poderoso en la maldad?» Y prosiguiendo las cos> 
lumbres del soberbio, llega al vers. 7, y fulmina esta 
sentencia contra él : « Por eso Dios te destruirá en el fin, 
te arrancará y te arrojará de tu tabernáculo; y tu raíz, 
de la tierra de los que viven.» No dice que le castigará, 
sino que le destruirá. El castigo hácese á los hijos, la 
destrucción toca á los enemigos y condenados. Dice que 
le arrancará ; no dice que le segará, que es lenguaje 
para las semillas de buen fruto ;*no que le podará, que 
es diligencia para la abundancia de las vides; dice que 
le arrancará, lo que se hace con los cardos y las malas 
yerba>% Dice que le arrojará de su tabernáculo, no (1) 
que le levantará ó mudará, sino con palabra de enojo y 
desprecio. Todo el lenguaje es de indignación. Y por- 
que no le quede esperanza al soberbio en lo por venir, 
dice que arrancará sus raíces de la tierra de los que ifi- 
ven. En esta tierra no ha de quedar del succesion ni 
memoria. Planta que teniendo sus raíces en la tierra. 



(a) Salmo lern. 

(1) le leTaotari (2}-loTinur4 (B. f.) 



DE QüEVEDO VILLEGAS. 

de que fué (2) hecl^o, la olvidó y oró coQtniDtos,qne (3)1 
le hizo, no es justo que sus raices estén en la liernu 
Quien fué tan rudo, que teniendo alma racional, nosQH 
po aprender la política de los árboles, solamente vegeJ 
tativos, bien es que sea arrancado. El árbol, cuanto sube 
al cielo con sus ramas, tentóse va descendiendo consol 
raíces en la tierra; y cuanto más se ahonda y arraiga ed 
la tierra, tanto más seguramente se levanta. El sober^ 
bio todo lo hace al revés : tanto como se levanta á la^ 
nubes, tanto se olvida de (4) la tierra ; y so pretensión 
es apartar sus raíces tanto della, que estén más alld 
quejas cimas de todos. Por esto, aunque no le derríi 
ben, se cae : por esto es forzosa y grande so caida,^ 
mayor su locura. En razón desto, en el roisroo salíDoJ 
consecutivamente dice David : (5) « Veránio los bneH 
nos, y temerán y reirán sobre él, diciendo : Veisel liom^ 
bre que no puso en Dios su confianza, antes esperó en: 
la multitud de sus riquezas y prevaleció en so vanidaü.«| 
Parece que juntó el Santo rey cosas incompatibles, dH 
ciendo que los justos, viendo 'arrancar de raíz los so«¡ 
berbios, temerán y reirán ; por ser el temor más con- 
trario á la risa que á la melancolía. Dos cosas se han de' 
considerar.en el soberbio : el castigo y la locara con que; 
le mereció. Temerán los justos considerando el castigo; 
reírse han de la locura. Y de verdad la alegría de los jus* 
tos nace del temor que (6) los justos tienen á Dios. Así 
es principio el temor de Dios de la alegría como del sa« 
ber. Temer á Dios y reírse del qoe no le temió, todo es 
temerá Dios y enseñar á qne le teman. Y no es pequeña 
parte del castigo de los soberbios la risa de los justos. 
No es la menor penado los malos y soberbios el que los 
buenos se rían sobre ellos, sino la mayor, y mayor que 
ser destruidos. Lo que Dios hizo con Luzbel es loque 
dice David que hará con todos los soberbios : á Luzbel 
le destruyó, dejándole la naturaleza de ángel, sin la 
gracia de ángel ; arrancóle con la (lalabra Quién como 
Dios, Arrojó de su tabernáculo al que pretendía reinar 
en el eterno de su Criador; arrancóle con todas sus raí- 
ces (que fué el séquito amotinado de tantos espiritas 
comuneros como siguieron su rebelión ) de la patria de 
los que viven, que es el cielo, y arrojóle á la de losmuer- 
tos á padecer, en noche sin fin, desesperación eterna. 
La soberbia fué fundadora de los primeros herejes, 
y los primeros herejes fueron los ángeles soberbios. • 
Fué tan agradable á Dios su vencimiento, que (7) al ar« 
cángel soberano, que como capitán suyo los derribó, 
desmintiéndolos con la palabra Quién como Dios, se la 
dio por nombre y blasón. (8) Eso quiere decir Michad 
en la lengua sagrada. Muchas cosas ensenó Di«>s á los 
reyes de la tierra en esta batalla y con la i)crsona de san 
Miguel. Lo primero, á honrar los generales que vencen 
y alcanzan Vitoria en nombre de su señor ; lo segundo, 
en no mudar de general cuando sirve bien. A san Mi* 
guel, porque venció esta batalla, le encomendó su puo- 
blo y le tiene nombrado para la postrera "que tcudrá 
contra el Antecristo. Sepan todos los que como valien- 



(t) hecha, (5.) 

(3) la [Id,) 

(4) Uerra;XÜ. F.) 

(5) «Verünlos los baenot , (5.) 

(6) Uenen A Oíos, (/tf.) 

(7) el ángel soberano, (/tf.) 

(8) Esto (M.) 



LAS CUATRO PESTES Y 
(es católicas se (O opusieren i los herejes, que tienen 
de su parte á san Miguel» que acabó con los primeros en 
Lucifer y su séquito, y acnbará con los áltimos en el 
Antecristo y sus secuaces. El ptihiero solar de la guer- 
ra fué el cielo, (2) en el primero principio de las cria- 
turas con guerras. El mundo empezó con gueri-a, y con 
guerra se acabará, y guerra es la vida en él. No hace á 
la guerra noble esta antigüedad, sino temerosa. El pe- 
cado fué ocasión de la guerra en el ángel y en el hom- 
bre. Por eso Cristo, Dios y hombre, que vino á libramos 
del pecado, nació pregonando (3) paz por la boca de los 
ángeles, y mandó á sus dicipulos que la fuesen repar- 
tiendo por donde fuesen. Y cuando él iba al Padre, dijo 
que nos daba su paz y que nos la dejaba. De aquí se co- 
lige que la guerra fué invención de la soberbia, y la paz 
de la humildad. 

Siguiendo la soberbia á su naturaleza, sigue á los 
poderosos, y ellos la siguen. No es opinión mia: (4) 
¡cuan sabrosamente lo dice Antonio Abad, epist. n, 
ad (5) Arsenoitas ! «Cosa cierta es que, como por si 
conozca el demonio que por soberbia y vanagloria 
fué derribado del cielo, por eso él acomete á los 
oue llegaron é la mayor medida (a).» Mostró en este 
discurso Satanás la agudeza de ángel y la malicia 
de diablo, pues colige contra los hombres que si la 
grandeza hizo al ángel demonio, sabrá hacer demonio 
al hombre; y usa della como de único artífice de con- 
denados, asegurando de experiencia que él padece. 
No por esto dejo de confesar tjue l^ay pobres sober- 
bios* Es cierto que los hny y que son los más insu- 
fribles de todos, porque su arrogancia nace de la ini- 
quidad y desorden de sus potencias. Son soberbios 
rabiosos. La soberbia es una misma en el que tiene 
mucho y el que tiene nada. Aquel tiene con que ser 
soberbio, y este lo es porque no tiene con qué. Tan 
soberbio es hoy Lucifer, que no tiene qué perder, 
como cuando tuvo qué perdiese. Ella acompaña al 
poder, y no se olvida de la miseria. No hay vicio que 
DO esfuerce y agrave, no hay virtud que no acometa. 
Oigamos esta advertencia de san Agustín : «Todos los 
vicios solo pueden en las cosas mal hechas. La so* 
berbia solase ha de apartáronlas buenas obras» (6). 
Entrase á paso descubierto en los pecados, deslizase 
secreta en las virtudes, con más miedo en aquellas, 
00 con menor daño en estas. Son el ayuno y la li« 
mosna dos hermosas hijas de la caridad , reina de las 
virtudes. Tal*es, que sise aparUn,8e hcchan mucho 
menos la una á la otra. Mi Santo (6) las juntó, y dijo 
el gran daño que resultaba de apartarhis (sermón vui, 
Dejtjmio et §Ue(no$yna): «Quien no ayuna para el 
pobre, á Dios Ooge. Quien ayunando no da su comi* 
da, sino que Ja ahorra, á la codicia ayuna, y no á Cris* 

(1) oposieroii (5.) 

(1) el primer prloeipio de las erUtoras ion ffaerru. (/i.) 

(5! la pas {!4.) 

Ui uld cain aabroumeote {14.) 

(Sí Arsenos! iZ. B. f ,) — Awenlof ! (W.) 

(4) Del eremita sao Antonio Abad ae eonsenraD slefe eartas 
dlrlstdaf á varios monasterios de Egipto, siendo la mis notable 
la dirigida i los srsenolUs. Floreció el Santo en los Uempos de 
Coiuianüno y sos bijos. Vertidas las cartas al g rii^go, le fneroa 
dcspies al laUo. En eaie idioma bay ina Impresión rara, becba 
ti Ambéres por Joan Steelsio. aAo de i:»IO. 

(t) Dt Natw. tí graL, cap. 17. 

[k) Saa Pedro Crisdlogo, 



LAS CUATRO FANTASMAS. i2! 

to.» Da la razón desto doce renglones antes: «El 
ayuno sin la limosna es simulacro de la hambre; 
do ninguna manera es imagen de santidad. El ayu* 
no sin piedad es ocasión de avaricia, no es propósito 
de templanza, porque esta abstinencia cuanto se en- 
flaquece en el cuerpo, engruesa la bolsa.» ¡Grande y 
católica doctrina! No puede negar el rico que, si no 
da de limosna lo menos que gasta ayunando, que su 
ayuno es ahorro y avaricia. 

Pues en estas dos virtudes tan poderosas se intro* 
duce la soberbia disfrazada de la hipocresía. Ma- 
teo, 6 : ttCuando haces limosna no toques trompeta, 
como hacen los hipócritas en las sinagogas y plazas, 
para que los honren los hombres. » ¿Veis cómo la so« 
berbia, arrebozada de la hipocresía, usa do sus apa* 
ratos en la limosna, tocando trompetas, buscando 
aplausos en las plazas? Veis cómo se descubre en 
querer que por la limosna le honren á ella, y no á 
Dios? Su tetna de la soberbia y del (7) soberbioso es 
querer para si la gloría de Dios. Mendigó de los su- 
cesos algún rasgo desta doctrina la gentilidad, pues 
temió tanto las malas andanzas de la soberbia y lo 
secreto de sus engañosas jornadas contra las mismas 
virtudes, que ordenaron el ostracismo y el petalis- 
mo, con que desterraban de la ciudad á todos aque- 
llos que excedían á todos en alguna virtud, ya fuese 
en poder, ya en riqueza, ya en saber, ya en virtud; 
que como (8) sabian que todas estas cosas excelentes 
quedan acechadas de la soberbia, á los que las tenían 
los desterraban, si no por soberbios, por hombres 
espiados de tan pernicioso vicio. Prudente adverten- 
cia será recatarnos en el mundo, no solo de los que 
son soberbios, sino también de su sombra. Toda 
esta es doctrina de las palabras referidas de san Agus- 
tín. 

Malditas son las obras deste pecado; destruyo 
las virtudes, y origina y crece los vicios. Su propie- 
dad es destruir no solamente á los otros, sino á sí 
propia, y sus cosas y codicias. Bien nos lo dice de sí 
propio aquel rico soberbio del Evangelio, Lxicae, 12: 
«La heredad de cierto hombre rico llevó muy abun- 
dantes frutos; y pensaba entre si diciendo: ¿Qué ÍKiró, 
que no tengo donde cerrar mi cosecha? Y dijo: Esto 
haré: destiuiré mis trojes, y harótas mayores, y alH 
juntaré todo lo que ha nacido para mi y mis bienes. 
Y diré ¿ mi alma: Anima mia, tienes muchos bienes 
juntos para muchos años; descansa, come, bebe y 
banquetea.» Mirad al soberbio avariento cómo olvida 
que los pobres son las trojes donde ha de guardar la 
abundancia que le sobra. Miratde cómo piensa entre 
si, porque fuera de si no hace caso de nadie, y esto 
porque la soberbia le tiene fuera de si y de su cono- 
cimiento. Oid lo que dice : pregúntase «qué hará, que 
no tiene adonde juntar su cosecha». Solo esta vertlad 
dijo, que no teuia dónde juntarla; porque lo que la 
avaricia junta y la soberbia blasona no se junta, antes 
so derrama y se pierde. Oid el parecer que su sober- 
bia da á las (9) dudas de su codicia: «Destruiré mis 
trojes.» ¿Veis cómo empieza por destruirlo misnm 
que tieno para guardar? Añade que las hará mayo* 



(7) soberbio (5.) 
- (8) saben iZ. B. F^ 
i9} deudas (S.) 



m OBRAS DE DON FRANCISCO 

res. Esto es el hipo de la soberbia , hacerse (i) ma-^ 
|or y ensancharse; j esto con üu de juntar todo lo 
que ha nacido para él y sos bienes. ¿Veis cómo con^ 
Iradice la candad y olvida el precepto de amar al 
prójimo como á si mismo? ¿Cómo niega á Dios la obe- 
diencia^ y el socorro al pobroj llamando bienes suyos 
los que son de Diob, que se los da sin merecerlos, 
pues él los niega á las necesidades á que los debe? 
Oid el soliloquio del con su alma: «Alma, tienes mu- 
chos bienes para muchos años;» no sabiendo (2) cuán- 
tos dias ni cuántas horas tenia de vida. Llama bienes 
del alma á los que no lo son aun verdaderamente del 
cuerpo. Manda á su alma que se quiete en la gran 
cantidad de cosechas; no pudiendo quietarse el alma 
sino en el sumo bien, que este soberbio desprecia, 
que este avariento olvida. Aconseja á su alma que 
coma y beba; porque estos procuran que sus almas 
se vuelvan cuerpos, sabiendo que el alma solo tiene 
sed de la gracia de Dios, que es agua viva. Asi lo 
dijo David : «Tuvo sed de ü. Señor, mi alma;» y eu 
otro salmo : « De la manera que el ciervo desea las 
fuentes de las aguas, así, ó Dios, te desea mi alma. 
Tuvo sed mi alma de Dios, que es fuente viva.» Estos 
soberbios no quieren de Dios algo, porque no quieren 
reconocerle en algo. Este ya se ve que es aquel so- 
berbio de que be hablado, que se gloriaba en su ma- 
licia y prevalecía en su maldad; qne como dice aquel 
salmo : «Veis el hombre que no puso á Dios por su 
ayudador, sino que confío en la multitud de sus ri- 
quezas.» Pues como es el mismo soberbio en la cul- 
pa, lo es en el castigo. En el salmo se dice que Dios 
(3) lo destruirá, le arrancará, le arrojará de su taber- 
náculo, y sus raices de la tierra de los que vivün. 
Veis aquí que lo que Dios prometió por el profeta 
rey (4) lo cumple. Dijole Dios: «Necio, esta noche 
te arrancarán el alma. Lo que aparejaste ¿cuyo ser4?» 
Necio le llama, porque la mayor necedad del hombre 
es la soberbia. Dice esta noche, porque estos no (5) 
viven claridad nidia; por eso siempre andan trope- 
zando y cayendo. En todos los soberbios tiene Sata- 
nás casa de aposento, en todos es huésped; asi lo fué 
en este como en Judas. Mi Santo sobre esta parábola 
(sus palabras son tales, que con la singularidad lo 
nombran): «¡Miserea quien hicieron la fertilidad esté- 
ril, la abundancia congojado, la copia cruel, las ri- 
quezas mendigo! La heredad humana alimentaba al 
inhumano señor; y lo que largamente daba la tierra, 
lo junLiba y cerraba con estrechez, para ser guarda 
do lo ajeno quien no quiso ser propagador de lo 
propio; ingrato á Dios, para si malo, enemigo de los 
|)obres, afrenta de los ricos, cárcel de la naturaleza.» 
Todos estos efectos testifican la asistencia de Satanás 
en su cora/on, la cual declara el gran Padre pocos 
renglones más abajo con estas palabras : «¿Qué haré?» 
Voz es de quien pregunta. ¿Y 6 quién piensas que 
preguntaba este? Babia otro dentro del, porque ya 
el diablo, su posesor, se habia entrado en sus entra- 
ñas ; y quien se entró en el corazou de Judas, se ha- 



{i) f engancharse ; (5.) 
(i) cuántas horas tenia (/A) 
(3)le(F.S.) 
U) cumple. (5.) 
(S)m claridad (f. «4 



DE QUEVEDO VILLEGAS, 
bia entrado en el secreto de so mente.» No puede j 
ser uno avaro ni invidioso ni ingrato, sin ser so<«l 
berbio, sin despreciar á todos por sí, sin aborrecerj 
á todos por amarse á sí, sin acordarse que para bon-j 
ras y hacienda hay otros, y no él solo. 

Desta enfermedad adolecieron morlalmente los ju« 
dios. (6) Eian soberbios por si y por todos los qad 
los trataban y se fiaban dellos. Con novedad acoon! 
paño esto lugar con el suceso del Centurión: «Y como 
oyese las maravillas de Jesús, envió á él los ancianos 
de los judíos, rogándole que viniera y (7) salvara sa 
criado. Mas ellos, llegando ó Jesús, le rogaban con so« 
licitud, diciéndole : Porque este es digno de que ha- 
gas lo que pide; ama á nuestra gente, y él nos edi- 
ficó nuestra sinagoga.» ¡Qué palabras tan arrogantes 
y soberbias por el que se .4os encomendó y por si 
mismos ! Dicen que es digno de que Cristo le conceda 
loque pide, porque los ama y los ba obligado; y esto, 
porque los soberbios solos tienen por dignos á los 
que los quieren y los sirven. Mas el Centurión, qao 
conocía tocados desta peste ¿ los judíos, y sabia qoe 
no hablaban sin la nota de la soberbia, «envió uaos 
amigos; y llegándose á Crhto el Centurión, y ro- 
gándole, dijo : Señor, mi criado yace en mi casa pa- 
ralítico, muy apretado. Respondióle Jesús: Yo iré y le 
curaré. El Centurión respondió: Señor, no te canses, 
porque no soy digno que entres en mi morada.» Mi- 
rad, para defender su humildad, cómo diciendo qne 
no era digno, desmintió á los ancianos de los judíos 
en su cara, que habían dicho á Cristo que era digno. 
Tan bien supo el Centurión conocer la soberbia de los 
judíos como la omnipotencia de Jesús, y por eso 
Cristo le premió, no con la salud que pedia, sino 
con canoniear su fe. Y la santa Iglesia, contíoaando 
el honrar sus palabras y humildad, ordenó que antes 
de dar el santísimo sacramento de la Eucaristía 
diga el sacerdote á los fieles, para exhortarles á(d) 
humildad reverente para recibirle, las propias pala-r 
bras que el Centurión dije: «Señor, no soy digno da 
que entréis en mi pobre morada»» Cristo exaltó coa 
inipcnsa alabanza su fe, y la iglesia de Cristo ensalza 
con divina recordación perpetuamente su humildad, 
en sus palabras. Cuanto Cristo ama la humildad, (9) 
aborrece la soberbia. Esto nos ensena san Cipriano, 
epist. LV ad Cornelium: «La exaltación, la bincliajEon, 
la arrogancia, la fanfarronería, no son del magisteno 
de Cristo, que enseñó la humildad; aiftes nacen del 
espíritu del Antecristo. » Que los judíos fiie^n ^' 
Iregados á la soberbia, y que della proceda la dureza 
de su corazón, san Jerónimo lo ,dice del sagrado 
Evangelio, tratando de la soberbia, epist. xlv (a) ' «''' 
pueblo judío, porque pedia lasf primeras cátedras y 
las primeras salutaciones en las plazas, fué borrado.» 
Por limpieza que afecten en lo que escriben los qw 
imiUn á estos fariseos (iO) en codiciar las primeras 
cátedras y las primeras cortesías en las plazas, « 
mismo borrón confundirá con ellos sus doctrinas. Con 



(6) EstíB soberbios (5.) 

(7) sanara so criado. (íd.) 

(8) la humildad (ir/.) 

.(9) tanto aborrece (F.S.) ^^ 

{a) Hay yerro en la ella. Esto sa baña «a la «pUtoll n w^»** 
«itrní Monacum, 
(10) eodiciarea (Z. S. F.) 



OOi 



WbiV 



LAS CUATRO PESTES T LAS CUATRO FANTASMAl 



I» 



tonat grandeta diDnOi y con singular novedad « á la 
soberbia el gran padre san Gregorio Nisono m Vita 
Moysis: «Afligiéronse con la golosina de los man- 
jares los egipcios, por lo cual las serpientes fueron 
enviadas; y con el simulacro de 4a serpiente, que pen- 
día del madero, guarecían. Así la fe del Crucificado 
aun en figura sanaba. Empero , como tuviesen por 
cosa Immilde y despreciada guardar sus ritos» procu- 
raron introducirse en el orden sacerdotal, y no tu- 
pieron vergüenza de repeler á aquellos que por per* 
misión divina hablan adquirido aquel ministerio; mas 
inucbos dellos fueron de la tierra tragados, y otros 
con rayos encendidos. Enseña pues, á mi entender, 
con esto la historia el fin del sobrecejo y arrogancia, 
y á difinir asi la soberbia : La soberbia es bajada á 
los Infiernos. Empero, si de la fuerza de la palabra 
á muchos pareciere lo contrario, porque el soberbio 
quiere decir el que está spbre los otros, no te ad« 
mires; yo quiero seguir más la verdad de la divina 
Iiibtoria que la imposición de los nombres, pues si 
algunos se .quieren levantar sobre los otros, por ht 
obertura de la tierra son precimtados 6 lo prof\]ndp. 
Y así, no se ha de despreciar la difinicion cuando de- 
cimos: La soberbia es calda á lo hondo.» 

¿Uuién se atreverá á no seguir esta difinicion de la 
goberbia, si no fuere la misma soberbia, y más cuando 
vemos que toda la vida de Cristo y «u encarnación , y 
toda la vida de su Madre santísima fué una perpetua 
^ bumildad en contradicion de la soberbia? Nace de Ma- 
dre pobiisima, elige por padre ün carpintero, nace en 
un portal entre bestias, tiene un pesebre en lugar de 
cuna, rescátase como pobre en la circuncisión, siendo 
el Señor de quien son vasallos los cielos y la tierra y 
todas sus poblaciones. Quye á Egipto aquel poder y 
brazo de quien ninguna cosa puede huir. Llama por 
apóstoles y pohres^compañeros, (i) pescadores. No llene 
dónde reclinar la cabeza; es calumniado y perseguido 
con soberbia, es vendido por uno de los suyos, negado y 
dudado de otros dos, y dejado dio todos. Préndenle como 
I (acinoroso, condenante como delincuente, crucifícan- 
le, como á malhechor, entre dos ladrones, no habiendo 
pemado hurto ; toma forma de siervo. Ved si es divina 
contradicion de la soberbia del hombre esta humildad 
' inmensa del (2) hombre-Dios. Pondero aquí bien en su 
lugar, que luego que la Virgen Maria concibió á Crbte 
y se llamó esclava, escogiéndola por madre ; en la visi- 
tación de santa Isabel, cuando oyó ella alabanzas suyas, 
dictadas del Espíritu Santo, y el fruto de su vientre 
fué adorado en el suyo de Juan (que antes de nacer co- 
noció por Señor al que siendo primero, nacería des- 
Siies),— á todo el aplauso desta majestad respondió di- 
lendo : « Engrandece á Dios mi alma, y alegróse mi 
espíritu en el Señor, que es mi salud, porque miró la 
humildad de su esclava. Por esto me llamarán bendita 
todas las generaciones, porque me hizo grande el que 
es poderoso, cuyo nombre es santo, y sa misericordia 
pasa de una progenie á otra en loe que le temen. Bizo 
el poder con su brazo, desparramó los sobed>ios con 
la mente de su corazón , derribó á los poderosos de su 
asiento y exaltó á los humildes, llenó de bienes á los 
hambrientos, y despidió 6 los ricos vados.» (3) A esta 

(I) ttnot petradoreí iS.) 



cántico, lleno de divinos misterio!, la podamai llamar 
evangélica profecía de Mariá Santísima. Era razón que 
ella evangelizase antes que todos. Aquí fué la prmiera 
qne dijo claramente quién era su Hijo, y á lo que venia, 
y lo que babia de hacer. Y la causa que da á su elec- 
ción para madre suya y reina de los ángeles, es por* 
qne miró la bumildad de su esclava. En estas palabra^ 
dijo los inmensos premioáque la humildad granjeada 
Dios, y luego pasa á los castigos de la soberbia. Dice 
«que desparramó los soberbios»; y por ser doctrina tan 
importante, repite que derribó los poderosos de su 
asiento y exaltó á los Immildes ; porque en la distribu- 
ción de la divina justicia estos siempre truecan lugares. 
Caen los soberbios para que los humildes se levanten. 
Son los humildes como el agua encanada, qua tanto 
cuanto baja puede subir en alto. Son los soberbios co^ 
mo el humo (asi lo dice el gran padre san Buenaventu* 
ra), que cuanto más se levantan, más se van desvane- 
ciendo en menores globos, con que brevemente des* 
aparecen, no dejando otra señal de sos caminos sino 
tizne y hoUin. Añade la Virgen Santísima «que llenó 
de bienes á los hambrientos, y que despidió vacíos á 
los ricos». Veis aquí la elección de los apóstoles. Veis 
aquí el precepto que les dio, de que lo dejasen todo y la 
siguiesen. Veis aquí lo que los apóstoles bicieron cuan« 
do lo dejaron todo para seguirle. Veis aquí lo que la 
mandó que hiciese á aquel rico que le preguntó cómo 
alcanzarla el reino del cielo. Veis el milagro de los pa- 
nes y \os peces. Veis la historia de Lázaro y el r¡co-ava« 
riento. Veis aquí el artificio del riego del agua de vida. 
Cristo, con que se fertilizan las almas, donde los arca- 
duces llenos se vacian, y los vacíos se llenan. Veis aquí 
la igualdad y la razón de las balanzas en el peso de la 
divina Justicia. Cuanto el rico llena y carga su balanza 
para crecer y aumentarse, tanto más se baja, levantan- 
do con lo que se derriba la que está vacia del pobre, 
que la cargó de bienes (I) del cielo, que siempre cami- 
nan á su patria, como los otros tem^rárales descienden 
á su centro. 

Por esta comparación se ve qne el soberbio mismo sa 
hunde y desciende ; lo que el gran padre Niseno dijo, 
y que juntamente con su depresión levanta al humilde* 
Socórreme la memoria con dos versos de David : «¿Quién 
como Dios nuestro Señor, que habita en las alturas, y 
mira lo humilde en el cielo y en la tierra, levantando 
do la tierra al pobre y enderezando del estiércol al ne- 
cesitado?» El Profeta Rey empieza á tratar de la humil- 
dad , y empieza por his palabras que fueron y son y 
serán castigo de los soberbios : «¿Quién como Dios?» 
Y luego, para decir quién es Dios , dice que es en todo 
diferente de los soberbios ; con (5) que muestra que 
estos son en todo contraríos á Dios. Nadie, sino Dios 
(dice), habitando en las alturas, mira lo humilde en el 
cielo y en la tierra : y esto porque el soberbio, habi- 
tando en las profundidades de la tierra, solo mira lo 
alto en el cielo para competirlo, y en la tierra para ti- 
ranizarío. Parece cosa extraña decir qne mira Dios lo 
humilde en el cielo, donde todo es gloría, premia so- 
berano, vida eterna y grandeza. ¡Oh grande misteríoen 
una palabra! Es á Dios tan grata la bumildad, qne en el 
cielo la mira como á pobladora dal cialo, y as la tierra 



(4) de cielo (Z. B.) 
(8) lo %M9 («.) 



m OBRAS DE DON FRANCISCO 

como á disposición de poblarle. No aparta Dios en el 
cielo sus ojos de ia luimildad, porque el Padre eterno 
no los aparta de su Hijo Dios y hombre, ni el Hijo de 
su iiumauidad sacrosanta, que (1) fué su humildad, ni 
de tos que como humildes le gozan por su medio. La 
humildad antes crece con la suma bienaventurania 
que cesa. Mira Dios la humildad en el cielo ^ y mírala 
eu la tierra para el cielo. Por esto dice el salmo que 
levanta de la tierra al pobre y le endereza del estiércol. 
Parece que David repite una propia cosa . mas no es 
as! : yo considero grande y misteriosa diligencia. No 
«solo levanta Dios al humilde de la tierra en que le se- 
pulta el soberbio, sino que de la pudricion y estiércol 
en que con desprecio le envuelve, le endereza á mane- 
ra de árbol, que con la tierra podrida y el estiércol se 
fertiliza. Es providencia de Dios qne con la corrup- 
ción, á que el soberbio condena al humilde, se fecun- 
de, y que su desprecio sea el regalo que le hace crecer 
y dar fruto. Oigan pues los soberbios su desengaño, del 
grande Niseno, de quien oyeron su délinicion, en estas 
incomparables palabras, á que no arribó otra elegancia 
ni discurso (2) : « Ensoberbéceste, y te desvaneces con 
el nombre de la mocedad. Miras á la flor de la vida, y 
te glorías y te enamoras de tí, por la buena disposición 
y hermosura; porque tu mano es vigorosa al movi- 
miento, porque tus pies te sirven al salto veloces, por- 
que el viento esparce tus cabellos; porque tu vestido, 
embriagado de púrpura, arde precioso en la luz del 
veneno-(3) lirio ; porque tus ropas , tejidas de la mor- 
taja del gusano, están escritas y variadas con batallas y 
cazas, ó historias que recamó el artífice. Hoy (4) has 
puesto el cuidado en los calzados , miras con deleita- 
ción presuntuosa la preciosa mordacidad de las fíbulas, 
con superfluidad resplandecer en líneas sobre lo ne- 
gro. A esto miras , mas no te miras á ti. Yo te ensenaré 
cómo en este espejo eres lo que eres. ¿No has visto en 
el lugar público destinado á enterrar los muertos, los 
misterios de nuestra naturaleza? ¿No viste los rimeros 
y montones de huesos sin orden, revueltos unos con 
otros? ¿Las calaveras desnudas de carne, que con las 
oscuras cavidades que fueron ojos, se muestran hor- 
rendo espectáculo? ¿Viste las bocas rígidas, y los de- 
más miembros arrancados y desparcidoaial albedrlo de 
la corrupción? Si esto viste, en ello te miraste. Dime, 
¿dónde está la señal de la presente flor? ¿Dónde la pri- 
mavera de las mejillas? ¿Dónde la belleza de los labios? 
¿Dónde la torva y espantosa hermosura de los ojos, (5) 
resplandeciente debajo del cerco de la frente ? (a). 
¿Adonde la afilada nariz derecha, que tuvo su asiento 
en medio del jardín del rostro? ¿Adonde la cabellera 
espléndida, que decendia opulenta de guedejas al cue- 
llo? ¿Adonde las manos que flechaban las saetas y orro* 
jaban los dardos ; los pies domadores de los caballos? 
¿Dónde la grana? ¿Dónde las joyas? ¿Dónde los vestidos 
triunfantes? ¿Dónde los (6) tahelís? ¿Dónde las espuelas, 
los caballos^ ios carros, el ruido (7), todas cosas por- 

(1) fuese (Z. B. F.) 

(3^ lib. DebeaVttudlnibn»: 

(3) tirano; (S.) 

(4) ha (Z. B, F.) 

(5) resplandecientes (5.) 
(a) Ubi tracoleota ac torra octtlorofli pilchrtt«do, tnb vallo 

protegamentoqae sopercUioran eluceos! 

(6) tahalíes? (S.) 

(7) y lodu las cosas {JU.) 



DE QUEVEDO VILLEGAS, 
que tú agora acrecientas tu arrogancia^ Dime, ¿adóa« 
de están estas cosas con que agora hinclies tu espirita y 
te ensoberbeces, con cuyo nombre encaramas tafurio« 
sa presunción? Dime, ¿cuál sueño hay tan vanoy ro^ 
nos subsistente? ¿De cuál sueño proceden estas ¿olt* 
sías y delirios? ¿Cuál sombra tan delgada hay, iquica 
el tacto no baila, que se pueda comparar alsueño da 
la juventud, que juntamente aparece y huye? E^to lio 
dicho por aquellos que por el imperfecto valor de li| 
mocedad tienen menor conocimiento. ¿Qué pues diri 
alguno de aquellos que, ya llenos de edad, están conslíJ 
luidos y confirmados ; en los cuales es estable la edaJj 
empero las costumbres y el ingenio es instable; y jun^ 
tamcnte la enfermedad de la soberbia se aumoola; por 
lo cual es llamado' ingenio semejante con el nombre da 
enfermedad soberbia y arrogante (6)? Los magistrado! 
y cualquiera cosa que de majestad y poder se les llega, 
las más veces dan materia y ocasión á la soberbia. O re- 
ciben este vicio del mismo magistrado, ó impelidos 
deste vicio, aspiran á la dignidad; ó las pláticas halagüe- 
ñas del magistrado despiertan rouclias veces la enfer^ 
medad adormecida, ¿(^ál pues será la razón que puedt 
penetrar los oídos que hirió la voz del pregonero^ 
¿Quién á los infectos desta peste persuadirá que no (8| 
diferencian en cosa alguna de los que representan 
en (9) teatro? Porque de verdad ellos representan uní 
persona pulida con el arte, adornada con vestido pur- 
púreo, variado de la amarillez del oro, y se moeslraa 
con ostentación magnífica en carros triunfales; y cou 
todo, ninguna dolencia de soberbia por la vanidad des- 
tos aparatos los enferma ; antes, con el mismo cono- 
cimiento que de si tenían antes de adornarse eo la tra- 
moya, salen adornados en ella. Y después que se des- 
nudan de la pompa, no sienten ni se afligen de apearse 
della , ni de que los desnuden y quiten las ropas es- 
pléndidas. Mas aquellos que por limitado tiempo en Ii 
comedia desta vida se visten la ropa del magistrado, no 
acordándose de lo que poco antes pasó » ni de lo que 
poco después sucederá, con el viento se dilatan y bío- 
chan á manera de las campanillas del agua. Y estos tales, 
á su imitación, con la claridad déla voz del pregonero, 
se abultan y toman para si la forma de alguna pei^H» 
ajena » mudando el semblante natural del rostro y 
componiéndole en severidad espantosa; inveotao por 
voz un rumor formidable para los que los oyeren, ar* 
ticulando fieres^a horrible; ya no se refrenan eotre los 
términos de humanidad, antes se ingieren é introdu- 
cen en la divina Majestad y potencia. Esto porque 
creen que está en su mano la potestad de la vida y de 
la muerte ; porque de aquellos que en su tribunal tie- 
nen causas, á uno guardan con su sentencia, al otro (1 0/ 
condenan á degollar. Y aun no ven estos quién verda- 
deramente tiene la potestad de la vida y de la nmer- 
te, y que no solo la tiene quien constituyó el principio 
y el fin de la naturaleza. Y verdaderamente solo basU- 
ba para reprimir la vana hinchazón y arrogancia, ^^ 
que muchos, gozando de grandes puestos y constilm- 
dos en imperio en la misma comedia de sus oficios, 

(*) ittors aotem et loteatom InsttbHe esl : moAts ^^^^ 
biae socetar : notten satem ejvsmodi lofenU moii^« «P""* 
listos Impooitnr, éie* el S§nl§. 

(8) se diferenciaD (S.) 

(9) el teatro? {ii.) 
(1(9 coadOBi iX. B.) 



LAS CUATRO PESTES Y 
imbatAdosda en medio de (I) sus solios y tribunales^ 
Alerón arrojados en los sepulcros « en que los lamentos 
recibieron sucesivos la aclamación de sus blasones.^ ^ 
Grande encarecimiento del poderío de la soberbia 
ts, según pondera el gran Padre, que turbe mus con 
sos nombres vanos y su pompa hechicera el seso de los 
inagistrados representantes en la comedia de la vida, 
que el de los que para especláculo representan en el 
teatro ; pues estos en el vestoaño de la farsa se desnu- 
dan CQp alegría las ropas y las coronas y los triunfos de 
que se adornaron, conociendo lo que antes eran, y que 
lo que se vestían era representación que presto dejaría 
de ser; y aquellos lle¿m al vestuario de la muerte, 
donde desnudan la figura y máscara de su oficio, sin 
conocimiento de que son representantes desta come- 
dia , qoe se acaba presto y que siempre se está acaban- 
do, en quien no hay número de jornadas ni actos cier- 
tos : porque el fin della muchas veces se adelanta al 
empezar de la primera jornada , y otras veces no admi- 
te el principio de la segunda ; y ningún personaje désta 
comedia sabe si saldrá de la primera escena, porque 
ven muchos que apenas mediaron el prólogo. Muy en- 
fermizos son de aqueste achaque de soberbia los que 
mandaaylos que pueden sobre todos, porque tienen 
aquella grandeza que la soberbia quiere, y á que anhe- 
la y hace anhelar. Por esto nna parábola que hay con- 
tra la soberbia en el Testamento Nuevo es de un juez. 
«Habla un juez (2) en una ciudad , que no temía ¿ Dios 
ni rospetabaá los hombres. Habia en aquella ciudad una 
viuda, y venia á él diciendo : Véngame de mi contra- 
rio. Él no lo quiso hacer por muchos días; mas des- 
pués desto dijo entre si : Aunque ni temo á Dios ni res- 
peto á los hombres, empero porque me cansa esta viu- 
ék hi haré Justicia.» Que este juez era soberbio antes, 
no puede dudarse, pues Cristo nuestro Señor dice en 
la parábola, que se preciaba de no temer á Dios ni res- 
petar á los hombres ; dos cosas que son el mismo furor 
de la soberbia humana. La parábola fué predicada para 
exhortar á la oración continua , con esperanza de con- 
seguir misericordia por su medio , y puso el Hijo de 
Dios el ejemplo en hi soberbia deste abominable juez, 
qoe lo que despreciando é Dios y á los hombres nega- 
ba, hizo por la importunación de los ruegos. De que 
se colige que los soberbios no lo son menos en el bien 
qoe hacen que en el que dqan de hacer : pues á mi 
Juicio este fué peor soberbio» y despreció más á Dios y 
los hombres en hacer Justicia á la viuda porque no le 
cansase; pues en esto no solo despreció á Dios y á los 
hombres con hi omisión, sino que con la obra prefirió 
so comodidad al temor de Dios y al respeto de los hom- 
bres. Por esto dijo Cristo del : «Oid lo que dice el Juez 
de la maldad.» ¿Cuál nombre pues halhirémos, sí á 
este le Ihima Cristo juez de la maldad, para dar á cono- 
cer á aquel Juez, que no temiendo á Dios ni reveren- 
ciando á los hombres, aun no hace justicia por librarse 
de la ¡naportunacíon? porque este tiene por descanso 
el trabajo del que sin fruto le ruega. Dice Josas que en 
nnaciodad habia on joez de aqoellus; porque si hu- 
biera dos dejara de ser dudad. No dke que en una do- 
dad habla un Juez dcstos qoe, aun por librarse de la 
importunadoo» no baceo justicia; porque con uno 

(f)lottoUet(S4 



lAS CUATRO FANTASMAS. 



)25 



solo destos la ciudad fuera desierta, y todo un reino 
ruina y desolación. Muchas veces anda la soberbia en 
tan buen liábilo, que no conociéndola pasa por virtud. 

Admirablemente la penetró arrebozada de celo cató- 
lico en Erasmo de Rotcrodam el doctísimo Ambrosio 
Caterino, en el libro que intituló : Consideración y 
juicio de los tiempos présenles (*). Habia Erasmo es- 
crito un libro contra Lutcro en defensa de la verdad 
católica y opugnando su opinión del albedrío esclavo; 
y en él condena las novedades, palabras y costumbres 
de Lutero y de sus secuaces. ¿Quién no juzgará celo 
católico esta oposición tan afectuosa? Empero Ambro- 
sio Cateríno, con el (3) antojo largo de la verdad, le 
desenvolvió de suerte, que vio que era soberbia; y lo 
afirmó en el libro referido con estas palabras : «Había 
empezado á bajar á esta tragedia Erasmo ; mas detúvo- 
se. Tuvo por afrenta aquel hombre soberbio militar de- 
bajo de la mano de Lutero. No se atrevió claramente á 
pelear contra la Iglesia, para ofenderU más con tal as- 
lucia.» Verdaderamente son todos diabólicos los ardi- 
des deste infernal pecado ; pues por la soberbia los no- 
veleros son herejes y contradicen á la Iglesia, á los 
concilios y á los padres, y por ella los unos herejes 
contradicen á los otros. Mirad si es menester cuidado 
para conocerla y diferenciarla del celo y de la virtud. 

No he dicho de qué es la soberbia y cuáles son sus 
miembros ; mas haré que lo vean todos en la estatua 
de Nabucodonosor. Toda ella representaba monarquías 
y tiranías y poderíos que cayeron : representábalos todos 
con oro, plata, hierro y bronce ; porque la cabeza y lo 
más principal de la soberbia es cedida, sed de tesoros, 
lo que siempre fué forzosa ruina del poder y de las mo- 
narquías. El pecho y las piernas eran de bronce y de 
hierro, por la obstinación con que persevera y la dure- 
za con que camina ; empero Iqjs pies eran de lodo, en 
que se ve la flaqueza de tan rica fábrica. Ruin arqui- 
tecto es la soberbia ; los cimientos pone en lo alto y las 
tejas en los cimientos. Al contrario la santa madre 
Iglesia^ para fortulecernos, en la cab?za noe pone el lo- 
do, y nos manda poner el oro y la plata debajo de los 
pies. Todo lo entiende al revés la soberbia. Por esta 
razón fué (4) soberbia sentencia y castigo de aquellos 
soberbios, que quisieron llegar al cielo con una torre, 
U confu^ion de lenguas. Su castigo es y será siempre 
este, y siempre es confusión de lenguas ; quiero decir 
que ella se confunde mudando los nombres^ las cosas. 
Llama salud la enfermedad, y grandeza la hinchazón, 
y crecimiento el peligro, y camino el despeñadero, y 
descanso la carga, y poder la tiranía, y premio el robo. 
A 06ta confusión de su lengua se llega la confusión de 
las lenguas de los aduladores, que no le nombran ac- 
ción ni pensamiento suyo con el nombre que tienen, 
sino todo al contrarío. 

Y base de adverUr que los aduladores con sus humil- 
des sumisiones son soberbios aprendices de la pólvora 
on barriles, que se entierran y hunden debajo de los 
pies de los soberbios magníficos para reventar y volar- 
los. No de una manera sola es la pólvora retrato de los 
soberbios, pues en los cohetes representa el principio, 
medios y fines de todos los soberbios. Sube el colieto 
con gran rtüdo y aplauso festivo ; en lo alto se mira es- 

(S) anteojo (5.) 

i4) la lobarbia (F. 9| 



m 



OBRAS DE hon rRANClSCO 



trelb al pafecer en d lugar y la luz ; instantáneamente 
desciende en liumo y ceniza. Y ningano de los que le 
aplauden viéndole subir^ ignora lo poco que ha de du- 
rar y lo breve en que ha de caer ; asi que ninguna cosa 
retrata tan vivamente la presunción de los soberbios 
como las bufonerías del fuego. Solamente la pólvora, 
invención infernal, pudo ser retrato de tan endiablado 
vicio. 

Nada desto conoce el soberbio, porque está más fuera 
de si que el loco ; y esto porque el loco está fuera de si 
por enfermedad, y el soberbio está fuera sí y de todos ; y 
DO solo fuera, sino lejos, y esto por malicia delincuente. ' 

Nada consigue la soberbia menos que lo que preten- 
de ; mas su fin es ser reverenciada, y siempre al prin- 
cipio y al fin es aborrecida. Nadie está seguro del so- 
berbio, y por eso el soberbio no está seguro de nadie. 
La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre 
cae de donde subió. Sube el soberbio como el ahorca- 
do, por escalones que no ha de bajar; en el más alto 
llega á la muerte. Lleva consigo la soga y por guia el 
verdugo. Oso afirmar que es más execrable (i) y faci- 
Durosa la soberbia de los poderosos (esto en la mayor 
parte) , que la de los pobres : porque aquella se atreve á 
Dios y esta á los poderosos ; aquella dura más tiempo, 
porque Dios aguarda más con su castigo que tos hom- 
bres; empero de^^qoita la tardanza con el rigor que 
acrecienta. 

Hermosura, fuerza, podeHo, dignidad, sabidu- 
ría y riqueza son preciosas dádivas, unas de fortuna, 
otras de naturaleza y de Dios, y la soberbia se intro- 
duce muchas veces en lepra destos bienes. Contra el 
que habia de ser menos contrastable , que es la sabidu- 
ría, nos previene deste vicio el Apóstol cuando dice : 
«La ciencia hinclia, no quieras saber lo alto. » La her- 
mosura y el poderlo, y las dignidades y la fuerza ya nos 
enseñó el gran padre Niseno (2) que eran lastimosamen- 
te ocasión de la soberbia, y lo propio la riqueza. Para 
nuestra confusión traeré unos versos de Juvenal en re- 
comendación de la pobreza, que son estos (sat. 6) : 
«La fortuna humilde en otros tiempos producía castas 
matronas latinas. (3) A malos y humildes y pequeños 
techos (i) que llegasen los vicios no consentía el tra*- 
bajo, el breve sueño, y con la lana (5) tusca las manos 
duras y fatigadas, y cerca de la ciudad Aníbal, y de 
guarnición los maridos en la torre Colina. Agora 
padecemos largamente los danos de la paz ; más cruel 
que las armas nos acometió la lujuria, y vengó el mun- 
do vencido. Ningún delito ni maldad de la desorden 
falta desde que pereció la pobreza romana, i» \ Oh gran- 
des y prudentes palabras, acreditadas, no solo con la 
ruina de Roma, sino también de otras monarquías 1 
(Sumo misterio político! En pereciendo la pobreza ro- 
mana pereció su virtud ; y esto porque con ella acabó 
la humildad, y con las riquezas empezó sus tragedias 
la soberbia. La ambición y la avaricia, y los vicios y la 
locura llaman paradoja esta proposición; empero la 
verdad y los sucesos los desmienten. 

Pasemos á la ira y á k injuria, que lOO lü dos manos 

<i) 7 raeinerosa (S.) 

(í) eran (Z. B. f.) 

(S) Maiet (Z. B.) 

H) eonseDüa el trabajo qae Uegam lot vidas, «I brtvt (/^W 

j»o consentia {T. S.) 

15) totea (F.SJ 



DE QüEVEDO VILLEGAS, 
de que usa el furor de la soberbia , con las cuales haca 
todas sus obras á diestro y á siniestro. Todos los autores 
sagrados dicen que es mejor padecer la injuria y la ira 
que hacerlas padecer. De que se colige que (6) á la 
soberbia siempre la toca por patrimonio el delito j el 
pecado , el aborrecimiento y el castigo ; y á la humil- 
dad, que la padece, el mérito; la seguridad, la ino- 
cencia y la alabanza. 

Que sean las iras y la injuria y. la venganza soberbia, 
nadie lo niega, viendo que todos los soberbios son ai- 
rados, y que su gozo es (7) la injuria que hacen, y sa 
blasón la venganza que toroaik Ira santa hay ; esta nos 
enseñan los santos cuál sea, declarando aquellas pala- 
bras : «Airaos, y no queráis pecar.» Mas esta no la co- 
nocen los soberbios, porque, al contrario, por solo pecar 
se airan. La ira saca fuera de si al que la tiene; efecto y 
contagio de la soberbia. La injuria nace del desprecio 
que de (8) todo hace; la venganza es la njunidoocon 
qué todo lo quiere arruinar. 

Én ninguna cosa es la soberbia mis descubierta- 
mente soberbia que en la venganza ; pues llamándose 
Dios «Dios de las venganzas», quiere (9), por ser 
como Dios, que es su sacrilego tema, que las venganas 
sean suyas. Dice Dios en otra parte : « Para mi- la ven- 
ganza : » pide que se la dejen á él ; y el vengativo es tan 
soberbio, que toma para sí lo que Dios manda qne le 
dejemos á él. Todas estas maldades de la soberbia tie- 
nen el mismo fin qne ella, y la burlan en todo de so 
fin : pues en la injuria que de la abundancia de su in- 
fancia hace, solo consigue peligro ; y de la veiigann 
que toma , debilidad y afrento propria, forUlcciendo y 
fertilizando á los que la padecen. Oíd lo que dice de la 
ira, cuando con todo su séquito (10) la ponderó de Ne- 
rón, san León papa (H) : «Ya toda la inocencia, toda la 
vergüenza, toda )a libertad padecía debajo del imperio 
de Nerón. Cuyo furor, inflamado por todo el exceso de 
los vicios, le precipitó al torrente de su locura de tal ma- 
nera, que fué el primero que hizo universal persecución 
al nombre cristiano inhumanamente ; como si con la 
muerte de los santos la gracia de Dios se pudiera extin- 
guir, teniendo en esto los mártires su grande (12) logro: 
con el desprecio desla vida mortal adqtiirir la eterna. 
Preciosa es pues en la presencia del Señor la muerte do 
^ sus santos : no puede con ningún género de crueldad 
' ser destruida la religión de Cristo, fundada con el sa- 
cramento de la cruz. No se disminuye la Iglesia coa 
las persecuciones ; antes se aumenta : y siempre la lie- 
redad del Señor se viste de más rica cosedia, en lanío 
que délas espigas que se quebrantan, cayendo nnoá 
uno los granos, nacen muUiplicados.»*Con muy hermo- 
sas palabras declara el santo Pontífice los inlenlos so- 
berbios de la ira con la injuria, en pretender destruir 
la religión de Cristo; y juntamente cuan afrentosamen- 
te, burlada de su intento, la fecunda y aumenta con ia 
persecución. Séneca: que á mi juicio en todas las obras 
que escribió reprelieudió á Nerón, descubriéndole el 

(O la soberbia {t. d. F.) 
0) las injorias (S.) 
{By toéof Hd.) 

(9) e) TepgaUvo , por «er (M4 

(10) lo (Z. B. F.) 

(11) sera. 1, in nat^U apottohrum Petri et pmíl . . 

I (It) elogio coa el desprecie {8.^M*ximiM in^^t ^M « 
I Saato.) 



LAS CUATRO PESTES Y 
horror de los tícíos qnc seguía, y la fealdad y fiereza 
de las virtudes que despreciaba, como so te escribiendo 
el libro de la Ira y fiereza, en que fué monslro de ti- 
ranos, dejando en su poder lodos sus sentidos. Este li- 
bro que tocaba al Príncipe , dedicó á Novato por caute- 
lar su intento; y el libro de (1) Clemencia , Virtud del 
Emperador sunoamcnte aborrecida, dedicó al mismo 
Nerón. Estratagema muchas veces bien lograda, para 
reprehender á los monarcas, ahbarlos de lo que no ha- 
cen ni tienen ni quieren : de que da buen cobro lo pro- 
picio de su mente á la adulación, persuadiéndose (los 
que son tales como^eron ) que los que los alaban de lo 
que no tienen, lo creen y lo hacen creer. Las demás 
obras de Séneca todas fueron antídotos para defender 
los ánimos opresos délos romanos, de tan inhumana 
opresión : sus títulos lo dicen, de la Providencia, de 
la Tranquilidad del ánimo, de la Vida bienaventurada, 
que En el sabio no cabe injuria , de los Beneficios, y las 
Episiolas: todas son medicina á la tolerancia de las últi- 
mas calamidades. Digo pues que Séneca , que escribió 
de la ira en el tieu)po que con la soberbia más furio- 
sa {%) tenia corona imperial y la miraba de cérea , dijo : 
«La felicidad cria la ira adonde la turba de los adulado- 
res cerca las orejas soberbia.*,» lib. n De Ira, cap. 2L 
De manera que la ira es alimentada de la feli- 
cidad como la soberbia ,^ y este alimento recibe de la 
soberbia por las orejas. Acuerdóme que el propio Sé- 
neca dice, lib. ni De /ra, cap. 3 : a Como en los primeros 
libros dije, Aristóteles se muestra defensor de la ira, y 
prohibe que se (3) arranque en nosotros. Dice es esti- 
mulo de la virtud, y que fallando queda el ánimo desar- 
mado, (4) y para los grandes hechos perezoso é inútil.» 
Aqui el filósofo trató de la cólera, que como humores 
muy necesario en el cuerpo humano ; y llama ira á la 
cólera, á imitación y como dicipulo del grande é incom- 
parable Homero, que repetidamente dice de Aquf- 
les (5) cuando se airaba , que la ira le andaba encen- 
.dicndo al rededor de las entrañas. Y como Homero á 
esta causa la tuvo por buena, haciendo la ira de Aqui- 
las sugelo de su grande poema (en que proirono cantar 
la ira de Aquiles), de aqui Aristóteles, que en lodo le 
siguió como á fuente de aquel saber, hizo esta defensa 
de la ira que Séneca refiere en el lugar citado. La so- 
berbia es primero intentos furiosos, y siempre que los 
pono en efecto es ira é injuria y venganza. No hay cosa 
quemas persuada á la soberbia que la mayoría, y eí 
ser primero. El mayor de Jos ángeles cayó, y el primero , 
de los hombres. Por eso Cristo condenó pretender las 
primeras cátedras á los fariseos y las primeras saluta- 
ciones. No pongo ejemplos, porque seria escribir toda 
ia vida del mundo ; y la soberbia, prevenida en su ma- 
licia « procura que los ejemplos se oigan y se interpre- 
ten y no se crean ; las sentencias se lean y no se obren ; 
las leyes sé aleguen y no se observen ; los buenos se 
alaben y no se imiten « y los malos se vituperan y se 
premien : y todo este condenado aparato logra solo en 
su perdición, porque la mnerte se anda hecha mentís 
do k soberbia y del mando, tras todas sus acciones. 



(I) U Clemenei», (f. 5.) 

(f) lenfan (Z. B. F.) 

(8) etUaive (Z . pero salndo d yerro ti lo «i 4o 

(4) pan (S.) 

^) qao caaodo h airaba, U Ira (/tf.) 



(I'.í.) 



LAS CUATRO FANTASMAS. I2t 

Dice el soberbio que es grande; desmiéntele lamuerlo, 
diciendo que es nada. Dice el mundo que es rico; dice 
la muerte que es pobre. Dice el soberbio que es todo» 
poderoso ; dice la muerte que miente, que todo es mi- 
seria y flaqueza. Dice el mundo que da contento y 
puestos y posesiones y gloria; dice la muerte que 
miente, que no da nada, que todo lo presta, y lo vuelve 
á quitar con dolor y lágrimas. Dice el soberbio que na« 
die es como él, que él (6) es como Dios, que él solo lo 
es todo ; dice la muerte que miente, que él es vil gu- 
sano ; que por querer ser como Dios es un demonio ; 
que todo lo que es, es solamente ceniza y pecado, y 
ruinas y escándalo. Mirad si la soberbia y el mundo ha- 
llarán libro del dueloque los dé salida destos mentises: 
por esta razón andan afrentados sin poder volver por sn 
honra. ¡Oh lastimoso desconcierto del seso. humano! 
¡Que no haya hombre que no se enoje y se enfurezca 
en quejas de que le comparen con otro hombre en el 
saber, la riqueza ó fuerzas ó hermosura, ó con algún 
animal; siendo cualquier hombre como otro, poco 
más (7) ó menos, y conviniendo por el género de ani- 
mal con las bestias ! Y hallaréis muy pocos que no con- 
sientan que en todas estas cosas los igualen con Dios 
las palabras blasfemas de los aduladores. ¡Cu:intosoyen 
de buena gana que son sumamente sabios, y jjistíficadi- 
simos en todo, en toda perfección licrmosos ; que su 
poder no tiene limite, que su hermosura es incompa- 
rable, que su riqueza es inmensa, que su felicidad no 
tiene fin y que su dicha es incontrastibte! Jtizguen si 
digo verdad los que cada instante lo oyen, los que sa- 
biondo que mienten. lo afirman ;j no se hallar* quien 
me contradiga. Por esta cansa á quien más y primero 
desprecia el soberbio es 6 si mismo, y nada desprecia 
en que no se desprecie. 

¿Queréis ver cuan infame y til pecado es el de la 
soberbia? qne preciándose los pecadores de todos los 
pecados y blasonando con ellos, no hay pecador tan 
desvergonzado que no se corra de confesar que es So- 
berbio, y todos lo niegan. El homicida freciientemen« 
te se alaba de que ha muerto tantos hombres, y que 
nadie se la hace que no m la pague. El lujurioso bla- 
sona adulterios, incestos y estrupos, y su vanidad es 
qne no.se le escapa mnjer. El mentiroso y embustero 
! se precia de que engaña á todos, y que hace burla da 
I cuantos trata, y que nadie sabe loque tiene en so pe- 
I cho. El ladrón se alaba de qne no hay puerta cerrada 
' para él , y de que todos gnardan lo que tienen para sa 
I ganzúa; y en el número y dificultad de los hurtos apoya 
su eminencia. El usurero se alaba de que su real vale 
ciento. El avaro de lo que guarda y de lo que niega ¿ 
la necesidad y á la limosna. Empero ningún hombre 
dijo jamás que él era soberbio, ni dejó de correrse y 
negarlo con enfado si el otro se. lo llama ; porque el 
soberbio se tiene por tal, que lodo le parece poco para 
sa mérito y presunción, y tiene por humildad y ba- 
jeza que á so soberbia la llamen soberbia, sino preUm- 
sion ejemplar y justificada. 

Parece culpado en edta locura «1 amor propio, mn- 
tbas veces delincaente y ceguera del entendimiento, (i) 
Empero en el soberbio no solo es amor propio, sinoem* 

(S) solo es COBO DiOf r(S.) 

(7) imeDOt.i^. B.) 

(t) Bopero ol sobtrMo (&) 



128 OBRAS DE DON FRANCISCO 

briagaez del amor propio, que á lo malo que de suyo 
tiene, añade para este vicio la demasía y desorden. Ta- 
les son los deseos del soberbio, que quien desea que se 
le cumplan, desea que se huuda; y nadie desea aquel 
cumplimiento tanto como él propio. Por esto con lo que 
sube pide albricias de lo que ha de rodar, y en cayendo 
no aguarda lástima, sino aplauso. Es el soberbio el moni- 
tro mus horrendo del mundo, y el más formidable y 
desemejante que puede fabricar el delirio; porque quiere 
ser cielo, siendo infierno; seraGn y gusano, humo y 
sol. Dios y demonio. Esto quiere ser, y es la nada, que 
ni se paiece al Criador ni á las criaturas : al Criador, 
porque no puede ; á las criaturas, porque no quiere. Es 
como el vapor de la tierra, que subiendo hacia el cielo 
se cuaja en nube, y en tanto que so mantiene en lo 
alto, solo sirve de (I) escurecer al sol que le levantó, 
de entristecer al dia y manchar la luz; y solo cuando 
cae en lluvia sobre la tierra es de provecho. No hay llu- 
via que tanto fertilice la virtud con el desengafio y el 
escarmiento, como los soberbios cuando caen derra- 
mados de las nubes adonde subieron. Con propiedad es 
el oro jeroglíOco destos tales desvanecidos y presuntuo- 
sos, siendo la calamita de sus devaneos ; pues siendo el 
metal más pesado, cuanto más se extiende, es tan leve, 
que le derrama el alientodel que le mira. 

Misterio halla la consideración en que el rayo sea la 
amenaza de los soberbios : sálenle (2) á recohir las altu- 
ras , toca los robres y hayas, y perdona á las legumbres, 
ignoradas do su llama en su humildad. Oyen pronunciar 
sus enojos á los truenos pálidos los tiranos. Este pues 
fuegotuperior y munición de la ira de Dios, siendo su 
natural subir violentado, desciende para derribar al qne 
siendo la misma bajeza, se violenta para subir. ¡ Oh ir- 
racional frenesí del soberbio, siendo cristiano, que sepa 
que solo se exalta el que se humilla, y que se humilla 
el que se exalta ; y para conseguir lo que desea trueque 
los medios! Si el hombre no saliese fuera de s¡« no se* 
ría soberbio; porque dentro de sí y en sí propio no tiene 
cosa alguna que no le predique la humildad. Ella es la 
peor de las locuras, pues con blasfemia linajuda se ca- 
lifica la soberbia, probando que deciendedet cielo : roa- 
la casta, decender derribada de tan alto solar; conde- 
nado blasón es nacer (3) ángel para ser demonio; des- 
cender del cielo para poblar el infierno» No son bue- 
nos serafines antepasados; que desde entonces son hoy 
verdugos, condenadosá los tormentos eternos y á ator- 
mentar. Antigua es la descendencia y la más antigua ; 
empero por eso es señal que luego fué mala, que poco 
fué buena, que adelantó su infamia y sus castigos á to- 
dos los otros pecados. Pues si de los ángeles hizo la so- 
berbia demonios, ¿qué no hará de los hombres que de- 
lla se dejan poseer? Ella parece diligente y solicita : á 
esto peisuaden las continuas peregrinaciones de su de- 
vaneo, las grandes jornadas de su locura. Empero bien 
considerado con la obra, es el pecado más perezoso de 
todos, tullido en el ocio infame del amor propio, de 
donde no se mueve hacia el prójimo y se olvida de Dios, 
siempre rellanada en la propia estimación. Es pensa- 
miento de Carolo Babilio Samarobrino, libro de Septem' 



(1) oseoreeer (F. 5.> 

(t) i recibir las alions, toea los robles (B. f, S.) 

^) en el ángel (Z, F.)--en ángel (B.) 



DE QüEVEDO VILLEfiAS. 

viliis , cap. n, gradu 22 (•). Por esto trata á la soberbi» 
como ella merece, sin perdonarla oprobrio,san JaaiiCrh 
maco : a Es la soberbia abnegación de Dios, iuvencion de 
Iosdeníu>nios, madre de condenación, aumento de esle* 
rílidad, ocasión de caldas, fuente de ira, puerta de disi* 
mulacion, firmamento de ios demonios, guarda de los 
delitos, artífice de dureza y crueldad, ignorancia de 
compasión y misericordia, ejecutor amargo, juez iDlm-| 
mano, (4) adversaría de Dios.» Si estoes la sobeiiiiaj 
todo esto es el soberbio ; y con todo esto, es tal, qaa de 
Dios solo se dice que resiste á los soberbios ; no se dice 
esta palabra de los demás pecadores : «Dios resiste i 
los soberbios, y á los humildes los da gracia.» Cuarlo ei 
difícil y peligroso y violento este pecado, tanto es su re- 
medio fácil, seguro y natural. ¿Cuál cosa más fácil, más 
sin contradicion, más conforme á nuestra natoraleía, 
que serhuinildes,pues humildemente somosengeudra- 
dos y pobremente nacemos? Muriendo vivimos, y vivi- 
mos en muerte, en horror, miseria y forzoso desprecio. 
El soberbio lo es porque sale de si; el remedio es 
volverás! mismo. Dice Dios «que aprendamos del, 
porque es humilde y manso de corazón». Pues si Dios 
se precia de humilde, ¿quién sino el demonio no se pro- 
ciará de serlo? Oigamos las palabras de Beda: «Para 
que la causa de todas las enfermedades se curase, qno 
es la soberbia, descendió y fué hecho humilde el Hijo 
de Dios. ¿Por qué, pues, ó hombre, te ensoberbeces, 
si Dios se humilló por tí? Pudiera ser que te avergon- 
zaras de imitar á un hombre humilde; imita puesá 
Dios humilde.» Tan venerables son las palabras como 
el autor. Quien desea grandezas y gloria, ¿cuál mayor 
que ser imitador, siendo hombre, de quien siendo hom- 
bre y Dios fué humilde ? Toda (5) tu ansia es bieiiayen- 
turanza , toda tu ansia es prosperidad , toda tu ansia es 
alteza. Preguntas qué es alteza, prosperidad y biena- 
venturanza: pregúntalo á Dios, que es todo eso. No 
seas imitador de Pilátos, que preguntó á Cristo nuestro 
Señor : «¿Qué es verdad?» Y no aguardó la respuesu 
que á tí te ha dado, diciendo : « Yo soy camino, verdad 
y vida; aprended de mí, que soy humilde y manso de 
corazón.» Peor serás que Pilátos, (6) que él preguntó 
qué era verdad y no aguardó la respuesta ; tú la oyesy la 
huyes. El dice que «aquel será mayor en su reino, que 
fuere como el más chico». Persuádete que no tienes 
otro camino para ser grande sino ser pequeño, y para 
ser exaltado sino humillarte ; ni otro despi üadero para 
abajar precipitado, como subir soberbio; siéndolo, eres 
esclavo de la fortuna, que es rueda, y sube para bajar y 
no se detiene en la altura. Vives en el mundo, que es 
bola, donde con lúbricos pasos te afirmas en un punto; 
vives tiempo fugitivo, que ni para ni tropieza ni vuelve 
atrás ; vives ceniza y salud enferma, y muerte que el pn- 
mer dia empezó, y cada dia es más muerte, y el postrero 
lo acaba de ser : de tal naturaleza son los que te desva- 
necen, de tal condición las cosas por que soberbio te 
encumbras. Si perseveras, bien te puede parecer eres 
más que todos ; mas es tan imposible serlo, como dejar 
de ser menos, pues á todos los soberbios les prometo 
Dios por Ezequiel el caor de cabeza. Eitas son Jas pala* 



(A) tdTersarlo {$.) 

^) 80 ansia {tínqfri ü» 5*) 

(6; pues 61 (S.) 



LAS CUATRO PESTES Y 
bras : «Por lo GiinV yo daré tus caminos en lu cabeza, 
dijo el^rioi%)> Justo tastigo^ (¡[uc aquel desvanecido 
que pretende subir á poner sus pies sobro las cabez;is 
de todos, baje do cabeza» sirviéndole de pies por los 
despeñaderos la que desvanecida subió á caer ( I ) preci- 
pitada. N^ dudes que te dará elSeíior tus caniinosen tu 
cabeza, y enju cabeza escarmiento á la de otros. Y pues 
tienes ah-evimiento para pedir á i3ios cada día y siem- 
pre lo que no mereces, no tengas queja de quo le dé al- 
'gun dia lo que .cada momento le mereciste. 

Dé lin á mi discurso el Eclesiástico con estas pala- 

(1) desvanecida. No dudes (Z. B. F.) 



LAS CUATRO FANTASMAS* # m 

bras, cap. 10: ctEnriqueceráelliomtrejTnnrlendo^á 
las serpientes^ á las bestias y á los gusanos. El principio 
de la soberbia del bombre es apostatar de Dios, por- 
que se apartó su corazón del que le hizo; y porque es' 
principio de todo pecado la soberbia. Quien la taTÍero| 
se llenará de maldiciones, y al fm le destruirá. Por 
esto desbouró Dios las juntas de los«ialos y los destru- 
yó hasta la fin. Los asientos de losprincipes soberbio! 
destruyó Dios, y sentó en su lugar á los mansos. Secó 
Dios las raices de las gentes«oberbias, y plaató (2) los 
humildes de las mismas gentes. . 

(?)U»(S.) • ' ' 



wÉm 



AVARICIA. 

CUARTA PESTE DEL MUNDO (a). 



Ya que la avaricia con su caudal á nadie socorra, 
' socorrámosla todos con nuestro advertimiento ; si bien 
es su condición tan dañada, que no socorre por no di- 
minuirlo que la sobra, ni quiere ser socorrida por no 
obligarse á socorrer. Reciba (3) (pue» d^ lisonja á su 
condición) la enseñanza por penitencia si no la lograre, 
6 por logro si ía obedeciere. No doy al avaro este cono- 
cimiento porque me dé de loque tiene, sino porque 
tenga él las riquezas que le tienen á él. 

Elscribo última pesie la avaricia, no porque siempre 
es la última, sino porque las más veces la preceden las 
tres.* Muchas veces nace de la avaricia la soberbia y la 
invidia y la ingratitud, y de cualquiera deltas las otras, 
y en cada una las padece el apestado. Tpdas son reci- 
procas y contagio pariente, que raramente se apartan:, 
. No dejan salud en el ^Ima donde entran, ni seguiridnd 
en el cuerpo de que se apodenm. Con las medicinas 
suelen alimentar y crecer su veneno : por esto son gra- 
vemente peligrosas. Sigamos en su definición la escuela 
escolástica, y oigamos la del doctor (4) angélico santo 
Tomás (5) : a Avaricia es desordenado amor de tener. 
La a\'aric¡rfropiamente siempre es pecado; es pecado 
espiritual. La avaricia según que se opone á la justicia 
deste modo, de su género es pe«ado mortal; es medio 
«ntre fus pecados puramente espirituales y los pum- 
monte carnales; es i^ontra Dios, contra si y contra el 
prójimo. No tiene amistad con nada ni con nadie^pues 
ni la tiene con J)¡os, ni consigo, ni con el prójimo. 
Es el vicio que eutre todos se precia más de ser mal- 
qui^tq, pues tiene ofendido á Dios, quejoso al prójimo 
yási mismo. Siendo contra Dios, es soberbia; siendo 
contra ^í, (6) ingratitud ; siendo contra el prójimo, íu- 



(fl) Escrito en U primiYeri de 1636. 

(5) poes (en Utooja i lo condldon), (F. 8^ 

(i) áRfel iS. B, F.) 

(5) t, t, qaaesl. «10, d. 1 : 

|S) eslngraUtutii^.^ • * 



vidia.» Véisla peste de todos cuatro costados, que no 
solamente es la cuarta, sino todas cuatro. 

Yo conocí un avariento; perdónele el nombre, por* 
que le conocieron otros muchos. Tenia cuatro mU 
ducados de renta, y más de treinta mil á ganancias 
forzosas y seguras en el logro, no en la conciencia. 
Su vestido era tal, que antes obligaba á los que no 
(7) lo eonocian á darle limosna que á* pedírsela. Los 
pobres antes le temian que le demandaban. No tenia 
criad|^ii criada, ni gastaba otra luz que la del dia, 
porq!^ el sol *se la daba de balde. Acostábase de 
memoria; comia de lo más barato que hallaba. (8) 
en el público aderezado. Tenia un sobrino solo, y por 
no sust^tarle, ó él, amedrentado el, estómago 'de su 
sustento , servia á un oficial. Vile enfermo algunas 
veces, "y no se coraba con otra cosa sino con la cuen- 
ta que hacia de lo que ahorral>a en no llamar Jtaé* 
dico ni pagar barbero ni* botica. Supe todas estas 
particularidades porque todo el tiempo que estudió 
me pagaba por libranza de mis padres seiscientos 
ducados. Ahora con la consideración haré que este 
cuento sea doctrina á propósito. Dijole en mi presen- 
cia ofl doctor de la universidad qne ¿cómo un>hom- 
bre tan bien nacido y rico andaba tan bajamente 
vestido, y sin un criado ó criada siquiera, y no se 
sustentaba aun como mendigo, y consentía que un, 
solo sobrino qué tenia sirviese? Y respondió que él 
no era vanaglorioso ni soberbio^ de que daba muchas 
gracias A pios, pues le inclinaba á modestia y hu-> 
mildad; (0) que en cuanto á no tener criado, le era 
ocasión de no vivir como poltrón sin ejercicio, y quo 
procurad excusarse de gobernar gente no conocida^ 
puesto que sus ocupaciones eran tan pocas, que asis* 
tiendo ¿ ellas le sobraba el ocio; que él al^rrecia la 



(7) !• conoelaa (St) 
(S) «• pdbUco {!i.) 
Oj y en eunto Ud.) 



130 # 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS- 



golosina y la glotonería ; que su natural tenia la salud 
en la dieta y templanza ; que ¿ su sobrino no le tenia 
en casa« porque con el servir aprendiese humildad 
y obediencia y virtud, y no se entregase al pcrdi- 

' miento de costumbres, viéndose heredero y con abun- 
dancia de lo necesario, y esperanza de caudal para 
lo supéiiluo. GoMsiderac) á este avariento haciendd 
Balud todas sus pestes, y virtudes todos sus pec*ados, 
y disculpándose con sus culpas. ^ 

Murió este avariento, i|ue habia vivido contra Dios, 
contra si y contra el prójimo, sin Dios y sin el próji- 
mo y sin si propio. Heredóle quien le hizo el testa- 
iQento que no quiso hacer ; dejó la hacienda que solo 
tuvo para dejarla, pues-no se conoció.que era suya, 
en otra acción, ñique la tenia, sino cuando ella no 
lé tuvo 4 él. Condenación es hecha por el Espíritu 
Santo con estas palabras: «Hay otro mal que yo vi 
debifo del sol, y de verdad es frecuente á los hom- 
Jsres : el vardn á quien dio riquezas Dios , y caudal y 
honra, y no le falta para su vida nada de lo que desea ; 
y no. le da Dios poder "para que de sus tesoros coma, 
antes el hombre extraño se lo tragará todo : esta es 
pnidad y miseria grande. y> Ejecutóse esta sentencia 
con todas sus clausulasen el avaro que referí, pues 
tuvo mucha hacienda, y della no comió nada, y se la 
comió toda el extraño. 

. La avaricia es gravísimo pecado, es idolatría. «Ser- 
vidumbre de los ídolos,» (1) le llama el Apóstol. A 
esto añade ser el disparate de todos los pecados. To- 
dos solicitan los objetos de su apetito para gozarlos ; 
esta los codicia para no gozarlos. Su Gn es tener, no 
por tener, sino porque otros no tengan. Al avaro tanto 
le falta lo que tiene como lo que no tiene. Gasta su 
vida en juntar hacienda, y no gasta on cuarto en man- 
tener su vida. Adquiere sin saber para quién, y sa- 
biendo que no es para él. Tiene frió y no sQg|riga, 
tiene hambre y nt» come , tiene enfermedad ^o se 
cura, tiene hijos y no los asiste, tiene mujer y la des- 
ampara. Adquiere oro para ser pobre, no para ser 
neo. Ro vivé para sP ni para nadie. Guar(i|} lo que* 
tiene, tanto de si como de todos. Junta en sus te- 
soros deseos de su muerte , no socorros de su vida. 
Niégase á sí propio lo que niega al pobre y al -amigo. 
No saben su cuecpo ni su* alma nada de sus riquezas, 
ni las goza ni las lleva .ni las deja, porque las más 
veces se las quitan. Ni el avaro estima su vida, ni 

. cree su muerte. Es el avaro ínvidioso de sí mismo, 
nueva y perversa invención de invidioso. No hac6 
cosa buena sino cuando sd* muere. Vive en tífl mi- 

* sería, que quien le deseare trabajos, le deseará que 
viva. No crió Dios criatura tan vil, ni produjo la 

[ naturaleza sabai^dija tan abatida. No crió animal que 
no fuese bueno para-algo y para otros, y para quien no 
criase muchas cosas buenas. Solo el avaro ni es bueno 

•para si ni para otro, ni para nadie ni paj^a nada. El 
es el (2) monstro de todas las criaturas. Tiene un ser 
tan inútil, que solo es útil en dejando*de ser. .Nace 
contra si mismo y contra todos. Aborrécese á sí, y 
quiere todas las cosas para que le hagan aborrecible 
de todos^Atodos parece hombre, sino es así propio, 
pues no se trata como tal^ ni á los otros 'conoce por 

(i) !a (F. SJ 

\i) mOAf tnio {B, F, 3,} 



prójimos. El es causa de sus mismas miseríis, por* 
que las riquezas que junta ler irritan y no le. hártin. 
Es todo contrariedad, siempre está diciendo verdad 
y mentira con unas propias palabras. Si le piden 
limosna ó prestado, dice : a No tengo ;p y siendo mea- 
tira , porque tiene, es verdad que no tieije para ha- 
cer buenas obras; es vfrdad , porque él no tiepe U 
Jiacienda, sino la hacienda á él. Y sería lo propio decir 
el avaro que él tiene el tesoro, que si el preso dijese 
que él -tiene á la cárcel. Estos en adquirir riqncias 
son como el que bebiese agu^ salada para matar U 
sed. Su ansia es adquirir, y jamás Ifeoea conleoto 
adquiriendo, porque aunque la fortuna no los aflija 
con negarl.es ni quitarles lo que codician, es su alli- 
cion cualquiera cosa que no adquieren. No quiereo 
mucho, sino todo. No soto quieren tener, sinoqoe 
nadie tenga. Por eso en la Authentica (3), Utjudica, 
§ in fin,, colum. 2, (4) se lee : aLa avaricia es raíz de 
todos los males ó madre.n Y por sediciosa y malhe- 
chora, dice la ley Si quis in suo (C^ de Innoffic, 
tcstamenQ : aHase de herir á la avaricia con legítimos 
golpes ; 1» quiere decir, con heridas en la raíz de su 
maldad. Bien obedec'u3 esta ley el pueblo de Grecia, 
cuando oyendo una tragedia de Eurípides, presente 
el mismo poeta', y hablando en ella un peipnaje lla- 
mado Bellerofontes, recitó estas palabras/ precián- 
dose de avaro: ^ 
aConsienlo que.me llamen pésimo, como roe (5) 
llamen rico. Todos preguntamos si uno es rico, no¡ 
si es bueno. No por qué ni de dónde, sino qué tanta 
hacienda tiefie* solamente. En todas partes lanío fué 
uno cuanto tuvo. ¿Pregúntasme qué es malo leucr! 
nada. O deseo morir pobre ó vivir rico. Bien raue-i 
re el que muere ganando algo. El dinero es grande 
bien del género humano, á quien no puede ser igual 
el deleite de la madre ni de los blandos hijuelos, no| 
el padre sagrado con méritos. Si cosa tan dulce res- 
plandece en la cara de VénuS, con razón inclina á 
sí los amores de los dioses y de los hombres.» 

Recitó aqu^l representante en estas palabras todos 
. losTequiebros que el avaro dice al dinero; y corao 
el pueblo vio alabar tanto la avltrícia, amotinado se 
levantó para castigar los v.ersos y alautbr. Empero 
levantándose Eurípides, los pidió que oyesen la tra- 
gedia toda, y que si aquel amante del oro no tu- 
viese el mal ñn que merecía, que le castigasen. 
Sosegóse el pueblo, y al cabo padecía el avariento, 
que allí se llamaba Bellerofontes, los Castigos qa» 
su avaricia merecía. Todo esl§ lugar es de nuestro 
Séneca, epíst. cxv. Mirad cuan aborrecido vicio ^, 
que aun sus alabanzas en el teatrt), no solo no las 
consintió el pueblo, sino que ofendidas*^las orejas> se 
conYOCó á castigarlas. 

Muchas veces he cónsideraoo qué [^rtc del hombre 
persuade al avariento á no gastar oonsigo mismo ¡o 
que tiene. No se lo persuade la razón, que le consti- 
tuye en ser racional , por ser cosa contra razou : no la 
parte animal, porque esa es toda atenta á su comodi- 
dad y regalo ; no sus miembros , porque si padecen 



i3) se lee: ot jodiccs {Z. D, P.) 
(4)^La avaritia [td,) • 

(S) llaman (Id.) • 



LAS CUATUO PESTES Y 
frió deíwan abrigo ; si Iinmbrc, innnlenimiento ; si en- 
fermedad, remedio; si b abajo, «lescanso; si desvelo, 
sueno. No se^o persuaden sus amigos, pues le abor- 
recen por avariento* No los que son sus enemigos, 
pues lo son porque lo es. Eslo me persuade que es 
castigo de Di^s, y de los mayores que en esfe mundo 
fjecula, por la dolorosa miseria con que aflige, y por- 
que (}ispone al avarienlo á obstinación; puos si ad- 
quiere siempre, siempre quiere adijuirir; si le qui- 
tan algo, se enfurece Dor desquitarlo ; si le dan lo que 
codicia, es lo propio.que ecliar leña seca en el fuego, 
que le liace más ánimos; si le piden, piensa que se 
da lo qíie tiene negiindolo al menesteroso. Judas ve- 
rificü mi* discurso : fué apóstol de Cristo; y siendo 
apóstol, porqttQ fué avaro fué traidor, fué impeniten- 
te, y se ahorcó. Cuando el sagrado Evangelista dice 
quién cñ, le llama «ladron^y robador, qne traia bol- 
8a«i y se lleva lo que dan». Que el avaro sea ladrón, 
s^ prueba con testigos que no pueden ser recusados : 
el primero es el mismo avariento que^epone, que se 
hurta á si propio lo que tiene; el segundo el prójima, 
á quien hurta lo qtie le quita, y si es pobre, lo que 
le debe ; el tercero es el mismo Dios, pues se le queda 
con todos los bienes que le da, y se los niega en |¿s 
pobres y en la satisfacción , y en si y en los otros. Veis 
, aquí ul avariento, en el oficio; dicipulo de Judas. La 
condición del avariento se emplea en dos cosas sdlas : 
en pesarle que den á otros y no á él, > en pedir que le 
den. Esta misma fué la condición de* Judas. Tuvo gran 
dolor del ungüento que la Magdalena díó élos pies de 
Cristo, y cuando le vendió pi^ió que le diesen : «¿Qué 
me queréis dar, y yo le entregai^é á vosotros?» Sa- 
biendo que vendia la cosa más preciosa de la tierra y 
del ciclo, no señaló lo que quería que le diesen; solo 
dijo que le dijesenlo que por ella le querian dar : por- 
que el avariento solo estima que le den, no otra cosa 
ningnna. No se gobiej^na por mucho ni por poco, pues 
Gs tan avaro por poco como por mucho. Sí eslimara 
alguna otra co$a fuera del recebir, luego se corrigie- 
ra, porque topara con su alma y con su conciencia sin 
salir de hl, y con su cuerpo, y con la ley natural y la 
civil y la de las gentes y la de Dios. Diéronle treinta 
dineros; recibiólos; y para la traición dio por seña 
quedaría un beso á Cristo. \ Extraña cosa parece que 
el avariento dé por seña el dar aunque sea un beso! 
IgualnieiTte dio con este beso á conocer quién era Cris- 
to y quién el avariento. No se Tee que otra p^fsona be- 
sase en la cara á Cristo sino Júdas^ ni que otro me- 
tiese con él la mano en el plato. El avariento vende 
al que besa, y adquiere dinero con lo que da ; y si 
puede tomar, no aguarda á que le den. Deste fin se ori- 
ginaron estas dos acciones singulares de Judas. En* 
trósele Satanás en el eorazon ; que el avaro, por rece- 
bir, recibo á Satanás. 

¿Queréis ver cuan sumamente perverso es el ava- 
riento? Pues atended á que luego que recibió de la 
mano de Cristo el regalo en la cena, al instante reci- 
bió á Satanás en su alma : « Y como mojase el pan, se 
le dio á Judas Simón Iscariote ] y después de L^opa 
Satanás ellró en él.» (Malth., 26.) El avarienlo, ti-as jos 
bienes y caricias que recibe de Dios, recibe á Satanás 
por recebir de todos y de todo. Mirad lo que junta en 
sa corazón : di^lposicion halagüeña para el arrepenti- 



LAS CUATRO FANTASMAS. ^ «1 

miento y la gracia, (1) y demonio y infierno. Literal- 
I mente entiendo deste lu^;ar, que abren la boca á la 
j mano de Dios y juntamente el corazón á Satanás. 
I Llegado hemos al fin- infame que la avaricia dispo- 
ne á los que se dejan poseer de su (irania, y á les 
bienes y dineros que adquieren con la usura de la san-i 
gre inocente. {Malth, , 27 ) : o Entonces viendo Judas, 
que le entregó, que le habían condenado, movido de 
penitencia volvió los treinta dineros de plata á los 
príncipes de los sacerdotes y á los ancianos del pueblo, 
diciendo : Pequé entregando la sangre inocente y jus- 
ta. Ellos respondieron : ¿Qué nos importa á nosotros? 
Miráraslo tú. Y arrojando las monedas en el templo, 
se fué y se ahorcó de un' lizo.» 

El doctísimo cardenal Cayetano sobre este capitulo 
dice «que esta penitencia de Jadas fué* penitencia 
del ánimo humano sin gracia de Dios, cuanto mayor 
más ptUigrosa ; porque la abundancia de la tristeza 
nnega al hombre é induce desesperación. Este fin pro- 
bó que era tal la penitej^a de Judas (a).» Doclísima- 
mente condena el eruflihiroo cardenal de San Sixto 
lus blasfemias del terco Calvino, en las heréticas con- 
sideraciones que hace sobre estas palabras y acciones 
do Judas, llamand(^arrepentimieiTto verdadero el suyo 
en la penitencia y en la confesión de su pecado y ser 
Cristo justo, y restituyendo el precio de la iFaicicn. 
Y doctísimamente le castiga con sus respuestas Tiiel- 
man en su libro contra este blasfemo. 

Este avaro fué tan malo, que su jirrepentimiento es 
el castigo de su pecado, en que él propio fué delin- 
cuente, iuez y verdugo. Es la suya penitencia, mas 
sin gracia de Dios ; es inundación de tiistcza , que aho- 
ga á los qué le imitan ; no arrepentimieijto que los en- 
mienda. Sus logros son de sangre inocente ; véndenla 
por cualquiera precio, y juntaifel dinero para arrojarle; 
précianse de padres de la ganancia, y mueren hijos ' 
de la perdición. Al avariento Judas le llamó Cristo hijo 
de (2) la perdición. 

El avariento no deja lo que junta ; él mismo lo ar- 
roja. No hay fariseo ni mal ministro que no tenga asco 
de recibir el dinero de sus manos. (3) Muere levan- 
tado del suelo, de d4)nde nunca se levantó el espíritu 
del avariento. ¡Cuál destos no muere en ef lazo con 
que la avaricia le tiene mientras vive, y le aho*ga cuan- 
do muere! 

aerifiquemos en Judas el finde la hacienda del ava- 
ro, No4a tomaron del; no quisieron, siendo los sacri- 
legos compradores de su execrable venta, profanar con 
tales monedas el tesoil y caja del depósito. del templo. 
Compraron una heredad para sepultura de los pere- 
grinos. 

Veis cumplido á la letra el lugar del Ecclesiásticoqne 
recité, donde hablando del avaro y de sus castigos, y 
del fin (4) del, de sus bienes» dice en medio del lugar: 



(1) el demonio é inOemo (S.) 

(a) Véase Bvangetiacum Cona$en1orHt fíeverendtssimi Dominl 
Thomai de V» LaieUni, Cardinaiii SancH Xi»ti , in ^uatinor 
Evangelio ti Acta Apostoiorum ad Graeeorum codicum veriiatem 
cdHigata , aé tenxum guem vocanf Liíéraiem commentarii : cum 
indéahu oporttmis , ñectnt iñ iucem^editi. Púrislu. Apud Voncc 
tum te PreuÍM, 1543. 

(f) perdición. (5.) 

(3) Muere, levanta del (Z.XU 

(4; de sue l^ieoes, (S.) 



m 



OBRAS DE DON FRANCISCO DE OÜEVEDO VILLEGAS, 



« Y nó le da Dios poder para que de sus tesoros tíoma ; 
anles el hombre extrañóse lo tragará toJo.» 

Veis aquí todo el dinero del logro de Judas empleado 
en sepulturas de peregrinos , que son los que más pro- 
piamente se llaman extraños. 

Ya hemos discurrido por las costumbres y el fin de 
' los avarientos en esta vida, y de sus caudales y hacien- 
das. Discurramos deí avariento en los InfiemoS, y de 
su dañada condición en la otra tida. Para salir bien de 
todo conviene no salir del Evangelio sacrosanto. 

Lucae, 16 : «Babia un hombre poderoso que sé ves- 
tía de preciosas ropas, y cada dia banqueteaba esplén- 
didamente ; y habia un mendigo, fuyo nombre era Lá- 
zaro, que yacia lleno de llb§|s á sus puertas, deseando 
hartarse de las migajas de pan que se calan de la mesa 
del rico , y ninguno*le socorría. « 

A las puertas del rico avariento y glotón siempre es 
desprecio de sus umbrales el pobre , á quien no solo 
niega su mesa lo que tiene, sino lo que se le cae. No 
hubiera popre sin socorro, si no hu'biera avariento sin 
caridad*. W 

«Empero venían los perros, y lamíanle las llagas.» 
Veis aquí los perros curando las llagas del pobre, y al 
rico Ucrecentindoselas. Veis aquí ^¿AiAto que convida 
¿ sus llagas á los perros, y al rico que le niega de su 
mesa las migajas que da á sus perros. ¡Considerad 
cu4nto peor y más rabiosa es la hambre avarienta que 
la hambre canina! 

« Sucedió que murió el mendigo y fué llevado por 
los ángeles al seno de Abraham.llurió el rico y fué se-» 
pultadoenel infierno; empero levantando sus cgos, como 
estuviese en tormentos, vio desde muy lejos á Abraham 
y á Lázaro en su seno.»— Dice «que murió el pobre » ; 
y habiendo sido sepultado, lo que es cierto, no dice que 
fué sepultado, sino lleudo por los ángeles al seno de 
Abraham, porque el Justo que se salva nace en la sepul- 
tura á vida sin muerte, donde la muerte corporal le sirve 
de partera á ^cma vida.— Dice que « murió el rico y ( i ) 
que fué sepuUado en los infiernos)» ; y no dice que fué 
sepultado en la tierra, porque el sepulcro del que muere 
para morir para siempre, es el infierno. Y es de notar 
que del avariento no soro se dice que está en él c(fmo 
los otros ; sino sepultado en él : esta consideración me 
persuadió ano seguir la diferente puntuación que hace 
el cardenal Cayetano, poniendo el punto detrás del «fué 
enterrado», y empezando cláusula (2) desde la palabra 
«en el infierno».— «Levantó los ojos como estuviese en 
tormentos.» Cuando vivía jamás levantó los ojos al cie- 
lo ni los apartó de la miseria déla tierra; y cuando está 
sepultado en el infierno y padeciendo sus tormentos, los 
levanta al cielo. Todo lo hacen al revés y tarde los ava- 
rientos. Cuando estaba en este nnmdo, no vela aun en 
8Í mismo (que nada puede ser más cerca) su naturale- 
za, ni las llagas (3) y hambre y miseria de su prójimo, 
que quiere decir cercano; y en el infierno ve de lejos y 
conoce á Abraham y á Láztfro en su seno. Quien no ve 
vivo por faltarle la carídad,^para mayor pena ve con la 
invidia muerto y condenando. « Entonces el seno de 
Abraham era el limbo de los padres, porque por el n)^- 
rito de Jesucristo, que primero se prometió ¿ Abraham, 

(1) foé (S.) • 

(l) desde lu palabras (/i.) 
P) ni U lumbre (M.) 



los justos conseguían aquella qutetud.i» Estas soapalj 
bras de Cayetano ^n este capitulo. 

«Y él mismo llamando, dijo : Padr^Abraham, t 
misericordia de mi, y envíame & Lázaro, para quefti 
jando en agua la punta de su dedo» refrigere milengí 
porque soy atormentado en la llama.» ¿Veis que en 
infierno el avariento se atormenta con serlo por babel 
sido, y que guarda en la sepultura del infierno q^ns 
para su tormento, su condición? Condenado está, y 
pidiendo; pide, no una cosa, sino tres : qae t( 
Abraham del misericordia, que envíe á Lázaro, y 
Lázaro le refrigere la lengují, mojando la extremii 
de su dedo en agua. ¿Queréis ver que su avancia 
tormento? El pide que le envíen al que aiVojó cíe 
mesa; pide una gota de agua al que» negó ntiami( 
de pan ; pide que en su favor extienda uñ dedo aquí 
quien con desprecio, pidiendo, le cerró toda su roa 
Cierto es que todo él padecía, y«6olo pide refrigerio p 
su lengua, porque por su glotonería y satisfacer su ( 
ganta con el sJbor de su lengua había sido avaríei 
^ aun condenado, trata de refrigerarla solamente, 
dezca la lengua del avariento, que estando en boca 
cíonal, no aprendió de las lenguas de sus perros cua 
\2S vio lamer las llagas de Lázaro. 

Mostróse este avariento inficionado de todas cua 
pest^. Del desprecio, ^a se vio el que hizodeLáz;! 
De lU invidia, dígalo ef Santo palabra de oro, serm. al 
XI Envíame á Lázaro. ¿Adonde? ¿Al infierno, del sel 
del solio sublime, al caos ; de la qjilettid santa, á Ioj 
montos de las' penas? A lo que me parece, (4) lo 
hace este rico no es del nuevo dolor, sino de la invi 
antigua; y oon ella se enciende másjqae con el fu¿ 
(5) Esles á estos grande mal, eslcs incendio insu— 
ble (6) ver dichosos á los que un tiempo desprecía| 
Aun poseyéndole la pena, no deja 1/malicía álfico; 
no'dice que lo lleven adonde está Lázaro, sino que 
vien á Lázaro adonde él está.» ^ip pide que él sea 
vado adonde está Lázaro en descanso ; pide que Lá; 
baje del descanso á sus penas, por quitarle el gozo ^ 
le envidia. En el infierno está el rico avariento, y atti 
quiere que le venga á servir el pobre desde la gloña 
Esta soberbia es. 

Tuvo de Abraham respuesta, mas no consuelo: «Ti 
recebiste tus bienes» (quiere decir, los que tuviste po 
bienes, que fueron las riquezas y el poderío, Ja pomp 
y la golosina ; y agora pjideces los males que no temis 
les).» Lázaro recibió y padeció males» (quiere decir 
los que el mundo iuzga por tales en la pobreza y des 
precio, siendo bienes en el mérito). 

Viendo que se le negaba el enviársele, prosigue» ^ 
sacarle de la quietud en que está> diciendo : «Ruégote 
Padre, que le envíes á la casa de mi padre, porque teog' 
cinco hermanos, para que los testifique este suceso : 
no vengan á este lugar de tormentos.» Llama á Abra 
ham padre, y dice que envíe á Lázaro en casa de (7) si 
padre. Para pedir tjene muchos padres quien para da 
no tuvo ni conoció'hermano. Toda esta petición fué va 
nidad y soberbia é invidia. No dice que le envíe á pro 
dica%¿ todos, sino á los suyos y á sus hermanos: ei 

• • 

(4) que hace (Z. B. F.^ . 

(5) Esles ¿ esios grande mal el lacendio losofrible, ver ('••J 

(6) de ver (S.) . 
(T) 808 padre8. (/if.) 



LAS CUATRO. PESTES Y 
ruego de interés, no de caridad. No loipide porque sus 
hermanos se salven, siao porque con ellod solos, por ser. 
8oa liermanos, se haga lo que á otros ao se concede. En 
el condenado ni puede caber piedad ni caridad > ui 
otra cosa, que condenación obstinada. Según esto, no 
deseaba estorbar su venida á sus tormentos por \irtud 
IV amor: luego puede colegirse que, de avariento, aun 
no queria que participasen de sus tormentos. 

a Respondióle Abraham : Tienen ¿ Moisés y á los pro- 
fetas ; óiganlos. Mas él respondió : No, padr^Abraham ; 
empero si alguno de los muertos se les apareciere*, ba- 
r¿n penitencia.» No consta claramente si esta fué pa-- 
rábola ó.bistoria. San Lúeas no la da nombre de para- 
bolsk, y el nombre de Lázaro la muestra historia. Yo por 
historia la tengo, persuadido destas razones y de la au- 
toridad de san Juan Crisóstomó (oración De adversa 
txUetudine , á\%2imos De la enfermedad), hablando de 
Lázaro, a Era de los que fueron antes de la gracia ;» pa- 
labras- que certíGcan jjistoria. Y delHe^cto se colige que 
fué realmente en este tiempo, pues dice : a Tienen á 
(1 ) Moisen y á los profetas ; « tiempo antes de la gracia ; 
y deque se colige, que- Moisen. vivia qp aquel tiempo, 
pues si fuera muerto, no respondiera el avariento (¿ue 
no creerían sino aun muerto. 

liásemos á la consideración, y aprendamos de Cristo á 
referir las histonas para el ejemplo y el escarmiento. En 
«las del mundo el pobre es á quien se llama aun vulgar- 
mente quídam pauper, <(cierto pobre.».La lisonja no le 
baila nombre, cuando al neo le da su hombre y (2) so- 
brenombres,* y le carga de apelliclos y blasones y des- 
cendencias. Eñ la boca de Cristo es todo esto al revés : el 
pobre tiene su nombre, y el neo es quidam dives, «cier- 
to rico ;» porque Cristo Jesús es vida, y en el libro de la 
Tlda se escriben los nombres de los justos. Asi lo dice 
el Espíritu Santo. 

(3) Advertid la desvergonzada presunción y soberbia 
deste avariento, que habiendo él muerto de hambre ¿ 
Lázaro (cuando le pedia sus migajas de pan para vivir 
con ellas), ahora muerto y en loe infiernos, osí pedir que 
á su instancia y por el servicio de su casa y familia /c- 
sucite : quiere que Abraham resucite con milagro por 
0U mandado al que él mató pon avaricia por su iniqui- 
dad. Considerad su hinchada locura, que se arroja á en-, 
señar á Abraiiaro, diciéndole que no es eficaz el medio 
que él da de que oigan á Moisen y á los profetas, y le 
pretende ensenar el modo, diciéndole que si alguno de 
ios muertos se l§s apareciere, liarán penitencia. 

Dos cosas se me ofrecen dignas de consideración. La 
primera : ¿Por qué pste avariento pidió que Lázaro mo^ 
¡ase, para refrigerarle la lengua, la última extremidad 
de la punta de un de4o, y no que mojase U mano y le re- 
frescase? pues á tan graude ardor como padecía, no 
fueran beneficio los golfos del mar. Realmente los ava- 
rientos, vivos y muertos, siempre busoany piden lo que 
no los puede aprovechar : |p otro, (4) aun duraba en 
su lengua y estómago y corazón el asco de his llagas 
de Lázaro, y por eso con meUndre condei|ado pide que 
, le toque con l^roenor^ parte que pudiere de un dedo 
suyo la lengpa. Pidió una gota de agua y una punta de 

(f ) Hoysés fjtlmpre U OMoñ dé SaneikiQ 
(1) lobreoombre (S,) 
Í3) Advertir íW.) . 
(i) quf aao danbi (/((.} 



LAS CUATRO FANTASMAS. » 133 

un dedo. Pidió tuu escasamente como si (5) pidiéh á 
si, que menos que estojiegó á Lázaro; todo con infernal 
malicia, par^isimular con esta humilde 'peticien la 
que luego hiff de pedir como avariento tan gran cosa 
como la resurrección de un difunto. 

Desto nace la consideración segunda : ¿Por qué pidió 
que Lázaro fuese á la casa de su padre á decir á sus ' 
hermanos su condenación, y no pidió que le enviase á 
él, para que (6) la viesen en él, puesto q'ue la vista se 
juzga por más eficaz que el oido? No quería, no, el ava- 
riento la conversión de sus hermanos : queria que Lá- 
zaro, como fué despreciado en su casa, no fuese creido 
en la de su padre ; queria que á su padre y hermanos ' 
fuese aborrecible por el espanto, como á él lo fué por la 
pobreza ; queria que se lograse contra Lázaro la pon- 
zoña que tenia en su seno, y que Lázaro dejase de gozar 
de la quietud del seno en que estaba : su tema es sa- 
earle del seno de Abraham , ya que echándole de los 
umbrales de su puerta, fué ocasión de que abraham lo 
recibiese en su Seno. Veis aquí las pretensiones del ava- 
riento, aun sepultado en los infiernos. Si algo preten- 
den, es quitar el descanso á los que vivos negaron el 
socorro. No hallamos escrita la obstinación y perfidia, 
hasta en los infiernos, de otro pecador que del rico ava- 
riento, teniéndola todos. 

•No envió Abraham á Lázaro, C0190 el avaro lo pedia. 
Empero Cristo, que refirió esta historia para desenga- 

* ñar á los hombres de que no creyendo álos profetas ni 
á los vivos, ni á.él, que era hombre y Diós^ menos cree- 
rían á los muertos, resucitó con el mismo nombre doT 
Lázaro al hermano de Marta y María. ¿Qué resultó des- 
tedifunto resuoitado? Dicelo el EvangeU^ Joann.^ 12: 
«Determinaron entre si los principes de los sacerdotes 
que matasen á Lázaro, porque por él muchos de los ju- 
diosse apartaban y creian en Jesús.» San Pedro Crisó-. 
logo (7) en estas palabras, sermón uvi, dice : «No 
quieren que les cuenten lo que vierofi aquellos, que lo 
que oyeron no quisieron creer. Sabemos que está apa- 
rejííQa vida para los buenos y tormentos para los ma- 
los; empero, mientras captivos de los vicios no quere- 
mos que se llegu*e el tiempo, fingimos ignorarlo que 
sabemos, y no queremos que venga del infierna quien 
nos diga lo que hay después de la muerte ; pues vinien- 

¡ do Cristo del cielo y volviendo del iufierno, ensenó con 

< la palabra y afirmó con efejemplo lo que está preveni- 

' do á los justos en el cielo y á los impíos en el abismo; 

; éfaspor ventura no creemos estas cosas, ni querempí 
que Cristo venga, porque no queremos que el mundo 

I pase; antes no porque |y> queremos que el mundo 
pase, sino. porque nos pesa que nuestros vicios pasen. 
Cristo vino, no por ahuyentadla vida, sino la muerte; 
revocar el mundo, no quitarle; destruir los vicios , no 
su criatura.» 

¿En cuál filósofo se pudo hallar rastro de tan alta 
doctrina? No niego empero que alcanzaron y rastrearon 
algp de la miseria y peste mortal deste mal vjcio, lo que* 
ingeniosamente enseñaron con la fábula de Midas, rey 
de Frigia, hijo de Gordio. Fingen moralmente que^x)- 
mo hospedase á Baco, y él le dijese que pidiese lo que 
gustase, y Midas fuese avaro insaciable de dinero, le 
• 

(5) se pidim (St) 

(6) la viesf '2. B.)— le viesen (S.) • 

(7) sobre estas (5.) 



i34 



JOBBAS DJE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS. 



fiáifi qae le fuese coucedido que cuanto tocase se le 
volviese en pro. Baco se lo concedió. £1 luego tocó su 
jcasa y todas sus murallas de la ciudad, gc^so de verse • 
aumentado en tan inmensa copia de oro. fflSpero como, 
obligado de la sed y de la hambre, fuese á beber y co- 
mer, y vi^se que en tocando el ogust ó el vino se le yoU 
'viaen metal, y la comida se le cuajaba en oro, perecía 
de rica muerte y de hambre y sed preciosas, empero 
mortirtes. Fábula fué esta en la narración; (i) historia 
es en los sucesos. ¿*Cuánt08 son aquellos que porque 
todo se les vuelva oro no comen ni beben ni viven ? Don 
de Baco, dios falso de la embriaguez y glotonería^ fué el 
de Midas. Midas fué (2) el que insta contra sr, como lo son 
todos los avarientos. Este fué el que juzgó tan mal en 
la contienda de Pan y de Apolo, que en castigo Apolo le 
disramó con orejas de asno. Pena es que padecen los ava- 
rientos, porque oyen con bestialidad y no les agrada la 
voz del cielo. Sus orejas son de asno y sus espaldasi 
pues cargados de oro, le padecen peso y no le gozan 
caudal. .*. 

No ignoraron que los avarientos morian ahorcados, 
y que su postrera enfermedad era el lazo. Algo dijo 
aquel epigrama del avaro que en un escondrijo guardó 
gran suma de oro ; y yendo otro avariento á ahorcarse 
con una soga porque le faltaba el oro, y pareciéndolc 
aquel mismo lugar ú propósito para su desesperación, 
hallando el tesoro que el otro babia escondido, dejando 
la soga donde (3) le halló, se fué contento. Vino el que lo 
escondió ; y ró hallándole, y hallando la soga, de pena 
le ahorcó con ella. Mirad cuál es la avaricia, que tiene 
desesperación y pobreza dichosa, y riqueza y dicha ahor- 
cada. Mirad q^ál es, que al que trae soga para ahorcar- 
se le da el oro, y al que da el oro le da soga con que se 
ahorque. Escondió el avaro el oro, y estando contento 
.de hurtársele él á si propio y ser ladrón de sí, se aliorcó 
porque le hurtó el otro avariento lo que él se había 
hurtado. Aquel dfhero iba oliendo á esparto : al que le 
. perdió, la soga (4> lo ^evó arrastrando; y el que lo llevó, 
llevaba arrastrando la soga, pues merece que lo afior- 
quen por ladrón, como el otro mereció ahorcarse por 
avariento. 

No quiero que algunos ricos que dan y gastan, 
piensen que engañan á la verdad, y que por esta razón 
no los condena por avarientos, si bien ellos se agre- 
gan (5) al nombre de liberales. Destos hay muchos, y 
son de los más perniciosos ; descúbrelos y nómbralos, y 
sepalasu castigo el Espíritu Santo, {Prov., 22 ): oQuieifc 
calumnia al pobre por aumentar su riqueza, dará á otro 
más rico que él, y empobrec^.» 

Castigo Un grande como justo (6), que el que se hace 
rico con los pobres, se baga pobre con los ricos; que 
quite al que le falta lo que ha menester, para dar al que 
le sobra lo que no ha menester, y no ha menester lo que 
le da. No podia quitar estas máscaras y rebozos otra luz 
que ladei Espíritu Santo, que lee lo secreto de los co- 
Tazones. Avariento es quien no quitando al pobre nada, 
no le da de* lo que tiene ; y este fué el rico avariento 



(1) pero historia en los sucesos. {S4 

(2) al qae iosU (Z. B,) 

(3) la (S.) 
(i)Ie(F.S.) 

(5) el (S.) 

(6) es qae fjd.) 



de quien el Evangelio dice que fué sepultado enlosia- 
fíernos. ¡ Cuánto peores avaros son estos, que no solo 
no los dan algo, sino que los quitan á los pobres lo que 
tienen ! Consideración es esta de san Juan Crisóstoine, 
Omtione de Avarüia,: «Si Lázaro, no habiendo recH 
bido del rice alguna injuria, solo porque no le había 
dejado gozar de lo que tenia, le fué acérrimo Gscai, 
¿de cuál defensa se valdrán aquellos que después do 
negarles lo que tienen, les quitan k) que ellos tienen?» 

Bien claf^mente enseña el gran Padre cuánto peores 
avaros son estos que quitan á los pobres y los aQigen, 
que aquellos qxie solo les niegan algo de lo que tienen. 
Aquellos parji tan grande robo y tan enorme delito so 
conGan en sus riquezas^ y desprecian la misericordia 
de los pobres. Por esto el propio santo; Boca de oro, los 
fulmina con Q§tas palabras temerosas y ardientes, y 
porque no se desentiendan, habla con ellos, ubisupra: 
«Tenéis vosotros poder, riquezas y dinero; empero 
tienen ellos las armas más fuertes^ gemidos y lamenla- 
ciones, y el mismo padecer injuria, con que atraen el 
socorro del cielo. Estas armas asuelan las casas* derri- 
ban los fundamentos, arruinan las ciudades, y con aven 
nidas han trastornado todas las naciones. Tanto muestra 
Dios su providencia en favor de los que son ofendidos.^ 

Estos malditos, que quitan á los pobres para dar ¡i 
los ricos, no les quitan para dar, sino para quitarse ási 
lo que qnítan, y empo.brecer con la dádiva necia quien 
enriqueció con el robo sacrilego. No dan al rico, no; !a 
suya no es dádiva, sino anzuelo; es cautela para que Iü^ 
ífén, es mohatra y iftura. Quien da al más rico, moa 
quiere recebir que dar; comprar (quiere, mercader es. 
Codicia la poquedad del mendigo, y por eso se la quitó ; 
codicia la abundancia del poderoso, y dale por engali 
társela. Cúmplese en él la justicia de Dios que le sigue^ 
y empobrece con el rico quien se hizo rico con el po- 
bre. Tantos avarientos hay destos, que están fuera dtí 
nuestra cuenta; empero tantos como son, ningortbesM 
fuera deste castigo. 

¿Queréis ver cuan populoso es este pecado, que poí 
él se gobiernan todos los demás? Es tal, que á las mis^ 
mas pestes las apesta. ; Quién no conoce la avaricia de \^ 
lujuria, que con el interés y por el oro y las galas atro^ 
j)ella la honra y la castidad? La avaricia hace mercan- 
cía (7) la fe conyugal en el adulterio, la virginidad ea 
el (8) estrupo ; hace los cuerpos venales ed las rame- 
ras. La soberbia es la más rica tienda de su trato. Por 
el poder y el tesoro y ef puesto preferido y la opulencia. 
la arma contra Dios. La invidia por ellalceba en su pro- 
pio corazón sus dientes : «lia la arma desvénenos m 
ojos, ella so los desvela. La gula aprendió de la «v^^- 
ricía á no tener por alimento el que no es tesoro, ó no 
le costó. No gusta de lo sabroso si'ni es caro, no Ueno 
por comida la que no costó un patrimonio, no mala la 
sed' con el vino ó agua en el barro, si no la bebeetf 
cristal ó oro, porque tiene^asco del vaso qfle no es joya 
ócaudal.Hase pegado este contagio aun á laa iJ^^^^^f 
enfermedades, que siendo el desengaño de nuestra mi- 
► seria (por enriquecer, no por curar los malos humo- 
res), se beben eif las pócimas el <fro que fto se puedeüi- 
girir, las joyas que no dan alimento ; sieucTo asi que ni 



(7) de la te {S.) * 

(8) estupro; (f. S.J. 



LAS CUATRO PESTES Y 
coráki la dolencia, ni engalanan, dí hac^^aotro efecto 
^4ue abultar con el gasto la vanidaJ. Si se beben estas 
cosas por llevarlas en su cuerpo á la sepultura» por más 
ámbar y perlas y esmeraldas y jacintos y oro quQ junte 
su estómago en las confecciones, será aquella tierra que 
los cubriere solamente mina de gusanos y de horror. 
' SI 86 juntasen los acreedores del hombre en un día d 
cobrtir lo que es suyo, y él blasona por propio, cosas en 
que funda su sobecbia y i\x aTaricia, ballaríase mucho 
•más desnudo que la más humilde bestia y que la más 
imperfecta sabandija. Considérale vestido de púrpura, 
pesada y pálida con el oro, granizada de perlas, en- 
cendida en diamantes ; ó pomposo en el lustre do la se* 
da 4 variado de labores : y supon que el animal, cuya 
sangre es la grana, le pide su veneno, los cerros eforo, 
las conchas sus perlas, las minas y pedrizas de Oriente 
sus dianMintes, los gusanos su mortaja, de que hace ga*- 
la; las ovejas su lana, los ganados sus pieles; el lino y 
el cáñamo y otras yerbas ^s lienzos, holandas y (1) cam- 
brayes. Fuerza era que el miserable hombre, si volviese 
estas cosas á sus dueños^ quedase más desnudo que los 
erizos y las aranas, á quien ninguna cosa puede pedir 
parle alguna de su traje, vestido y ornamento. ¿Por 
qué pues, ó avariento, anhelas por tener lo que las 
cosas mus despreciadas del inundo te pueden con razón 
pedir, y de que, como ajenas, no puedes tener alguna 
presunción, (2) que las has de dejar, que han de de- 
jarte? Sois los ricos para los pobres lo que para vosotros 
las grandes posesiones. Tú eres, si sabes ser rico, he- 
• redad del pobre, como la heredad -es hacienda para ti. 
Dióte Dfos los bienes para que los dieses, no para que 
los hicieses inútiles. Dios, que te da lo que tienes, te 
pide en cada pobre que le des de lo que te dio ; no por 
quitarte lo que te ha dado, sino porque puedas con la 
caridad merecer que te lo multiplique. Si eres interesa- 
do, no digo que no lo seas, sino que sepas ser bien inte- 
resado. Duteá Dios lo que te pide por el pobre, que él 
te ofrece en lo que te pide ciento por uno. No puede 
haber mayor ganancia ni más cierta. O no quieres la 
ganancia, ó dudas del qu^ promete; si no la quieres, 
ya eres pobre; si no la crees, ya eres infiel, ¿Por qué, 
ó mortal] con el pensamiento presumes las cosas ma- 
yores cuando por la fe desesperas de las menores? 
Grandes palabras son las con que san Pedro Crí^ólogo, 
sermón cLini , nos exhorta al desprecio destos bieneá 
en solo el nombre : « ¡ O miserable y dignísimo de toda 
infelicidad ; pues dándole un reino, suspiras por up pe- 
dazo de pan; pues dándote la«perpetuidad , lloras por 
la bebida ; que vistiéndote de inmortalidad, lamentas 
f or la vestidura del cuerpo! » 

Teófilo Alejandrino con\para la avaricia al infierno : 
a El infierno no se llena de muertos ; antes cuantos más 
recibe, máí desea : imítale la avaricia, que no puede 
hartarse, pues cuanto más tiene más desea.»' 

Crisóstomo atea la voz preciosa, y qpn boca de oro 
pronuncia contra los avarientos estas palabras espan- 
tosas para ellos, aun siendo pronunciadas por el metal 
que adoran, {homü, (3) 81, tn JI/al<A.):«Oid eáto todos 



(t) cambrtj. (i. B. F.) 

Jt\ ¿qué las baf de éejar? qtié han de dejarte? ( Todas ht cA- 
Mnet.) 

(5) 18 {Todo$ tci tfewplarei, — Es la homUía 80, qM otroi et- 
timan 81, lobre el cap. xl%\ df lai Uateo.) 



LAS CUATRO FANTASMAS. • ^ i35* 

los avaros atentamente, los que padecéis \^ enfermedad 
gravísima de. Judas. Oidme para que huyáis esta pes- 
tilencial dolencia; porque si el qué juntamente vivía 
con Cristo, que oía de Cristo la doctrina que hizo mi- 
lagros, deste achaque se precipitó en el profuAdlsúno 
abismo de los raüles, más fácilni^nte os precipitai^ii 
vosotros, que ni oistes las escrituras y estáis arraigados 
en las cosas, del siglo.* Aquel cada día estaba con el que 
no tenia adonde reclinar la cabeza, y cada dia era ins- 
truido con sus palabras y obras, para que no quisiese 
tener oroni plata nidos túnicas; y co^ todo no pudo 
reprimirse. ¿Cómo pues esperas, sin gran desvelo y di- 
ligente cuidado, huir el contagio (4) deste mal? Terrí* 
ble 06 cierto, terrible esta bestia; empero si quieres, 
facilísimamente podrás asegurarte della. No tiene /esta 
codicia el origen de la naturaleza.» 

Por esto es fácil huir lá avaricia, 4)orque no se ori- 
gina de la naturaleza, y no hay cosa más fácil al hombre 
que acomodarse y restituirse á la naturaleza, ni más 
descansada, pues cuanto della se aparta se violenta. La 
naturaleza conócese por origen ; y reconoce por parto 
suyo á las sierpes y animales más ponzoñosos, empero 
no al avariento. Este és contra toda la naturaleza y con- 
tra las naturalezas de todos. Es contra Dios, contra el 
prójimo y contra s!. A su cuerpo, que se sustenta con 
las viandas,. se las niega por ahorrar; y ásu alma, que 
no come, la i^uega odh los mantenimientos. Tal se lee en 
el Evangelio, de aquel que se prometía largos años de 
vida, y tratando (5) de deshacer las trojes para hacer- 
las más capaces, murió aquella misma noche. 

El avaro aun á si mismo destruye. El avaro es común 
enemigo de todos los hombres y de todos los elemen- 
tos. Hace bolsa su alma. Más quisiera al sol de oro'para . 
• acuñarle, que de luz para ver y vivir. Quisiera que el 
aire lloviera dineros, y no agua ; que los rips y las fuen- 
tes le manaran ; que la tierra, como edifica las grandes 
estaturas de los montes de peñascos, las (6) compusiera 
de plata. El avaro se congoja con la fertilidad de 1^ 
tiempos, y con la abundancia se encoge; y aborrece todas 
las cosas de que no puedej untar moneda ; y al contrario, 
sufre todas fas afrentas, como le ocasionen interés de 
un dinero. Aborrece á todos los hombres, pobres ó 
ribos : los pobres porque no le pidan , los rjcos porque 
no le dan y porque tienen. El se persuade que todo lo 
que los otros poseen debia ser suyo, y por eso los abor- 
rece y es aborrecido dellos. (7) Este no sabe qué cosa 
es llenarse ; ignora la hartura. Por eso tan miserable es 
como bienaventurado el que sigue la virtud contraría 
á su pecado. Discursees este de San Jjian Crisóstomo 
en la homilia (8) 8 1 , in Matth. 

Si el desdichado avariento quiete la bienaventuranza 
del que no lo es, los pobres, á quien él aborrece, le 
ruegan con ella. Es el pobre la máscara de Dios, con 
qne^nda entre nosotros disfrazado : este nombre le da 
san Juan, Crisóstomo, como lo refiere Damasceno, {Pa^ 
ral,, cap. 37). En unos trae por máscaras tas Hagas, en. 
otros la desnudez, en otros los remiendos, éh otros la 
hambre, en otros la enfermedad, en otáosla cárcel y 



(4) de este nal'terrtble? Es cierto terrible esta beiUa; (f. S.) 

(5> -deshacer (Z.) 

ifi) compasteran (I, B. F.) 

O) El no sabe (5.) 

(B) 18 {L0S ejmplaret íodot, 



136 



OBRAS DE DON FRANCISCO 



la persecticion. No pnedes ignorar ya que el pobre es 
máscara de Cristo ; ni negarlo, pues él dijo en cl Evan- 
gelio que él tenia sed en el que la tenia, y hambre y 
desnudez; que padecía cárcel él con el preso, y que^ 
estaba enfermo y no |j visitaron. 

De aqni el grande Salvianó ¿¡ce, lib. 4 ad Ecd,, 
5 (a) : «Los avarientos replican que no era Cristo 
el que tenia hambre y sed.» A que responde: «No 
solamente afirmo que Cristo es pobre entre los po- 
bres, sino mucho más pobre que todos los otros ; 
porque entre )ps pobres no es la pobreza igual, por- 
que hay algunos que están desnudos, mas no ham- 
brientos; á otros falta acogida y tienen vestidos : y al 
fin, aunque á algunos falten muchas cosas, á ningu- 
no le faltan todas. Jesucristo es solo pobre de todo, 
porque él tiene sed con el que la padece, y hambre 
con el hambriento, está desnudo con el desnudo, y 

(«) Wejor biblia dfeho Qüetedo : «en el eoarto de sai libros 
Conir9 ntriíi9Mt publicados con el oombre de TünoUieo, j dlri- 
f idoi §d Ecciiiitm CatAoUcwn,» 



DE QUEVEDO VILLEGAS- 
en la cárcel con el preso. Los doraos jsobres son \)0« 
bres con sí solos y por sí solos. Jesucristo es pobre . 
en todos los pobres y por. todos los pobres.^ 

Quítate, ó avariento, la máscara de tu hipocresía, 
y conocerás que cada pobretes máscara de los dis* 
fraces de Cristo. Aprende á liberal, de las venas de 
Cristo y de su sangre. Dlóla á la circuncisión recien 
nlicido, porque se la pidió la ley (siendo sombra), él 
la luz de la ley de gracia. Pidíósela la congoja en el 
huerto, y sudóla. Pidiéronsela los empellones y cai-« 
das, y los juncos marinos en la oorona, y los golpes 
de la caña, los azotes y la coUimna, los clavos y los 
golpes de h